Un pasaje de ¡FUERA CON TODOS LOS DIOSES! Desencadenando la mente y cambiando radicalmente el mundo de Bob Avakian:

La interpretación textual de la Biblia es un horror

Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

17 de mayo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Nota de la redacción: Lo siguiente es un pasaje del libro ¡FUERA CON TODOS LOS DIOSES! Desencadenando la mente y cambiando radicalmente el mundo, de Bob Avakian (que se puede pedir a RCP Publications). La edición en español se publicó en 2009.

 

Por todo esto, con profunda razón y justificación, hay que decir que la interpretación textual de la Biblia es un horror. Y hay que plantear la pregunta fundamental: ¿es lo que la Biblia presenta acerca de la gente y sus relaciones —cómo esas relaciones deberían ser y según los decretos de Dios, cómo tienen que ser— la clase de mundo que queremos?

De lo que se ha mostrado hasta este punto y de lo que se analizará más en el transcurso de este libro, queda inconfundiblemente claro que las siguientes son algunas de las relaciones y creencias sumamente opresivas que la Biblia defiende — y no solo defiende, sino que propugna, exige y celebra:

La esclavitud y otras formas de explotación despiadada.

La dominación y la degradación de la mujer por el hombre, como el supuesto derecho de los conquistadores varones a llevarse las mujeres, sobre todo las vírgenes, como botín de guerra, violarlas y hacer de ellas concubinas —esclavas sexuales— de los conquistadores.

Matar a las mujeres que no son vírgenes al casarse.

Ejecutar a las mujeres que se dice son brujas.

Condenar la homosexualidad no solo como pecado sino como una abominación que se castiga con la muerte.

El derecho, y la obligación, tal como manda Dios, de saquear y masacrar a los pueblos que profesan otras religiones — incluidos los bebés e hijos.

Matar a los individuos de la única fe verdadera que no son del agrado de Dios.

Matar a los niños que se rebelan contra sus padres.

La creencia en la superstición y el temor, y la ignorancia que inspira el temor, tal como la posesión por demonios y el exorcismo.

La noción cruel de que pecar es la causa de las enfermedades.

La condenación eterna y el sufrimiento insoportable en el infierno para aquellos que no aceptan el “único Dios verdadero” — y, en el caso del cristianismo, a Jesús como el hijo de Dios a quien crucificaron pero que volvió de los muertos.

La Biblia defiende y promueve todo eso, junto con muchas atrocidades y barbaridades más. Si uno cree en la Biblia —y sobre todo si cree e insiste en que es la palabra de Dios, inspirada y dictada divinamente por él, y que hay que tomarla en toda su extensión de manera textual—, pues uno tiene que decir que esas atrocidades y barbaridades son buenas y correctas porque la Biblia dice que son buenas y correctas. Eso es precisamente lo que hacen los fundamentalistas cristianos derechistas quienes se pueden caracterizar con mucha precisión como fascistas cristianos.

 

 

 

 

Envíenos sus comentarios.