Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

voz del partido comunista revolucionario, eu

Esta página se usa para imprimir rápidamente todo un número, y es posible que unos enlaces no funcionen y algunas imágenes no aparezcan. En el permalink del artículo encontrarás esos enlaces e imágenes.


Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Se anuncia la publicación de:

Se anuncia la publicación de: Revolución y comunismo: Fundamento y orientación estratégicos

Con entusiasmo, el periódico Revolución anuncia el lanzamiento el 1º de mayo de 2008 del folleto Revolución y comunismo: Fundamento y orientación estratégicos. Contiene Hacer la revolución y emancipar a la humanidad  de Bob Avakian, y Sobre la posibilidad de la revolución. Además, se incluye “Puntos esenciales de orientación revolucionaria—en oposición a los alardes y poses infantiles y las tergiversaciones de la revolución”.

El folleto lanza un reto enérgico y refutación de la noción de que la revolución es imposible y que el comunismo es inviable y no deseable. Pero, ¡la revolución y el comunismo son precisamente lo que necesita la humanidad! El folleto aborda por qué la revolución comunista es necesaria y también posible, y cómo se podría hacer. Concentra la base estratégica y andamiaje para avanzar por el camino de la revolución y el comunismo y para atraer a mayores cantidades de gente a esa causa, mediante ardua lucha (contra el enemigo como mediante lucha ideológica puntual con las masas) y por todos los altibajos que inevitablemente se presentarán.

En la primera parte de Hacer la revolución y emancipar a la humanidad, “Más allá del estrecho horizonte del derecho burgués”, Bob Avakian plantea la base fundamental, el objetivo principal de nuestra lucha y los caminos para arrancar de raíz y eliminar todas las relaciones de propiedad e ideas tradicionales que representan obstáculos a la liberación. Al comienzo, aborda la pregunta: ¿es posible que la humanidad rompa con el estrecho horizonte de la sociedad en que vivimos y que vaya más allá del mismo y que visualice un mundo radicalmente diferente y mucho mejor?

Avakian explica cómo las miras y las aspiraciones de la gente hoy, en todo el mundo, se reducen y se confinen a ver las cosas de una manera que no va más allá de la perspectiva y los valores que engendra el capitalismo y del cual vive, y de las relaciones sociales en que descansan esas ideas. Hoy, se dice que éstas se deben a la “naturaleza humana”. Pero otro mundo, radicalmente diferente, es posible, con una concepción diferente y mucho más liberador de los derechos y la libertad. Avakian retrata un mundo cautivante en que la gente tendría el derecho a no enfrentarse entre sí en relaciones antagónicas… en que cada ser humano tendría el derecho a comer, y que nadie tendría que matarse trabajando en beneficio de otros pero que la gente trabajaría en común para satisfacer las necesidades de todos… en que toda la humanidad tendría el derecho a participar en las artes, las ciencias y otra actividad intelectual, y en que se emanciparía del proceso de investigación y descubrimientos en la medicina y ciencias que hoy está subordinado a las exigencias ideológicas, políticas y económicas del capital. Sería un mundo comunista en que el estrecho horizonte que es producto del capitalismo y que este exige ya no restrinja al pueblo.

Avakian explora profundamente cómo se ha estructurado la sociedad y cómo se ha cambiado. Explica la dinámica y las fuerzas que impulsan el cambio. Así, pone al descubierto la base material para un mundo comunista. Hoy, existe la posibilidad para superar todas las relaciones opresivas y explotadoras. El proletariado, la clase que tiene la base, y el potencial, de emancipar a toda la humanidad, ha surgido con el desarrollo del capitalismo. En su propia organización y posición en la sociedad, de crear colectivamente la gran mayoría de las riquezas del mundo… aunque los explotadores y opresores de ellos, los capitalistas, se apropian de esa gran riqueza… el interés y potencial de esta clase internacional es de dirigir el avance de la sociedad más allá del estrecho horizonte de la sociedad capitalista, del “derecho burgués”. (El “derecho burgués” se refiere a las relaciones de producción y sociales, y las ideas típicas del capitalismo que persisten en el socialismo el cual es una transición entre el capitalismo y el comunismo; como lo dijera Marx, únicamente cuando la humanidad haya superado ese “estrecho horizonte del derecho burgués”, se podrá gestar una sociedad verdaderamente comunista.

La toma del poder por el proletariado es el primer paso gigantesco en este proceso. De inmediato, el nuevo poder tomará medidas para mejorar la vida del pueblo, eliminar la injusticia y transformar radicalmente las disparidades que queden del viejo sistema. Las masas participarán en el ejercicio del poder y la transformación consciente de la sociedad. Pero estos son solamente los primeros pasos, y no terminan ahí las tareas de la revolución. El socialismo “heredará” las fuerzas productivas y las personas que han estado viviendo bajo el capitalismo (con sus inclinaciones e ideas, y las centenarias relaciones de clase y sociales arraigadas). Ir más allá del estrecho horizonte del derecho burgués a un futuro comunista es un proceso prolongado lleno de contradicciones. Es un proceso dialéctico de estire y afloje entre cambiar circunstancias y cambiar a la gente hacia la emancipación de toda la humanidad, a fin de hacer la ruptura radical con todas las relaciones de propiedad y todas las ideas tradicionales.

Un enfoque y método científicos

Para transformar la sociedad y hacer la ruptura radical con todas las relaciones de propiedad e ideas tradicionales, se necesita ciencia y un método netamente científico. Para desarrollar nuestro conocimiento científico de la sociedad y la naturaleza, se necesitará un trabajo arduo, y se necesitará de nuestra capacidad de arrebatar libertades a los retos que enfrentamos. Este folleto contiene una importante contribución al respecto.

En la historia del movimiento comunista internacional, ha habido grandes líderes y científicos… Marx, Lenin y Mao. Se han comprobado en la realidad los elementos y principios fundamentales de la ciencia comunista que desarrollaron. Pero hay que desarrollar la ciencia a medida que cambie el mundo, se hagan nuevos descubrimientos y la gente analice las cosas desde nuevos ángulos. Para emprender una nueva etapa de la revolución en el mundo, para sintetizar correctamente lo de antes y para trazar el camino hacia adelante en este momento de la historia, se requieren avances precursores del método científico del marxismo. Esto lo ha hecho Avakian: su método y enfoque precursores están concentrados en Hacer la revolución y emancipar a la humanidad y recorre toda la obra: explica y descuartiza los enfoques deterministas y lineales, específicamente una polémica sustancial contra Popper, quizá el crítico más influyente del marxismo.

El fin de una etapa…
y la nueva síntesis

Los comunistas de la Unión Soviética y China dirigieron a las masas a hacer la revolución, a tomar el poder y a usar ese nuevo poder revolucionario, la dictadura del proletariado, para llevar a cabo transformaciones sorprendentes y sin precedentes. Por primera vez en la historia, se modelaron la base y la estructura de la sociedad para satisfacer las necesidades de las masas y para arrancar de raíz y eliminar todas las relaciones opresivas de la sociedad. Estas revoluciones inspiraron y dieron esperanzas a las masas de todo el mundo, pero padecieron derrotas en la Unión Soviética a mediados de los años 50 y en China en 1976, y una nueva clase capitalista tomó el poder.

Estas derrotas influyen fuertemente en las aspiraciones de la gente a un mundo diferente. A los comunistas les ha correspondido sintetizar la primera ola de revoluciones y emprender una nueva etapa de revoluciones. Estas eran grandes hazañas, pero se toparon con sus propios límites, y aferrarse al pasado como receta no llevará a la emancipación. (Asimismo, declarar veredictos simplistas sobre esta experiencia, o confiar de manera religiosa en nociones de la inevitabilidad del comunismo si no más siguiéramos dándole, solo mantendrá a las masas esclavizadas).

Bob Avakian ha dirigido a defender, enarbolar y construir a partir de los monumentales logros de esas revoluciones y de los aportes de sus grandes pensadores y líderes. Además, ha analizado los errores y deficiencias de la concepción y método científico que contribuyeron a esos errores.

Bob Avakian ha desarrollado una estructura teórica global, integral y cohesionado, o sea, una síntesis. Si bien esta se desprende de lo de antes y parte del mismo, no se trata de cortar y pegar, de agregar de forma aritmética los puntos fuertes de lo de antes y de restar y corregir los errores y deficiencias. Se trata de verdaderas rupturas con el anterior análisis y experiencia como aspecto crítico, y por eso la llamamos la nueva síntesis.

Han salido muchas obras durante los últimos 30 años que han tallado esta nueva síntesis, pero Hacer la revolución y emancipar a la humanidad representa un nivel particular de concentración. La siguiente oración, que habla de la nueva síntesis en términos generales, da una importante base sólida al respecto:

“Esta nueva síntesis abarca reconfigurar y recombinar los aspectos positivos de la experiencia hasta la fecha del movimiento comunista y la sociedad socialista, mientras se aprende de los aspectos negativos de esa experiencia, en las dimensiones filosóficas e ideológicas tanto como las políticas, y así tener una orientación, método y enfoque científicos con raíces más profundas y firmes, no solo en cuanto a hacer la revolución y conquistar el poder, sino también, sí, en cuanto a satisfacer los requisitos materiales de la sociedad y las necesidades de las masas populares, con una base cada vez mayor, en la sociedad socialista —para superar las profundas cicatrices del pasado y continuar la transformación revolucionaria de la sociedad, mientras al mismo tiempo apoyar activamente la lucha revolucionaria mundial y actuar conforme con el reconocimiento de que la arena y la lucha mundiales son las más fundamentales e importantes, en un sentido global— junto con abrir cualitativamente más espacio para dar expresión a las necesidades intelectuales y culturales del pueblo, entendido en el sentido amplio, y posibilitar un proceso más diverso y rico de exploración y experimentación en los campos científicos, artísticos y culturales, y en la vida intelectual en general, con mayor campo para la competencia de diferentes ideas y escuelas de pensamiento, y para la iniciativa y creatividad individuales y la protección de los derechos individuales, con espacio para que los individuos interactúen en la ‘sociedad civil’ independientes del estado — todo en un marco general cooperativo y colectivo y al mismo tiempo en la medida que el poder estatal se mantiene y se sigue desarrollando como un poder estatal revolucionario al servicio de los intereses del estado proletario, en el país en particular y por todo el mundo, donde este estado es el elemento dirigente y central de le economía y la dirección general de la sociedad, mientras el estado en sí se transforma continuamente en algo radicalmente diferente de todos los estados previos, como una parte crucial del avance hacia la abolición posterior del estado al llegar al comunismo a nivel mundial”.

La primera parte termina así: “…en el mundo en general, en gran medida, la revolución cuya meta es el comunismo y que tiene la visión de un mundo comunista —estas han sido ‘ideologizadas’ hasta correrlas del escenario— y con ellas el único camino que realmente representa la posibilidad de un mundo radicalmente diferente y mucho mejor, en el mundo tal como es, un mundo en que uno verdaderamente quisiera vivir y en que podría florecer. Objetivamente, la nueva síntesis ha ‘ideologizado’ esto de regreso al escenario una vez más, en un nivel más alto y de una manera potencialmente muy poderosa.

“Pero ¿qué se hará con eso? ¿Se volverá una fuerza política e ideológica poderosa? Nos toca a nosotros llevarla por todas partes —muy que muy audazmente y con sustancia, y vincularla con el deseo amplio si por el momento principalmente latente de otro mundo— y entrarle con cada vez más personas con esta nueva síntesis de una manera buena, animada y viviente”.

“Todo lo que hacemos tiene que ver con la revolución”

Un mundo diferente y mucho mejor es posible… pero ¿cómo prepararse y trabajar para la revolución que se necesita para alcanzar ese mundo?

Para empezar, las revoluciones en un país como Estados Unidos sólo pueden ocurrir cuando el carácter de la situación objetiva transite por un gran cambio cualitativo, de modo que la sociedad en su totalidad entre en una crisis profunda, debido en lo fundamental a la naturaleza y el funcionamiento del propio sistema, y cuando un pueblo revolucionario de millones haya surgido, consciente de la necesidad de un cambio revolucionario y determinado a luchar por ello. Todo lo que hace una vanguardia tiene que ver con la aproximación a esa situación revolucionaria y se tiene que medir en esos términos. Todo lo que hace tiene que ver con la revolución. No hacer eso contribuye a echar por la borda la oportunidad de hacer la revolución cuando se presente (si es que se la reconozca).

En la segunda parte de Hacer la revolución y emancipar a la humanidad, “Todo lo que hacemos tiene que ver con la revolución”, Bob Avakian describe un andamiaje básico para construir un movimiento revolucionario en Estados Unidos. La obra aplica, e ilustra, un método del cual hay que aprender y usar: retrata de manera viva el carácter de cambios dinámicos de la realidad en diversos planos y niveles y una manera de conocer el movimiento y el desarrollo de la realidad y de transformarla.

El pensamiento común en los países imperialistas, y el programa de las corrientes “economicistas” organizadas al interior del movimiento, ve la fuerza de los imperialistas y los altibajos de la lucha de masas espontánea y, sobre esa base superficial, no ve la urgente necesidad como la base y el potencial de que las masas se levanten en revolución. Según estos “economicistas”, todo lo que es posible ahora es enfilar la atención de las masas hacia sus reivindicaciones inmediatas y luchar por ellas, y sobre esa base granjearse el apoyo de las masas. Este visión no constituye un reto ideológico para la gente, salvo “participar en la lucha” del momento. Nadie nunca admite que no quiere llevar el comunismo a las masas, pero se dice que ya no es el momento y que la lucha por las reivindicaciones inmediatas es la mejor forma de alcanzar una posición para hacer eso. La concepción economicista  contribuye a separar la revolución y el futuro comunista de las realidades y las luchas de hoy. Se limita el criterio a si “se mueve gente”, sin tomar en cuenta si en los hechos se contribuye a los objetivos estratégicos de la revolución y el comunismo. De fondo, según el análisis de Avakian, se trata de una concepción determinista y mecánica que solo ve lo que existe y supone que eso continuará en la misma dirección, sin rupturas radicales o cambios repentinos, sin que nada incida en esa dirección y sin la posibilidad de que de las contradicciones existentes surjan cosas nuevas de formas inesperadas.

En los hechos, todas las sociedades, y el mundo, están en cambio constante y llenas de contradicciones y sucesos inesperados. La historia, como la naturaleza, está llena de saltos repentinos. Una situación revolucionaria no nace como resultado de un proceso lineal, paso a paso que se desarrolla gradualmente hacia un verdadero movimiento de masas. La sociedad “brinca” a una crisis revolucionaria debido a la agudización de fuertes contradicciones de la situación objetiva que den origen a una crisis de la sociedad y del gobierno, en combinación con el trabajo organizativo, teórico, ideológico y político de los revolucionarios durante el período antes de la crisis. En combinación y lucha entre sí, las muchas contradicciones en el mundo en general y en un país en particular en diversas esferas sociales, las luchas entre muchas clases y capas sociales y al interior de las mismas en los frentes político y económico, la opresión de las nacionalidades y la mujer, en el arte y la cultura, los grandes debates ideológicos en la sociedad y demás, y para repetir, el trabajo de los revolucionarios, lleven a que decenas de millones de individuos abran paso a la vida política.

Al trabajar en medio de las diversas y agudas contradicciones de la sociedad y al “darle lucha” con las mismas, nuestro trabajo ha de constituir un elemento necesario y crítico que empuje y afecte la dirección que asuma la sociedad. El movimiento revolucionario procura acelerar el desarrollo de la revolución, mientras que aguarde (y procure modelar) cambios favorables, o esos momentos en que haya entrado en juego todo y un pueblo revolucionario se haya tomado el escenario de la historia. El movimiento revolucionario tiene que luchar y empujar contra el marco político que constriñe a las masas. No hay garantías de que surja una crisis revolucionaria, pero queda claro lo siguiente: 1) existe una necesidad fundamental de la revolución y esta es la única solución, y de manera continua se presentará y se volverá a presentar la necesidad de resolver las contradicciones que hacen necesaria la revolución. 2) solamente esta clase de trabajo, que parte de la meta de la revolución y que apunta a la misma, acelerará el desarrollo y los preparativos de tal situación (en contraste con el trabajo economicista de acumular paso a paso las fuerzas del movimiento de masas, que en un día cualquiera “llegue” a la revolución).

Acelerar mientras que se aguarde es un proceso de múltiples niveles y dimensiones. De la explotación, la opresión y el sufrimiento de las masas de todo el mundo nace la necesidad de cambios radicales y fundamentales. Eso se ve en las horrendas guerras que libra el imperialismo hoy, y las medidas represivas del estado y miles de crímenes más que el imperialismo comete a diario. Los comunistas tienen que hacer trabajo en torno a estas cosas, gestando formas en que el proletariado, cuando tome el poder, pueda tomar medidas de inmediato para eliminar estos crímenes, y tienen que estar construyendo la resistencia política de masas a los mismos. Esa es una parte muy importante y básica de acelerar mientras que se aguarda.

Pero no se puede hacer la revolución no más construyendo luchas cada vez más grandes contra estos crímenes y avanzado de modo lineal. La necesidad del comunismo brota de todo aspecto de la vida social. La ideología y las denuncias comunistas, y la necesidad y la posibilidad de avanzar hacia un futuro comunista, tienen que estar en los debates y efervescencia en toda esfera, del arte y las ciencias a las controversias sobre la moral. Este trabajo también es una parte integral e importante de acelerar mientras se aguarda; afecta cómo la gente ve las cosas y conoce el mundo, lo que está dispuesta a soportar y por lo que está dispuesta y resuelta a luchar... y en general cómo las fuerzas sociales ven a los comunistas y revolucionarios, y sus metas.

Un pasaje muy crítico del folleto, de hecho es uno de los pasajes más importantes de la obra de Bob Avakian, da una idea del método y enfoque de todo esto: “Pero fundamentalmente (y, se podría decir, debajo de todo esto) la libertad sí radica en el reconocimiento y la transformación de la necesidad. Lo importante es que ese reconocimiento y la capacidad de llevar a cabo esa transformación se dé a través de diferentes ‘canales’, y no está ligada de una manera positivista o reduccionista o lineal a la manera en que se presentan, en un momento dado, las principales contradicciones sociales. Si así fuera —o si así lo abordáramos— liquidaríamos el papel del arte y de buena parte de la superestructura en general. ¿Por qué libramos batallas en la esfera de la moral? Porque en la superestructura hay iniciativa y autonomía relativas. Y cuanto más se le dé expresión correcta a eso, tanto mejor será la situación, en cuanto a la clase de sociedad que tengamos en un momento dado así como en términos de nuestra capacidad de reconocer la necesidad y llevar a cabo la lucha por transformar la necesidad”.

El qué hacerismo enriquecido:
Las dos piedras angulares

Captar esto es un elemento fundamental del muy importante concepto estratégico del “qué hacerismo enriquecido”. El concepto parte de la obra básica y famosa de Lenin, ¿Qué hacer? Abarca un sistema vivo de diversas formas de trabajo revolucionario. Durante décadas, Avakian ha defendido y luchado por los principios cruciales elaborados por Lenin sobre la importancia de llevar la conciencia comunista a las masas y de capacitarlas para responder a todos los sucesos de la sociedad y del mundo desde una perspectiva comunista, y ninguna otra. Ha enriquecido estos principios con un análisis adicional y más profundo de cómo la materia y la conciencia se compenetran mutuamente y se transforman la una en la otra. Subraya la importancia de facilitar la participación de las masas en todas las esferas de la sociedad con la orientación de conocer y transformar al mundo entero, y la necesidad de “ir eliminando”, en la medida posible, las barreras a esa dinámica; y, de modo muy crítico, señala la importancia de promover el comunismo mismo con osadía y de plantear ante las masas los asuntos cardinales de la revolución.

Esta obra reúne, explica y discute los elementos y sus interrelaciones. Cómo este proceso se desenvolverá no está determinado de antemano, pero la obra plantea la estrategia y el  andamiaje que señalan a grandes rasgos cómo estos elementos se interrelacionan hacia el desarrollo de un movimiento revolucionario y la gestación de un pueblo revolucionario. En todo eso y como parte crítica de repolarizar la sociedad para la revolución, los comunistas deben trabajar para generar un núcleo de emancipadores de la humanidad, y construir un partido de vanguardia. Y ¿si existiera ahora un núcleo así con miles de integrantes, y que este integrara a decenas de miles más en toda la sociedad? Y ¿si hubiera emancipadores de la humanidad que entraran al debate y efervescencia en diversas esferas a fin de poner al descubierto el funcionamiento del sistema, y de llevar a otra gente una conciencia comunista y sus convicciones comunistas? Y ¿si estuviera tal núcleo en los barrios, ghettos y fábricas y si se metiera en los estallidos de protesta y rebelión, propagara con audacia la revolución y el comunismo y sobre esa base, forjara “una gran resistencia política a las principales maneras en las que la naturaleza explotadora y opresiva de este sistema se concentra en las medidas y acciones de la clase dominante y sus instituciones y dependencias”? ¿Qué importancia tendría para acelerar el desarrollo de una situación revolucionaria y el surgimiento de un pueblo revolucionario?

Respuesta: ¡Tendría una enorme importancia! Y es algo por lo cual hay que trabajar con urgencia.

Al gestar tal núcleo, y al ir e influenciar ampliamente a todo sector social, el papel del periódico Revolución es fundamental. Revela las verdades sobre el sistema y cómo funciona, las causas de los atropellos e injusticias que el sistema perpetra contra los pueblos de aquí y del mundo. Descubre cómo afectan estas cosas a diversas clases y capas, y cómo estas (con diferentes intereses y programas) responden. Alienta las llamas de la resistencia y abraza a todos aquellos que protesten y se rebelen, a la vez que aparta estas corrientes de lucha de su “propensiónespontánea a cobijarse bajo el ala de uno u otro sector de la burguesía”. En este proceso, la prensa comunista explica por qué el proletariado ha de dirigir la revolución, establecer el socialismo y luego emancipar a toda la humanidad por todo el mundo. Expone ante todos nuestras convicciones comunistas y tiene un papel fundamental en el desarrollo del vínculo entre todo eso y el futuro comunista.

Junto con el periódico, un elemento imprescindible de la labor revolucionaria significativa en este período es el de desarrollar una cultura de apreciación, promoción y popularización acerca de la dirección, la obra, y el método y enfoque de Bob Avakian. Su obra sintetiza la expresión más avanzada de hacia dónde la humanidad y la sociedad necesitan ir y pueden ir, y abre caminos para lograrlo. Las masas deben y pueden conocer el mundo tal como es, analizarlo científicamente y transformarlo conscientemente. Pero eso no puede ocurrir de manera espontánea sin dirección. Por ello, Bob Avakian es un líder extraordinario, que ha perseverado, abordado y procurado hallar soluciones para los problemas candentes y más difíciles ante la humanidad y la revolución, y asimismo ha puesto estos problemas ante las masas y en sus manos. Esto es motivo de celebración, pero es importante comprender que las fuerzas de la reacción toman estas cosas muy en serio y por ello todos aquellos que quieren ver un fin a esta locura deben tener ganas de abordar su obra, y apoyar su capacidad de continuar esta labor y dirección. Eso quiere decir formar un núcleo de individuos (de diversas capas) que estudien a fondo, y apliquen, la obra de Bob Avakian, y pugnen por vincular este líder y su obra con amplios sectores sociales. Quiere decir que mucha, mucha gente de toda la sociedad aborde su obra y que esta le sea un punto de referencia. Eso también es parte integral de todo lo que hacemos para contribuir a la revolución. El periódico y la promoción de este líder y su obra son las dos piedras angulares de la labor revolucionaria.

Luchar contra el sistema, y transformar
al pueblo, para la revolución

Además de estas dos piedras angulares de la labor comunista revolucionaria, están otros elementos básicos del concepto que llamamos el qué hacerismo enriquecido. Es necesario movilizar a gente bajo el lema Luchar contra el sistema, y transformar al pueblo, para la revolución. Con este lema, se organiza para propagar el comunismo y la revolución y, como parte de contribuir a la revolución, se forja resistencia contra los atropellos e injusticias con que el sistema azota al pueblo. Así es la labor revolucionaria significativa, y la labor que transmite esa sensación, la labor que tiene que ver con la revolución y que contribuye hoy a su realización.

Además, son importantes las osadísimas iniciativas de diversa índole (entre ellas batallas ideológicas) que pueden ejercer un efecto electrizante y aglutinador. Pero los revolucionarios también tienen que estar al tanto de la manera más atenta a los cambios repentinos y estar listos a responder al instante… con osadía. Por ejemplo, tras el huracán Katrina, y la muerte de miles y el bárbaro sufrimiento de decenas de miles más, se pusieron en tela de juicio de modo contundente ante millones la naturaleza y la putrefacción de este sistema, y la capacidad y el derecho de los capitalistas de gobernar. Cuando las masas de Nueva Orleáns, con otra gente de diversas capas sociales, trabajaban en común para atender a los individuos abandonados y dejados a morir, salió a relucir el potencial de que las masas rompieran con la vida tan canica que impone el capitalismo y que la superaran, y de que se movilicen para gestar una sociedad con relaciones sociales radicalmente diferentes. Una audaz iniciativa para enarbolar el estandarte de la revolución y dirigir a las masas a lanzar una poderosa resistencia a la vil manera en que el gobierno las abandonó sin siquiera nada de primera necesidad, una iniciativa que abriera paso hacia donde estaban aquellos individuos dejados a su suerte y contra la asesina represión, tal vez pudiera haber cambiado lo que pasó durante Katrina y también hubiera tenido el potencial de incidir de manera dramática en el desenlace de la situación general de la sociedad y de contribuir a gestar a un pueblo revolucionario. Avakian aborda este ejemplo en cierto detalle y reta a los camaradas del partido y a otros revolucionarios a analizarlo.

He aquí otro elemento del concepto: tomar iniciativas políticas en torno a asuntos de la sociedad que concentran contradicciones básicas en un momento dado (y que mediante la labor de los revolucionarios, pueden poner en tela de juicio la legitimidad del “derecho de gobernar” de las autoridades), como el trabajo de organizar “El mundo no puede esperar” y organizar y desencadenar las amplias protestas y luchas que buscan sacar al gobierno de Bush. El folleto aborda en cierto detalle la importancia de esta labor en particular: sus muy importantes contribuciones y algunas causas de sus deficiencias.

Mediante la labor de acelerar mientras que se aguarda, hemos de forjar el “Frente único bajo la dirección del proletariado”. Para hacer la revolución y avanzar hacia el comunismo, el proletariado ha de unirse con amplias y diversas fuerzas con diferentes puntos de vista y programas, y dirigirlas. Para desarrollar esa unidad, es necesario superar las divisiones y la desconfianza entre diferentes clases y capas y lograr otro alineamiento de las diferentes fuerzas de clase de modo que pasen al frente el objetivo de hacer la revolución y la concepción del mundo comunista revolucionaria y que ocupe la posición dirigente. Eso se realizará únicamente por medio de un complejo proceso de luchar para unirse y de llevar lucha ideológica y política con diferentes fuerzas, y a su vez de trabajar con ellas en varios frentes y participar en la lucha en torno a líneas divisorias básicas de la sociedad.

Por todas esas razones, el lanzamiento de ambas partes de la charla Hacer la revolución y emancipar a la humanidad en este folleto es un hito significativo y muy bienvenido.

* * *

El folleto también contiene el artículo Sobre la posbilidad de la revolución, que consta de una carta de un lector al periódico Revolución y una respuesta a la misma. La carta a Revolución pregunta: “…incluso en las mejores circunstancias posibles, en un país imperialista poderoso como Estados Unidos, ¿sería posible hacer la revolución, y si lo sería, cómo?” La respuesta aborda de manera poderosa esta pregunta en la esfera de la teoría.

Sobre este asunto en general, en “Forjar otro camino” (en revcom.us) Bob Avakian subraya la siguiente orientación y enfoque importantes:

“Tenemos que abordar la cuestión de ganar de una manera muy seria y no infantil, y no de una manera que ayude a la reacción, con su concentración de poder [encarnado en la clase dominante imperialista], a aplastar todo intento de crear un mundo nuevo”.

Y del comienzo de “Puntos esenciales de orientación revolucionaria—en oposición a los alardes y poses infantiles y las tergiversaciones de la revolución” (en forma de apéndice en este nuevo folleto):

“La revolución es un asunto sumamente serio y hay que abordarla de manera seria y científica, y no con expresiones subjetivas e individualistas de frustración, alarde y acciones que van contra el desarrollo de un movimiento revolucionario de masas cuya meta es un mundo radicalmente diferente y mucho mejor, y cuyos medios coinciden fundamentalmente con esa meta y sirven para plasmarla en realidad. La revolución, y especialmente la revolución comunista, es y tiene que ser la acción de las masas populares, organizadas y dirigidas para librar una lucha cada vez más consciente para abolir todos los sistemas y las relaciones de explotación y opresión, y llevar a la humanidad a trascenderlas”.

De acuerdo a esta orientación, Avakian, en “Forjar otro camino”, a partir de lo que señala “Puntos esenciales”, llama a estudiar y bregar, en la esfera de la teoría y concepción, acerca del problema de ganar cuando se presente el momento; dice:

“Previamente he hablado de que hay dos pistas en relación con el tema de ganar, en relación con la conquista del poder cuando surja una situación revolucionaria y un pueblo revolucionario de millones. En vista de lo que acabo de leer (el texto completo de ‘Puntos esenciales de orientación revolucionaria—en oposición a los alardes y las tergiversaciones infantiles de la revolución’), y con esto como plantilla o fundación —y desde un punto de vista estratégico y no inmediato—, debemos entender el papel y la relación dialéctica de estas dos pistas. Son pistas separadas, y solo con un cambio cualitativo de la situación (como explica lo que acabo de leer de ‘Puntos esenciales de orientación revolucionaria’) podrán confluir. Hasta ese entonces, solo se pueden desarrollar correctamente, y hay que desarrollarlas, como pistas separadas.

“La primera pista, que es el principal enfoque y contenido de la situación hoy, es el trabajo político, ideológico y organizativo, guiado por la orientación estratégica del frente único bajo la dirección del proletariado, con la meta de hacer preparativos políticos para cuando surjan una situación revolucionaria y un pueblo revolucionario en una escala masiva. Esto es lo que quiere decir “acelerar mientras que se aguarda” el desarrollo de una situación revolucionaria.

“La segunda pista se refiere al desarrollo de la teoría y la orientación estratégica para responder y ganar cuando las dos pistas puedan confluir, con un cambio cualitativo del terreno político objetivo y el surgimiento de una situación revolucionaria y un pueblo revolucionario (como he explicado aquí y se presenta en forma concentrada en ‘Puntos esenciales’). Lo apropiado en la situación actual es prestarle atención a la teoría, el pensamiento y el conocimiento estratégicos, y aprender de una manera profunda y global de toda clase de experiencia. Es necesario estudiar todas esas experiencias y sintetizarlas desde una perspectiva estratégica correcta, para acumular el conocimiento y profundizar el conocimiento teórico y la concepción estratégica”.

“Y, ampliando un punto que señaló Mao Tsetung, Avakian ha destacado la orientación fundamental de que es sumamente importante no dejarse restringir por la superstición y la convención —ni tampoco por lo que, hasta este momento, se ha considerado cierto—, sino que hay que abordar todos los problemas con el pensamiento crítico y creativo, basado en los principios y métodos científicos”.

Tomando eso en cuenta,  y en respuesta a la pregunta del lector de Revolución, es importante estudiar este artículo con detenimiento y meditarlo con seriedad.

* * *

Recomendamos a todos aquellos que están bregando con por qué es necesaria la revolución en este país, por qué es posible y cuáles son los objetivos de esa revolución, que adquieran y lean Revolución y comunismo: Fundamento y orientación estratégicos.

¿Qué mejor manera de conmemorar el nuevo comienzo revolucionario representado simbólicamente en el Primero de Mayo?

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Puntos esenciales de orientación revolucionaria: En oposición a los alardes y poses infantiles y las tergiversaciones de la revolución

La revolución es un asunto sumamente serio y hay que abordarla de manera seria y científica, y no con expresiones subjetivas e individualistas de frustración, alardes, poses y acciones que van en contra del desarrollo de un movimiento revolucionario de masas cuya meta es un mundo radicalmente diferente y mucho mejor, y cuyos medios coinciden fundamentalmente con esa meta y sirven para plasmarla en realidad. La revolución, y especialmente la revolución comunista, es y tiene que ser la acción de las masas populares, organizadas y dirigidas para librar una lucha cada vez más consciente para abolir todos los sistemas y las relaciones de explotación y opresión, y llevar a la humanidad a trascenderlas.

Un concepto científico esencial del desarrollo de tal movimiento revolucionario es:

Este sistema se basa en la explotación, aquí y por todo el mundo. Carece completamente de valor y nada podrá mejorar fundamentalmente hasta derrocarlo.

Y que:

En un país como Estados Unidos, solo se puede hacer una revolución para tumbar este sistema cuando se dé un cambio mayor y cualitativo en la situación objetiva, de modo que toda la sociedad esté en una profunda crisis, debido fundamentalmente a la naturaleza y al funcionamiento del sistema, y cuando junto con eso surja un pueblo revolucionario (de millones y millones de personas), consciente de la necesidad de un cambio revolucionario y resuelto a luchar por él. En tal lucha, el pueblo revolucionario y quienes lo dirigen tendrán que enfrentar la fuerza represiva violenta de la maquinaria del estado que encarna e impone el sistema de explotación y opresión, y para triunfar, la lucha revolucionaria tendrá que enfrentar y derrotar esa fuerza represiva violenta del viejo orden de explotación y opresión.

Antes del desarrollo de una situación revolucionaria --y como la clave para hacer surgir un pueblo revolucionario en un país como Estados Unidos--, quienes ven la necesidad de una revolución y quieren contribuir a ella tienen que concentrar sus esfuerzos en elevar la conciencia política e ideológica de las masas y en forjar una gran resistencia política a las principales maneras en las que la naturaleza explotadora y opresiva de este sistema se concentra en las medidas y acciones de la clase dominante y sus instituciones y dependencias, con el objetivo de habilitar a más y más gente a captar la necesidad y la posibilidad de la revolución, cuando surjan las condiciones necesarias por medio del desenvolvimiento de las contradicciones del sistema, así como del trabajo político e ideológico de los revolucionarios.

Sin tal situación revolucionaria --y en contraposición a la orientación revolucionaria y el trabajo político e ideológico revolucionario necesario--, iniciar o propugnar acciones violentas aisladas, de individuos o pequeños grupos divorciados de las masas, que intentan sustituirse por un movimiento revolucionario de las masas, es totalmente incorrecto y supremamente dañino. Incluso –o especialmente— si esto se hace en nombre de ‘la revolución’, irá contra y de hecho perjudicará el desarrollo de un auténtico movimiento revolucionario de las masas, y el desarrollo de resistencia política a las infamias e injusticias de este sistema antes de que surja una situación revolucionaria. Coadyuvará a las medidas de las fuerzas altamente represivas del sistema existente para aislar, atacar y aplastar a las fuerzas revolucionarias y las fuerzas de la oposición política general que tratan de forjar una resistencia política masiva y lograr cambios sociales importantes y profundos por medio de la actividad e iniciativa política consciente de las masas.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Clinton/Obama: ¿Borrar del mapa a Iran"?

Clinton - Obama: ¿Borrar del mapa a Iran"?

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Diálogos estimulantes en Nueva York y Los Ángeles…

Ateísmo, Dios y la moral en tiempos del imperialismo 
y el fundamentalismo en ascenso

“Ateísmo, Dios y la moral en tiempos del imperialismo y el fundamentalismo en ascenso” fue el título de una conversación auspiciada por Libros Revolución entre Chris Hedges y Sunsara Taylor la noche del 23 de abril. Más de 200 personas llenaron el auditorio Wallman en Cooper Union de Nueva York y los pasillos, para escuchar y entrar en la conversación entre Hedges, que habló de su nuevo libro, Yo no creo en ateos, y Taylor, que habló sobre el nuevo libro de Bob Avakian, “¡ABAJO TODOS LOS DIOSES! Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo”. Por el caluroso día fuera de temporada, hacía mucho calor en el salón, pero la mayoría de la gente se quedó más de tres horas, y cuando tuvieron que desocupar el salón todavía quedaban 30 manos en alto.

Tanto Hedges como Taylor pintaron cuadros gráficos y aterradores del sufrimiento concreto causado por el fundamentalismo religioso y pusieron al desnudo a ateos como Christopher Hitchens y Sam Harris quienes justifican los crímenes del imperialismo estadounidense diciendo que el fundamentalismo islámico es el peor peligro en el mundo. Hablaron de varias dimensiones de la “crisis del sentido” en el mundo de hoy y la desesperación y la desesperanza que orillan a la gente a buscar la religión fundamentalista. Pero las respectivas posiciones y análisis de Hedges y de Taylor del papel de la religión en sí y del impulso religioso, y a dónde apuntan sus soluciones propuestas, son muy distintos, y el público tenía ganas de escuchar y participar en el diálogo y discusión entre ellos.

Bullía una urgencia, un espíritu tenaz para encontrar soluciones a algunos de los problemas más difíciles ante los pueblos del mundo. Hedges y Taylor se cuestionaban el uno al otro, y recibieron cuestionamientos serios que les hicieron reflexionar. Al fin del programa, seguían ardiendo conversaciones y debates.

Religión, ateísmo y el pueblo negro

El sábado 26 de abril, más de 200 personas asistieron a una discusión de panel sobre Religión, ateísmo y el pueblo negro en Los Ángeles en el Teatro James Bridges de la UCLA: gente de diversas nacionalidades y edades, ateos, creyentes, buscadores de respuestas, activistas, estudiantes universitarios y aquellos que se enteraron en el Festival de Libros del Los Angeles Times en las afueritas de la universidad. La invitación del programa dice: “¿Es la religión una ideología esclavizante o liberadora para el pueblo negro? ¿Qué papel tiene la religión y la iglesia negra en la historia y en la realidad actual de los negros en Estados Unidos, de la esclavitud a Katrina, cuando muchos buscan un fin a la opresión y un mundo mejor?”

Hablaron el Dr. Obery Hendricks, profesor de Interpretación Bíblica del Seminario Teológico de Nueva York y autor de The Politics of Jesus: Rediscovering the True Revolutionary Nature of Jesus’ Teachings and How They Have Been Corrupted (La política de Jesús: El redescubrimiento de la verdadera naturaleza revolucionaria de las enseñanzas de Jesús y cómo se han corrompido) (Three Leaves, agosto 2007); Clyde Young habló del nuevo libro de Bob Avakian “¡ABAJO TODOS LOS DIOSES! Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo” (Insight Press, 2008); y Erin Aubry Kaplan, director contribuyente a la sección de opinión de Los Angeles Times, quien tiene muchos escritos sobre la comunidad negra y quien cree que la religión es “un opiato para las masas negras”. El acto lo presidió Harry J. Lennix, actor premiado e instructor. El público siguió muy atento las presentaciones y diálogo

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

La crisis mundial de alimentos… y el voraz sistema del capitalismo

En Haiti, la mayoría de la gente viven de menos de $2 al día, y sobre el año pasado los precios de comida subieron más de 40%.  Charlene, de 16 años, que tiene un hijo de un mes, utiliza un remedio tradicional haitiano para punzadas de hambre: galletas hechas de tierra amarilla seca mezclada con sal y manteca vegetal.  Esta galleta de lodo se vende a 5 centavos en la calle y alguna gente ni siquiera puede adquirir este alimento no comestible que causa desnutrición grave y sufrimiento intestinal y contiene toxinas potencialmente letales y parásitos1 .

En India, el febrero pasado, Narendra Totaram Chauhan entró silenciosamente en sus algodonales, abrió una botella de pesticida y se la tomó.  El veneno rápidamente le segó la vida.  En los días siguientes, 60 campesinos se suicidaron.  En los últimos diez años, 150.000 campesinos indios se han suicidado, impulsados hasta la desesperación porque no pueden pagar los préstamos de la cosecha2.

Llenar el tanque de gas de un vehículo utilitario deportivo (SUV) con etanol puro requiere más de 990 k de maíz, calorías que bastan para alimentar a una persona por un año3 .

Como dijo Josette Sheeran del Programa Mundial de Alimentación el mes pasado: “Vemos alimentos en los estantes pero la gente no tiene para comprarlos”. En tales situaciones, la gente empieza a cuestionar las relaciones de propiedad que les niegan acceso a esas bolsas de arroz y fríjol estibadas detrás de las rejas de la tienda y los policías antimotines delante de las mismas”4.

—Tony Karon, Time.com, 9 de abril de 2008

Al comienzo de abril de 2008, hubo un estallido de “motines de comida” por el mundo entero.

En Haití, miles protestaron por días por todo el país.  En la capital de Puerto Príncipe, llevaron platos vacíos en señal de hambre y rompieron ventanas, prendieron fuego a edificios y coches, saquearon tiendas en busca de comida e intentaron invadir el palacio presidencial.

Los “cascos azules” de la ONU (MINUSTAH) dispararon y mataron a por lo menos cinco haitianos e hirieron a muchos otros.  En Bangla Desh, muchos trabajadores ganan solamente $25 al mes y el precio del arroz se ha doblado en el año pasado;  20,000 trabajadores de textil se tomaron las calles para demandar sueldos más altos y para protestar por los aumentos del precio de comida y hubo decenas de heridos cuando la policía disparó para dispersarlos.

En Egipto, cuando los trabajadores protestaron por los precios de comida en el centro textil de Mahalla al-Kobra, al norte de Cairo, las fuerzas de seguridad dispararon y mataron a dos personas y detuvieron a cientos.  En Burkino Faso en el África occidental, sindicatos y tenderos hicieron una huelga de dos días para demandar un recorte del precio de arroz y otros alimentos básicos.  En Pnom Penh, Camboya, donde el  ingreso medio es de 50 centavos al día y el precio de un kilo de arroz ha aumentado a $1, los manifestantes marcharon al Parlamento para protestar por los aumentos del precio de alimentos.  En la Costa de Marfil, donde el precio de la comida se ha disparado entre 30% y 60% de una a otra semana, miles marcharon a la residencia del presidente Laurent Gbago coreando “Tenemos hambre” y “La vida es muy cara, nos matarás”.  Más de una decena de manifestantes resultaron heridos cuando la policía atacó con gas lacrimógeno y porras.

Manifestantes demandaron COMIDA en muchos otros lugares del mundo, como Bolivia, Perú, México, Indonesia, las Filipinas, Pakistán, Uzbekistán, Tailandia, Yemen, Etiopía y la mayoría de países subsaharianos de África.

*****

Vivimos en un sistema capitalista.  Eso quiere decir que la producción de las necesidades básicas –como alimentos– la propulsa y moldea solamente una cosa: la maximización de las ganancias.Vivimos en un sistema imperialista.  Eso quiere decir que un pequeño puñado de países imperialistas ricos dominan al resto del planeta, con Estados Unidos en la cima.  Estas potencias imperialistas dictan lo que producirá la gran mayoría de las naciones oprimidas – y en este caso, la cuestión fundamental es qué va a dar la ganancia máxima.

Las causas específicas de la actual crisis global de alimentos están en el mayor desarrollo de una “agricultura mundial capitalista” y la mayor integración de los países oprimidos en el funcionamiento de este sistema global de alimentos dominado por los imperialistas.

Cuatro factores principales –y todos son consecuencias de este sistema– impulsan la actual crisis de alimentos: más industrialización de la agricultura; la reestructuración de la agricultura en los países oprimidos en mayor beneficio de los imperialistas; el uso del maíz y otros productos agrícolas para fabricar energéticos, en lugar de alimentos; y la especulación financiera.

 

1. La industrialización de la agricultura.  A escala mundial hoy, la producción agrícola requiere más recursos energéticos, especialmente el petróleo, y tecnología moderna.  De la ingeniería genética al supermarketing de alimentos, la impulsa el afán de ganancias.

La agricultura mundial industrial tiene una mayor dependencia de los recursos energéticos, sobre todo del petróleo; sirve al mercado mundial y la exportación de alimentos; y subcontrata la producción de alimentos a los países del tercer mundo donde saca provecho de las tierras y mano de obra baratas.

Y al centro de esta transformación es la integración de cultivos y animales en complejos agroindustriales de gran escala (y a menudo transnacionales).  Incluye la promoción de productos agrícolas comerciales para la exportación. Y depende de un sistema global del transporte de alimentos, lo que causa que muchos países del tercer mundo importen y exporten enormes cantidades de alimentos de lejanas partes del planeta.

En otro sistema, o sea, en una nueva sociedad socialista, asegurar que la gente tenga alimentos suficientes sería la prioridad primaria en la producción agrícola.  Pero, hoy, la agricultura de los países oprimidos se orienta a producir alimentos para la exportación, y a la vez estos tienen que depender más del mercado mundial para obtener alimentos básicos.

Esta industrialización de la agricultura funciona bajo la batuta de las grandes corporaciones agroindustriales basadas en los países imperialistas. Ha significado que, más y más, la agroindustria controlada por el imperialismo ha rebasado y se ha tragado la agricultura de subsistencia (basada en la siembra de alimentos básicos como maíz, frijoles, etc.).  En algunos casos, la agricultura tradicional de pequeña escala de los campesinos se ha transformado e integrado como cultivos bajo contrato para servir a la gran agroindustria.

La mayor industrialización de la agricultura afecta profundamente cuáles alimentos se cultivan, dónde se cultivan, dónde se van y a qué precio se venden.  Por eso, la producción de alimentos en el tercer mundo es muy vulnerable a cambios repentinos y dramáticos del mercado mundial. Por ejemplo, en los años 80 y 90, muchos países del tercer mundo invirtieron en la siembra del café a fin de sacar provecho del alto precio mundial del grano. Pero acabaron compitiéndose entre sí y en algunos de ellos, cuando desplomó el precio, hubo consecuencias económicas graves.

En gran parte, la gente de los países pobres del tercer mundo no come alimentos cultivado en su país.  En lugar de esto, hay esta situación totalmente irracional en que alimentos básicos para cientos de millones de los países pobres se transportan e importan desde lugares a miles de k de distancia. Por eso, la actual agricultura requiere grandes cantidades de recursos energéticos.

Por ejemplo, un factor principal en la actual crisis de alimentos es el continuo aumento del precio de petróleo.  Significa que los costos de transportación –por ejemplo el costo de llevar el arroz cultivado en Tailandia a México– han incrementado muchísimo.  Esto ha contribuido al aumento del precio del arroz.  El mayor precio del petróleo también afecta el costo de otros productos utilizados para producir alimentos, como fertilizantes y pesticidas que contienen derivados del petróleo.  Así que el incremento del costo de petróleo ha contribuido a los galopantes precios para los alimentos que importan los países pobres.  Y significa que muchos más pobres no pueden comprar la comida que necesitan.

 

2. La reestructuración de la agricultura del tercer mundo. En los últimos 20 años y pico, los países pobres de Asia, África y América Latina, han estado sometidos a los programas de ajustes estructurales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM). Estos exigen que los gobiernos del tercer mundo cumplan estrictos términos a fin de recibir nuevos préstamos u obtener bajas tasas de interés para los préstamos que ya tienen. Las potencias imperialistas, sobre todo Estados Unidos, controlan el FMI y el BM. La reestructuración genera un ambiente más favorable para el comercio y las inversiones de los imperialistas.

Estos programas han obligado a los gobiernos del tercer mundo a poner más mercados, tierras y otros recursos a la disposición de la agroindustria imperialista, como los exportadores de alimentos. Han perjudicado a las masas de productores campesinos. Obligan a los gobiernos a recortar los subsidios a los pequeños agricultores y programas de apoyo del campo y a fomentar la agricultura de exportación de alto valor (como espárrago y flores exóticas). Este proceso le quita recursos a la agricultura tradicional y de subsistencia. Los pequeños campesinos productores que se han dedicado a los cultivos de exportación se han convertido en víctimas de las fluctuaciones de los precios mundiales. Debido a las presiones de los programas y políticas del FMI y el BM, los gobiernos del tercer mundo han tenido que recortar los subsidios alimentarios y servicios sociales para los citadinos.

Se ha venido reestructurando la producción agrícola del tercer mundo en las últimas décadas. Este proceso ha continuado con mayores efectos, lo que constituye un claro factor en la actual crisis de alimentos.

En las fincas de café de El Salvador que anteriormente producían mucho grano de exportación, se extiende la desnutrición. Los caficultores no han podido competir en el mercado mundial y han perdido ingresos y sustento. A su vez, debido al alza del precio de alimentos, ahora necesitan dos veces más ingresos para adquirir la misma cantidad de alimentos que podían comprar hace un año. Por eso, se han reducido a la mitad los alimentos que obtienen5.

El acuerdo sobre la agricultura de la Organización Mundial de Comercio y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) han recortado fuertemente los aranceles agrícolas en el tercer mundo, lo que ha abierto más los mercados en beneficio de la agroindustria mundial. A su vez, el gobierno yanqui subvenciona a los granjeros en su territorio, lo que posibilita que los alimentos que exporta Estados Unidos sean más competitivos en el mercado mundial. Como resultado del TLCAN, 1,3 millones de campesinos tuvieron que abandonar sus tierras porque ya no podían seguir subsistiendo con sus cultivos6. Muchos campesinos desterrados han tenido que emigrar a las ciudades o a Estados Unidos en busca de trabajo.

En otras palabras, debido a la deliberada política exterior del imperialismo occidental, los países pobres, algunos de los cuales habían contado con una autosuficiencia de producción en la mayoría de los alimentos, se han convertido en países importadores de alimentos.

Eso es una dinámica infernal: los países del tercer mundo han tenido que desviar buena parte de su producción alimentaria de los cultivos de subsistencia hacia exportaciones de alto valor. Bajo presión, han tenido que abrir sus mercados a la importación de alimentos de bajo costo. Por eso, se ha socavado la producción nacional de alimentos de consumo interno. Ahora muchos países están atrapados en un círculo vicioso: el precio de los alimentos de importación ha disparado a la vez que se ha erosionado la capacidad de sembrar cultivos de consumo local. Por tanto, millones de campesinos y agricultores arruinados que ya no pueden vivir de sus tierras han inundado los cinturones de miseria y pueblos jóvenes de las ciudades.

3. La producción de biocombustibles. La producción de biocombustibles a partir de cultivos ricos en azúcar como maíz, trigo y caña de azúcar se ha convertido en una industria muy lucrativa  y pujante. Por eso, las tierras que antes se destinaban a la producción de alimentos de consumo humano, ahora se usan para la agricultura no alimentaria.

La utilización de granos y otros productos agrícolas para fabricar biocombustibles como etanol y biodiesel es una importante causa de la escasez de alimentos y de buena parte del aumento del precio de granos. Eso ha azotado a los países pobres con una fuerza devastadora, porque estos depende tanto de la compra de granos y otros alimentos en el mercado mundial.

El FMI ha calculado que la producción de maíz para fabricar etanol en Estados Unidos representa al menos la mitad del aumento de la demanda mundial de maíz en cada uno de los últimos tres años. Eso ha causado un aumento del precio de maíz y forraje. El precio de otros cultivos también subió, como la soya, porque los agricultores cambiaron de cultivo al maíz.

Un artículo de 2007 de Foreign Affairs dice: “La enorme cantidad de maíz que requiere la industria de etanol está teniendo repercusiones por todo el sistema alimentario. (Estados Unidos cultiva el 40% del maíz del mundo y exporta la mitad del mismo.) En marzo de 2007, los futuros de maíz subieron a más de $4.38 por fanega (bushel), el mayor nivel en diez años. El precio del maíz y trigo también han subido a niveles no vistos en décadas, porque, aunque esos granos están sustituyendo con mayor frecuencia al maíz, los agricultores están sembrando más hectáreas con maíz y menos con otros cultivos”7.

La producción de biocombustibles tiene efectos muy destructivos en el medio ambiente. Por ejemplo, se predice que para 2020 en Indonesia, “las plantaciones del aceite de palma destinado a producir biocombustibles [seguirán siendo] la causa primaria de la pérdida de bosques [en un] país con una de las más altas tasas de deforestación del mundo”8.

 

4. La especulación financiera en mercancías agrícolas. Los especuladores compran, venden y acaparan las actuales existencias de alimentos. Otros especuladores maniobran y negocian la compraventa de las futuras existencias de alimentos en los mercados de “mercancías para entrega futura”. En estos se compran contratos para entregar y vender alimentos que aún no se han producido. Los especuladores hacen compras a bajos precios, con la esperanza de que suban los precios y que en la fecha acordada de la entrega, puedan sacar muchas ganancias.

Se estima que cientos de miles de millones de dólares han entrado al sector de futuros en los últimos cinco años, en gran parte para adquirir productos agrícolas. Los especuladores, que compran futuros a un ritmo sin precedentes, han contribuido al aumento del precio de alimentos, en particular el arroz.

Hace poco, un investigador explicó que el auge de biocombustibles ha agravado la especulación y aumento de precios: “En vista de la volatilidad del mercado y conscientes de que las reservas de granos estaban agotadas, en la compraventa de granos empezaron a acaparar las existencias en espera de obtener precios más altos, sacando provecho de coeficientes diferenciales de precios y trasladando a otros lugares la producción e inversiones en busca de mayor rendimiento… Los inversionistas comenzaron a arriesgarse comprando granos para entrega futura y hacer subir más los precios”9.

Como podemos ver, los especuladores no hacen sino jugar a una ruleta financiera de altas apuestas con los suministros diarios de alimentos a los más pobres del mundo.

Conclusión

No es necesario que se produzcan los alimentos y se compren y se vendan de esta forma, salvo que el sistema del capitalismo lo exige y lo impone mediante la fuerza de las armas y el poder político.

Vivimos en el siglo 21 con galopantes precios y escasez de alimentos. Las masas de los países pobres se están tomando las calles exigiendo algo tan básico como pan y un tazón de arroz.

Centenares de millones de pobres del mundo que ya padecen desnutrición, ahora están ante el peligro de la inanición. Todo eso es criminal e innecesario. La base existe, en los conocimientos de los seres humanos, la tecnología y los recursos, para satisfacer las necesidades alimentarias de la humanidad. Pero lo que impide eso es un sistema económico mundial de capitalismo impulsado por las ganancias.

A menos que se elimine y hasta que se elimine este sistema mediante la revolución, y que lo reemplace un nuevo sistema socialista, continuará la masiva hambre e inanición… y algunas personas seguirán teniendo que comer “galletas de lodo” y tragándose pesticidas a causa de su horrenda desesperación… en lo que podría “y debería” ser un mundo de abundancia común para todos.

Notas

1 Herald Bulletin, 25 de abril de 2008[back]

2 “PC’s farm bonanza fails to save dying farmers,” 14 de marzo de 2008, Reuters[back]

3 “How Biofuels Could Starve the Poor,” de C. Ford Runge y Benjamin Senauer, Foreign Affairs, mayo/junio 2007[back]

4 “A ‘Revolutionary’ Moment in Egypt?” de Tony Karan, 9 de abril de 2008 en tonykaran.com[back]

5 LA Times, “A ‘perfect storm’ hitting globe’s hungry,” 1º de abril de 2008[back]

6 “How Biofuels Could Starve the Poor,” obra citada[back]

7 Stuffed and Starved, de Raj Patel, Melville House Publishing, 2008[back]

8 “Food First Backgrounder: Biofuels--Myths of the Agro-fuels Transition”, colocado el 6 de julio de 2007 por Eric Holt-Giménez, Ph.D., director ejecutivo, Food First/Institute for Food and Development Policy,  "http://www.foodfirst.org" www.foodfirst.org[back]

9 Gretchen Gordon, “The Food Crisis: Global Markets and Deregulation Strike Again”, 18 de abril de 2008)[back]

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Nuevos detalles salen a la luz

La Casa Blanca "casi coreografió" la tortura

En diciembre hubo un breve escándalo cuando el New York Times reveló que la CIA destruyó miles de horas de grabaciones en video del submarino y otras técnicas de tortura aplicadas durante el interrogatorio de varios detenidos en 2001. Ahora ha salido a la luz que esas sesiones de tortura se planearon deliberada y meticulosamente en docenas de reuniones de altos funcionarios de la Casa Blanca. Una fuente le dijo al noticiero ABC, que hizo pública la noticia, que las torturas “casi se coreografiaron”.

En las reuniones secretas estuvieron presentes el vicepresidente Richard Cheney, la asesora sobre seguridad nacional Condoleeza Rice, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld, el secretario de Estado Colin Powell, el jefe de la CIA George Tenet y el secretario de Justicia John Ashcroft. Cuando se le preguntó sobre el asunto, George Bush dijo que estaba enterado de las reuniones y que “las aprobé”.

Aquí está la prueba pues, a la plena luz del día. En una reunión tras otra, altas figuras de la estructura de poder estadounidense discutieron con lujo de detalle cómo ahogar e infligirles extremos dolores físicos y mentales a seres humanos. El presidente, quien afirmó por años que “no torturamos”, ahora dice abiertamente que la aprobó. Esos son crímenes de guerra y de lesa humanidad. Cualquier persona que dice lo contrario se está negando a mirar la realidad y pronunciarse sobre qué es justo y qué es injusto e inmoral.

Pero, ¿acaso esa nueva revelación llegara a ser titular de primera plana de todos los periódicos y primera noticia en la tele? De ninguna manera; si siquiera la mencionaron, la trataron como noticia de menor importancia. Hasta la red ABC —que la hizo pública— informó sobre ella después de pasar otras tres noticias. ¿Y dónde estaban los llamados iracundos en el Congreso para darles juicio de destitución a Bush y a Cheney por esos crímenes de guerra y sacarlos del poder? Simplemente no pasó nada.

El hecho de que esas reuniones no suscitaron protestas airadas por toda la sociedad es un indicio de la medida en que el uso abierto de la tortura se ha legitimado en la política y el discurso oficial del país, y del alcance de la destrucción de las viejas normas de legitimación y su reemplazo por nuevas normas fascistas. Desde sus comienzos, la prohibición al “castigo cruel e inusual” fue uno de los derechos “fundamentales” de Estados Unidos. Los gobernantes siempre han aplicado esos derechos de una manera limitada (y, por supuesto, no los aplicaron de ninguna manera a los negros y los amerindios) y a veces los violaron completamente. Pero es algo nuevo y muy peligroso que desde los puestos más altos del gobierno se aprueban actos como la tortura que en un tiempo eran violaciones formales de la ley, y se declara que la ley es lo que ellos digan.

En esas reuniones sobre la tortura, el único que tenía algún reparo fue John Ashcroft, y eso no fue porque se opusiera a la tortura, sino porque (como dijo el noticiero ABC) “argumentó que los altos asesores de la Casa Blanca no deben involucrarse en los duros detalles de los interrogatorios”.  Se preocupaba por la posibilidad de que se les relacionaran a todos con la tortura y los demás crímenes que estaban planeando. Se sabe también que otras figuras del gobierno de Bush, las fuerzas armadas y la CIA se inquietaban por la posibilidad de que el uso abierto de la tortura —una violación directa de leyes nacionales e internacionales— perjudicara los intereses del imperio estadounidense en general.

El memorándum de John Yoo sobre la tortura

En eso entraron los abogados del gobierno de Bush. El abogado de la Casa Blanca, Alberto González, le dijo a Bush que la Convención de Ginebra era “anticuada” y que no se aplicaba a la “guerra contra el terror” estadounidense. Asimismo, un equipo de abogados de la Oficina de Asesoría Jurídica del Departamento de Justicia elaboró una serie de infames memoranda secretos para darle un barniz de legalidad a la tortura de los detenidos bajo el control estadounidense.

Un memorándum, escrito por John Yoo, ayudante adjunto al secretario de Justicia, y firmado por su jefe Jay Bybee, dijo que las técnicas que los interrogadores de la CIA aplicaban a los presos se consideraran tortura jurídicamente solamente si “la intensidad del dolor equivale al dolor provocado por una grave herida física, como la insuficiencia o la incapacidad de funcionar de un órgano vital, o incluso la muerte”. De todos modos, Yoo afirmó que las leyes contra la tortura y el trato inhumano a los presos no importan porque el presidente, como comandante-en-jefe, goza de poderes ilimitados en tiempos de guerra.
Otro memorándum de Yoo, de marzo del 2003, utiliza los mismos argumentos para defender las técnicas de interrogatorio de las fuerzas armadas. En 81 páginas, Yoo examina fríamente si el presidente debe permitir que los interrogadores estadounidenses le saquen el ojo a un preso o le tiren “agua hirviente, ácido corrosivo o sustancias cáusticas”, que figuran entre los ataques brutales prohibidos específicamente por un estatuto (una ley) estadounidense contra la “mutilación”. Responde que eso depende de cuáles circunstancias o “partes del cuerpo se especifican en el estatuto”. Pero otra vez, nada de eso importa en el razonamiento perverso de Yoo, porque en últimas instancias la autoridad del presidente como comandante en jefe tiene prioridad sobre cualquier ley.

Tras la difusión pública por fin de ese memorándum hace unas semanas, el Gremio Nacional de Abogados y otros comenzaron una campaña para que le despidan a Yoo de Boalt Hall, la prestigiosa facultad de Derecho de la Universidad de California donde ha trabajado como profesor tras salir del gobierno de Bush en 2003. El director de Boalt Hall y otras personas más se oponen a esa demanda, diciendo que despedirle de su cátedra con titularidad perjudicaría la libertad académica.

Es cierto que la libertad académica se encuentra bajo un feroz ataque hoy en Estados Unidos. Están acosando a profesores, los están silenciando y los despiden por su pensamiento crítico o fuera de convención. Pero esa es una ofensiva derechista sistemática encabezada por fuerzas como David Horowitz que tienen lazos en altos círculos del país y en el propio gobierno de Bush para el cual Yoo trabajaba. Yoo no es simplemente un profesor que ha publicado escritos académicos polémicos o que propugna opiniones de poca aceptación. Fue uno de los principales arquitectos jurídicos del uso y la legitimación de la tortura que hace el gobierno de Bush. Se puede comparar su papel con el de los abogados nazis que le asesoraban a Hitler sobre cómo llevar a cabo “legalmente” atropellos como la desaparición de gente de los territorios ocupados a los campos de concentración secretos... abogados a quienes los juicios de Nuremburg tras la II Guerra Mundial condenaron por cometer crímenes de guerra.

No solo hay que despedirle a Yoo de su puesto de profesor “respetable” de derecho; ¡tanto él como todo el gobierno de Bush (y Bush mismo) son criminales de guerra!

Yoo y otros elaboraron sus memoranda con la plena intención de justificar y excusar jurídicamente la tortura que ya se hacía bajo la dirección de altos niveles del gobierno de Bush. Esos memoranda abrieron el camino para cometer más crímenes de guerra y de lesa humanidad. Vincent Warren, director ejecutivo del Centro pro Derechos Constitucionales, ha escrito que esos memoranda fueron “la piedra angular del programa de tortura y la necesaria condición previa para la creación y la implementación del programa de tortura”.

Conocemos unos de los horrores de ese programa de tortura: la muerte de por lo menos 108 detenidos desde el 11 de septiembre, en muchos casos debido a la tortura; el uso de perros de ataque, ataques sexuales y otros tipos de terror contra los presos de Abu Ghraib en Irak ocupado; los centenares de presos aislados por años en el campo de tortura de Guantánamo y los otros (no pocos) que se volvieron locos o se suicidaron; el horror del submarino, en que el torturador le amarra al preso a una tabla, le cubre la cara con una tela o un plástico, y le vierte agua en la nariz y la garganta para “simular” el ahogamiento. Todavía quedan muchos horrores más envueltos en el mayor secreto.

La Ley de Comisiones Militares: La institucionalización de la tortura

Más tarde se revocaron ciertos memoranda de tortura. No obstante, la Ley de Comisiones Militares, que el Congreso aprobó en el 2006 y que Bush firmó, institucionaliza el uso de la tortura de parte del gobierno estadounidense y da una inmunidad retroactiva a los funcionarios y militares que ya torturaron. En marzo, Bush vetó un proyecto de ley que hubiera prohibido que la CIA aplicara el submarino y ciertas técnicas de tortura. La legitimación de la tortura y su uso generalizado son parte de un programa integral del sistema de hacer un salto cualitativo en la consolidación y la expansión de su dominio global para alcanzar la posición de imperio indiscutible e indisputable. Ese programa significa la violencia reaccionaria y el sufrimiento en escalas masivas para los pueblos del mundo, como se ve en las guerras de Afganistán e Irak que ya han matado a cientos de miles de personas y han desplazado a millones, y ahora Irán está en la mira de Washington. Significa un cambio radical y represivo en Estados Unidos, con leyes fascistas como la Ley Patriota, la intervención telefónica y el espionaje en un nivel sin precedente, el auge de un movimiento teocrático de fundamentalismo cristiano que está hasta en los altos niveles del gobierno, y también redadas tipo Gestapo para detener y deportar a miles de migrantes.

Esta es la realidad que millones de personas por toda la sociedad estadounidense tenemos que confrontar... y movilizarnos para oponer una resistencia política de millones, de convicciones morales y una determinación intrépida. “Nuestros” gobernantes están torturando abiertamente y cometiendo otros crímenes de guerra. El silencio frente a eso es hacerse cómplice con esos crímenes horrorosos y es inaceptable.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Reacción indignada a veredicto de "no culpable" en asesinato policial de Sean Bell

“Creí que al menos una vez en mi vida, la justicia se cumpliría contra el uso excesivo de la fuerza por los policías, pero eso jamás sucede. El sistema nos falló”.

peluquero, Jamaica, Queens, citado en Noticias NY1.

Al cierre de esta edición, se está desplegando una respuesta llena de ira a causa del veredicto “no culpable” en el caso de los policías que mataron a Sean Bell e hirieron a sus amigos, Joseph Guzman y Trent Benefield.

Dentro del tribunal, la incredulidad atónita, después de que el juez declaró “no culpables” a los tres policías en el caso de Sean Bell, la interrumpió una mujer con la pregunta: “¿Acaba decir no culpable?” Mientras que la familia de Sean huía del tribunal llorando y con ira, un grito colectivo de dolor y sorpresa surgió de aquellos que esperaban afuera.

Cientos se tomaron la calle fuera del palacio de justicia, bloqueando el tráfico en la calle principal Queens Boulevard. Gritos de “¡Asesinos, asesinos!” y “¡KKK!” confrontaron a los representantes de los sindicatos de la policía que se relamen de gusto ante la prensa. Más tarde ese viernes, cientos más se reunieron fuera de la oficina del fiscal de Queens y se sumaron más, un total de 1000. Ocuparon el bulevar y desfilaron al sitio del asesinato de Sean. Coches y camiones les tocaron la bocina en apoyo. Al anochecer, manifestantes fueron al patio de los vecinos multifamiliares. La gente salió de las tiendas y los edificios, algunos en pijamas y zapatillas, y muchos participaron coreando y marchando. Estudiantes y jóvenes de todas las nacionalidades, comunistas revolucionarios, activistas en la lucha contra la brutalidad de la policía, jóvenes de la calle, vecinos y otros se unieron para expresar su ira. Desfilaron hasta la comisaría de la policía. Repetidas veces en la noche, la gente discutía y rechazaba a aquellos que les pedían que se fueran, que se callaran y que se esperaran el resultado de la ya prometida investigación federal sobre los derechos civiles. Antes del amanecer, se voltearon cubos de basura y cajones de periódicos por toda la avenida.

El juez Cooperman justificó el veredicto el viernes por la mañana diciendo que el testimonio de Trent Benefield y Joseph Guzman fue “contradictorio” y que su credibilidad la “malogró” su porte o conducta en la corte, porque se negaron a reprimir su ira cuando los trataron como criminales y no víctimas. Dijo que no fueron creíbles porque tienen antecedentes de arrestos y que Trent no fue creíble porque no podía recordar si le dispararon dentro del coche ¡o cuando intentó huir para salvarse el pescuezo!

“El veredicto no es justo y me duele; no veo lo que el juez ve in este caso”, dijo Kenneth Shepard, tío de Sean Bell, a Noticias NY1. “Esos tipos son culpables. Uno simplemente no anda matando a gente. ¿Cuándo va a parar esto? ¿Cuándo va a parar esto?”

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

50 TIROS CONTRA HOMBRES DESARMADOS
¡50 VECES MÁS POR QUÉ NECESITAMOS LA REVOLUCIÓN!

AL PUEBLO:

¿QUÉ CLASE DE SISTEMA dispara contra tres hombres desarmados con 50 tiros: mata a Sean Bell la madrugada de su boda y deja a sus amigos Joseph Guzman y Trent Benefield gravemente heridos?

¿QUÉ CLASE DE SISTEMA dispara contra nuestros jóvenes… UNA Y OTRA VEZ? ¿Y deja a los policías hacer de las suyas… UNA Y OTRA VEZ?

AL PUEBLO:

Éste es el SISTEMA CAPITALISTA IMPERIALISTA que controla las riquezas creadas por miles de millones de personas explotadas y oprimidas aquí y alrededor de todo el mundo. El poder de estos capitalistas imperialistas lo imponen los ejércitos de policías en Estados Unidos y de soldados en una guerra sin fin y terror por el imperio a través del planeta.

Este sistema se impone con medio millón de arrestos por el Departamento de Policía de Nueva York, más del 80% de ellos negros y latinos.

Este sistema se impone con el encarcelamiento de uno de cada diez hombres negros en Estados Unidos hoy en día, y este sistema se impone con el encarcelamiento de mucha más gente en Estados Unidos que en cualquier otro país del mundo

Y este sistema se impone con el asesinato de miles, en su mayoría jóvenes negros y latinos, por la policía en Estados Unidos durante los años 90 y desde entonces. Sean Bell. Amadou Diallo. Malcolm Ferguson. Anthony Báez. Nicholas Heyward, Jr. Eleanor Bumpers. Michael Stewart. Y más y más, miles perdidos por generaciones ante las balas de policías y por dogales en el pasado.

TODOS QUIEREN SABER: ¿CUÁNDO ACABARÁ ESTO? ¡BASTA!

AL PUEBLO: NECESITAMOS UNA REVOLUCION, una revolución comunista, para acabar con este sistema brutal al cual hace mucho se le acabó el tiempo. Una revolución que pondría el poder estatal en las manos del pueblo, y ese poder serviría para terminar con toda opresión y explotación, tal como toda forma de racismo y opresión nacional, hombres que dominan a mujeres y un país que domina al mundo entero. En que los pueblos de todas las nacionalidades, jóvenes y grandes, hombres y mujeres, debatirían y lidiarían entre sí sobre cómo hacer avanzar la sociedad y eliminar todas relaciones e ideas anticuadas y contribuirían a emancipar a toda la humanidad. Y las fuerzas de seguridad del pueblo apoyarían este proceso, sin reprimir ni asesinar como lo hace la policía en el sistema capitalista imperialista que tenemos hoy.

Este tipo de revolución solo sería posible cuando la sociedad en su totalidad entre en una crisis profunda y cuando un pueblo revolucionario de millones haya emergido, consciente de la necesidad de un cambio revolucionario y determinado a luchar por ello.

AL PUEBLO: Ya es hora de sumarse al movimiento revolucionario y prepararse políticamente para gestar este tipo de revolución. ¡Luchar contra el sistema, y transformar al pueblo, para la revolución!   

Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, rama de Nueva York

Obtén y distribuye el periódico del Partido Comunista Revolucionario, Revolución / Revolution en forma impresa o electrónica (revcom.us).

Échale un vistazo a las obras de Bob Avakian, el presidente del Partido Comunista Revolucionario, a la venta en Libros Revolución (Revolution Books)
212-691-3345
revbooksnyc@yahoo.com
www.revolutionbooksnyc.org

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Respuesta al discurso de Obama “sobre la raza”, parte II:

“Separado pero igual”… y el mito de “nosotros el pueblo”

En la primera parte de nuestra respuesta al discurso de Barack Obama del 18 de marzo “sobre la raza”, hablamos de su afirmación de que, aunque la esclavitud era una “mancha” sobre “el improbable experimento de Estados Unidos con la democracia…, la respuesta al problema de la esclavitud se encuentra dentro de la Constitución, una Constitución que tenía en su esencia la idea de la igualdad de los ciudadanos bajo la ley”. En realidad la Constitución representó un pacto entre el sistema sureño de esclavitud y el sistema norteño de esclavitud asalariada. Éste se vino abajo en una guerra de secesión (civil) que fue producto de los antagonismos cada vez mayores entre estos dos sistemas de opresión y explotación, y la resistencia y rebeliones de los negros y otra gente. Unos 200.000 negros lucharon en el ejército del Norte durante la guerra de secesión y 40.000 de ellos dieron la vida en la lucha para acabar con la esclavitud. Después de la época de la esclavitud, la Constitución siguió siendo un marco para imponer varios modos de explotación y para promover una mentalidad de “nosotros el pueblo” y un sentido de comunidad entre los blancos de todas las clases.

El eje del discurso de Obama es la afirmación de que “hace 221 años cuando un grupo de patriotas firmaron ese documento en Filadelfia… empezó la perfección”.

En un mundo de profundas divisiones de clase y grandes desigualdades sociales, no tiene caso hablar de la “democracia” sin señalar su carácter de clase y a qué clase beneficia. Es más, mientras exista la sociedad dividida en clases no puede haber “democracia para todos”: dominará una clase u otra, y la clase que gobierna defenderá el tipo de democracia que concuerde con sus intereses y metas. Por eso, debemos preguntar: ¿qué clase dominará y si su gobierno, y sistema de democracia, sirve para continuar las divisiones de clase, y las relaciones de explotación, opresión y desigualdad que corresponden a ellas, o lleva a abolirlas?

Bob Avakian

Para comprobarlo, Obama pasa por alto y oculta las décadas de la formación de la sociedad estadounidense, de finales de la esclavitud a la post II Guerra Mundial. Para descubrir lo que oculta, tenemos que examinar brevemente ese período.

Durante diez años después de la guerra de secesión (la Reconstrucción), las tropas del Norte apoyaron las luchas de los ex esclavos negros y unos blancos pobres a favor de los derechos políticos y económicos. A los negros y los blancos pobres les dieron unas tierras y el derecho de votar. Pero estos cambios no eran parte de un programa que retara de fondo el sistema sino que eran pasajeros.

Para tumbar el sistema de relaciones del Sur —las plantaciones, la condición de casta de los negros y el racismo muy arraigado… la subyugación estructural del pueblo negro— hubiera requerido una revolución profunda. Hacer eso hubiera requerido arrancar de raíz todo el sistema, lo que hubiera sido formidable. Pero no ocurrió. Después de solo diez años, las tropas federales fueron al Oeste para masacrar a los indígenas (y para aplastar las huelgas de los trabajadores a finales del siglo 19).

Después, vinieron cuatro generaciones del sistema de aparcería en el Sur, en que los negros continuaron trabajando en condiciones parecidas a la esclavitud (y en muchos casos como esclavos en el sentido literal en las cuadrillas de trabajos forzados del sistema carcelario). Los ex esclavistas reaparecieron como dueños de plantaciones para quienes los negros tenían que seguir trabajando en el campo, ahora a cambio de una “tajada” de la cosecha, una tajada que, cuando la recibían, los mantenía en la pobreza absoluta y sujetos a las leyes, relaciones sociales opresivas y cultura que se desarrollaron sobre la base de esta estructura y subyugaba a los negros como pueblo.

La decisión Plessy vs. Ferguson

A finales del siglo 19, el sistema de segregación del Sur (conocido como Jim Crow) empezó a desmoronarse bajo la presión del rápido crecimiento de la industria capitalista y la mecanización de la agricultura. Asimismo, impusieron la segregación con renovada virulencia en el Sur. En 1896, en el caso de Plessy vs. Ferguson, la Suprema Corte federal aprobó por un voto de 7 a 1 la constitucionalidad de la segregación abierta y legal de acuerdo a la doctrina jurídica de “separado pero igual”.

Es interesante leer el fallo de la Suprema Corte: “[La XIV Enmienda que supuestamente estableció la igualdad de los negros] claramente tenía por objeto hacer valer la igualdad absoluta de las dos razas ante la ley, pero va implícito en la propia naturaleza de las cosas que no podía pretender abolir diferencias basadas en el color de la tez, ni imponer una igualdad de tipo social, distinguiéndola de la igualdad política, ni una equiparación de las dos razas en términos poco convenientes para ambas” [énfasis nuestro].

Lo que la Suprema Corte quería decir con “la propia naturaleza de las cosas” fue un sistema de relaciones sociales e ideas que se desarrolló sobre la base económica del capitalismo y la aparcería en el Sur. La lógica de la Corte demostró que la igualdad formal (“política”) prometida pero raras veces otorgada por la Constitución enmascara la desigualdad sistémica, real y profunda arraigada en la propia naturaleza de este sistema explotador. Según la realidad de “separado pero igual”, los negros tuvieron que tomar agua de fuentes “para la gente de color” que en muchos casos estaban sucias o rotas; los niños negros tuvieron que caminar muchos kilómetros a la escuela y pasar de lado las escuelas “exclusivamente para blancos” a unas cuadras de sus hogares; o —y esto era muy común— los negros se murieron porque no los atendían en los hospitales para blancos.

En Plessy vs. Ferguson, la Suprema Corte adaptó la Constitución a los requisitos del capitalismo de esa época: mantener a los negros oprimidos y subordinados tal como una casta en el Sur, y establecer la segregación legal a nivel nacional. La decisión definió la condición legal de la segregación durante décadas.

Llegan los inmigrantes blancos, pero los negros siguen oprimidos como pueblo

En su discurso, Obama dice que la Constitución “es una Constitución que tenía como principio central el ideal de igualdad de ciudadanía bajo la ley, una Constitución que prometió al pueblo la libertad y la justicia, y una unión que se podía y se debía perfeccionar con el tiempo”. No es cierto. Específicamente, entre 1900 y la II Guerra Mundial, según su interpretación de la Constitución, se defendió e impuso la segregación.

A finales del siglo 19, mientras la Suprema Corte definía y defendía la segregación, se dieron grandes cambios en Estados Unidos. En el Norte, la industria capitalista expandía rápidamente. Aprovechaba la enorme cantidad de inmigrantes que llegaban desde Europa. Al mismo tiempo, los cambios obligaron a los negros a salir del Sur a los ghettos de las ciudades del Norte en busca de trabajo: 1.6 millones de negros emigraron entre 1900 y 1940.

Los inmigrantes europeos obligados a ir a Estados Unidos en busca de trabajo padecían una bárbara explotación en las fábricas. Las costureras, por ejemplo, trabajaban 16 horas al día y para mantenerse a flote tenían que llevar más trabajo a casa. Estallaron férreas luchas entre estos trabajadores y los capitalistas. Estos inmigrantes trajeron las ideas revolucionarias a Estados Unidos en una época en que afectaba profundamente al mundo la revolución comunista de 1917 en lo que sería la Unión Soviética. De las luchas de esta clase obrera principalmente inmigrante nació el Día Internacional de la Mujer, un día feriado revolucionario que se ha celebrado en lucha por todo el mundo desde ese entonces. El Primero de Mayo también tiene sus orígenes en las luchas de los trabajadores de Estados Unidos.

Durante ese período, las autoridades atacaron con saña específicamente a los movimientos radicales y revolucionarios: arrestaron a 15.000 radicales en las Redadas Palmer de 1917 y a muchos los deportaron o metieron a la cárcel. Un blanco especial fue International Workers of the World (IWW, o Trabajadores Internacionales del Mundo), un sindicato que organizó a los obreros blancos y negros por igual y se oponía conscientemente al capitalismo y al racismo. Las tropas federales atacaron sus huelgas y los esbirros de las compañías mataron a sus dirigentes. Ahorcaron al organizador y cantautor del IWW Joe Hill.

Pero las luchas de los trabajadores inmigrantes tuvieron lugar bajo una estructura en que los negros seguían oprimidos como pueblo. Las formas de esa opresión en las ciudades del Norte no eran iguales a aquellas del Sur, pero estaban generalizadas. Los negros eran “los últimos contratados y los primeros despedidos”. Trabajaban en los oficios más peligrosos. Los blancos, entre ellos los trabajadores blancos más explotados, podían relajarse en los parques públicos a los cuales no podían acudir los negros. Los barrios y las escuelas estaban segregados, y las escuelas para los negros eran claramente inferiores. Los policías, jueces y funcionarios del gobierno eran blancos. Todo esto afectaba cómo los blancos de todas las clases se veían a sí mismos; tendía a ocultar la verdadera posición de los trabajadores blancos en la sociedad y sus verdaderos intereses. Aunque tenían más en común, en un sentido fundamental, con el pueblo negro que con la clase dominante capitalista, gozaron de privilegios menores, en defensa de los cuales esta los cooptó.

Durante todo ese período complejo y contradictorio, acomodaron al trabajador blanco dentro de la estructura de supremacía blanca. Junto con la represión de movimientos anti-capitalistas y revolucionarios, los términos mismos de la lucha por la sindicalización y por mejores salarios y condiciones de trabajo tendían a bajar fuertemente las miras del trabajador blanco y canalizar sus esfuerzos hacia cómo avanzar —en oposición a los demás— dentro del sistema.

Al mismo tiempo, bombearon el veneno ideológico de la supremacía blanca por las venas de la sociedad estadounidense, muy ampliamente en la cultura. Los espectáculos de teatro de actores blancos promovían estereotipos degradantes de negros. La película El nacimiento de una nación, que exalta el ascenso de la KKK para “defender” a los blancos, tuvo un impacto profundo tanto en el Norte como el Sur en el año 1915 (y aún hoy día la consagran como “clásica del cine”).

Por medio de un complejo de factores entretejidos, el trabajador blanco, así como el blanco de otros sectores, se convenció de que el negro, de un pueblo aún más explotado, representaba una amenaza a sus privilegios.

Los resultados fueron, en muchas ocasiones, muy feos. En mayo de 1917, en una reunión de trabajadores blancos en San Luis Este, corrió el rumor de que hombres negros andaban con mujeres blancas. Unos 3.000 blancos salieron de la reunión y corrieron al centro, dando golpizas a todo negro que encontraran. Un mes más tarde, racistas violentos atacaron a la comunidad negra de San Luis Este y lincharon a negros. Según muchos informes, cuando llegó la Guardia Nacional, se unió al pogromo. Las zanjas y arroyos se llenaron de los cuerpos de negros. Otros pogromos semejantes ocurrieron en el mismo período, como en Chicago donde resultaron muertos 23 negros y 15 blancos.

Durante todo ese período el pueblo negro libraba una lucha persistente y heroica en toda esfera de la sociedad. En las primeras décadas del siglo 20, ante una represión salvaje, aparceros negros se organizaron por todo el Sur, a veces juntos con blancos pobres. A pesar de la mala educación sistemática —y para muchos la denegación abierta de la educación— se desarrolló una clase media e intelectualidad negras (la película The Great Debaters o “Los grandes polemistas” retrata las luchas de los aparceros y el surgimiento de la intelectualidad negra).

Lo que surgió del funcionamiento del sistema capitalista; las políticas conscientes de la clase dominante; la promoción del racismo en toda esfera de la sociedad; las luchas y la represión de estas, especialmente de los movimientos revolucionarios; fue el criadero de una mentalidad común de “nosotros el pueblo” y un sentido de comunidad entre los blancos de todas las clases.

En toda esfera de la sociedad, privilegiaron al blanco, y sobre esa base lo movilizó para pelear por mantener esos privilegios. Y todo eso ocurrió, repetimos, en el marco en que en “ese documento en Filadelfia… empezó la perfección”: la Constitución estadounidense.

El surgimiento de las zonas residenciales suburbanas de los blancos y el “resentimiento” de los mismos

Tras la Segunda Guerra Mundial, que arrasó con gran parte de Europa, Asia y África, Estados Unidos surgió como una potencia imperialista hegemónica sin precedente. Llegó a dominar en las colonias antiguas de Gran Bretaña y Francia, y en el proceso confrontaba a su rival la Unión Soviética (que era un país socialista hasta los mediados de los años 1950). También lo desafió la revolución mundial en las vastas regiones de Asia, África y Latinoamérica.

El discurso de Obama, al haber pasado por alto en lo básico la época de las turbas de linchamiento y el Jim Crow, retoma el hilo en ese momento histórico. Retrata la posguerra como parte de la “gran marcha de los que nos abrieron el camino, una marcha por un Estados Unidos de América más justo, más igualitario, más libre, más noble y más próspero”.

Cierto: en ese momento en el proceso del desarrollo del capitalismo-imperialismo estadounidense, se cuestionaban algunas formas de segregación abierta y se transformaban en otras formas de subyugación del pueblo negro, no porque los constitucionalistas descubrieran de golpe que la segregación era inconstitucional sino porque esta ya no era esencial al funcionamiento del sistema. Las leyes de Jim Crow y los linchamientos ahora eran un problema para las relaciones públicas internacionales. Es más, sirvieron e impusieron formas de explotación del pueblo negro ya reemplazadas.

La lucha del pueblo negro continuaba. La Segunda Guerra Mundial (igual a la Primera) llamó a filas a cientos de miles de negros; los metió en unidades segregadas del ejército y los expuso al mundo, a personas semejantes a ellos y a nuevas ideas. Después de estas dos guerras, los soldados negros regresaron a casa con coraje; se sentían muy traicionados al oír que habían luchado por la libertad y la democracia. En ese período, se aumentaron las luchas de los negros contra la segregación.

Después de la Segunda Guerra Mundial, hubo cambios masivos en la sociedad estadounidense; no por algún ingenio especial del estadounidense sino como resultado de un imperio que se estaba expandiendo y cebándose del mundo entero. A estos cambios sociales los impulsaron, en formas complejas, las contradicciones ante el sistema.

Por ejemplo, zonas residenciales suburbanas para los blancos, con sus “buenas escuelas” y la “calidad de vida” que son una parte fundamental del “sueño estadounidense”, resultaron del enorme crecimiento de empleos de clase media y del aburguesamiento de un sector significativo de la clase obrera a partir del botín del imperio global. Esto impulsó fuertemente el crecimiento de estas zonas, que llegaron a ser baluartes ideológicos del racismo.

Durante el mismo período, cinco millones de negros fueron expulsados del Sur hacia las fábricas del Norte. El sistema de plantaciones desintegraba, al mismo tiempo que la “Tierra Prometida” del Norte atraía con la ilusión (frecuentemente falsa) de trabajos y una vida mejor. En el Norte, los negros encontraban la segregación estricta en toda esfera, la cual la impusieron tanto las políticas oficiales concientes como la promoción del racismo.

Veamos solo un ejemplo: la vivienda segregada. El discurso de Obama reconoce que “a los compradores negros de casas se les negaba acceso a hipotecas del gobierno federal”. Pero políticas como éstas no eran un paso en falso en la “gran marcha por un Estados Unidos de América más justo, más igualitario, más libre, más noble y más próspero”, sino que eran una parte fundamental del desarrollo de la sociedad estadounidense en ese período.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno estadounidense subsidiaba préstamos para la compra de casas para enormes números de blancos, entre ellos trabajadores mejor pagados y la clase media. Al mismo tiempo, la vivienda que subsidió para el negro era el multifamiliar público en los centros urbanos, situados en los ghettos negros ya establecidos de las ciudades del Norte. El privilegio del blanco lo reafirmó y lo impulsó la política oficial, y esta segregación oficial abierta en vivienda cabía perfectamente dentro de interpretación oficial de la Constitución.

Los blancos en general se convencieron del falso mito de que ellos tenían casa por muy trabajadores mientras los negros vivían en el barrio jodido por flojos. Como observa Thomas Sugrue en The Origin of the Urban Crisis (El origen de la crisis urbana): “Vivir en el centro urbano se convirtió en una estigma que se autoperpetuaba. La falta de empleo cada vez peor y el deterioro de la infraestructura de barrios urbanos reafirmaban los estereotipos que guardaban los blancos sobre la gente, las familias y las comunidades negras”.

Y eso por su parte impulsó un ambiente cruel y frecuentemente violento de ataques contra los negros que se atrevían a comprar casas en una zona suburbana o a obtener trabajos “exclusivamente para blancos”. En junio de 1943, cuando los primeros tres obreros negros empezaron a trabajar en la cadena de montaje de la fábrica automovilística Packard en Detroit, 20.000 trabajadores blancos se salieron en protesta. Más tarde ese mes, un motín racista estalló en Detroit, y turbas blancas atacaron a negros que habían ido al Puente Belle Isle para escaparse del calorón del centro. Mientras los blancos atacaban, la policía quedaba con los brazos cruzados, para después invadir los barrios negros con órdenes de “tirar a matar”. El número oficial de muertos: 34.

Equiparar el “resentimiento” de los blancos con la lucha por la igualdad

El discurso de Obama sí reconoce las formas de discriminación que ha sufrido, y sigue sufriendo, el pueblo negro. Pero las presenta dentro del marco del mito de la “gran marcha de los que nos abrieron el camino, una marcha por un Estados Unidos de América más justo, más igualitario, más libre, más noble y más próspero”. Declara que esa desigualdad ha estado y está en contradicción con la “unión más perfecta” que promete la Constitución.

Luego equipara el coraje del pueblo negro contra su opresión continua con lo que llama “un coraje semejante que existe en sectores de la comunidad blanca. La mayoría de los estadounidenses blancos de clase obrera o clase media no cree que tengan muchos privilegios por su raza. Su experiencia es la del inmigrante: en lo que a ellos concierne, nadie les ha regalado nada, todo lo han construido ellos mismos de la nada... Entonces, cuando se les dice que tienen que mandar a sus hijos por autobús a una escuela al otro lado de la ciudad; cuando oyen que un afroamericano tiene ventaja para conseguir un buen empleo o entrar en un bueno colegio por causa de una injusticia que ellos mismos no cometieron; cuando se les tacha de prejuiciados por sus temores por el crimen en los barrios urbanos: con el tiempo, se les sube el resentimiento”.

Pero, como hemos visto, el “resentimiento” blanco contra el negro es muy distinto a la lucha contra la subyugación del pueblo negro. Al equiparar ese “resentimiento” blanco con la indignación y la lucha contra la opresión del pueblo negro, Obama establece términos que reconocen que el blanco se ganó merecidamente su posición social privilegiada. En realidad, esa posición privilegiada es producto de una estructura de explotación general en esta sociedad y le sirve, siendo una parte importante la subyugación del pueblo negro (y otras nacionalidades oprimidas).

Durante toda esa época, se invocaba la Constitución estadounidense, según Obama “el camino de una unión más perfecta”, para justificar la desigualdad y la opresión del pueblo negro. De hecho, esa misma Constitución era un marco perfecto para que el sistema capitalista mantuviera a la gente de todas las nacionalidades en una posición subordinada y explotada; y dentro de eso, que continuara la opresión política, económica y cultural del pueblo negro en diferentes formas, bajo diferentes condiciones, aún después de la abolición de la esclavitud.

Como explicaremos en la siguiente entrega de esta respuesta, el camino hacia adelante, el camino a la libertad, no va por medio de la Constitución estadounidense.

*****

Durante los levantamientos de los años 1960, estaban bajo sitio el sistema y, como una parte importante, las barreras a la igualdad para el pueblo negro y otras nacionalidades oprimidas. En esa lucha participaban muchas personas de todas las nacionalidades, particularmente la juventud. Si bien la presión no rompió las barreras, las sacudió. También lucharon contra el racismo y lograron avances iniciales sin precedentes y excelentísimos.  Se respiraba la revolución en el ambiente.

Obama argumenta que “nosotros el pueblo” tenemos que dejar atrás el legado de esa época “si hubiéramos de continuar en el camino de una unión más perfecta” que promete la Constitución estadounidense. Trataremos las consecuencias de tal argumento en la próxima entrega de esta respuesta.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Una visión clara de la constitución

Obama sostiene que la historia de Estados Unidos se trata de un pueblo que trabaja por crear una “unión más perfecta”, es decir, superar la injusticia, fundamentándose en la constitución.

En realidad, la constitución ha constituido el mejor marco para llevar a cabo la explotación, al estipular reglas para las luchas entre sectores rivales de la clase dominante y una base para que esa clase dominante mantenga a las masas en una posición subordinada y explotada. Por más de 80 años, la constitución apoyaba la esclavitud. Y cuando la guerra de la Secesión puso fin a la esclavitud, la constitución “enmendada” avaló la segregación de los negros, aunque 60 años más tarde, frente a luchas masivas y necesidades internacionales, se determinó que la segregación violaba esa misma constitución. Ahora que la clase dominante quiere reforzar nuevas condiciones de opresión pesadillesca de los afroamericanos, está determinando una vez más, por medio de la Suprema Corte, que la segregación concuerda con su constitución.

La idea de que la constitución es de alguna manera la clave para conseguir la liberación o la justicia no tiene fundamento en la realidad material, al igual que la creencia que Jesús nació de una virgen o que el sufrimiento de los oprimidos se compensará en el cielo. Las interpretaciones de la constitución, en particular con respecto a los derechos de los negros, cambian dramáticamente de una generación a otra, según las necesidades estratégicas del capitalismo-imperialismo.

Al igual que con la religión, tenemos que ver la realidad tal como es y darnos cuenta de dónde viene en realidad esa fe en la constitución y a quién beneficia, y, con esa visión clara de la constitución, emprender la transformación radical del mundo mediante la revolución.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar:

Publicamos estos son artículos del Servicio Noticioso Un Mundo que Ganar sobre las elecciones recientes en Nepal para informar a nuestros lectores. A medida de que se vayan desplegando los eventos tendremos más análisis de estos acontecimientos importantes.

Elecciones de Nepal: Expectativas de un cambio profundo por las nubes

14 de abril de 2008. Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar. El 10 de abril se celebraron elecciones en Nepal por primera vez en nueve años. Todavía no hay resultados finales, pero parece que al Partido Comunista de Nepal (Maoísta) [PCN (M)] le va muy bien con una buena posibilidad de obtener una mayoría de la Asamblea Constituyente (AC). En muchas partes del país, hay un gran júbilo popular por el triunfo del PCN (M), pues la población espera que el triunfo abra las puertas a un “nuevo Nepal” y a una salida de la opresión y pobreza. Los electores rechazaron claramente a los principales partidos políticos de las clases dominantes del país, sobre todo al Partido del Congreso Nepalés [PCN] que encabezó la mayoría de los gobiernos que combatieron sanguinariamente contra la guerra popular en ese país, y el Partido Comunista de Nepal (Unido Marxista-Leninista) [UML], que pese a su nombre desde hace muchísimo abandonó el comunismo y que también colaboró en la lucha contra la revolución. Las poquísimas fuerzas que apoyan abiertamente la continuación de la monarquía recibieron poquísimos votos.

La Asamblea Constituyente tiene la encomienda de redactar una nueva constitución para una república, y se espera que el proceso dure uno o dos años.

Éstas no son unas elecciones comunes y corrientes. Por diez años, a partir de 1996, el PCN (M) libró una guerra popular centrada en el campo del país cuyo objetivo era llevar a cabo una revolución de nueva democracia y liberar al país del imperialismo, del feudalismo y del capitalismo burocrático. Hace dos años un enorme movimiento popular recorrió las zonas urbanas del país y obligó al muy odiado rey Gyanendra a ceder el poder absoluto y a convocar de nuevo al parlamento en el cual se cooptó una representación significativa del PCN (M).

Los observadores internacionales de muchos países, como el ex presidente yanqui Jimmy Carter e Ian Martin, el jefe de la misión de la ONU en Nepal, alabaron profusamente el proceso electoral; específicamente, dijeron que eran más “pacíficas” que lo esperado. Las primeras reacciones de la “comunidad internacional” las describieron como el fin definitivo de la guerra popular. Todavía no queda claro cómo reaccionarán a un resonante triunfo electoral del PCN (M).

En el período antes de las elecciones y el propio día de las mismas hubo muchos asesinatos, casi en su mayoría de los maoístas y sus partidarios. El incidente más indignante ocurrió en Dang en el oeste del país: la policía mató a siete partidarios maoístas no armados e hirió a 25.

Ahora la duda de todo mundo es cuál será el siguiente paso. Los acuerdos preelectorales estipulan la formación de un gobierno conjunto de los tres principales partidos políticos del país: el PCN (M), el PCN y el UML. Ahora se espera que el PCN (M), que ha tenido un papel menor en el actual gobierno, tenga un papel dirigente en el nuevo gobierno que se formaría después de las elecciones de la Asamblea Constituyente.

Se formará un nuevo gobierno pero la duda fundamental en el país no es cuáles partidos estarán en el gobierno sino qué naturaleza tendrá el nuevo poder estatal. Como señaló el artículo anterior del SNUMQG (11 de febrero de 2008), la cuestión principal en el país después de diez años de guerra popular es qué gobierno se consolidará a nivel nacional. El viejo Estado ha estado luchando por proteger los intereses de las clases explotadoras y asegurar la subordinación de Nepal al imperialismo extranjero y a la India. ¿En el poder de quién descansará el Estado nepalés que resulte del proceso de la Asamblea Constituyente? ¿Qué futuro les deparará al Ejército de Nepal y la policía militar que no han hecho sino perseguir y matar a los revolucionarios y violar, sembrar terror y robar a las masas? ¿Qué pasará con el Ejército Popular de Liberación [EPL] que se ganó el respeto y amor de los campesinos pobres que representan la mayoría de la población? ¿Será Nepal una base de apoyo de la revolución mundial o seguirá atrapado en la telaraña de dominación imperialista y extranjera?

Es casi seguro que el rey quedará fuera, pero ¿el Estado que resulte del proceso de la Asamblea Constituyente estará libre del feudalismo que el rey representaba? Durante la guerra popular, el sistema de castas con su horrorosa práctica de “intocabilidad” y otras barbaridades sufrió fuertes embates en las zonas donde el EPL tenía el poder. Ocurrió lo mismo en el caso de los matrimonios de niñas, golpizas a esposas y otras prácticas antimujer. ¿El proceso de la Asamblea Constituyente podrá institucionalizar éstos y muchos otros avances por todo el país?

En el campo, la revolución estableció un nuevo sistema de “tribunales populares” que hizo cumplir el orden revolucionario y se había establecido otra clase de poder político. ¿Tendrán estas instituciones un lugar en el nuevo gobierno? ¿Qué papel tendrá el sistema de tribunales y la burocracia del gobierno que servían al viejo Estado?

Es obvio que existen poderosas fuerzas, y sobre todo las potencias imperialistas y las clases dominantes indias y los explotadores en el propio Nepal, que estarán haciendo todo a su alcance para asegurar que no se dé ninguna auténtica revolución en Nepal.

Durante los diez años de la guerra popular, el PCN (M) llamaba a repartir las “tierras a quienes las trabajan” y a destruir de fondo el reaccionario sistema encabezado por el rey, que mantenía explotados y empobrecidos a la clase obrera y al campesinado e imponía toda clase de opresión medieval sobre las mujeres, las minorías nacionales y las castas oprimidas. Las masas del país han estado demandando una transformación revolucionaría, y por eso, entre otras razones, el PCN (M) logró un abrumador triunfo electoral. Se manifiesta de manera vívida el ardiente deseo de un “nuevo Nepal” en los exuberantes rostros de miles de jóvenes y otra gente que han estado tomándose las calles por todo el país en largos mítines de celebración. Como muchas personas quienes por años eran los representantes abiertos del viejo Estado han renunciado humilladas, las expectativas de un cambio profundo están por las nubes.

La cuestión más importante es cuál clase de sistema social representará y ejercerá la nueva república de Nepal. En Nepal y en el mundo los partidarios y amigos de la revolución estarán observando de cerca en las semanas y meses por venir a medida que se vaya formando la nueva república.

Dang: La masacre de partidarios maoístas

14 de abril de 2008. Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar. La noche del 7 de abril, la prensa nepalesa informó en un principio que unos miembros maoístas de la Liga de la Juventud Comunista (LJC) emboscaron al candidato del Partido del Congreso Nepalés Khum Bahadur Khadka en la ciudad de Dang, cercando su coche y abriendo fuego. Resultaron asesinados siete integrantes del LJC y 25 heridos. Según el Katmandú Post, Khadka “logró esquivar las balas” y, según otro informe periodístico, “un tiroteo de 15 minutos” entre ambos bandos. Una “fuente gubernamental” le dijo al Kathmandu Post: “La policía disparó más de 80 veces mientras los cuadros maoístas tiraban bala de manera desbocada”.

Los informes mediáticos sobre los asesinatos circularon en medio de una tormenta de denuncias de los maoístas contra la violencia, aunque los maoístas eran quienes más muertes tuvieron durante la campaña electoral (siete maoístas y un miembro del UML resultaron asesinados antes de la masacre de Dang), principalmente a manos de la policía. La prensa nepalesa desató una campaña implacable que vinculara a los maoístas con la violencia contra los candidatos democráticos pacíficos y los retratara como matones y pandilleros, lo que generó opinión pública que justificara medidas de la policía en su contra. La primera plana del Kathmandu Post cuatro días antes de las elecciones chilló: “Implacable alboroto de Liga de la Juventud Comunista” y “Maoístas dirigen ataques contra partidos rivales”.

Los medios informativos no mencionaron a los pandilleros que vigilaban a los candidatos y protegían el proceso electoral en el país: las fuerzas policíacas del país, quienes, bajo la dirección los gobiernos encabezados por el Partido del Congreso y el UML, durante años tuvieron uno de los peores historiales de violaciones de derechos humanos del mundo, según organismos internacionales de derechos humanos como Amnistía Internacional. Para colmo, llevaron a cabo estos sanguinarios crímenes en defensa de un sistema social que ha condenado a la gran mayoría de las masas de Nepal a una vida de agobiante trabajo, pobreza y hambre.

Tampoco mencionaron lo que representa la LJC: los jóvenes combatientes y partidarios de la guerra de liberación que sacudió al país por diez años, los pioneros de la lucha por la liberación de la mujer, pues las filas de los maoístas constituían casi el único lugar donde la juventud podía vivir libre del asfixiante ambiente de matrimonios concertados y la autoridad patriarcal. Eran férreos combatientes contra toda forma de discriminación. Por ejemplo, cuando se reúnen por primera vez, los integrantes de la Liga sólo se piden los unos a los otros sus nombres, sin apellido. En nepalí, en muchas ocasiones el apellido se refiere a una casta, y los jóvenes de la Liga no querían dejarse influir por ello.

Pero los informes periodísticos de la masacre de Dang no cuadran con los hechos. Si se hubiera dado un tiroteo de 15 minutos, ¿por qué resultaron muertos y heridos solamente los maoístas y ni un solo policía ni activista del Partido del Congreso? Los informes tampoco mencionan el hecho de que la policía nunca dijo haber hallado las armas de los maoístas muertos y heridos.

Después de que salieron los resultados de unas investigaciones, incluso Jimmy Carter tuvo que describir las muertes de los jóvenes maoístas como “asesinatos”.

Las investigaciones revelan que a eso de las 20 horas sobre el camino cerca de Lamahi, un grupo de 40 a 50 integrantes de la LJC interceptó a un grupo de jóvenes del Partido del Congreso proveniente de las ciudades de Katmandú y Pokhara. Según un relato, los jóvenes llevaban a cabo una de las largamente practicadas actividades del Partido del Congreso, el principal partido gobernante cercano al Partido del Congreso indio: repartir dinero a cambio de votos. Pero en esta ocasión, intentaron sobornar a unos partidarios maoístas, quienes sin pestañear los entregaron a las autoridades. Unos días antes, la LJC pescó en lo mismo a un candidato de otro partido de derecha, el RJP. Este tipo tenía encima 40 mil rupias o 6.500 dólares estadounidenses, una enorme cantidad según las condiciones del país. La noche del 7 de abril, la LJC pescó a 33 jóvenes del Partido del Congreso e intentó entregarlos a la policía, al igual que en otras ocasiones. Parece que acudió a rescatarlos el candidato Khadka del Partido del Congreso, acompañado de un gran contingente de policías de civil, y que la policía decidió otra vez a ponerlos en libertad. Eso generó protestas de los jóvenes maoístas, y la policía no dudó en abrirles fuego. Ni un solo policía o activista del Partido del Congreso resultó herido. Un testigo presencial, Keshav Pandey, le dijo al diario Himalayan que no hubo ningún tiroteo y que la policía “abrió fuego de manera desbocada”.

Los camaradas que ofrendaron la vida en esta masacre a sangre fría son: Min Bahadur Pun, Labaru Chaudhary, Jiulal Chaudary, Purnajung Sen, Chet Bahadur Budhathoki, Sital Chaudary y Prakash GM.

El Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar es un servicio de Un Mundo Que Ganar (aworldtowin.org), una revista política y teórica inspirada por la formación del Movimiento Revolucionario Internacionalista, el centro embrionario de los partidos y organizaciones marxista-leninista-maoístas.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Enchúfate con la revolución

Actividades en Libros Revolución

Las actividades de esta página se llevarán a cabo en inglés a menos que se indique que están en español. Pero en muchos casos la traducción al español es posible. Por favor llama a la librería con anticipación para pedir traducción.

 

Nueva York

212-691-3345
revolutionbooksnyc.org

 

Se anunciarán los detalles:

¡Una nueva tienda! ¡Un nuevo mundo! ¡Libros revolución se está mudando al 146 W. 26th Street
Abrirá en mayo, manténgase pendiente de la fecha.
Se necesita urgentemente voluntarios para ayudar con la mudanza y la restauración.

Cada martes, 7 pm , llame para averiguar lugar
Discusión “Hacer la revolución y emancipar a la humanidad”, de Bob Avakian. Manténganse en contacto y visite nuestro portal para información y anuncio de futuros programas.

Sábado 3 de mayo, 6:30 pm
Celebración y recepción con motivo del 1º de Mayo, presentación del nuevo folleto: "Revolución y comunismo: Fundamento y orientación estratégicos". Llame para averiguar local.


Chicago

1103 N. Ashland Avenue
773-489-0930
revbookschi@yahoo.com
http://chicagorevolutionbooks.blogspot.com/

30 de abril, miércoles, 7pm
Discusión de “Hacer la revolución y emancipar a la humanidad”, de Bob Avakian. El tema será la consigna: “Luchar contra el sistema, y transformar a la gente, para la revolución”

1º de Mayo, jueves, 6 pm. Después celebraremos el día internacional del proletariado con una fiesta en Libros Revolución—música, comida, unos cuantos brindis, ¡y mucha diversión!

7 de mayo, miércoles, 7pm
 “Hacer la revolución y emancipar a la humanidad” de Bob Avakian. El partido de vanguardia—por qué la necesitamos, por qué es la forma más importante de la organización de las masas, y lo que puede y debe ser. “Tenemos que captar firmemente el punto fundamental de que, desde el punto de vista de la necesidad, y el objetivo estratégico, de la revolución, la forma más importante de organización de las masas es el partido mismo”.

14 de mayo, miércoles, 7pm
 “Hacer la revolución y emancipar a la humanidad” de Bob Avakian. Dando un vistazo al panorama se ve toda clase de contradicciones negativas, como el extremo individualismo, el parasitismo intensificado y el consumismo incesante. Pero, como dice Avakian: "si bien gran parte de este individualismo extremo, parasitismo aumentado y consumismo incesante causa auténticos problemas y encarna auténticos obstáculos desde la perspectiva de nuestros objetivos revolucionarios, también plantea problemas significativos para la clase dominante, aunque los promueve también". ¿Cómo debemos responder y reaccionar ante el complicado terreno político e ideológico de hoy? ¿Se podría repolarizar todo eso a favor de la revolución?


Berkeley

2425 Channing Way
cerca de la avenida Telegraph
510-848-1196
 www.revolutionbooks.org

Todos los domingos, 10 am
Discusión del libro Away With All Gods! Unchaining the Mind and Radically Changing the World (¡Abajo todos los dioses! Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo)

Martes 29 de abril, 7 pm
Discusión del libro Away With All Gods! Unchaining the Mind and Radically Changing the World (¡Abajo todos los dioses! Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo).
.
Jueves 1º de mayo, 7 pm
¡Celebraciones del 1º de Mayo! Comida, música y brindis revolucionarios.


Los Ángeles

Libros Revolución
312 West 8th Street 
213-488-1303  
librosrevolucion.blog.com

1º de Mayo, jueves, 7-9 pm
Después de las celebraciones del 1º, vengan a la librería para cenar y hablar de qué dijo la gente sobre el periódico Revolución y del nuevo folleto “Revolución y comunismo: Fundamento y orientación estratégicos”

Domingo, 4 de mayo, medio día
Acompáñennos a los eventos sobre el Cinco de Mayo; ¡vengan a la librería a las 5 pm para una fiesta y disfruten de música, comida, y recaudación de fondos para la librería!

Martes 6 de mayo, 7 pm
Discusión en español de Liberación Sin Dioses de Bob Avakian.

Jueves 8 de mayo, 7 pm
Discusión bilingüe de los artículos en el número actual del periódico Revolution/Revolución.

Domingo secular, 12 de mayo, 2 pm
Discusión informal del libro de Bob Avakian Away with All Gods! Unchaining the Mind and Radically Changing the World.  (Abajo todos los dioses: Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo. Hagan planes para distribuir en todas partes de la sociedad esta obra histórica.

Miércoles 14 de mayo, 7 pm
Cinema Revolución - Jesus Camp pelicula que documenta la sorprendente movilización de los fascistas cristianos. (Lean la reseña de la película en periódico Revolución en el #66, 22 de octubre del 2006).


Honolulu

2626 South King Street
808-944-3106

Todos los lunes, 6:15 pm
Lectura y discusión sobre el periódico Revolución

Jueves 1º de mayo, jueves, 6 pm
Celebraciones del 1º de Mayo con poesía, lecturas, y testimoniales, presentando el nuevo folleto "Revolución y comunismo: Fundación y orientación estratégicos. Cenar a las 6pm ($8 contribución mínima). Programa de 7 a 8 pm

Domingo 4 de mayo, 1 pm
:ectura y publicación de "Stage Presence: Conversations with Filipino-American Performing Artists" de Theodore  Gonzalves. Con: Gabe Baltazar Jr., Theo Gonzalves, Ric Trimillos

Sábado y domingo, 17 y 18
Visite el quiosco de Libros Revolución en el festival del libro y la música de Hawaii, en Honolulu Hale, de 10am-4pm.


 

Boston/Cambridge

1158 Mass Ave, 2º piso
Cambridge  617-492-5443 
revbooks@netzero.net

Empesando el lunes 28 de abril, 6:30pm
Libros Revolución celebrará 5 semanas de discusiones sobre el libro. Away With All Gods! Unchaining the Mind and Radically Changing the World (¡Abajo todos los dioses! Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo). Para quienes han estado leyendo este importante nuevo libro, esta será una oportunidad para estudiar más a fondo temas como dios, el ateísmo y la moral, la necesidad de romper más decididamente con todas formas de superstición, y en vez tomar un enfoque plenamente científico para comprender y transformar la realidad. La primera sesión se enfocará en la primera parte del libro.

Jueves 1º de mayo, 6:30 pm
Celebración y recepción del 1º de Mayo, presentación del nuevo folleto, Revolución y comunismo: Fundamento y orientación estratégicos.

Domingo 11 de mayo, 2-6 pm
Libros Revolución presenta:
La nueva concepción de la revolución y el comunismo
¿QUÉ ES LA NUEVA SÍNTESIS DE BOB AVAKIAN?

Presentación seguida por discusión
First Parish Church
Harvard Square
3 Church Street
Más información: Libros Revolución

 


Seattle

1833 Nagle Place
206-325-7415
seattlerevolutionbooks.blogspot.com

¡Se anuncia un nuevo Libros Revolución de Seattle!
Acompáñennos para importantes planes para la renovación y expansión e nuestro nuevo local. Comuníquense con nosotros para participar.

Sábado 3 de mayo, 7 pm
Celebraemos el 1º de Mayo del 2008: Día Internacional del Trabajador.

Sábado 10 de mayo, 3-5 pm
En la rama Douglass-Truth de la Bioblioteca Pública de Seattle, 2300 E Yesler Way
Libros Revolución presenta: Away With All Gods! Unchaining the Mind and Radically Changing the World (¡Abajo todos los dioses! Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo) de Bob Avakian. Lectura y discusión. Auspiciado por Libros Revolución.
El autor no estará presente.

Sábado 10 de mayo, 7 pm
Discusión de With All Gods! Unchaining the Mind and Radically Changing the World (¡Abajo todos los dioses! Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo) de Bob Avakian. Esta semana: El cristianismo, el judaísmo, el islam—Arraigados en el pasado, bloqueando el camino al futuro

Domingo 11 de mayo, 2:30 pm
Lectura y discusión del número actual del periódico Revolución

Sábado 17 de mayo, 7 pm
Discusión de Away With All Gods! Unchaining the Mind and Radically Changing the World (¡Abajo todos los dioses! Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo) de Bob Avakian. Esta semana: Una cadena muy, pero muy pesada.

Sábado 24 de mayo, 7 pm
Discusión de Away With All Gods! Unchaining the Mind and Radically Changing the World (¡Abajo todos los dioses! Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo), de Bob Avakian. Esta semana: Dios no existe—Necesitamos la liberación sin dioses.

Fechas por anunciar
¡Grupos irán a distribuir Revolución en los cines! Acompañen al personal de Libros Revolución en discusiones y gran controversias en las películas y distribuyan el periódico Revolución, listones naranja, volantes, etc. a la gente que va al cine. Películas que se pasarán Taxi to the Dark Side y Battle in Seattle.
Se anunciará otros títulos.


Cleveland

2804 Mayfield Rd (esquina con Coventry)
Cleveland Heights  
216-932-2543
revbookscle@hotmail.com
Wednesday-Saturday, 3-8 pm 

Cada miércoles, 7 pm
Discusión de "Hacer la revolución y emancipar a la humanidad
Segunda parte: Todo lo que hacemos tiene que ver con la revolución" de Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, EU

Jueves 1º de mayo,  5-9 pm
¡Celebraciones del 1º de Mayo en Libros Revolución—acompáñennos en brindar por un futuro que valga la pena!  ¡Vengan cuando puedan!  Vengan a recoger cantidades del número especial del 1º de Mayo de Revolución y un nuevo folleto: "Revolución y comunismo: Fundamento y orientación estratégicos".  Contribuyan a las preparaciones para la presentación este sábado en la universidad Cleveland State: "La nueva concepción de la revolución y el comunismo ¿qué es la nueva síntesis de Bob Avakian?" (Habrá pizza, hummus, y gaseosas.)

Sabado 3 de mayo, 1 pm
Libros Revolución y el Programa de Estudios Negros de la Universidad Cleveland State presentan:
La nueva concepción de la revolución y el comunismo
¿QUÉ ES LA NUEVA SÍNTESIS DE BOB AVAKIAN?

Presentación seguida por preguntas y respuestas y
discusión informal
Fenn Tower Ballroom, tercer piso
Universidad Cleveland State
E. 24 y avenida Euclid
Más información: Libros Revolución o Programa de
Estudios Negros, 216-687-3655

Miércoles 7 de mayo, 7pm
Vengan con sus ideas y preguntas para profundizar el programa del sábado sobre la nueva síntesis de Bob Avakian.

Jueves 8 de mayo, 7pm
Discusión del libro Away with All Gods, Unchaining the Mind and Radically Changing the World, (¡Abajo todos los dioses! Desencadenar la mente y cambiar radicalmente el mundo). de Bob Avakian.  Hablaremos sobre la tercera parte: La religión—Una cadena muy, pero muy pesada

Miércoles 14 de mayo, 7pm
Discusión de "Hacer la revolución y emancipar a la humanidad" de Bob Avakian. ¿Qué quiere decir "ir al borde de ser descuartizado ", por qué, y para quien es eso necesario si queremos llegar al comunismo?


 Detroit

406 W.Willis
(entre Cass y 2nd, al sur de la Forest)
313-204-2906
rbodetroit@yahoo.com
myspace.com/rbodetroit

Jueves 1º de mayo
Celebraciones en libros Revolución después de la marcha pro derechos de los migrantes en el sur oeste de Detroit

Martes 6 de mayo, 6:30 pm
Película: Nothing but a Man (Nada más que un hombre). Un trabajador rebelde del ferrocarril en los años 1960 entra en conflicto con su cuñado, un cura negro.

Sábado 17 de mayo, 7 pm
Una noche de lectura de Away With All Gods! Unchaining the Mind and Radically Changing the World (¡Abajo todos los dioses! Desencadenando la mente y radicalmente transformar el mundo) de Bob Avakian, seguido por discusión. 555 Art Gallery, 4884 Grand River Ave.


Atlanta

4 Corners Market of the Earth
Little 5 Points, 1087 Euclid Avenue
404-577-4656 & 770-861-3339
rbo-atlanta.blogspot.com
Abierto miércoles y viernes 4 pm - 7 pm
sábado 2 pm - 7 pm

Miércoles 30 de abril, de las 4pm hasta las 7pm
Vengan a la librería para recoger el #128 de Revolución y la emocionante e importante folleto de reimpresos de Revolución, titulada "Revolución y comunismo: Fundamento y orientación estratégicos".  Justo a tiempo para las celebraciones del 1º de Mayo y el Cinco de Mayo.

Sábado 4 de mayo
Celebraciones del 1º de Mayo en la sala Sevananda Mire el blog y el correo electrónico para la hora exacta.

Domingo 11 de mayo, se anunciará la hora y el lugar
Continuaremos la discusión de "Hacer revolución y emancipara a la humanidad" de Bob Avakian, presidente del Partido Revolucionario, EU. ¡Todos están bienvenidos!

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008

Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

¡Campaña para ampliar la circulación de Revolución y recaudar $500,000!

Haz algo que vale la pena con el cheque de devolución de los impuestos federales

En un momento en que buena parte de la humanidad vive en un infierno, en que el horror de la ocupación yanqui de Irak amenaza con escalar a una guerra contra Irán, en que el futuro del planeta está en riesgo, el periódico Revolución tiene que circular mucho más y con más empuje; tiene que desenmascarar lo que está sucediendo; tiene que mostrar el porqué y la solución revolucionaria que beneficiará a la gran mayoría de la humanidad.

de "¡La verdad… en preparación para la revolución!" (en revcom.us)

Se logró mucho en la campaña para recaudar fondos y ampliar la circulación del periódico Revolución. Gente de muchas capas participó y recaudó dinero. Ahora exhortamos a contribuir el cheque de devolución de los impuestos federales "para estimular la economía" a algo que vale la pena: la campaña de recaudar fondos y ampliar la circulación de Revolución.

Hay mucho en juego. Para que verdaderamente se entienda lo que está pasando hoy y para que algo bueno surja de las tormentas actuales, el periódico Revolución, con una circulación mucho mayor, tiene que estar en el corazón de ese proceso.

Envíen cheques o giros postales a: RCP Publications, Box 3486 Merchandise Mart, Chicago IL 60654, o contribuyen en línea en: http://revcom.us/fund_es.php

Envíenos sus comentarios.

Revolución #128, 1 de mayo de 2008


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Revolución #128



11x17 pdf (1.5m)
8x11 jpg (124K)

 

 

Envíenos sus comentarios.