Revolución #164, 17 de mayo de 2009

Revolución #164, 17 de mayo de 2009

Voz del Partido Comunista Revolucionario, EU

Esta página se usa para imprimir rápidamente todo un número, y es posible que unos enlaces no funcionen y algunas imágenes no aparezcan. En el permalink del artículo encontrarás esos enlaces e imágenes.


Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Los memos sobre la tortura…
y la justicia que se necesita

Alan Goodman

Un hombre encapuchado está parado en un banco en la cárcel estadounidense Abu Ghraib en Irak, con alambres que corren bajo una manta con el fin de administrarle choques eléctricos.

“Los interrogadores” de la CIA le aplican el “submarino” a Khalid Sheikh Mohammed 183 veces en un mes en 2003, utilizando un método de tortura que induce el instinto humano por dar boqueadas al ahogarse y que se cuenta entre los métodos de tortura más horrorosos jamás concebidos.

Miles de historias e imágenes similares todavía quedan por descubrirse.

Nuevas noticias han arrojado luz sobre cómo y por qué se llegó a aprobar abiertamente un reinado de tortura sin restricciones durante los años de Bush. El 16 de abril de 2009, el Departamento de Justicia hizo públicos cuatro memorandos, antes secretos, escritos por abogados del gobierno de Bush. Los memorandos documentan que, en los altos niveles del gobierno, el sello de legalidad desempeñó un papel crítico en desatar una brutalidad depravada.

Al hacer públicos estos memorandos, Barack Obama anunció: “Es nuestra intención asegurar a quienes llevaron a cabo sus deberes, confiando de buena fe en la asesoría legal del Departamento de Justicia, que no estarán sujetos al procesamiento”.

Si no “se somete al procesamiento” a los autores y a los comandantes, eso sentaría un precedente terrible para el futuro.

Se desata la tortura sistemática: veintenas de muertos,
miles de traumatizados

Los memorandos acerca de la tortura se escribieron en la forma de respuestas (y aprobación) a las solicitudes de la CIA para torturar a los detenidos después del 11 de septiembre. Aprueban el “submarino”; tirar a los presos contra la pared; confinar en una pequeña caja oscura con un bicho al preso que tiene un temor a insectos que pican; y una larga lista de acciones sádicas, deshumanizantes y brutales.

Los memorandos acerca de la tortura eran ilegales, y aquellos que los emitieron sabían eso. Oficialmente les dieron el sello de aprobación a métodos de tortura, como el submarino, que son ilegales conforme a los acuerdos internacionales firmados por Estados Unidos. Durante la II Guerra Mundial el gobierno estadounidense había acusado y condenado a torturadores japoneses por aplicar el submarino a soldados estadounidenses.

Esos llamados “métodos de interrogación ampliados” —la prensa estadounidense todavía se resiste a llamarlos formas de tortura— mutilaron y traumatizaron a miles de personas. Causaron la muerte de al menos veintenas de personas.

Un informe del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), fechado el 14 de febrero de 2007, sobre el tratamiento de 14 detenidos en Guantánamo, describe un cuadro horroroso en que en repetidas ocasiones se aplicaron combinaciones de métodos de tortura (se puede leer el informe en varios sitios en línea, por ejemplo http://www.nybooks.com/icrc-report.pdf). Para tomar un caso, el informe reveló que los “interrogadores” de la CIA aplicaron el submarino a Khalid Sheikh Mohammed 183 veces en un mes en 2003, un promedio de 6 veces al día. El submarino es ahogamiento. Es inequívocamente ilegal conforme a los acuerdos internacionales firmados por Estados Unidos y es un crimen de guerra conforme a la ley estadounidense.

Hace poco, la organización Human Rights First (HRF, Derechos Humanos Primero) publicó un informe que documenta la muerte, desde 2002, de 98 detenidos capturados en Irak y Afganistán y recluidos en centros de detención estadounidenses. A Jamal Naseer, un soldado del ejército afgani detenido por error en 2004, “le pegaron y le dieron puntapiés” y luego, de acuerdo al informe, lo colgaron patas arribas y lo golpearon con palos o cables. Naseer se desplomó y murió aproximadamente dos semanas después. En 2002, cuatro soldados estadounidenses mataron a Mohammad Sayari, detenido por supuestamente andar siguiendo sus movimientos. Un documento del Pentágono obtenido por la Unión Americana de Libertades Civiles en 2005 dijo que el Departamento de Defensa determinó que un capitán y tres sargentos habían “asesinado” a Sayari, pero la parte del informe que trataba la investigación del departamento fue redactada (censurada).

A otro detenido, Abed Hamed Mowhoush, “el ejército estadounidense, la CIA y otras fuerzas no militares lo golpearon durante varios días, lo metieron en un saco de dormir, envolviéndolo con cuerda eléctrica, y lo asfixiaron hasta que murió”. El documento de HRF relata: “En el proceso, recientemente concluido, de un oficial militar de bajo rango acusado de la muerte de Mowhoush, el oficial recibió una reprimenda escrita, una multa y 60 días de confinamiento al trabajo, la casa o la iglesia.” (Ver “La responsabilidad del comandante: Muertes de detenidos bajo el control estadounidense en Irak y Afganistán”).

Esa tortura y esos asesinatos se llevaron a cabo, en la mayoría de los casos, contra gente arrestada básicamente al azar. Un informe de Amnistía Internacional dice: “Más del 85 por ciento de los detenidos en la Bahía de Guantánamo fueron arrestados, no en el campo de batalla de Afganistán por fuerzas estadounidenses, sino por la Alianza del Norte que combatía contra el Talibán en Afganistán, o en Pakistán en un momento cuando se pagaban recompensas de hasta 5 mil dólares por cada ‘terrorista’ entregado a Estados Unidos” (“Bounties paid for terror suspects”, 16 de enero de 2007). La Alianza del Norte es una facción de fundamentalistas islámicos, señores de la guerra y capos del narcotráfico alineados con Estados Unidos en la ocupación de Afganistán.

Tortura “casi coreografiada” por “los más altos funcionarios del gobierno de Bush”

El uso generalizado de la tortura fue cosa sabida para los que estaban en la cima de la cadena de mando.

Todos los altos funcionarios del régimen de Bush, incluso Bush mismo, aprobaron lo que Bush insistía en llamar “métodos de interrogación ampliados”. Bush le dijo a Martha Raddatz, corresponsal de la Casa Blanca para el noticiero ABC: “Bueno, comenzamos a juntar los cabos con el fin de proteger a la población estadounidense. Y sí, sé que nuestro equipo de seguridad nacional se reunía en torno a esta cuestión. Y lo aprobé”.

El noticiero ABC informó: “Los funcionarios más altos del gobierno de Bush discutían repetidamente y aprobaban detalles específicos de exactamente cómo la CIA iba a interrogar a los sospechosos de al-Qaeda de alto valor. Las discusiones de alto nivel sobre esos ‘métodos de interrogación ampliados’ eran tan detalladas, de acuerdo a esas fuentes, que algunas sesiones de interrogación casi se coreografiaron, por ejemplo cuántas veces los agentes de la CIA podían usar una táctica determinada” (“Bush Aware of Advisers’ Interrogation Talks”, de Jan Crawford Greenburg, Howard L. Rosenberg y Ariane de Vogue, 11 de abril de 2008).

A raíz del escándalo mundial sobre la revelación de la tortura brutal y sádica que ocurría en la cárcel de Abu Ghraib bajo el mando de Estados Unidos, el ejército estadounidense encomendó que el general de división Antonio M. Taguba encabezara una investigación oficial. Cualquiera que fuera la intención de aquellos que lo designaron, el informe de Taguba concluyó que “abusos criminales sádicos, flagrantes y gratuitos” ocurrían en Abu Ghraib y que eran “sistémicos e ilegales”.

A Taguba lo mandaron presentarse en  la Casa Blanca, donde lo interrogaron y se burlaron de él el secretario de Defensa Donald Rumsfeld y Paul Wolfowitz, otro arquitecto de peso de la guerra de Irak, quien le preguntó si lo que se hizo a los detenidos fue tortura “o abuso”. Taguba dijo a los funcionarios de la Casa Blanca, incluido el secretario de la Defensa Rumsfeld: “Un detenido desnudo que está esposado, en el suelo mojado, mientras un interrogador le mete cosas al recto… Eso no es abuso. Eso es tortura”. Eso fue en 2004, hace cinco años. (Ver “The General’s Report” de Seymour M. Hersh, 25 de junio de 2007).

La lógica inmoral, e imperialista, de la tortura

Los términos del debate sobre los memos de tortura en los medios grandes se basan en si la información extraída por la tortura es “confiable” o no. Esos términos son tanto engañosos como moralmente equivocados.

El uso sistemático, generalizada y abiertamente aprobado de la tortura por Estados Unidos en la llamada “guerra contra el terror” no se trata principalmente de información. Las imágenes de Abu Ghraib y Guantánamo, de la humillación sexual degradante y de la tortura grotesca física y sicológica, tenían por objeto infundir terror en la mente y el corazón del pueblo en general, no sólo en Irak y Afganistán, sino alrededor del mundo.

Que quede claro: la tortura es literalmente y en esencia un crimen de lesa humanidad. Al igual que la violación, de manera sistemática se pretende degradar por medio de la violencia a las personas y quitarles la propia humanidad. Cualquier gobierno que desde sus puestos más altos no sólo tolere cosas así sino que las justifique y diga que sean “instrumentos de la política”... cualquier gobierno que, una vez que esto se hubiera denunciado, no procese a los autores sino al contrario les dé una inmunidad por adelantado... pone de manifiesto que es un gobierno que para funcionar, necesita tales crímenes y tales criminales. Cualquier pueblo que no resista tales crímenes y no exija acción judicial contra los torturadores y aún más contra aquellos del más alto rango que formularan la política, pone de manifiesto que está en complicidad con esos crímenes. Y al dejar pasivamente que se degrade y ataque la humanidad de los demás, pierde la suya.

Es aleccionador examinar la columna de Thomas Friedman en el New York Times en apoyo de la decisión de Obama de hacer públicos los Memos pero de no procesar a los torturadores. Mientras alega que ahora se opone a la tortura, Friedman sostiene: “Al Qaeda fue de veras un enemigo único y en varios sentidos, la era post-11 de septiembre fue una guerra profundamente confusa”. Más adelante, agrega: “Logramos disuadir a los rusos porque amaban a sus hijos más que nos odiaban a nosotros; no querían morir. Los agentes de Al Qaeda nos odiaban a nosotros más que amaban a sus propios hijos. Pusieron por los cielos el martirio y dejaban atrás a las familias” (“A Torturous Compromise”, 28/04/09).

El argumento de Friedman es que amenazar de matar a sus hijos fue suficiente para que Estados Unidos pudiera enfrentarse a sus antiguos rivales, los rusos, pero como, según Friedman, eso no funcionará con los fundamentalistas islámicos, se necesitan métodos aún más brutales, sádicos, extremos y atroces.

Habla Thomas Friedman, y no Barack Obama. Pero Friedman no es simplemente un columnista cualquiera — es una influyente voz de las fuerzas de la clase dominante representadas por el Partido Demócrata. En realidad la lógica de su argumento es simplemente una versión más franca y burda del argumento de Obama de que la acción judicial dañaría la “confianza” de “los hombres y las mujeres de nuestra comunidad de inteligencia que sirven con valor en las primeras líneas de un mundo peligroso”.

La aprobación legal de la tortura que vino de los más altos niveles fue una declaración de que las personas que gobiernan a Estados Unidos son despiadadas, locas y no escamitarán esfuerzo alguno para defender su “derecho” de dominar el mundo; que no sólo matarán a ti y a tu familia, sino te mantendrán preso, te torturarán y te joderán diabólicamente la mente, no sólo te torturarán el cuerpo sino te torturarán la misma psiquis de modos que te harán querer que estuvieras muerto. Hacen todo eso al servicio de su imperio.

Se necesita: Acción judicial y justicia

Dick Cheney, el vicepresidente de Bush, y las personas alrededor de él en la clase dominante, están arremetiendo contra Obama supuestamente por no confrontar con la debida energía al terrorismo porque permitió que se divulgaran los memos de la tortura. Obama, a su vez, promete que mientras anda limpiando la imagen de Estados Unidos, nadie va a procesar a los torturadores.

Pero los intereses de la justicia son completamente inaceptables en el marco de los términos de ese “debate”.

La tortura es tortura. Es inmoral e ilegal.

La lógica subyacente de la negativa de Obama de procesar a los agentes de la CIA que llevaron a cabo la tortura es que “simplemente estaban siguiendo órdenes”. En los Juicios de Núremberg contra los criminales de guerra nazis después de la Segunda Guerra Mundial, se dictaminó que esa “defensa” era explícitamente inválida. Además, Obama se niega, al menos a este momento, sin ninguna protesta de masas ni agitación social, a procesar a aquellos que dieron las órdenes.

La negativa de procesar a los torturadores encierra una lógica inmoral. Esa “lógica” se reduce a lo siguiente: tenemos que hacer lo que sea para proteger a la vida de los estadounidenses. Luego, si esas medidas provocan aún más odio contra los estadounidenses alrededor del mundo, “nosotros” tenemos que llevar a cabo una brutalidad aún más vil para proteger a la vida de los estadounidenses. A esta “lógica” la acompaña la suposición de que la vida de los estadounidenses valga más que la de los demás. En un mundo de agudos desequilibrios, en que unos pocos países saquean al mundo y en que vastas zonas del planeta sufren inanición y dolor generalizados, esa lógica es moralmente inaceptable.

Esta lógica refleja los intereses de una clase específica, los imperialistas capitalistas que ocupan la cúpula del imperio estadounidense y lo manejan y que luchan por “su tajada” de ese botín. Pero esa lógica NO refleja los intereses fundamentales de la mayoría de los habitantes del mundo. NO concuerda con los intereses del pueblo vivir en un mundo en que los imperialistas pueden tener a sus agentes colocarles capuchas en la cabeza y electrodos sobre las partes privadas de los que consideren una amenaza y aterrorizarlos bajo el pretexto de la seguridad y al servicio de la explotación y el imperio.

Es un hecho que la tortura siempre ha sido parte del arsenal del imperialismo yanqui — desde cuando los colonos rostizaron vivos a los amerindios, hasta el uso del submarino durante la conquista y la ocupación de las Filipinas y la tortura de los presos para extraerles confesiones falsas en las mazmorras de la policía de Chicago. Toda esa tortura, encubierta y de costumbre ilegal, ya es bastante horrible.

Sin embargo, si los que establecieron, legitimaron y endosaron la tortura abierta simplemente se salen con la suya, si los que tramaron el “escudo dorado” jurídico para la tortura se salen con la suya y si los que “casi coreografiaron” la tortura se salen con la suya, será nada más que una declaración de que los torturadores no tienen que preocuparse de las consecuencias en el futuro. A pesar de las promesas almibaradas del representante del sistema imperialista, Obama, su acción dejaría intacto el derecho de los imperialistas yanquis de ordenar la tortura.

Por otro lado, si la gente EFECTIVAMENTE resiste, si EFECTIVAMENTE exige que se procese a los criminales y si libra una lucha política seria para hacer que ocurra eso, puede constituir el comienzo de una lucha que, entre otras cosas, puede conducir a los primeros pasos y a la posibilidad de la verdadera justicia, y no a una dizque redención y/o “reconciliación” falsa que supuestamente nos hacen sentir bien al estilo de “olvidemos lo que pasó y seguimos adelante” pero que en última instancia sólo posibilitan aún más y aún peores crímenes en la empresa criminal sangrienta conocida como Estados Unidos.  

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Un paralelo histórico

Hay un precedente de mal agüero para la especie de justificación legal tan compleja y de tan alto nivel para la tortura ilegal que se encuentra en los memorandos del régimen de Bush. En una columna reciente, Shayana Kadidal, el principal abogado del proyecto Guantánamo del Centro por Derechos Constitucionales, escribe sobre este paralelo histórico:

El problema: La nación ha estado en pie de guerra por años. Los dirigentes elegidos creen que hay un montón de células subversivas escondidas en la sociedad. Los funcionarios del gobierno federal deciden que hay que aplicar la tortura a los elementos subversivos (no está claro el propósito: sembrar el terror entre sus compañeros, extraer inteligencia o sacar confesiones). Pero los agentes del orden público están renuentes a aplicar técnicas de ‘interrogación más rigorosas’”.

Kadidal informa sobre la solución:

“[Un] memorándum, el producto conjunto de los funcionarios más altos de los departamentos de la inteligencia y la justicia, que explica con extraordinario detalle cuando se pueden aplicar ciertas técnicas, el equipo específico para tales interrogaciones, la cantidad de veces que se pueden usar ciertas técnicas con ciertas categorías de detenidos, etc. — y específicamente promesas de inmunidad de las acciones judiciales cuando se sigan las reglas escrupulosamente”.

Finalmente, Kadidal señala el tiempo y el lugar:

“No estamos en Washington, D.C., en 2002-2005, sino la Alemania nazi, el 4 de junio de 1937”.

(“The Torture Memos: Berlin, 1937 Version” de Shayana Kadidal, Huffington Post, 21 de abril de 2009.)

El paralelo es válido y hace pensar. Legalizar la tortura fue un elemento importante para legitimar el programa nazi. Fue una de las cosas que legitimaron a los nazis. Puso un sello de aprobación formal y legal a una actividad que, si se considerara el trabajo de matones que actúan al margen de la ley, quizás hubiera suscitado más descontento e indignación.

Legalizar la tortura contribuyó a allanar el camino para la aquiescencia de los “buenos alemanes” que se dejaron llevar por el programa nazi. Pues, pudieron decirles a sí mismos, “es legal”.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Dos razones por las cuales Obama se niega a juzgarlos

Alan Goodman

Al anunciar la divulgación de los documentos sobre la tortura, Barack Obama dijo que él lo hacia así porque:

“En primer lugar, las técnicas de interrogatorio descritas en estos memos ya han sido ampliamente divulgadas. En segundo lugar, la Administración anterior reconoció públicamente partes del programa y algunas de las prácticas asociadas con estos memos. En tercer lugar, ya se han terminado con las técnicas descritas en tales documentos a través de una Orden Ejecutiva. Por lo tanto, la retención de estos memos sólo serviría para negar los hechos que han estado en el dominio público durante algún tiempo. Esto podría contribuir a una recapitulación inexacta del pasado y atizar suposiciones inflamatorias y erróneas sobre las medidas adoptadas por los Estados Unidos”.

De más importancia, dijo: “En la divulgación de estos memos, nuestra intención es la de asegurar a quienes llevaron a cabo sus funciones, basándose en la buena fe del asesoramiento jurídico del Departamento de Justicia, que no van a ser objeto de enjuiciamiento”.

¿Por qué Barack Obama insiste en no procesar a los que ordenaron o llevaron a cabo esos crímenes?

Razón #1: Policía bueno / Policía malo

En primer lugar, la promesa de Obama para no enjuiciarlos significa proteger a la CIA y a otros agentes del imperialismo de los EE.UU., haciéndoles saber que son necesarios para llevar a cabo sus crímenes y no es necesario que teman y de hecho no deban temer que nadie está mirando sobre su hombro cuando lo hagan. Es muy llamativo que el día en que se publicaron los documentos sobre la tortura, Obama pronunció un discurso en la sede de la CIA. ¿Qué dijo? ¿Dijo que la tortura es un delito, y que estas cosas nunca se deben hacer de nuevo?

No.

Abrió su discurso diciendo: “Es un gran honor estar aquí con los hombres y las mujeres de la CIA. Por algún tiempo he tenido muchas ganas de venir a Langley para poder entregarles un mensaje simple en persona a nombre del pueblo norteamericano: Gracias. Gracias por todo el trabajo que hacen para proteger al pueblo estadounidense y la libertad que todos valoramos”.

Y luego de explicar que él se vio obligado a divulgar los documentos sobre la tortura a causa de las decisiones judiciales y porque consideró que era oportuno hacerlo, dijo: “No se desanimen el que hayamos tenido que posiblemente reconocer que hemos cometido algunos errores. Así es cómo aprendemos. Pero precisamente debido al hecho de que estamos dispuestos a reconocerlos y, a continuación, seguir adelante, me siento orgulloso de ser presidente de los Estados Unidos y es por eso que ustedes deben estar orgullosos de ser miembros de la CIA”.

Al publicar los documentos sobre la tortura, Obama estaba jugando al “policía bueno” de una forma que Bush no lo hizo. Está trabajando para apuntalar la imagen de los Estados Unidos por todo el mundo, para maniobrar en la batalla por la opinión pública en contra de las fuerzas que toda la clase dominante de los EE.UU. considera como fuerzas fundamentalistas islámicas reaccionarias que son como obstáculos insoportables para sus intereses en el Medio Oriente y más allá.

Pero con el número del “policía bueno” va el reparto verdadero: el “policía malo”, y Obama puede ser eso también. En la película El padrino Michael Corleone se presentó de manera civilizada y piadosa en el bautizo de su sobrino, mientras que fuera de la iglesia, sus esbirros acribillaban a sus rivales. Asimismo, mientras Obama habla de la defensa de “nuestros valores y nuestros ideales, incluso cuando es difícil, no sólo cuando es fácil; incluso cuando tenemos miedo y estamos bajo amenaza”, al mismo tiempo ordena la muerte desde el cielo a través de los aviones sin piloto de la CIA en Pakistán, y sirve como comandante en jefe de la máquina de guerra imperialista de los EE.UU. que masacró a 147 civiles en Afganistán el 4 de mayo de 2009.

Razón #2: “La justicia llevada a su extremo lógico... despedazaría a nuestro país”

Hay otra razón por la cual Obama no enjuiciara a los autores de la tortura. En una columna del New York Times (“A Torturous Compromise”, 28/02/09), Thomas Friedman escribe que “la justicia llevada a su extremo lógico aquí probablemente requeriría llevar a juicio a George W. Bush, a Donald Rumsfeld y a otros altos funcionario, lo que despedazaría a nuestro país…”.

De hecho, podría hacerlo.

Hay divisiones reales y potencialmente volátiles en la clase dominante de los EE.UU. incluso sobre la publicación de los memos. El ex vicepresidente Dick Cheney ha estado en todas las noticias, básicamente advirtiéndole que Obama está exponiendo a los EE.UU. a otro 11 de septiembre o algo peor. Las encuestas muestran que “los cristianos evangélicos”, la mayoría de los cuales forman la base social fundamental para el ex régimen de Bush, son el sector de la sociedad que más apoya el uso de la tortura. Las fuerzas de la clase dominante agrupadas en torno a Bush, aunque están fuera del cargo por el momento, continúan impenitentes y poderosas, tal como se expresa por ejemplo en la gran promoción de Cheney en las grandes redes de noticias y televisión, cosa que es muy poco usual decir al menos acerca de un ex vicepresidente muy impopular.

Y hay otra dimensión de la advertencia de Friedman de que el enjuiciamiento “destrozaría a nuestro país”. Millones y millones de personas que se sintieron indignadas por los crímenes del régimen de Bush, tal como la sanción burda y abierta de la tortura. Es una cosa aplacar a estas personas con un nuevo presidente que, en virtud de una orden judicial, divulga algunos memos que documentan la forma en que la administración anterior hizo suya la tortura. Es otra muy distinta proseguir un proceso penal de quienes infringieron la ley en el régimen de Bush. Esa acusación podría abrir la puerta a lo que se denomina una “crisis de legitimidad”, un momento en que la legitimidad del orden dominante se pone en cuestión, cuando importantes sectores de la gente llegan a ver el orden gobernante como algo ilegítimo.

Una investigación penal también tendría el potencial de destapar la participación activa de las fuerzas dirigentes del Partido Demócrata en la franca sanción de la tortura. Por ejemplo, la CIA, para sus propios fines, publicó hace poco una declaración reveladora de que la lideresa del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, recibió informes de todo lo que estaban haciendo, y ella dio el visto bueno para el programa. Ese señalamiento da una idea del tipo de luchas intestinas en la clase dominante que podrían estallar en caso de que una investigación penal logre despegar.

En resumen, toda la clase dominante, incluido Barack Obama, está preocupada de que si se prosigue, la persecución penal de quienes orquestaron y cometieron torturas podría provocar un cuestionamiento generalizado no sólo de cómo los EE.UU. defiende su imperio sino abre la puerta a que las personas lleguen a ver que este es un imperio, un imperio mucho más sangriento que el de la antigua Roma.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Los memos: Un “escudo dorado” para la brutalidad depravada

Aquellos que redactaron los memos de Bush sobre la tortura incluyeron a Jay S. Bybee, el entonces jefe de la Oficina de Consejeria Legal de la Casa Blanca (OLC). Bybee fue posteriormente nombrado por George W. Bush para una posición en la corte de apelación federal de alto nivel, en la que aún continúa.

Jack Goldsmith quien sucedió a Bybee como jefe de la OCL, en esencia es un defensor de la justificación política para la llamada “guerra contra el terror”. Escribió un libro, “La presidencia del terror”, el cual reclama que el gobierno debió tener una importante expansión del poder para llevar la “guerra contra el terror”. Incluso, Goldsmith fue sorprendido por los memos de la tortura.

Así es como Goldsmith caracterizó la manera como fueron entendidos estos memos por la CIA: “Actos violentos no significan necesariamente tortura; si usted ejerce tortura probablemente tendrá una defensa; y si aun usted no tiene una defensa, la ley de la tortura no es aplicable si usted actúa bajo el aval de la autoridad presidencial”. Y, Goldsmith continuó, “los interrogadores y supervisores” de la CIA vieron estos hallazgos como “un ‘escudo dorado’ como lo llamó después un agente de la CIA, algo que era muy reconfortante” (citado en Justice At War, de David Cole).

Los memos publicados por la Oficina de Consejeria Legal de la Casa Blanca no solamente dieron el “escudo dorado” para los torturadores, estos dieron instrucciones especificas y detalladas sobre cómo llevar a cabo la tortura en formas que aplicaban un barniz de legalidad civilizada a la brutalidad depravada.

El memo del 10 de mayo de 2005 de Steven Bradbury (otro abogado de la OLC) anota que la Oficina de Servicios Médicos de la CIA (siquiatras y doctores que violan la ética más básica de la profesión médica al facilitar la tortura) estuvieron a la espera para practicar una traqueotomía si durante el submarino el sospechoso está enfrentándose a la muerte. Escribió aprobatoriamente que “siempre había un equipo de emergencia médica necesario —aunque no era visible para el detenido— durante cualquier aplicación del submarino”.

El memo de la tortura de Bybee del 1º de agosto de 2002 es una justificación legal exhaustiva y un libro guía de tortura, que explica sistemáticamente una amplia gama de precedentes legales internacionales que no aplican a los torturadores de la CIA y/o cómo sintonizar las técnicas de tortura para burlar las existentes leyes internacionales y de Estados Unidos.

El memo de Bybee, por ejemplo, examina en detalle un caso en el cual una corte de Estados Unidos encontró responsable a los torturadores serbios bajo la Ley Federal de Protección a Víctimas de Tortura (TVPA). Los actos que la corte de Estados Unidos dictaminó que constituyeron tortura incluyeron golpes, colgar a las victimas de los pies y amenazas de muerte en forma de “ruleta rusa”, junto con un tratamiento degradante (Mehinovic v. Vuckovic, 2002).

Sobre este ejemplo en particular (como a través de su memo) Bybee hace tres cosas:

1) Simplemente desestima algunos de los hallazgos dictaminados en la corte federal en este caso. Bybee escribe: “En la medida que se pudiera interpretar que la opinión [el fallo de la corte que dictaminó contra los torturadores serbios] significa endorsar la idea de que este simple acto y el dolor que conlleva, considerado en aislamiento, alcanzó el nivel del ‘dolor extremo y sufrimiento’, estaríamos en desacuerdo con tal fallo de acuerdo a nuestra interpretación del estatuto penal”.

2) Identifica técnicas serbias específicas de tortura que la corte dictaminó que eran ilegales, como golpear a una víctima con un tubo metálico o arrancar los dientes de la víctima, en esencia para instruir a los torturadores: no lo hagas de esta manera, hazlo de otra manera.

3) El memo de Bybee asegura a los torturadores de la CIA que bajo este precedente sus actos no serán considerados tortura: “Una amplia revisión de este caso y de los casos de la TVPA en general muestra que se han resarcido solamente actos de una extrema naturaleza bajo la indemnización civil para la tortura de la TVPA”.

En esta forma, los memos de la tortura dan tanto un “escudo dorado” como una guía para los torturadores.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Editorial

Los memos sobre la tortura

La cobertura en este número de Revolución de “los memos sobre la tortura” de los abogados del régimen de Bush es de especial significado para las y los lectoras/es. Estos memos que se publicaron el mes pasado, legalizaron la tortura de miles por los Estados Unidos en la estela del 11/9. Y mientras Obama ha prometido que los Estados Unidos no continuará la tortura, enfáticamente se ha opuesto a más investigación legal y cualquier interposición judicial de aquellos que desarrollaron y llevaron a cabo estos crímenes. Y Obama ha planteado que los torturadores no serán llevados a la corte penal.

En respuesta, deberían continuar los esfuerzos para llevar la verdad al pueblo sobre estos criminales y los métodos brutales que legalizaron y patrocinaron. La mayoría de las personas no tiene idea del alcance y el significado de estos crímenes; ellas deben ser informadas. Aquellos que “no quieren saber”, deben ser desafiados. Todo esto debe servir para construir la lucha política de masas para exigir que estos criminales del más alto orden (y en los más altos niveles de la sociedad) sean juzgados y castigados por sus actos criminales.

Hacer menos es inaceptable. Barack Obama ha dicho que este es un tiempo para “la reflexión, no para la retribución”. NO, este no es un tiempo para la reflexión, ni para poner esa era de tortura de Bush “detrás de nosotros” con el objeto de “unificar el pueblo norteamericano” y “reparar la imagen de Estados Unidos ante el mundo”. Este es un tiempo para dar a conocer a millones la realidad horrorizante sobre la tortura de los prisioneros en Guantánamo, y en las prisiones dirigidas y patrocinadas por Estados Unidos alrededor del mundo. Y, de nuevo, este es un tiempo para organizar y expandir la resistencia y exigir que sean juzgados estos criminales y que se haga justicia.

La clave para esto es distribuir el periódico Revolución ampliamente y en todas partes: poner este periódico (y su edición en línea) en las manos de miles. Lea detenidamente estos artículos, discútalos en grupos pequeños o grandes. Y sí, lance retos a la gente y lleve una lucha fuerte con aquellos que han estado silenciosos o indiferentes para que no nos den la espalda cuando sean confrontados con la horrible realidad de la cual su gobierno es responsable.

Como señala el principal artículo de este número: “Que quede claro: la tortura es literalmente y en esencia un crimen de lesa humanidad. Al igual que la violación, de manera sistemática se pretende degradar por medio de la violencia a las personas y quitarles la propia humanidad. Cualquier gobierno que desde sus puestos más altos no sólo tolere cosas así sino que las justifique y diga que sean ‘instrumentos de la política’... cualquier gobierno que, una vez que esto se hubiera denunciado, no procese a los autores sino al contrario les dé una inmunidad por adelantado... pone de manifiesto que es un gobierno que para funcionar, necesita tales crímenes y tales criminales. Cualquier pueblo que no resista tales crímenes y no exija acción judicial contra los torturadores y aún más contra aquellos del más alto rango que formularan la política, pone de manifiesto que está en complicidad con esos crímenes. Y al dejar pasivamente que se degrade y ataque la humanidad de los demás, pierde la suya”.

Desde la perspectiva de construir un movimiento revolucionario que apunta a alcanzar un mundo donde ningún ser humano someterá a otro a estas brutalidades, para torturar o cualquier otra represión violenta, hay una importancia urgente para actuar ahora. Hay un momento para aprovechar, para trazar una fuerte línea divisoria, desenmascarando y aislando a aquellos que representan un mundo de opresión, explotación respaldado por legiones de asesinos y torturadores que imponen todas esas relaciones. Tal desenmascaramiento llenará a la gente de una urgencia indomable de protestar, para exigir el juzgamiento y castigo de los torturadores y de los que les dieron a éstos sus órdenes.

A la luz de esto, las acciones convocadas para el 28 de mayo por El Mundo No Puede Esperar tomarán gran relevancia. (Vea el recuadro de la página 2.) Todos aquellos que están indignados, quienes no se pueden sentarse de brazos cruzados mientras su gobierno permite que esos criminales y asesinos salgan libres en la impunidad, deberían estar preparándose y construyendo para estas manifestaciones dondequiera que se den.

Hay lucha intestina sobre estos memos en las filas de la clase dominante sobre cómo reparar la imagen del imperialismo de Estados Unidos, forjar unidad con la lealtad de las personas que odiaron a Bush y hacer eso al mismo tiempo que persiguen los mismos objetivos que Bush representó. Desde la perspectiva de construir un movimiento revolucionario, estas fisuras en la clase dominante podrían crear verdaderas aberturas para que la furia y la resistencia de las masas abran paso. Esto es por lo que nosotros debemos trabajar, desde la perspectiva estratégica de acelerar el desarrollo de una situación revolucionaria, moldear tanto como sea posible los términos políticos de la situación y reunir las fuerzas revolucionarias, aun cuando estemos esperando en tensión y preparándonos para más rupturas y crisis en la situación en general que la propia dinámica de este sistema generará.

Como concluye el artículo “Los memos sobre la tortura… y la necesidad de tener justicia”, “Si la gente EFECTIVAMENTE resiste, si EFECTIVAMENTE exige que se procese a los criminales y si libra una lucha política seria para hacer que ocurra eso, puede constituir el comienzo de una lucha que, entre otras cosas, puede conducir a los primeros pasos y a la posibilidad de la verdadera justicia, y no a una dizque redención y/o ‘reconciliación’ falsa que supuestamente nos hacen sentir bien al estilo de ‘olvidemos lo que pasó y seguimos adelante’ pero que en última instancia sólo posibilitan aún más y aún peores crímenes en la empresa criminal sangrienta conocida como Estados Unidos”.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

CAVILACIONES Y FORCEJEOS

Sobre la importancia del materialismo marxista, el comunismo como una ciencia, el trabajo revolucionario con sentido y una vida con sentido
Parte 2

Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

Nota de la redacción: A continuación presentamos un pasaje del texto de una charla que dio Bob Avakian anteriormente este año. A partir de este número, presentaremos las entregas de la charla en Revolución. En preparación para su publicación se le hicieron revisiones y se le agregaron notas. El texto íntegro saldrá en línea próximamente. Otras partes de la charla están en línea en http://revcom.us/a/162/ruminations-TOC-es.html.

La vida con un propósito: Experiencias diferentes, puntos de vista espontáneos diferentes y concepciones del mundo fundamentalmente diferentes

Para adentrarnos más, hay dos cosas que guardan relación con todo eso y que afectan muy considerablemente la vida humana, las relaciones humanas y el pensamiento humano: uno, que todo ser humano muere; y dos, que los seres humanos no solo se dan cuenta de ello sino que en muchas formas, están agudamente conscientes de ello. Ahora bien, no se trata de hablar de manera “existencialista” o de caer en el existencialismo como punto de vista filosófico, pero sí cabe, como quien dice, explorar esta cuestión, aunque sea un ratito. ¿Por qué planteo esta cuestión? Bueno, muchas veces, por ejemplo en la literatura existencialista pero también en mucha literatura que pretende tratar las “ironías y tragedias profundas de la vida”, esa contradicción constituye un tema importante —que los seres humanos son seres vivos pero todos mueren y que están conscientes del hecho— es un fenómeno importante con que la gente forcejea. Ocurre en la filosofía pero también en las artes. Especialmente en una sociedad que pone tanto énfasis, ideológicamente, en “el individuo”, al mismo tiempo que aplasta y sofoca a los individuos en la realidad material —en particular en la sociedad estadounidense y el imperialismo estadounidense— no es de sorprenderse que este fenómeno, que los seres humanos mueren y que están conscientes de ello, tenga un lugar prominente en la cultura.

También es uno de los elementos que más tienen que ver en la religión y en la manera en que la gente entiende y explica el fenómeno de la religión — y tal como muchos dicen, la necesidad de esta. Algunos hasta sostienen que siempre habrá religión porque la gente necesita una manera de aceptar la muerte — no solamente su muerte propia sino aún más, a lo mejor, la muerte de los seres queridos. Es interesante, hace poco leí una de esas novelas baratas, de dos hermanas, las hermanas O’Shaughnessy (escriben novelas de suspenso con temas relacionados a abogados, juzgados y procesos —novelas que no puedes dejar— algo divertidas para entretenerse), y de hecho en ese libro hicieron de pasada un comentario interesante sobre lo litigiosa que hoy es la sociedad estadounidense (una de las hermanas antes era abogada). Mencionaron específicamente lo mucho que se litiga la muerte causada por negligencia de otro, que por supuesto es un fenómeno mayor en Estados Unidos: si alguien se muere es muy posible que se entable una demanda de “muerte por negligencia” — a menos que se trate de una persona de las masas básicas y en tal caso por lo común no le importa a nadie que esté en una posición de autoridad o de prominencia; si bien hay unos casos sonados en que demandan a la policía por asesinar a un ser querido, por lo general la muerte de una persona de las masas básicas no es motivo de un litigio. Pero, como sea, en ese libro señalaron que en países como Estados Unidos, donde se ha dado cierto descenso en la fe religiosa (por lo menos del tipo “tradicional”), se ha aumentado el número de demandas de “muerte por negligencia” porque la gente necesita tener a quién echar la culpa — ni sé si todo ello es cierto pero es algo interesante sobre el que reflexionar. Especialmente si no les toca el falso consuelo que ofrece la religión —de que “ya están en un lugar mejor”, que “Dios les tenía un plan” y tantos otros dichos intolerables que repiten cuando alguien se muere— pues hay que imputarle la responsabilidad a alguien, así que entablan una demanda de muerte por negligencia. Total, el comentario se me hizo interesante y provoca reflexiones. No estoy seguro de que capte un aspecto esencial de la realidad pero es algo interesante como elemento secundario.

Lo principal que estoy explorando aquí en breve es que a menudo usan el hecho de que los seres humanos mueren para justificar la religión o de todas maneras para sostener que los seres humanos siempre necesitarán la religión: según ese argumento, para aceptar la muerte los seres humanos siempre necesitarán algún consuelo en forma de un tipo u otro de religión.

“La vida humana es finita pero la revolución es infinita”

He aquí algo que vale la pena explorar un poco — precisamente desde el punto de vista materialista y en relación a nuestra perspectiva y objetivos comunistas. En primer lugar, es necesario reconocer que si bien la muerte es universal para los seres humanos —pues todos morirán tarde o temprano—, no existe ningún punto de vista común sobre la muerte: las personas de distintas condiciones sociales tienen distintas experiencias con toda clase de fenómenos y distintos puntos de vista hacia esos fenómenos, incluida la muerte.

En este sentido, pensaba yo en una declaración atribuida a Mao hacia el final de su vida — creo que salió en una carta que según se dijo, él escribió a Chiang Ching en donde hablaba sobre lo que había tratado de lograr durante la revolución en China y como parte de la revolución mundial y las maneras que había confrontado los obstáculos en eso. Dijo algo al efecto de que “la vida humana es finita pero la revolución es infinita”. Ahora bien (suponiendo que él efectivamente dijo eso), no creo que Mao quiso decir eso en el sentido literal —literalmente que la revolución es infinita— porque Mao era suficientemente materialista como para saber que la existencia humana como tal, la existencia de los seres humanos como una especie, no va a ser infinita. O tal vez, como ha sugerido otro camarada dirigente, Mao estaba pensando efectivamente en términos más amplios —más allá de la existencia humana— sobre la realidad global y el hecho de que la totalidad de la realidad avanza no solo en línea recta y a pasos graduales, sino que se caracteriza por profundos saltos y rupturas que abarcan cambios cualitativos de un estado de materia en movimiento a otro. En cualquier caso y según la dimensión en que hablaba Mao sobre seres humanos y sociedad humana, estaba señalando la contradicción de que los individuos pueden desempeñar cierto papel —y específicamente si llegan a estar conscientes de la necesidad de la revolución y más al grano si pueden adoptar la perspectiva y el método del comunismo, podrán contribuir mucho a la transformación radical de la sociedad humana— pero en todos los casos aún tendrán un papel y contribuciones limitados, no solo por su capacidad (y deficiencias) particulares y por sus circunstancias sino también por el hecho de que la vida humana es finita, que las personas solo viven por unas cuantas décadas. Pero la revolución —es decir, no solo el derrocamiento de las clases explotadoras sino muy entrado en el futuro en la sociedad comunista, la necesidad de seguir transformando la sociedad, la necesidad de reconocer y transformar la necesidad en libertad—se presentará constantemente, y los seres humanos con diversos grados de conciencia constantemente se desempeñarán con relación a eso. Así que, con respecto a la sociedad humana, eso es el significado esencial de la frase (atribuida a Mao) de que la vida humana es finita pero la revolución es infinita.

Eso impone un reto moral importante y, si se permite, psicológico — o en términos de la orientación básica de uno. Es verdad que todos van a llevar una vida relativamente corta — por seguro en comparación a la vida del cosmos. Aun cuando a través de milenios hemos podido prolongar la vida humana por varias décadas, todavía constituye un período de tiempo relativamente breve. Pero es cierto que su vida, sea corta o larga (dentro de este marco general finito), se va a dedicar a una clase u otra de objetivo. Se moldeará por fuerzas más grandes que son independientes de su voluntad, pero de ahí está la cuestión de cómo cada individuo —así como en una dimensión distinta, más amplia, las clases sociales— responderán a la manera en que las contradicciones que están moldeando las cosas las confrontan y las afectan. Además, hay volición (voluntad propia) consciente y decisión consciente en términos de lo que las personas hacen con su vida, en relación a lo que ven como necesario, posible y deseable. Después de todo, no es como si revolución fuera algo ajeno a la experiencia humana, ni de hecho es ajena a la existencia material; en otras palabras, no es como si las personas no llevaran a cabo la revolución. No es como si se quisiera decir con “la revolución es infinita” que existe algo llamado Revolución con una R en mayúscula, que es una especie de fuerza metafísica, como la naturaleza con una conciencia o una historia con una conciencia que esté marchando hacia adelante conforme a alguna especie de concepto teleológico.

No, las personas hacen la revolución. La hacen sobre una base específica. Eso es el quid de lo que dijo Marx, a que me he referido repetidamente por una buena razón: las personas hacen la historia pero no la hacen del modo que le den la gana — la hacen sobre la base de ciertas condiciones materiales específicas que han heredado de generaciones previas y que son independientes de la voluntad de los individuos. Pero dentro de ese marco, las personas tienen mucha iniciativa y una gran cantidad de posibilidades para tomar decisiones conscientes sobre lo que van a hacer con su vida; y mientras más tomen conciencia de la manera en que realmente son el mundo y las contradicciones que lo impulsan y que efectivamente se mueven y se cambian, más conscientes pueden ser sus decisiones sobre lo que van a hacer con su vida.

Me motivé a pensar más sobre este tema general después de ver una película sobre la pandilla P-Stone Nation de Chicago. La película contiene entrevistas con algunos “O.G.” (Original Gangster, o “pandillero original”) —los veteranos o ex miembros de la pandilla quienes ahora tienen de 50 a 60 años de edad— gente que pertenecía en ese entonces al P-Stone Nation y que se quedó dentro varias décadas pero quienes ahora han dejado esa vida, por así decirlo. En una entrevista uno de estos tipos habla de la situación de las pandillas y de los jóvenes quienes hoy estas atraen. Es curioso, pero con mucha frecuencia cuando por el paso del tiempo una generación de personas que ya son un poco mayores que los adolescentes y personas veintiañeras quienes hoy son los “soldados” de estas pandillas, dicen acerca de los más jóvenes hoy: “Bueno, la onda estaba bien loca cuando yo hacía esto, pero hoy estos jóvenes están bien re-locos, mucho más que nosotros”. Pero para mí lo que se destacó en lo que dijo este tipo fue su comentario de que hoy los jóvenes no esperan vivir ni hasta que tengan 21 años de edad — y sencillamente no les importa. Y de ahí reconoció: así era yo cuando entré en esto — no esperaba vivir hasta tener 21 años de edad y lisa y llanamente no me importaba.

Es esta una contradicción que George Jackson señaló y en que se centró cuando hablaba sobre la cuestión de la revolución, recalcando que el gradualismo nunca atraería a los jóvenes de esa manera — que, como él decía, la idea de la revolución como algo en un futuro muy lejano no tiene sentido para un esclavo quien no espera vivir más allá de mañana. Se trata de una contradicción muy difícil e importante con que tenemos que bregar continuamente. Pero lo que yo quisiera enfatizar es que este punto de vista (de no esperar a vivir más allá de tener los 20 años y no darle importancia a ello) tiene su origen en una cierta experiencia social — es una respuesta más o menos espontánea a esa experiencia social. Eso no quiere decir que de algún modo u otro, misteriosamente y por arte de magia, sea probable que un filósofo existencialista y un miembro de una pandilla tengan puntos de vista muy distintos sobre la vida y la muerte. Tienen diferentes puntos de vista al respecto debido a sus experiencias sociales muy distintas (de nuevo, sin reificar las cosas — sin ignorar o reducir a un todo no diferenciado las diferencias reales entre distintos individuos dentro del mismo grupo social, el cual tiene la misma experiencia social, hablando en términos generales).

Pero esa afirmación contiene algo provocador que da pensar: esos jóvenes no esperan vivir hasta que tengan los 21 años de edad y eso lisa y llanamente los tiene sin cuidado. Ese es un punto de vista muy distinto hacia la vida y la muerte al de una persona de la clase media quien, buena persona que pudiera ser, hace todo lo que pueda para prolongar su vida otros dos años, tres meses, seis días, siete horas y veintisiete segundos o lo que fuera: al hacer el ejercicio correcto, comer la dieta correcta, etc., etc. No digo que la gente debe descuidar toda consideración de salud y buena forma física y vivir lo más que pueda — la duración de su vida sí es importante. Pero lo más importante es que no tiene tanta importancia como la calidad de la vida — es decir, lo que significa la vida de alguien y a lo que esta se dedica, no importa lo larga o corta que fuese. Pero además, cabe recordar que clases sociales diferentes y grupos diferentes en la sociedad con experiencias sociales diferentes tienen puntos de vista diferentes sobre esto — puntos de vista que, sin hablar en términos reduccionistas y mecánicos, sí corresponden en términos generales a distintas experiencias sociales.

O podemos pensar acerca de los jóvenes y otros que dan la vida en luchas y guerras — en muchas ocasiones haciéndolo a voluntad, especialmente hoy, por lo que en última instancia son callejones sin salida u objetivos malos. Pero al contrario ha habido experiencias históricas —y sí, incluso hoy existe experiencia— donde esto se hace por propósitos verdaderamente liberadores, por metas y objetivos emancipadores. O en una dimensión más “personal”, hay padres que dicen: “Tienes que proteger a tus hijos, sea lo que sea”, y quienes sacrifican la vida por los hijos. Algunas veces esto se hace de un modo más elevado y algunas veces de un modo no tan elevado. Pero en términos globales, existe el importante fenómeno de las personas que toman conscientemente la decisión —la que de nuevo está “entrelazada” con la experiencia social, pero que todavía abarca un proceso de tomar conscientemente la decisión— de consagrar y dedicar la vida y de incluso entregarla para uno u otro propósito — algunas veces muy negativo pero algunas veces muy positivo.

Así que el hecho de que todos los seres humanos mueren y de que están conscientes de ello, no es el principio ni el fin de la historia. Esto se da dentro de una realidad mucho más grande y las personas tienen puntos de vista muy diferentes al respecto, lo que en gran medida refleja sus experiencias sociales distintas así como, de manera secundaria pero importante, sus propias experiencias individuales.

No se trata de que el gran drama existencial —y, tal como se presenta a menudo, la gran tragedia inevitable— de los seres humanos es que hagan lo que hagan y pretendan como puedan, no tienen la capacidad de escaparse de la muerte. Se trata de una realidad material. Pero siendo una realidad material, también es algo que las personas aceptan de maneras diferentes y es algo con relación al que actúan conscientemente, bajo circunstancias diferentes y según experiencias sociales diferentes.

Esto tiene mucho que ver con lo que dice “Salir al mundo — como una vanguardia del futuro” sobre por qué al iniciar la guerra popular en China, Mao acudió a lo que llamaba los elementos valientes. Como dijo, estos tenían menos miedo de morir y estaban más dispuestos a correr un riesgo de la muerte. Es como la frase de la canción de Bob Dylan: “Cuando no tengas nada, no tienes nada que perder”. Bien, quisiera recalcar muy categóricamente que no es cierto que los comunistas consideren que la vida humana o la vida de las masas vale poco o no vale nada. Muy al contrario. Como también dijo Mao en forma muy poderosa: de todas las cosas del mundo, el pueblo es la más valiosa. Pero la realidad es que a) nadie podrá escaparse de la muerte y b) la vida de las personas e incluso su muerte van a tener uno u otro contenido y van a contar para una y otra cosa. Sería una tragedia, al decirlo así, si la vida de la gente se entregara para lo que en última instancia son callejones sin salida — o, lo que sería aún peor, propósitos malos. Nunca constituye un acto a la ligera cuando alguien dé su vida, incluso para un fin verdaderamente liberador. Para parafrasear otro dicho poderosamente poético de Mao: si bien morir al servicio de los imperialistas y los reaccionarios pesa menos que una pluma, morir por el pueblo pesa tanto como una montaña. (Hice hincapié de esta orientación en el pronunciamiento que hice con motivo del asesinato de Damián García1). El contenido de la vida de las personas —la calidad de esa vida, a lo que se consagran y se dedican y en última instancia de lo que se ha vivido, el que la muerte venga tarde o temprano— es lo más importante y da sentido de uno u otro modo a la vida de las personas, por corta que fuese en relación a la existencia infinita de la materia en movimiento.

Eso constituye un punto básico de orientación que tiene que ver con la cuestión de si podemos confrontar de hecho y si debemos confrontar la realidad tal como en esencia es —al contrario de la idea de que los seres humanos (o por lo menos algunos de ellos) necesitan algún tipo de consuelo en la forma de distorsiones de la realidad— y en particular inventar dioses y/u otros seres y fuerzas sobrenaturales. Esto es un punto fundamental de orientación ideológica — y de lucha ideológica. ¿Podemos y deberíamos enfrentar la realidad tal como realmente es? ¿Es posible que los seres humanos tengan de hecho y cómo pueden tener de una manera más plena una vida con sentido y propósito, y se puede hacer eso de la mejor manera de hecho confrontando la realidad y, sí, esforzándonos para transformar la realidad sobre la base de cómo es la realidad de hecho y el potencial para hacer cambios dentro de eso; o deberíamos rebajarnos —y utilizo aquella palabra muy conscientemente— hacia invenciones, ofuscaciones y distorsiones de la realidad en un intento fundamentalmente fallido de dar consuelo — no solo por el hecho de que las personas morirán sino también por el hecho de que la vida de la mayoría de las personas en el mundo tal como es bajo la dominación del sistema imperialista y sus relaciones de explotación y opresión no es una vida que se vive ricamente (y no digo eso en un sentido monetario sino en el sentido de la plenitud de la vida, la humanidad de la vida, por así decirlo)?

¿Cómo debemos tratar la contradicción más flagrante entre el hecho de que se está pulverizando la vida de la mayoría y mientras esta exista, la vida está llena de miseria, y por otro lado que eso podría ser radicalmente diferente y el mundo en conjunto podría ser radicalmente diferente y mejor? ¿Qué debería ser nuestra orientación hacia esa contradicción? ¿Qué es lo que deberíamos tratar de hacer al respecto? A causa de que la vida es corta y las personas mueren y lo saben, ¿deberíamos rehuir a los sacrificios que son necesarios para hacer que la vida humana sea radicalmente diferente y mejor — o, de manera cada vez más consciente y con cada vez más voluntad propia, deberíamos consagrar, dedicar y en un sentido general entregar nuestra vida a los objetivos emancipadores de la revolución comunista?

No podemos cambiar el hecho de que todos los seres humanos tienen una vida finita. No podemos cambiar el hecho de que los seres humanos están conscientes de esto (y si no estuvieran conscientes de esto, tendrían una vida mucho más pobre, porque obviamente tendrían un conocimiento de muchas cosas extremadamente restringido y limitado). Lo que sí podemos cambiar y lo que tiene mucho sentido es lo que hacemos con la vida que sí tenemos. Para repetir, eso es el sentido de la declaración de Mao o es un aspecto importante de lo que quería decir Mao con lo de que la vida humana es finita pero la revolución es infinita.

Así que tal vez habiendo hablado de manera más existencial de lo que fue mi intención, permítame terminar esta parte de la charla citando el siguiente pasaje del libro sobre la evolución (The Science of Evolution and the Myth of Creationism — Knowing What’s Real and Why It Matters2 en inglés), que trata muy poderosa y ampliamente unas cuestiones fundamentales de orientación:

 “Nuestra existencia no tiene propósito especial en el gran universo... fuera del que le demos. Nuestra presencia no le importa a nada ni nadie de este planeta fuera de nosotros mismos (al menos no de manera consciente); y nuestra existencia no tiene el menor impacto en el cosmos (al menos en este momento), donde tenemos menos importancia que un granito de arena en una playa. ¿O sea que no importamos? ¿O sea que da lo mismo que nos matemos unos a otros porque no hay un dios a quien le importe lo que hagamos? ¿O sea que nuestra vida no tiene absolutamente ningún propósito? ¡Todo lo contrario!  ¡Nuestras vidas son muy valiosas y nuestra existencia es muy importante... para los demás seres humanos! Debemos ‘hacer lo correcto’ —y tratarnos con integridad y de una forma ‘moral y ética’— no por temor a que nos regañe un dios castigador, sino porque lo que hagamos afecta directamente la calidad de la vida humana. Y nuestra vida tiene propósito (aunque cada quien lo define de modo distinto según su concepción del mundo) ¡porque los seres humanos podemos infundirle propósito a nuestra vida!” (pp. 155-156, cursivas en el original).

Continuará.

1. El Camarada Damián García fue un muy querido militante del PCR. Lo asesinaron agentes a sueldo de la policía de Los Ángeles el 22 de abril de 1980. Dos semanas antes izó la bandera roja sobre El Álamo en lugar de la tejana como parte de la campaña de organizar las acciones revolucionarias del Primero de Mayo de 1980. La “Declaración con motivo de la muerte de Damián García” de Bob Avakian salió en Obrero Revolucionario (ahora Revolución) #51, 25 de abril de 1980. Una parte de esta se cita en su autobiografía From Ike to Mao and Beyond: My Journey from Mainstream America to Revolutionary Communist (Chicago: Insight Press, 2005), pp. 408-409. [regresa]

2. Ardea Skybreak, Chicago: Insight Press, 2006. La serie de artículos en que se basa este libro se halla en español en revcom.us. Esta cita aparece en “La ciencia de la evolución. La evolución de los seres humanos: 6d. Los dos mayores saltos en la evolución de los homínidos”, Obrero Revolucionario (ahora Revolución) #1182, 12 de enero de 2003. [regresa]

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar

Nepal: Renuncia el primer ministro Prachanda, apoya la “comunidad internacional” al desafiante jefe del ejército

El artículo adjunto del 4 de mayo de 2009 del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar (SNUMQG) da información importante sobre acontecimientos importantes en Nepal en la semana pasada, en concreto una crisis en el gobierno de Nepal que ha llevado a la renuncia de presidente Prachanda del puesto de primer ministro. Publicamos este artículo para informar a nuestros lectores sobre la actual lucha por el poder que precipitó esta renuncia. Mientras se desenvuelve la situación en Nepal vamos a sacar artículos del SNUMQG con más información. El cambio de quien encabece el gobierno señala un cierto punto nodal en el proceso de la revolución en Nepal en que hay contienda muy aguda entre el PCUN (M), por un lado, y las fuerzas y partidos políticos vinculados a las antiguas clases dominantes y la India, por el otro. Esta contienda toma lugar dentro del marco del gobierno actual y no está claro cómo va a desenvolverse la situación, pero sí queda claro que será decisiva la línea que asuman los maoístas en Nepal.

El artículo de Revolución #160 “Sobre lo que pasa en Nepal y lo que está en juego para el movimiento comunista: Cartas del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, al Partido Comunista de Nepal (Maoísta), 2005-2008 (con una respuesta del PCN(M), 2006)” presenta las cartas recién lanzadas en público que contienen un agudo intercambio polémico entre estos dos partidos sobre cuestiones de línea ideológica y política fundamental. Todo esto da un contexto histórico y político para valorar los acontecimientos recientes y un marco político para valorar las medidas tomadas por todas las partes en la crisis actual. Las cuestiones de la lucha entre dos líneas que se analizan muy profundamente en estas cartas son de importancia fundamental hoy: recalcan las cuestiones de vida y muerte para el futuro de la revolución en Nepal, y la lucha más amplia hoy en el mundo por el auténtico comunismo. Instamos a nuestras/os lectoras/es a que estudien a fondo este material, que aborden con seriedad esta lucha sumamente importante y que se adentren en ella. Es una lucha entre líneas con relación a una revolución cuya vida misma pende de un hilo.

Lo siguiente es del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar.

4 de mayo de 2009. Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar. El 4 de mayo, renunció el primer ministro Prachanda (Pushpa Kamal Dahal) en una disputa crucial sobre si permitir que el jefe del Ejército de Nepal se burle de la autoridad de su gobierno.

Prachanda, el presidente del Partido Comunista Unificado de Nepal (Maoísta), había destituido al jefe del estado mayor del ejército Rookmangud Katawal por insubordinación continua y deliberadamente provocadora ante el gobierno civil, en desafío de la constitución interina y el Acuerdo de Paz Global que en 2006 puso fin a los diez años de guerra popular. Pero el presidente Ram Baran Yadav anuló la decisión de Prachanda y ordenó que el jefe del ejército permaneciera en su puesto. (El general Katawal ya se había negado a aceptar la carta del gobierno que le notificara de su destitución.) Además, anuló la decisión del ministro de Defensa, Ram Bahadur Tapa, que supuestamente está a cargo del Ejército de Nepal, de nombrar a otro general como jefe interino de ejército en lugar de Katawal “hasta que se amarre un acuerdo”.

En su discurso de renuncia al día siguiente, Prachanda denunció la acción del presidente por “inconstitucional e ilegal” y por ser “un ataque contra esta naciente democracia y el proceso de paz”. Agregó: “Abandonaré el gobierno en lugar de permanecer en el poder de rodillas ante elementos extranjeros y fuerzas reaccionarias”.

El presidente Yadav aceptó la renuncia y le pidió continuar como primer ministro provisional a la espera de la formación de un nuevo gobierno. Llamó a celebrar una reunión de todos los partidos para tratar una salida de la crisis. El PCUN (M) respondió diciendo que bloquearía todas las actividades del parlamento hasta que el presidente se compareciera ante el organismo y le pidiera disculpas por haber rehabilitado en el cargo al general y que organizaría protestas en la calle.

Al preguntarle un corresponsal si su partido se uniría al nuevo gobierno o no, el líder del PCUN (M) y Ministro de Finanzas Baburam Bhattarai dijo: “Han enviado mensajes al llamado presidente que recibe órdenes directamente de Nueva Delhi al efecto de tomar medidas contra el gobierno elegido y ha reintegrado a su puesto al jefe del ejército destituido. El presidente debería (admitir que es una decisión anticonstitucional) y que solamente con esa condición podemos contemplar la posibilidad de ingresar al gobierno. Si no, saldremos a la calle y organizaremos a las masas para luchar contra el partido antidemocrático” (The Hindu, 4 de mayo). Por “partido antidemocrático” se refiere al Partido del Congreso de Nepal, el partido de oposición pro India con que el presidente tiene conexiones.

Después de unas cantinfladas iniciales, el otro partido de peso del gobierno del PCUN (M), el Partido Comunista de Nepal Unido Marxista-Leninista (UML), junto con otro partido pequeño, abandonaron el gabinete como protesta contra la destitución del general por parte de Prachanda. Por eso, el PCUM (M) corría el riesgo de un voto de censura en el parlamento del que tal vez no pudiera haber salido bien librado aunque Prachanda no hubiera renunciado. Pero es importante no dejar que los detalles de esta situación oculten los asuntos fundamentales que están en juego en esta confrontación, la cual no es un pleito en el parlamento.

Está el “poder paralelo” de la presidencia, tal como Prachanda dijo en su discurso de renuncia, un puesto creado para asegurar que su gobierno no pudiera debilitar ni desorganizar el ejército y de más importancia la presencia y el papel del propio ejército. Las fuerzas armadas son el pilar fundamental de todo poder estatal sin importar quién esté en funciones. Esta verdad general se aplica de manera concreta en Nepal, que tiene uno de los más grandes ejércitos del sur de Asia en proporción a su población. Sus fuerzas armadas han tenido una función institucional muy importante en la sociedad y un papel abierto y descarado de mantener a las clases dominantes en el poder mediante la violencia contra el pueblo y a la vez colaborar de cerca con el gobierno de la India.

Cómo pasó todo esto

Después de alcanzado el Acuerdo de Paz Global, los rebeldes obtuvieron un sorprendente triunfo en las elecciones a la Asamblea Constituyente, y luego se abolió la monarquía y por fin se formó un gobierno en agosto de 2008. (El partido adoptó su actual nombre a comienzos de 2009 cuando el PCN [M] se fusionó con el Centro de Unidad [Mashal] del cual originariamente se había escindido. Mashal se opone al concepto del maoísmo y a la guerra popular.) Pese a que obtuvo más votos que el voto combinado de los otros dos partidos principales, a condición de dejar que el PCUN (M) encabezara el nuevo gobierno, esos partidos lo obligaron a aceptar la creación del puesto de un presidente quien sería el jefe de estado y comandante en jefe de las fuerzas armadas. En ese entonces, se hizo caso omiso de la presidencia por principalmente ceremonial. Pero el poder del presidente cobró mucho peso cuando se ejerció para legitimar al Ejército de Nepal.

El general Katawal es un hombre que desde el comienzo ha tenido la encomienda de acabar con la revolución. Obtuvo honores de su adiestramiento en las Fuerzas Especiales yanquis (las Boinas Verdes) y los Rangers contrainsurgentes y en su adiestramiento de mando en Inglaterra, así como en escuelas militares de la India y Pakistán. Como jefe de la División Occidental del Ejército Real de Nepal en 2003-2004 y luego jefe del estado mayor del ERN, coordinó algunas de las batallas más cruentas durante la guerra popular en que las fuerzas revolucionarias golpearon duro a su ejército. Además, tuvo un papel importante en los asesinatos, violaciones, torturas y destrucción generalizada de casas y aldeas de parte del ejército. Unos meses después del cese al fuego de abril de 2006 y antes de que los Acuerdos de Paz Globales pusieran un fin formal a la guerra en noviembre de 2006, fue nombrado máximo jefe del Ejército Real de Nepal. Fue adoptado de niño por la familia real nepalesa y creció en el palacio. Si bien es indudablemente un producto de la monarquía, exhibió aún mayor lealtad a intereses más elevados cuando se desarrolló un consenso entre las clases dominantes del país, los partidos políticos y las potencias extranjeras de que Nepal solo iba a poder conservar la estabilidad social convirtiéndose en una república. Así, llegó a ser un símbolo de la continuidad social y política de las fuerzas armadas.

Aunque no se opuso a la abolición de la monarquía, sí se opuso a cualquier intento de tocar lo que hoy se llama a secas el Ejército de Nepal pero que no ha cambiando en casi nada. Según el Acuerdo de Paz Global de 2006, el Ejército Popular de Liberación (EPL) debería “integrarse en las fuerzas de seguridad”. Eso implicaría que el ejército revolucionario dejara de existir; surgió una contienda sobre cómo realizar eso. Por ahora, algunos 19 mil efectivos del EPL han estado viviendo en campamentos supervisados por la ONU y su armamento principal está bajo llave con la supervisión de la ONU.

Katawal se opone a que los comandantes del EPL conservaran su rango oficial y que las unidades del EPL se incorporaran intactas al Ejército de Nepal. De hecho, dijo de plano que no iba a permitir que los efectivos “politizados” del EPL ingresaran al Ejército de Nepal, como para decir que su propio ejército fuera menos politizado. En consecuencia, no se han “integrado” en lo más mínimo los dos ejércitos.

En lugar de dejar ingresar a sus filas a los efectivos del EPL, el Ejército de Nepal ha estado realizando sus propias campañas de reclutamiento, al menos tres hasta ahora, con amplia promoción en los medios y acompañadas de mítines públicos, por ejemplo, a fines de 2008 y comienzos de 2009. El enviado de la ONU a cargo del proceso de paz, Ian Martin, reaccionó diciendo que cualquier campaña de reclutamiento de cualquiera de los bandos violaría “el espíritu y la letra” de los Acuerdos de Paz Globales (comunicado de prensa del 23 de diciembre de 2008, citado por el Grupo de Crisis Internacional, en inglés, “El proceso de paz tambaleante de Nepal”, 19 de febrero de 2009). Pero ninguna de las potencias extranjeras que han asumido la supervisión del proceso ha considerado esta situación digna de queja. Al contrario, el general ha sostenido reuniones con embajadores de otros países o quizá mejor dicho, los embajadores de otros países se han reunido con él como si fuera el verdadero jefe de estado.

Mientras tanto, no se ha permitido que el gobierno de Prachanda dijera nada acerca del comando del ejército. La actual crisis empezó a agudizarse a comienzos del año cuando el gobierno se negó a prorrogar los plazos de ocho generales que habían llegado a la edad obligatoria y automática de jubilación. (El rey a menudo prorrogó los plazos de modo que los generales se le subordinaran aún más.) No obstante, Katawal hizo caso omiso del ministro de Defensa y reintegró en sus puestos a los generales. En marzo, la Corte Suprema suspendió la decisión del ministro de Defensa.

A mediados de abril, el gobierno solicitó formalmente que Katawal “aclarara” por qué violó órdenes sobre estos tres asuntos: las campañas de reclutamiento, los ocho generales jubilados y en una acción cuyo único propósito era una provocación, el abandono por parte del ejército de los Juegos Nacionales entre varias ramas de las fuerzas armadas y la policía, porque se negaba a jugar en una competencia atlética contra equipos conformados de sus antiguos enemigos, los efectivos del Ejército Popular de Liberación. Se le dio al general un plazo de respuesta de 24 horas; dos semanas después el gabinete de Prachanda votó a favor de destituirlo.

El general y la “comunidad internacional”

El que el general se mostrara desafiante no es simplemente un rasgo particular de su carácter ni un residuo de su vida de adiestramiento real. Pese a sus deseos personales de él, las grandes potencias le han dicho que permaneciera firme.

El “aliado internacional más fuerte” del Ejército Nepal (EN), India, como escribió el bien informado Grupo de Crisis Internacional (GCI) el 19 de febrero, “comparte la mayoría de los intereses del EN respecto a la integración y éste puede confiar en que la India se oponga a cualquier medida que parezca amenazar su actual estructura y cultura”. El GCI con sede en Bruselas es un organismo de consultoría manejado por ex jefes de estado occidentales, sus asesores y otra gente de su confianza. Cuando dice “confiar en la India”, habla precisamente de eso: las potencias imperialistas confían en los intereses del expansionismo indio.

Pero los grandes estados imperialistas y otras potencias han hecho más que eso. Han intervenido directamente al nivel político.

En los tiempos de crisis política en que el PCUN (M) proponía que se destituyera al general y sus socios de coalición se vacilaban, “los enviados de ocho países, entre ellos, los Estados Unidos, Inglaterra, India, China y Japón fueron a la residencia del primer ministro para tratar colectivamente el asunto. En la reunión estuvo presente el ministro de Finanzas Baburam Bhattarai. La comunidad internacional ha expresado su desagrado por la decisión del gobierno de destituir al jefe del ejército, diciendo que eso perjudicaría el proceso de paz” (Nepalnews.com, 12 de abril). ¿Cómo “perjudica el proceso de paz” lo de ejercer el control civil sobre el ejército? ¿No es de hecho un recordatorio de que la “comunidad internacional” al igual que los reaccionarios internos de Nepal quieren que el monopolio de los medios de ejercer la violencia armada permanezcan en las manos de las personas en que pueden confiar para obedecer sus intereses? De hecho, ¿no sería una amenaza implícita de violencia contra el PCUN (M) si no se portara como ellos quisieran?

Después de esa “discusión colectiva” sostenida al estilo gangsteril más descarado, el embajador indio volvió a consultar con su gobierno en Nueva Delhi y “advirtió que si el gobierno destituyeran al jefe del ejército, en cosa de días sería desarticulada la actual coalición encabezada por los maoístas. Además, se informa que el ministro de Relaciones Exteriores indio, Pranab Mukherjee, llamó por teléfono al presidente del UML, Jhala Nath Khanal, y le dijo que no apoyara el plan de los maoístas de destituir al JdEMdE [jefe del estado mayor del ejército Katawal]” (Nepalnews.com, 25 de abril). Luego, un dirigente del UML iba a anunciar que si bien el gobierno civil tenía “un derecho de pedir una aclaración al jefe del ejército por haber desafiado órdenes, ‘lo hizo con unas intenciones equivocadas’” (Nepalnews.com, 1º de mayo).

El gobierno estadounidense dio su propia señal inconfundible: el 30 de abril, cuando la crisis política de Nepal llegaba a un punto álgido, el Departamento de Estado yanqui lanzó un comunicado en que dice que el PCUN (M) debería permanecer en su lista oficial de organizaciones terroristas (la Lista de Exclusión de Terroristas) a pesar del fin de la guerra popular y del triunfo electoral de los maoístas.

Puso como supuesto pretexto los actos violentos de la Liga de la Juventud Comunista del partido. Como se sabe, el gobierno estadounidense hoy está librando dos guerras de ocupación en que la de Irak es ilegal de acuerdo a las reglas de la ONU “de la comunidad internacional” y la de Afganistán es meramente criminal en términos morales y humanos. Por eso no tiene derecho de condenar a nadie por una presunta violencia menor. Además, ¿cuándo se dignó de protestar por los crímenes generalizados del ejército del general Katawal? Pero es importante señalar cuando menos que se han levantado acusaciones semejantes contra el grupo juvenil del UML sin haber suscitado condenas de la comunidad internacional. Lo que pasa es que había hablado “el amo de todos los amos”, el gangster en jefe de la “comunidad internacional”, el gobierno de Obama.

El Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar es un servicio de Un Mundo Que Ganar (aworldtowin.org), una revista política y teórica inspirada por la formación del Movimiento Revolucionario Internacionalista, el centro embrionario de los partidos y organizaciones marxista-leninista-maoístas.

Más información sobre la situación general en Nepal y la encrucijada general que vive el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) se halla en Revolución #160, y en http://revcom.us/a/160/nepal-article-es.html y en Letters to the Communist Party of Nepal (Maoist) from the Revolutionary Communist Party, USA, 2005-2008 (With a Reply from the CPN(M), 2006)."

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Lo siguiente es de Worldcantwait.org y WarCriminalsWatch.org:

¡La tortura es un crimen de guerra! ¡A procesarlos! Jueves 28 de mayo: ¡Día Nacional de Resistencia a la Tortura Yanqui!

El 28 de mayo o antes, el gobierno de Obama tendrá que divulgar dos mil fotos de abusos de detenidos en instalaciones estadounidenses de 2001 a 2006. Las fotos de Abu Ghraib, divulgadas en 2004 únicamente porque un soldado se horrorizó por la tortura, suscitaron una ola internacional de protesta contra el estado de tortura yanqui. Las nuevas fotos, muchas de ellas de Bagram, donde se han duplicado las instalaciones de detención para que quepan ahí 60 mil afganis, mostrarán que Estados Unidos realizó torturas generalizadas, sostenidas y sistémicas, que no fueron una “aberración” y que son una parte integral de la “guerra global contra el terror”.

Unas semanas después de que cuatro memos más sobre la tortura revelaron los pormenores con que los abogados de George Bush manejaron la tortura de los individuos detenidos, las demandas de procesar a los responsables —de los ocupantes de la Casa Blanca, al equipo jurídico de tortura y los agentes de la CIA que torturaron— se han topado con objeciones del gobierno de Washington. Cheney y los declarados defensores de la tortura chillan que deben tener la opción de usar “métodos duros” para ganar la guerra global contra el terror. El gobierno de Obama, después de decidirse a continuar las detenciones indefinidas, las entregas por la CIA y los poderes ejecutivos de Bush, dice que llevar a cabo procesos le impediría “dar pasos adelante”. La lideresa del Partido Demócrata, Nancy Pelosi, sabía de la tortura y el submarino desde 2002, sin decir nada ni hacer nada para pararlos.

¡Le toca al pueblo entrar en acción! El Mundo No Puede Esperar y otros grupos están organizando protestas de resistencia civil no violenta, actividades para analizar el contenido de las acusaciones, simulacros del submarino y las entregas, y presentaciones de películas en comunidades por todo el país para exigir que procesen a los criminales de guerra del gobierno de Bush. Se hallan más información, listas de actividades, afiches, volantes y antecedentes de los criminales de guerra en warcriminalswatch.org.

Donde quiera que se asomen los criminales de guerra del gobierno de Bush este mes, que se hagan oír “¡La tortura es un crimen de guerra! ¡A procesarlos!”

Martes 12 de mayo ¡NINGUNA “ALOHA” para los criminales de guerra! ¡JUICIO DE DESTITUCIÓN Y PROCESO A JAY BYBEE! 8:30-11:00 am, 132 Bishop Street, Honolulu. Jay Bybee es un juez federal y verá casos. worldcantwaithawaii@yahoo.com, 808.534.2255.

Sábado 16 de mayo, 9 am, entrada del parque Millennium, de la división de arte moderno del Instituto de Artes, Monroe Street, Chicago. Reciban al público con las impactantes pinturas de las torturas estadounidenses por Fernando Botero. chicago@worldcantwait.org, 773.227.2453.

Sábado 16 de mayo, 8 am, graduación de la Escuela de Derecho Boalt Hall, Universidad de California-Berkeley, teatro Griego (entrega de diplomas) y Great Hall y Clark Kerr Courtyard (recepción). Protesta contra la presencia de John Yoo, el abogado del gobierno de Bush, como docente con titularidad en la universidad. sf@worldcantwait.org, 415.864.5153.

Martes 26 de mayo, 6 pm, Radio City Music Hall, 1260 6th Avenue, Ciudad de Nueva York. Protesta contra acto de Kart Rove. Warcriminalswatch.org, 866.973.4463.

Jueves 28 de mayo. John Negroponte, zar de inteligencia de Bush, presenta premio al general Petraeus, arquitecto del aumento de soldados en Irak. Union League Club, 38 East 37th Street (entre Park y Madison), Ciudad de Nueva York. Convergencia con monos de color naranja en la estación Grand Central, 5 pm; marcha a la Union League Club. Warcriminalswatch.org, 866.973. 4463.

Jueves 28 de mayo, 2-4 pm, Harvard Square, Cambridge, MA. Protesta contra Douglas Feith, académico visitante de Harvard, que admite haber tenido “un papel importante” en la decisión de Bush de suspender los derechos de los Convenios de Ginebra para los presos de Guantánamo. Warcriminalswatch.org, 866.973.4463.

Jueves 28 de mayo, 6 pm, Karl Rove en el Chicago Theater, 175 N. State Street, Chicago. Chicago@worldcantwait.org, 773.227.2453.

Jueves 28 de mayo. En el Área de la Bahía de San Francisco están cinco criminales de guerra de Bush. Un programa sobre la demanda de
procesarlos. Detalles por anunciarse: sf@worldcantwait.org, 415.864.5153

Busque en el calendario (warcriminalswatch.org/index.php/wcw-events) las actividades donde vives y/o comunícate con nosotros vía warcriminalswatch.org para que podamos poner tus planes en línea y ayudar a promoverlos.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Estudiantes de una secundaria urbana conocen al ejército

Revolución recibió la siguiente carta de un lector:

Recientemente una maestra de una secundaria de puros estudiantes negros en el centro de una ciudad grande me describió el siguiente suceso.

Esta escuela recientemente llevó a cabo un Día de Carreras donde varios maestros invitaron a personas que no eran de la escuela a que hablaran de sus carreras. Cada orador se quedó en una aula todo el día y las diferentes clases (con maestros diferentes) que usaban esa aula oyeron esa presentación particular. Dos reclutadores del ejército se establecieron en una aula y lo que sigue es a) una descripción de lo que dijeron y b) una discusión entre la maestra y unos estudiantes después de escuchar a los reclutadores.

El rollo publicitario del ejército a los jóvenes negros del centro urbano

Ambos reclutadores eran negros —uno mayor y el otro joven— que habían crecido en el barrio vecino de la escuela.

Su rollo publicitario se basó completamente en “estamos aquí para ayudarte a salir del gueto — somos tu alternativa a la vida de la calle que te va a dejar muerto o preso”. Describieron estas opciones de forma muy descarnada. Presentaron las varias maneras en que, según ellos, el ejército te podría ayudar:

1. Puedes alistarte en la reserva después del tercer año de la secundaria. Necesitas el permiso de tus padres y un documento de la escuela que indica que estás encaminado a graduarse. Irás para adiestrarte un fin de semana cada mes y recibirás $200 al mes.

2. Cuando te gradúes, o puedes continuar en la reserva o alistarte en servicio activo. Si te alistas en la reserva, participarás un fin de semana cada mes por 6 años con sueldo. Si estás en servicio activo, por apuntarte puedes recibir una prima de $20.000. Podrás escoger cualquier clase de trabajo que te interese y el ejército te adiestrará. Vivirás en “dorms” [dormitorios en los cuarteles] muy agradables — los describió en detalle, recalcando que tendrás tu propia habitación.

3. El ejército te guardará dinero para que vayas a la universidad —o mientras estés en la reserva o después de salir de servicio activo— $5.000 al año y $20.000 para pagar préstamos.

4. Recalcó que después del ejército tendrás una posibilidad mucho mejor de conseguir trabajo por tu experiencia. Los patrones sabrán que no robas y que llegarás al trabajo puntualmente — “es la cultura del ejército”. También señaló que recibió 10 puntos de más en el examen del Servicio Postal por ser un ex integrante del servicio militar.

5. El reclutador joven fue un deportista. No dijo mucho pero lo principal fue que hay muchos deportes en el ejército, así que los deportistas tendrán muchas oportunidades de desarrollar sus destrezas e intereses.

6. No mencionaron nada sobre el combate ni la guerra en la presentación. Lo poco que salió fue por las preguntas de los estudiantes. Y aquí de nuevo le quitaron importancia al tema. El reclutador mayor dijo que cumplió un turno de servicio en Irak pero nunca estuvo en combate. Preguntó a la clase: “¿Cuántos de ustedes conocen a alguien que murió en Irak?” En una clase nadie levantó la mano; en otra clase una muchacha lo hizo. Y les preguntó: “¿Cuántos de ustedes conocen a alguien que ha muerto en las calles de este barrio?” Y la mayoría levantó la mano. Otra vez — de nuevo fue al grano, a las condiciones desesperadas que el ejército aprovecha para convencer a estos chicos a que se alisten. Sin embargo, recalcó que si él muriera, su familia recibiría un seguro de $500.000 — y lo comparó a lo que describió como los pobres entierros y las conmemoraciones pequeñitas en la calle que son todo lo que queda de las masas muertas. “No habrá camisetas con mi retrato ni gente tomando vino barato en mi entierro, y después de unos días se te olvidan. No. Se cuidará de mi familia”.

No mencionaron para nada los turnos de servicio obligatorios (y múltiples) en Irak y Afganistán. Ni las prorrogas de turnos “Stop Loss” (involuntarias). Ni ningún sacrificio, salvo el reclutador mayor que dijo que fue un gran sacrificio estar lejos de su familia cuando estaba en el extranjero.

7. La presentación emanaba paternalismo. Se le preguntó al tipo mayor si las mujeres podrían estar en combate. Dijo que no, por dos razones. Primero, el público no soportará fotos de mujeres ensangrentadas y heridas. Segundo, hay que proteger a las mujeres para que tengan hijos. En otros momentos, señaló que para ser hombre tienes que ser un proveedor — y de ahí el valor del ejército y su adiestramiento. Este tipo también dejó muy claro que él es el amo de su casa. Describió que fue a la secundaria de su hijo porque el chico estaba causando problemas. Le dijo a la dirección de la escuela que si su hijo no se portara bien, regresaría a la escuela para darle una paliza al chico ahí mismo. Dijo que la dirección de la escuela le dijo que no era legal pegarle a su hijo en la escuela. Él dijo: “A ver, a impedírmelo”.

8. No mencionaron para nada el patriotismo ni ningún “gran motivo” al pedir a los chicos que se alistaran en el ejército. Lo presentaron todo en términos de puro interés propio y éxito personal (es decir, dinero). El tipo mayor se jactó de que ya es dueño de propiedades. Elogió a un administrador de escuelas de la zona como un hombre negro con dinero — se pone un traje todos los días y sus camisas aun tienen un monograma de su nombre en la manga. Hizo una referencia a Obama en este contexto — como alguien que tenía aún más éxitos y por lo tanto hay que emularlo.

Una discusión entre la maestra y algunos estudiantes que habían oído a los reclutadores

Al fin del día —el cual en esencia se perdió como día de enseñanza— la maestra habló con 9-10 estudiantes durante la última clase sobre qué pensaban de la presentación de los reclutadores.

Unos chicos en esta discusión habían tenido graves problemas de disciplina en la clase y la maestra había tenido serias confrontaciones con algunos, hasta expulsar a por lo menos cuatro de ellos de la clase de vez en cuando. Un chico es un grandullón que está muy inmaduro y sólo quiere forcejear y jugar todo el día. Un par de otros varones siempre se están luciendo y soltando puras habladurías sobre quien sea o lo que sea — especialmente cuando la maestra quiere enseñar. Una chica está tan ansiosa de atención que no puede callarse en clase. Otro chico es un pandillero que estuvo preso y acababa de terminar la libertad condicional. Y una de las chicas fue la mejor estudiante de la maestra y alguien que reflexiona acerca del mundo y está preocupada por adónde va. Así que fue un grupo muy mixto de chicos.

La maestra comenzó preguntando si, después de la presentación, había alguien que quisiera alistarse en el ejército. La mayoría dijo: “Para nada”. Olfateaban algo dudoso, pero pensaban que lo escondido era que el ejército fue como un “campamento de adiestramiento” todo el tiempo con mucha disciplina y severidad y no querían nada de eso. La maestra les preguntó: “¿Qué hace un ejército? ¿Qué es su razón de ser?” Eso los dejó perplejos, pues no lo habían considerado de esa manera. La maestra dijo que el trabajo del ejército es matar a personas; que eso es el propósito esencial, matar a personas en pro del interés del gobierno.

La maestra (que también había oído la presentación) señaló que los reclutadores nunca mencionaron este propósito del ejército ni las guerras que está librando Estados Unidos hoy en Irak (salvo de paso unas poquitas palabras) y Afganistán (para nada) ni los repetidos turnos de servicio que casi todos los soldados tienen que cumplir ahí, incluso en la reserva.

El grandullón inmaduro había estado medio escuchando y resulta que tenía un pegote del ejército en su camisa. Dijo: “¿De qué está hablando? ¡Estados Unidos no está librando ninguna guerra!” ¿Que qué? Esto reveló mucho de este chico, incluyendo cuán profundamente le habían inculcado estas mentirillas. El chico dijo: “¿Cómo sabe usted de esto — ha estado en el ejército?” La maestra respondió que no había estado en el ejército, pero ha prestado mucha atención a lo que pasa en el mundo – había leído y estudiado y hablado con personas que sí sabían. Y explicó que eso es la manera de que la gente aprenda la mayor parte de lo que necesita saber. “La experiencia de una persona no puede abarcar más que una tajada pequeña de la realidad. Tienes que trabajar para aprender cosas. Y si no lo haces y no lo tomas en serio — te van a aprovecharse de ti. Al igual que el ejército se está aprovechando de ti con esa presentación que te engañó por tu ignorancia y te hizo ponerse el pegote de ellos y decir que quieres alistarte”. Con eso no solamente se le cerró la boca a este chico, pero por la expresión de su cara se dio a entender que había confrontado algo bien grande y que necesitaba pensarlo.

La conversación volvió a la guerra en Irak. La maestra les preguntó si sabían por qué Estados Unidos había atacado a Irak. Muchos no tenían ni idea. Un par de ellos creían que tenía algo que ver con Osama Bin Laden. La maestra dijo que esa fue lo que alegaban —que no fue cierto— y también ponían las armas de destrucción masiva, que un par de estudiantes recordaron. El pandillero dijo: “Fue por el petróleo. Nosotros somos pandilleros y cuando queremos algo, lo tomamos”. No quedó muy claro quién fue el “nosotros” según este chico, pero al menos hasta cierto punto sostenía esta posición. Así que la maestra dijo que mientras Bush jamás lo admitiría, en gran parte sí se trataba del petróleo. Después le preguntó al chico: “Así que de esa es la vida de los pandilleros, ¿qué no?” Y el chico, sintiendo un poco orgulloso, dijo: “¡Simón!” La maestra dijo que si quieres abrazar la vida de los pandilleros, he aquí otra cosa que tendrás que abrazar. Les narró la historia representada en la película Redactado sobre unos soldados yanquis que —de forma verdaderamente pandilleresca— miraban cada día a una muchacha iraquí de 14 años mientras regresaba de la escuela y decidieron violarla. Un día, fueron con sus pijamas negras al retén, se las pusieron, se comieron alas de pollo y la siguieron a su casa. Entraron en su casa, mataron a balazos a toda su familia, violaron a la muchacha y luego la asesinaron brutalmente. “Quieres ser un pandillero, pues ¡eso es lo que serás!” Los otros chicos se enloquecieron, apuntándole el dedo acusador al chico pandillero y gritando cosas como “ella te pilló”. La maestra luego le preguntó al chico si sabía que una cuarta parte de todos los soldados que volvieron de Irak necesitaban cuidado psicológico, o que había más soldados yanquis de Vietnam que se suicidaron después de volver a casa que los que murieron en combate en Vietnam. No podían vivir consigo mismos y con los horrores que habían visto y en que habían participado. “Eso también es parte de la ‘vida de los pandilleros’ que pregonas”.

Ahora dos de las chicas le preguntaron a la maestra: “¿Cómo se llama esa película? ¿Cómo se deletrea? ¿Por qué no podemos verla en clase?” Una de estas era la chica que sabe de las cosas, pero la otra era una chica que hace buenas tareas (como unos escritos interesantes), pero nunca dice nada en clase y en general tiene su iPod al oído y siempre se viste muy bien.

En un momento al fin de esta discusión la maestra y los chicos medio se estaban mirando los unos a los otros desde una perspectiva nueva. La maestra les dijo: “¿Saben cuán cansada estoy de todas estas peleas estúpidas suyas sobre cosas ridículas? Utilicemos las últimas 10 semanas de clases enfocándonos en lo que importa. Llevaré la película Redactado, aprenderemos de los años 60, de los Panteras Negras y cosas así”. Todos dijeron que “sí” con mucha convicción (al menos en ese día).

Antes de irse, la maestra habló un poco con el chico pandillero. Le preguntó si de hecho se identifica con lo que Estados Unidos está haciendo con estas guerras por todo el mundo. Dijo que no, no era de esa clase de pandillero. Pero añadió: “además, no tenemos suficientes armas”. La maestra también habló un poco con el grandullón inmaduro y le dijo que le ha estado hablando de forma tan dura sobre la necesidad de madurarse porque veía su potencial, si él se enfrentara al mundo y no huyera de él. Al día siguiente este chico estuvo a todo dar en la clase.

Un último pensamiento mío: Nada de esto durará para siempre y nada ha cambiado de forma permanente. Pero creo que este episodio sí revela en pequeña escala que jamás se puede desperdiciar un poco de trabajo revolucionario, y que lucha política e ideológica contundente puede transformar las condiciones, entendido una vez más según los límites muy concretos. Y de más importancia, demuestra que en la profundidad de su corazón muchos de estos chicos sí quieren algo mucho mejor que el mundo en que viven, incluyendo en sus relaciones entre sí, quieren algo de más importancia, dignidad y justicia que lo que esta sociedad le ha impuesto.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Afganistán: La masacre y las mentiras

Una pequeña aldea de Afganistán. Los campesinos trabajan la tierra. Las mujeres están en casa preparando la comida. Los niños están jugando. Cerca, estallan combates entre los milicianos talibanes y las fuerzas armadas afganis con aval yanqui. Las mujeres y los niños huyen a lo que esperan sea un lugar seguro. Terminan los combates y los combatientes abandonan la zona. Por un tiempo parece que no hay peligro. De repente, en el horizonte, se asoma un escuadrón de cazas de guerra yanquis. Se abre la panza de los aviones, llena de bombas. Cae una lluvia de muerte sobre la aldea.

Así es la vida y la muerte bajo la ocupación yanqui. Este incidente ocurrió el 4 de mayo de 2009 en las aldeas de Shiwan y Granai, en la provincia de Farah del oeste de Afganistán.

Muhammad Jan, un campesino, le dijo al New York Times (6 de mayo): “Bombardearon y destruyeron completamente seis casas y los habitantes siguen debajo de los escombros. Y ahora estoy trabajando con otros aldeanos para sacar los cadáveres”. Los aldeanos, conmovidos por dolor, recogían cadáveres mutilados en frazadas y chales y los amontonaban sobre tractores. Otro aldeano, Sayed Ghusuldin Agha, describió la pedacería de cadáveres regada por el terreno. “Es tal que asustaría a un hombre si lo viera en un sueño”.

 El 7 de mayo, una delegación de Kabul acudió al lugar; el jefe de la Comisión Indagatoria Especial Afgani le dijo a la Agencia Noticiosa Xinjua que todas las casas de la aldea habían quedado completamente destruidas. “La lista que se elaboró de los que murieron en el bombardeo aéreo contiene los nombres de 147 personas, en su mayoría mujeres y niños”.

Un legislador. Mohammad Naim Farahi, dijo: “El gobernador [de la provincia siniestrada] dijo que los aldeanos han traído dos tractores llenos de pedacería de cadáveres humanos a su oficina para probar que ocurrieron las muertes”. Farahi dijo que había hablado con alguien que conocía personalmente el quien había presenciado el entierro de 113 cadáveres, entre ellos muchas mujeres y niños.

Cuando salieron los informes de la matanza en los noticieros, el líder títere afgani de Estados Unidos, el presidente Karzai, estaba en una reunión con Obama en la Casa Blanca. La secretaria de Estado Hillary Clinton “lamentó profundamente” las muertes causadas por el ataque aéreo estadounidense. Después de recibir  múltiples informes de los aldeanos, la Cruz Roja y los funcionarios del gobierno afgani confirmaron que Estados Unidos era responsable del ataque. Pero el secretario de Defensa yanqui Robert Gates y el alto comandante yanqui en Afganistán, el general David D. McKiernan, alegaron que Estados Unidos no tenía la culpa insinuando que las muertes eran resultado de las granadas de los talibanes.

Los aldeanos señalaron que los daños causados por las bombas eran tan extensos que no los pudieran haber causado unas granadas. “Los talibanes no tienen armamento pesado para traer esta clase de bajas. No lanzaron granadas contra las casas de civiles”.

El 7 de mayo, después de que los aldeanos se quejaron iracundos por las muertes y exigieron que las fuerzas yanquis se largaran del país, un funcionario anónimo del Pentágono por fin reconoció que “cuando menos algunas de las muertes eran resultado de los ataques aéreos” y que contaban con “unos fundamentos tenues” los informes iniciales de las fuerzas armadas estadounidenses de que algunas muertes pudieran haber sido producto de las granadas de los talibanes y no de los ataques aéreos estadounidenses.

“La esencia de lo que existe en Estados Unidos no es democracia, sino capitalismo-imperialismo y las estructuras políticas que lo imponen. Lo que Estados Unidos lleva al resto del mundo no es democracia, sino imperialismo y las estructuras políticas que lo imponen”.

Bob Avakian

presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar

Algunas ideas sobre cómo ver la epidemia de la gripe porcina

29 de abril de 2009. Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar. Es imposible predecir la propagación, la severidad y las consecuencias de la epidemia de gripe porcina que brotó en México. Pero las epidemias de gripe han ocurrido con periodicidad, con tres pandemias o epidemias mundiales en el siglo 20, y los científicos y las autoridades de salud pública han conocido desde hace mucho acerca del carácter inevitable de nuevas pandemias. Algunos posibles parámetros y caminos del desarrollo de tal situación se pueden entender científicamente tanto en la esfera biológica como en la social.

Obran dos factores distintos y principalmente independientes. Uno es la naturaleza y la evolución de la enfermedad, que no son producto de la actividad humana. Aunque los factores sociales —por ejemplo la porcicultura industrial— posiblemente hayan jugado un papel en el brote de esta enfermedad en particular, los seres humanos no inventaron los virus ni la vulnerabilidad de los seres humanos y los animales.

El otro factor es exactamente lo contrario: se trata del tipo de sociedad en que vive la gente y qué rige la organización económica de esas sociedades y sus relaciones sociales y políticas. En resumen, aunque el primer factor tiene que ver con los fenómenos naturales, el segundo se trata del mundo capitalista e imperialista en que ocurren.

En lo que se refiere al primer factor, se sabe alguna información crucial: no es raro que la gente que trabaja en actividades agropecuarias se contagie de la gripe de los cerdos, pero lo que se llama la gripe porcina es algo nuevo y jamás se ha detectado antes en los cerdos. Los virus se mutan constantemente, y varios tipos de ellos pueden intercambiar material genético. La actual gripe porcina tiene elementos genéticos que parecen ser de cerdos, aves y humanos. Lo que tiene de diferente a la gripe porcina clásica es que se puede transmitir fácilmente entre las personas. Su epicentro (donde el brote original ocurrió) no fue en el campo sino en la Ciudad de México, una concentración enorme y densa de personas.

Otros asuntos biológicos de vida o muerte quedan sin entender:

El siguiente artículo consta de unos pasajes de la primera parte de “La gripe aviar en un mundo imperialista”, del SNUMQG, 15 de enero de 2007. La actual epidemia y la posible pandemia de la gripe porcina no son iguales a la posible epidemia de la gripe aviar de que el siguiente artículo trata. Pero aún es pertinente lo que explica este artículo acerca de la experiencia histórica y el conocimiento científico general sobre las epidemias de la gripe en los seres humanos. El artículo señala un escenario “del peor de los casos posibles”, no como un pronóstico sino porque es posible juzgar a las autoridades del mundo y el sistema social que representan por la manera en que trabajan, con qué grado de seriedad y eficacia, para prevenir tal catástrofe y para hacer preparativos para ella. Hoy, se aplican los mismos criterios, no importa qué pase con esta particular crisis.

* * * * *

Los virus de la gripe son ahora conocidos por haber causado pandemias en los últimos cientos de años, tales como tres pandemias globalizadas de gripe en el siglo XX. (Una pandemia es una epidemia extensa.) La de 1968-70, comúnmente llamada la gripe de “Hong Kong”, fue la más leve: mató a cerca de un millón de personas alrededor del mundo. En 1957-58, la llamada “gripe asiática”  mató cerca de dos millones. La más mortal, en 1918-20, etiquetada “la gripe española” (aunque hay evidencia que primero surgió en los Estados Unidos), mató entre 20 y 100 millones de personas, pues nadie está seguro. Ninguna otra enfermedad en la historia ha aniquilado a tanta gente, tan rápido.

Una gran cantidad de expertos creen que tal mutación está destinada a ocurrir tarde o temprano. David Nabarro, un alto experto de la Organización Mundial de Salud (OMS) y coordinador de las Naciones Unidas para la influenza, dijo: “Estoy seguro que habrá otro pandemia de influenza en un momento. En la historia natural de estas cosas, estoy casi seguro que habrá otra pandemia pronto”.

 Puesto que por definición pocas personas serían inmunes a una nueva variedad de gripe, el número de personas que enfermarían podría ser extremadamente alto: de cientos de millones o aun miles de millones. Cuán enfermo, o sea, cuántas personas morirían por eso, es otro factor que no puede ser predicho, ya que la nueva forma de la enfermedad no ha emergido aún. En un extremo de la escala de las enfermedades infecciosas virulentas, algunas no son peligrosas a nivel mundial porque son demasiado letales: las personas que se enferman mueren demasiado rápido como para regar el mal efectivamente. Un ejemplo de esto es el virus ébola. En el otro extremo de la escala, las variedades ordinarias de temporada de gripe afectan a millones y a miles de millones de personas cada año, pero a menos que estén débiles por otras razones, relativamente pocas personas morirán de ella. El hecho de que más de la mitad de las personas que se han enfermado con la variedad existente de H5N1 hayan muerto de ella no nos permite predecir cómo sería la nueva variedad, pero brinda razones muy serias para preocuparse.

 La gripe de 1918 dio la vuelta al mundo en varias olas: la primera tardó nueve meses para infectar a casi todos los países. El virus de gripe estaba en su punto más letal al principio. A medida que iba mutando, se volvió más débil. Así que las víctimas mortales de lugar en lugar variaban de acuerdo con cuándo la enfermedad golpeó, y golpeó varios lugares dos o tres veces. En Turquía e Irán, las cifras de víctimas mortales fueron muy altas. En partes de India central, donde el índice de muerte fue el más alto del mundo, los documentos de la colonia británica indican que casi 8% de la población murió, y los números reales pudieron haber sido más altos. Japón fue capaz de escapar a lo peor al limitar los viajes, como eran pocas islas, pero otras islas y poblaciones aisladas fueron devastadas. Europa y Estados Unidos fueron duramente golpeados. Cerca de 400.000 personas murieron en Francia. Algunas ciudades norteamericanas tuvieron pocos enfermos. En otras, como Filadelfia, casi cada familia tenía algún enfermo. Fueron enviadas carretas jaladas por caballos a cada calle; los pregoneros gritaban “traigan a sus muertos”; utilizaron palas de vapor para cavar montones de tumbas .La vida manufacturera y económica de la ciudad casi paró en seco. Como John Barry describe en La gran influenza, la estructura política y social de la ciudad había alcanzado el borde del colapso cuando repentinamente la enfermedad se extinguió. 

En dos años, cuando casi todo el mundo había sido expuesto a la enfermedad, suficientes personas habían desarrollado una resistencia y desapareció completamente. Un estudio reciente que examina el tejido de un cadáver congelado mucho tiempo reveló que la gripe de 1918 se originó en pájaros. La actual opinión prevaleciente de los científicos es que todos los virus de gripe humanos probablemente se originaron en aves. [Los cerdos pueden constituir un paso intermedio en una cadena de mutaciones virales.]

Un estudio en la revista internacional de medicina The Lancet (21 de diciembre de 2006) estima el número de muertes que un nuevo brote hipotético de una influenza similar causaría hoy, basado en un análisis estadístico de las muertes registradas en 1918-20. La cifra es de 62 millones muertos. Eso, el estudio concluyó, es probablemente “el límite superior”, o sea, el peor  de los casos posible.

Pero pese a que esta cifra terrorífica es lo que salió en los titulares, el estudio fue mucho más profundo. Los científicos estudiaron la relación entre aquellas muertes y la pobreza. La relación no fue directa por muchas razones, algunas de ellas al azar y otras que no eran factores de clase social (por ejemplo, la densidad de población local, por ejemplo, los barcos llenos de soldados norteamericanos que se dirigieron a Europa se convirtieron en ataúdes flotantes). No había cura o tratamiento efectivo para la gripe “española” en ese entonces, cuando la causa aún era un misterio, así que el cuidado médico no fue un factor. De hecho, el estudio dice que las razones de la relación entre los ingresos de las personas y por qué murieron todavía no se entienden completamente. Al parecer de los autores, la salud general de las víctimas, su dieta y otras enfermedades (“co-infecciones”) jugaron un papel importante, pero no el único, en cuanto a quién sobreviviría y quién no.

¿Por qué es la experiencia de la gripe de 1918 pertinente para lo que podría pasar hoy? ¿La ciencia médica no ha dado enormes saltos desde entonces?

Ante todo, no está completamente claro lo que la comunidad médica podría hacer si brotara una nueva pandemia letal de gripe. Ha habido esfuerzos para crear prototipos de vacunas, pero como la enfermedad aún no existe, es imposible estar seguro cuánta efectividad tendrían. El estudio de The Lancet dice que aun con preparativos de antelación, fácilmente podrían pasar seis meses entre el surgimiento de la enfermedad y el desarrollo y la manufactura de una vacuna efectiva. Es muy cierto que la medicina moderna tiene algunas herramientas potencialmente poderosas, sobre todo los medicamentos antivirales como Tamiflu que no pueden curar la gripe pero han logrado ayudar a las personas enfermas a combatir las clases existentes de gripe. También hay medicamentos antibacteriales que podrían prevenir o tratar la neumonía tras una infección viral, que tal vez fue una importante causa de muertes entre 1918 y 1920. Los medicamentos antiinflamatorios podrían impedir que personas enfermas murieran debido a una exagerada reacción de su propio sistema inmunológico. Sin embargo la Organización Mundial de la Salud ha advertido que la situación podría abrumar a la mayoría de los mejores sistemas médicos del mundo y tal vez colapsarlos.

Además, la grave preocupación del estudio se basa más en realidades sociales que en las posibles insuficiencias de la ciencia contemporánea de cara a tal reto. Sus estudios estadísticos de muertes entre 1918 y 1920 los llevaron a concluir: “El efecto de la siguiente pandemia de influenza se concentrará de manera abrumadora en el mundo en vías de desarrollo”. Dicen: Un “96 por ciento de esas muertes ocurrirán en el mundo en vías de desarrollo”.

Un editorial acompañante explica con una aterradora simplicidad por qué la comparación del estudio entre 1918 y hoy es válida: “La inequidad [desigualdad] de salud no es menos ahora que en 1918, y es probable que los avances médicos de los últimos 96 años beneficien poco al mundo en vías de desarrollo en cualquier pandemia futura… No es probable que las grandes reservas de antibióticos o medicamentos antivirales estén disponibles en muchos países de escasos recursos durante una pandemia. De este modo, tal vez la mejor estimación de mortalidad en una posible pandemia en 2007 es que aquella de 1918, que es una denuncia contundente de la inequidad global de los servicios de salud”.

En los países donde otras enfermedades ya son comunes, el estudio de la experiencia de la gripe de 1918 pone horrorosamente en claro que muchos millones corren un riesgo serio. Es sabido que la malaria, por ejemplo, deja a las personas especialmente vulnerables a morir de la gripe. En el mundo de hoy, hasta 500 millones de personas tienen malaria. Otro factor en nuestros tiempos es la existencia sin precedente de hasta 40 millones de personas que tiene VIH/SIDA y poco o sin ningún sistema inmunológico. Éstos son puntos de partida de un panorama casi demasiado sombrío que contemplar.

La malaria y el SIDA son males de los países pobres principalmente (pero distan de tener exclusividad, sobre todo en el caso del SIDA). Este es un factor que conduce a los autores del estudio a concluir que en África y Asia podrían ocurrir la mayoría de las muertes.

El problema decisivo, sin embargo, a diferencia de los términos del estudio, no es la pobreza sino el sistema social. Los autores creen que las diferencias de ingreso per cápita (por persona) constituyen cerca de la mitad de las diferencias de la tasa de muertes entre diferentes países. Pero China era un todavía un país socialista bajo la dirección de Mao, aunque el ingreso per cápita era menor que el de hoy, la salud de las personas era mucho mejor que lo es hoy. En unas pocas décadas de revolución, China eliminó muchas de las enfermedades que habían azotado a la población. Cuando la sociedad se guió por el principio de “servir al pueblo”, la distribución de los recursos y la participación y la movilización conscientes de las masas populares de diferentes formas más que dobló la expectativa de vida. Desde la restauración del capitalismo (en los hechos, si no en palabras) cuando la derecha tomó el Poder después de la muerte de Mao, se ha desmantelado en su mayor parte el sistema de salud rural, y dos tercios de la población (800 millones de personas) tienen poco acceso a servicios de salud. Bajo el principio de “enriquecerse es glorioso”, cuando una epidemia del virus SARS golpeó al campo de China en 2003, en vez de hacerlo todo por pararla, las autoridades la encubrieron a modo de proteger el comercio y su propio gobierno.

También con respecto al sistema social, pese a que el estudio distingue correctamente entre lo que se llama los países “en vías de desarrollo” y los “países desarrollados” y concluye que el peligro es muy diferente en cada caso, la diferencia entre ellos es no sólo su grado de desarrollo. Una importante característica del actual sistema político, social y económico mundial es la dominación de la mayoría de los países y de las personas del mundo por los gobiernos del capitalismo monopolista de un puñado de países imperialistas. La diferencia crucial no son los ingresos nacionales, sino que en los países dominados la economía, y en lo fundamental casi todo, responde a las necesidades del capital financiero extranjero.

Es inevitable que las nuevas y potencialmente peligrosas enfermedades se desarrollen bajo cualquier sistema social, durante mucho tiempo en el futuro. Es cierto que el capitalismo no creó la gripe aviar, pero la forma en que los seres humanos están organizados en el actual mundo imperialista es un obstáculo enorme a las posibilidades de combatir el problema.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Creciendo en la China revolucionaria

Entrevista a Bai Di

Bai Di creció en la China socialista (antes de que se restaurara el capitalismo después de la muerte de Mao en 1976) y participó en la Revolución Cultural (1966-1976). Es co-compiladora del libro Some of Us: Chinese Women Growing Up in the Mao Era (Algunas de nosotras: Mujeres chinas que crecieron en la época de Mao) y directora de Estudios Chinos y Asiáticos en la Universidad Drew. La entrevistó la corresponsal de Revolución Li Onesto en febrero de 2009.

Li Onesto: Una persona joven que te oyó discursar sobre tus experiencias de crecer en la China socialista me comentó que anteriormente no tenía idea de lo que se sentía vivir la Revolución Cultural, entre otras cosas cómo era ser mujer en aquella época.

Bai Di: En mi generación, la mayoría de las mujeres esperábamos hacer grandes logros. Cuando éramos jóvenes, cuando éramos adolescentes, reinaban ideales revolucionarios. Trabajábamos por algunas metas. Sentíamos que nuestras vidas significaban mucho, no solo por nosotras mismas sino por todas esas metas sociales mayores. Eso es lo que discutíamos en aquel momento. Éramos idealistas acerca del mundo que preveíamos. Teníamos como eso de los 15 años cuando fuimos al campo, en 1972 por ahí. En ese momento gradué de la prepa. La prepa se había cerrado en 1966 y se abrió de nuevo como un año después. La mayoría del tiempo estudiábamos las obras del presidente Mao, también algo de matemáticas, química y física. Posteriormente hacíamos túneles en el patio de recreo debido al peligro de un ataque soviético. Tratábamos de proteger nuestro país.

Hubo más de mil alumnos en nuestro año; y fuimos cuatro, alumnas de nuestra prepa, que nos juntamos y decidimos escribir un poema épico de la historia de los Guardias Rojos. Teníamos grandes ambiciones en aquel momento, ahora que me acuerdo. Hubo dos chavos que querían participar y los entrevistamos. Me acuerdo que cado uno presentó algo poético que había escrito, y las cuatro los revisamos. Decidimos no aceptarlos en el grupo de escritura porque les faltaba calidad artística. Nos reíamos nada más de sus escritos porque no llegaron a nuestro nivel. Los rechazamos totalmente. Las cuatro nos considerábamos de los mejores. Queríamos documentar nuestras hazañas en educar a los demás en las enseñanzas del presidente Mao. Organizamos el primer “Equipo de Propaganda Pensamiento Mao Tsetung” en la prepa.

Li Onesto: La mayoría de la gente, cuando oye el término “equipo de propaganda”, no sabe de qué se trata o lo considera algo negativo, como si se tratara de obligar a la gente a pensar de cierto modo, que se opone al pensamiento crítico.

Bai Di: Los equipos de propaganda de Mao Tsetung los organizaron los Guardias Rojos revolucionarios en el comienzo de la Revolución Cultural para que la gente preparada, los estudiantes, armados con todos las canciones y poemas, llevaran conocimientos a los barrios urbanos y más adelante al campo. Trataron de enseñar a la gente llamada “menos preparada” sobre las directivas del partido y las ideas del presidente Mao. Nuestro equipo de propaganda enseñaba canciones revolucionarias al pueblo y le leía sobre los acontecimientos del día que salían en los periódicos. Organizábamos a los estudiantes de prepa a ir a limpiar los barrios, después presentábamos bailes y cantos, y convocábamos al pueblo a mantenerlos limpios porque son importantes las condiciones de salubridad. Sentíamos que era parte de construir una sociedad mejor.

Li Onesto: Ustedes, ¿cómo veían eso en la relación con sus ideales?

Bai Di: La idea era que podíamos hacer un cambio, que hubo todas esas oportunidades. Íbamos a cambiar el mundo; íbamos a cambiar la China. Era la misión de mi generación porque vivíamos en una época muy especial: las grandes décadas de los años 60 y 70. Decíamos de aquel momento que era el amanecer del comunismo: ese es lo importante. Trabajábamos para construir esa gran sociedad y creíamos que una educación debe tocar a todo mundo en esa sociedad. Como nosotros los estudiantes podíamos leer y podíamos escribir, lo aprovechábamos para inspirar a las demás personas, a enseñarles a cantar y enseñarles secciones de las obras de Mao. Eso es lo que hacían los equipos de propaganda. Algo se pierde en la traducción al inglés de ese concepto. En chino actualmente esa frase todavía se considera algo muy positivo. La frase equipo de propaganda no es algo negativo, es para dar de entender a todo mundo lo que necesita entender, las ideas del comité central del partido, lo que está haciendo. Durante la Revolución Cultural todo el mundo tenía que conocer eso. China en ese momento, era un país tan grande, y la organización del gobierno en cada nivel tenía un departamento de propaganda, se necesitaba en cada nivel. Hubo mucho analfabetismo. No todas las enseñanzas del presidente Mao son tan fáciles de entender y se pueden interpretar de diferentes maneras. Si uno cambia un solo renglón, cambia el significado. No se puede enseñar las palabras nada más, hay que explicarlo.

Veamos lo que se llamaban “los tres artículos constantemente leídos” de Mao: “Servir al pueblo”, “El viejo tonto que removió las montañas”, y “En memoria de Norman Bethune”. Fíjate en el cuento del viejo tonto: ¿por qué hay que hablar de eso? Es una antigua fábula china que todo el mundo ya conoce. Se trata de un señor de la tercera edad que pide a sus hijos excavar para remover dos montañas grandes que les obstruía el camino. Otros se burlaban de él diciendo que era imposible remover esas dos enormes montañas excavándolas. Pero el viejo tonto les contestó: “Después que yo muera, seguirán mis hijos; cuando ellos mueran, quedarán mis nietos, y luego sus hijos y los hijos de sus hijos, y así indefinidamente”. Esa resistencia impresionó tanto a Dios que mandó dos ángeles que se llevaron las dos montañas en el lomo. Pero el presidente Mao lo cambió y dijo que era el pueblo trabajador que removió las montañas. Dijo que, ahora, nosotros los comunistas y el partido somos como el viejo tonto. Trataremos de remover estas tres montañas —el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático— pero no podemos. Entonces tenemos que impresionar al pueblo chino: ellos son el Dios. Solo el pueblo puede remover las tres montañas que nos oprimen. Tenemos que tenerle confianza. ¿Me entiendes? Por eso tenemos que movilizar a las masas, tenemos que entender lo que estamos haciendo. Uno tiene que explicarle a la gente lo importante que es. Tenemos que seguir haciendo algo y tenemos que seguir informando a la gente sobre lo que estamos haciendo. Tenemos que educar a la gente políticamente; eso era nuestra tarea. Cuando me acuerdo, era la totalidad de nuestra misión. Éramos tan afortunados de haber tenido la capacidad de escribir y entender cosas que otros aún no entendían, no veían la conexión. Así que eso es lo que hacíamos y cuando me pongo a pensar, qué confianza teníamos.

Li Onesto: ¿Cuál era el efecto de la Revolución Cultural sobre la condición de la mujer?

Bai Di: Un ejemplo es lo que te comenté antes, que las muchachas cambiaban de nombre. En los comienzos de la Revolución Cultural en 1966, el presidente Mao recibía a los Guardias Rojos en enormes concentraciones de masas en la plaza Tienanmen, como ocho veces yo creo. Durante una de esas concentraciones, una muchacha subió hasta donde estaba Mao y le puso un brazalete de los Guardias Rojos. Él le preguntó cómo se llamaba. Contestó: Song Binbin. Mao dijo, es un nombre muy confuciano, Binbin quiere decir prudencia y modestia. Dijo el presidente Mao: ¿Por qué ser prudente, por qué ser modesta? Debes Aiwu; debes amar esa combatividad en las mujeres. Así que se cambió de nombre de Binbin a Aiwu que significa amar la combatividad, la lucha. De allí se estableció una tónica general: las muchachas que tenían un nombre femenino como flor o jade o algo al estilo, lo cambiaban.

Según la cultura china, un nombre significa algo. Mi nombre nunca connotaba un género u otro, por decisión de mis padres. Bai es mi apellido; quiere decir ciprés, como el árbol. Es un magnífico apellido en primer lugar. Yo era primogénita y mis padres eran muy progresistas en ese momento de los años 50. Buscaron un nombre en el diccionario. Mi padre creció en el sistema comunista y estudió en la primerita clase de la Escuela de Idiomas Extranjeros dirigida por el Partido Comunista en 1946, cuando el Departamento Ruso de esa escuela se mudó de Yenán a Harbin. Estudió en la misma clase con los hijos de muchos comunistas famosos, entre ellos el segundo hijo del presidente Mao. Él y mi mamá eran muy revolucionarios. Por eso recurrieron al diccionario y encontraron “Di” que significa madera; no es nada presumida pero sí es muy buena para sobrevivir. Y parece que el nombre me resultó acertado. Cuando las muchachas estaban tratando de cambiar un nombre muy femenino a algo revolucionario, yo no tenía que cambiarlo porque ya significaba la independencia. Las muchachas trataban de cambiar de nombre; si no era revolucionario o se pasaba de muy femenino lo cambiaban por otro fuerte y combativo como los nombres de hombre. Cuando regresó el capitalismo, te puedo citar tres ejemplos cuando las mujeres retomaron el nombre original. Una de mis amigas, antes de la Revolución Cultural, tenía un nombre muy femenino y lo cambió a Wenge que literalmente quiere decir “revolución cultural”. Pero hace poco se comunicó conmigo y se había cambiado ese nombre por el antiguo. Tengo otra amiga que es editora de una editorial en Beijing; su nombre era “Roja” y lo cambió por el original, “Florecita”.

Li Onesto: Has escrito mucho sobre el papel de la mujer en la China revolucionaria. ¿Puedes comparar la situación de la mujer antes de 1949 con la situación desde 1949 hasta la Revolución Cultural, y durante la Revolución Cultural y luego ahora bajo el capitalismo?

Bai Di: Me gusta siempre mirar las diferencias entre las tres generaciones de mujeres de mi familia como indicador de los cambios en China bajo el Partido Comunista. En mi familia, ambas abuelas nacieron a comienzos del siglo XX y se casaron a temprana edad, una a los 14 años de edad y la otra a los 15. Ambas tenían los pies vendados y cada una dio a luz a 14 niños. Fueron matrimonios concertados. Las dos eran analfabetas. En toda la vida no hicieron más que dar a luz y tener niños, y vieron a unas criaturas morir sin ningún remedio. La vida de mi madre era muy diferente. Nació en los años 30, así que básicamente cuando la República Popular China se fundó en 1949, estaba en la escuela media y a principios de los años 50 fue a la universidad para estudiar el idioma ruso con el sueño de ser diplomática. Mis padres fueron la primera generación de sus familias respectivas en graduarse de la universidad. Mi madre era traductora e investigadora de literatura rusa antes de jubilarse. Finalmente, pienso en mi generación; soy profesora de universidad con doctorado. He viajado por el mundo enseñando y escribiendo. En comparación con mis abuelas y mi madre, soy más ambiciosa, más idealista y tengo más confianza. Estoy muy agradecida que crecí en un momento extremadamente especial de la historia china. La ideología dominante era que las mujeres sostienen la mitad del cielo; lo que los hombres pueden hacer, las mujeres lo pueden hacer también. Tal vez ahora parezcan consignas vacías; pero en ese período viví creyendo de veras en mí misma, en mi capacidad de hacer cambios en mi vida y en la vida de otra gente. Luego pienso en la cuarta generación de la familia. No tengo hija, así que pondré el ejemplo de mi sobrina. Ahora tiene unos 26 años, es licenciada en China y tiene un trabajo muy bien pagado. Al parecer, todo lo que le interesan son las bolsas y la ropa de marca. Le gusta hablar de quién tiene dinero, quién tiene bolsas de marca, qué tipo de esposo habrá. Yo la miro ahora y veo que se trata de otra generación, en China dicen la "post 80": una generación que invierte la mayoría de su energía en esa cultura consumista. Cuando yo era joven, la ideal social fue hacer algo bueno para los demás, trabajar para cambiar el mundo para que haya un sistema mejor. Estábamos dispuestos a hacer sacrificios. Todos creíamos en la distribución justa y equitativa de la riqueza social. Pero para los jóvenes que están creciendo en China hoy, es puro yo, yo, yo. Y toda la cultura apoya eso. También, respecto al papel de la mujer hoy, puedes ver que básicamente se les están inculcando que hay que ser una buena esposa, y ahorita toda la cultura popular china está llena de ese tipo de discurso. En la CCTV, en los programas para mujeres, tanto los anfitriones como los invitados se centrarán en qué clase de esposo te traerá la felicidad y cómo podrías ser más femenina para ser más atractiva. Se invitan a mujeres famosas de cada esfera de la sociedad para charlar sobre eso. ¿Te puedes imaginar un programa en que invitan a hombres famosos para charlar sobre esas cosas? Nunca les plantean esa clase de preguntas a los varones.

Li Onesto: Una cosa que se hizo durante la Revolución Cultural fue refutar el pensamiento confuciano y hablar de por qué el pensamiento feudal y patriarcal es opresivo, en particular para las mujeres. ¿Puedes hablar sobre eso y compararlo con la situación de hoy? 

Bai Di: Ya se estaba haciendo ese tipo de crítica al feudalismo en el movimiento 4 de mayo al comienzo del siglo XX. Pero la verdadera reforma legal empezó en los años 30 en las zonas rojas soviéticas bajo el control del Partido Comunista de China. Tras la fundación de la República Popular China, la primera ley que el nuevo gobierno aprobó no fue la constitución, pues esta se aprobó en 1954. La primera ley que el gobierno comunista aprobó, en 1950, fue la Ley del Matrimonio; por primera vez se abolieron el sistema de concubinato y el matrimonio concertado, diciendo que el hombre y la mujer debieran ser compañeros en el matrimonio y que la mujer debiera tener derecho igual a la herencia y al divorcio; se prohibieron la poligamia, el casamiento de hombres con niñas y también el concepto de niños “ilegítimos”. Fue un gran momento en la historia. Piensa en el enfoque que el gobierno dio al papel que desempeñan las cuestiones de género en cambiar la mente y la vida de la gente.

Para construir un mundo nuevo, hay que liberar a la mujer. Como dijo Marx sobre la liberación, hay que liberar a todos. Y si no se libera a la mujer, no se puede decir que se ha liberado al país. Eso demuestra lo progresista que era el Partido Comunista de China. Entonces, la primera ley aprobada fue la Ley de Matrimonio y la segunda, aprobada un mes después, fue la ley de reforma agraria. Básicamente se puede ver que en 1950, a un año de haber fundado la República Popular China, dos leyes representan en esencia el programa central del nuevo gobierno. Primero está el cambio en la superestructura: las familias eran tan imbuidas con la jerarquía familial confuciana, que era tan arraigada en la cultura china, que había que cambiarla. Así que en mi opinión eso fue un símbolo del cambio en la cultura.

Segundo está el cambio en la infraestructura de la base económica, o sea, los campesinos pobres y la tenencia de la tierra. No solamente estabas cambiando la estructura económica, había que cambiar la superestructura, incluidas las ideas de la gente. Las leyes son parte de la superestructura. Entonces, eso fue la gran idea de Mao: cambiar los dos aspectos y no solamente la economía. Por otro lado, los que querían volver al capitalismo, como Deng Xiao-ping, dijeron que simplemente al cambiar la economía, todo lo demás iba a cambiar. Sin embargo, desde un principio el Partido Comunista de China vio que hay que abolir las cosas viejas que son opresivas. Hay una dialéctica que puedes ver en todo. Por ejemplo, el problema de la Ley de Matrimonio. Había mucha resistencia a cada paso. No es una situación en que simplemente porque existe esta ley, toda la gente la seguirá. Durante los 17 años que siguieron al 1949, desde el establecimiento del nuevo gobierno socialista hasta el comienzo de la Revolución Cultural en 1966, todavía había muchos problemas para la mujer.

Cuando la nueva China se fundó en 1949, el nuevo gobierno enfrentaba muchísimos retos: la prostitución, el concubinato, el problema de las drogas. Y milagrosamente, dentro de dos o tres años, todas las prostitutas se reformaron y todos los drogadictos habían recibido tratamiento. Mi abuela me dijo que en Harbin había un barrio de prostitución que se transformó en una zona residencial normal. Desafortunadamente, hoy ese barrio ha regresado a su “tradición” de prostitución.

Li Onesto: Muchas cosas cambiaron durante los primeros 17 años; sin embargo ¿por qué era necesario avanzar más? ¿Qué problemas se estaba tratando de solucionar con la Revolución Cultural, por ejemplo en torno a la cuestión de la mujer?

Bai Di: Surgió un nuevo grupo elitista dentro del Partido y el gobierno. Durante la Revolución Cultural, se les llamaron seguidores del camino capitalista y eran el blanco de la revolución. Pero en mi opinión, “seguidor del camino capitalista” pueda ser inexacto. Eran personas que querían volver a la vieja jerarquía de la sociedad. Además, surgía la idea social de que la gente preparada debe quedarse en las ciudades, y por consiguiente esa gente menospreciaba a sus padres del campo. Eso fue uno de los síntomas durante esos 17 años y más tarde la Revolución Cultural trató de eliminarlo.

Los campesinos decían, en cuanto a sus hijos que tuvieron la suerte de ir a las universidades en las ciudades: el primer año son campesinos incultos, el segundo año han alcanzado a los demás y el tercer año abandonarán a sus padres del campo. Así que se trata de un cambio que ocurría con los hijos campesinos enviados a las ciudades. Se usó eso para hablar del problema más grande y de asuntos sociales. El Partido Comunista venía también de una base campesina. Representaba los intereses del campesinado. Entonces, se les manda a gobernar al país en Beijing, ¿verdad? Al principio, todo va bien. Mantienen su color básico, sus valores y su misión. Pero después de un tiempo, en el segundo período, alcanzan a los que ya están ahí, tratan de asimilarse y ser aceptados, y se olvidan del porqué están ahí en primer lugar.

Li Onesto: Estás diciendo que eso era una analogía con los que tenían que servir al pueblo, pero terminaron haciendo algo diferente. Mao y otros empezaron a llamarlos seguidores del camino capitalista porque había dos caminos en que China podía ir, uno que llevaba al socialismo y el otro que llevaba al capitalismo. Y había gente como Deng Xiao-ping que estaban diciendo que China debe ser capitalista y por eso se les llamaron “seguidores del camino capitalista”.

Bai Di: Pero no creo que realmente querían ir al capitalismo, sino que estaban tratando de hacer que la población regresara a la vieja tradición [feudal] y estaban tratando de fortalecer el feudalismo. Antes en China realmente no había capitalismo. Pero Deng Xiao-ping era un seguidor del camino capitalista en verdad y quería emular el sistema capitalista. Liu Shao Qi también.

Li Onesto: ¿Qué puedes decirme sobre el papel de las óperas modelo, el papel de la mujer y la importancia de la superestructura, pues la superestructura confuciana tenía cierta visión de la mujer: las momias, las beldades, etc., en el escenario?

Bai Di: Jiang Qing dio un discurso en 1965 en el cual dijo que tenemos que reformar la ópera y la literatura; eso anunció el comienzo oficial de la Revolución Cultural.

Li Onesto: ¿Por qué fue tan revolucionario lo que hicieron con las óperas modelo?

Bai Di: De eso trata mi investigación. En mi opinión, antes de la Revolución Cultural, aunque el Partido Comunista de China era muy agresivo políticamente, culturalmente el Partido todavía tenía un dejo de inclinación conservadora. Se aprobó la Ley del Matrimonio y eso fue un gran momento en la historia china, algo muy progresista. Pero en lo cultural conllevaba algo muy tradicional: por qué una ley de matrimonio, que todavía representa pensar que las mujeres necesitan casarse. Eso es mi argumento. Lo que Jiang Qing hizo fue más radical que eso. Estoy escribiendo una ponencia sobre eso, la cual presentaré en el verano, sobre la ópera y la literatura de la Revolución Cultural. Lo que quiero decir es que en comparación con las obras viejas, el papel del género cambió en las óperas modelo y las obras de ballet.

Hay que destacar el teatro modelo: así debiera ser la revolución. No podemos idealizar la Revolución Cultural, pero esta trató el problema de que 600 millones de personas todavía guardaban mucho bagaje del pasado. El presidente Mao dijo que no es posible hacer la revolución en una sola generación. Se requiere una segunda y una tercera generación; la gente todavía guarda bagaje del pasado. Ahora es muy difícil opinar sobre eso; los que estudian la Revolución Cultural dicen que las óperas modelo han creado todo tipo de imágenes falsas y estereotipos. Bueno, ¿y qué? Cualquier obra artística crea y promueve ciertas imágenes y estereotipos.

Li Onesto: Y se las usan para promover ciertas ideas...

Bai Di: Exacto. ¿Qué tiene eso de malo en comparación con la promoción de otros tipos de ideales? Si miras Lago de cisnes, expresa cierta visión de la belleza femenil. Y luego tienes Destacamento rojo de mujeres, donde se usa la misma forma de ballet, pero con una imagen diferente de la mujer. Tienes esa comparación y ese contraste. Jiang Qing usó la ópera de Beijing, que es una forma muy, muy abstracta; la usó para presentar cierto mensaje y cierta imagen. Algunos dicen: ay, no, esas mujeres no son reales porque no tienen familia. Pero de eso se trata. Las mujeres interpretadas no llevan la carga de una familia. Así que, en ese sentido cultural, Jiang Qing fue más avanzada. Y ves como son las cosas ahora en China bajo el capitalismo. La familia es totalmente perjudicial para la mujer. Y en términos del papel pleno de la mujer, su liberación y su papel social, la mujer tiene que salir de la familia. En la cultura china en particular, la palabra familia es una palabra cargada, un concepto cargado, tienes un papel y una obligación.

Li Onesto: Es así también en la cultura estadounidense; hay relaciones y obligaciones desiguales, está el patriarcado...

Bai Di: Exactamente. La mujer jamás tendrá una posición de igualdad en la estructura de la familia. Ahí mismo está el feminismo muy radical de Jiang Qing. La mujer puede ser una revolucionaria y una gran líder solo cuando se libera de ser una madre, de ser una esposa. Esas son imágenes que el teatro modelo de la Revolución Cultural ha construido.

Li Onesto: ¿Puedes hablar más sobre los logros de la Revolución Cultural y el significado de crecer en una sociedad socialista?

Bai Di: Crecí ahí y, para mí, siempre tenía una razón de ser. Para eso estaba la educación. Y no teníamos que preocuparnos por situaciones como ese tipo de crisis financiera que siempre habrá periódicamente en el capitalismo. Nunca tuvimos mucho: un cambio de ropa aparte de lo que teníamos puesto, pero jamás pensamos que deberíamos tener más. No tuvimos ese tipo de deseo loco por cualquier cosa, por ejemplo la necesidad de ir de compras todo el tiempo. Creo que el capitalismo es buenísimo para crear vacíos en la psiquis de la gente. Te enseñará que la única manera de sentir bien es queriendo tener más. Te consume. En mi niñez, no presté mucha atención a las cosas materiales. Por eso tuvimos la energía para hacer otras cosas para el bien de todos. Estudiamos toda clase de materia y creíamos que nuestra presencia era un elemento importante del futuro. Sí, mirábamos mucho hacia el futuro y, es más, nos enfocamos en un plano más amplio que solo China. Nos enfocamos en toda la humanidad. Eso era lo que nos inspiraba. En mi opinión, la educación debe servir para eso.

Algunas personas creen en el individualismo. Pero si piensas que eres lo que más importa, entonces tendrás una vida muy aburrida, porque tu existencia no tiene trascendencia para los demás; así creo yo. No podrías sobrevivir mucho. Hay que colocarte en la historia humana. Así tu vida, tu existencia tendrá una trascendencia. Eso es lo que dijo el presidente Mao. En su conmemoración al médico Norman Bethune, dijo que todo mundo tiene que morir. Pero la muerte tiene distintos significados. Una persona que tiene una muerte meritoria, pues esa muerte tiene más peso que el monte Tai. La muerte de otra persona puede pesar menos de una pluma. Debido a que Bethune dedicó su vida a esta causa comunista, todos lo recordamos; su muerte pesa mucho. A todos nos orientaron así. Así sientes que eres parte de algo. Y eso da más significado a tu vida y a tu muerte. Ahora que pienso en ello, éramos muy profundos como adolescentes. Ya estábamos bregando con las preguntas existenciales de toda la humanidad: la vida y la muerte.

En ese tiempo yo nunca había vivido en una sociedad capitalista, así que no podía compararla con el socialismo. Pero al mirar cómo son las cosas ahora en China y en Estados Unidos, creo que en ese entonces respiramos un optimismo, siempre nos sentimos optimistas. La gente no se quejaba de nada. Ahora todos se quejan aunque ya tienen mucho. En el capitalismo, hay muchos deseos de tener toda clase de cosas. Ahora cuando regreso a China, todo el mundo se queja y es solamente dinero, dinero, dinero. Sin embargo, en el socialismo, el propósito de la vida no fue el dinero. Como dijo Lei Feng de manera sucinta: No podemos vivir sin comida, pero el propósito de nuestras vidas no es la comida. Es crear una sociedad mejor. Eso sintetiza aproximadamente el espíritu. Lei Feng era un soldado raso del Ejército Popular de Liberación que murió defendiendo su puesto. Pasó los 22 cortos años de su vida ayudando a la gente. Y en 1964 el presidente Mao exhortó a toda la nación a “Aprender del camarada Lei Feng”.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Artículo reimpreso con el permiso de El Mundo No Puede Esperar; está en línea en worldcantwait.org

El 19 de marzo en Nueva York: Los pocos que se deben convertir en muchos

De un activista de El Mundo No Puede Esperar de Nueva York

Ha habido muchos momentos en la historia en que la minoría, con actos audaces por sus convicciones, ha estado del lado de la verdad y la justicia mientras la mayoría, con actos en oposición a esa minoría o con una pasividad de brazos cruzados, ha estado al lado de las mentiras y la injusticia.

El 18 de febrero de 1688, cuatro cuáqueros de Pensilvania —Garret Hendericks, Derick up Den Graeff, Francis Daniell Pastorius y Abraham up Den Graeff— escribieron la primera petición anti-esclavista en las colonias.

Estos cuatro hombres estaban en lo correcto. Y la mayoría estaba equivocada.

El 2 de mayo de 1967, el New York Times escribió: “Durante 70 minutos ayer por la tarde, unos 75 manifestantes contra la guerra de Vietnam formaron un piquete frente a la Bolsa de Valores de Nueva York, mientras mil [empleados] del distrito financiero... los abucheaban desde el otro lado de la calle”.

Sí, durante el punto álgido de la efervescencia radical de los 1960, las fuerzas que luchaban contra la guerra y la opresión a veces se encontraron ante una oposición muy superior en número. Una vez más la minoría estaba en lo correcto. Y la mayoría estaba equivocada.

El 19 de marzo de 2009, el sexto aniversario del comienzo de la guerra de Irak que ha dejado a más de un millón de iraquíes muertos y otros millones desplazados, de 50 a 100 personas marcharon por las calles de Nueva York para demandar que se ponga un fin a las guerras y las ocupaciones de Estados Unidos en Irak y Afganistán; no a la guerra contra Irán, Pakistán y Gaza; y alto a la tortura continua de los presos de Bagram, Guantánamo y otras mazmorras en todo el mundo.

En una ciudad de ocho millones de personas, la inmensa mayoría no actuó ese día de forma visible para oponer resistencia a esos crímenes de lesa humanidad. En una forma u otra, por una razón u otra, la mayoría siguió su rutina como si esos crímenes no estuvieran pasando.

Pero una vez más, la minoría estaba en lo correcto. Y la mayoría estaba equivocada.

Los crímenes son crímenes, sin importar quién los cometa

Junto con las acciones que El Mundo No Puede Esperar organizó en Atlanta, Berkeley, Miami, Seattle, Washington, D.C., y varias ciudades por todo el país, la acción de Nueva York se anunció como “la primera protesta nacional contra las guerras bajo el presidente Obama”. El desempeño de Obama en estos primeros dos meses ha subrayado la urgencia de anunciarlas así.

Solo un día antes de las protestas, el New York Times informó en un artículo de primera plana que el gobierno de Obama está considerando una escalada significativa de los ataques con aviones no tripulados con misiles contra Pakistán, los cuales ya no se limitarían a las “regiones tribales” sino que incluirían la provincia de Baluchistán, a pesar de la admisión oficial de que eso entrañaría un “alto riesgo de bajas civiles”, como dijo el Times. En febrero, Obama ordenó enviar a 17.000 soldados más a Afganistán, donde ya miles de civiles han sido asesinados. Obama sigue con la ocupación criminal de Irak, donde las fuerzas armadas estadounidenses admiten que mataron a una niña de 12 años en una garita de control el 16 de marzo. Según el supuesto plan de retirar las tropas, de 35.000 a 50.000 soldados estadounidenses todavía estarán en Irak después de agosto de 2010, y otros más se quedarán después de diciembre de 2011 con el fin de realizar “misiones selectivas de contraterrorismo”. Bajo Obama, Estados Unidos sigue torturando a los presos de Guantánamo y deteniéndolos indefinidamente sin acusarlos o enjuiciarlos.

La directora nacional de El Mundo No Puede Esperar, Debra Sweet, les preguntó a los manifestantes antes de la marcha: “¿Esto es el cambio para el cual hemos estado marchando y protestando durante todos estos años?”

La muchedumbre gritó en respuesta: “¡No!”

Sweet recalcó: “¡Claro que no!”

En los últimos años, las guerras de agresión, la tortura y la detención indefinida que llevaba a cabo el régimen de Bush han sido justamente los crímenes que hicieron que millones de estadounidenses odiaran su gobierno. No obstante, bajo el nuevo gobierno o se está haciendo de la vista muy gorda o se están justificando esas mismas prácticas.

“Parece que la gente acepta lo que hace Obama, simplemente por tratarse de Obama”. Así lo dijo Thaddius, un estudiante afroamericano de 16 años de la academia Humanities Prep, que acudió al llamado de El Mundo No Puede Esperar por un paro estudiantil (salir de clases).

Expresó una verdad que resalta la importancia decisiva de que un grupo de personas respondió ese día para decir que los crímenes de lesa humanidad son igual de inaceptables bajo Obama que bajo Bush.

Como dijo Sweet a los manifestantes al principio de la protesta: “Ustedes no saben qué tan importantes que son”.

Una ufanía que viene de hacer lo correcto

La protesta empezó en Union Square, como a la una de la tarde. Bajo un cielo gris y una llovizna, unas 50 personas se aglomeraron cerca de la entrada del metro al sur de la plaza, mientras Sweet y Mathis Chiroux, un miembro de Veteranos de Irak contra la Guerra que rehusó pelear en Irak, hablaron en el mitin que precedía a una marcha al centro de reclutamiento militar en Times Square. Un grupo de jóvenes sostuvo una gran manta blanca con letras en negro que decían: “No se puede ganar una ocupación”. Otras personas cargaron carteles de color naranja que demandaban: “¡Alto a las ocupaciones y la tortura por imperio! ¡El mundo no puede esperar!”.

Entre los oradores, los artistas y los participantes del mitin, reinaba un espíritu de desafío, tesón y responsabilidad moral. Antes de su presentación de “Nakba”, un rap que condena indignado la historia de genocidio y persecución israelíes contra los palestinos, el rapero Marcel Cartier, de 24 años de edad, informó a los presentes que hace poco había renunciado a su vida de “mocoso militar”.

Dijo: “No me agarraron [para alistarme]. Pero toda la vida la viví rodeado de militares estadounidenses, hasta el año pasado”.

Agregó que “rompió” con la vida militar cuando decidió que no quería pasar el resto de la vida como cómplice de crímenes de lesa humanidad.

Además, participaron otros músicos como Rebel Díaz, un grupo hiphopero del barrio Bronx, y Outernational, que logró adaptarse muy bien a la ausencia de sonido amplificado con una emocionante tocada acústica.

La abogada radical Lynn Stewart, que en los últimos años ha experimentado en carne propia la fuerza represiva del gobierno —pues en 2006, la condenaron de conspirar para dar ayuda material al terrorismo y de impedir la administración de la justicia, simplemente porque pasó un mensaje de un cliente a los simpatizantes de este— dijo que las autoridades no lograrían impedir que ella se opusiera resistencia a los crímenes de imperio y que los manifestantes deberían seguir esa pauta también.

Dijo al comienzo de su discurso: “Creo que tenemos que preguntarnos si a Obama le está acabando el “Gatorade”. ¡Pues, simón! ¿Estamos vivitos y coleando? ¡Simón!”

Sunsara Taylor, una corresponsal del periódico Revolución, dijo que muchas personas tienen la ilusión de que Obama terminará las guerras por imperio, a pesar de sus decisiones de continuar la ocupación de Irak, hacer una escalada de la guerra de Afganistán, intensificar los ataques aéreos contra Pakistán y apoyar la matanza israelí en Gaza.

Agregó: “La única manera de poner fin a esta ocupación y esas guerras es mediante las protestas, la resistencia y alzando la voz como estamos haciendo hoy. Lanzar retos a otras personas para que se despierten y actúen de acuerdo al criterio: ‘¿En qué tipo de futuro quieres vivir?’”

En su discurso, Taylor desmintió unos de los principales argumentos planteados para justificar las guerras estadounidenses por imperio. Por ejemplo, respondiendo a la idea de que esas guerras les dan mayor seguridad a los estadounidenses, dijo que tal razonamiento es falso y, es más, carece de ética.

Dijo: “Es inmoral decir que la vida de los estadounidenses vale más que la de los iraquíes o la de los afganis. Un millón de muertos en Irak: no me importa si nos hizo más seguros. El costo es inaceptable. Es inmoral, es injusto y hay que oponernos a eso”.

También criticó duramente la idea de que Estados Unidos quiere liberar a las mujeres de Irak y Afganistán. Señaló que antes de la ocupación estadounidense, Irak fue un país laico; ahora es una teocracia en que por 100 dólares un hombre puede arreglar un “asesinato de honra” a su esposa o hija.

Dijo que la gente de Estados Unidos debe plantear este mensaje: “Rehusamos elegir entre el fundamentalismo islámico y el imperialismo estadounidense. Los dos son pesadillas. La humanidad necesita otro camino, y todos ustedes son parte de forjar ese otro camino”.

Añadió que para un fin permanente y real a los crímenes de lesa humanidad, es necesario gestar un sistema radicalmente diferente.

“En lo más fundamental, la humanidad necesita la revolución. La humanidad necesita el comunismo. Necesitamos un mundo totalmente diferente. Necesitamos mucho más que nuevos sabores y nuevas caras para imperio. Este país, Estados Unidos, se fundó en la esclavitud y el genocidio de los indígenas. A lo largo de su historia, ha realizado más de 100 invasiones a otros países, golpes de estado con respaldo de la CIA y otras ocupaciones. Eso nos ha costado un millón de vidas en Irak; ahora hay 740.000 viudas en ese país. Este sistema está cometiendo enormes crímenes en una escala gigantesca, y nuestro deber a la humanidad es llegar a la raíz de qué tipo de sistema es en que vivimos y qué tipo de cambio realmente es posible”.

Muchos de los manifestantes eran estudiantes de secundaria que habían abandonado las clases para ir a la protesta. Una joven de 17 años de la prepa Stuyvesant dijo que ella y otros estudiantes habían decidido salir de clases solo unos días antes; aunque ella ya conocía a unas cuantas personas alrededor de El Mundo no Puede Esperar, describió el proceso en que los estudiantes en general decidieron salir de clases como “bastante espontáneo”.

Agregó: “Al final de cuentas, hay gente que está muriendo y están enviando a más soldados. Están matando a más gente. Como estudiantes, no lo apoyamos ni lo aceptamos”.

Dijo que un profesor de su prepa había estado diseminando la idea, quizás al director, que los estudiantes solamente buscaban un pretexto para no ir a clases. Agregó que no sabía exactamente cuáles serían las consecuencias, o si las habría, para los estudiantes de Stuyvesant que abandonaran las clases. Pero señaló que precisamente porque muchos consideran un paro estudiantil como algo inaceptable, el mensaje es muy fuerte cuando los estudiantes lo hagan de todas maneras.

Thaddius, el estudiante de Humanities Prep, dijo que la decisión de Obama de enviar a 17.000 soldados más a Afganistán fue uno de los principales factores que lo motivó a participar en el paro y la marcha. Dijo que sus profesores respondieron positivamente a su decisión.

“Les dije a mis profesores que yo iba a salir de clases para ir a una protesta y no les molestó ni nada. Uno estaba completamente de acuerdo”.

Dijo que no le fue difícil decidir abandonar las clases: “Una vez que vi cuál era la causa, ni vi por qué no participar”.

Al terminar el mitin, los manifestantes marcharon por la calle 14 en dirección de la avenida 8, al oeste. Varias personas, entre ellas estudiantes de prepa, respondieron al llamado de los organizadores de unirse a un contingente de “detenidos”, en monos de color naranja y capuchas negras, para representar a los muchos que nuestro gobierno ha agarrado, detenido indefinidamente y torturado. Marcharon en fila con grandes cadenas que ligaban el uno al otro.

Ocho más participaron en una “marcha de los muertos”, vestidos completamente de negro pero con máscaras blancas. Marcharon en un luto silencioso, luciendo en el pecho los nombres y la edad de los civiles muertos y la fecha en que murieron: “Sadia Bibi, 10 años de edad, Afganistán, 12 enero 2006”; “Hussein Nawaz, 5 años de edad, Afganistán, 12 enero 2006”.

Otro grupo cargó un enorme sudario negro por las calles de Manhattan, en representación del luto por los millones de civiles masacrados en las guerras estadounidenses por imperio. Llevaron el sudario hasta el centro de reclutamiento militar de Times Square, para traer ese símbolo de muerte y destrucción justamente a la puerta de los responsables.

Cuando la marcha salió de Union Square, corearon: “¡Alto a la tortura! ¡Alto a la guerra! ¡Es por eso que estamos marchando!”. En el camino corearon: “¡Fuera de Afganistán! ¡Fuera de Irak! ¡Fuera de Palestina! ¡Y no vuelvan más!”; y “¡Seis años! ¡Diga ‘no más’! ¡Nos toca a nosotros parar la guerra!”

Una numerosa escolta de policías no invitados seguía detrás de la marcha. Los manifestantes llegaron a la Humanities Prep para recoger a otros estudiantes, coreando “¿Para qué están reclutando? ¡Para asesinar, violar, torturar y hacer guerra!”, y muchos estudiantes se quedaban mirándolos desde el otro lado de la calle, tratando de decidir si iban a participar o no; varios decidieron que sí. La marcha hizo otra parada en la prepa Lab, también en el distrito Chelsea, para recoger a más estudiantes.

Los que quedaron mirando: el público pasivo que tenemos que movilizar

Uno de los elementos más interesantes de la acción del 19 de marzo fue la respuesta de los neoyorquinos que, quedándose en la acera, miraban la marcha mientras pasaba. Las conversaciones con varios de ellos sugieren que, si bien prevalecen la desorientación y la desmovilización políticas —y el Kool-Aid de Obama es fuerte— el sentimiento popular contra las guerras, la tortura y otros crímenes de este gobierno sigue siendo omnipresente en la sociedad. Varias personas con quienes El Mundo no Puede Esperar habló a lo largo de la ruta de la marcha expresaron aprecio y sentirse inspirados.

Un latino de 55 años de edad dijo: “[La situación] da pena. La gente está muriendo, muriendo, muriendo”. Cuando le pedimos su opinión de la protesta en sí, respondió: “Eso es lo que tenemos que hacer”. Agregó que esperaba que la protesta recibiera cobertura en los importantes medios de comunicación. (Y así fue: el New York Times hizo un amplio reportaje en su sitio web.)

Al leer el anuncio de El Mundo no Puede Esperar para el 19 de marzo, señaló la imagen de un detenido encapuchado y dijo: “¿Ves esto? Eso es horrible”.

Más adelante, frente a la cantina Flannery’s en la calle 14 y la avenida 7, una señora dominicana de 36 años de edad dijo que le impresionó la participación de los jóvenes en particular.

“Ahora cuando vi a esos jóvenes haciendo algo como eso, me dio ganas de llorar. Me están demostrando que están pensando en los demás”.

Agregó que está “completamente de acuerdo” con el llamado de alto a las guerras.

“Hará que unos vuelvan la cabeza”

Más al norte, en Chelsea, Gloria, una señora de 62 años, estaba mirando la marcha de los muertos con su nieto de 9 años, y se la señalaba para explicar qué significaba.

Dijo: “Es una situación triste. Están matando a niños. Están matando a soldados. ¿Para qué?”

Un momento después, agregó: “Tenemos que hacer más para parar esta guerra, para impedir que los soldados vayan para allá”.

Le preguntamos a su nieto cómo sintió al ver los nombres de niños muertos que tenían más o menos la misma edad que él. Contestó: “Creo que no se les sintió bien. Vi letreros con edades muy cortas”.

Cuando la marcha se acercó al centro de reclutamiento, Noble, un hombre afroamericano sentado en una sillas de ruedas, exclamó: “¡Luchen contra el poder! ¡Siempre luchen contra el poder!”

Nos dijo: “Creo que es una buena idea parar la guerra. Mi perspectiva personal, bueno, no soy político, pero en mi opinión el gobierno de Estados Unidos simplemente quiere tener tropas ahí para actuar como policía en Irak”.

Le preguntamos el motivo de haber gritado “luchen contra el poder” y respondió: “Porque eso es exactamente lo que hay que hacer: ¡hay que luchar contra los que tienen el poder!”

Una señora treintañera que acompañaba a Noble y estaba de visita de Canadá, expresó su entusiasmo inequívoco.

“Apoyo 100% a esta marcha y es magnífico verla. Toda la ciudad debiera estar marchando. Todo el país debiera estar marchando. Toda América del Norte debiera estar marchando. Los crímenes que se han cometido son imperdonables”.

Agregó que el tamaño pequeño de la marcha no disminuyó su importancia: “Fue una marcha bastante corta, pero aún así es significativa. Si hubieran varias marchas en diferentes partes de la ciudad, creo que tendrían el mismo impacto que una sola marcha muy grande”.

La marcha llamó la atención de incluso los que se oponían a su mensaje o que respondían tibiamente a él. Una joven blanca de 19 años en la avenida 8 y la calle 21 miró desde el otro lado de la calle mientras pasaba la marcha.

Reaccionó en particular a la marcha de los muertos: “Esto es aterrador. Realmente me da espantos”.

Preguntó con qué propósito tenían ropa negra y máscaras blancas, y cuando le dijimos que fue para simbolizar los civiles asesinados en las guerras estadounidenses por imperio, respondió: “Vaya pues. Si ellos creen eso, definitivamente están llamando la atención”.

Sin embargo agregó que, en su opinión, la muerte de civiles en dichas guerras es culpa de los terroristas que los usan como escudos humanos.

“Estoy segura que Estados Unidos no quiere matar a gente civil”.

Mientras tanto, en la entrada a Humanities Prep, un estudiante de 18 años que estaba pasando un rato en el parque vio llegar el contingente vestido de monos de color naranja, y se acercó para verlo; al principio pensaba que los “detenidos” eran presos en realidad.

Dijo que se opone a la guerra, pero no considera a sí mismo una “persona política” y no piensa que la guerra le impacta directamente.

“No tengo a ningún familiar ahí, así que no me importa mucho”.

Sin embargo, dijo que la protesta era cautivadora: “No sé si va a cambiar algo, pero me conmovió a mí. Hará que unos vuelvan la cabeza”.

Contradicciones que hay que transformar

Encontramos contradicciones claras, tanto entre los transeúntes que miraban la marcha desde la banqueta como entre los propios manifestantes, en cómo veían el terreno político actual. No es de sorprenderse que eso fuera más evidente respecto a cómo veían a Obama. Varias personas, a pesar de hablar apasionadamente sobre la inmoralidad de las guerras estadounidenses por imperio y la justicia de oponer resistencia a ellas, no estaban confrontando el papel de Obama como comandante en jefe de esas guerras.

Thaddius, el estudiante de 16 años de la Humanities Prep que lamentaba que la gente acepta atropellos cometidos bajo Obama que no aceptaría de Bush, dijo además que le tiene en mucha estima al nuevo presidente.

“Todavía siento muy bien con Obama”. Agregó que la gente tiene la responsabilidad de acordarle a Obama de que es necesario el cambio, para que no pierda de vista la voluntad del pueblo.

La señora de 36 años, de la cantina Flannery’s, dijo que estaba dispuesta a darle a Obama un año para hacer un cambio; pero si después de un año nada ha cambiado, entonces lo declarará “simplemente otro político más”.

Gloria, la señora que miraba la marcha de los muertos con su nieto, también guarda esperanzas. Dijo: “Rezo para que cambie las cosas y que traiga a estos soldados de nuevo a casa”.

La idea de que alguien esperaría que Bush pusiera fin a las guerras, al mismo tiempo que las escalaba, es tan difícil de concebir que provoca risa. Sin embargo, mucha gente de esta sociedad sigue esperando, en esencia, que Obama, cuando habla de la escalada de guerra en Afganistán o Pakistán y de continuar la ocupación de Irak, simplemente esté bromeando.

“Desperté de nuevo”

Por otro lado, una conversación en Union Square con Elise, una joven blanca de 24 años, demostró el potencial para superar todas esas ilusiones si chocan con una realidad que apunta agudamente en la dirección opuesta.

Elise dijo que fue a una enorme protesta antibélica en Londres el 15 de febrero de 2003.

Pero una vez que comenzó la guerra de Irak, “Simplemente seguí trabajando y no presté tanta atención [como antes]”.

De hecho, dijo que su atención se centraba en responsabilidades como pagar la renta y los demás gastos. Reconoció: “Era la flojera también”.

La noche de las elecciones, ella quedó emocionada por el primer presidente negro y esperanzada de que Obama siguiera firme a su promesa electoral de “cambio”.

“Me llevó totalmente. Me llevó todo eso de un cambio. Realmente me dio un sentido de poder, al ver que la gente se unía, y ahora vemos que no está cumpliendo con nada”.

Uno de los primeros factores que la decepcionó muchísimo fue el anuncio de Obama de que iba a enviar a otros 17.000 soldados a Afganistán.

Pronto se puso a investigar en línea la historia de otras guerras estadounidenses y en el proceso descubrió que este país lleva siglos de ir a la guerra con pretextos inventados.

Dijo: “Hay tanta información que desconocemos”.

Ahora, dice que insta a las personas entusiasmadas con Obama a investigar a fondo las posturas y el pasado de Obama, y de los miembros de su gabinete.

Dijo que de nuevo siente que tiene poder: “A veces parece que es una batalla tan grande que no voy a poder hacer nada, yo sola. Desperté de nuevo”.

La minoría está en lo correcto... ¡pero no queremos seguir siendo una minoría!

Hay que elogiar a las 50 a 100 personas que marcharon por las calles de Nueva York el 19 de marzo; hicieron lo correcto y lo justo, y su acción importó aun cuando, en lo inmediato, la concurrencia estuvo mucho menor de lo que se necesita.

Por supuesto, nuestra meta no es simplemente estar en lo correcto. Queremos participar en cambiar radicalmente el mundo.

Así que llegamos a esta pregunta: ¿Cómo despertamos a las muchas Elises del país y del mundo?

¿Cómo hacemos que gente por todo el país, como la señora que estaba frente a la cantina Flannery’s, no simplemente llore sino que tome acción?

¿Cómo sintonizamos con los Nobles del mundo, inspirándoles no simplemente a exclamar “¡luchen contra el poder!” sino a entrarle de lleno a un movimiento que está librando esa lucha?

¿Cómo movilizamos a jóvenes como Thaddius, que no tienen “ninguna razón” que les impide sacrificar un día de estudios para oponer resistencia a crímenes de lesa humanidad?

Es muy poco probable que haya una sola solución mágica a esas preguntas. Pero, como punto de partida, es importante reconocer que son preguntas que los a que les urge ver un mundo sin guerras, tortura, represión y opresión debemos plantearnos continuamente y también plantear agudamente a los demás.

Cuanto más salimos con audacia y sin apologías, como hicimos el 19 de marzo, diciendo la verdad —que los crímenes de lesa humanidad siguen cometiéndose en nuestro nombre, que ahora es el gobierno de Obama que los comete y que si fueron inaceptables bajo Bush, también son inaceptables bajo Obama— llegaremos más cerca a tener respuesta a esas preguntas.

Tenemos que actuar de una manera que demuestra claridad moral, para así transmitir esa claridad a otros. Tenemos que inspirarles a ir más allá de decir: “se necesita una resistencia”, en un sentido abstracto, para llegar a decir: “opondré resistencia”, en un sentido concreto.

Desde esa perspectiva, me parece apropiado concluir con un reto que Sunsara Taylor lanzó a la muchedumbre en Union Square:

“Si alguien les dice que la protesta no tiene ningún impacto, díganle que cruzarse de brazos por seis años no tuvo ningún pinche impacto. Votar por Obama tampoco... Salgan a la calle, pero luego vayan a retar a todos los conocidos con que esta es la única manera en que la historia ha cambiado jamás. Siempre comienza con un puñado de personas. Siempre comienza con una minoría. Vayan a retar a los amigos, a los profesores, y a sus padres y consigan que la próxima vez estén en la calle con nosotros. Conéctelos con el movimiento El Mundo no Puede Esperar. Otro mundo es posible. Pero la responsabilidad es nuestra. Y es solo mediante la lucha que podemos transformarlo en realidad”.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Un lector envió esta petición a Revolución:

Petición para Leonard Peltier

Deje saber

al presidente Barack Obama, al secretario de Justicia Eric Holder, al sistema federal correccional, al Congreso y los medios de comunicación que usted

LOS RESPONSABILIZA

DE LA SEGURIDAD Y EL BIENESTAR DE LEONARD PELTIER, y que ¡QUIERE QUE LE PONGAN EN LIBERTAD!

A Leonard Peltier, el preso político indígena conocido internacionalmente, se le ha victimizado y brutalizado desde su traslado el 14 de enero al correccional estadounidense Canaan, de Pensilvania. Poco después de su llegada, varios pandilleros a quienes desconocía se le echaron encima y lo golpearon. A raíz de eso, las autoridades lo pusieron en aislamiento, con una dieta restringida que perjudica su condición diabética y solo le permiten una llamada telefónica al mes. No le permiten reunirse de cara a cara con sus abogados.

Por favor, envíe la PETICIÓN EN LÍNEA ¡Manos fuera de Leonard Peltier – Libertad ahora! a http://www.iacenter.org/native/leonardpeltierpetition para dejar saber al presidente Obama, al secretario de Justicia Holden, al sistema federal correccional, al director del correccional Canaan, los líderes del Congreso y los medios de comunicación que LOS RESPONSABILIZA DE LA SEGURIDAD Y EL BIENESTAR DE LEONARD PELTIER, y que demanda su libertad.

A continuación, el texto de la petición en línea:

Al presidente Barack Obama; al secretario de Justicia Eric Holden; a Ronnie R. Holt, director del correccional Canaan; a D. Scott Dodrill, director del departamento federal de correccionales de la región noroeste; y a Harley G. Lappin, director de correccionales de Estados Unidos

Copias al Comité de Congresistas Negros, los líderes del Congreso, al secretario-general de la ONU Ban Ki-moon, a la Unión Americana de Libertades Civiles y a miembros de los medios de comunicación nacionales

 

¡SEGURIDAD, TRATO HUMANO Y LIBERTAD PARA LEONARD PELTIER AHORA!

Me he enterado de que a Leonard Peltier, el preso político indígena conocido internacionalmente, preso #89637-132, se le ha victimizado y brutalizado desde su traslado el 14 de enero al correccional estadounidense Canaan de Pensilvania.

Poco después de la llegada de Peltier, varios pandilleros a quienes desconocía se le echaron encima y lo golpearon. A raíz de eso, las autoridades lo pusieron en aislamiento, con una dieta restringida que perjudica su condición diabética y solo le permiten una llamada telefónica al mes. No le permiten reunirse de cara a cara con sus abogados.

Responsabilizo al director y al sistema correccional de la seguridad, el bienestar y el trato humano de Peltier. Leonard Peltier es un activista indígena conocido internacionalmente y ha llegado a ser un símbolo mundial de la injusticia y el maltrato carcelario de este país. Ha estado preso desde fines de los años 70 por el supuesto homicidio de dos agentes del FBI, y nunca ha recibido un proceso justo. Las autoridades federales han suprimido o destruido miles de cuartillas de pruebas que posiblemente hubieran resultado en su libertad hace décadas.

El Comité de Defensa y Ofensa de Leonard Peltier (CDOLP)  señala: “Amnistía Internacional le considera a Leonard Peltier un preso político cuyas posibilidades de recurso judicial se agotaron hace mucho tiempo... Amnistía Internacional reconoce que ya no es factible un nuevo proceso y cree que a Leonard Peltier se le debe poner en libertad inmediatamente y sin condiciones”.

El CDOLP agrega: “Los documentos demuestran que en el proceso de 1976, mientras la fiscalía y el gobierno le culparon a Peltier de disparar a quemarropa a unos agentes del FBI, por tres años la fiscalía ocultó los resultados de las pruebas balísticas que hubieran comprobado que fuera imposible que las balas salieran del arma vinculada a él. En ese proceso también se negó la presentación de pruebas de que había actuado en defensa propia”.

El CDOLP acota también: “El fiscal del gobierno dijo durante los argumentos orales posteriores: ‘No podemos probar quién disparó a esos agentes’, y el tribunal del octavo circuito determinó: ‘Existe la posibilidad de que el jurado habría exonerado a Leonard Peltier si la defensa tuviera los documentos y la información ocultados indebidamente, para así mejor aprovechar y resaltar las contradicciones que arrojaban serias dudas sobre los argumentos del gobierno”.

El juez Heaney, autor del fallo desestimatorio, ahora apoya que se le ponga en libertad, afirmando que el FBI usó tácticas indebidas para lograr que se le condenara.

Peltier, que tiene ahora 64 años de edad, sufre de diabetes y una variedad de enfermedades graves como resultado de haber pasado décadas en prisión. Tiene bisnietos que jamás ha conocido.

Esta gran farsa en el caso de Peltier ha estado en marcha por demasiado tiempo. Hay que ponerle en libertad inmediatamente. Como es miembro de una nación indígena soberana, pido que el presidente Obama actúe de “nación a nación” con los chippewa de la montaña Tortuga para que Peltier regrese a casa en Dakota del Norte.

Es más, Peltier ha sido por décadas un preso ejemplar. Merece estar en libertad condicional desde hace tiempo, pero el FBI está interviniendo indebidamente para impedir que se le ponga en libertad.

En un tiempo en que el gobierno quiere restaurar su reputación internacional con preparativos para cerrar la prisión de Guantánamo, Leonard Peltier ha estado pudriéndose injustamente en el sistema correccional estadounidense por más décadas que la prisión de Guantánamo siquiera ha existido.

¡Libertad para Leonard Peltier ahora!

Atentamente,

(Su firma se añadirá aquí conforme a los datos que escribe en línea. También tendrá la oportunidad de redactar el texto o escribirlo en sus propias palabras).

Por favor, deje saber al presidente Barack Obama; al secretario de Justicia Eric Holden; a Ronnie R. Holt, director del correccional Canaan; a D. Scott Dodrill, director del departamento federal de correccionales de la región noroeste; a Harley G. Lappin, director de correccionales de Estados Unidos; al Comité de Congresistas Negros; a los líderes del Congreso; al secretario-general de la ONU Ban Ki-Moon; a la Unión Americana de Libertades Civiles; y a miembros de los medios de comunicación nacionales que ¡LOS RESPONSABILIZA DE LA SEGURIDAD Y EL BIENESTAR DE LEONARD PELTIER!

¡URGE AHORA SU ACCIÓN DE EMERGENCIA!

¡Favor de enviar la PETICIÓN EN LÍNEA ¡Manos fuera de Leonard Peltier – Libertad ahora! a http://www.iacenter.org/native/leonardpeltierpetition AHORA!

Busque más información sobre Leonard Peltier en http://www.whoisleonardpeltier.info.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

HAY QUE VER:

Las tortugas pueden volar

Las tortugas pueden volar es una película de Bahman Ghobadi disponible en dvd. Ghobadi es el mismo director de otro provocador largometraje llamado La hora de los caballos ebrios.

Las tortugas pueden volar es una historia maravillosa, cautivante y muy conmovedora.

Se ambienta en la frontera de Turquía con Irak en la víspera de la invasión y ocupación estadounidense de Irak en 2003. Los niños kurdos son los personajes principales — sus vidas, su trabajo muy peligroso y sus juegos.

Todos tratan de obtener noticias de la inminente invasión estadounidense. Al mismo tiempo la gente no se da cuenta pero lucha por comprender “¿qué es Estados Unidos?”

El personaje principal es un niño de 14 anos a quien todos llaman Satélite (Soran Ebrahim). Él funciona como los ojos y los oídos de todos los aldeanos de la región, los ojos y los oídos hacia el mundo fuera de la aldea, los ojos y los oídos hacia la invasión. Él es en quien todo el mundo se apoya para entender qué deberían hacer cuando esta ocurra.

A través de su relación con algunos de los otros niños que han experimentado los horrores de la guerra a manos del ejército de Saddam Hussein —por medio del muy arriesgado trabajo que todos deben realizar para subsistir y dar forma y sentido a su vida—, paso a paso comienza a entender lo que significaría la invasión estadounidense… y entonces esta ocurre.

Satélite es uno de los pocos actores reales en esta película. Lo que hace mucho más fuerte este largometraje es la participación de cientos de personas que se interpretan a sí mismas. Desde el comienzo uno se identifica con estos niños, su vida, sus historias, su humor y su humanidad — en medio de una situación en la que no encajan, ni ellos ni ningún otro ser vivo.

El nombre de Satélite es una metáfora en el relato. Sus habilidades le fueron heredadas por su padre, es capaz de instalar antenas parabólicas y tiene conocimientos técnicos. La historia se desarrolla alrededor de él y tres huérfanos que conoce de otra aldea, especialmente Agrin —una niña que captura tu atención desde la primera escena— en esta ella se encuentra al borde de un precipicio, después salta y deja sus zapatos atrás — es hasta después cuando uno comprende lo que la llevó a este precipicio.

Esta película no te la puedes perder.

 

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Banquete revolucionario en el Área de la Bahía

De algunos de nuestros lectores en el área de San Francisco

Docenas de personas se reunieron el quince de marzo y recaudaron más de dos mil dólares en donaciones y compromisos para Revolución en Oakland, California. Para algunos, era la primera vez que asistían a un evento del periódico Revolución. Una mujer negra dijo que supo del periódico cuando el asesinato de Oscar Grant por un policía del Bart. Un estudiante negro universitario había escuchado a Clyde Young hablando sobre la opresión del pueblo negro sólo tres días antes. Inmigrantes latinos del área de la Misión de San Francisco, maestros y activistas se unieron a quienes han apoyado al partido por muchos años.

Preparación para el evento

Unas semanas antes del evento, los seguidores de Revolución hablaron con mucha gente acerca del periódico en una universidad y en varios vecindarios, sobre su importante papel en la construcción de un movimiento revolucionario y por qué era necesario recolectar fondos.

Hablamos con personas en restaurantes, panaderías y delicatessens y les mostramos el número especial “Una Declaración: Por la liberación de la mujer y por la emancipación de toda la humanidad” y el volante de la Audaz Iniciativa. Les contamos sobre la marcha en Los Ángeles y en Europa en el Día Internacional de la Mujer, que fue iniciada por la Organización de Mujeres 8 de Marzo (Irán-Afganistán).

A muchos negocios se les mostró por primera vez el periódico y éstos donaron pasteles y comida pendjabí. Las personas del Medio Oriente fueron de las más receptivas. Un panadero no había visto nunca el periódico pero sabe de la batalla que se libra con lo de Oscar Grant y donó solo por el hecho que somos parte de esa lucha. También se alegró de saber que existe la librería en Berkeley. El dueño de una pizzería del Sudán supo del evento y estuvo muy dispuesto a donar para el día del banquete. Una pequeña tienda iraní también donó.

Banquete, camaradería y fondos para la revolución

Un atractivo letrero en rojo, amarillo y negro de la cabecera de Revolución era lo más visible en el escenario del Salón Humanitario en Oakland. Este atraía la atención de la gente cuando el programa empezaba. Coloridos saris ondulaban colgados de las vigas del techo y las ampliaciones de Revolución sobresaltaban de las paredes con condenas a los crímenes brutales que el imperialismo norteamericano comete alrededor del mundo y la resistencia que existe contra este.

Larry Everest, un escritor de Revolución, y un miembro del Club Revolución fueron los maestros de ceremonia. Larry empezó diciendo “¿Por qué estamos aquí? Porque el mundo necesita cambio urgentemente, un cambio radical. Un cambio revolucionario. Un cambio comunista. Todo un nuevo mundo”

Extractos leídos del periódico mostraron qué efecto tendría el que más personas entendieran el mundo como es realmente y actuaran conscientemente para cambiarlo. Entre lo que se leyó estuvo el artículo de Joe Veale “Reflexiones suscitadas por los comentarios de los pastores en el entierro de Oscar Grant” y el artículo de Bob Avakian “Revolución y un mundo radicalmente diferente: ‘Universalismos’ enfrentados e internacionalismo comunista”.

El poema “Pare a la brutalidad policial y sus asesinatos: ¡Miles de vidas robadas! ¡BASTA YA!” fue exclamada con pasión y al terminar se escucharon fuertes aplausos.

“Este sistema ha criminalizado a generaciones de jóvenes negros y latinos, sin ofrecerles nada, sino desempleo, prisiones, el servicio militar y una muerte temprana. Este sistema ve a millones de jóvenes como nada salvo un ‘problema social’, y constantemente les echan lodo, los degradan y les faltan el respeto. Este sistema no le ofrece futuro a la juventud, ninguna una vida con sentido ni nada por que vivir. Pero la revolución sí lo hace”.

Clyde Young fue un invitado especial en representación del Partido Comunista Revolucionario, EE.UU., quien habló sobre el Fondo de Literatura Revolucionaria para Prisioneros (FLRP) y leyó una de sus cartas favoritas de un prisionero acerca de Obama, “Esto podría llevar a que la gente apoye la arrolladora campaña y toda la muerte y destrucción”. Clyde dijo que dentro de la prisión en promedio cinco personas leen cada ejemplar del periódico. Sobre la urgencia de recolectar fondos dijo que 738 de las suscripciones de los prisioneros terminarán al final de marzo a menos que podamos recolectar 20.000 dólares.

Varias personas querían en especial apoyar al FLRP porque se inspiraron por las cartas de los prisioneros acerca de cómo estos ansían leer y discutir el periódico y cómo se lo pasan de mano y mano entre sí. Los fondos harían que sea posible enviarles suscripciones y libros tales como el de Ardea Skybreak La ciencia de la evolución y el mito del creacionismo, Saber qué es real y por qué importa y el de Bob Avakian, ¡FUERA CON TODOS LOS DIOSES! Desencadenando la mente y cambiando radicalmente el mundo, los que son necesarios en este momento en que los cristianos fundamentalistas están inundando las cárceles con religión.

Larry dijo que no había cosa mejor que la gente podría hacer con su dinero que dárselo al periódico, y la gente respondió con donaciones de $300, $150, $100 y otras cantidades. También invitó a la gente a que se suscribiera y fueran donantes mensuales. También sugirió formas diferentes para contribuir a la producción del periódico, escribiendo cartas y artículos y distribuyéndolo. Habló de cómo la gente podría dar un dinero ahora y comprometerse a recaudar más en las próximas semanas, siendo anfitriones de fiestas para recaudar fondos, dando un monto mensual y distribuyéndolo de puerta a puerta.

Cuando anochecía, grupos de personas entablaron discusiones profundas y animadas mientras otros bailaban salsa, cumbia, ritmos afro-cubanos y de blues, gracias a un pinchadiscos (DJ) que donó sus servicios.

Mucha gente se alegró por haber podido recaudar este dinero. Había un aire de camaradería porque estábamos compartiendo la lucha para traer un mundo mejor y nuevo. También se entendió que necesitamos contactar a mucho más personas e incorporarlas en el movimiento revolucionario y en todos los aspectos del trabajo que tienen que ver con el periódico.

Invitamos a otros a organizar eventos grandes y pequeños para recaudar fondos. Puede ser tan simple como reunirse con sus amigos, haciendo un convivio, convite o fiesta o en que los invitados aporten comida, organizando eventos grandes a donde todos se ofrezcan a ayudar y donar dinero. Uno de los estudiantes de colegio del Club Revolución dijo que el evento había sido “una buena mezcla de relajamiento y política” y estuvo “muy chido y radical”.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Promoviendo el Día de Darwin en Hawai

¡Encargándose del reto de popularizar el Día de Darwin que fue emitido en Revolución #156 ha sido una revelación y una llamada de atención!

El 12 de febrero (el Día de Darwin), una encuesta fue publicada por Gallup que indicó que solo el 39% de la población “cree en la teoría de la evolución” (gallup.com:80/poll/114544/Darwin-Birthday-Believe-Evolution.aspx). Hawai es un lugar bien “liberal” y, hasta hace poco, la religión no ha tenido un papel muy prominente. Por consiguiente, no pensamos que la encuesta reflejara acertadamente los sentimientos de la gente de Hawai.

Tuvimos dos experiencias importantes al popularizar el Día de Darwin que quisiéramos compartir con las y los lectoras/es de Revolución.

Llevando el Día de Darwin a la ciudad universitaria

El Día de Darwin, Libros Revolución montó una mesa y exposición en el centro del campus de la universidad de Hawai. Lo que aprendimos a la mesa reflejó la encuesta de Gallup Poll más de lo que pensábamos antes.

Muchos estudiantes rehuyeron a nuestra mesa, rechazaron los folletos o dijeron desdeñosamente “no creo en la evolución” cuando intentamos a entablar debate con ellos. Unos nos preguntaron quién era Darwin. Nos condenaron al infierno o peor. Un estudiante de una organización cristiana fundamentalista quien había sido asignado a una mesa al lado de la nuestra nos dijo que necesitáramos rechazar la evolución o sufriríamos una eterna condenación. Entonces ¡recogió sus cosas y dejó su mesa.

Un profesor de religión nos informó con pretensiones de superioridad moral que no creía en ninguna religión, ni siquiera en el “darwinismo”, sosteniendo que no existe “la verdad” como tal y que la evolución no era sino otro sistema de creencias. Algunos nos amonestaron por decir que la evolución es “verdad” (aunque estaban de acuerdo de que sí lo es), llevando a discusiones sobre la verdad, la diferencia entre la verdad relativa y la verdad absoluta y el peligro de la tendencia actual en las universidades a evitar de plano la lucha por la verdad.

De otro lado, unas personas de la facultad y unos estudiantes, muchos de los cuales habían visto los folletos pegados en los tablones de anuncios o que recibieron mensajes electrónicos a raíz de una gran campaña internáutica antes del Día de Darwin, vinieron a felicitarnos por promover al Día de Darwin y a examinar concienzudamente nuestra mesa. Estas personas fueron los que pasaron tiempo al lado de la mesa, contándonos sobre sus experiencias en clase, compartiendo sus temores sobre el ascenso del creacionismo y el fundamentalismo religioso o lamentando el hecho de que unos de los profesores evitarían las discusiones sobre la evolución porque no quisieran estar frente a la controversia. Otros estudiantes nos dijeron que no habían tenido ninguna discusión sobre la evolución en el colegio y estaban perplejos cuando los profesores de ciencias enseñaran las materias como si los estudiantes entendieran los principios fundamentales de la evolución.

Un estudiante nos contó sobre estar en una clase grande de biología donde una estudiante mandó que el profesor diera tiempo igual al creacionismo en la clase y retó a los otros estudiantes a que dejaran la clase con ella si el profesor no lo hiciera. Si bien ninguno de los otros estudiantes se fue de la clase, muchos hablaron en privado que sentían lo mismo, pero dijeron que no podrían dejar la clase porque necesitaban sacar buenas notas.

Lo que aprendimos fue que hay mucha polarización entre los estudiantes sobre la evolución. Muchos no aceptan la teoría de la evolución, pero estudian lo que es necesario para repetir mecánicamente las respuestas y pasar el curso y no hay ningún estímulo para que examinen críticamente la teoría de la evolución. La evolución rara vez llega a ser tema de debate y discusión libre entre los estudiantes. Incluso los estudiantes quienes creían firmemente en la evolución reconocieron que nunca hablaban sobre la evolución con los amigos quienes la rechazan porque no quisieron “faltarles el respeto a sus creencias religiosas”.

Creemos que éste fue el primer año que el Día de Darwin llegó a ser un tema de amplio interés social en el campus UH-Manoa. Libros Revolución y El Mundo No Puede Esperar-Hawai pegaron cientos de volantes de colores brillantes en el campus antes del Día de Darwin. El Mundo No Puede Esperar presentó el filme de Nova, Día del Juicio Final: El diseño inteligente en el juzgado en un teatro del campus y colgó letreros grandes anaranjados que se leían “Celebremos el Día de Darwin 2009” en varios lugares del campus. El número del Día de Darwin de Revolución fue distribuido en la mesa y en el paseo. Los departamentos de ciencias patrocinaron la presentación de un filme sobre la historia evolutiva de las Islas Hawaianas y un biólogo evolutivo prominente fue el orador principal en el seminario del Día de Darwin. Más de 500 copias del volante de Celebremos el Día de Darwin producido por el Proyecto Defender la Ciencia fueron distribuidos en el centro de campus.

La mesa de libros nos permitió iniciar conversaciones más profundas sobre la evolución y la ciencia de modo más amplio que hemos logrado antes. Nos decepcionó el número de libros que en realidad vendimos, pero muchos tomaron los volantes de promoción de La ciencia de la evolución y el mito del creacionismo o compraron el número del periódico sobre el Día de Darwin. Decenas de personas compraron emblemas y pegatinas de Darwin para sus carros, bicicletas o puertas de oficina.

El programa de Darwin en Libros Revolución

El 24 de febrero, Libros Revolución organizó una charla sobre “La evolución de los primeros animales” por el biólogo evolutivo Dr. Mark Martindale. La charla, que se adaptó de una que dio la semana anterior en la conferencia de la Asociación Norteamericana para el Avance de la Ciencia (AAAS) en Chicago, contó los resultados fascinantes de su investigación que explora la base del árbol evolutivo de los primeros animales. A lo largo de su charla, Martindale enfatizó la importancia de la evolución y le dio vida al dinamismo del método científico. Expresó la alegría profunda de saber lo que de hecho es cierto así como la necesidad de entender lo que es cierto para resolver los enormes problemas ambientales ante el mundo. Un punto bien provocador que recalcó fue la importancia de tener un enfoque verdaderamente científico y de reconocer que cada pregunta que se conteste dará lugar a aún más preguntas. La charla en sí resonó bien con aquellos de nosotros quienes han estado estudiando la nueva síntesis de Bob Avakian y la metodología marxista.

Por casi dos horas después de que la charla terminó, científicos y legos siguieron debatiendo temas de ciencia y religión, cómo crece la desconfianza hacia la ciencia entre muchas fuerzas “progresistas”, el impacto del postmodernismo, la relación a menudo espinosa entre las ciencias y las tradiciones culturales, y más.

Una de las partes más exigentes de promover el Día de Darwin fueron los preparativos de organización para la charla. Muchas personas, incluidos los que han apoyado la librería hace mucho tiempo, no lograron entender por qué la librería estaba patrocinando una charla de un científico “quien ni siquiera es político”. Libros Revolución organiza muchos programas con oradores y artistas que no son marxistas, entre ellos científicos que han hablado sobre los ataques contra la ciencia por el gobierno. Pero a mucha gente le costó trabajo comprender por qué estábamos pidiendo a un biólogo evolutivo que hablara sobre su trabajo en la teoría evolutiva.

Antes del comienzo del programa, un partidario que ha apoyado durante mucho tiempo la librería vino a preguntar “por qué nos estamos abandonando la revolución y metiéndonos en la ciencia”. ¡Otro cliente preguntó si ahora, desde que Obama fue elegido, habíamos dejado la posibilidad de la revolución y que estábamos reemplazando la política con la ciencia! Muchas personas,  específicamente las que están metidas en la política de identidad, se mofaron de la idea de invitar a un científico a hablar, diciendo que “la ciencia es el problema”. Aunque estas reacciones no fueron inesperadas porque muchos científicos de la Universidad de Hawai tienen una dependencia cada vez más fuerte de las becas de las fuerzas armadas y corporaciones para llevar a cabo investigaciones, estas preguntas nos obligaron a llevar discusiones serias sobre qué es exactamente la ciencia, cómo la usa el sistema y por qué el pensamiento crítico y el método científico son tan importantes (lo que incluye pero no se limita a hacer la revolución y realizar el comunismo). Un científico, que cuestionó por qué una librería revolucionaria patrocinaba una charla de un científico, acusó a los marxistas de estar en contra de la ciencia, incluso citando a Karl Popper como fuente. (Afortunadamente, pudimos desentrañar esto de una manera no dogmática haciendo uso del análisis reciente de Bob Avakian acerca de las acusaciones profundamente anticientíficas de Popper contra el marxismo).

Al hacer los preparativos de organización para el programa, aprendimos que existe una división muy seria entre “la ciencia” de un lado y “la política” del otro. Muchas personas aceptan que existe algo llamado la ciencia. Pero al mismo tiempo, sostienen que el marxismo no puede ser científico porque es política y por eso es la antítesis de la ciencia. Y ni ven que el método científico es necesario para poder hacer una revolución comunista y transformar el mundo.

La promoción del Día de Darwin y de la evolución ha realzado cuán pionera y decisiva es la nueva síntesis desarrollada por Bob Avakian y que tenemos que estudiarla y debatirla continuamente y darle vida en las formas en que la llevamos a las masas, y que tenemos que bregar con las masas para que estas vayan profundizando continuamente su (y nuestro) conocimiento al respecto. Distintas partes de la nueva síntesis resonaron con cada experiencia y reto nuevo, pues eso nos hizo recordar una y otra vez que los comunistas tienen que ser científicos y que tienen que trabajar como equipos de científicos, que tenemos que luchar por el método científico más ampliamente, y que tenemos que hacer esto de modo que exprese con ganas la alegría del descubrimiento científico (¡y el que el descubrimiento cuadre con nuestras ideas preconcebidas o no!). Si un científico de las ciencias biológicas puede tener tanto entusiasmo al descubrir que los seres humanos se desarrollaron desde el linaje genético de las medusas y que el entendimiento previo de que los seres humanos se desarrollaron a partir de las esponjas no es correcto, ¿cuánto más entusiasmo deberíamos tener al descubrir (paso a paso y parte por parte) el camino a la revolución comunista y a la liberación de toda la sociedad?

 

Envíenos sus comentarios.

Revolución #164, 17 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

El Foro Revolución en línea

El colapso de “El Movimiento”; la resistencia y el movimiento revolucionario que necesitamos

De la redacción: El Foro Revolución en línea es un ruedo para la discusión de principios, el debate y la controversia entre nuestros lectores. Es una manera de exponer puntos de vista y llegar a la verdad del tema de discusión.

Este foro se centra en el artículo de Revolución (#162, 19 de abril de 2009) de Andy Zee, “En la era de Obama: El colapso de ‘El Movimiento’; la resistencia y el movimiento revolucionario que necesitamos”. http://revcom.us/a/162/collapse-es.html A continuación reimprimimos varias respuestas de lectoras/es al artículo que hemos recibido y un comentario puesto en otro portal electrónico donde salió el artículo sobre “El colapso”. Instamos a nuestras y nuestros lectoras/es a enviar más comentarios sobre el artículo o sobre las respuestas de abajo.

* * * * *

A continuación presentamos respuestas enviadas por medio del icono “Comentarios” de revcom.us o por e-mail a RCP Publications (rcppubs@hotmail.com).

Hay tanta gente atascada en lo de la importancia histórica del “primer presidente negro” que ni toma un momento para revisar el historial de sus votos de cuando era senador por Illinois; ni la lista de donantes a su campaña que es aún más llamativa, pues ¡colorea (sin intención de jugar con las palabras) sus decisiones de política!

Allá fuera hay una verdadera esperanza. Una esperanza falsa. Pero, podemos tomar las cosas con que queremos trabajar y hacer lo que podamos. Si eso fuera “fácil”, la revolución habría ocurrido hace mucho tiempo.

* * * * *

Un análisis oportuno y genial. Siga sacándolos. La dirección de las diversas corrientes de los movimientos antiimperialistas y contra la guerra se niega a romper con la política democrática burguesa, a pesar de lo que digan. Es necesario llamarles la atención al respecto. Hay tanta oposición allá fuera pero es muy amorfa. La gente no tiene norte. Protestan pero no están seguros acerca del rumbo por el cual quieren jalar.

Tengo ganas de leer más análisis lucidos en las páginas de Revolución.

En lucha,

* * * * *

Amo la intensidad del artículo. Necesitamos más de eso. Como abogado pensionado de 80 años de edad, escribo con un tono similar. Entregó hoy el siguiente artículo a Opednews:

“EN DIOS CONFIAMOS”: LA DECLARACIÓN MÁS BLASFEMA JAMÁS GRABADA EN UNA MONEDA O BILLETE (en inglés) http://revcom.us/a/164/forum_god_trust-en.html

* * * * *

Hola. Andy Zee,

Gracias por tu análisis contundente acerca de “el movimiento”, “El colapso de ‘El Movimiento’; la resistencia y el movimiento revolucionario que necesitamos”.

Hace seis años escribí algo similar. Pensaba que pudiera apreciarlo ahora. Adjunto van los tres artículos, en un paquete (en inglés).

Felicitaciones por tus esfuerzos,

http://revcom.us/a/164/schneider-en.html

One from the trenches: A Pacifist’s Moment of Rage
The Peace Movements Illusionary Strategy
Long-Term Solutions: The Peace Movement’s Missing Links

* * * * *

Lo siguiente salió en AfterDowningStreet.com en respuesta al artículo de Andy Zee; se reimprime con el permiso del autor.

¿Qué problema tienes?

Entregado por Carl Davidson – jue 23-04-2009 - 23: 00:02

Lo siento, AndyZ, nos da un atole bien aguado.

Para convencer hoy, tienes que darnos más que un rollo izquierdoso.

Tienes que hacer una apreciación acertada de la correlación de fuerzas en el país, un balance de todas las fuerzas reaccionarias y a donde apuntar el golpe principal, una estrategia y unas tácticas, y luego indicarnos las formas de organización con que ‘unir los muchos para vencer a los pocos’, así como unir los luchadores avanzados.

De más importancia, tienes que mostrarnos alguna práctica exitosa de tu perspectiva.

Si no, lisa y llanamente te estás desquitando…

¡A seguirle en plan de seguirle!

Carl Davidson

Envíenos sus comentarios.