Revolución #165, 24 de mayo de 2009

Revolución #165, 24 de mayo de 2009

Voz del Partido Comunista Revolucionario, EU

Esta página se usa para imprimir rápidamente todo un número, y es posible que unos enlaces no funcionen y algunas imágenes no aparezcan. En el permalink del artículo encontrarás esos enlaces e imágenes.


Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Obama censura fotos de tortura de Estados Unidos

La verdad que no quieren que TU conozcas

El miércoles 13 de mayo, Barack Obama revocó su posición anterior y dijo que iba a impedir que se divulgaran unas 2 mil fotos que documentan la tortura de presos en Irak y Afganistán por personal militar estadounidense. Según el New York Times, las fotos censuradas son de presos que mantiene Estados Unidos en Irak y Afganistán e incluyen la clase de tortura que se vio en Abu Ghraib así como fotos tomadas por inspectores militares de crímenes, algunas de las cuales supuestamente documentan acusaciones de malos tratos. También hay fotos de autopsias de presos muertos en detención.

Anthony D. Romero, director ejecutivo de la ACLU (Unión Norteamericana de Libertades Civiles) —el grupo que entabló la demanda de que las fotos se hicieran públicas— dijo que la cantidad de fotos demuestra que “ya no es sostenible acusar de malos tratos a unos cuantos malos elementos. Se establecieron estas políticas a los niveles más altos”.

Obama dijo que no iba a hacer públicas las fotos porque “la consecuencia más directa de divulgarlas, a mi parecer, sería azuzar aún más la opinión anti-norteamericana y poner en mayor peligro a nuestras tropas”.

¿Qué significa cuando se oculta la evidencia de crímenes de guerra horrorosos porque el conocimiento de esos crímenes “azuzaría la opinión anti-norteamericana”? Además, ¿qué responsabilidad tiene la gente que vive en Estados Unidos, ahora mismo, cuando se están ocultando grandes crímenes realizados en su nombre?

La complicidad de Obama en ocultar los crímenes de guerra

Hace poco los memos de los abogados de la Casa Blanca sobre la tortura documentaron que la tortura fue aprobada oficialmente por la Casa Blanca (vea "Los memos sobre la tortura... y la justicia que se necesita" de Alan Goodman, Revolución, #164,17 mayo 2009). Ahora la escala y la amplitud de la tortura yanqui puestas de manifiesto en las más de 2 mil fotos amenazan con revelar de manera aún más profunda que la tortura ha sido una parte profundamente integral de la llamada yanqui “guerra contra el terror”.

Más de 2 mil fotos desmienten aún más la alegación de que solo usaban la tortura solamente en circunstancias extremas, en las llamadas situaciones de “una bomba de tiempo”. Esa justificación, de que solo usaban la tortura para extraer información que salvaría a la vida de norteamericanos, incluso si fuera cierta, aún sería inmoral.

¿A dónde conduce esta llamada lógica de “una bomba de tiempo”? La lógica de dicha lógica es que en el caso de “salvar la vida de norteamericanos”, no hay ningún límite a sus técnicas horrorosas, sádicas e infrahumanas. De hecho, uno de los autores de los memos sobre la tortura de la Casa Blanca, John Yoo, ha dicho en público que podría ser aceptable que el presidente autorizara la aplicación de toques eléctricos a los testículos de un niño inocente de un individuo a que “se está interrogando”.

Como escribimos la semana pasada en Revolución: “Que quede claro: la tortura es literalmente y en esencia un crimen de lesa humanidad. Al igual que la violación, de manera sistemática se pretende degradar por medio de la violencia a las personas y quitarles la propia humanidad. Cualquier gobierno que desde sus puestos más altos no sólo tolere cosas así sino que las justifique y diga que sean ‘instrumentos de la política’... cualquier gobierno que, una vez que esto se hubiera denunciado, no procese a los autores sino al contrario les dé una inmunidad por adelantado... pone de manifiesto que es un gobierno que para funcionar, necesita tales crímenes y tales criminales. Cualquier pueblo que no resista tales crímenes y no exija acción judicial contra los torturadores y aún más contra aquellos del más alto rango que formularan la política, pone de manifiesto que está en complicidad con esos crímenes. Y al dejar pasivamente que se degrade y ataque la humanidad de los demás, pierde la suya” ("Los memos sobre la tortura... y la justicia que se necesita", de Alan Goodman, Revolución, #164, 17 mayo 2009).

Estados Unidos ha pulido y perfeccionado durante décadas la tortura que está ocultando mediante la supresión de más de 2 mil fotos, incluso ensayando las técnicas con las tropas estadounidenses. Si se estudian meticulosamente estos memos sobre la tortura, estos revelan una doctrina yanqui sobre la tortura que hace hincapié en la tortura psicológica aunada a la brutalidad física aplicada de manera sistemática, al estilo nazi. Muchas de las víctimas (pero no todas) de la tortura yanqui sobreviven, pero quedan traumatizadas y destrozadas, lo que da un mensaje al mundo de que los que gobiernan en este país no dudarán en aplicar la brutalidad sádica y depravada a toda persona que les estorbara, ni en aplicar tal tortura al azar para infundir el terror generalizado.

Como parte de comprender cómo la tortura sistemática llegó a ser un elemento central de la doctrina militar estadounidense, es importante recalcar que el desarrollo y la mejora de la tortura horrorosa ha sido un producto del gobierno estadounidense, incluyendo el programa “SERE” que supuestamente fue un programa para preparar a las tropas yanquis por si acaso fueran torturadas, pero de hecho fue un programa para ensayar las técnicas de tortura. No emularon las técnicas de tortura, tal como se ha alegado falsamente, del tratamiento por parte de los comunistas chinos a los presos en la guerra de Corea. (Una refutación cuidadosamente documentada de esta acusación y un examen aleccionador de cómo los comunistas chinos trataban a los presos norteamericanos capturados en Corea se halla en inglés en “The Truth About How Chinese Communists Treated Korean War POWs” (La verdad sobre cómo los comunistas chinos trataron a los presos de guerra en la guerra de Corea), de Li Onesto, en línea a revcom.us.)

Adoptar... e incluso mejorar la doctrina de Bush

Bajo el régimen de Bush, la ACLU entabló una demanda para obligar al gobierno a divulgar las más de 2000 fotos de Abu Ghraib y media docena de otras prisiones yanquis. El Departamento de “Justicia” de Bush se opuso en la corte a que se divulgaran las fotos, argumentando que pondrían en peligro a las tropas yanquis (el mismo argumento ya adoptado por Obama).

Los tribunales han dictaminado a favor de la demanda de la ACLU y a principios de este mes la administración de Obama anunció que no iba a apelar una orden existente de la corte de divulgar las fotos el 28 de mayo. No obstante, ahora, como resultado de “los consejos de los generales” según se informa, Obama anunció con los mismos argumentos que el Departamento de “Justicia” sí iba a apelar la orden de la corte de divulgar las fotos.

En las últimas dos semanas Obama ha adoptado a un ritmo vertiginoso las posiciones de Bush sobre casos muy importantes de libertades civiles y la tortura. A principios de su presidencia, el Departamento de Justicia de Obama pretendió bloquear una demanda de cinco hombres secuestrados por Estados Unidos y “entregados”, llevados por avión a prisiones en otros países con el propósito explícito de torturarlos. (La demanda es Mohamed et al. v. Jeppesen. Jeppesen es la empresa filial de la empresa de aviación Boeing que transportó a los presos para que fueran torturados.) El 11 de mayo el Washington Times informó que la administración de Obama de nuevo estaba amenazando con acortar la cooperación en materia de inteligencia para con Inglaterra si los tribunales británicos permitieran ver evidencia de la tortura por Estados Unidos a un ciudadano británico, un ex preso de Guantánamo (“Obama threatens to limit U.S. intel with Brits” [Obama amenaza con restringir inteligencia estadounidense con los ingleses], de Eli Lake, 12 mayo 2009). Obama anunció hace poco que revivía las “comisiones militares” de triste fama para enjuiciar a los detenidos. Durante su campaña, Obama prometió “rechazar la Ley de Comisiones Militares, la cual permitió que Estados Unidos burlara la Convención de Ginebra sobre el trato de prisioneros”. Pero el 15 de mayo, sólo unos meses después de su elección, Obama cambió de posición diciendo que las “comisiones militares... son las indicadas para enjuiciar a los enemigos que violen las leyes de la guerra, siempre que sean estructuradas y administradas debidamente”. En cada uno de estos casos fundamentales, Obama ha adoptado en su totalidad la lógica y los argumentos del régimen de Bush.

La moral imperialista contra los intereses de la humanidad

¿Cómo las personas alrededor del mundo reaccionarán a las nuevas revelaciones de un mayor alcance de la tortura de Estados Unidos de lo que ya ha sido documentado? O de otra manera, ¿cómo las personas alrededor del mundo reaccionarán a los nuevos encubrimientos de esa tortura?

Eso depende en gran medida de usted.

Y si usted votó por Obama porque pensó que iba a terminar la tortura y que estos actos cada vez le perturban más, pregúntese en qué momento va a decir… ¡BASTA! Si usted respaldó a Obama porque estaba horrorizado y furioso de la dirección que la sociedad estaba tomando en los pasados ocho años de Bush… Si puso sus mejores deseos con la esperanza de que Obama cambiara la dirección de la sociedad… Si pensó que la elección de Obama le haría “sentirse bien sobre Estados Unidos…” ¿Por qué no se pregunta: en qué momento va a mirar a su alrededor y confrontar lo que realmente sucede? ¿En qué momento retomará una posición moral de que la vida de los norteamericanos no vale más que la de la gente alrededor del mundo?

También mucha gente está armando pretextos para Obama. Algunos señalan los desvaríos extraordinarios post-electorales de Dick Cheney, que vergonzosamente defiende abiertamente la tortura y amenaza con poco disimulo a Obama. Para aclarar: esta es una batalla entre diferentes facciones de la clase dominante imperialista. Cheney es el hombre indicado de la facción neoconservadora, que esencialmente propuso la “guerra contra el terror” como un vehículo para defender agresivamente los intereses imperialistas de Estados Unidos en un mundo que vive una transición incierta con potencial de grandes trastornos. La mayoría de estas políticas han sido adoptadas por Obama, aunque él ha modificado algunas de ellas en ciertos aspectos.

Cheney le está aclarando a Obama que si hiciera alguna insinuación de iniciar una acusación por crímenes de guerra a cualquiera de la administración de Bush, el ejército o la CIA, los neoconservadores pelearían duro y desplegarían su poder para oponerse a esto. Al mismo tiempo le está dando, en cierto grado, una excusa a Obama para demostrarle a los que votaron por él por ser “anti-Bush” que “tiene que hacer esto para tener a los perros amarrados” (o sea conservar las políticas de Bush), y así seducir al pueblo para que apruebe las cosas que consideró actos criminales durante Bush. Para volver al escenario, Cheney también está apostando las fuerzas que representa para tomar ventaja de un eventual ataque en el futuro sobre Estados Unidos. Pero ¿cómo es posible que algo de ESO justifique mantener y para colmo dar legitimidad a los mismos horrores que Cheney descaradamente defiende?

En esta situación, es de gran importancia lo que haga el pueblo de Estados Unidos. Ya es hora de que la gente rompa con el marco de los Cheney y los Obama y empiece a pensar acerca de lo que está más allá de dicho marco y ya es hora de que empiece a pensar y a actuar al servicio de los intereses de la humanidad. Si el pueblo de alrededor del mundo ve complacencia, pasividad y consentimiento en los Estados Unidos, esto exacerbará la sinergia entre el imperialismo de Estados Unidos y las fuerzas reaccionarias del fundamentalismo islámico, donde las acciones de Estados Unidos crean condiciones que lanzan al pueblo del Medio Oriente y a los países con mayor población musulmana a los brazos de la Jihad.

Cientos de miles de personas están muy horrorizadas por lo que se ha revelado en los memos de la tortura y por lo que está oculto en estas 2000 fotos censuradas.

Si el pueblo de alrededor del mundo ve que gran cantidad de personas en este país está indignada y que no solo siente angustia sino que sale a las calles a protestar, una dinámica diferente podría surgir.

¡Todos a la calle el 28 de mayo!

El 28 de mayo es el día en que el gobierno iba a publicar las fotos. Ese día, El Mundo No Puede Esperar convoca a una protesta nacional y acciones políticas para exigir “¡La tortura es un crimen de guerra! ¡A PROCESARLOS!” Estas protestas fueron convocadas antes que Obama revocara su posición y tomara medidas para bloquear la revelación de las fotos. El hecho de que el presidente del sistema imperialista haya revocado su posición agrega aún más urgencia y significado a estas manifestaciones.

¡La verdad y la justicia exigen que estas fotos sean reveladas, todas, ahora! Y que los torturadores que conducen a la cima de la cadena de comando, sean llevados a la justicia.

Animamos fuertemente a nuestras/os lectoras/es a que visiten www.worldcantwait.org y a unirse y organizar las protestas del 28 de mayo.

Como escribimos la semana pasada en respuesta a la publicación de los memos de los abogados de la Casa Blanca que autorizaron la tortura: “Sin embargo, si los que establecieron, legitimaron y endosaron la tortura abierta simplemente se salen con la suya, si los que tramaron el ‘escudo dorado’ jurídico para la tortura se salen con la suya y si los que ‘casi coreografiaron’ la tortura se salen con la suya, será nada más que una declaración de que los torturadores no tienen que preocuparse de las consecuencias en el futuro. A pesar de las promesas almibaradas del representante del sistema imperialista, Obama, su acción dejaría intacto el ‘derecho’ de los imperialistas yanquis de ordenar la tortura.

“Por otro lado, si la gente EFECTIVAMENTE resiste, si EFECTIVAMENTE exige que se procese a los criminales y si libra una lucha política seria para hacer que ocurra eso, puede constituir el comienzo de una lucha que, entre otras cosas, puede conducir a los primeros pasos y a la posibilidad de la verdadera justicia, y no a una dizque redención y/o ‘reconciliación’ falsa que supuestamente nos hacen sentir bien al estilo de ‘olvidemos lo que pasó y seguimos adelante’ pero que en última instancia sólo posibilitan aún más y aún peores crímenes en la empresa criminal sangrienta conocida como Estados Unidos”.

Y tal resistencia le daría ánimo e inspiraría al pueblo de alrededor del mundo que anhela ver surgir otro camino, en oposición tanto al imperialismo como al fundamentalismo islámico.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Qué motiva la lógica de censurar las fotos…

Al justificar su decisión de impedir la divulgación de las 2 mil fotos de tortura cometida por Estados Unidos…

Obama dice que divulgarlas “no agregaría nada adicional a nuestro conocimiento de lo que un pequeño número de individuos llevó a cabo en el pasado”.

De hecho, vamos a ver un montón de cosas nuevas, incluida la de que estas políticas de tortura ocurrieron en muchos otros lugares más allá de Abu Ghraib y Guantánamo, y que la forma en que los prisioneros fueron tratados fue incluso peor de lo que han admitido. Todos nosotros obtendremos una mejor idea de cuán sistemático era todo esto, el papel que desempeñó y el daño que le causó a las personas. Tenga en cuenta que Derechos Humanos Primero ha documentado al menos 98 muertes de presos bajo custodia de los EE.UU., muchos de ellos que los médicos del ejército han calificado de homicidios, algunos de los cuales las fotos pueden documentar más.

Obama dice que “Han identificado a las personas involucradas y se han tomado acciones apropiadas”.

¿En serio? Literalmente miles de torturados. Siguiendo las instrucciones que venían de la Casa Blanca. Y sólo hay uno de esos torturadores que está cumpliendo condena. “¿Acciones apropiadas?” Sólo en el caso de que apropiado se entienda como que sea apropiado encubrir y proporcionar un sello de aprobación para lo que pasó.

Obama dice: “De hecho, la consecuencia más directa de divulgarlas (las fotos), en mi opinión, sería la de inflamar aún más los sentimientos anti-americanos y pondría a nuestras tropas en mayor peligro”.

Cielos, así que ¡quizás ellos debieron haber pensado en eso antes de hacerlo!O quizás la lógica debería ser plenamente aplicada, y el gobierno no debería permitir a nadie publicar fotos ni siquiera noticias de “incidentes” como la semana pasada con la masacre de más de 100 civiles afganis por los bombarderos norteamericanos (que inicialmente negó los EE.UU. pero luego quedaron al desnudo debido a esas fotos incómodas). Después de todo, eso suscita el odio. Y no permitamos las imágenes de las tropas israelíes de Gaza quemando niños con las bombas de fósforo blanco que los Estados Unidos le suministra (utilizado de manera ilegal en virtud de los Convenios de Ginebra). Después de todo, eso podría irritar a la gente también. De hecho, no permitamos ninguna clase de noticias, porque parece que todo lo que Estados Unidos hace puede incitar al odio.

O tal vez, los estadounidenses deberían dejar de proteger y actuar simplemente como criminales. Por supuesto, los delincuentes muy rara vez dejan de hacer eso a menos que haya denuncias y resistencia contra sus crímenes. Y después de todo, tenemos al presidente de la “responsabilidad”, ¿verdad? Si un hombre joven negro en las calles del centro de la ciudad, quien nunca ha tenido la oportunidad de obtener una educación digna, un trabajo ni ningún tipo de vida se ve impulsado a una vida de delincuencia, pues según Obama, tiene que asumir la responsabilidad de sus actos. Pero, por otra parte, se nos dice que cuando se trata de quiénes ordenaron los horrendos y grotescos crímenes de guerra y sus títeres acomodaticios, es el momento de “reflexión” y “no de retribución”.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

TORTURA:

Made in U.S.A., no en la China comunista

Li Onesto

En un artículo titulado, “In Adopting Harsh Tactics, No Look at Past Use” (Al adoptar tácticas severas, no vieron su uso anterior), el New York Times (NYT) recientemente repitió la mentira de que Estados Unidos aprendió muchas de sus técnicas de tortura de lo que los comunistas chinos hicieron a los prisioneros de guerra durante la guerra en Corea. Dice: “En una serie de reuniones de alto nivel en 2002, sin que disintiera ningún miembro del gabinete ni legislador, Estados Unidos por primera vez aceptó oficialmente los métodos crueles de la interrogación que siempre había condenado”.

Ese “consenso extraordinario” era posible, dice el NYT, porque nadie sabía de los “orígenes truculentos de las técnicas que estaban aprobando con poco debate”. Luego agrega: “Según varios ex funcionarios de alto rango que participaron en las discusiones hace siete años, no sabían que el programa de entrenamiento militar llamado SERE, por las iniciales de Supervivencia, Evasión, Resistencia y Escape, lo habían creado hacía décadas para dar a los pilotos y soldados estadounidenses una muestra de los métodos de tortura que los comunistas usaban en la guerra en Corea, métodos que sacaron confesiones falsas de estadounidenses”.

Escribí la siguiente carta a la redacción que desmiente esa falsedad. (El New York Times no la publicó.)

“Adoptar tácticas severas” (22 abril 2009) afirma que las técnicas estadounidenses de tortura se basan en el trato de prisioneros de guerra estadounidenses en Corea por los comunistas chinos. Pero la investigación indica que el enfoque general de los comunistas chinos hacia esos prisioneros de guerra era benévolo y que proveían necesidades básicas y la “reeducación”. In Mortal Combat: Korea 1950-1953, (En el combate mortal: Corea 1950-1953) de John Toland, ganador del Premio Pulitzer, relata que dieron a los prisioneros de guerra comidas saludables y “clases comunitarias”. Toland dice: “Denunciaron a la religión como una estratagema capitalista para controlarle la mente al pueblo, pero permitieron a los prisioneros tener Biblias y artículos religiosos y hasta hacer discusiones y lecturas religiosas”. El documental premiado They Chose China (Escogieron a China), que salió en HBO, tiene entrevistas que hizo Mike Wallace en 1957 con prisioneros de guerra estadounidenses que dijeron que sus captores chinos les proveían comida, ropa e instalaciones de recreo. Cuentan que les impactaron clases de “educación política” que compararon Estados Unidos a la China socialista, y que cuando terminó la guerra escogieron vivir en China. Después de la guerra, incluso las audiencias en el congreso conducidas por el notorio Joseph McCarthy no pudieron comprobar que los comunistas chinos hayan usado el tipo de técnicas de tortura que Estados Unidos ha empleado. Y en los principios del siglo 20 —antes que existiera ningún gobierno comunista— el gobierno estadounidense usaba el submarino en las Filipinas.

Para leer más sobre este tema, recomiendo que los lectores de Revolución chequeen los artículos que escribí sobre la tortura estadounidense. Las entregas traducidas al español son: Parte 1: “Científicos locos y laboratorios criminales” (http://revcom.us/a/138/torture_part_1-es.html) y Parte 2: “Las raíces del submarino” (http://revcom.us/a/139/torture_part_2-es.html).  

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

CAVILACIONES Y FORCEJEOS

Sobre la importancia del materialismo marxista, el comunismo como una ciencia, el trabajo revolucionario con sentido y una vida con sentido
Parte 3

Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

Nota de la redacción: A continuación presentamos la tercera parte del texto de una charla que dio Bob Avakian anteriormente este año, que empezó a salir en el número 163 de Revolución. La segunda parte salió en el número 164. En preparación para su publicación se le hicieron revisiones y se le agregaron notas. El texto íntegro saldrá en línea próximamente. Otras partes de la charla están en línea en http://revcom.us/a/162/ruminations-TOC-es.html.

La “apariencia seductora para los demócratas”

Volviendo al asunto de que los individuos en la sociedad no existen puramente como individuos sino en un sentido más fundamental como parte de agrupaciones sociales y cómo eso está basado en ciertas relaciones específicas sociales y fundamentalmente de producción, quiero retomar algunos puntos que tienen que ver con lo que Marx señala muy puntualmente en su ensayo El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte, específicamente sobre la cuestión de los intelectuales democráticos y su relación con la pequeña burguesía (la “clase media”). Empecemos con lo siguiente de la polémica contra K. Venu (“Democracia: Más que nunca podemos y debemos lograr algo mejor”) que fue escrito hace más de 15 años pero sigue siendo muy pertinente (esta polémica salió en la revista Un Mundo Que Ganar #1992/17; se halla una buena parte de este ensayo en revcom.us). Primero citaré el pasaje completo y luego comentaré ciertas partes que son particularmente aleccionadoras en relación a lo que pasa hoy:

“Los siguientes análisis de Marx vienen muy al caso. Comentando sobre una variante pequeñoburguesa de la socialdemocracia que, en un contexto diferente y de una forma algo diferente, también proponía ‘la transformación de la sociedad por vía democrática, pero una transformación dentro del marco de la pequeña burguesía’, Marx dice:

“‘No vaya nadie a formarse la idea limitada de que la pequeña burguesía quiere imponer, por principio, un interés egoísta de clase. Ella cree, por el contrario, que las condiciones especiales de su emancipación son las condiciones generales fuera de las cuales no puede ser salvada la sociedad moderna y evitarse la lucha de clases. Tampoco debe creerse que los representantes democráticos son todos shop-keepers [tenderos] o gentes que se entusiasman con ellos. Pueden estar a un mundo de distancia de ellos, por su cultura y su situación individual. Lo que los hace representantes de la pequeña burguesía es que no van más allá, en cuanto a mentalidad, de donde van los pequeños burgueses en modo de vida; que, por tanto, se ven teóricamente impulsados a los mismos problemas y a las mismas soluciones a que impulsan a aquéllos, prácticamente, el interés material y la situación social. Tal es, en general, la relación que existe entre los representantes políticos y literarios de una clase y la clase por ellos representada’” (Vea Bob Avakian, “Democracia: Más que nunca podemos y debemos lograr algo mejor”, Un Mundo Que Ganar #1992/17, p. 58, subrayado en el original).

Al examinar esto más, veamos primero la observación muy perspicaz de Marx de que la pequeña burguesía “cree que las condiciones especiales de su emancipación son las condiciones generales fuera de las cuales no puede ser salvada la sociedad moderna y evitarse la lucha de clases”. ¿Con qué frecuencia hoy vemos, cosa que es motivo de nuestra gran frustración, las manifestaciones de este fenómeno en la política y en otras esferas de la sociedad? El pequeño burgués, y en particular el intelectual pequeñoburgués, constantemente se acerca y le da expresión a la noción de que los intereses limitados y las “soluciones” ilusorias que corresponden a los esfuerzos e inclinaciones espontáneos de las personas en esta situación (“de la clase media”) de alguna manera se pueden imponer a toda la sociedad y van a arreglar los males de la sociedad o al menos van a atenuar y mitigar las contradicciones objetivamente profundas que dividen la sociedad y repetidamente generan el conflicto antagónico en que esta “clase media” por lo general se encuentra envuelta… en una posición intermedia.

Y Marx sigue: “Tampoco debe creerse que los representantes democráticos son todos tenderos o gentes que se entusiasman con ellos”. Marx es un materialista dialéctico, y no vulgar. Explica:

“Pueden estar a un mundo de distancia de ellos, por su cultura y su situación individual. Lo que los hace representantes de la pequeña burguesía es que no van más allá, en cuanto a mentalidad, de donde van los pequeños burgueses en modo de vida; que, por tanto, se ven teóricamente impulsados a los mismos problemas y a las mismas soluciones…”

Nótese: a los mismos problemas y a las mismas soluciones. No solamente las mismas soluciones, sino los mismos problemas y soluciones. También en relación a cómo ven los problemas, además de las soluciones que creen que han encontrado, estos intelectuales democráticos elaboran ideas y proposiciones teóricas que en última instancia corresponden a donde “impulsan a aquéllos [los tenderos], prácticamente, el interés material y la situación social”.

Luego sigue una conclusión muy importante: “Tal es, en general, la relación que existe entre los representantes políticos y literarios de una clase y la clase por ellos representada…”. De nuevo, Marx plantea un entendimiento correcto de la manera en que las ideas son un reflejo de la realidad material y más específicamente de cierta situación social — pero no se reducen a eso de un modo burdo, no se reducen a eso de un modo reduccionista, a una relación de uno a uno. En última instancia, recalca, las ideas de los intelectuales democráticos no van más allá de los límites dentro de los cuales por sus intereses económicos y su situación social está confinada la pequeña burguesía práctica, por así decirlo. Eso es una observación muy profunda y muy importante. Pero, de nuevo, no es una relación lineal de uno a uno. Para ayudar a ilustrar esto, cabe referirme a un informe que leí de una discusión sobre cómo yo había aplicado esta cita de Marx al papel de alguien como Amy Goodman. En esa discusión, una persona dijo: “Pues, Amy Goodman, ella es un tendera”. No… a-a-a. [Se ríe haciendo el sonido de un “timbre” en un programa tipo concurso, cuando se da una respuesta equivocada.] Esto no capta lo esencial para nada. Lo importante es la relación entre los intelectuales democráticos y los tenderos —la relación dialéctica— y cómo, en la formación de sus ideas, estos intelectuales pueden obrar de manera muy distinta a la manera en que el tendero piensa respecto a problemas prácticos durante un día cualquiera o incluso el modo en que el tendero piensa acerca de la política, pero que los intelectuales democráticos —como representantes de la pequeña burguesía en la esfera de las ideas— no se escapan al marco y a los límites dentro de los cuales están confinadas las actividades más prácticas (por así decirlo) de la pequeña burguesía. Y es muy importante entender eso en el sentido completo — y en su aplicación viva del materialismo dialéctico, a diferencia del materialismo mecánico y el idealismo.

El siguiente párrafo del “Dieciocho Brumario” de Marx, que también se cita en el mismo ensayo mío (pp. 58-59), desarrolla más y arroja más luz sobre este asunto. El párrafo empieza así: “Pero el demócrata, como representa a la pequeña burguesía, es decir, a una clase de transición, en la que los intereses de dos clases se embotan simultáneamente unos contra otros, cree estar por encima del antagonismo de clases en general” (traducción corregida).

Aquí Marx habla del hecho de que la pequeña burguesía es una clase que no tiene futuro como tal y no es capaz de gobernar la sociedad como tal, aunque es posible que los representantes de la pequeña burguesía de hecho lleguen a presidir la sociedad o a dirigir la sociedad como representantes del proletariado o como representantes de la burguesía — “transitarse a un lado” por así decirlo a fin de asumir el punto de vista y los intereses de clase de una u otra de estas dos clases fundamental y antagónicamente opuestas. Por eso Marx se refiere a la pequeña burguesía como una clase de transición en que los intereses de dos clases —es decir, la burguesía y el proletariado— “se embotan espontáneamente unos contra otros”. Por eso el demócrata pequeño burgués “cree estar por encima del antagonismo de clases en general”.

¿¡Cuántas veces hemos oído expresiones de este punto de vista, entre otras respecto a las recientes elecciones y el triunfo de Obama?! Por ejemplo, hace poco alguien envió una carta a nuestro periódico en que se queja de nuestro desenmascaramiento de Obama y declara: creo que la gente está más inclinada hacia la conciliación que hacia el conflicto.

Esta es una expresión clásica de la perspectiva de clase de personas de la pequeña burguesía — que como Marx dijo tan gráfica y perspicazmente, por lo común se imaginan “estar por encima del antagonismo de clases en general”. Se imaginan que puedan agitar la varita mágica del idealismo pequeñoburgués y eliminar los conflictos de clase objetivos y el antagonismo y la lucha a que dan lugar repetidamente de una u otra manera estos conflictos.

Marx sigue:

“Los demócratas reconocen que tienen enfrente a una clase privilegiada” —vaya que Marx tiene un análisis muy sutil y matizado— “Los demócratas reconocen que tienen enfrente a una clase privilegiada, pero ellos, con todo el resto de la nación que los circunda, forman el pueblo. Lo que ellos representan son los derechos del pueblo, lo que los interesa, es el interés del pueblo. Por eso, cuando se prepara una lucha, no necesitan examinar los intereses y las posiciones de las distintas clases” (obra citada, p. 59; énfasis en el original).

De nuevo, hace una observación sumamente perspicaz y sumamente importante. Es muy útil retomar esto repetidamente y sacarle más y más jugo, precisamente en relación a la realidad en desarrollo y las formas en que esto se manifiesta constantemente — incluidas las formas en que hoy se plantea en términos muy agudos. Aunque este fenómeno se manifiesta repetidamente cada vez que se celebran unas elecciones en una democracia burguesa —y en Estados Unidos en particular—, se ha expresado muy fuertemente con las elecciones recientes alrededor de Obama, las que han tenido sin lugar a dudas la cuota más alta de ilusiones, engaños y sobre todo engaño propio de cualquier elección desde hace mucho tiempo. Ha establecido una norma muy alta para la ilusión, el engaño y el engaño propio, incluso para las elecciones burguesas.

Junto con eso, la siguiente cita de los Grundrisse penetra debajo de una buena parte de la apariencia externa de las cosas y la mistificación de tantas personas (de manera consciente o no) acerca de la realidad fundamental y esencial:

“...en las relaciones monetarias, en un sistema de intercambio desarrollado (apariencia seductora para los demócratas), los lazos de dependencia personal están destruidos, fragmentados, igual que las diferencias de sangre, educación, etc. (aunque estos lazos no dejen de presentarse como relaciones personales); y los individuos parecen independientes (independencia puramente ilusoria que más exactamente debería denominarse indiferencia); parecen libres de enfrentarse y de intercambiar en el seno de esta libertad; pero pueden parecer como tales sólo ante quien se abstrae de las condiciones de existencia bajo las cuales estos individuos entran en contacto (estas condiciones son a su vez independientes de los individuos, y aunque hayan sido creadas por la sociedad, cobran la apariencia de condiciones de la naturaleza, es decir, incontrolables por parte de los individuos)... Pero un examen más profundo de esas condiciones, de esas relaciones externas, muestra que, para los individuos de una clase, etc., es imposible superarlas en masa sin destruirlas” (Marx, Grundrisse [Siglo XXI, 2002],tomo 1, “El dinero como relación social”, pp. 91-92, subrayado en el original; traducción corregida. Otra versión de esta cita aparece en el citado ensayo de Un Mundo Que Ganar #1992/17, p. 57.).

Aquí, porque Marx lo ha puesto entre paréntesis, es posible perder o no captar en toda su extensión una observación muy importante: en el sistema de intercambio desarrollado encarnado en las relaciones monetarias, la apariencia de las cosas —la apariencia externa y no esencial de las cosas— es seductora para el demócrata de modo que éste cree que los varios individuos que se relacionen entre sí por medio de este sistema de intercambio son de hecho independientes y autónomos, cuando en realidad están enredados y confinados en relaciones de producción específicas, de las que el sistema de intercambio desarrollado basado en el dinero es una expresión subordinada. En un sentido importante —y esto es cierto aunque varía el grado en que se plasma en el pensamiento consciente— tales demócratas ven el sistema capitalista y su modo de intercambio en contraste con el sistema feudal, en que los lazos de dependencia personal, diferencias de sangre, de educación, etc., determinan abiertamente e indican la situación social. En contraste, en la sociedad capitalista tales diferencias ajenas al mercado, al menos a un grado importante y en esencia, están destruidas y como Marx dice, todos los lazos personales parecen personales, no establecidos por costumbre y tradición y ni siquiera ley. Eso también es parte de lo que es “seductora” para el demócrata.

Pero en realidad, ¿qué es esta independencia y autonomía tan cacareada de las personas que están enredadas en las relaciones capitalistas de mercado? Como Marx la caracteriza cáusticamente, esta independencia se llama más acertadamente indiferencia, porque las relaciones capitalistas no solo permiten sino que requieren y obligan a las personas a mostrarse en lo fundamental indiferentes a la situación y a la suerte de los demás — y la libertad que las personas tienen dentro de estas relaciones es, según Marx, en esencia la libertad de enfrentarse unos contra otros.

De fondo, como Marx también pone en claro, la independencia y la autonomía que se proclama con tanta frecuencia como un rasgo esencial de la sociedad burguesa y como superior a todas las otras formas de sociedades, es una ilusión. De hecho, la situación en que las personas se encuentran y la “libertad” que de hecho tienen, se definen y se limitan por “las condiciones de existencia bajo las cuales estos individuos entran en contacto” —otra vez, en lo fundamental las relaciones de producción del capitalismo y las correspondientes relaciones de intercambio y de distribución— que, como Marx recalca, son independientes de los individuos. Lo que los demócratas típicamente hacen —lo que de nuevo refleja la posición y el punto de vista de la pequeña burguesía, entendido en un sentido materialista dialéctico y no mecánico— es precisamente “abstraer” la situación de los individuos a estas relaciones y condiciones fundamentales y esenciales. Al mismo tiempo, se dejan seducir por la apariencia de que las condiciones sociales —las condiciones que son el producto del desarrollo histórico de la sociedad y qué ha engendrado ese desarrollo, las condiciones y las relaciones que caracterizan la sociedad y que esta encarna en cualquier momento dado— son “condiciones de la naturaleza”, las que son simplemente “dadas” por la naturaleza o que conforman a la “naturaleza de las cosas” por así decirlo y más específicamente a una “naturaleza humana” supuestamente esencial(ista) e inmutable.

¿Cuántas veces hemos oído a las personas decir: “Sí, estoy de acuerdo, hay muchas cosas malas en la sociedad —pero así son las personas— así es la naturaleza humana, por eso las cosas son como son y por eso éstas no se pueden cambiar en serio”?

Por esas razones, los demócratas —y otros siempre que se adhieran a este punto de vista— no son capaces de reconocer esta verdad muy fundamental: los distintos individuos no solo están “ubicados” dentro de un sistema más grande de relaciones sociales, de producción —y, en la sociedad de clases, de clase— que han evolucionado históricamente y que en lo fundamental son independientes de la voluntad de los individuos, como individuos, sino que, si bien algunos individuos pueden cambiar su situación social y de clase en la sociedad capitalista, las masas populares —y en particular las masas explotadas de los sectores inferiores del proletariado y otros miembros de los grupos sociales oprimidos cuya situación de opresión es un elemento integral e indispensable de la sociedad capitalista imperante— no pueden hacer eso dentro de las condiciones y relaciones actuales. Como Marx insiste muy correcta y profundamente, lo pueden hacer en masa solo mediante la destrucción de estas condiciones y relaciones — solo mediante el derrocamiento del sistema que encarna y refuerza estas condiciones y relaciones.

Como se sabe, por eso una transformación radical de la sociedad, una revolución, es necesaria a fin de que los individuos en masa —en otras palabras, las masas de explotados y oprimidos enredadas en estas relaciones sociales— las superen y creen condiciones y relaciones sociales radicalmente diferentes, una base económica y una superestructura radicalmente diferentes: para avanzar al comunismo y consumar las “4 Todas”.

Así, de todo eso podemos ver la gran importancia de estas citas de Marx, de los Grundrisse y del “Dieciocho Brumario”, en relación a las nociones muy generalizadas que predominan en la sociedad hoy —y como disección y refutación de dichas nociones— sean en la forma de teorías y filosofías más desarrolladas o simplemente prejuicios e ideas erróneas de la gente acerca de la naturaleza de las cosas y “la naturaleza humana” en particular y sobre la posibilidad —o como a menudo se concibe espontáneamente, la imposibilidad— de la revolución y el comunismo.

Continuará.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

“Jornada de puertas abiertas” para el periódico Revolución en la Ciudad de Nueva York

Atrayendo a una nueva oleada de gente para Revolución

El 2 de mayo en la Ciudad de Nueva York, 60 personas acudieron a una jornada de puertas abiertas patrocinada por el periódico Revolución. Empezó con una presentación de la corresponsal de Revolución Li Onesto: “La gente necesita una revolución cuanto antes, y necesitamos un movimiento revolucionario ya. No más allá en el futuro, pero ya... Revolución muestra QUÉ está pasando, POR QUÉ está pasando y POR QUÉ es posible un mundo totalmente diferente. Pone al descubierto que este sistema carece de valor, y qué es lo que tenemos que hacer para eliminarlo. Crea opinión pública... para tomar el poder”.

Con copias en la mano de los “Tres puntos principales” de Bob Avakian, que salen en cada número de este periódico (p. 2), sesenta personas agarraron un emparedado y se dividieron en grupos de trabajo para discutir cada aspecto de sacar este periódico: aparte de los talleres sobre corrección de pruebas y verificación de datos, había talleres sobre la distribución del periódico, la recaudación de fondos, la voz en imágenes (la maquetación gráfica y el diseño), el sitio web, cómo reportearse y la traducción al español.

La verdad en preparación para la revolución

“¡No simplemente pusimos los puntos sobre las ‘íes’ y les pusimos el palito a las ‘t’... estábamos hablando de filosofía!” Así exclamó un joven que fue al taller sobre corrección de pruebas y verificación de datos. Un activista para presos políticos añadió: “Las opiniones eran mucho más variadas de lo que había esperado. En el taller en que yo estaba, sobre corrección de pruebas y verificación de datos, entablamos una discusión muy gruesa sobre la verdad objetiva”.

Por ejemplo, una mujer en el grupo de trabajo preguntó: “No entiendo cómo los seres humanos podemos pretender que lo que decimos es la verdad”. Agregó: “Sin embargo, es simplemente admirable que se trata de decir la verdad, y si los comunistas están diciendo la verdad lo mejor que puedan, eso es admirable. ¡El New York Times no está cumpliendo con su deber! Y mi segundo punto es: me parece que en el mundo no se puede decir nada sobre Israel, o la gente dirá que eres antisemítica. No puedes decir nada sobre el comunismo, sabes, pues te hará picadillo”.

El activista para los presos políticos le dijo a Revolución: “Había muchas opiniones sobre la cuestión, desacuerdos y así, pero al final, cuando estábamos concluyendo la sesión, pienso que la gente comenzaba a captar qué es la verdad objetiva. Yo sabía que ese punto fue muy, muy importante: la verdad objetiva. No importa si lo veas en términos de información buena o información mala, en realidad no hay tal cosa como información mala. Los hechos son los hechos, y la verdad es la verdad, y así es. Si vas a construir un movimiento serio para la revolución, tienes que abordarlo desde el punto de vista de la verdad. Voy a quedarme con lo de corrección de pruebas y verificación de datos, pues creo que será muy interesante y muy importante”.

Atrayendo a una nueva oleada de gente para producir Revolución

En las semanas antes de esta conferencia, los voluntarios de Revolución fueron a hablar con estudiantes universitarios en medio de exámenes finales y una atmósfera muy contradictoria y compleja. Una estudiante que fue a la jornada planteó ante Revolución unos problemas que ella confronta: “Debido al modo en que el mundo académico se ha estructurado, no se plantean estas preguntas muy importantes, así hace mucha falta la conexión entre lo que está pasando políticamente en el país y las atrocidades de este sistema. Muchos servidores de listas estudiantiles se centran en cuestiones muy específicas. Por ejemplo, se centran en Palestina. Pero no hacen un discurso realmente amplio ni un análisis de las consecuencias de lo que está pasando entre Israel y Palestina en términos de que Israel es socio del imperialismo e imperio estadounidense. A veces participo en las conversaciones. Recuerdo un correo electrónico de una estudiante que estaba muy, pero muy indignada, y quería que su organización sólo se organizara en torno a Palestina, porque cualquier cosa más allá de eso realmente no respondía a lo que el grupo tenía planeado hacer cuando se formó. ¡Y eso es un movimiento estudiantil contra la guerra [de una universidad importante]! Y nadie respondió de una manera fuerte, diciendo por ejemplo: pues tú sabes, esta es parte de un análisis global de lo que está pasando con el sistema y no sólo en Palestina. Ese enfoque no existe; el comunismo y la revolución están fuera del debate. Nadie está planteando nada que cuestione eso de alguna manera; eso ni siquiera está en su conciencia”.

La estudiante participó en el grupo de trabajo para reporteros y el grupo, después de bregar un poco sobre por qué los comunistas revolucionarios tienen que investigar a fondo el estado de ánimo y las preguntas de las masas … para poder cambiar las cosas, fueron a la Universidad de Nueva York que estaba cerca. Se dividieron en equipos de dos personas, con grabadoras, y durante una hora o dos hicieron más de una docena de entrevistas extensas a estudiantes para conocer lo que sabían sobre el uso de la tortura en la “guerra estadounidense contra el terror”, sobre el significado de los memos de tortura que se publicaron hace poco, y sobre la invasión y ocupación estadounidense de Irak y Afganistán, así como la clase de protesta que pensaban que fuera necesaria y posible. Los resultados contribuyeron a los artículos acerca de los memos de tortura que aparecen en Revolución #164, y las entrevistas en sí son parte de un proyecto de tomar el pulso político de los estudiantes universitarios, cuyos resultados se harán públicos en el otoño.

En el transcurso del día, los participantes se unieron a grupos de trabajo con veteranos y otras personas que hace poco se han integrado a la producción de Revolución. Algunos grupos de trabajo empezaron a reunirse justo después de la jornada y contribuyeron a la producción del siguiente número del periódico. Desde entonces algunas personas que viven fuera de la ciudad han encontrado formas de participar en la producción del periódico.

El grupo de trabajo para dibujos, fotos y diseño gráfico conjuntaron cabezas acerca de ilustraciones para las portadas y páginas centrales de números futuros. Un talentoso artista de cartel, a quien conocimos en medio de construir para la jornada, fue al taller de reporteros y también al de gráficos. Participó en entrevistar a los estudiantes y al fin contribuyó la ilustración extraordinaria del “submarino” que apareció en Revolution/Revolución #164 [ver http://revcom.us/a/164/cover164-es.html].

La nueva gente trajo nuevas ideas a la jornada y también impaciencia para realizarlas. Hablando de la distribución del periódico, una persona dijo: “[El contenido del periódico] está bien, no es malo, de eso no hace falta. Pero lo que quizás hace falta es llegar a más gente… Es importante estar atento a cómo es el discurso y qué palabras son importantes ahora mismo. Específicamente, creo que un gran movimiento reaccionario de neoconservadores que ha estado en desarrollo los últimos 35 ó 40 años todavía está avanzando a diario. ‘El comunismo es malo’ es algo que entra en la mente [de la gente en la calle] y eso le pica el interés. Se interesan en lo que para ellos es tinieblas. Es en realidad la luz, pero los reaccionarios la envuelven en un manto de tinieblas”.

Una mujer que participó en el taller de traducción dijo: “Necesitamos ampliar el alcance del periódico. Aprendí cómo atraer personas al movimiento, desarrollando estrategias para alcanzar grandes sectores del pueblo. Por ejemplo, salir a vender el periódico en protestas o marchas como la del 1º de mayo [una importante manifestación de los derechos de los inmigrantes]. Estábamos pensando cómo desarrollar creatividad para atraer a la gente. Pienso que la música es un medio. Tenemos que suscitar la curiosidad de la gente alrededor. El periódico señala cómo son las cosas en el mundo, el sistema, qué enfrentamos y además la posibilidad de la revolución. El periódico es un vehículo para hacer eso de manera mucho más amplia. Es imperativo llevarlo a los vecindarios, en las comunidades del pueblo. Que salgan todos los fines de semana con una mesa en Queens. En Queens no se ven muchos volantes o propaganda del periódico. Ustedes necesitan promover su material en una forma diferente”.

La jornada de puertas abiertas de Nueva York abrió las puertas para que decenas de personas participaran en la producción de Revolución y de formas frescas y creativas se responsabilizaran de la transformación de Revolución y que contribuyeran a su transformación en un periódico mucho más poderoso y mucho más ampliamente distribuido.

El periódico Revolución de mañana tiene que ser uno que a lo largo del país contribuya de forma más plena, directa y profunda al trabajo de acelerar el movimiento hacia una situación revolucionaria y que prepare a la gente para dicha situación.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Creciendo en la China revolucionaria

Entrevista a Bai Di

Bai Di creció en la China socialista (antes de que se restaurara el capitalismo después de la muerte de Mao en 1976) y participó en la Revolución Cultural (1966-1976). Es co-compiladora del libro Some of Us: Chinese Women Growing Up in the Mao Era (Algunas de nosotras: Mujeres chinas que crecieron en la época de Mao) y directora de Estudios Chinos y Asiáticos en la Universidad Drew. La entrevistó la corresponsal de Revolución Li Onesto en febrero de 2009.

Li Onesto: Una persona joven que te oyó discursar sobre tus experiencias de crecer en la China socialista me comentó que anteriormente no tenía idea de lo que se sentía vivir la Revolución Cultural, entre otras cosas cómo era ser mujer en aquella época.

Bai Di: En mi generación, la mayoría de las mujeres esperábamos hacer grandes logros. Cuando éramos jóvenes, cuando éramos adolescentes, reinaban ideales revolucionarios. Trabajábamos por algunas metas. Sentíamos que nuestras vidas significaban mucho, no solo por nosotras mismas sino por todas esas metas sociales mayores. Eso es lo que discutíamos en aquel momento. Éramos idealistas acerca del mundo que preveíamos. Teníamos como eso de los 15 años cuando fuimos al campo, en 1972 por ahí. En ese momento gradué de la prepa. La prepa se había cerrado en 1966 y se abrió de nuevo como un año después. La mayoría del tiempo estudiábamos las obras del presidente Mao, también algo de matemáticas, química y física. Posteriormente hacíamos túneles en el patio de recreo debido al peligro de un ataque soviético. Tratábamos de proteger nuestro país.

Hubo más de mil alumnos en nuestro año; y fuimos cuatro, alumnas de nuestra prepa, que nos juntamos y decidimos escribir un poema épico de la historia de los Guardias Rojos. Teníamos grandes ambiciones en aquel momento, ahora que me acuerdo. Hubo dos chavos que querían participar y los entrevistamos. Me acuerdo que cado uno presentó algo poético que había escrito, y las cuatro los revisamos. Decidimos no aceptarlos en el grupo de escritura porque les faltaba calidad artística. Nos reíamos nada más de sus escritos porque no llegaron a nuestro nivel. Los rechazamos totalmente. Las cuatro nos considerábamos de los mejores. Queríamos documentar nuestras hazañas en educar a los demás en las enseñanzas del presidente Mao. Organizamos el primer “Equipo de Propaganda Pensamiento Mao Tsetung” en la prepa.

Li Onesto: La mayoría de la gente, cuando oye el término “equipo de propaganda”, no sabe de qué se trata o lo considera algo negativo, como si se tratara de obligar a la gente a pensar de cierto modo, que se opone al pensamiento crítico.

Bai Di: Los equipos de propaganda de Mao Tsetung los organizaron los Guardias Rojos revolucionarios en el comienzo de la Revolución Cultural para que la gente preparada, los estudiantes, armados con todos las canciones y poemas, llevaran conocimientos a los barrios urbanos y más adelante al campo. Trataron de enseñar a la gente llamada “menos preparada” sobre las directivas del partido y las ideas del presidente Mao. Nuestro equipo de propaganda enseñaba canciones revolucionarias al pueblo y le leía sobre los acontecimientos del día que salían en los periódicos. Organizábamos a los estudiantes de prepa a ir a limpiar los barrios, después presentábamos bailes y cantos, y convocábamos al pueblo a mantenerlos limpios porque son importantes las condiciones de salubridad. Sentíamos que era parte de construir una sociedad mejor.

Li Onesto: Ustedes, ¿cómo veían eso en la relación con sus ideales?

Bai Di: La idea era que podíamos hacer un cambio, que hubo todas esas oportunidades. Íbamos a cambiar el mundo; íbamos a cambiar la China. Era la misión de mi generación porque vivíamos en una época muy especial: las grandes décadas de los años 60 y 70. Decíamos de aquel momento que era el amanecer del comunismo: ese es lo importante. Trabajábamos para construir esa gran sociedad y creíamos que una educación debe tocar a todo mundo en esa sociedad. Como nosotros los estudiantes podíamos leer y podíamos escribir, lo aprovechábamos para inspirar a las demás personas, a enseñarles a cantar y enseñarles secciones de las obras de Mao. Eso es lo que hacían los equipos de propaganda. Algo se pierde en la traducción al inglés de ese concepto. En chino actualmente esa frase todavía se considera algo muy positivo. La frase equipo de propaganda no es algo negativo, es para dar de entender a todo mundo lo que necesita entender, las ideas del comité central del partido, lo que está haciendo. Durante la Revolución Cultural todo el mundo tenía que conocer eso. China en ese momento, era un país tan grande, y la organización del gobierno en cada nivel tenía un departamento de propaganda, se necesitaba en cada nivel. Hubo mucho analfabetismo. No todas las enseñanzas del presidente Mao son tan fáciles de entender y se pueden interpretar de diferentes maneras. Si uno cambia un solo renglón, cambia el significado. No se puede enseñar las palabras nada más, hay que explicarlo.

Veamos lo que se llamaban “los tres artículos constantemente leídos” de Mao: “Servir al pueblo”, “El viejo tonto que removió las montañas”, y “En memoria de Norman Bethune”. Fíjate en el cuento del viejo tonto: ¿por qué hay que hablar de eso? Es una antigua fábula china que todo el mundo ya conoce. Se trata de un señor de la tercera edad que pide a sus hijos excavar para remover dos montañas grandes que les obstruía el camino. Otros se burlaban de él diciendo que era imposible remover esas dos enormes montañas excavándolas. Pero el viejo tonto les contestó: “Después que yo muera, seguirán mis hijos; cuando ellos mueran, quedarán mis nietos, y luego sus hijos y los hijos de sus hijos, y así indefinidamente”. Esa resistencia impresionó tanto a Dios que mandó dos ángeles que se llevaron las dos montañas en el lomo. Pero el presidente Mao lo cambió y dijo que era el pueblo trabajador que removió las montañas. Dijo que, ahora, nosotros los comunistas y el partido somos como el viejo tonto. Trataremos de remover estas tres montañas —el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático— pero no podemos. Entonces tenemos que impresionar al pueblo chino: ellos son el Dios. Solo el pueblo puede remover las tres montañas que nos oprimen. Tenemos que tenerle confianza. ¿Me entiendes? Por eso tenemos que movilizar a las masas, tenemos que entender lo que estamos haciendo. Uno tiene que explicarle a la gente lo importante que es. Tenemos que seguir haciendo algo y tenemos que seguir informando a la gente sobre lo que estamos haciendo. Tenemos que educar a la gente políticamente; eso era nuestra tarea. Cuando me acuerdo, era la totalidad de nuestra misión. Éramos tan afortunados de haber tenido la capacidad de escribir y entender cosas que otros aún no entendían, no veían la conexión. Así que eso es lo que hacíamos y cuando me pongo a pensar, qué confianza teníamos.

Li Onesto: ¿Cuál era el efecto de la Revolución Cultural sobre la condición de la mujer?

Bai Di: Un ejemplo es lo que te comenté antes, que las muchachas cambiaban de nombre. En los comienzos de la Revolución Cultural en 1966, el presidente Mao recibía a los Guardias Rojos en enormes concentraciones de masas en la plaza Tienanmen, como ocho veces yo creo. Durante una de esas concentraciones, una muchacha subió hasta donde estaba Mao y le puso un brazalete de los Guardias Rojos. Él le preguntó cómo se llamaba. Contestó: Song Binbin. Mao dijo, es un nombre muy confuciano, Binbin quiere decir prudencia y modestia. Dijo el presidente Mao: ¿Por qué ser prudente, por qué ser modesta? Debes Aiwu; debes amar esa combatividad en las mujeres. Así que se cambió de nombre de Binbin a Aiwu que significa amar la combatividad, la lucha. De allí se estableció una tónica general: las muchachas que tenían un nombre femenino como flor o jade o algo al estilo, lo cambiaban.

Según la cultura china, un nombre significa algo. Mi nombre nunca connotaba un género u otro, por decisión de mis padres. Bai es mi apellido; quiere decir ciprés, como el árbol. Es un magnífico apellido en primer lugar. Yo era primogénita y mis padres eran muy progresistas en ese momento de los años 50. Buscaron un nombre en el diccionario. Mi padre creció en el sistema comunista y estudió en la primerita clase de la Escuela de Idiomas Extranjeros dirigida por el Partido Comunista en 1946, cuando el Departamento Ruso de esa escuela se mudó de Yenán a Harbin. Estudió en la misma clase con los hijos de muchos comunistas famosos, entre ellos el segundo hijo del presidente Mao. Él y mi mamá eran muy revolucionarios. Por eso recurrieron al diccionario y encontraron “Di” que significa madera; no es nada presumida pero sí es muy buena para sobrevivir. Y parece que el nombre me resultó acertado. Cuando las muchachas estaban tratando de cambiar un nombre muy femenino a algo revolucionario, yo no tenía que cambiarlo porque ya significaba la independencia. Las muchachas trataban de cambiar de nombre; si no era revolucionario o se pasaba de muy femenino lo cambiaban por otro fuerte y combativo como los nombres de hombre. Cuando regresó el capitalismo, te puedo citar tres ejemplos cuando las mujeres retomaron el nombre original. Una de mis amigas, antes de la Revolución Cultural, tenía un nombre muy femenino y lo cambió a Wenge que literalmente quiere decir “revolución cultural”. Pero hace poco se comunicó conmigo y se había cambiado ese nombre por el antiguo. Tengo otra amiga que es editora de una editorial en Beijing; su nombre era “Roja” y lo cambió por el original, “Florecita”.

Li Onesto: Has escrito mucho sobre el papel de la mujer en la China revolucionaria. ¿Puedes comparar la situación de la mujer antes de 1949 con la situación desde 1949 hasta la Revolución Cultural, y durante la Revolución Cultural y luego ahora bajo el capitalismo?

Bai Di: Me gusta siempre mirar las diferencias entre las tres generaciones de mujeres de mi familia como indicador de los cambios en China bajo el Partido Comunista. En mi familia, ambas abuelas nacieron a comienzos del siglo XX y se casaron a temprana edad, una a los 14 años de edad y la otra a los 15. Ambas tenían los pies vendados y cada una dio a luz a 14 niños. Fueron matrimonios concertados. Las dos eran analfabetas. En toda la vida no hicieron más que dar a luz y tener niños, y vieron a unas criaturas morir sin ningún remedio. La vida de mi madre era muy diferente. Nació en los años 30, así que básicamente cuando la República Popular China se fundó en 1949, estaba en la escuela media y a principios de los años 50 fue a la universidad para estudiar el idioma ruso con el sueño de ser diplomática. Mis padres fueron la primera generación de sus familias respectivas en graduarse de la universidad. Mi madre era traductora e investigadora de literatura rusa antes de jubilarse. Finalmente, pienso en mi generación; soy profesora de universidad con doctorado. He viajado por el mundo enseñando y escribiendo. En comparación con mis abuelas y mi madre, soy más ambiciosa, más idealista y tengo más confianza. Estoy muy agradecida que crecí en un momento extremadamente especial de la historia china. La ideología dominante era que las mujeres sostienen la mitad del cielo; lo que los hombres pueden hacer, las mujeres lo pueden hacer también. Tal vez ahora parezcan consignas vacías; pero en ese período viví creyendo de veras en mí misma, en mi capacidad de hacer cambios en mi vida y en la vida de otra gente. Luego pienso en la cuarta generación de la familia. No tengo hija, así que pondré el ejemplo de mi sobrina. Ahora tiene unos 26 años, es licenciada en China y tiene un trabajo muy bien pagado. Al parecer, todo lo que le interesan son las bolsas y la ropa de marca. Le gusta hablar de quién tiene dinero, quién tiene bolsas de marca, qué tipo de esposo habrá. Yo la miro ahora y veo que se trata de otra generación, en China dicen la "post 80": una generación que invierte la mayoría de su energía en esa cultura consumista. Cuando yo era joven, la ideal social fue hacer algo bueno para los demás, trabajar para cambiar el mundo para que haya un sistema mejor. Estábamos dispuestos a hacer sacrificios. Todos creíamos en la distribución justa y equitativa de la riqueza social. Pero para los jóvenes que están creciendo en China hoy, es puro yo, yo, yo. Y toda la cultura apoya eso. También, respecto al papel de la mujer hoy, puedes ver que básicamente se les están inculcando que hay que ser una buena esposa, y ahorita toda la cultura popular china está llena de ese tipo de discurso. En la CCTV, en los programas para mujeres, tanto los anfitriones como los invitados se centrarán en qué clase de esposo te traerá la felicidad y cómo podrías ser más femenina para ser más atractiva. Se invitan a mujeres famosas de cada esfera de la sociedad para charlar sobre eso. ¿Te puedes imaginar un programa en que invitan a hombres famosos para charlar sobre esas cosas? Nunca les plantean esa clase de preguntas a los varones.

Li Onesto: Una cosa que se hizo durante la Revolución Cultural fue refutar el pensamiento confuciano y hablar de por qué el pensamiento feudal y patriarcal es opresivo, en particular para las mujeres. ¿Puedes hablar sobre eso y compararlo con la situación de hoy? 

Bai Di: Ya se estaba haciendo ese tipo de crítica al feudalismo en el movimiento 4 de mayo al comienzo del siglo XX. Pero la verdadera reforma legal empezó en los años 30 en las zonas rojas soviéticas bajo el control del Partido Comunista de China. Tras la fundación de la República Popular China, la primera ley que el nuevo gobierno aprobó no fue la constitución, pues esta se aprobó en 1954. La primera ley que el gobierno comunista aprobó, en 1950, fue la Ley del Matrimonio; por primera vez se abolieron el sistema de concubinato y el matrimonio concertado, diciendo que el hombre y la mujer debieran ser compañeros en el matrimonio y que la mujer debiera tener derecho igual a la herencia y al divorcio; se prohibieron la poligamia, el casamiento de hombres con niñas y también el concepto de niños “ilegítimos”. Fue un gran momento en la historia. Piensa en el enfoque que el gobierno dio al papel que desempeñan las cuestiones de género en cambiar la mente y la vida de la gente.

Para construir un mundo nuevo, hay que liberar a la mujer. Como dijo Marx sobre la liberación, hay que liberar a todos. Y si no se libera a la mujer, no se puede decir que se ha liberado al país. Eso demuestra lo progresista que era el Partido Comunista de China. Entonces, la primera ley aprobada fue la Ley de Matrimonio y la segunda, aprobada un mes después, fue la ley de reforma agraria. Básicamente se puede ver que en 1950, a un año de haber fundado la República Popular China, dos leyes representan en esencia el programa central del nuevo gobierno. Primero está el cambio en la superestructura: las familias eran tan imbuidas con la jerarquía familial confuciana, que era tan arraigada en la cultura china, que había que cambiarla. Así que en mi opinión eso fue un símbolo del cambio en la cultura.

Segundo está el cambio en la infraestructura de la base económica, o sea, los campesinos pobres y la tenencia de la tierra. No solamente estabas cambiando la estructura económica, había que cambiar la superestructura, incluidas las ideas de la gente. Las leyes son parte de la superestructura. Entonces, eso fue la gran idea de Mao: cambiar los dos aspectos y no solamente la economía. Por otro lado, los que querían volver al capitalismo, como Deng Xiao-ping, dijeron que simplemente al cambiar la economía, todo lo demás iba a cambiar. Sin embargo, desde un principio el Partido Comunista de China vio que hay que abolir las cosas viejas que son opresivas. Hay una dialéctica que puedes ver en todo. Por ejemplo, el problema de la Ley de Matrimonio. Había mucha resistencia a cada paso. No es una situación en que simplemente porque existe esta ley, toda la gente la seguirá. Durante los 17 años que siguieron al 1949, desde el establecimiento del nuevo gobierno socialista hasta el comienzo de la Revolución Cultural en 1966, todavía había muchos problemas para la mujer.

Cuando la nueva China se fundó en 1949, el nuevo gobierno enfrentaba muchísimos retos: la prostitución, el concubinato, el problema de las drogas. Y milagrosamente, dentro de dos o tres años, todas las prostitutas se reformaron y todos los drogadictos habían recibido tratamiento. Mi abuela me dijo que en Harbin había un barrio de prostitución que se transformó en una zona residencial normal. Desafortunadamente, hoy ese barrio ha regresado a su “tradición” de prostitución.

Li Onesto: Muchas cosas cambiaron durante los primeros 17 años; sin embargo ¿por qué era necesario avanzar más? ¿Qué problemas se estaba tratando de solucionar con la Revolución Cultural, por ejemplo en torno a la cuestión de la mujer?

Bai Di: Surgió un nuevo grupo elitista dentro del Partido y el gobierno. Durante la Revolución Cultural, se les llamaron seguidores del camino capitalista y eran el blanco de la revolución. Pero en mi opinión, “seguidor del camino capitalista” pueda ser inexacto. Eran personas que querían volver a la vieja jerarquía de la sociedad. Además, surgía la idea social de que la gente preparada debe quedarse en las ciudades, y por consiguiente esa gente menospreciaba a sus padres del campo. Eso fue uno de los síntomas durante esos 17 años y más tarde la Revolución Cultural trató de eliminarlo.

Los campesinos decían, en cuanto a sus hijos que tuvieron la suerte de ir a las universidades en las ciudades: el primer año son campesinos incultos, el segundo año han alcanzado a los demás y el tercer año abandonarán a sus padres del campo. Así que se trata de un cambio que ocurría con los hijos campesinos enviados a las ciudades. Se usó eso para hablar del problema más grande y de asuntos sociales. El Partido Comunista venía también de una base campesina. Representaba los intereses del campesinado. Entonces, se les manda a gobernar al país en Beijing, ¿verdad? Al principio, todo va bien. Mantienen su color básico, sus valores y su misión. Pero después de un tiempo, en el segundo período, alcanzan a los que ya están ahí, tratan de asimilarse y ser aceptados, y se olvidan del porqué están ahí en primer lugar.

Li Onesto: Estás diciendo que eso era una analogía con los que tenían que servir al pueblo, pero terminaron haciendo algo diferente. Mao y otros empezaron a llamarlos seguidores del camino capitalista porque había dos caminos en que China podía ir, uno que llevaba al socialismo y el otro que llevaba al capitalismo. Y había gente como Deng Xiao-ping que estaban diciendo que China debe ser capitalista y por eso se les llamaron “seguidores del camino capitalista”.

Bai Di: Pero no creo que realmente querían ir al capitalismo, sino que estaban tratando de hacer que la población regresara a la vieja tradición [feudal] y estaban tratando de fortalecer el feudalismo. Antes en China realmente no había capitalismo. Pero Deng Xiao-ping era un seguidor del camino capitalista en verdad y quería emular el sistema capitalista. Liu Shao Qi también.

Li Onesto: ¿Qué puedes decirme sobre el papel de las óperas modelo, el papel de la mujer y la importancia de la superestructura, pues la superestructura confuciana tenía cierta visión de la mujer: las momias, las beldades, etc., en el escenario?

Bai Di: Jiang Qing dio un discurso en 1965 en el cual dijo que tenemos que reformar la ópera y la literatura; eso anunció el comienzo oficial de la Revolución Cultural.

Li Onesto: ¿Por qué fue tan revolucionario lo que hicieron con las óperas modelo?

Bai Di: De eso trata mi investigación. En mi opinión, antes de la Revolución Cultural, aunque el Partido Comunista de China era muy agresivo políticamente, culturalmente el Partido todavía tenía un dejo de inclinación conservadora. Se aprobó la Ley del Matrimonio y eso fue un gran momento en la historia china, algo muy progresista. Pero en lo cultural conllevaba algo muy tradicional: por qué una ley de matrimonio, que todavía representa pensar que las mujeres necesitan casarse. Eso es mi argumento. Lo que Jiang Qing hizo fue más radical que eso. Estoy escribiendo una ponencia sobre eso, la cual presentaré en el verano, sobre la ópera y la literatura de la Revolución Cultural. Lo que quiero decir es que en comparación con las obras viejas, el papel del género cambió en las óperas modelo y las obras de ballet.

Hay que destacar el teatro modelo: así debiera ser la revolución. No podemos idealizar la Revolución Cultural, pero esta trató el problema de que 600 millones de personas todavía guardaban mucho bagaje del pasado. El presidente Mao dijo que no es posible hacer la revolución en una sola generación. Se requiere una segunda y una tercera generación; la gente todavía guarda bagaje del pasado. Ahora es muy difícil opinar sobre eso; los que estudian la Revolución Cultural dicen que las óperas modelo han creado todo tipo de imágenes falsas y estereotipos. Bueno, ¿y qué? Cualquier obra artística crea y promueve ciertas imágenes y estereotipos.

Li Onesto: Y se las usan para promover ciertas ideas...

Bai Di: Exacto. ¿Qué tiene eso de malo en comparación con la promoción de otros tipos de ideales? Si miras Lago de cisnes, expresa cierta visión de la belleza femenil. Y luego tienes Destacamento rojo de mujeres, donde se usa la misma forma de ballet, pero con una imagen diferente de la mujer. Tienes esa comparación y ese contraste. Jiang Qing usó la ópera de Beijing, que es una forma muy, muy abstracta; la usó para presentar cierto mensaje y cierta imagen. Algunos dicen: ay, no, esas mujeres no son reales porque no tienen familia. Pero de eso se trata. Las mujeres interpretadas no llevan la carga de una familia. Así que, en ese sentido cultural, Jiang Qing fue más avanzada. Y ves como son las cosas ahora en China bajo el capitalismo. La familia es totalmente perjudicial para la mujer. Y en términos del papel pleno de la mujer, su liberación y su papel social, la mujer tiene que salir de la familia. En la cultura china en particular, la palabra familia es una palabra cargada, un concepto cargado, tienes un papel y una obligación.

Li Onesto: Es así también en la cultura estadounidense; hay relaciones y obligaciones desiguales, está el patriarcado...

Bai Di: Exactamente. La mujer jamás tendrá una posición de igualdad en la estructura de la familia. Ahí mismo está el feminismo muy radical de Jiang Qing. La mujer puede ser una revolucionaria y una gran líder solo cuando se libera de ser una madre, de ser una esposa. Esas son imágenes que el teatro modelo de la Revolución Cultural ha construido.

Li Onesto: ¿Puedes hablar más sobre los logros de la Revolución Cultural y el significado de crecer en una sociedad socialista?

Bai Di: Crecí ahí y, para mí, siempre tenía una razón de ser. Para eso estaba la educación. Y no teníamos que preocuparnos por situaciones como ese tipo de crisis financiera que siempre habrá periódicamente en el capitalismo. Nunca tuvimos mucho: un cambio de ropa aparte de lo que teníamos puesto, pero jamás pensamos que deberíamos tener más. No tuvimos ese tipo de deseo loco por cualquier cosa, por ejemplo la necesidad de ir de compras todo el tiempo. Creo que el capitalismo es buenísimo para crear vacíos en la psiquis de la gente. Te enseñará que la única manera de sentir bien es queriendo tener más. Te consume. En mi niñez, no presté mucha atención a las cosas materiales. Por eso tuvimos la energía para hacer otras cosas para el bien de todos. Estudiamos toda clase de materia y creíamos que nuestra presencia era un elemento importante del futuro. Sí, mirábamos mucho hacia el futuro y, es más, nos enfocamos en un plano más amplio que solo China. Nos enfocamos en toda la humanidad. Eso era lo que nos inspiraba. En mi opinión, la educación debe servir para eso.

Algunas personas creen en el individualismo. Pero si piensas que eres lo que más importa, entonces tendrás una vida muy aburrida, porque tu existencia no tiene trascendencia para los demás; así creo yo. No podrías sobrevivir mucho. Hay que colocarte en la historia humana. Así tu vida, tu existencia tendrá una trascendencia. Eso es lo que dijo el presidente Mao. En su conmemoración al médico Norman Bethune, dijo que todo mundo tiene que morir. Pero la muerte tiene distintos significados. Una persona que tiene una muerte meritoria, pues esa muerte tiene más peso que el monte Tai. La muerte de otra persona puede pesar menos de una pluma. Debido a que Bethune dedicó su vida a esta causa comunista, todos lo recordamos; su muerte pesa mucho. A todos nos orientaron así. Así sientes que eres parte de algo. Y eso da más significado a tu vida y a tu muerte. Ahora que pienso en ello, éramos muy profundos como adolescentes. Ya estábamos bregando con las preguntas existenciales de toda la humanidad: la vida y la muerte.

En ese tiempo yo nunca había vivido en una sociedad capitalista, así que no podía compararla con el socialismo. Pero al mirar cómo son las cosas ahora en China y en Estados Unidos, creo que en ese entonces respiramos un optimismo, siempre nos sentimos optimistas. La gente no se quejaba de nada. Ahora todos se quejan aunque ya tienen mucho. En el capitalismo, hay muchos deseos de tener toda clase de cosas. Ahora cuando regreso a China, todo el mundo se queja y es solamente dinero, dinero, dinero. Sin embargo, en el socialismo, el propósito de la vida no fue el dinero. Como dijo Lei Feng de manera sucinta: No podemos vivir sin comida, pero el propósito de nuestras vidas no es la comida. Es crear una sociedad mejor. Eso sintetiza aproximadamente el espíritu. Lei Feng era un soldado raso del Ejército Popular de Liberación que murió defendiendo su puesto. Pasó los 22 cortos años de su vida ayudando a la gente. Y en 1964 el presidente Mao exhortó a toda la nación a “Aprender del camarada Lei Feng”.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Se deslindan los campos en la batalla para justicia

Se inicia audiencia en el caso del asesino de Oscar Grant

Al cierre de esta edición, la audiencia preliminar del asesino de Oscar Grant, el ex-policía del BART Johannes Mehserle está programada para el lunes 18 de mayo y el procedimiento podría durar días. En esta audiencia testificarán los testigos del asesinato, los videos pueden ser mostrados e interpretados y entonces el juez decidirá si hay suficiente evidencia para llevar a juicio a Johannes Mehserle por homicidio o dejarlo libre evitando el juicio y el castigo.

Este caso se desenvuelve en un ambiente tenso y complicado. No hay duda de que Mehserle mató a Oscar Grant y acabó con la vida de un padre de 22 años. Y como hemos informado anteriormente, una revisión cuidadosa de los videos tomados por pasajeros del tren esa noche muestra una escalada de actos violentos por los siete policías del BART contra los jóvenes en el andén del tren: amenazar con pistolas Taser, empujar, golpear, tumbarlos al suelo; y finalmente sacar un arma y disparar en la espalda de Oscar Grant. Revolución ha hablado con muchas personas, incluso algunas que han visto en el pasado a policías cometiendo brutalidad y asesinato con impunidad, que piensan que como este asesinato fue grabado desde tres diferentes ángulos y presentado varias veces en la tele, que un juicio por homicidio es el único recurso y que una sentencia de culpabilidad es casi segura.  

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

El asesinato a sangre fría sigue siendo asesinato a sangre fría

Protesta el 18 de mayo en la audiencia judicial de Johannes Mehserle
¡Demanda justicia para Oscar Grant!

El lunes 18 de mayo, Johannes Mehserle, el policía que mató a Oscar Grant, comparecerá ante el juez. Ese día tiene que haber una protesta masiva fuera del palacio de justicia del condado de Alameda, en las calles Fallon y 18. Tú tienes que estar ahí para demandar

¡JUSTICIA PARA OSCAR GRANT!

Cada año en Estados Unidos, miles de personas mueren a manos de la policía, y por lo general los policías que cometen estos asesinatos salen impunes. Pero se grabó en video este terrible asesinato y la furia resultante obligaron al sistema a hacer algo poco común: ¡acusar de homicidio a Johannes Mehserle! Pero el hecho de que le levantaron esta acusación no quiere decir que lo van a procesar y condenar. El sistema debería palpar la furia de la gente y la demanda de justicia para Oscar Grant. Un ambiente de resistencia fuerte y resuelta tiene que nacer con la finalidad de ganar esta batalla como parte de forjar el movimiento revolucionario que necesitamos para poner fin a las injusticias como el asesinato policial y hacer surgir una clase de sociedad completamente nueva.

Cuatro meses han pasado desde que Mehserle le pegó un tiro por la espalda a Oscar Grant y desde esa fecha el sistema ha hecho contorsiones para restarle importancia a ese asesinato horrible y hasta ha mentido a fin de exonerar a Johannes Mehserle... pero

¡EL ASESINATO A SANGRE FRÍA SIGUE SIENDO ASESINATO A SANGRE FRÍA!

Millones de personas han visto los vídeos de la ejecución el Año Nuevo de Oscar Grant, de 22 años, a manos del policía de BART, Johannes Mehserle. Tres diferentes vídeos celulares mostraron, desde ángulos diferentes, que Oscar y sus amigos estaban obedeciendo 100% a la policía y tratando de tranquilizarse, mientras la policía los aporreaba, los asfixiaba, los esposaba y los tiraba al piso. [ver youtube.com/user/oscargrantjustice]

BART, después de decirle al público por meses que lamenta muchísimo la muerte de Oscar, de dar “condolencias” a su familia y prometer una investigación del asesinato para llegar a la verdad, ahora en su respuesta oficial dice que OSCAR es el responsable de su muerte, y no el policía que le pegó un tiro.

• BART dice: “Oscar Grant provocó voluntaria y equivocadamente el altercado en el cual estuvo involucrado”.

• Dice que cuando Mehserle desenfundó su revólver y le pegó un tiro por la espalda a Oscar, eso fue simplemente “un error trágico” y “terrible.”

¡NO! Estas mentiras tienen el objeto de encubrir los hechos y denegar la justicia en este caso. ¿Por qué Obama envió una carta de condolencias a las familias de los cuatro “héroes” caídos, pero no dijo ni una palabra sobre Oscar Grant o las otras mil personas asesinadas por la policía cada año? El fiscal Jerry Brown (que alguna gente dice que debería encargarse del caso) describió a los habitantes de Oakland como “terroristas urbanos” quienes “critican duro [a los policías] como si estos estuvieran haciendo algo malo, cuando en realidad estaban haciendo algo bueno”.

¿Por qué nadie puede recordar ni un caso en que se condenara a un policía de asesinato? Es porque todo este sistema se basa en la supresión violenta de la gente, en particular de los negros y los oprimidos. Por eso el sistema está tratando de exonerar a Mehserle. Quiere legitimar lo que hizo y defender a la policía, para proteger el sistema y para que la policía pueda seguir tratando brutalmente a la gente.

Y es exactamente por eso que no debemos permitir que se salgan con la suya y tenemos que redoblar, y mucho, nuestra lucha por conseguir justicia para Oscar Grant.

Como dijo un familiar de Oscar: “Si un poli, sobre todo un oficial del orden público, puede salir impune tras un [asesinato] que todos vimos en vídeo, entonces todos estamos en problemas, cada uno de nosotros está en problemas”. Pero si la gente sale en masa para luchar contra eso y GANAR, eso será un golpe importante a lo que es ahora el sistema de opresión y será parte de gestar un mundo radicalmente diferente.

¡Todo el maldito sistema es culpable!

¡Únete con nosotros!

Club Revolución del Área de la Bahía de San Francisco • 510.725.8754 • bayarearevolutionclub@gmail.com

Libros Revolución • 510.848.1196 • www.revolutionbooks.org

 

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

“Respuesta” de BART al asesinato de Oscar Grant:

Las mentiras descaradas y el encubrimiento para legitimar la brutalidad y el asesinato policiales

Equipo de Revolución del Área de la Bahía

Temprano en la mañana del 1º de enero, al menos tres videos de celulares captaron una escalofriante escena criminal: el policía del BART, Johannes Mehserle parado sobre Oscar Grant III, un hombre negro de 22 años de edad. Oscar tirado boca abajo sobre el andén sin ofrecer resistencia en la estación Fruitvale del BART en Oakland, California. Entonces Mehserle sacó metódicamente su pistola y disparó a quemarropa en la espalda de Oscar. Después Mehserle y otro policía empujaban a Oscar con la punta del pie bruscamente levantándolo para darle vuelta sin ningún remordimiento ni chequeando sus signos vitales ni intentaron administrarle primeros auxilios mientras la boca de Oscar se llenaba de sangre y manchaba el pavimento. (Seis horas después Oscar fue declarado muerto en el hospital.)

Estos videos (entre otras evidencias) probaron que Oscar fue asesinado a sangre fría… sin ninguna justificación.

¿Esto significaría que el BART (una agencia y brazo del estado) y el resto de la estructura del poder admitirían la verdad: de que el oficial asesinó a alguien a sangre fría y debería ir a juicio y estar condenado de homicidio en primer grado y así se haría justicia?

¡No! El 3 de abril, después de meses de decirle al público cuánto sentían la muerte de Oscar, después de ofrecer sus “condolencias” a la familia y de prometer que investigarían el asesinato para conocer la verdad, el BART entabló su primera respuesta legal por la demanda de derechos civiles de 50 millones de dólares entablada por la familia Grant. La respuesta del BART es una aún más indignante: culpa a Oscar de su propio asesinato. Por ejemplo la “respuesta” del BART dice: “El difunto Oscar Grant era culpable de mala conducta deliberada y conducta temeraria y sin sentido…”

Sacaron a relucir el asunto de la “pelea”: “El difunto Oscar Grant deliberada y equivocadamente provocó el altercado en que fue implicado y que eso fue la causa de los daños y perjuicios alegadamente sostenidos”.

El BART alega que Oscar atacó al policía Tony Pirone, diciendo que Grant “ilegal, deliberada y equivocadamente sin causa justa ni provocación atacó y golpeó a la persona de Anthony Pirone”.

Increíblemente, el BART alega que los policías necesitaban defenderse y amenazar a Oscar porque si no lo hacían, serían golpeados, lesionados y maltratados”.

De acuerdo al BART los policías actuaron en “defensa propia” y que no hicieron nada malo antes de que Mehserle usara el arma.

Respecto a que Mehserle le disparara en la espalda a Oscar Grant y lo asesinara, el abogado del BART le dijo a los medios que esto no fue intencional: nada más fue una “trágica equivocación” y un “error terrible”.

Cada uno de estas alegaciones son mentiras descaradas, que contradicen los videos de celulares (que muestran la secuencia básica de los sucesos), relatos de testigos oculares y otras evidencias.

• La “pelea” —que la policía del BART ha fraguado una y otra vez con cuentos que empezaron horas después del asesinato de Oscar como justificación para su brutalidad y violencia letal que siguió— fue más una pelea a empujones, descrita por uno de los testigos que habló a Revolución como un “incidente menor” el cual ya había terminado antes de que el tren entrara a la estación. Ningún oficial tenía una descripción de alguien implicado en una pelea, sino que armaron un perfil racial de Oscar Grant y sus amigos negros y latinos. La gente en el tren de BART sacó sus cámaras y empezaron a filmar, no porque hubiera una “pelea” entre los pasajeros sino después de que la policía empezó a empujar y a atacar a los jóvenes.

• Oscar y sus amigos no atacaron a la policía; ¡la policía los atacó… repetidamente! Un video de un celular muestra claramente a Pirone golpeando a Oscar tan fuerte que lo pone de rodillas y le pone sus manos arriba, un ataque que un prominente experto legal que no está implicado en el caso llamó “completamente sin provocación” y “un delito grave”. (Pirone no ha sido arrestado ni culpado de ningún cargo.) Usted puede ver que Mehserle golpea al joven al lado de Oscar. Usted puede ver la policía con sus pistolas Taser apuntándoles a los jóvenes. Usted puede ver a Pirone y a Mehserle encima de Oscar que está boca abajo sobre el andén debajo de al menos unas 400 libras de peso de los policías. Pero en ningún momento se ve a Oscar y a los jóvenes haciendo algo que justifique alguno de esos ataques, para que Mehserle saque su arma y dispare. A través de esta agresión la gente en el tren puede ser escuchada en el video gritándole a la policía que se detuviera, que dejara ir a los jóvenes, diciendo “que ¡eso no es correcto!” (Ver en youtube.com/user/oscargrantjustice el análisis hecho de los videos del asesinato de Oscar Grant en el Tribunal del Pueblo, 22 de marzo del 2009.)

• Los policías dicen que actuaban en “defensa propia”, pero los tres videos muestran el grupo de policías con un control total de los detenidos que estaban sentados, tirados o parados, algunos refrenados por un zuncho de plástico amarrando sus extremidades. Los videos muestran a los policías con sus pistolas Taser desenfundadas, golpeando a Oscar y finalmente muestran a Mehserle disparándole a Oscar mientras está tendido en el suelo con las manos atrás.

• Los videos y la secuencia completa de los sucesos que llevan al disparo y lo que la policía hizo posteriormente muestran que el asesinato de Oscar Grant no fue un error sin intención ni una “trágica equivocación”, sino fue la culminación de una orgía de brutalidad por parte de toda una manada de policías contra un equipo de jóvenes negros que incluía perfiles raciales y comentarios racistas, amenazas con revólveres y pistolas taser, agresiones y detención ilegal y terminó con un asesinato a sangre fría. (Ver “El asesinato a sangre fría de Oscar Grant: Qué pasó la noche del primero de enero de 2009”, Revolución # 160, 29 de marzo de 2009.)

Montando el escenario para blanquear y encubrir… y más asesinato policial

La respuesta del BART voltea la verdad para otro lado. Este es un descarado ataque no solamente en contra de la demanda de derechos civiles de la familia Grant, es también un intento de crear opinión pública antes del juicio criminal del policía asesino Mehserle (ahora pospuesto para el 18 de mayo) promoviendo la mentira de que los policías estaban haciendo su trabajo esa noche y Oscar y sus amigos iniciaron la bronca. Como dijo un orador en una reciente conferencia del BART, esto es como el gastado número de Groucho Marx: “¿A quién le cree usted, al BART, o a sus ojos mentirosos? Todo eso es un intento para allanar el camino para dejar libre a Mehserle o para dejarlo con cargos menores.

Desde el comienzo el BART ha estado tratando de encubrir el asesinato de Oscar Grant. En cosa de horas, antes de que se publicaran los videos de celulares, el BART sostuvo una conferencia de prensa. Después de articular las palabras de “condolencia”, “tragedia” y “lamentable”, el representante del BART dijo la mentira que era obedientemente repetida por los noticieros en la prensa y radio: alguien informó que dos grupos de jóvenes estaban peleando en el tren. Que llamaron a la policía del BART a ir a la estación de Fruitvale y que “empezaron tratando de aislar a los jóvenes que peleaban” y que había “una gran disputa verbal entre dos grupos de jóvenes” y que en medio de esta riña un arma de un oficial se “disparó”. Esta era una “situación volátil”.

El BART encubrió a su policía una y otra vez (además de las violaciones al propio protocolo del BART). Nadie de la policía en la plataforma reportó que hubo un disparo. El BART no exigió una entrevista inmediata con Johannes Mehserle aunque esto fuera requerido (la amonestación de Lybarger) ni lo despidió. La policía del BART se aseguró de que todos los testigos civiles en el tren dejaran la estación antes de que dieran testimonios. El BART trató de suprimir evidencia confiscando los videos, y podrían existir videos que están escondidos. El fiscal del distrito expidió una orden judicial de arresto para Mehserle solo después de que la gente se tomó las calles de Oakland en rebelión y solo después de que Mehserle huyera del estado.

Mientras tanto, el sistema, las cortes y los policías enérgicamente castigan a los manifestantes desplegando cientos de policías en todas las protestas y señalando algunos con graves cargos… antes de que Mehserle fuera arrestado o inculpado. (Ver en inglés: “¡Fuera las manos de David! ¡Anulen los cargos! ¡Detengan el ataque a un joven revolucionario!”, en http://revcom.us/a/162/david_sun-en.html.)

¿Por qué han ido a tales extremos para mentir, encubrir y denegar la justicia? ¿Por qué todas las acciones del BART y de toda la estructura del poder, incluso del presidente Obama que envió condolencias a los cuatro policías de Oakland recién muertos pero no dijo nada acerca del asesinato de Oscar Grant, se confluyeron para legitimar la brutalidad y el asesinato policiales?

Porque todo su sistema descansa sobre la represión violenta del pueblo, en particular los negros y la gente oprimida. La pura verdad es que el sistema arma perfiles raciales contra los jóvenes negros y latinos, los golpea, los brutaliza e incluso los asesina a diario; y que en el caso poco probable de que la policía sea juzgada en la corte por esos asesinatos, casi siempre salen libres. Todo esto y la epidemia nacional de brutalidad y asesinato policiales señalan la pura verdad de que brutalizar, aterrorizar y sí asesinar a los oprimidos, sobre todo la gente negra, es lo que se supone que la policía haga, y no que “proteja y sirva” sino que mantenga al pueblo sometido.

El hecho de que acusaron a Johannes Mehserle de homicidio es el resultado muy raro de una combinación de decenas de testigos, videos de celulares Y porque se dieron protestas decididas de las masas.

Veremos lo que pasa en la audiencia del 18 de mayo. Solamente la resistencia masiva de un creciente número de personas prevendrá que otra injusticia tome lugar.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

HAY QUE VER

Sin Nombre

Recibimos esta carta de un lector:

Estimado Revolución,

Esta es una película que todos los lectores de Revolución (y millones más que todavía no lo son) deberían ver. Sin nombre es la historia impactante y conmovedora de Sayra, una joven (Paulina Gaitán) que emprende el éxodo peligroso de su casa en Honduras para vivir con la nueva familia de su padre en Nueva Jersey, y Casper (Edgar Flores) que está huyendo de la pandilla de la cual era miembro. En un nivel más profundo, Sin nombre trata la vida de los millones de inmigrantes que cada año se ven obligados a dejar sus países en Centroamérica y México para hacer el viaje peligroso al norte y cruzar a Estados Unidos. 

En un tiempo de calumnias a los inmigrantes, un tiempo de redadas a lugares de trabajo y barrios y la separación violenta de padres de hijos que hace ICE, Sin nombre muestra un gran cariño para los inmigrantes. Muestra la desesperación, el peligro y la dignidad en la vida de las masas.

El director de Sin nombre es Cary Joji Fukunaga, y este es su primer largometraje. Cary Fukunaga tiene 31 años y ofrece una visión muy fresca de esta historia “típica”, con un deseo profundamente compasivo de darle a entender a la gente lo que los inmigrantes viven. La odisea de Fukunaga para entender la vida de los inmigrantes comenzó realmente con una película corta que hizo en 2004, Victoria para Chino, la historia de inmigrantes mexicanos que fueron abandonados en un camión cerrado en Texas y se asfixiaron. Fukunaga buscó cómo aprender acerca de las experiencias y las dificultades de los inmigrantes centroamericanos que afrontan la degradación y la brutalidad al tratar de pasar al norte a Estados Unidos. Para escribir el guión de Sin nombre, visitó cárceles y penitenciarias de Centroamérica y habló con los presos, y subió a los trenes junto a los inmigrantes que van al norte por México, para entender mejor y poder contar la historia de su vida como la viven ellos. En entrevistas recientes, Fukunaga ha dicho: “En cuanto al por qué pienso que ese mundo ha llegado a fascinarme tanto, pienso que eso fue cuando finalmente fui a viajar con los inmigrantes, a vivir con ellos, tratando con las mismas cuestiones y peligros que ellos, y luego, al mismo tiempo, experimentando un poco del compañerismo de hacer el viaje con ellos. Eso lo hizo absolutamente real [para mí]. Fue en ese momento que realmente sentí parte de algo y que podría escribir sobre ello. Los personajes de mi película son todo un collage de las historias que escuché y la gente a quien conocí”.

Vayan a ver Sin nombre. Esta película dramatiza con impacto otra razón más de por qué el mundo necesita un cambio revolucionario fundamental, radical y auténtico.  

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

La siguiente información es de El Mundo No Puede Esperar, worldcantwait.org

La tortura es un crimen de guerra
¡A procesarlos!

El jueves 28 de mayo — Día nacional de resistencia contra la tortura de Estados Unidos

En respuesta a una demanda de la ACLU, Obama anunció que no publicará fotos que documentan el abuso de detenidos en prisiones estadounidenses porque hacerlo crearía sentimientos “antiamericanos”. ¿Las fotos provocarían indignación y resistencia contra el estado torturador estadounidense? ¡Cómo chingados no! La tortura es inmoral y la resistencia contra ella SÍ es lo que hace falta.

¡Publicar las fotos de tortura! ¡Procesar a los criminales de guerra!

Los memos sobre la tortura que se publicaron el mes pasado documentan que la tortura se usaba amplia, sostenida y sistemáticamente, que no era una “aberración” sino una parte integral de la guerra global de terror. La administración Obama, que está prosiguiendo con las detenciones sin límite, las entregas por la CIA, los poderes ejecutivos que Bush se adjudicó y la negación a los detenidos en Bagram del derecho de impugnar su detención, dice que enjuiciar a los torturadores no permitiría “seguir adelante”. La lideresa del Partido Demócrata Nancy Pelosi sabía de la tortura posiblemente desde 2002, pero no dijo ni hizo nada para pararla.

¡En mayo, acciones de resistencia que se vean!

¡Le toca al pueblo actuar! El Mundo No Puede Esperar y otros grupos están planeando protestas de resistencia no violenta, programas que analizan la sustancia de los cargos, representaciones del “submarino” y de las entregas, y presentaciones de películas, en comunidades alrededor del país para demandar que enjuicien a los criminales de guerra de los años de Bush.

Vea más información, listas de actividades, carteles, volantes y la historia de los criminales de guerra en warcriminalswatch.org (en inglés).

Dondequiera que aparezcan en público los criminales de guerra de los años de Bush este mes, hagan oír el coro: “¡La tortura es un crimen de guerra! ¡A procesarlos!”. 

• WEST HOLLYWOOD, CA: El ayuntamiento de West Hollywood cuelga una bandera “¡NO A LA TORTURA!”. Los actores John Heard y Mark Ruffalo y el director Paul Haggis hablan con la prensa. Más datos: la@worldcantwait.org, 323.462.4771.

• CONDADO DE ORANGE, CA: viernes 22 de mayo Graduación en la Escuela del Derecho de Chapman University, donde el criminal de guerra John Yoo ha estado dando clases este semestre.

• LOS ÁNGELES: sábado 23 de mayo, 3 pm – Michael Haas hablará sobre su libro en inglés George W. Bush, ¿Criminal de guerra? La responsabilidad de la administración Bush de 269 crímenes de guerra y firmará ejemplares en Libros Revolución, 312 Calle 8 Oeste, LA, 213.488.1303.

• NUEVA YORK: domingo 24 de mayo, 1:15pm, Película en inglés: Taxi al lado oscuro, Resistance Cinema en Community Church of New York, 40 Calle 35 Este, 866.973.4463.

• NUEVA YORK: martes 26 de mayo, 6 pm, Radio City Music Hall, 1260 Avenida 6. Protestarán una presentación de Karl Rove. Warcriminalswatch.org, 866.973.4463.

 

Protestas el 28 de mayo 

• NUEVA YORK: John Negroponte, zar de inteligencia de Bush, presenta un premio al general Petraeus, arquitecto de la escalada en Irak. Union League Club, 38 Calle E. 37th (entre Park y Madison), NY. Una presentación en uniformes de preso anaranjados en Grand Central Station, 5 pm; marchar a la Union League Club. Warcriminalswatch.org 866.973.4463.

• BOSTON: Plaza Harvard, Cambridge MA, 2-4 pm. Protestar contra Douglas Feith, un estudioso invitado en Harvard, que admite que jugó un “papel importante” en la decisión de Bush de suspender los derechos del Convenio de Ginebra para presos en Guantánamo. Warcriminalswatch.org 866.973.4463.

• CHICAGO: Karl Rove en el Teatro Chicago, 175 Calle State Norte, Chicago. 6 pm. Chicago@worldcantwait.org, 773.227.2453.

• HOUSTON: Freeze Against Torture. 3:00 pm. Reunirse en la esquina de Pressler y Fannin; 4:00 pm esquina de Westhiemer y Post Oak; 5:30 pm en el puente Montrose. Blogueo de autopista. Houston@worldcantwait.org.

• SEATTLE: Protesta en la oficina de reclutamiento de la CIA, Universidad de Washington. Mediodía en Red Square. Se están haciendo planes para protestas el 13 de junio cuando el secretario de Defensa Robert Gates habla en la ceremonia de graduación. Seattle@worldcantwait.org.

• ÁREA DE BAHÍA DE SAN FRANCISCO: El Área de la Bahía tiene cinco criminales de guerra (Yoo, Bybee, Haynes, Rice y Pelosi). Planes en obra. Contactar a sf@worldcantwait.org 415.864.5153.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Estudiantes de una secundaria urbana conocen al ejército

Revolución recibió la siguiente carta de un lector:

Recientemente una maestra de una secundaria de puros estudiantes negros en el centro de una ciudad grande me describió el siguiente suceso.

Esta escuela recientemente llevó a cabo un Día de Carreras donde varios maestros invitaron a personas que no eran de la escuela a que hablaran de sus carreras. Cada orador se quedó en una aula todo el día y las diferentes clases (con maestros diferentes) que usaban esa aula oyeron esa presentación particular. Dos reclutadores del ejército se establecieron en una aula y lo que sigue es a) una descripción de lo que dijeron y b) una discusión entre la maestra y unos estudiantes después de escuchar a los reclutadores.

El rollo publicitario del ejército a los jóvenes negros del centro urbano

Ambos reclutadores eran negros —uno mayor y el otro joven— que habían crecido en el barrio vecino de la escuela.

Su rollo publicitario se basó completamente en “estamos aquí para ayudarte a salir del gueto — somos tu alternativa a la vida de la calle que te va a dejar muerto o preso”. Describieron estas opciones de forma muy descarnada. Presentaron las varias maneras en que, según ellos, el ejército te podría ayudar:

1. Puedes alistarte en la reserva después del tercer año de la secundaria. Necesitas el permiso de tus padres y un documento de la escuela que indica que estás encaminado a graduarse. Irás para adiestrarte un fin de semana cada mes y recibirás $200 al mes.

2. Cuando te gradúes, o puedes continuar en la reserva o alistarte en servicio activo. Si te alistas en la reserva, participarás un fin de semana cada mes por 6 años con sueldo. Si estás en servicio activo, por apuntarte puedes recibir una prima de $20.000. Podrás escoger cualquier clase de trabajo que te interese y el ejército te adiestrará. Vivirás en “dorms” [dormitorios en los cuarteles] muy agradables — los describió en detalle, recalcando que tendrás tu propia habitación.

3. El ejército te guardará dinero para que vayas a la universidad —o mientras estés en la reserva o después de salir de servicio activo— $5.000 al año y $20.000 para pagar préstamos.

4. Recalcó que después del ejército tendrás una posibilidad mucho mejor de conseguir trabajo por tu experiencia. Los patrones sabrán que no robas y que llegarás al trabajo puntualmente — “es la cultura del ejército”. También señaló que recibió 10 puntos de más en el examen del Servicio Postal por ser un ex integrante del servicio militar.

5. El reclutador joven fue un deportista. No dijo mucho pero lo principal fue que hay muchos deportes en el ejército, así que los deportistas tendrán muchas oportunidades de desarrollar sus destrezas e intereses.

6. No mencionaron nada sobre el combate ni la guerra en la presentación. Lo poco que salió fue por las preguntas de los estudiantes. Y aquí de nuevo le quitaron importancia al tema. El reclutador mayor dijo que cumplió un turno de servicio en Irak pero nunca estuvo en combate. Preguntó a la clase: “¿Cuántos de ustedes conocen a alguien que murió en Irak?” En una clase nadie levantó la mano; en otra clase una muchacha lo hizo. Y les preguntó: “¿Cuántos de ustedes conocen a alguien que ha muerto en las calles de este barrio?” Y la mayoría levantó la mano. Otra vez — de nuevo fue al grano, a las condiciones desesperadas que el ejército aprovecha para convencer a estos chicos a que se alisten. Sin embargo, recalcó que si él muriera, su familia recibiría un seguro de $500.000 — y lo comparó a lo que describió como los pobres entierros y las conmemoraciones pequeñitas en la calle que son todo lo que queda de las masas muertas. “No habrá camisetas con mi retrato ni gente tomando vino barato en mi entierro, y después de unos días se te olvidan. No. Se cuidará de mi familia”.

No mencionaron para nada los turnos de servicio obligatorios (y múltiples) en Irak y Afganistán. Ni las prorrogas de turnos “Stop Loss” (involuntarias). Ni ningún sacrificio, salvo el reclutador mayor que dijo que fue un gran sacrificio estar lejos de su familia cuando estaba en el extranjero.

7. La presentación emanaba paternalismo. Se le preguntó al tipo mayor si las mujeres podrían estar en combate. Dijo que no, por dos razones. Primero, el público no soportará fotos de mujeres ensangrentadas y heridas. Segundo, hay que proteger a las mujeres para que tengan hijos. En otros momentos, señaló que para ser hombre tienes que ser un proveedor — y de ahí el valor del ejército y su adiestramiento. Este tipo también dejó muy claro que él es el amo de su casa. Describió que fue a la secundaria de su hijo porque el chico estaba causando problemas. Le dijo a la dirección de la escuela que si su hijo no se portara bien, regresaría a la escuela para darle una paliza al chico ahí mismo. Dijo que la dirección de la escuela le dijo que no era legal pegarle a su hijo en la escuela. Él dijo: “A ver, a impedírmelo”.

8. No mencionaron para nada el patriotismo ni ningún “gran motivo” al pedir a los chicos que se alistaran en el ejército. Lo presentaron todo en términos de puro interés propio y éxito personal (es decir, dinero). El tipo mayor se jactó de que ya es dueño de propiedades. Elogió a un administrador de escuelas de la zona como un hombre negro con dinero — se pone un traje todos los días y sus camisas aun tienen un monograma de su nombre en la manga. Hizo una referencia a Obama en este contexto — como alguien que tenía aún más éxitos y por lo tanto hay que emularlo.

Una discusión entre la maestra y algunos estudiantes que habían oído a los reclutadores

Al fin del día —el cual en esencia se perdió como día de enseñanza— la maestra habló con 9-10 estudiantes durante la última clase sobre qué pensaban de la presentación de los reclutadores.

Unos chicos en esta discusión habían tenido graves problemas de disciplina en la clase y la maestra había tenido serias confrontaciones con algunos, hasta expulsar a por lo menos cuatro de ellos de la clase de vez en cuando. Un chico es un grandullón que está muy inmaduro y sólo quiere forcejear y jugar todo el día. Un par de otros varones siempre se están luciendo y soltando puras habladurías sobre quien sea o lo que sea — especialmente cuando la maestra quiere enseñar. Una chica está tan ansiosa de atención que no puede callarse en clase. Otro chico es un pandillero que estuvo preso y acababa de terminar la libertad condicional. Y una de las chicas fue la mejor estudiante de la maestra y alguien que reflexiona acerca del mundo y está preocupada por adónde va. Así que fue un grupo muy mixto de chicos.

La maestra comenzó preguntando si, después de la presentación, había alguien que quisiera alistarse en el ejército. La mayoría dijo: “Para nada”. Olfateaban algo dudoso, pero pensaban que lo escondido era que el ejército fue como un “campamento de adiestramiento” todo el tiempo con mucha disciplina y severidad y no querían nada de eso. La maestra les preguntó: “¿Qué hace un ejército? ¿Qué es su razón de ser?” Eso los dejó perplejos, pues no lo habían considerado de esa manera. La maestra dijo que el trabajo del ejército es matar a personas; que eso es el propósito esencial, matar a personas en pro del interés del gobierno.

La maestra (que también había oído la presentación) señaló que los reclutadores nunca mencionaron este propósito del ejército ni las guerras que está librando Estados Unidos hoy en Irak (salvo de paso unas poquitas palabras) y Afganistán (para nada) ni los repetidos turnos de servicio que casi todos los soldados tienen que cumplir ahí, incluso en la reserva.

El grandullón inmaduro había estado medio escuchando y resulta que tenía un pegote del ejército en su camisa. Dijo: “¿De qué está hablando? ¡Estados Unidos no está librando ninguna guerra!” ¿Que qué? Esto reveló mucho de este chico, incluyendo cuán profundamente le habían inculcado estas mentirillas. El chico dijo: “¿Cómo sabe usted de esto — ha estado en el ejército?” La maestra respondió que no había estado en el ejército, pero ha prestado mucha atención a lo que pasa en el mundo – había leído y estudiado y hablado con personas que sí sabían. Y explicó que eso es la manera de que la gente aprenda la mayor parte de lo que necesita saber. “La experiencia de una persona no puede abarcar más que una tajada pequeña de la realidad. Tienes que trabajar para aprender cosas. Y si no lo haces y no lo tomas en serio — te van a aprovecharse de ti. Al igual que el ejército se está aprovechando de ti con esa presentación que te engañó por tu ignorancia y te hizo ponerse el pegote de ellos y decir que quieres alistarte”. Con eso no solamente se le cerró la boca a este chico, pero por la expresión de su cara se dio a entender que había confrontado algo bien grande y que necesitaba pensarlo.

La conversación volvió a la guerra en Irak. La maestra les preguntó si sabían por qué Estados Unidos había atacado a Irak. Muchos no tenían ni idea. Un par de ellos creían que tenía algo que ver con Osama Bin Laden. La maestra dijo que esa fue lo que alegaban —que no fue cierto— y también ponían las armas de destrucción masiva, que un par de estudiantes recordaron. El pandillero dijo: “Fue por el petróleo. Nosotros somos pandilleros y cuando queremos algo, lo tomamos”. No quedó muy claro quién fue el “nosotros” según este chico, pero al menos hasta cierto punto sostenía esta posición. Así que la maestra dijo que mientras Bush jamás lo admitiría, en gran parte sí se trataba del petróleo. Después le preguntó al chico: “Así que de esa es la vida de los pandilleros, ¿qué no?” Y el chico, sintiendo un poco orgulloso, dijo: “¡Simón!” La maestra dijo que si quieres abrazar la vida de los pandilleros, he aquí otra cosa que tendrás que abrazar. Les narró la historia representada en la película Redactado sobre unos soldados yanquis que —de forma verdaderamente pandilleresca— miraban cada día a una muchacha iraquí de 14 años mientras regresaba de la escuela y decidieron violarla. Un día, fueron con sus pijamas negras al retén, se las pusieron, se comieron alas de pollo y la siguieron a su casa. Entraron en su casa, mataron a balazos a toda su familia, violaron a la muchacha y luego la asesinaron brutalmente. “Quieres ser un pandillero, pues ¡eso es lo que serás!” Los otros chicos se enloquecieron, apuntándole el dedo acusador al chico pandillero y gritando cosas como “ella te pilló”. La maestra luego le preguntó al chico si sabía que una cuarta parte de todos los soldados que volvieron de Irak necesitaban cuidado psicológico, o que había más soldados yanquis de Vietnam que se suicidaron después de volver a casa que los que murieron en combate en Vietnam. No podían vivir consigo mismos y con los horrores que habían visto y en que habían participado. “Eso también es parte de la ‘vida de los pandilleros’ que pregonas”.

Ahora dos de las chicas le preguntaron a la maestra: “¿Cómo se llama esa película? ¿Cómo se deletrea? ¿Por qué no podemos verla en clase?” Una de estas era la chica que sabe de las cosas, pero la otra era una chica que hace buenas tareas (como unos escritos interesantes), pero nunca dice nada en clase y en general tiene su iPod al oído y siempre se viste muy bien.

En un momento al fin de esta discusión la maestra y los chicos medio se estaban mirando los unos a los otros desde una perspectiva nueva. La maestra les dijo: “¿Saben cuán cansada estoy de todas estas peleas estúpidas suyas sobre cosas ridículas? Utilicemos las últimas 10 semanas de clases enfocándonos en lo que importa. Llevaré la película Redactado, aprenderemos de los años 60, de los Panteras Negras y cosas así”. Todos dijeron que “sí” con mucha convicción (al menos en ese día).

Antes de irse, la maestra habló un poco con el chico pandillero. Le preguntó si de hecho se identifica con lo que Estados Unidos está haciendo con estas guerras por todo el mundo. Dijo que no, no era de esa clase de pandillero. Pero añadió: “además, no tenemos suficientes armas”. La maestra también habló un poco con el grandullón inmaduro y le dijo que le ha estado hablando de forma tan dura sobre la necesidad de madurarse porque veía su potencial, si él se enfrentara al mundo y no huyera de él. Al día siguiente este chico estuvo a todo dar en la clase.

Un último pensamiento mío: Nada de esto durará para siempre y nada ha cambiado de forma permanente. Pero creo que este episodio sí revela en pequeña escala que jamás se puede desperdiciar un poco de trabajo revolucionario, y que lucha política e ideológica contundente puede transformar las condiciones, entendido una vez más según los límites muy concretos. Y de más importancia, demuestra que en la profundidad de su corazón muchos de estos chicos sí quieren algo mucho mejor que el mundo en que viven, incluyendo en sus relaciones entre sí, quieren algo de más importancia, dignidad y justicia que lo que esta sociedad le ha impuesto.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Del capítulo del Área de la Bahía de San Francisco de El Mundo No Puede Esperar:

¡La protesta contra el reclutamiento militar y la guerra por imperio NO ES DELITO!
Se inicia el juicio de Stephanie Tang el 18 de mayo:
¡NO ES DELITO – NO MERECE UNA PENA – NO MERECE UNA MULTA!

Recibimos la siguiente carta del capítulo del Área de la Bahía de San Francisco de El Mundo No Puede Esperar.

Se ha programado el comienzo del proceso contra Stephanie Tang, una organizadora dirigente de El Mundo No Puede Esperar, para el lunes 18 de mayo, por la “Batalla de Berkeley” del año pasado. La han acusado de obstrucción/resistencia a la policía municipal; si la condenan, es posible que tenga que purgar un año de cárcel y pagar una multa de $1.000. Aunque hubo muchos arrestos durante meses intensos de protesta y resistencia “fuera de la rutina”, las acusaciones contra los demás manifestantes se anularon desde hace mucho tiempo (si es que se las presentaron en primer lugar.) Sólo Stephanie todavía tiene que responder a las acusaciones.

A comienzos de 2008 en Berkeley, California, surgió una importante ola de resistencia popular contra la guerra. La ciudad salió en las primeras planas del país cuando la presencia de un centro de reclutamiento de los marines en la ciudad prendió audaces acciones y un torbellino de polémica sobre la denuncia del consejo municipal a los marines como “intrusos no bienvenidos y no invitados”. Miles de jóvenes y mayores se unieron a los activistas de El Mundo No Puede Esperar, Código Rosa, Veteranos Por la Paz y otros grupos para demandar que se cerrara el centro de reclutamiento, mientras que los elementos patrioteros a favor de la guerra movilizados por las emisoras radicales de derecha demandaban que Berkeley se callara y pidiera disculpas. [Vea el artículo de Revolución en línea “La batalla de Berkeley: ¡Hay que parar esta guerra!”.]

Durante semanas el centro de reclutamiento constituyó una línea divisoria a nivel nacional, con continuas protestas y vigilias grandes y pequeñas en oposición a la guerra de Irak. El Mundo No Puede Esperar fue una fuerza dirigente en la batalla en liga con otros grupos antibélicos pero sobre todo con los jóvenes. Marcharon coreando: “Asesino, violación, tortura, guerra: ¡Por eso ustedes están reclutando!” Desafiaron y denunciaron el trabajo mortífero de los reclutadores militares quienes trafican con la vida de los jóvenes y se pusieron monos anaranjados y capuchas negras en contra de la tortura como crimen de guerra.

La policía municipal con equipo antimotín repetidamente se abalanzó contra estas acciones animadas, persistentes y no violentas. El 22 de febrero de 2008, de nuevo la policía se abalanzó con violencia contra una marcha de El Mundo No Puede Esperar. Aunque la macana de un oficial mandó volar la cabeza de Stephanie contra un muro de ladrillos, ella no resultó arrestada. Unas semanas después recibió una notificación por correo postal de que había un caso penal en su contra.

De comienzo a fin, el caso en su contra se basa en cargos fraguados por los agentes de la policía. Stephanie dice: “¡No es ningún crimen en absoluto organizar lucha para expulsar a los reclutadores militares de nuestras comunidades y escuelas! Lo que es delito es este paquete de guerra y ocupación sin fin, el estado de tortura y el espionaje, y sin importar quién sea presidente, ¡hay que poner fin a todo esto!”

¡El Mundo No Puede Esperar convoca a toda la comunidad a demandar que se anule ahora mismo este caso políticamente cargado y políticamente motivado! ¿Qué puedes hacer?

¡A llenar la sala del tribunal! Tu presencia le dirá al mundo que no se permitirá callar la protesta y la resistencia contra la guerra, porque es justo oponerse al trabajo mortífero de los reclutadores y esta guerra ilegítima y ultrajante.

Comienzo del proceso: LUNES 18 DE MAYO DE 2009, 9 am

Wiley W. Manuel Courthouse, Criminal Division, 661 Washington St., Oakland, CA 94607

(Nótese: Para pasar por el retén de seguridad, por favor acuda al menos 20 minutos antes. Pida en el vestíbulo información sobre el número de la sala.]

HAGA UNA DONACIÓN AL FONDO DE DEFENSA DE EL MUNDO NO PUEDE ESPERAR. Haga el cheque a nombre de “World Can’t Wait”, escriba “WCW legal fund” en la línea de nota. Envíelo por correo postal a World Can’t Wait, 2940 16th St., Room 200-6, San Francisco, CA 94130

¡ENVÍE AL TRIBUNAL CARTAS EN APOYO A STEPHANIE! Envíe por correo postal o electrónico las cartas personales o de grupos a El Mundo No Puede Esperar (ver los datos abajo). De ahí, El Mundo No Puede Esperar le dará las cartas al defensor de Stephanie.

QUE SE HAGA OÍR: medios, publicidad, invítenos a hablar ante grupos, clases o fiestas en casa.

¡Apoye la defensa de Stephanie! en el restaurante Le Petit Chaval, 2600-A Bancroft Way (esq Bowditch). Más detalles: El Mundo No Puede Esperar, capítulo del Área de la Bahía de San Francisco: sf@worldcantwait.org, sfbaycantwait.org, 415.864.5153, www.myspace.com/sfbaycantwait

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Artículo reimpreso con el permiso de El Mundo No Puede Esperar; está en línea en worldcantwait.org

El 19 de marzo en Nueva York: Los pocos que se deben convertir en muchos

De un activista de El Mundo No Puede Esperar de Nueva York

Ha habido muchos momentos en la historia en que la minoría, con actos audaces por sus convicciones, ha estado del lado de la verdad y la justicia mientras la mayoría, con actos en oposición a esa minoría o con una pasividad de brazos cruzados, ha estado al lado de las mentiras y la injusticia.

El 18 de febrero de 1688, cuatro cuáqueros de Pensilvania —Garret Hendericks, Derick up Den Graeff, Francis Daniell Pastorius y Abraham up Den Graeff— escribieron la primera petición anti-esclavista en las colonias.

Estos cuatro hombres estaban en lo correcto. Y la mayoría estaba equivocada.

El 2 de mayo de 1967, el New York Times escribió: “Durante 70 minutos ayer por la tarde, unos 75 manifestantes contra la guerra de Vietnam formaron un piquete frente a la Bolsa de Valores de Nueva York, mientras mil [empleados] del distrito financiero... los abucheaban desde el otro lado de la calle”.

Sí, durante el punto álgido de la efervescencia radical de los 1960, las fuerzas que luchaban contra la guerra y la opresión a veces se encontraron ante una oposición muy superior en número. Una vez más la minoría estaba en lo correcto. Y la mayoría estaba equivocada.

El 19 de marzo de 2009, el sexto aniversario del comienzo de la guerra de Irak que ha dejado a más de un millón de iraquíes muertos y otros millones desplazados, de 50 a 100 personas marcharon por las calles de Nueva York para demandar que se ponga un fin a las guerras y las ocupaciones de Estados Unidos en Irak y Afganistán; no a la guerra contra Irán, Pakistán y Gaza; y alto a la tortura continua de los presos de Bagram, Guantánamo y otras mazmorras en todo el mundo.

En una ciudad de ocho millones de personas, la inmensa mayoría no actuó ese día de forma visible para oponer resistencia a esos crímenes de lesa humanidad. En una forma u otra, por una razón u otra, la mayoría siguió su rutina como si esos crímenes no estuvieran pasando.

Pero una vez más, la minoría estaba en lo correcto. Y la mayoría estaba equivocada.

Los crímenes son crímenes, sin importar quién los cometa

Junto con las acciones que El Mundo No Puede Esperar organizó en Atlanta, Berkeley, Miami, Seattle, Washington, D.C., y varias ciudades por todo el país, la acción de Nueva York se anunció como “la primera protesta nacional contra las guerras bajo el presidente Obama”. El desempeño de Obama en estos primeros dos meses ha subrayado la urgencia de anunciarlas así.

Solo un día antes de las protestas, el New York Times informó en un artículo de primera plana que el gobierno de Obama está considerando una escalada significativa de los ataques con aviones no tripulados con misiles contra Pakistán, los cuales ya no se limitarían a las “regiones tribales” sino que incluirían la provincia de Baluchistán, a pesar de la admisión oficial de que eso entrañaría un “alto riesgo de bajas civiles”, como dijo el Times. En febrero, Obama ordenó enviar a 17.000 soldados más a Afganistán, donde ya miles de civiles han sido asesinados. Obama sigue con la ocupación criminal de Irak, donde las fuerzas armadas estadounidenses admiten que mataron a una niña de 12 años en una garita de control el 16 de marzo. Según el supuesto plan de retirar las tropas, de 35.000 a 50.000 soldados estadounidenses todavía estarán en Irak después de agosto de 2010, y otros más se quedarán después de diciembre de 2011 con el fin de realizar “misiones selectivas de contraterrorismo”. Bajo Obama, Estados Unidos sigue torturando a los presos de Guantánamo y deteniéndolos indefinidamente sin acusarlos o enjuiciarlos.

La directora nacional de El Mundo No Puede Esperar, Debra Sweet, les preguntó a los manifestantes antes de la marcha: “¿Esto es el cambio para el cual hemos estado marchando y protestando durante todos estos años?”

La muchedumbre gritó en respuesta: “¡No!”

Sweet recalcó: “¡Claro que no!”

En los últimos años, las guerras de agresión, la tortura y la detención indefinida que llevaba a cabo el régimen de Bush han sido justamente los crímenes que hicieron que millones de estadounidenses odiaran su gobierno. No obstante, bajo el nuevo gobierno o se está haciendo de la vista muy gorda o se están justificando esas mismas prácticas.

“Parece que la gente acepta lo que hace Obama, simplemente por tratarse de Obama”. Así lo dijo Thaddius, un estudiante afroamericano de 16 años de la academia Humanities Prep, que acudió al llamado de El Mundo No Puede Esperar por un paro estudiantil (salir de clases).

Expresó una verdad que resalta la importancia decisiva de que un grupo de personas respondió ese día para decir que los crímenes de lesa humanidad son igual de inaceptables bajo Obama que bajo Bush.

Como dijo Sweet a los manifestantes al principio de la protesta: “Ustedes no saben qué tan importantes que son”.

Una ufanía que viene de hacer lo correcto

La protesta empezó en Union Square, como a la una de la tarde. Bajo un cielo gris y una llovizna, unas 50 personas se aglomeraron cerca de la entrada del metro al sur de la plaza, mientras Sweet y Mathis Chiroux, un miembro de Veteranos de Irak contra la Guerra que rehusó pelear en Irak, hablaron en el mitin que precedía a una marcha al centro de reclutamiento militar en Times Square. Un grupo de jóvenes sostuvo una gran manta blanca con letras en negro que decían: “No se puede ganar una ocupación”. Otras personas cargaron carteles de color naranja que demandaban: “¡Alto a las ocupaciones y la tortura por imperio! ¡El mundo no puede esperar!”.

Entre los oradores, los artistas y los participantes del mitin, reinaba un espíritu de desafío, tesón y responsabilidad moral. Antes de su presentación de “Nakba”, un rap que condena indignado la historia de genocidio y persecución israelíes contra los palestinos, el rapero Marcel Cartier, de 24 años de edad, informó a los presentes que hace poco había renunciado a su vida de “mocoso militar”.

Dijo: “No me agarraron [para alistarme]. Pero toda la vida la viví rodeado de militares estadounidenses, hasta el año pasado”.

Agregó que “rompió” con la vida militar cuando decidió que no quería pasar el resto de la vida como cómplice de crímenes de lesa humanidad.

Además, participaron otros músicos como Rebel Díaz, un grupo hiphopero del barrio Bronx, y Outernational, que logró adaptarse muy bien a la ausencia de sonido amplificado con una emocionante tocada acústica.

La abogada radical Lynn Stewart, que en los últimos años ha experimentado en carne propia la fuerza represiva del gobierno —pues en 2006, la condenaron de conspirar para dar ayuda material al terrorismo y de impedir la administración de la justicia, simplemente porque pasó un mensaje de un cliente a los simpatizantes de este— dijo que las autoridades no lograrían impedir que ella se opusiera resistencia a los crímenes de imperio y que los manifestantes deberían seguir esa pauta también.

Dijo al comienzo de su discurso: “Creo que tenemos que preguntarnos si a Obama le está acabando el “Gatorade”. ¡Pues, simón! ¿Estamos vivitos y coleando? ¡Simón!”

Sunsara Taylor, una corresponsal del periódico Revolución, dijo que muchas personas tienen la ilusión de que Obama terminará las guerras por imperio, a pesar de sus decisiones de continuar la ocupación de Irak, hacer una escalada de la guerra de Afganistán, intensificar los ataques aéreos contra Pakistán y apoyar la matanza israelí en Gaza.

Agregó: “La única manera de poner fin a esta ocupación y esas guerras es mediante las protestas, la resistencia y alzando la voz como estamos haciendo hoy. Lanzar retos a otras personas para que se despierten y actúen de acuerdo al criterio: ‘¿En qué tipo de futuro quieres vivir?’”

En su discurso, Taylor desmintió unos de los principales argumentos planteados para justificar las guerras estadounidenses por imperio. Por ejemplo, respondiendo a la idea de que esas guerras les dan mayor seguridad a los estadounidenses, dijo que tal razonamiento es falso y, es más, carece de ética.

Dijo: “Es inmoral decir que la vida de los estadounidenses vale más que la de los iraquíes o la de los afganis. Un millón de muertos en Irak: no me importa si nos hizo más seguros. El costo es inaceptable. Es inmoral, es injusto y hay que oponernos a eso”.

También criticó duramente la idea de que Estados Unidos quiere liberar a las mujeres de Irak y Afganistán. Señaló que antes de la ocupación estadounidense, Irak fue un país laico; ahora es una teocracia en que por 100 dólares un hombre puede arreglar un “asesinato de honra” a su esposa o hija.

Dijo que la gente de Estados Unidos debe plantear este mensaje: “Rehusamos elegir entre el fundamentalismo islámico y el imperialismo estadounidense. Los dos son pesadillas. La humanidad necesita otro camino, y todos ustedes son parte de forjar ese otro camino”.

Añadió que para un fin permanente y real a los crímenes de lesa humanidad, es necesario gestar un sistema radicalmente diferente.

“En lo más fundamental, la humanidad necesita la revolución. La humanidad necesita el comunismo. Necesitamos un mundo totalmente diferente. Necesitamos mucho más que nuevos sabores y nuevas caras para imperio. Este país, Estados Unidos, se fundó en la esclavitud y el genocidio de los indígenas. A lo largo de su historia, ha realizado más de 100 invasiones a otros países, golpes de estado con respaldo de la CIA y otras ocupaciones. Eso nos ha costado un millón de vidas en Irak; ahora hay 740.000 viudas en ese país. Este sistema está cometiendo enormes crímenes en una escala gigantesca, y nuestro deber a la humanidad es llegar a la raíz de qué tipo de sistema es en que vivimos y qué tipo de cambio realmente es posible”.

Muchos de los manifestantes eran estudiantes de secundaria que habían abandonado las clases para ir a la protesta. Una joven de 17 años de la prepa Stuyvesant dijo que ella y otros estudiantes habían decidido salir de clases solo unos días antes; aunque ella ya conocía a unas cuantas personas alrededor de El Mundo no Puede Esperar, describió el proceso en que los estudiantes en general decidieron salir de clases como “bastante espontáneo”.

Agregó: “Al final de cuentas, hay gente que está muriendo y están enviando a más soldados. Están matando a más gente. Como estudiantes, no lo apoyamos ni lo aceptamos”.

Dijo que un profesor de su prepa había estado diseminando la idea, quizás al director, que los estudiantes solamente buscaban un pretexto para no ir a clases. Agregó que no sabía exactamente cuáles serían las consecuencias, o si las habría, para los estudiantes de Stuyvesant que abandonaran las clases. Pero señaló que precisamente porque muchos consideran un paro estudiantil como algo inaceptable, el mensaje es muy fuerte cuando los estudiantes lo hagan de todas maneras.

Thaddius, el estudiante de Humanities Prep, dijo que la decisión de Obama de enviar a 17.000 soldados más a Afganistán fue uno de los principales factores que lo motivó a participar en el paro y la marcha. Dijo que sus profesores respondieron positivamente a su decisión.

“Les dije a mis profesores que yo iba a salir de clases para ir a una protesta y no les molestó ni nada. Uno estaba completamente de acuerdo”.

Dijo que no le fue difícil decidir abandonar las clases: “Una vez que vi cuál era la causa, ni vi por qué no participar”.

Al terminar el mitin, los manifestantes marcharon por la calle 14 en dirección de la avenida 8, al oeste. Varias personas, entre ellas estudiantes de prepa, respondieron al llamado de los organizadores de unirse a un contingente de “detenidos”, en monos de color naranja y capuchas negras, para representar a los muchos que nuestro gobierno ha agarrado, detenido indefinidamente y torturado. Marcharon en fila con grandes cadenas que ligaban el uno al otro.

Ocho más participaron en una “marcha de los muertos”, vestidos completamente de negro pero con máscaras blancas. Marcharon en un luto silencioso, luciendo en el pecho los nombres y la edad de los civiles muertos y la fecha en que murieron: “Sadia Bibi, 10 años de edad, Afganistán, 12 enero 2006”; “Hussein Nawaz, 5 años de edad, Afganistán, 12 enero 2006”.

Otro grupo cargó un enorme sudario negro por las calles de Manhattan, en representación del luto por los millones de civiles masacrados en las guerras estadounidenses por imperio. Llevaron el sudario hasta el centro de reclutamiento militar de Times Square, para traer ese símbolo de muerte y destrucción justamente a la puerta de los responsables.

Cuando la marcha salió de Union Square, corearon: “¡Alto a la tortura! ¡Alto a la guerra! ¡Es por eso que estamos marchando!”. En el camino corearon: “¡Fuera de Afganistán! ¡Fuera de Irak! ¡Fuera de Palestina! ¡Y no vuelvan más!”; y “¡Seis años! ¡Diga ‘no más’! ¡Nos toca a nosotros parar la guerra!”

Una numerosa escolta de policías no invitados seguía detrás de la marcha. Los manifestantes llegaron a la Humanities Prep para recoger a otros estudiantes, coreando “¿Para qué están reclutando? ¡Para asesinar, violar, torturar y hacer guerra!”, y muchos estudiantes se quedaban mirándolos desde el otro lado de la calle, tratando de decidir si iban a participar o no; varios decidieron que sí. La marcha hizo otra parada en la prepa Lab, también en el distrito Chelsea, para recoger a más estudiantes.

Los que quedaron mirando: el público pasivo que tenemos que movilizar

Uno de los elementos más interesantes de la acción del 19 de marzo fue la respuesta de los neoyorquinos que, quedándose en la acera, miraban la marcha mientras pasaba. Las conversaciones con varios de ellos sugieren que, si bien prevalecen la desorientación y la desmovilización políticas —y el Kool-Aid de Obama es fuerte— el sentimiento popular contra las guerras, la tortura y otros crímenes de este gobierno sigue siendo omnipresente en la sociedad. Varias personas con quienes El Mundo no Puede Esperar habló a lo largo de la ruta de la marcha expresaron aprecio y sentirse inspirados.

Un latino de 55 años de edad dijo: “[La situación] da pena. La gente está muriendo, muriendo, muriendo”. Cuando le pedimos su opinión de la protesta en sí, respondió: “Eso es lo que tenemos que hacer”. Agregó que esperaba que la protesta recibiera cobertura en los importantes medios de comunicación. (Y así fue: el New York Times hizo un amplio reportaje en su sitio web.)

Al leer el anuncio de El Mundo no Puede Esperar para el 19 de marzo, señaló la imagen de un detenido encapuchado y dijo: “¿Ves esto? Eso es horrible”.

Más adelante, frente a la cantina Flannery’s en la calle 14 y la avenida 7, una señora dominicana de 36 años de edad dijo que le impresionó la participación de los jóvenes en particular.

“Ahora cuando vi a esos jóvenes haciendo algo como eso, me dio ganas de llorar. Me están demostrando que están pensando en los demás”.

Agregó que está “completamente de acuerdo” con el llamado de alto a las guerras.

“Hará que unos vuelvan la cabeza”

Más al norte, en Chelsea, Gloria, una señora de 62 años, estaba mirando la marcha de los muertos con su nieto de 9 años, y se la señalaba para explicar qué significaba.

Dijo: “Es una situación triste. Están matando a niños. Están matando a soldados. ¿Para qué?”

Un momento después, agregó: “Tenemos que hacer más para parar esta guerra, para impedir que los soldados vayan para allá”.

Le preguntamos a su nieto cómo sintió al ver los nombres de niños muertos que tenían más o menos la misma edad que él. Contestó: “Creo que no se les sintió bien. Vi letreros con edades muy cortas”.

Cuando la marcha se acercó al centro de reclutamiento, Noble, un hombre afroamericano sentado en una sillas de ruedas, exclamó: “¡Luchen contra el poder! ¡Siempre luchen contra el poder!”

Nos dijo: “Creo que es una buena idea parar la guerra. Mi perspectiva personal, bueno, no soy político, pero en mi opinión el gobierno de Estados Unidos simplemente quiere tener tropas ahí para actuar como policía en Irak”.

Le preguntamos el motivo de haber gritado “luchen contra el poder” y respondió: “Porque eso es exactamente lo que hay que hacer: ¡hay que luchar contra los que tienen el poder!”

Una señora treintañera que acompañaba a Noble y estaba de visita de Canadá, expresó su entusiasmo inequívoco.

“Apoyo 100% a esta marcha y es magnífico verla. Toda la ciudad debiera estar marchando. Todo el país debiera estar marchando. Toda América del Norte debiera estar marchando. Los crímenes que se han cometido son imperdonables”.

Agregó que el tamaño pequeño de la marcha no disminuyó su importancia: “Fue una marcha bastante corta, pero aún así es significativa. Si hubieran varias marchas en diferentes partes de la ciudad, creo que tendrían el mismo impacto que una sola marcha muy grande”.

La marcha llamó la atención de incluso los que se oponían a su mensaje o que respondían tibiamente a él. Una joven blanca de 19 años en la avenida 8 y la calle 21 miró desde el otro lado de la calle mientras pasaba la marcha.

Reaccionó en particular a la marcha de los muertos: “Esto es aterrador. Realmente me da espantos”.

Preguntó con qué propósito tenían ropa negra y máscaras blancas, y cuando le dijimos que fue para simbolizar los civiles asesinados en las guerras estadounidenses por imperio, respondió: “Vaya pues. Si ellos creen eso, definitivamente están llamando la atención”.

Sin embargo agregó que, en su opinión, la muerte de civiles en dichas guerras es culpa de los terroristas que los usan como escudos humanos.

“Estoy segura que Estados Unidos no quiere matar a gente civil”.

Mientras tanto, en la entrada a Humanities Prep, un estudiante de 18 años que estaba pasando un rato en el parque vio llegar el contingente vestido de monos de color naranja, y se acercó para verlo; al principio pensaba que los “detenidos” eran presos en realidad.

Dijo que se opone a la guerra, pero no considera a sí mismo una “persona política” y no piensa que la guerra le impacta directamente.

“No tengo a ningún familiar ahí, así que no me importa mucho”.

Sin embargo, dijo que la protesta era cautivadora: “No sé si va a cambiar algo, pero me conmovió a mí. Hará que unos vuelvan la cabeza”.

Contradicciones que hay que transformar

Encontramos contradicciones claras, tanto entre los transeúntes que miraban la marcha desde la banqueta como entre los propios manifestantes, en cómo veían el terreno político actual. No es de sorprenderse que eso fuera más evidente respecto a cómo veían a Obama. Varias personas, a pesar de hablar apasionadamente sobre la inmoralidad de las guerras estadounidenses por imperio y la justicia de oponer resistencia a ellas, no estaban confrontando el papel de Obama como comandante en jefe de esas guerras.

Thaddius, el estudiante de 16 años de la Humanities Prep que lamentaba que la gente acepta atropellos cometidos bajo Obama que no aceptaría de Bush, dijo además que le tiene en mucha estima al nuevo presidente.

“Todavía siento muy bien con Obama”. Agregó que la gente tiene la responsabilidad de acordarle a Obama de que es necesario el cambio, para que no pierda de vista la voluntad del pueblo.

La señora de 36 años, de la cantina Flannery’s, dijo que estaba dispuesta a darle a Obama un año para hacer un cambio; pero si después de un año nada ha cambiado, entonces lo declarará “simplemente otro político más”.

Gloria, la señora que miraba la marcha de los muertos con su nieto, también guarda esperanzas. Dijo: “Rezo para que cambie las cosas y que traiga a estos soldados de nuevo a casa”.

La idea de que alguien esperaría que Bush pusiera fin a las guerras, al mismo tiempo que las escalaba, es tan difícil de concebir que provoca risa. Sin embargo, mucha gente de esta sociedad sigue esperando, en esencia, que Obama, cuando habla de la escalada de guerra en Afganistán o Pakistán y de continuar la ocupación de Irak, simplemente esté bromeando.

“Desperté de nuevo”

Por otro lado, una conversación en Union Square con Elise, una joven blanca de 24 años, demostró el potencial para superar todas esas ilusiones si chocan con una realidad que apunta agudamente en la dirección opuesta.

Elise dijo que fue a una enorme protesta antibélica en Londres el 15 de febrero de 2003.

Pero una vez que comenzó la guerra de Irak, “Simplemente seguí trabajando y no presté tanta atención [como antes]”.

De hecho, dijo que su atención se centraba en responsabilidades como pagar la renta y los demás gastos. Reconoció: “Era la flojera también”.

La noche de las elecciones, ella quedó emocionada por el primer presidente negro y esperanzada de que Obama siguiera firme a su promesa electoral de “cambio”.

“Me llevó totalmente. Me llevó todo eso de un cambio. Realmente me dio un sentido de poder, al ver que la gente se unía, y ahora vemos que no está cumpliendo con nada”.

Uno de los primeros factores que la decepcionó muchísimo fue el anuncio de Obama de que iba a enviar a otros 17.000 soldados a Afganistán.

Pronto se puso a investigar en línea la historia de otras guerras estadounidenses y en el proceso descubrió que este país lleva siglos de ir a la guerra con pretextos inventados.

Dijo: “Hay tanta información que desconocemos”.

Ahora, dice que insta a las personas entusiasmadas con Obama a investigar a fondo las posturas y el pasado de Obama, y de los miembros de su gabinete.

Dijo que de nuevo siente que tiene poder: “A veces parece que es una batalla tan grande que no voy a poder hacer nada, yo sola. Desperté de nuevo”.

La minoría está en lo correcto... ¡pero no queremos seguir siendo una minoría!

Hay que elogiar a las 50 a 100 personas que marcharon por las calles de Nueva York el 19 de marzo; hicieron lo correcto y lo justo, y su acción importó aun cuando, en lo inmediato, la concurrencia estuvo mucho menor de lo que se necesita.

Por supuesto, nuestra meta no es simplemente estar en lo correcto. Queremos participar en cambiar radicalmente el mundo.

Así que llegamos a esta pregunta: ¿Cómo despertamos a las muchas Elises del país y del mundo?

¿Cómo hacemos que gente por todo el país, como la señora que estaba frente a la cantina Flannery’s, no simplemente llore sino que tome acción?

¿Cómo sintonizamos con los Nobles del mundo, inspirándoles no simplemente a exclamar “¡luchen contra el poder!” sino a entrarle de lleno a un movimiento que está librando esa lucha?

¿Cómo movilizamos a jóvenes como Thaddius, que no tienen “ninguna razón” que les impide sacrificar un día de estudios para oponer resistencia a crímenes de lesa humanidad?

Es muy poco probable que haya una sola solución mágica a esas preguntas. Pero, como punto de partida, es importante reconocer que son preguntas que los a que les urge ver un mundo sin guerras, tortura, represión y opresión debemos plantearnos continuamente y también plantear agudamente a los demás.

Cuanto más salimos con audacia y sin apologías, como hicimos el 19 de marzo, diciendo la verdad —que los crímenes de lesa humanidad siguen cometiéndose en nuestro nombre, que ahora es el gobierno de Obama que los comete y que si fueron inaceptables bajo Bush, también son inaceptables bajo Obama— llegaremos más cerca a tener respuesta a esas preguntas.

Tenemos que actuar de una manera que demuestra claridad moral, para así transmitir esa claridad a otros. Tenemos que inspirarles a ir más allá de decir: “se necesita una resistencia”, en un sentido abstracto, para llegar a decir: “opondré resistencia”, en un sentido concreto.

Desde esa perspectiva, me parece apropiado concluir con un reto que Sunsara Taylor lanzó a la muchedumbre en Union Square:

“Si alguien les dice que la protesta no tiene ningún impacto, díganle que cruzarse de brazos por seis años no tuvo ningún pinche impacto. Votar por Obama tampoco... Salgan a la calle, pero luego vayan a retar a todos los conocidos con que esta es la única manera en que la historia ha cambiado jamás. Siempre comienza con un puñado de personas. Siempre comienza con una minoría. Vayan a retar a los amigos, a los profesores, y a sus padres y consigan que la próxima vez estén en la calle con nosotros. Conéctelos con el movimiento El Mundo no Puede Esperar. Otro mundo es posible. Pero la responsabilidad es nuestra. Y es solo mediante la lucha que podemos transformarlo en realidad”.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Damián García ¡Presente!

— un lector

El 22 de abril de 2009 es el 29 aniversario del asesinato brutal de mi amigo y camarada Damián García en un multifamiliar del Este de Los Ángeles, un acto de cobardía de parte de gentes a sueldo del Departamento de Policía de Los Ángeles al servicio de este sistema. Justamente un mes antes, en un acto de desafío revolucionario internacionalista contra todo el sistema imperialista, Damián había escalado orgullosamente los muros del fuerte Álamo de San Antonio, Texas, había arrancado las banderas de Estados Unidos y de Texas, y en su lugar había izado la bandera roja. El fuerte Álamo es un símbolo odiado de la opresión que era consecuencia de las guerras estadounidenses que robaron gran parte del territorio mexicano, y la noticia de su acto fue recibida con alegría no solamente por los oprimidos de Texas sino de otros países también.

Damián fue uno de esos chicanos que creció pobre y discriminado en los barrios del sur de California, y llegó a ser activista en las luchas de los años 60 contra la guerra de Vietnam y contra la opresión de las minorías nacionales dentro de Estados Unidos. Fue una de esas personas que logró ir a la universidad y tener la oportunidad de ser “alguien”. Tenía muchas habilidades y era simpático. Sin embargo, Damián, como muchos en esos tiempos, llegó a darse cuenta de que hay todo un sistema que es responsable de los males que veía, y decidió dedicar la vida a la lucha para liberarse de la opresión en todo el mundo. Ese era el Damían que yo conocí. Y, como dije, era mi amigo y camarada. Llegó a ser comunista y se incorporó al Partido Comunista Revolucionario.

En 1980, junto con muchos más, respondió a la convocatoria al 1º de Mayo Revolucionario de 1980, un llamado a llevar la revolución y el internacionalismo a la clase obrera y a los oprimidos de este país, y hacer ese día una declaración de gran impacto en las calles. Como parte de eso, trabajó sin cesar para llevar dicho mensaje a los diferentes tipos de personas que necesitan ser el núcleo de un movimiento revolucionario. Varias brigadas de personas fueron a las fábricas y los multifamiliares en lugares como Watts y el Este de Los Ángeles, y a San Antonio, Texas, con el periódico Obrero Revolucionario y exhortaron a la gente a tomar la historia en sus manos. La bandera roja ha sido por mucho tiempo el símbolo de la rebelión y la revolución por todo el mundo, y por eso Damián izó esa bandera sobre el Álamo. También llevaba esa bandera el 22 de abril, cuando un hombre que proclamaba “mi bandera es roja, blanca y azul” se apartó de la muchedumbre, sacó un cuchillo y le segó la vida al Camarada Damián García.

Mientras aquellos que participábamos en el movimiento para el 1º de Mayo Revolucionario de 1980 lloramos la pérdida de nuestro camarada, su vida segada tan temprano, y mientras se enteraban de ese crimen del sistema otras personas que habían visto levantadas sus esperanzas de un cambio revolucionario, recibimos un mensaje de Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, EE.UU., el cual cita en su autobiografía From Ike to Mao... and Beyond:

“Morir por las causas a las cuales los imperialistas y los reaccionarios han alistado a las masas y las alistarán a una escala aún más monstruosa, o resignarse y morir una lenta muerte de rodillas, o consumirse en intentos inútiles de escaparse de forma autocompasiva: todo eso es mezquino y vergonzoso. Pero dedicar la vida e incluso estar dispuesto a ofrendarla para acabar con el sistema que vomita todo eso, vivir y morir por la causa del proletariado internacional, hacer la revolución, transformar la sociedad y hacer avanzar la humanidad hacia el luminoso amanecer del comunismo — eso es de verdad un vivir, y un morir, lleno de sentido e inspiración para los millones y centenares de millones que luchan por la misma meta o comienzan a reconocerla por todo el mundo. Tal fue la vida y la muerte del Camarada Damián García, luchador y mártir del ejército del proletariado internacional”.

Esa fue y es una verdad profunda y una gran fuente de fortaleza para aquellos que, como Damián, ardíamos con odio por el mundo como es y veíamos en la lucha por un mundo comunista nuestra única esperanza y la única causa para la cual vale la pena dedicar la vida. Esa declaración fue la dirección que teníamos en ese momento, la cual nos inspiró a llevar adelante el movimiento para el 1º de Mayo Revolucionario en ese año y más allá de ese año... y esas palabras han quedado en mi corazón desde entonces.

En abril de 1980, al correr la voz por todo el país sobre el asesinato de Damián, un preso de Atlanta, Georgia, escribió un poema con este verso: “Nunca supe que yo tenía bandera hasta que murió Damián García...” Al pensar acerca de todo eso hoy, es aún más cierto que demasiados oprimidos en este país y por todo el mundo no saben que tienen una bandera, no saben del comunismo, no saben que tienen una causa para la cual vale la pena vivir y morir y no saben que tienen a un líder como Bob Avakian; no saben que hay una salida. En un tiempo en que esos millones están condenados a una vida de sufrimiento y degradación bajo este sistema, el sentido de la vida de Damián puede inspirar a muchos a entrarle ahora para ayudar a cambiar tal situación, dedicando la vida a poner fin a ese sufrimiento innecesario y a crear todo un mundo radicalmente diferente y comunista.

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

¡Justicia para Malika Calhoun! ¡Parar la brutalidad policial y la criminalización de una generación!

De distribuidores del periódico Revolución — Seattle

El 29 de noviembre del año pasado, Malika Calhoun se llevó prestado el carro de la mamá de una amiga, de la familia con la cual vivía. Unos subalguaciles (agentes del departamento del sherifato) del Condado de King, cerca de Seattle, la pararon y arrestaron a ella y a la amiga y las acusaron de robar el carro que simplemente se llevaron prestado sin pedir permiso. Esa noche Malika Calhoun, una muchacha negra de 15 años, fue brutalmente golpeada en una celda en el ayuntamiento de SeaTac. Un video que graba todo en la celda muestra que el subalguacil Paul Schene aventó a Malika contra un muro de cemento, luego la tiró al suelo por las greñas y le pegó puñetazos repetidamente en la cabeza y la cara. Otro subalguacil (Travis Brunner) lo acompañó en el ataque, ayudándole a sujetarla en el suelo.

Al terminar el asalto, Schene y Brunner echaron mentiras en sus informes, según los cuales fue Malika quien asaltó a Schene: supuestamente el tenis que voló en la dirección de Schene cuando Malika sacudió el pie le causó “moretones, derrame de sangre y dolor”. Sugirieron acusarla de asalto contra Schene, además de robo del auto. ¿Cuántas veces han visto esta escena los negros, los latinos y las personas de otras nacionalidades oprimidas? Primero los oficiales asaltan, golpean, hasta asesinan, luego gritan que ellos mismos son las víctimas.

¿Qué demuestra el hecho de que la policía, que bien sabe que todo lo que haga en la celda se está grabando, se sienten muy rete libres de golpear a Malika despiadadamente y luego mentir en sus informes oficiales? Demuestra que saben que este sistema permite tales asaltos y que no los castigará.

Sin duda, nada de eso hubiera salido a la luz ni provocado escándalo, si no fuera porque se hizo público el video de la celda en los finales de febrero de este año cuando el periódico Seattle Post-Intelligencer (PI) [y otros medios] le pidieron a un juez soltarlo por una ley estatal de divulgación de documentos. Los fiscales del condado de King y el abogado de Schene presentaron argumentos contra su divulgación. El video salió en varios medios nacionales de noticias y provocó indignación y horror generalizados (http://www.youtube.com/watch?v=rElkxAsaGwke). Después de describir lo que le había pasado, Malika dijo en el Early Show de CBS: “Solo quiero justicia. No quiero que a nadie más le pase lo mismo”.

Pero ¿qué se requerirá para conseguir justicia y parar esta brutalidad policial? El departamento de policía se niega a sancionar a Schene hasta que “sea completa la investigación judicial” y le dieron un plazo de permiso con salario. Schene se va a declarar inocente de agresión en cuarto grado, un delito menor. A Brunner, que ayudó a Schene en la golpiza y mintió, no lo acusaron de nada ni lo sancionaron de ninguna forma. Al mismo tiempo, siguen acusando a Malika de robo del auto; e incluso, tras la amplísima difusión del video y demandas de procesar a los oficiales, las autoridades la han acusado de acosamiento grave en otro caso no relacionado. En otras palabras, la estructura del poder está en camino para castigar a Malika y al mismo tiempo preparar el escenario para que Schene salga impune y la policía siga con la libertad de atacar y golpear a la gente.

También ha salido a la luz que Schene había balaceado anteriormente a dos personas, una de ellas un enfermo mental llamado Pedro Jo, al cual lo mató a balazos en 2006. En el caso de Jo, creyeron sin más investigación la palabra de este oficial, ahora desenmascarado por mentir en un informe para justificar el asalto contra Malika Calhoun. Un jurado de indagación dictaminó que era homicidio justificado. Desde ese entonces Schene sirve de oficial de entrenamiento de campo, con el resultado de que entrena a policías nuevos.

La golpiza de Malika Calhoun es solo uno de varios casos recién denunciados en el Seattle PI de brutalidad policial por parte del sherifato del condado de King. Ninguno de esos casos ha resultado en la justicia ni en el castigo de los policías involucrados.

• 2008 — un jurado federal absolvió al subalguacil Brian Bonnar de violación de derechos civiles y perjurio cuando una mujer a la cual arrestó y varios otros compañeros subalguaciles lo acusaron de usar fuerza excesiva durante un arresto en 2005.

• 2004 — El oficial Danny Gulla, un policía de larga trayectoria al cual lo habían imputado de mala conducta varias veces anteriormente, fue el objeto de una investigación federal. Gulla paró al esposo de su amante por una violación de tránsito que no cometió, y amenazó con matarlo. Un supervisor del FBI recomendó procesarlo pero la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos se negó a hacerlo.

• Febrero de 2002 — Una consultora de software, Sherry Reynolds, presentó una queja contra tres policías después de verlos atacar a un desamparado. Los agentes del FBI  de la localidad creían que tenían un caso sólido pero el Departamento de Justicia no lo procesó. Luego le acusaron a Reynolds de obstrucción de justicia.

A nivel nacional, un informe en 2007 de la Agencia de Estadísticas de Justicia del propio gobierno documenta que de 2003 a 2005, agentes estatales y locales de la ley mataron a más de 2000 personas durante sus arrestos.

Y la policía sigue asesinando a la gente con impunidad. Una de las luchas más combativas e importantes contra la brutalidad policial está ocurriendo en Oakland, California. El 1º de enero de 2009, policías de BART (el metro del área de la Bahía de San Francisco) asesinaron a sangre fría a Oscar Grant, un negro de 23 años. Solo arrestaron al asesino Johannes Mehserle después de una rebelión justa de la gente de Oakland. Desde ese entonces la policía, los políticos y los funcionarios andan a toda marcha tratando de suprimir la resistencia cada vez mayor al asesinato de Oscar, al mismo tiempo que maniobran para crear opinión pública para echar la culpa a Oscar y permitir que Mehserle se salga con la suya. (Vea Revolución #161 http://revcom.us/a/161/Battle_Oakland-es.html y Revolución en línea.)

Todo eso —la golpiza a Malika Calhoun y otros casos en Seattle, el asesinato a sangre fría de Oscar Grant y los muchos otros asesinatos, y las cifras del propio gobierno estadounidense—  comprueba la epidemia constante de la brutalidad y el asesinato policial dirigida contra los oprimidos, especialmente los negros y los latinos.

¿Qué tipo de sistema suelta a la policía a arrastrar a muchachas por las greñas, pegarles puñetazos en la cara y matar a enfermos mentales? ¿Qué tipo de sistema permite una y otra vez que esos abusadores y asesinos se salgan con la suya y justifica sus crímenes echándole la culpa a las víctimas de sus propios asaltos y asesinatos? Es el sistema injusto del capitalismo, el sistema que mata a la gente, el sistema que tenemos que eliminar por medio de la revolución.

El manejo del caso Calhoun por las autoridades —al negarse a castigar a Schene ni a Brunner a pesar de las pruebas innegables del asalto en el video; al procesar a solo uno de los agentes por unos cargos menores, al mismo tiempo que acusan a Malika de nuevos cargos; y toda la historia anterior de dejar salir impunes a sus policías asesinos y abusadores— comprueba que solo se logrará justicia en este caso por medio de una resistencia popular implacable. Y al luchar contra el poder, tenemos que difundir la revolución y transformar al pueblo para la revolución para deshacernos del sistema que es la fuente de la brutalidad policial.

Es crucial convertir la indignación que siente la gente al ver este video en la movilización de muchas más personas para exigir justicia para Malika Calhoun y una resistencia más amplia a la brutalidad policial y la criminalización de una generación.

El 12 de marzo, la rama de Seattle de la Coalición 22 de Octubre para Parar la Brutalidad Policial movilizó a la gente a expresarse sobre el caso Calhoun frente al juzgado del condado de King. La Coalición 22 de Octubre para Parar la Brutalidad Policial, los distribuidores del periódico Revolución, Libros Revolución de Seattle y la National Action Network (Red Nacional de Acción) están llevando este caso a las masas y organizando al pueblo para desarrollar más oposición y resistencia a la brutalidad contra Malika y exigir justicia.

Únanse a la resistencia: Para conseguir más información, llamen a Libros Revolución-Seattle, 89 S. Washington, Seattle, Washington, 206-325-7415.

¡BASTA YA DE APLASTAR EL ESPÍRITU DE LA JUVENTUD! ¡JUSTICIA PARA MALIKA CALHOUN! ¡JUSTICIA PARA OSCAR GRANT! ¡TODO EL MALDITO SISTEMA ES CULPABLE!

Envíenos sus comentarios.

Revolución #165, 24 de mayo de 2009


Número actual  |   Números Anteriores  |   Bob Avakian  |   PCR  |   Temas  |   Comunícate

Alabado sea el Señor y tomar prueba de la realidad

De un lector en Chicago

El 8 de abril de 2009, la compañía de comedia Mejor Iglesia de Dios (BCOG, www.bestchurchofgod.org) y Libros Revolución colaboraron en un servicio de comunión interactiva con la atea y revolucionaria Sunsara Taylor, en el teatro Chopin de Chicago, de fama divertidamente rara. Jamás había oído de la BCOG, así que no sabía qué esperar. La inmediatez de la parodia estriba en su poder hiperbólico de borrar la separación entre la verdad y la ficción, y la BCOG hace todo menos desaparecerla.

La BCOG es una mezcla comiquísima, si bien incómoda, de los ritos católicos tradicionales, la piedad protestante de vibras autocomplacientes y la prédica conservadora y el histrionismo de las mega-iglesias, toda envuelta en un teatro irónico y cuasi-improvisado al estilo de Second City en sus días de humor afilado. De hecho, esta compañía teatral se basa en Old Town, el mismo barrio en que está aquella institución venerable.

La BCOG ataca a todo sin piedad, y es irreverente respecto a todo lo sagrado y lo profano. Nadie sale libre, ni católicos ni judíos o musulmanes, ni gays o bugas, ni liberales, comunistas o fascistas y todos los que están de en medio. Si ya eres un ateo inveterado, las representaciones te harán asentir con la cabeza de fuerte acuerdo. Si piensas que estás mejor sin un dios, pero todavía no te has sacado el polvo de la religión y la espiritualidad, este espectáculo puede tenerte un efecto extraño e inquietante.

Como músico litúrgico que he pasado más de 30 años al servicio de las iglesias y los seminarios, la representación me incomodó, e hizo moverme inquieto y agitarme bastante. Pero descubrí que eso tenía menos que ver con fervor religioso que con alterar años de acondicionamiento y hábitos de corazón muy establecidos. No es fácil encarar la verdad sobre convenciones que la cultura considera sacrosantas y fuera de toda crítica. Es como descubrir que tu familia es disfuncional. Pueda ser la verdad, pero la verdad no siempre es muy agradable ni fácil de aceptar.

El debate que sostuvo Sunsara Taylor con los miembros de la Mejor Iglesia, una representación muy caricaturizada de los feligreses pero dolorosamente realista, fue en todo momento inteligente, racional y simpático. Los argumentos de la Taylor atraen a la razón y manifiestan un estudio cuidadoso y riguroso. A diferencia de los fundamentalistas y los presentadores de charla fascista en la radio que no escatiman esfuerzos para intimidar a sus escuchas hasta la coacción, Taylor fue cortés y escuchó todas las vertientes del argumento antes de presentar el suyo. ¡Y hablan de las comunistas feminazis de ojos salvajes que vomitan fuego!

El debate incorporado a la actuación teatral es un medio poderoso que nos permite aceptar duras realidades y contradicciones de la vida que la religión y la mitología son poco preparadas para tratar. Tanto Taylor como la Iglesia pusieron en mucho relieve las letanías de nuestros tiempos: la conversión en mercancía de casi todo aspecto de la vida, la cruz de la responsabilidad personal, las anomalías bíblicas, la hipocresía eclesiástica, la miseria y el sufrimiento de la mayoría de la humanidad, la subyugación de la mujer y el hecho de que la religión alimenta todo eso en vez de aliviarlo. La BCOG y el libro de Avakian, ¡Fuera con todos los dioses!, forjan una concordancia útil que demuestra que la Biblia y las parábolas de Jesús no siempre son las dulces y acogedoras historias que nos presentan en las almibaradas clases dominicales. ¡Elogios a la BCOG, a Revcom y a todos aquellos que procuran hacer que el mundo sea mejor, por no invocar a dioses ni recitar oraciones que quizás nunca son pertinentes para la humanidad que sufre, y por quitarnos nuestras ilusiones, para que podamos ver que después de todo la salvación del mundo está en nuestras manos, y que la redención no sólo es liberadora y posible, sino que recalca la esencia de la actividad revolucionaria!

Nota de la redacción: El “debate” de la Mejor Iglesia de Dios con Sunsara Taylor está en línea en vimeo.com/4322256

 

Envíenos sus comentarios.