Revolución #219, 12 de diciembre de 2010

Voz del Partido Comunista Revolucionario, EU

Esta página se usa para imprimir rápidamente todo un número, y es posible que unos enlaces no funcionen y algunas imágenes no aparezcan. En el permalink del artículo encontrarás esos enlaces e imágenes.


Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

El desastre del petróleo en el Golfo... y el profundo encubrimiento

Larry Everest

El 20 de abril del presente, a 80 km de la costa de Luisiana en el golfo de México, una ráfaga de gas irrumpió desde las profundidades de las rocas y agua, a través del pozo "Macondo" que perforaba la gigante empresa petrolera British Petroleum (BP). Se reventó en una tormenta de llamas y humo. Dejó once trabajadores muertos. Destruyó la plataforma de excavación "Deepwater Horizon" y arrancó la tubería a 1500 metros en las profundidades del lecho del Golfo. Desató un géiser tóxico, que vertió más de 200 millones de galones de crudo y gas natural en las ricas aguas del Golfo antes de que lograran sellarlo casi tres meses después. Representó una catástrofe ambiental casi incalculable que dejó trabajadores muertos, flora y fauna natural devastada, ecosistemas arrasados desde las aguas profundas del Golfo hasta la costa con tanta vitalidad ambiental. Amenazó la salud de seres humanos y creó un desastre económico para los muchos miles de personas cuya vida depende de las aguas del Golfo.

El 21 de mayo, un mes después de la explosión, el presidente Barack Obama anunció la formación de una "Comisión Nacional sobre el Derrame del Petróleo del Deepwater Horizon y Excavación a Mar Abierto de BP". Prometió que la comisión descubriera "las causas fundamentales del desastre y ofrecerá opciones sobre las precauciones ambientales y de seguridad que tendremos que tomar para prevenir que ocurra de nuevo un desastre similar".

Seis meses después, el 22 de noviembre, la comisión publicó un informe preliminar. Un editorial resumió acertadamente el "mensaje para el público", que es típico de la cobertura de los medios establecidos sobre el informe de la comisión:

"No todas las cosas malas que ocurran son el resultado del trabajo de fuerzas malévolas. Una gran cantidad de las cosas se deben a la estupidez, las prisas, una confianza exagerada, la falta de experiencia y la ausencia de comunicaciones. Las conclusiones preliminares del investigador en jefe de la comisión especial que indagaba las causas del gigantesco derrame del petróleo en el golfo de México del verano dan a entender que se dieron suficientes fallas humanas simples en la plataforma de excavación Deepwater Horizon como para explicar el desastre. El jefe de personal Fred Bartlit dijo que no existía ninguna razón específica que llevara a creer que la explosión mortífera y la inundación desastrosas que le siguió tuvieran que haber ocurrido como resultado de intenciones criminales o hasta un deseo deleznable de hacer cosas peligrosas para ahorrar dinero" (Salt Lake Tribune).

Pero poderosas fuerzas "malévolas" impulsaron este crimen. Y las "intenciones criminales" ni siquiera tocan la raíz del problema, si bien había suficientes intenciones así en juego. Desde las exigencias de ganancias mayores y más rápidas de parte de los inversionistas hasta las desesperadas medidas de BP para mantenerse en ventaja respecto a sus acérrimos rivales y las demandas estratégicas de un sistema que depende del petróleo para sus ganancias y poderío... todos los jugadores en esta pesadilla no podían haber dejado a un lado los escandalosos riesgos y el terrible costo de excavar a kilómetros de profundidad en el mar en busca de petróleo al igual que un adicto desesperado no puede dejar pasar la oportunidad de un buen toque. A pesar de las intenciones de las partes en juego, la catástrofe del petróleo en el Golfo fue y es el producto convulsivo de las leyes más esenciales de perro-come-perro que definen el sistema capitalista.

Poner vidas y el medio ambiente en riesgo a fin de ahorrar dinero y tiempo

 

Poner en riesgo vidas y el medio ambiente para ahorrar tiempo y dinero

• Negarse a poner a prueba el pozo: El 20 de abril, BP canceló la prueba de adhesión del cemento, que se requiere para ver si el cemento había sellado el pozo (o si tendrían que parcharlo). Eso habría tardado de 9 a 12 horas y costado 118.000 dólares y si hubieran hallado problemas, tal vez BP hubiera tenido que volver a hacer el trabajo de cimentación, lo que hubiera tardado un mes y costado hasta 30 millones de dólares.

• Pasar por alto, o malinterpretar, pruebas claves: Horas antes del reventón varias "pruebas negativas de presión" demostraron que había fugas en el preventor de reventones (diseñado para sellar el pozo en caso de emergencias), el sello de cemento fallaba y subían el gas y fluidos por el pozo. Debían haber suspendido las operaciones de inmediato, pero el equipo decidió que las pruebas habían salido bien y que se podía iniciar el proceso de sellar el pozo. Eso "desconcertó" a la comisión, pero existen indicaciones de que los recortes de gastos de BP (de usar dos dosis del fluido de prueba en lugar de uno, a fin de ahorrar el costo de deshacerse de uno) posiblemente sesgaron la prueba, y que los conflictos entre BP, Transocean y Halliburton, y una cultura corporativa general que según la descripción del profesor de la Universidad de California-Berkeley, Bob Bea, estaba "integrada en correr riesgos y en recortar gastos", bien pudieron haber generado fallas en las comunicaciones y la toma de decisiones y en una carrera apresurada para terminar el pozo ("Scientists, drilling experts say BP valued speed over safety in oil rig disaster", Times-Picayune, 26 de noviembre de 2010).

• Sustituir el lodo de perforación con agua más ligera del mar: Por lo común, se sellan los pozos antes de reemplazar el lodo de perforación con agua más ligera del mar, porque al principio el lodo se usa para retener los líquidos y gases. Pero BP decidió reemplazar el lodo de perforación primero. "Tal vez estuvieran tratando de ahorrar tiempo", especuló el alto funcionario de plataformas de BP. "En las últimas etapas de perforar un pozo, a veces empiezan a pensar en acelerar el proceso". La decisión resultó en una catástrofe: el pozo se reventó antes de que BP pudiera sellarlo.

Una investigación del Times-Picayune sintetizó: "Los mensajes de e-mail y los informes de los ingenieros de BP en las semanas antes del accidente hacen referencia a ahorrar dinero o tiempo mientras discutían métodos para sellar el pozo. En todo caso, tomaron el camino más barato".

En el mes antes de la explosión del pozo Macondo, se dieron varios aumentos repentinos o "ráfagas" de gas desde las profundidades del pozo: una evidente señal de que existían gas bajo presiones extremadamente altas en el pozo y/o que había procedimientos inseguros de perforación. El 14 de abril, Brian Morel, el ingeniero de excavación de BP, le envió un e-mail a un colega que decía: "Éste ha sido un pozo pesadillesco que tiene a todos por todas partes".

No obstante, BP optó por el más riesgoso de los dos diseños posibles para el ducto o revestimiento de acero para forrar los últimos 365 metros del pozo. Se supone que una opción más costosa, el diseño "tubo dentro de un tubo/anillo preventor", ofreciera protecciones contra el tipo de flujo de gas hacia la superficie que provocó la horrenda explosión en la plataforma de Deepwater Horizon. Pero según e-mails internos, BP optó por el diseño más peligroso de un solo tubo a fin de ahorrar tiempo y de 7 a 10 millones de dólares. La construcción del pozo estaba muy retrasada y cada día adicional de perforación le costaba a BP 1.5 millones de dólares. En el momento del reventón, el pozo ya había rebasado su presupuesto por concepto de 40 a 60 millones de dólares (ver "Documents Show Early Worries About Safety of Rig", New York Times, 29 de mayo de 2010)1.

Además, BP rechazó las urgentes alarmas y llamados de los expertos y contratistas, de instalar "centralizadores" adicionales para asegurar que el cemento que bombeaban alrededor de la camisa del pozo lo sellaría e impediría que el gas escapara hacia arriba. "Tardaría diez horas en instalarlos [21 centralizadores]", según un funcionario de BP en un e-mail del 16 de abril. "No me gusta". Después de tomar esa decisión, Brett Cocales, un ingeniero de BP, dijo en un e-mail: "A quién le importa, ya está, sanseacabó, probablemente no habrá problema". Pero sí había, en parte porque BP utilizó demasiados pocos centralizadores, las obras de cimentación fallaron y el gas se reventó hacia arriba en el pozo de Macondo.

Y hubo muchas otras decisiones parecidas, que la comisión atribuyó a "errores humanos" (ver el recuadro al lado).

La escandalosa lógica de las apuestas riesgosas y grandes

En esta situación obra un patrón, no "errores humanos" aislados y aleatorios, sino el afán de poner las ganancias siempre al mando. Un examen de los meses previos al desastre en el Golfo revela más que un patrón, revela las raíces de este patrón en la naturaleza de este sistema.

Cuando se reventó Deepwater Horizon, BP era la cuarta corporación privada en tamaño en el mundo y una de las más rentables: percibió 17 mil millones de dólares en 2009. Pero en los años 80, BP era una corporación mucho más pequeña, perjudicada por la revolución iraní de 1979 y la toma de sus reservas de petróleo ahí y era más débil que sus rivales más grandes. (BP se fundó originalmente en 1908 en Irán como la Anglo-Persian Oil Company y percibió enormes ingresos por medio de su control y explotación monopólica imperialista del petróleo iraní).

A fines de los años 80, nuevos gerentes se encargaron de la corporación y la expandieron agresivamente con apuestas riesgosas y grandes: las fusiones y las adquisiciones de otras corporaciones petroleras. BP creció rápidamente y se convirtió en la segunda empresa petrolera en tamaño en el mundo, siendo número uno la Exxon-Mobil (a la cual aspiraba rebasar). Un factor de su crecimiento es que se convirtió en un líder en perforaciones en aguas profundas y ultraprofundas, en que se encuentran las mayores reservas de energéticos no explotadas y se obtienen las mayores ganancias. Por eso BP ha invertido tanto en el golfo de México, uno de los lugares más peligrosos para perforaciones y que produce el 25% del petróleo ahí.

Al final de su racha de adquisiciones a comienzos de la década del 2000, el presidente Lord Browne de BP se preocupaba abiertamente de que las "grandes apuestas" no dieran resultados y que los competidores la pudieran aplastar, a menos que BP reorganizara radicalmente sus extensas operaciones y recortara los gastos.

Se dio una serie de desastres horrorosos de alto perfil: en septiembre de 2004 un accidente en la refinería de BP en Texas City dejó dos trabajadores muertos y un lesionado. Una explosión de marzo de 2005 en la misma refinería dejó 15 trabajadores muertos y 180 lesionados. (En 2004, BP había ordenado recortes de 25% de las refinerías. El informe interno de BP sobre la explosión en Texas City echó la culpa a los errores de los trabajadores y no a los recortes del presupuesto y el pésimo mantenimiento del equipo.) En julio de 2005, la plataforma en mar abierto de BP en el Golfo, "Thunder Horse", casi se hundió después de un huracán. En marzo de 2006, se reventó un oleoducto de BP en Alaska y éste vertió más de 260 mil galones de petróleo, el mayor derrame en la región norte de Alaska. En cada incidente, los trabajadores y otras personas le habían advertido a BP que se estaban comprometiendo la seguridad y que había un potencial peligro.

Después de esos desastres, BP reemplazó a su presidente Lord Browne con Tony Hayward, quien prometió hacer de la seguridad su principal prioridad e invertir 14 mil millones de dólares para mejorar las instalaciones. Independientemente del grado de seriedad de Hayward respecto a esta promesa, pronto la socavaron las presiones de la competencia capitalista perro-come-perro y la maximización de ganancias. Primero, reaccionaron de manera negativa los mercados financieros que controlan el capital que BP y otras corporaciones necesitan para sus operaciones, y cayeron las acciones de BP. En sus operaciones internas, BP se inquietaba porque la reducida eficiencia había generado una "creciente brecha entre nosotros y Shell" así como Exxon-Mobil. En 2009, la caída de los precios del petróleo perjudicaron las ganancias de BP. En respuesta, entre 2007 y 2010 BP despidió a 7.500 empleados y recortó gastos, al ritmo de 4 mil millones de dólares en 2009 únicamente.

Vivimos bajo un sistema de capitalismo y éste opera en conformidad con ciertas reglas inviolables. Una de las reglas más básicas del capitalismo es que los capitalistas individuales (o "bloques de capitales") tienen que batallar y sí batallan unos contra otros por sobrevivir. Cualquier capitalista que no aproveche constantemente toda oportunidad de aventajarse a la competencia, que no luche por el control de participaciones del mercado y que no reduzca sus gastos, corre el riesgo de que otras empresas la hundan. A veces tal hundimiento tenga la forma del colapso de grandes corporaciones o la adquisición de unas corporaciones por otras. A veces la rivalidad inherente al capitalismo se expresa mediante horrorosas guerras de matanza entre imperios o con el objetivo de subyugar más a los oprimidos. Pero la regla fundamental es la misma: expandirse o morir. Esta ley operaba en cada etapa de la marcha de los acontecimientos que condujo a la explosión de Deepwater Horizon y las posteriores consecuencias.

El perro-come-perro sigue en vigor en medio del desastre del ecosistema

Este mandamiento básico, de expandirse o morir, de maximizar las ganancias o hundirse, estuvo en pleno vigor durante el desastre mientras el petróleo aún chorreaba en el Golfo. Las acciones de BP caían en picada. Sus rivales de vieja data, Shell y Exxon-Mobil, no se apresuraban a ayudar a BP a limpiar el Golfo. Estaban sentadas de brazos cruzados mientras el Golfo agonizaba, observaban mientras BP toreaba con los problemas y se informa que "se relamían los colmillos" con esperanzas de apoderarse de BP y fortalecer su posición global ("Imagining the Worst in BP's Future", New York Times, 7 de junio de 2010).

Después del desastre del Golfo, Hayward fue obligado a dimitir y Bob Dudley asumió el puesto del presidente de BP. El 18 de octubre, su e-mail a los empleados de BP dijo que los criterios para evaluar el rendimiento del cuarto trimestre serían "el progreso de cada negocio en reducir los riesgos en las operaciones y alcanzar excelente normas de cumplimiento y seguridad" y manejar "cada riesgo que confrontamos" a fin de impedir futuros desastres.

¿Respondieron con vítores y aplausos a tal acción los administradores de gigantescos bloques de capital? ¿La defendieron como un brillante ejemplo de cómo "el mercado" corrige los desequilibrios con todas sus maravillosas movidas? ¿Es otra expresión de que "si existe una necesidad, no existe mejor sistema que el capitalismo para moverse con creatividad y hasta compasión"?

¿Qué creen que pasó?

Los analistas de Wall Street de inmediato criticaron esta acción, llamándola "muy poco común" y se inquietaban que "podría asustar a los accionistas que también están preocupados por las ganancias y la eficiencia internacional de BP" (Andy Rowell, "Safety Versus the Bottom Line," Oil Change International, 19 de noviembre de 2010).

La dimensión global

El petróleo es inmensamente lucrativa y rentable: cuatro de las siete corporaciones más rentables del mundo son empresas petroleras. Pero los factores que obligaron a BP y sus socios y sus patrocinadores financieros a hacer profundas excavaciones debajo de los frágiles ecosistemas del golfo de México y luego hacer perforaciones de otro kilómetro y medio debajo de eso también abarcan factores militares y políticos que son esenciales para la supervivencia del capitalismo y de los Estados Unidos y sus aliados en particular.

Ésos son tiempos en que Estados Unidos confronta desafíos de parte de muchos rivales a su posición de superpotencia única, y cuando están desafiando su dominación del Medio Oriente rico en petróleo algunas fuerzas que sí amenazan a la dominación de Estados Unidos aunque no son radicales ni representan nada positivo. Todo eso agrega otra dimensión al febril apetito de petróleo del sistema, en cualquier lugar a costa de cualquier riesgo.

Al cierre de esta edición, Barack Obama ha anunciado una prohibición de siete años de perforaciones en la sección del Golfo donde tuvo lugar el desastre así como en partes por la costa del Atlántico. Lo que realmente representa esta prohibición rebasa el ámbito del análisis de este artículo, y no está para nada claro que realmente se aplicará ni que permanecerá en vigor. Pero siempre que se hagan concesiones ambientales bajo el capitalismo, invariablemente son muy limitadas, parciales y objeto de ataques constantes. Hacen concesiones en el marco del mismo sistema que está azotando el medio ambiente por todo el mundo y al servicio del mismo sistema. La prohibición del gobierno de Obama deja sin tocar otros proyectos de perforación en mar abierto en otras partes de Estados Unidos que son al menos tan peligrosos. Y en respuesta, de inmediato los políticos de ambos partidos exigieron que sea anulada la medida de Obama.

Aun cuando hacen concesiones temporales y limitadas, los ajustes de cosas como la perforación para el petróleo se limitan en su abrumadora mayoría a los países ricos mientras que la contaminación y la destrucción siguen sin parar en los países pobres. Por ejemplo, como resultado de las perforaciones de compañías petroleras occidentales, casi seis millones de barriles empaparon y fluyeron por el delta del principal río de Nigeria en los últimos 50 años. En su mayoría esto ha estado concentrado en Ogoniland, una región de mil kilómetros cuadrados [aproximadamente cien mil hectáreas]. Charcos de petróleo crudo salpican las tierras anteriormente fértiles. En muchas partes las plantas silvestres y los cultivos como la mandioca han muerto. Las palmas ya no producen mucho vino. Las vías fluviales del interior y los manglares, una vez repletos de camarones, cangrejos y otros peces, no tienen vida. Se fueron los pájaros. El mar, la fuente de vida para mucha gente, se ha convertido en una fuente de enfermedades y muerte. (Ver "The Gulf of Mexico and the Niger River Delta: oil spills worlds apart", de la edición en inglés del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar, 21 de junio de 2010).

Otro ejemplo es Ecuador, donde las acciones de las compañías petroleras de Estados Unidos han dejado una zona tóxica de la selva del tamaño del estado de Rhode Island.

Un sistema que no merece gobernar el planeta

En todo aspecto —cómo reaccionaron los mercados financieros cuando un ejecutivo de BP dijo de labios para fuera que la empresa le daría prioridad a la seguridad, cómo interiorizaron y aplicaron la lógica de capitalismo los altos e medios gerentes en la toma de decisiones y las exigencias geopolíticas que le dieron un empuje adicional a "a perforar, maldito sea, a perforar"— el terrible desastre en el Golfo fue un producto del capitalismo.

Debido al capitalismo los gobernantes de este planeta están tumbando las selvas tropicales, pescando en los mares hasta vaciarlos de toda vida, destruyendo especies valiosas y raras y llenando vastas extensiones del mar de residuos tóxicos.

¡Las cosas NO tienen que ser así!

El número especial de Revolución sobre el medio ambiente (en revcom.us/medio_ambiente) contiene "Algunos principios claves del desarrollo socialista sustentable". Estos principios concentran una orientación que hace posible un tipo de sociedad completamente diferente —una sociedad socialista— y explican cómo dicha sociedad empezaría a lidiar con la emergencia ambiental, con una visión global e internacionalista, la cual pone en primer lugar los intereses de la humanidad y el planeta.

La gente no necesita el capitalismo para "hacer que las cosas funcionen". Con la revolución comunista, la gente puede comenzar a transformar en hechos las palabras de Carlos Marx, el fundador del comunismo: "Considerada desde el punto de vista de una formación económica superior de la sociedad [el socialismo y el comunismo], la propiedad privada de algunos individuos sobre la tierra parecerá algo tan monstruoso como la propiedad privada de un hombre sobre su semejante. Ni la sociedad en su conjunto, ni la nación ni todas las sociedades que coexistan en un momento dado, son propietarias de la tierra. Sólo son sus poseedoras, sus usufructuarias, y deben legarla mejorada a las generaciones venideras".

1. La comisión del gobierno de Obama argumentó que el petróleo y el gas irrumpieron por el centro del revestimiento y no por la parte exterior, como para afirmar que la decisión de BP de utilizar un revestimiento más barato no contribuyó al desastre. Otros analistas sostienen que eso no es cierto y aunque el gas sí irrumpiera por el ducto central, la decisión de BP aún pudo haber contribuido a la explosión. (En esta conexión, la comisión está de acuerdo con la investigación de BP y no está de acuerdo con el socio de BP en el pozo, Halliburton, de que el gas sí irrumpió por la parte exterior del revestimiento. Por tanto, aunque sirve a las necesidades y el funcionamiento del sistema capitalista en general, es también posible que la comisión esté desempeñando un papel en la resolución de los conflictos entre diferentes capitalistas). Independientemente de que en los hechos el método más costoso y más lento hubiera prevenido este desastre específico, no queda duda alguna de que en sus propios cálculos, BP optó por la técnica más rápida y más barata a pesar de las alarmas y advertencias de que eso sería más peligroso. [regresa]

Este sistema y aquellos que gobiernan no son capaces de llevar a cabo desarrollo económico que cumpla con las necesidades de la gente ahora y a la vez balancear eso con las necesidades de generaciones futuras y los requisitos de proteger el medio ambiente. No les importa nada de la exquisita diversidad en el medio ambiente y en la tierra y sus especies y los tesoros que tiene a menos que puedan convertir eso en ganancias para sí mismos... Ellos no son capaces de ser quienes cuidan este planeta.

Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos
De la charla filmada Revolución: por qué es necesaria, por qué es posible, qué es

 

revcom.us/medio_ambiente

¡EMERGENCIA!:
un número especial de Revolución sobre la emergencia ambiental que ahora vive la humanidad y los ecosistemas de la tierra.

Contiene: "Algunos principios claves del desarrollo socialista sustentable".

Adquiera la edición impresa en Libros Revolución de su localidad o de RCP Publications, Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, Il 60654-0486, rcppubs@hotmail.com, 773-227-4066.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Los pájaros no pueden dar a luz cocodrilos, 
 pero la humanidad puede volar más allá del horizonte

Bob Avakian
Presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

Nota de la redacción: El siguiente texto es de una reciente charla de Bob Avakian, el presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos. A continuación presentamos el segundo pasaje de esa charla la cual está saliendo por partes en Revolución. La primera parte salió en Revolución #218, 28 de noviembre de 2010. En preparación para su publicación, se ha revisado el texto y agregado las notas.

El "derecho divino de los reyes" y la "democracia": Dos "mitologías que cohesionan", de dos sistemas diferentes de explotación

En la sociedad feudal, era "natural" que todos tuvieran su lugar particular. He hablado de esto antes: Tomás de Aquino —quien era un teólogo, pero también un teórico en un sentido más amplio, cuyas ideas en términos básicos correspondían a las relaciones de la sociedad feudal— postuló la idea que todas las cosas en el universo, incluso las rocas, tienen su lugar, todo ordenado por Dios. Además, estaba el "derecho divino de los reyes", una piedra angular de la sociedad feudal. Los revolucionarios y teóricos burgueses consideraban que eso era una atrocidad. Hace poco, estaba leyendo a Thomas Paine de nuevo y éste hable que hable sobre qué tan absurda y criminal es la idea del divino derecho de los reyes y el rol hereditario de los reyes. Todo eso garantiza, insistía él, que podría existir un idiota que tenga el poder absoluto en la sociedad al igual que una persona sabia. Que sería posible que se declare que una persona mentalmente defectuosa tenga el derecho divino de gobernar. Y así sucesivamente.

Bueno, sí, esta condena del "derecho divino de los reyes" es entendible, desde el punto de vista de la naciente burguesía que necesitaba romper las restricciones del feudalismo en última instancia en la base económica. Pero no seamos reduccionistas — ellos sí batallaron en el campo de la superestructura y los teóricos de la emergente clase burguesa y la revolución burguesa creían lo que estaban defendiendo, al menos mayoritariamente. Para ellos eso era realmente una idea absurda y criminal — el derecho divino de los reyes y el orden absoluto de las cosas establecidos de tal manera que tratar de cambiar esto sería ir contra la propia trama de la realidad y del universo ordenado por Dios y mantenido por los designios de Dios. En la medida en que esos teóricos burgueses veían eso como absurdo y atroz, en el orden feudal eso era todo lo opuesto: rebelarse en contra del rey, el monarca, era rebelarse contra Dios y el orden concebido por Dios. Y se suponía que todos, desde los nobles hasta los siervos, conocieran su rol y lo desempeñaran en consecuencia y de manera apropiada.

Ahora, si nos alejamos un poco más de la era burguesa y la miramos desde la óptica histórica de a donde las cosas necesitan llegar y pueden llegar —no a donde van a llegar, pero a donde necesitan llegar y pueden llegar—, podemos ver que el gran talismán de la democracia burguesa, las elecciones y el derecho de los gobernados de elegir a aquellos que los gobiernen, de hecho, en la realidad del funcionamiento de la sociedad burguesa, no tiene más legitimidad absoluta que el derecho divino de los reyes. Esto es sólo otra forma en que los intereses y necesidades de la clase dominante se ejercen en este tipo específico de sociedad y un mecanismo a través del cual —y por medio del control sobre ese proceso de la política y las elecciones burguesas— se mantienen y refuerzan los intereses de la clase dominante. Esta es su versión —la DEMOCRACIA, las ELECCIONES son, en efecto, su versión— del derecho divino de los reyes. Esta es una mitología que cohesiona un sistema particular. No es mitología que tengan elecciones, lo que es mitología es lo que ellos pretenden que sean esas elecciones y lo que sucede por medio de ellas. De hecho, éstas no son una expresión de "la voluntad" o "la soberanía" del "pueblo", sino una expresión del proceso a través del cual la clase capitalista mantiene su sistema de explotación y su dominación, su dictadura sobre las clases y grupos en la sociedad que explota y oprime.

Y la "naturaleza humana" que acompaña esta sociedad no es distinta — la "naturaleza humana" que las personas constantemente afirman que es el porqué de las cosas y por qué éstas tienen que ser así, no es sino un reflejo de las relaciones y dinámica subyacentes de cierto sistema, el sistema capitalista.

Esto tiene tanta importancia que sí tenemos que seguir recalcándolo, particularmente en este período en el que se genera tanta confusión al respecto, que en gran parte es el resultado del punto de vista de la clase dominante que tergiversa y embrolla, que hoy tiene una influencia tan amplia, que ha permeado a todos los sectores del pueblo, por decirlo así, y lo promueven agresivamente en todo momento los representantes, agentes y apologistas políticos e ideológicos de la clase dominante y los que siguen a su cola, mientras que —y esto es algo muy importante— la dinámica subyacente del propio sistema también refuerza eso. La dinámica subyacente del propio sistema refuerza constantemente esta visión de la naturaleza humana — por lo que necesitamos seguir volviendo a esto y adentrándonos en esto profundamente con la gente, sacando a la luz y reviviendo la gran observación de Marx de que toda la historia humana supone la transformación continua de la naturaleza humana; que la naturaleza humana, si es que tiene algún sentido válido (o en la medida que lo tenga), es una parte de la superestructura. Es un conjunto, por decirlo así, de los valores y puntos de vista, la cultura y la moralidad, que en última instancia corresponden a cierto sistema subyacente — a las relaciones sociales subyacentes y fundamentalmente relaciones económicas/de producción. No es algo trascendental que ha estado con nosotros desde "Adán y Eva" —o más científicamente desde que evolucionaron los primeros seres humanos— y que ha permanecido sin cambiar y siempre permanecerá sin cambiar y sin posibilidades de cambiar.

Las bases reales para el cambio — y las alternativas reales

Así son las cosas en realidad en relación a las circunstancias actuales de la sociedad humana y las posibilidades de cómo la sociedad puede avanzar y organizarse: o se trata de crear una alternativa radical al actual sistema capitalista imperialista dominante —una alternativa que es viable y sostenible porque avanza sobre la base de las fuerzas productivas existentes y las destraba más mediante la transformación de las relaciones sociales y más fundamentalmente las relaciones de producción y, en relación dialéctica con eso, la transformación de la superestructura de la política y la ideología— creando mediante esta transformación y fundamentalmente la transformación de las condiciones materiales subyacentes, un sistema económico radicalmente nuevo, como la base de una sociedad radicalmente nueva en conjunto; o, si no, lo que de hecho se impondrá como la única alternativa real en el mundo de hoy: verse integrado o verse metido a la fuerza en una sociedad que funciona según las condiciones y dentro de los confines de la producción y el intercambio de mercancías y más específicamente las relaciones de producción y el proceso de acumulación y las diversas dinámicas del capitalismo y sus correspondientes relaciones sociales y relaciones de poder político, así como su prevaleciente cultura, ideología y moral. O es la una o la otra. Esas son las dos opciones.

¿Por qué podemos decir eso? Porque somos intérpretes de la realidad; somos investigadores científicos de la realidad y la sintetizamos, eso es lo que somos. Es la realidad la que dice eso, y somos aquellos que, en este momento, hemos logrado entender esto — no por medio de un proceso místico o religioso, sino mediante la aplicación de una ciencia que se ha desarrollado y que se está desarrollando continuamente.

Así que o es la una o la otra — y todos esos otros esquemas conducirán a la una o a la otra. Si no se esfuerzan conscientemente para alcanzar la primera, conducirán a la segunda: si no se esfuerzan conscientemente para alcanzar un mundo completa y radicalmente nuevo y diferente, serán conducidos de devuelta al viejo mundo existente y éste los cooptará o los aplastará. Si uno trata de forjar pequeños enclaves o salidas en que uno opera independientemente del sistema — el sistema se lo tragará vivo y lo escupirá, o será una contracorriente insignificante por un tiempo respecto a la dinámica concreta y las relaciones imperantes del sistema, una contracorriente que tarde o temprano, de hecho, la dinámica de esta sistema se tragará viva — si no la aplasta políticamente en el sentido literal, simplemente la abruma.

Este es un sistema que opera, como todo sistema, de acuerdo a cierta dinámica y mediante ciertas relaciones. Mientras que uno no haya roto radicalmente con ese sistema y forjado algo en su lugar que pueda reemplazarlo de hecho y que sea viable y sostenible, se verá obligado a volver a ese sistema: ese sistema de propiedad privada de los medios de producción, del capital, ese sistema de la producción e intercambio de mercancías, ese sistema impulsado por la anarquía de la producción y los concomitantes conflictos entre los capitalistas, un sistema en el cual el capital asume la forma de muchos capitales en competencia, no un solo gigantesco bloque de capital que en sí estaría fuera de alineación con la dinámica de la producción e intercambio de mercancías y la anarquía de producción y que esa dinámica haría pedazos, repetidas veces. No más mira la historia de este país, incluyendo los últimos tiempos: hasta los agregados gigantescos de capital se hunden o se vienen a pedazos y vuelven a fusionarse en diferentes asociaciones de capital. Todo eso resulta de la dinámica subyacente de este sistema. Si no se rompe con eso, por medio de una revolución en la superestructura y la transformación radical de la base económica en algo que realmente pueda ser viable y sostenible y pueda funcionar en lugar de esa dinámica, volverá ésta — porque la gente tiene que comer y tiene otras necesidades de la vida, y eso sucederá de una u otra forma de acuerdo con las actuales fuerzas de producción, hablando en términos generales. Por lo tanto, si uno no forja una de esas dinámicas conscientemente, conseguirá la otra. De una u otra forma y por una u otra vía, uno conseguirá la misma dinámica fundamental del capitalismo, si no rompe conscientemente con eso y si no hace en serio la revolución para arrancar de raíz y abolir el sistema capitalista entero reemplazándolo con el socialismo y avanzando por el camino hacia un mundo comunista.

Un adelanto crucial, una base más profunda en el materialismo: Entender "la fuerza impulsora de la anarquía" como la dinámica decisiva del capitalismo

Me parece importante mencionar aquí —porque esto también se entiende poco, incluso quizás en nuestras filas— qué tan crucial fue el avance y qué tan crucial fue la base para romper radicalmente con el economismo1, cuando alrededor de 1980 nuestro Partido, por medio de todo el trabajo de analizar más plena y profundamente las diversas dinámicas del capitalismo y cómo las contradicciones en el mundo se manifestaban y se interactuaban, identificó "la fuerza impulsora de la anarquía" como la dinámica principal del capitalismo, a diferencia de la idea de que la forma principal de las contradicciones del capitalismo es la lucha de clases entre la burguesía y el proletariado. Desde luego, por eso fuimos objeto de ataques rotundos, y en algunos casos viles ataques. Se dijo que estábamos dejando fuera del juego al pueblo y la lucha de clases, que este análisis se filtraba por el prisma de nuestros perjuicios de vivir en una sociedad imperialista y así sucesivamente. Pero eso fue un adelanto tan crucial — de comprender y de llegar a tener una comprensión materialista más profunda de lo que estamos haciendo y sobre qué "escenario" o sobre qué cimientos estamos haciendo lo que estamos haciendo al disponernos a hacer la revolución.

Esto tiene mucho que ver con partir de la realidad objetiva y reconocer la base para el cambio radical en las diversas dinámicas contradictorias de esa realidad, o simplemente partir de un conjunto de ideas, incluida una imagen idealizada de las masas, el cual se trata de imponer sobre la realidad, viendo esencialmente a las masas y la realidad objetiva más amplia como "una tabula rasa". Ese punto de vista va contra el reconocimiento del papel principal de la fuerza impulsora de la anarquía en el sistema que confrontamos, la que sí establece el principal escenario y base para lo que tenemos que hacer para transformar la sociedad y el mundo.

Ahora bien, es posible que todo eso nos desagrade pero esa es la situación en que nos encontramos. Es posible que nos desagrade que el capitalismo y su dinámica todavía dominen el mundo, de modo abrumador en la actualidad, y que monten el escenario para la lucha que tenemos que librar — es posible que eso nos desagrade pero así es la realidad. Y en esa realidad existe la base para cambiar las cosas radicalmente. La base está en reconocer y luchar por cambiar esa realidad y no de ningún otro modo. La base está en conocer y luego tomar acción para transformar esa realidad por medio de los caminos que el carácter contradictorio de esa realidad sí abre — los caminos que hay que aprovechar y en torno a los cuales hay que tomar acción para transformar esa realidad.

Así que eso constituyó un adelanto de importancia fundamental cuando identificamos firmemente "la fuerza impulsora de la anarquía" como la principal dinámica del capitalismo. Y eso tiene que ver con todo lo que he estado tratando: por qué no se puede reformar este sistema de hecho y por qué no se puede tratar de reemplazarlo de manera arbitraria con un plan utópico cualquiera que se quiera imponer sobre la realidad, bajo una bandera cualquiera.

Además de todas esas dinámicas del capitalismo de que he estado hablando, existen otros aspectos de las relaciones de producción aparte del sistema de propiedad, que el capitalismo encarna en su funcionamiento general y existen otras relaciones sociales encarnadas en el sistema capitalista. Por ejemplo, lo que llamamos la contradicción intelectual/manual, la contradicción entre aquellos que llevan a cabo el trabajo físico y aquellos que llevan a cabo el trabajo intelectual; el patriarcado y la opresión de la mujer; la opresión de las distintas naciones y pueblos (la opresión nacional); las diferencias y disparidades regionales que pueden convertirse en antagonismos y que a menudo sí lo hacen; y otras contradicciones importantes en un país o parte del mundo particular y entre diferentes países, o entre diferentes partes del mundo, y entre diferentes alianzas de países. Fundamentalmente, todas esas cosas están englobadas en las diversas dinámicas subyacentes del capitalismo y son manifestaciones de las mismas, en esta etapa del desarrollo de la sociedad humana — y no un desarrollo predeterminado que tenía que ocurrir sino en la forma en que la evolución histórica de la humanidad ha ocurrido en los hechos y a dónde nos ha llevado en los hechos.

Continuará

1. En la historia del movimiento comunista, el "economismo" se refiere a una tendencia que ha insistido que la forma de construir un movimiento para el socialismo es centrarse en el reducido ámbito de las relaciones entre los obreros y sus patrones capitalistas y en las luchas inmediatas y limitadas que eso genera, que es un enfoque que en los hechos limita la lucha a las reformas en el sistema actual en lugar de la revolución para abolir este sistema, como primer paso o salto, para transformar radicalmente la sociedad y finalmente el mundo entero, para abolir todas las relaciones de explotación y opresión. (En general, el "economismo" puede referirse a una orientación que implica, al menos objetivamente, esfuerzos para obtener reformas en el sistema divorciados de la construcción de un movimiento para la revolución y en última instancia esfuerzos que se le oponen. Una frase concisa de Lenin capta esto, describiendo esta tendencia así: "El movimiento lo es todo; el objetivo final, nada".) No entender plena ni correctamente las diversas dinámicas concretas del sistema capitalista puede reforzar las tendencias economistas y reformistas a ver el problema simplemente como la "codicia" de los capitalistas o un exceso de influencia y poder de las corporaciones, etc., en lugar de entender las razones fundamentales por las cuales no se puede reformar este sistema y porque hay que abolirlo por medio de la revolución y por qué un sistema radicalmente nuevo, el socialismo y finalmente el comunismo, puede abrir el camino a dimensiones completamente nuevas y sin precedentes de la emancipación de toda la humanidad. [regresa]

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

A DAR TESTIMONIO

CONTRA EL ABUSO Y BRUTALIDAD POLICIAL

Si la policía... te ha hostigado en la escuela... te ha perseguido en la calle... te ha hecho proposiciones o acosado sexualmente de cualquier manera... has estado sujeto al perfil racial, amenazas, disparos con una pistola eléctrica Taser o brutalidad de la policía o si esto le ha pasado a cualquier miembro de tu familia... si la policía ha matado a amigos y familiares.

¡¡¡Escríbanos!!! Cuente su historia.
email: rcppubs@hotmail.com
Revolución, a/c RCP Publications
Box 3486, Merchandise Mart
Chicago, IL 60654-0486

Aquellos que hacen contribuciones a "A dar testimonio" expresan sus propios puntos de vista, desde luego, y no son responsables de los puntos de vista expresados en otras partes de este periódico.

"Iba camino a la casa desde la escuela y unos policías ordenaron que me detuviera. Me pidieron sacar las cosas de mi bolsillo. Así que les pregunté por qué y en ese momento me dijeron que me parara contra la pared. Me registraron y me sacaron objetos de mi bolsillo y los echaron encima de la patrulla. Luego me dijeron que recogiera mis cosas y me fuera. '¡Vete a casa!' Ninguna pregunta. Después de eso, me sentí mal. Me sentía como que acababan de robarme."

Un estudiante de 14 años de edad en Harlem

 

"Los oficiales se acercaron caminando hacia mi mamá y yo. Yo bebía jugo. El oficial sale con que '¿puedo oler eso?' Mi mamá dijo: 'Ella es solamente una niñita. ¿Quién creen que soy? No, no pueden olerlo. Es jugo'. En seguida los oficiales empiezan a hacer movidas en plan de tomar a mi mamá, de arrestarla... sin razón. Salen con que 'Debí haberle citado por eso'. Simplemente porque no les permitió oler el jugo. Tenían una actitud. Le faltaron el respeto. Y qué se supone que nosotras debamos hacer cuando los oficiales arresten a nuestros padres ante nuestros ojos. Vamos a empezar a llorar. A ellos ni les importa lo que nosotros digamos. Eso no es correcto, no es justo."

Una muchacha de 12 años de edad
en Harlem

 

"soy de kinston, carolina del norte. soy víctima de la brutalidad policial me han disparado 3 veces con taser con gas pimienta patadas y puños – me pegan con macana. necesito ayuda"

 

"Los policías balearon a mi primo. Dijeron que él llevaba arma pero más bien era un inhalador porque tiene asma. Murió hace dos años. Venimos llevando lucha en torno al caso porque ellos dicen que el oficial no hizo nada mal. Dicen que el agente lisa y llanamente aplicaba fuerza porque eso es lo que se supone que hagan los policías buenos, lo que sea. Llevamos la lucha en contra... no podemos... no podemos encontrar una salida. No sé. No sé qué hacer."

Un alumno de secundaria en Harlem

 

Pregunta: "¿Has tenido alguna experiencia con la policía?"

Respuesta: "Todavía no."

Un muchacho de 13 años en Harlem

 

"Se hacía tarde para ir a la escuela, así que envolví mi torta en una toalla de papel y salí corriendo de la casa. Iba corriendo y metí la torta en el bolsillo. Un oficial me vio ponerla en el bolsillo así que me paró y me obligó a sacarla y quitarle la toalla. Vio que simplemente era un bolillo pero me dijo que tal vez yo hubiera puesto algo adentro, así que me obligó a abrirla y ahuecarla. Me decía que tal vez yo traía drogas. Pero, pues, probó un bocado de la torta y me dejó ir. Fue estúpido y ridículo, pero ¿qué podía hacer yo? Ellos paran a mucha gente."

Un estudiante de 16 años de edad en Harlem

 

"Me llamo Cornelius Hall, el padre de Herrold Hall que los policías de BART  (tropas de asalto) mataron. Suprimieron a mi familia tal como le hace a la familia Grant ahora. El mismo sistema que ha defendido a los policías asesinos sigue haciéndolo. Le pedí ayuda a Ron Dellums y él se negó, aunque él dirá que no se acuerda. Hoy él está en una posición para ayudar a su comunidad pero no lo hará.

"Hay ministros, funcionarios municipales y miles de buenos ciudadanos que no aceptan y no aceptarán como justicia el veredicto de homicidio involuntario. Han ido a la Cima del Monte y lucharán a como dé lugar. Firme en el Camino."

De una carta de Cornelius Hall a Revolución sobre el asesinato policial de Oscar Grant

 

"¿Te puedo contar sobre mi papá? Él iba a Nueva Jersey porque es taxista en Nueva York. Tuvo que dejar a alguien lejos y no sabía cómo llegar al lugar. Por eso, le pidió indicaciones a un agente de la policía. Éste le dijo que se bajara el carro. Y el agente lo sujetó sobre el carro y empezó a registrarlo. Y, pues, mi papá, tuvo mucho miedo. Empezó a llorar. De ese día en adelante dice que se siente diferente. Me ha contado esta historia una y otra vez, casi a diario. Siempre que yo vea a un policía en la calle, no sé, ya no me siento seguro. No siento nada de justicia. Jamás sabes lo que va a pasar."

Un muchacho de 15 años en Harlem

 

"Mi amigo y yo salimos del trabajo e hicimos una escala en un restaurante en las Llanuras. Salí del restaurante a mi carro para comer una hamburguesa y refresco. En ese momento cuatro tipos blancos se aproximaron a mi carro con armas desenfundadas, diciéndome que me bajara. Creí que me iban a robar porque traían las armas desenfundadas. Me dijeron que me bajara y que me pusiera las manos sobre el carro. Me registraron. No encontraron nada en mi contra. Me pusieron las esposas y me metieron en el asiento trasero de la patrulla, me llevaron al centro, pasando debajo del Palacio de Justicia hacia el estacionamiento subterráneo. Un oficial me preguntó si alguien me hubiera fracturado el brazo en algún momento. Dije: 'No'. Él dijo: 'Es muy oscuro aquí y nadie te escuchará gritar'. Luego, me metieron al ascensor, un policía me pegó en la cara y me dijo: 'Vas a decir que trataste de hurtar [tu propio] carro'. 'No, no lo voy a hacer', dije. Me levantaron cargos y me metieron a la cárcel unas dos semanas. Fui al tribunal donde el juez me preguntó si los detectives estaban en la sala. Dije: 'No'. Los cargos eran por hurto mayor de mi carro y ellos no se presentaron porque no querían comparecer ante el juez. El juez dijo: 'Usted no es el único hombre negro que ha venido aquí para ser acusado de hurtar su propio carro'. No puedo entender cómo me acusan de hurto cuando yo tenía las llaves y título del carro. Jamás me los pidieron. Pero me pegaron en la cara y dijeron que me harían decir que había hurtado mi propio carro. Sentado en mi propio carro comiendo una torta. Me pararon porque soy negro. Eso ocurrió hace unos años. Eso es algo que jamás olvidaré, al igual que cuando alguien te roba, es algo que nunca olvidas."

de Ohio

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

En línea exclusivamente

A DAR TESTIMONIO
SOBRE EL ABUSO y BRUTALIDAD POLICIAL

Aquellos que hacen contribuciones a "A dar testimonio" expresan sus propios puntos de vista, desde luego, y no son responsables de los puntos de vista expresados en otras partes de este periódico.

"A dar testimonio" recibió lo siguiente...

Crecí en la Ciudad de Nueva York y me acuerdo cuando los policías daban palizas a mis hermanos no más por caminar en la calle, eran horribles y ni sé decir para ellos ahora. Ese hermoso hombre joven [Sean Bell] perdió la vida, ¿para qué? Hay que hacer algo respecto a los policías alrededor de los estados. Les hace falta adiestramiento para situaciones reales a diario porque no podemos tener más muertes sin sentido, esto tiene que parar...

* * *

Las cosas han cambiado. Ya no son sólo los jóvenes y las minorías que son objeto de estos ataques. La clase media, sus hijos e incluso sus mascotas están sometidos a eliminación con prejuicio. No más vean las noticias. No obstante, las masas no han juntado los cabos. Hace dos años, durante la temporada electoral, invadieron el hogar de un hombre de la localidad, Asheville, Carolina del Norte, un policía municipal lo apaleó por exhibir la bandera estadounidense patas arriba. Aquí se ha limpiado esta situación, un nuevo alguacil reemplazó al viejo, corrupto régimen fascista con políticas profesionales más consideradas, porque hay una corriente de izquierda aquí. A nivel nacional, todavía siguen las cosas como si no pasara nada.

* * *

A dar testimonio: 18 de febrero de 2010

los policías dan asco fíjese uno me arrestó en la ciudad de nueva york porque yo tenía pinta de un miembro de al qaeda aunque tenía 14 años ni siquiera me llevo turbante pero no obstante todo eso podría ser a acusa de mi piel mi raza pero no soy árabe

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

De la autobiografía de Bob Avakian

del capítulo 9: Llegando a ser comunista

La revolución llega a Richmond

Debido al ambiente de agitación que he descrito, y el mucho estire y afloje sobre diferentes ideas y programas, las personas seguían atentamente lo que pasaba en todo el país. En otras partes del país se miraba muy atentamente el desarrollo de sucesos como el parque del Pueblo, y los que no fueron a la Convención Demócrata en 1968 seguían eso con gran atención, y había mucha gente que se consideraba parte de todo un movimiento, dondequiera que pasaba algo. En una dimensión importante de eso, con el tiempo llegó a haber más de cien periódicos escritos por soldados de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos o dirigidos a ellos, y eran periódicos radicales o revolucionarios. En diferentes lugares del país muchas personas publicaban distintos periódicos. Había muchas formas en que la gente circulaba sus ideas y sus experiencias, y muchísimas personas estaban bregando con todo esto. Claro que había desacuerdos, pero la gente luchaba para resolver los desacuerdos y aún con desacuerdos, la gente se unía en muchas formas.

Mediante ese tipo de proceso mucha gente llegaba a saber lo que estábamos haciendo en Richmond y la bandera que tratábamos de enarbolar, tanto en la práctica como en la teoría, de "ir al proletariado". Eso atraía a varias personas y esas personas se pondrían en contacto con nosotros. Unas parejas se mudaron a Richmond y otras personas llegaron individualmente. Varias mujeres llegaron por sí solas para ser parte de esto, y eso era significante. Como dije, habíamos empezado unos cuantos, más o menos con una visión de sí mismo como "revolucionarios machotes", pero estábamos cambiando, y nos estaban cambiando, en cuanto a eso también. El movimiento de la mujer empezaba a desarrollarse y a expresarse en diferentes formas por toda la sociedad. La UR [Unión Revolucionaria] inició un mitin importante para el Día Internacional de la Mujer en San Francisco en 1970, pero mucho antes de eso dichas influencias eran parte de la efervescencia y la agitación de las cuales nosotros éramos una parte, y las cuales nos iban influenciando en formas importantes.

Así que en Richmond teníamos como un núcleo central de militantes de la UR, pero también otros grupos más amplios estaban trabajando colectivamente y luchando colectivamente, y había mucho que estaba pasando en Richmond. Al mismo tiempo, la UR estaba desarrollándose más como organización por toda la región de la Bahía: en San José y Stanford, San Francisco y Berkeley, y también en Oakland. Una de las consecuencias más duraderas y más importantes de todo eso es que unas personas, que entraron para trabajar con nosotros y fueron a Richmond durante ese tiempo, se han quedado con nosotros de una forma u otra desde ese entonces. Son personas de quienes me acuerdo desde los tiempos de Richmond, hace 35 años. Por otra parte, todo lo que esa experiencia nos enseñó llegó a ser parte de desarrollar toda una línea y programa y estrategia revolucionarios, y de esa manera contribuyó a la fundación del Partido Comunista Revolucionario en 1975 y a su evolución desde entonces. Todo eso fue importante en ese tiempo, pero también hizo muchas contribuciones que han tenido una importancia duradera.

En el proceso de hacer todo este trabajo en Richmond, empezamos a conocer a más personas. Conocimos a adultos que tenían hijos o simplemente conocimos a adolescentes que iban a la escuela intermedia o a la prepa. Me acuerdo de una protesta buenota en que los jóvenes de una escuela intermedia de Richmond se salieron de clases trepando por la cerca. La protesta era de apoyo a los trabajadores agrícolas, así que fueron al supermercado Safeway, boicoteado por los trabajadores agrícolas, y lo pusieron de cabeza. Llegó a ser todo un escándalo. Decenas de jóvenes fueron arrestados y el periódico local informó sobre ello, condenando la acción. Pero nosotros movilizamos un apoyo y ningún estudiante tuvo que ir a la cárcel de menores. Escribíamos volantes y folletos sobre asuntos locales y también sucesos nacionales e internacionales y los distribuíamos; a varios chavos les encantaba mucho repartirlos en las escuelas intermedias y las prepas, en parte porque estaban de acuerdo y eran activistas, pero también porque sabían que eso iba a enfurecer a los profesores atrasados y los directores y las autoridades escolares, y les encantaba esa parte también. De hecho algunos jóvenes que conocíamos casi nunca asistían a las clases y las pocas veces que iban, sería para llevar nuestros folletos o volantes y repartirlos y causar revuelo.

Bueno, hacíamos mucho de eso y luego en 1969 se declaró una "moratoria" contra la guerra de Vietnam, con grandes manifestaciones antibélicas en la costa del Este y en San Francisco. Como parte de eso, nos reunimos con los Panteras, que también estaban en Richmond, y juntos decidimos convocar un paro y un mitin en Richmond para el mismo día. Eso aportaría unos elementos clave que hacían falta en muchas de las demás manifestaciones antibélicas. Enfocamos todo en un parque frente a la preparatoria Richmond, que era... bueno, creo que mencioné antes que cuando yo iba a la prepa Berkeley me decían: "¡La Richmond! ¡Hasta los blancos son bravucones ahí!" En la prepa Richmond había todo un ambiente proletario.

Conocimos a un profesor que daba clases en la prepa Richmond. Fui una vez a su clase, poco después de mudarnos a Richmond, y di una charla sobre Vietnam: la historia de la guerra, qué hacía Estados Unidos ahí y por qué estaba mal, etc. Para mí era evidente que los estudiantes de esa clase jamás habían escuchado una cosa así. El profesor era progresista, pero a los estudiantes nunca se les había explicado todo de esa manera, y tal vez en parte el profesor me invitó pensando que yo podría decir esas cosas con más facilidad que él, pues él podría disculparse después diciendo que yo era un orador visitante o algo así. Entonces, estuve hablando sobre Vietnam y noté por la expresión de cara y el lenguaje corporal que todo eso era nuevo para los estudiantes. Después de un tiempo un muchacho levantó la mano, y yo me preparé para una discusión, porque sabía que se les bombardeaba a jóvenes como ellos con una típica propaganda proguerra, y esta fue una nueva experiencia para mí también. Pero él me preguntó: "¿Por qué demoraste tanto? ¿Por qué hasta ahora vienes a hablarnos de estas cosas?" Y yo le dije: "Bueno, sabes, tienes razón, pero ahora que estamos aquí".

Así que estábamos construyendo sobre esa clase de experiencia cuando fuimos a la prepa Richmond, con un volante que convocaba a un paro y un mitin. Unas 500 personas acudieron al mitin, una cantidad muy significante para Richmond, pues jamás había ocurrido un mitin anti-guerra de ese tamaño en un lugar como Richmond, y de ellas la mayoría abrumadora eran jóvenes proletarios, negros, latinos y blancos, que habían salido de sus clases en la prepa Richmond. Luego, al final del mitin, unos doscientos o trescientos fuimos a rodear la oficina de conscripción de Richmond, que llamaba a filas a jóvenes de Richmond pero además servía como buen símbolo de la guerra y de las fuerzas armadas en general. Fue una protesta muy combativa. Supimos después que la oficina había estado llena de perros policías a la espera de cualquier pretexto para atacar, aunque no hubo ninguna confrontación ese día. Pero habíamos dejado un mensaje claro y para los manifestantes, y los jóvenes en particular, les importaba mucho ser parte del movimiento antibélico en su conjunto, al mismo tiempo que hacían su declaración ahí en Richmond. Este fue uno de los hitos de nuestro trabajo en Richmond.

Más tarde, cuando ocurrieron los asesinatos a balazos de los estudiantes de las universidades de Kent y Jackson1, ya estábamos haciendo trabajo político en Contra Costa College, que era la universidad comunitaria de Richmond, y en otros lugares. Habíamos hecho una lucha al lado de los estudiantes de la Contra Costa College para que la administración financiera una guardería infantil, porque muchas y muchos estudiantes eran proletarias/os que no podían pagar un servicio así que les permitiera asistir a la universidad. Esta fue una batalla importante, pero también hacíamos muchos diferentes tipos de trabajo político, organizativo y educativo: repartiendo volantes, convocando mítines, dando discursos y haciendo protestas.

Entonces que cuando ocurrió la matanza de Kent, recuerdo que yo estaba hablando a un mitin en la Contra Costa College. Básicamente la universidad entera, o gran parte de ella, se paralizó y era muy alto el nivel de unidad. Había estudiantes, incluidos ex militares y excombatientes de la guerra de Vietnam, que tenían desacuerdos con nosotros, pero ese día estábamos muy unidos en nuestra indignación y en nuestro apoyo a los estudiantes de Kent. Luego supimos del asesinato de los estudiantes negros de Jackson y llevamos eso también a los estudiantes y a otros en Richmond. Fue un día muy poderoso, pues el plantel de Contra Costa College básicamente quedó paralizado. Debido a la gran carga que lleva la gente proletaria, Contra Costa College, como Richmond en general, era un lugar que históricamente no se movilizaba fácilmente en torno a cuestiones políticas. Y, como observó ese estudiante de prepa, no venía gente que les trajera un conocimiento de esas cosas ni los capacitara a aprender sobre el mundo. Sin embargo, todo eso estaba cambiando debido a nuestro trabajo y la gran agitación que se respiraba.

Aprendiendo del proletariado: lazos profundos

Mao escribió sobre los jóvenes revolucionarios que iban a las masas trabajadoras y como fue que, en su experiencia, aprendió mucho más de ellas en comparación con los conocimientos que les trajo, aunque obviamente les trajo conocimientos de gran importancia. Así fue también en nuestra experiencia en Richmond y mi experiencia personal. No solo forjamos muchos lazos políticos, sino también profundos lazos personales y amistades y relaciones de varios tipos, que sigo recordando con mucho cariño. Pienso en esas personas muy a menudo y siento profundos lazos con ellas, incluso hoy.

Muchas personas me enseñaron muchas lecciones profundas. Recuerdo a un joven proletario blanco que, en realidad, simplemente era un tipo hermoso. Estaba abierto a aprender muchas cosas, pero también me enseñó muchísimo, lecciones sacadas de la experiencia de su vida entera y las realidades prácticas que enfrentaba, las dificultades de entrar en actividad política y el cargo que pesaba sobre él y sobre su madre, que trabajaba por un bajo sueldo para mantener a la familia. Todavía pienso mucho en él y me acuerdo, de hecho con mucha tristeza, de cuando lo vi por última vez. Él entró al movimiento y llegó a tener ideas muy revolucionarias y, como dije, me enseñó mucho, pero en ese tiempo también las drogas lo jalaban para abajo, y la última vez que lo vi tuvimos una conversación de varias horas, muy profunda y franca, sentados ahí en un carro en Richmond, y me confesó que era adicto a la heroína y por eso no podía seguir participando activamente en la revolución. Esa fue una cosa desgarradora para mí.

También había ciertas personas con quienes desarrollé lazos muy profundos, personas que me importan mucho en lo personal y de quienes aprendí mucho. Para dar un ejemplo, William Hinton escribió ese libro Fanshen sobre la experiencia de la revolución china. Yo solía leer ese libro en voz alta para unas gentes de Richmond que no tenían mucha educación formal. Y me sorprendía, realmente me asombraba, qué tan fácilmente y qué tan profundamente ellas se identificaron con las personas que eran los protagonistas principales, o sea, los campesinos pobres que estaban levantándose para cambiar el mundo en China, como describe Fanshen.

Pero también, al principio, al leerles el libro, muy a menudo me pedían parar y me decían: "No sé qué significa esa palabra". Así que después de un tiempo, consciente de esto cambiaría algunas palabras mientras leía, buscaría otras palabras que tenían el mismo significado para que sacaran la esencia de lo escrito. No estaba diluyendo lo que el libro decía, pero cambiaba el lenguaje mientras leía, porque esas personas de quienes hablo quedaron privadas casi literalmente de toda educación formal, debido a la pobreza y las dificultades de sus circunstancias. Así que tuve que usar un lenguaje más sencillo, con palabras que tenían el mismo significado pero que ellos iban a entender. Siempre trataba de hacer todo posible para leer de una manera que no los dejara atrás. Y eso siempre provocaba lucha y críticas porque a veces me olvidaría de hacerlo o no lo haría muy bien, o simplificaría las cosas demasiado y me dirían: "Oye, no soy burro".

Todavía hoy recuerdo todo eso vívidamente y con cariño, y también aprendí mucho de ello. A veces las personas me preguntaban: "¿Cómo es que puedes dar discursos que explican estas cosas de tal modo que la gente pueda entenderlas?" Y yo mencionaba esta experiencia como una de las formas principales en que aprendí la importancia de hacer las cosas así. Es principalmente una cuestión de tu entendimiento político e ideológico, o tu línea política e ideológica, como diríamos nosotros, y de entender las cosas tan bien que puedes explicarlas de una forma sencilla y popularizarlas, pero también esa dimensión para mí fue crucial. Junto con los profundos lazos personales que formé, también era una tremenda experiencia de aprendizaje para mí. Fui muy afortunado en tener esa experiencia y poder tener esos lazos y relaciones personales donde la gente me hablaba con franqueza, donde me dejaba saber cuando les entraba lo que decía o leía y cuando yo no acertaba.

Esa es una cosa que sigo valorando muchísimo hasta hoy. Y, en un nivel personal, sigo teniendo memorias afectuosas y sentimientos fuertes y profundos de cariño hacia las personas con quienes tenía relaciones tan estrechas en ese tiempo.

Continuará.

1. El 4 de mayo de 1970, efectivos de la Guardia Nacional mataron a cuatro estudiantes no armados en una manifestación en la Universidad Estatal de Ohio en Kent. Poco después, el 15 de mayo, policías de la Patrulla Estatal mataron a tres estudiantes negros en una manifestación en la Universidad Estatal de Misisipí en Jackson. Estos asesinatos fueron el detonante de una huelga estudiantil a nivel nacional, protestas masivas y, en muchos casos, nuevas batallas contra la policía y la Guardia Nacional. [regresa]

 

Insight Press • Rústica $18.95
Escuche las grabaciones en inglés de la autobiografía hechas por Bob Avakian.

Busque en línea en bobavakian.net/audio3.html o
revcom.us/avakian/ike2mao-realaudio/ike-to-mao-intro.html

Esta edición de la autobiografía de Bob Avakian sólo está en inglés.
Hay pasajes en español de los capítulos 1-6 y 27 en línea en
revcom.us/a/195/memoir-es.html.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

¡Difundir la autobiografía de Bob Avakian por todas partes!

Revolución está publicando una serie de pasajes de la autobiografía de Bob Avakian, From Ike to Mao and Beyond: My Journey from Mainstream America to Revolutionary Communist. Los pasajes anteriores salieron en #208-212, 214-218; la serie continúa esta semana.

De la descripción del libro: "Bob Avakian ha escrito una autobiografía que conjuga tres experiencias: la primera es la de un joven de clase media que crece en la década de los 50 y va a estudiar en una prepa integrada que le sacude el mundo; la segunda es la de un universitario que supera una enfermedad que casi lo mata y se zambulle en el torbellino político de Berkeley en la década de los 60; y la tercera es la de un militante radical que madura como dirigente comunista revolucionario templado. Todo el que piense en el pasado y se preocupe por el futuro... que quiera oír una voz innovadora que combina realismo y humanidad... que esté dispuesto a que le sacudan sus ideas y estereotipos... no se debe perder este libro".

Se publican estos pasajes a fin de alentar a todos a difundir la autobiografía muy ampliamente, como una parte de lo que siempre hacen, y a introducir a muchas más personas a Bob Avakian. La autobiografía da una idea muy concreta de por qué el Mensaje y Llamamiento de la campaña, "La revolución que necesitamos... La dirección que tenemos", dice respecto a Avakian: "Él es un gran paladín y un gran recurso para la gente en este país y, de hecho, la gente en todo el mundo".

Algunas maneras de difundir la autobiografía:

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Últimas novedades en la campaña para echar por tierra la prohibición en la Prisión Estatal Pelican Bay

Continúa la lucha contra la censura en las prisiones

En febrero de 2010 se recibió la primera palabra oficial de las autoridades de la Prisión Estatal de Máxima Seguridad de Pelican Bay (en California): prohibieron el periódico Revolución. El Fondo de Literatura Revolucionaria para Presas y Presos (Fondo) envía suscripciones a 45 presos en una de las más infames mazmorras de Estados Unidos. Unos días después, la prisión estatal Chuckawalla Valley (CVSP) envió un aviso semejante.

Se emprendió una larga lucha política y legal para Echar por Tierra la Prohibición en Pelican Bay y Chuckawalla Valley.

 

Haga una donación al Fondo

El Fondo es un proyecto del International Humanities Center, una organización benéfica sin fines de lucro exenta de los impuestos federales según la Sección 501[c](3) del Internal Revenue Code.

Haga su cheque a nombre del:
Prisoners Revolutionary Literature Fund

Envíe su cheque al:
Prisoners Revolutionary Literature Fund
1321 N. Milwaukee, #407
Chicago, IL 60622

Haga su cheque desgravable a nombre del:
IHCenter/PRLF

Envíe las donaciones desgravables al:
International Humanities Center/Prisoners Revolutionary Literature Fund
860 Via de la Paz, Suite B‑1
Pacific Palisades, CA 90272

Se puede hacer donaciones con tarjeta de crédito o Paypal en línea en:
IHCenter.org/groups/prlf
o

prlf.org
("International Humanities" aparecerá en su estado de cuenta)

Para contactarse al Fondo, llame a (773) 960-6952 o escriba a contact@prlf.org

A través de los esfuerzos del Fondo y nuestro representante legal, la Fundación de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos del Sur de California (ACLU), se recabó mucha evidencia de que los funcionarios de Pelican Bay habían establecido una prohibición global por más de cinco meses antes de cualquier aviso. Eso fue una violación flagrante de las propias reglas y reglamentos del sistema de prisiones de California acerca de la prohibición de publicaciones ahí, los que resultaron de un acuerdo arreglado por un tribunal, que el Prison Legal News (Noticias Legales de Prisiones) ganó.

El Fondo lanzó una campaña pública. Muchos abogados, grupos de derechos humanos, activistas de prisiones y anti-censura, académicos y otras voces prominentes firmaron una declaración para echar por tierra la prohibición. El Bay Guardian de San Francisco publicó un artículo importante. En el frente legal, la ACLU tomó medidas para que el sistema penal entregara todos los documentos con relación a la prohibición, presentando fuertes argumentos sobre por qué una prohibición global era inconstitucional y además de que no existía ninguna base para prohibir ni siquiera un solo número de Revolución.

Durante muchos meses los funcionarios de la prisión Pelican Bay se retorcían con toda la publicidad. Plantearon la afirmación ridícula de que en la carta original de febrero que anunció la prohibición, quitaron por error cuatro palabras críticas, lo que convirtió una prohibición global en una prohibición de solo un número del periódico. Luego, bajo creciente presión, el alcaide de Pelican Bay le envió una carta a la ACLU que dijo que "ninguna prohibición del periódico Revolución está en vigor" y que han entregado todos los periódicos a todos los presos suscriptores y que "consideraban el asunto concluido". El alcaide aún no ha admitido abiertamente la prohibición de cinco meses. CVSP se anduvo con evasivas y afirmó que el caso no tenía pertinencia porque ya no quedaba ningún suscriptor en su institución. Por conveniencia, los funcionarios de la prisión Chuckawalla Valley trasladaron al preso que había apelado la prohibición de Revolución allí. El Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California (CDCR) todavía no ha respondido a la demanda de la ACLU para entregar más documentos con relación a esta situación.

Las prisiones se le andan con evasivas a la ACLU

Actualmente, la ACLU sigue tratando de conseguir una respuesta a sus demandas para los documentos que hasta ahora no han llegado. Si se permite que con flagrancia el sistema de prisiones haga caso omiso de la ACLU, sienta un muy mal precedente no sólo para los suscriptores presos de Revolución sino para los derechos constitucionales básicos de los presos. La mayoría de los presos enfrentan estas situaciones sin la ayuda legal de una prestigiosa organización de libertades civiles. No es difícil imaginar lo que pasará con apelaciones de presos individuales si se permiten que los funcionarios de la prisión se salen con la suya en lo básico desconociendo a la ACLU. Por otro lado, si la ACLU logra concluir bien esta situación, eso será muy positivo para el derecho de los presos de tener una vida intelectual, que es otro motivo para proseguir esto y no quedarse corto de la victoria.

Al cierre de esta edición, la mayoría de los presos en Pelican Bay de los cuales tenemos noticias o informan que están recibiendo la mayoría de sus números de Revolución o al menos no han informado sobre problemas que continúan. Sigue siendo muy difícil que el Fondo y la ACLU averigüen que todos los presos están recibiendo todos los números. Las comunicaciones en tiempo real por supuesto son imposibles, y además de eso se complican por el hecho de que los carceleros permiten que los presos tengan solamente un número limitado de timbres postales al mes. Un preso hasta trocó futuros timbres por un solo timbre para escribir al Fondo.

Señales de censura en vigor

Todavía hay indicaciones de que algunos presos individuales no están recibiendo al menos unos números de Revolución. Al menos un preso escribió que no ha recibido la mayoría de los números. En octubre de 2010, funcionarios de Pelican Bay devolvieron un lote de varios números del periódico (de junio a octubre) dirigidos a diez presos diferentes. Aunque sus mismas reglas lo requieren, una vez más ni la ACLU ni el Fondo recibieron ningún aviso de la Prisión Estatal Pelican Bay de que existía un problema con ningún número para ningún preso. Lo más perturbador es la respuesta a la apelación de un preso suscritor en la cual el alcaide de Pelican Bay dice en julio de 2010: "los números específicos de Revolución prohibidos no serán distribuidos a la población de internos...", en contradicción con su propia declaración de junio de 2010 a la ACLU. Hace poco, las autoridades de Pelican Bay devolvieron un sobre que contenía un número del periódico Revolución. El sobre tenía el sello: "Contenido no aceptable en Prisión Estatal Pelican Bay".

Esfuerzos actuales para eliminar la censura de Revolución en las prisiones de California

El Fondo y la ACLU continúan tratando de conseguir todos los documentos relacionados del Departamento de Correcciones de California y de las prisiones estatales de Pelican Bay y Chuckawalla Valley, así como mantener correspondencia con los presos para monitorear la situación. El Fondo activamente busca remedios a nivel estatal para poner fin a toda censura de Revolución; para impedir que las autoridades instituyan de nuevo la prohibición o realicen una prohibición "oculta" de facto; y para impedir represalias en contra de los presos que han apelado la prohibición.

Están en juego derechos básicos: el Fondo insiste en que casas editoras de noticias, incluido el periódico Revolución, tengan acceso a los lectores en todo lugar y situación, incluidas las instituciones estatales; y que los presos tengan un derecho de explorar una gama de ideas, incluidas ideas revolucionarias, libres de la interferencia y esfuerzos para controlar la mente. Las autoridades de la prisión no pueden prohibir de manera arbitraria Revolución ni ningún otro periódico alternativo con motivo de desacuerdos políticos con su contenido. Los funcionarios de la prisión deben revelar el motivo de la prohibición en primer lugar y entregar todos los documentos pertinentes a la ACLU.

Mientras tanto, las solicitudes para suscripciones en Pelican Bay han crecido frente a la prohibición y las solicitudes para suscripciones han aumentado mucho por todo el sistema de prisiones de California. En Illinois una prohibición global ahora está en vigor y el Fondo ha jurado que llevará la lucha contra la censura al sistema de prisiones de Illinois.

Un foro:
¡ECHAR POR TIERRA LA PROHIBICIÓN
DEL PERIÓDICO REVOLUCIÓN!

Ponga fin a la censura política en las prisiones de todo el país

Oradores:

Clyde Young, periódico Revolución
sobre la prohibición del periódico Revolución en la Prisión Estatal Pelican Bay y otras prisiones en Estados Unidos

Stephen Rohde, presidente, Fundación de la ACLU del Sur de California
sobre "Los presos/as y la Primera Enmienda"

Laura Magnani, directora regional interina, región de las montañas y el Pacífico, Comité de Servicio de los Amigos
sobre "Poner fin a la tortura y el racismo en las prisiones de California"

  • ¿Deberían tener los funcionarios carceleros el derecho de aplicar censura política a periódicos con los cuales no están de acuerdo subjetivamente? Si se puede prohibir la discusión de alternativas reales a la estructura económica y social de la sociedad y noticias que se desvían de los medios establecidos dominantes, ¿qué queda del significado de la libertad de expresión?
  • ¿Tienen las y los presos, como seres humanos, un derecho de desarrollarse como pensadores críticos y explorar soluciones alternativas a la suerte del pueblo y del planeta mismo? ¿Tienen las y los presos el derecho de educarse y transformarse en la prisión?
  • ¿Qué es la realidad en las prisiones de California... en las "Unidades de Seguridad Máxima" y en las "Unidades de Modificación Conductual"... y qué hace falta para poner fin a las represalias políticas, tortura, racismo y crueldad en las prisiones de California?

Domingo 12 de diciembre a las 3 pm
Universidad del Sur de California (USC)
MRF 340 (tercer piso) – Social Work Building
(cerca de la esquina de Jefferson y Hoover, frente al Shrine Auditorium en USC.
Muchos lugares para estacionarse los domingos
213-840-5348

Co-patrocinadores :
Fondo de Literatura Revolucionaria para Presas y Presos
Dramastage-Qumran
Forensic Social Work Caucus, USC
Comunidades Interfé Unidas por Justicia y Paz (ICUJP)
ACLU del Sur de California

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Revolución responde a una pregunta sobre la naturaleza del Holocausto

Revolución recibió la siguiente carta de un lector:

Considero que su reciente número especial sobre Israel era muy bueno. Aprendí mucho de la manera en que ubicaron las etapas del desarrollo del sionismo e Israel respecto a lo que hacían las potencias imperialistas en cualquier momento dado. Pero me llama la atención que el Holocausto es un fenómeno muy complejo, que requiere explicación más amplia que lo que ustedes plantearon en el artículo. ¿Podrían responder al respecto?

Respuesta de la redacción:

Ésta es una pregunta importante que merece y requiere alguna exploración adicional. La discusión de las causas del Holocausto, y la relación entre ese terrible crimen y el sionismo, es un importante elemento de nuestro número especial sobre Israel. Como señala el lector, eso fue parte de ubicar en general los factores que hizo que el sionismo fuera un fenómeno viable en el mundo en un conjunto de sucesos en Europa, siendo el Holocausto una parte muy importante de eso.

El número especial de Revolución y específicamente el artículo "¿Bastión de ilustración O matón para el imperialismo?: El caso de ISRAEL" y el artículo corto "Pregunta: ¿Justifica el Holocausto el destierro del pueblo palestino?" ponen al descubierto que el Holocausto fue un crimen del imperialismo. El Holocausto fue un horrendo crimen. El número especial señala y nosotros ampliaremos aquí que no fue un crimen inexplicable que sólo se puede "entender" como una expresión de la capacidad de la humanidad de cometer maldades o algún antisemitismo inherente y eterno. Al contrario, el Holocausto fue el producto, de maneras complejas, del funcionamiento del sistema del capitalismo-imperialismo. El número especial señala que, sobre la base de Holocausto, es completamente injusto, inmoral y carente de sustento defender la limpieza étnica de Palestina y la formación del estado sionista de Israel.

Como escribimos: "Permítanos declarar sin dejar lugar a dudas que el Holocausto claramente fue uno de los crímenes mayores de la historia moderna. Sin embargo, a un nivel moral muy básico: ¿cómo justifica un crimen cometido contra un pueblo (los judíos) por el gobierno de otro (los alemanes), por horrendo que fuera, el despojo, exilio, humillación y opresión constante, y la negación de la autodeterminación a un tercero (los palestinos)? No lo justifica ni puede hacerlo".

Pero todo eso sí requiere un examen más detallado, de muchas dimensiones.

En respuesta a la pregunta del lector, no haremos un análisis global de todas las causas del Holocausto, sino que exploraremos algunos importantes factores políticos, económicos, sociales y, sí, religiosos subyacentes de este gran crimen. Además, descuartizaremos y pondremos al desnudo las afirmaciones de que el Holocausto justifica la existencia de Israel.

Al tratar las causas subyacentes del Holocausto, el número especial de Revolución sobre Israel se enfoca en el factor del enorme choque sangriento entre la Alemania nazi y la Unión Soviética y el alineamiento del pueblo judío al respecto1. "El régimen nazi combinó el judaísmo con el comunismo, es decir los nazis metieron a los dos en un solo gran paquete de enemigos, la llamada conspiración judío-bolchevique. Los nazis consideraron como algo totalmente intolerable y malvado el proyecto comunista de emancipación, que también incluyó la abolición del antisemitismo; la participación de judíos en ese proyecto solamente avivó ese odio. Cuando las fuerzas nazis invadieron a la Unión Soviética, las fuerzas contrarrevolucionarias de entre la ciudadanía que los ayudaban eran las mismas que ayudaban en el exterminio de los judíos y el asesinato de los comunistas"2.

Eso fue de hecho un factor muy importante que motivó la "solución final" de los nazis, o sea, sus esfuerzos de literalmente matar a casi todos los judíos en Europa junto con el pueblo romaní (los llamados "gitanos"), los gays y otros. Pero había otros factores, tanto largoplacistas como inmediatos, que motivaron el Holocausto, muy arraigados en los siglos de fomentar el temor y odio por los judíos de parte del orden gobernante de Europa y el poderoso papel del cristianismo en el orden gobernante. El fanatismo nacionalista de Hitler conllevaba una noción absurda pero inherente de "pureza racial". Incluso los conectes entre la guerra de Hitler contra la Unión Soviética y su antisemitismo tenían múltiples capas y complejidades.

La situación inmediata que motivó la "solución final"

Se planteó y se fraguó con horripilante detalle la ejecución del plan nazi para matar en masa a los judíos de Europa en la Conferencia de Wannsee sostenida en enero de 1942 en el suburbio de Berlín del mismo nombre. La agenda de la conferencia fue, explícitamente, lo que los nazis llamaban "la solución final al problema judío".

La conferencia abordó, desde el punto de vista de la dirigencia nazi, cómo llevar a cabo la "limpieza" de los judíos en los territorios ocupados por los alemanes. Esta limpieza étnica había formado parte del programa nazi durante un tiempo, pero un conjunto de sucesos y circunstancias, entre ellos los reveses que Alemania padecía en la Segunda Guerra Mundial, suscitaron una situación en que adoptaron medidas aún más extremas en Wannsee contra los judíos.

Antes y durante la guerra, los nazis exploraban las posibilidades de deportar en masa de Europa a los judíos, inclusive forzar la emigración de Europa a los países africanos dominados por el imperialismo europeo, como Madagascar3.

Pero por diversas razones los nazis no fueron capaces de deportar en masa a los judíos de Alemania y las zonas ocupadas por Alemania. Por ejemplo, los "Aliados" se negaron a aceptar los judíos deportados4. Además, los alemanes esperaban aprovechar las vías marítimas para deportar a los judíos de Europa pero no pudieron hacerlo debido al poderío naval británico.

Además, los nazis esperaban enviar a su frente oriental a grandes cantidades de judíos sanos a morir en trabajos forzados. Pero en víspera de la Conferencia Wannsee, los alemanes empezaban a sufrir fuertes reveses militares en la guerra con la Unión Soviética e hicieron una evaluación de que no contaban con los recursos ni la libertad de organizar los trabajos forzados con la magnitud que requeriría el plan.

En Wannsee, otros factores inmediatos motivaron la adopción de la "solución final" en la forma de los campos de exterminio, entre ellos, la fuerte escasez de comida y vivienda en los territorios ocupados por los alemanes en Europa Oriental. En las localidades, los funcionarios alemanes junto con sus aliados fascistas demandaban que se mitigara la escasez mediante la confiscación de las casas y propiedades de los judíos.

Todos estos factores se juntaron para sentar las bases para el horroroso crimen de matar a algunos seis millones de judíos en Europa. Cuando tomaron el poder en 1933, los nazis, al mando de Hitler, desataron y llevaron a cabo sanguinarios ataques a los judíos (lo que incluye la construcción del campo de exterminio de Dacha). Antes de 1942, mataron a muchos judíos y los funcionarios nazis hicieron declaraciones sobre la necesidad de exterminar a los judíos. Wannsee representó una escalada extrema de esa situación. Los nazis adoptaron y pusieron en marcha planes definitivos y detallados para la matanza más eficiente y cabal de todos los judíos en las zonas bajo su control: pusieron en marcha la deportación de los judíos que quedaban bajo el control nazi a los campos de exterminio5.

Cosechando un profundo caudal de antisemitismo

Más allá de la agenda que parió la "solución final" y lo que la motivó, un conjunto entretejido de factores políticos, económicos e ideológicos constituyó el trasfondo histórico del vil antisemitismo de los nazis.

Un factor profundamente influyente fue el antisemitismo violento, virulento y generalizado que prevalecía en Europa durante más de mil años. Desde que el emperador de Roma Constantino adoptó el cristianismo como religión de estado, se integró fuertemente el cristianismo en el dominio político, económico e ideológico de las clases opresoras de Europa. La iglesia católica fue un elemento sumamente poderoso de las estructuras estatales gobernantes de la Europa feudal.

Los judíos, como no cristianos, eran víctimas de rechazo y ostracismo y periódicamente, de persecución. Se justificó esta situación, en parte, con la fulminante afirmación de que los judíos habían cometido "deicidio" —es decir, ¡mataron a un dios!— cuando grandes cantidades de ellos se negaron a seguir a Jesús y, según el mito, leyenda y teología del cristianismo, aceptaron su crucifixión a manos de las autoridades de Roma.

La Inquisición española en las décadas en torno al siglo 16 presenció el uso de la técnica de tortura del submarino y la quema en la hoguera contra los judíos. Mataron o expulsaron del país a los judíos que se negaron a "convertirse" al cristianismo.

El ascenso del capitalismo y la Ilustración: El impacto sobre los judíos...

La Ilustración, una corriente política e ideológica, acompañó el ascenso de la burguesía y el capitalismo en Europa. En la base económica de la sociedad y en la superestructura (las leyes, costumbres y modo de pensar de la gente), estos sucesos dieron lugar a cambios sísmicos. Éstos ejercieron un impacto enorme y contradictorio sobre la situación de los judíos.

Hablando de los ideólogos de la revolución francesa pero con mayor aplicación a la revolución democrático-burguesa y la época de la Ilustración, Federico Engels escribió:

"Los grandes hombres que en Francia ilustraron las cabezas para la revolución que había de desencadenarse, adoptaron ya una actitud resueltamente revolucionaria. No reconocían autoridad exterior de ningún género. La religión, la concepción de la naturaleza, la sociedad, el orden estatal: todo lo sometían a la crítica más despiadada; cuanto existía había de justificar los títulos de su existencia ante el fuero de la razón o renunciar a seguir existiendo. A todo se aplicaba como rasero único la razón pensante. Era la época en que, según Hegel, 'el mundo giraba sobre la cabeza', primero, en el sentido de que la cabeza humana y los principios establecidos por su especulación reclamaban el derecho a ser acatados como base de todos los actos humanos y de toda relación social, y luego también, en el sentido más amplio de que la realidad que no se ajustaba a estas conclusiones se veía subvertida de hecho desde los cimientos hasta el remate. Todas las formas anteriores de sociedad y de Estado, todas las ideas tradicionales, fueron arrinconadas en el desván como irracionales; hasta allí, el mundo se había dejado gobernar por puros prejuicios; todo el pasado no merecía más que conmiseración y desprecio. Sólo ahora había apuntado la aurora, el reino de la razón; en adelante, la superstición, la injusticia, el privilegio y la opresión serían desplazados por la verdad eterna, por la eterna justicia, por la igualdad basada en la naturaleza y por los derechos inalienables del hombre.

"Hoy sabemos ya que ese reino de la razón no era más que el reino idealizado de la burguesía; que la justicia eterna vino a tomar cuerpo en la justicia burguesa; que la igualdad se redujo a la igualdad burguesa ante la ley; que como uno de los derechos más esenciales del hombre se proclamó la propiedad burguesa; y que el Estado de la razón, el 'contrato social' de Rousseau pisó y solamente podía pisar el terreno de la realidad, convertido en república democrática burguesa. Los grandes pensadores del siglo 18, como todos sus predecesores, no podían romper las fronteras que su propia época les trazaba" (Del socialismo utópico al socialismo científico).

Como parte de someter a la religión, la concepción de la naturaleza, la sociedad, el orden estatal "a la crítica más despiadada", cayeron bajo la crítica el odio y temor irracional por los judíos, la exclusión de los judíos de la vida intelectual, cultural, política y económica y las diversas formas de prejuicio, persecución y opresión. La revolución democrático-burguesa que derrocó a la monarquía y nobleza francesa les dio a los judíos plenos derechos políticos. En lo que hoy es Estados Unidos, la revolución de 1776 contra Inglaterra institucionalizó la separación entre la iglesia y el estado.

La oposición al antisemitismo surgió al lado de otros movimientos ilustrados como el movimiento por la abolición de la esclavitud y por la igualdad para las mujeres. Hubo una feroz contienda contra todo eso de parte de las fuerzas e instituciones precapitalistas y en diversos sectores y corrientes de la burguesía.

En esta irrupción de tumulto social y efervescencia intelectual, se mitigaron elementos de la centenaria opresión y marginación del pueblo judío. Además, los judíos participaron en todos los movimientos políticos, filosóficos, sociales y económicos de esos tiempos. El filósofo judío Spinoza identificó las partes de la Biblia y la Torá (en esencia los primeros cinco libros de la Biblia acatados por el judaísmo) que se contradicen entre sí e hizo otros estudios racionales que revelaron que la Biblia no podría ser la palabra infalible de un dios todopoderoso y sabelotodo que interviniera activamente en la vida de los seres humanos. Por eso, las autoridades religiosas judías lo excomulgaron y las autoridades católicas y protestantes censuraron, quemaron y proscribieron sus escritos.

El sistema capitalista generó nuevas formas de explotación bárbara y opresión brutal. Enormes cantidades de personas que habían sufrido bajo el dominio feudal en el campo ahora quedaron violenta y forzosamente "liberadas" de su conexión a la tierra y fueron expulsadas y metidas en los barrios pobres y talleres de trabajo esclavo de las ciudades europeas. En ese proceso, nació una nueva clase de explotados, el proletariado, que es una clase internacional que no es dueño de nada pero que ha creado los medios de producción modernos y altamente socializados y que los hacen funcionar.

En ciertos sentidos, la exclusión de los judíos de amplias áreas de la vida política y económica de las sociedades precapitalistas de Europa Oriental facilitó su acceso a nuevos ámbitos de la vida social y económica gestados por el ascenso del capitalismo. En una buena parte de Europa Oriental (donde la abrumadora mayoría de los judíos del mundo habían vivido por mil años), históricamente su posición social y económica tuvo relación con la propiedad de la tierra o el permiso de trabajar la tierra concedido por la nobleza. Por cientos de años en estas sociedades agrarias, las prohibiciones sociales y legales, persecución y pogromos (la violencia de chusmas contra los judíos) impidieron o restringieron fuertemente que los judíos se dedicaran a cultivar la tierra. Terminaron por estar concentrados en las ciudades donde aprendieron diversos oficios.

Excluidos de muchas profesiones (como las fuerzas armadas y la administración pública), muchos judíos terminaron en profesiones como la medicina, finanzas y derecho. Al avanzar el capitalismo y decaer el feudalismo, estas profesiones cobraron influencia y prestigio en toda la sociedad. Las tradiciones de alfabetismo de los judíos basadas en el estudio y debate teórico (al menos entre los hombres) fueron puntos fuertes con que entrar a nuevas esferas de actividad intelectual y científica.

Los judíos tuvieron una representación desproporcionada en los movimientos revolucionarios y radicales de esos tiempos, inclusive en el movimiento comunista por la abolición de toda explotación y opresión.

...y el prejuicio y persecución en curso

Todo eso tuvo un carácter intensa y increíblemente contradictorio. Como señaló Engels, la igualdad formal consagrada por las revoluciones democrático-burguesas y sus ideólogos tapó en los hechos las profundas desigualdades integradas en un sistema en que las relaciones fundamentales de la sociedad están basadas en la explotación y opresión de los muchos por un puñado relativo de gente, y en que el afán de los capitalistas de aumentar sus ganancias y capital domina toda la sociedad y todas las relaciones entre las personas en la sociedad.

Pero incluso el cumplimiento de la promesa de igualdad formal fue muy contencioso y dispar. El ascenso del capitalismo hacía hincapié en la ideología de la igualdad. En las anteriores sociedades opresoras, la clase social, la religión o el género con que nació la gente definió su posición social y eso se hizo cumplir en el ámbito de la ley y en el modo de pensar de la gente. Estas ideas (y leyes) obstaculizaban la reorganización capitalista de la sociedad. En el contexto de la promoción de la igualdad formal, las viejas costumbres, leyes y prejuicios fueron sometidos a la crítica y de diversas formas echados a un lado.

Todo eso dio lugar a diversos movimientos para la igualdad. Pero al subir la burguesía al poder, a menudo le resultó beneficioso limitar u oponerse a las demandas incluso de la igualdad formal, por ejemplo, en el caso de la mujer.

El cristianismo siguió siendo, para poderosos sectores de las clases dominantes, un factor esencial para legitimar y mantener (hacer cumplir) su dominio. Los líderes de la rebelión protestante contra la iglesia católica, que expresaba el punto de vista de la naciente burguesía en oposición al reino absoluto de los reyes, nobleza y la jerarquía de la iglesia, desafió la autoridad del Papa. Al mismo tiempo, Martín Lutero, el líder de esta rebelión protestante, escribió que los judíos eran "un pueblo desobediente, malvado y como a la más despreciable prostituta". Abogó por incendiar las sinagogas y escuelas judías, destruir los libros de oración judíos, prohibir que los rabinos predicaran, arrasar sus casas y confiscar su propiedad y dinero. Escribió, respecto a los judíos: "Nosotros tenemos la culpa por no matarlos" (Lutero, Acerca de los judíos y sus mentiras, 1543).

En una palabra, los profundos cambios de la base económica de la sociedad con motivo del ascenso del capitalismo dieron lugar a cambios fuertemente relacionados en el derecho, la cultura y el modo de pensar. Los judíos hallaron mayor aceptación en el comercio y la vida cultural. Pero a la vez, surgieron poderosas corrientes contrapuestas. En muchos ámbitos las revoluciones burguesas no lograron completar ni completaron las rupturas con las tradiciones y perjuicios feudales: las tradiciones, instituciones y prejuicios que consideraban útiles y esenciales para mantener el orden social y el dominio de su clase6. El terreno se complica más porque en una buena parte de Europa Oriental y Sur, las relaciones sociales y económicas feudales seguían poderosamente empotradas en la sociedad. Con el ascenso del capitalismo en Europa, los judíos accedieron de maneras sin precedentes a la sociedad más amplia, y también eran víctimas de periódicos pogromos incitados directa o indirectamente por las clases dominantes.

El imperialismo, la Primera Guerra Mundial y el ascenso de Hitler

El choque entre las oportunidades para los judíos y las diversas formas de ataque y reacción contra la situación de los judíos engendró una contradicción tensa. Ambos aspectos de esta ecuación compleja se intensificaron con el ascenso del capitalismo a fines del siglo 19 y la extensión del capitalismo hacia la Europa Oriental todavía semifeudal.

Los cambios trascendentales operados por el surgimiento del capitalismo en Europa aflojaron y desafiaron pero ni se acercaron a arrancar de raíz el temor y odio tradicional por los judíos basados en la teocracia. Incluso con los enormes cambios que se operaban en el terreno social y político de la Europa del siglo 19 y comienzos del 20, poderosas fuerzas de la sociedad europea, entre ellas elementos del orden cristiano junto con fuerzas feudales y reaccionarias, respondieron contra estos cambios y, como parte de eso, singularizaron a los judíos.

Periódicamente reclutaron a sectores del pueblo en arranques de violencia antisemita. En el caso de los campesinos excluidos de todo conocimiento científico acerca de las fuerzas que les ponían de cabeza la vida, alejaron su desesperación de las clases dominante y la canalizaron hacia los judíos. Hasta en los países más cosmopolitas, como Alemania, la demagogia antisemita tuvo acogida en sectores de los dueños de pequeños negocios y los tenderos que por su posición social y económica, tendían a no reconocer los engranajes y resortes concretos de la sociedad capitalista.

A veces, la condición de los judíos servía de puntos álgidos en la contienda en las clases dominantes. El Asunto Dreyfus que dividió a Francia a fines de los años 1890 y comienzos del siglo 20 tuvo que ver con el enjuiciamiento de un oficial judío del ejército francés por acusaciones falsas de traición. Eso fue una maniobra de sectores reaccionarios del ejército francés y la iglesia para reafirmar su influencia, la que la revolución francesa había restringido. Las fuerzas democrático-burguesas radicales de Francia, incluido el influyente intelectual Emile Zola, se juntaron en apoyo a Dreyfus y éste fue exonerado. En el caso de ciertos sectores de la burguesía francesa, el Asunto Dreyfus fue un reto y una oportunidad de golpear a los vestigios de las influencias feudales e impedimentos al ascenso de lo que, a su parecer, era la "verdadera igualdad".

La implacable demanda del capitalismo de "expandirse o morir", incluida la contienda entre diversas potencias imperialistas en torno a la dominación colonial, irrumpió en la Primera Guerra Mundial, de 1914 a 1918. Como señaló el número especial de Revolución sobre Israel: "De un bando estaban Inglaterra, Francia, Estados Unidos y Rusia. Del otro estaban Alemania y los Imperios Otomano (turco) y Austro-Húngaro. Ninguno de los bandos combatía por ninguna causa mayor salvo una mayor tajada del botín. Murieron 16 millones de personas mientras los ejércitos de los imperialistas en contienda masacraban unos a otros y a civiles en pos de ver cuál de los imperialismos se expandiría y cuál sería aplastado. En esa guerra, imperios cayeron hechos cenizas, de más importancia el vasto imperio ruso donde una revolución socialista surgió triunfante. En otras partes del mundo, el viejo orden se derrumbó pero los imperialistas ganadores llegaron corriendo con nuevas formas de dominación".

El horror y sufrimiento de la Primera Guerra Mundial, junto con la primera revolución socialista triunfante del mundo en 1917, desafiaron profundamente, tanto en realidad como en el modo de pensar de la gente, la permanencia del orden existente. Eso fue cierto tanto en Alemania como en los demás lugares. En las dos décadas entre el fin de la Primera Guerra Mundial y el comienzo de la Segunda, Alemania presenció tanto una iniciativa de librar una revolución socialista (que la clase dominante alemana aplastó con la valiosa ayuda de los "socialistas" reformistas en el gobierno) como el posterior ascenso de Hitler y su programa fascista (extremo, abierta y violentamente represor) para el imperialismo alemán.

La Alemania de la pos guerra les había ofrecido oportunidades a los judíos las que rompían las tradiciones en la vida económica, política y cultural. Hacia los años 1920, los judíos fueron tan aceptados y asimilados en Alemania como en los demás países de la Europa capitalista. A la vez y en parte en reacción a estos cambios de la situación de los judíos, Alemania era un semillero de resentimiento antisemita. Poderosos sectores de la clase dominante sentían y fomentaban este resentimiento porque consideraban que los cambios en la Alemania de la pos guerra eran traicioneros y adversos (obstáculos intolerables) al ascenso de Alemania a la cima del orden mundial imperialista.

Estas fuerzas reaccionarias lograron seguir jalando las cuerdas del temor y odio irracional por los judíos que estaban profundamente arraigadas en la cultura. Los judíos alemanes terminaron, al igual que en el Asunto Dreyfus en Francia, por ser puntos álgidos en los conflictos al interior de la sociedad alemana. Pero esta vez eso dio resultados terribles.

El antisemitismo de Hitler y el Holocausto

Tal como hace alusión brevemente el número especial sobre Israel, la clase dominante alemana recurrió a Hitler y su programa fascista en todas sus dimensiones en un momento de gran crisis del imperialismo alemán. Al ubicar las raíces del Holocausto en las tradiciones de la cultura y política de Europa, no se quiere decir que el feroz antisemitismo de Hitler y el Holocausto simplemente fueran extensiones de los temores y odio tradicionales por los judíos.

Al volver a cohesionar la sociedad alemana, Hitler sacó provecho del profundo caudal de prejuicios contra los judíos y una larga tradición de tachar de chivos expiatorios a los judíos. Pero se aglutinaron otros factores en la situación del imperialismo alemán y en la ideología de Hitler que condujeron el Holocausto.

Alemania estaba en el bando perdedor de la Primera Guerra Mundial y quedó excluida del reparto internacional de África, Asia y América Latina entre los imperialistas japoneses, estadounidenses y europeos. Con resultado de dicha guerra, Alemania salió devastada en lo militar y en lo económico.

Muchos alemanes sacaron la conclusión de que era hora de acabar con la horrorosa guerra imperialista, que provocó la muerte de unos diez millones de personas, y con el sistema que la engendró. El modelo de la revolución bolchevique en lo que llegó a ser la Unión Soviética tuvo gran atractivo. Otros, incluidos sectores importantes de la clase dominante, sacaron conclusiones opuestas; que la pérdida en la guerra era resultado de debilidades que se tenían que superar y que solamente se podrían superar recurriendo a más nacionalismo extremo y retomando una identidad germana reaccionaria y mítica.

Todas esas contradicciones se agudizaron muchísimo durante la Gran Depresión mundial, a partir de 1929. La economía alemana se había desarrollado con mucho dinamismo después de la Primera Guerra Mundial y en lo político, la República Weimar de la pos guerra era un período de tolerancia relativa (para repetir, sobre la base de una supresión sangrienta de una iniciativa de librar una revolución socialista). Durante esta república, del caldo de las fuerzas fascistas reaccionarias que se sacaban de quicio ante lo que percibían como la "traición" de los intereses nacionales alemanes de parte de fuerzas "débiles" en la clase dominante surgieron las bases de las cuales surgió Hitler. Aun cuando surgían Hitler y su programa, en cierta medida la clase dominante alemana lo mantenían a raya a él y a su movimiento.

Pero con la severa depresión que azotó el mundo capitalista en los años 1930, la correlación de fuerzas en la clase dominante alemana se acercó hacia Hitler y su programa fascista. Compartieron con Hitler su determinación de poner fin a la exclusión de Alemania de la superexplotación colonial que asfixiaba la capacidad del capital alemán de expandirse en las narices de rivales como Inglaterra y Francia. Además, vieron en él un demagogo populista capaz de encauzar la desesperanza y furia de sectores de las masas hacia los llamados al nacionalismo vitriólico.

Un resultado inmediato del ascenso al poder de Hitler fue el aplastamiento violento y cruel del gran movimiento comunista de Alemania. Después de la derrota de la revolución en Alemania en las secuelas de la Primera Guerra Mundial, los comunistas de nuevo cobraron gran influencia en los sectores pobres de la clase obrera alemana en particular. Hitler fue sobre ellos de manera vengativa. En las famosas palabras del teólogo alemán Martin Niemöller: "Primero vinieron a buscar a los comunistas..."7.

Las locas teorías de Hitler sobre una "raza maestra"

Una importante dimensión de la ideología y agenda de Hitler era su adopción de la pseudo-ciencia (ciencia falsa) de la eugenesia y su aplicación extrema, junto con teorías estrafalarias acerca de una "raza maestra". Por absurdas que fueran sus teorías, tuvieron acogida entre los alemanes que eran atraídos por una mitología que azuzaba y supuestamente explicaba y justificaba el chovinismo nacional y la superioridad de su nación cuando la situación y la misma cohesión de esa nación parecían estar en tela de juicio. Además, esas teorías fueron adoptadas como la ideología del estado nazi, con consecuencias devastadoras.

Según la eugenesia, sólo es posible mejorar la humanidad mediante la esterilización forzada de las personas con condiciones mentales o físicas reales u observadas (las cuales incluían, junto con discapacidades mentales y médicas auténticas, categorías como la homosexualidad y la pobreza). Estas teorías tuvieron una importante influencia en el resto del mundo, inclusive en los Estados Unidos en los años previos al ascenso de Hitler. En Estados Unidos, se aplicaron leyes y políticas de maneras menos extremas, por ejemplo, en la forma de la esterilización forzada de presos en algunas partes del país. La teoría de la eugenesia se combinó con el racismo tradicional en importantes partes de Estados Unidos, sobre todo en el Sur, como fuerza que impulsaba la adopción de leyes y políticas para la esterilización forzada de negros y otros.

Una gran parte de lo que Hitler consideraba la debilidad de la sociedad alemana era resultado de la "dilución" no sólo de la cultura alemana sino del acervo genético ario por parte de "degenerados" (tales como los discapacitados, los gays y las personas que padecían alcoholismo) así como la "dilución" del acervo genético por parte de gente no aria, en particular los judíos. Las teorías de la eugenesia, junto con otras escuelas no científicas de antropología y otros campos, constituyeron parte del marco del cual Hitler desarrolló su teoría de la "raza maestra"8.

Para repetir, independientemente del grado a que otros miembros dirigentes de la estructura de poder nazi y la clase dominante alemana creían de hecho estas teorías locas (y algunos de ellos sí las creían), éstas asumieron una "vida propia". Un importante sector de la población alemana fue movilizado en apoyo a esta nociva mitología que a su vez invocó y retomó siglos de antisemitismo cristiano.

Hitler no era el "calce perfecto" para el imperialismo alemán. Las investigaciones de los científicos alemanes sobre armas nucleares resultaron perjudicadas por la exclusión de físicos y otros científicos judíos así como por los criterios ideológicos que no reconocían el trabajo de los científicos judíos como Einstein9. La determinación de Hitler de exterminar a los judíos tuvo que ver con las verdaderas divisiones en la clase dominante alemana sobre su programa general10. Pero la ideología de la raza maestra, las políticas militares requete-agresivas y la agenda interna brutalmente represora de Hitler, junto con el componente del antisemitismo genocida, fueron adoptadas al por mayor por la clase dominante alemana, como la mejor solución observada a la situación en que se encontraban, si bien no un "calce perfecto".

La obsesión de Hitler con el "judeobolchevismo"

En Alemania, los judíos representaban, por su propia existencia, un desafío al programa de Hitler de una nación alemana fuertemente unida cohesionada por una mitología de una "raza maestra aria". Estas teorías sirvieron de "justificación", profundamente falsa, del expansionismo, la dominación de otros países y la expulsión o el aplastamiento de supuestas "razas inferiores". La locura de la "raza maestra" de Hitler sirvió de ideología base de un movimiento que aplastaba el disentimiento interno y emprendía aventuras imperialistas requete-agresivas.

Una parte integral de este caldo fue la relación de los judíos en la Europa de la Segunda Guerra Mundial a la revolución comunista y a la Unión Soviética socialista. Esa relación tuvo componentes diferentes, complejos y contradictorios, que incluyen pero no se limitan a la dimensión política. A los ojos de Hitler, estaban fuertemente entrelazadas las amenazas que representaban los judíos y la revolución comunista para los intereses imperialistas alemanes.

En general, la combinación de los judíos y el comunismo de parte de Hitler reflejaba algunos elementos secundarios de la realidad: entre los judíos las causas radicales y progresistas, incluido el comunismo, tenían cierto atractivo. Pero eso se dio al lado de montones de exageración, tergiversación e intervención directa, apuntalados por la locura reflejada en las teorías de la "raza maestra".

Pero a) los sectores de peso de la clase dominante alemana creyeron que el programa de Hitler era propicio (fueran creyentes de las teorías antisemitas y de la raza maestra de Hitler, o no); y b) la adopción de estas teorías y programas tuvo terribles consecuencias y condujo a horrendos crímenes, incluido el Holocausto11.

Se necesita: La emancipación de la humanidad, y no el sionismo

Se conjuntaron una serie muy compleja de factores militares, ideológicos y políticos que condujeran al gran crimen del Holocausto. Hemos explorado algunos de éstos en esta ampliación de la discusión del número especial, y otros factores todavía rebasan el ámbito de este artículo.

Pero el marco general de la dinámica que sentó las bases para el Holocausto fue el funcionamiento del capitalismo-imperialismo global. El Holocausto no fue un resultado predeterminado del funcionamiento del imperialismo global ni necesariamente el único resultado posible de la situación ante el imperialismo alemán. Fue el producto de una serie de políticas adoptadas por la clase dominante imperialista alemana en beneficio de sus intereses, tanto en la contienda con sus rivales imperialistas como su campaña de aplastar a la Unión Soviética. El virulento antisemitismo de Hitler obedeció a la misión de cohesionar y hacer cumplir la unidad en el "frente interno" de Alemania en pos de una horrorosa guerra y en particular la guerra contra la Unión Soviética que dejó un saldo de más de 20 millones de muertes.

Como señalamos en nuestro número especial sobre Israel, mientras ocurría el Holocausto, la respuesta al mismo de los Estados Unidos y el "Occidente democrático" fue principalmente callada y limitada: no permitieron la entrada a los judíos quienes huían de Hitler y compartieron con los nazis la determinación de borrar el mapa a la Unión Soviética socialista.

Bajo esta óptica, el Holocausto, un gran crimen del imperialismo, no justifica para nada el sionismo, el cual, como deja en claro nuestro número especial, es otro crimen del imperialismo.

El pueblo palestino no es responsable en absoluto del Holocausto. Su destierro de su tierra natal mediante la limpieza étnica terrorista es totalmente inmoral e injusta y no se puede defender con invocaciones a los crímenes del Holocausto. El Holocausto tampoco justifica el papel actual de Israel como sicario global para el mismo sistema imperialista que dio lugar al Holocausto12.

No es posible encontrar la solución a toda opresión, de toda forma, si un pueblo perseguido se vuelve en contra de otro pueblo oprimido, según insiste el sionismo. Al contrario, como señalamos en nuestro número especial sobre Israel: "Mientras exista el imperialismo, una minoría relativa de naciones dominantes oprimirá a la mayoría de las naciones y pueblos. Es muy importante, valioso y justo y de hecho absolutamente necesario que la gente se mantenga firme contra aquella opresión, se niegue a tolerarla, le oponga resistencia y se esfuerce para abolirla. Pero si eso conduce a una lucha por los derechos nacionales a expensas de los derechos de otro pueblo, eso no es nada bueno y se encaminará rápidamente a ser algo reaccionario. La única manera de finalmente asegurar de que no habrá más genocidios de ningún tipo ni contra cualquier pueblo, es abolir al mismo imperialismo, claro, a fin de emancipar a toda la humanidad, y nada menos".

1. En dos artículos distintos del número especial, aparece en uno la cifra de 24 millones de muertos en la invasión nazi de la Unión Soviética y en el otro, 28 millones. Los historiadores y diversas fuentes dan como saldo de muertes en dicho conflicto esas dos cifras, otras cifras entre la una y la otra, y otras similares. Debido a las condiciones de una larga y sanguinaria guerra con enormes bajas de civiles y la generalización de la muerte debido al hambre, frío y enfermedades, junto con la ausencia de sistemas modernos para registrar los hechos, fue difícil calcular el número preciso de muertos en el campo de batalla de la Segunda Guerra Mundial, pero todos aceptan que la gran mayoría de las muertes en dicha guerra en Europa ocurrieron en la Unión Soviética (ver las fuentes en wikipedia bajo "Víctimas_de_la_Segunda_Guerra_Mundial"). [regresa]

2. Ver "Pregunta: ¿Justifica el Holocausto el destierro del pueblo palestino?" [regresa]

3. La rendición de Francia ante los nazis en la Segunda Guerra Mundial y las expectativas nazis de que Inglaterra también claudicaría, hicieron que los nazis anticiparan la posibilidad de "heredar" y tener acceso al extenso imperio colonial de Francia. Eso constituyó el trasfondo del "Plan Madagascar" de los nazis para deportar a los judíos de Europa a Madagascar, una colonia francesa de África. [regresa]

4. Ver en el número especial de Revolución la documentación de la complicidad de los Estados Unidos en el Holocausto. [regresa]

5. Se hicieron leves ajustes de estas políticas en el caso de algunos países oesteeuropeos bajo la dominación nazi, donde había pequeñas cantidades de judíos y donde los diplomáticos nazis y otros nazis consideraban que la detención y matanza de todos los judíos tendría consecuencias muy negativas. Por ejemplo, se aplicó esta política a Noruega, pero afectó a una cantidad muy pequeña de judíos. [regresa]

6. Aun hoy los vestigios feudales y teocráticos como el reconocimiento formal de reyes, reinas, religiones oficiales del estado y poderosos partidos "demócrata cristianos" son una parte integral de la vida política de la Europa moderna. [regresa]

7. "Martin Niemöller y las lecciones para este momento", de Toby O'Ryan, Revolución #20, 30 de octubre de 2005, en revcom.us. [regresa]

8. Hoy, aquellos que rechazan la evolución afirman que las "teorías" de Hitler sobre la superioridad racial se derivan de la teoría de la evolución de Darwin o que tienen sus raíces en esa teoría. Pero la verdad es justamente lo opuesto: la teoría y la realidad de la evolución refuta las teorías de superioridad racial. Como escribe Ardea Skybreak en el libro La ciencia de la evolución y el mito del creacionismo: Saber qué es real y por qué importa: "Lo principal que la evolución nos enseña sobre la raza es que ¡no existe nada que se llama razas de seres humanos verdaderamente distintas!" (Chicago: Insight Press, 2006. p. 166, en inglés). Lo que se llaman "razas" son categorías que se definen de manera social y cultural y en ese sentido tienen importancia, pero no son divisiones naturales de la especie humana. A lo largo de la historia reciente y hasta el día de hoy, las fuerzas de la opresión han aprovechado lo que de hecho son características secundarias relativamente menores de apariencia tales como el color de la tez y la forma de los ojos, a fin de crear categorías sociales de razas, y sobre esa base justifican y llevan a cabo una terrible opresión de pueblos enteros. Ver más sobre la verdadera naturaleza de las razas en "¿Es racista la evolución? ¡En absoluto!: La gran mentira del creacionismo", Revolución #156, 15 de febrero de 2009, en revcom.us. [regresa]

9. Muchos científicos judíos alemanes tuvieron que huir de la Alemania nazi y fueron acogidos en Estados Unidos, aunque Estados Unidos no aceptó a otros judíos que huyeron de Hitler. Estos científicos judíos tuvieron que ver en que Estados Unidos lograra desarrollar la bomba atómica en perjuicio de los nazis. [regresa]

10. Por ejemplo, el secretario de Estado de Hitler, Ernst von Weizsäcker, quien dijo después de la guerra que se había opuesto a Hitler y quien mantuvo algunos contactos al menos con las facciones más activamente pro-occidentales de las fuerzas armadas alemanas durante la guerra, no fue invitado a la Conferencia de Wannsee porque los socios más cercanos de Hitler sospechaban que él no estaba completamente de acuerdo con la "solución final". [regresa]

11. Ver una exploración interesante y profunda de los factores que motivaron el antisemitismo de Hitler y de los factores que condujeron al Holocausto en Why Did the Heavens Not Darken?, de Arno J. Mayer. [regresa]

12. Ver por ejemplo: "Estados Unidos... Israel... y crímenes por todo el mundo", Revolución, número especial 213, 10 de octubre de 2010, en revcom.us. [regresa]

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

¡Primicia: Todas las 19 cartas en español ahora están en línea!

Una contradicción histórica: Cambiando el mundo en lo fundamental sin "apagar las luces"

Introducción:

Hace poco, Bob Avakian, el presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, llamó la atención a la siguiente contradicción y luego invitó a algunas personas asociadas con el partido o con responsabilidades respecto al partido, a responder con sus ideas sobre esta contradicción. Avakian escribió lo siguiente:

En la polémica contra la filosofía política de Alain Badiou de la revista teórica electrónica Demarcations, aparece la siguiente denuncia concisa del reformismo básico de Badiou y del reformismo en general:

"Y el mundo sigue sin cambiar en lo fundamental. El capitalismo-imperialismo sigue operando en el 'fondo', aplastando vidas y destruyendo espíritus en este molino de explotación. Y los horrores continúan sin cesar".

Esta es nuestra refutación poderosa y constante de las demás tendencias en el mundo. De otro lado, la manera en que muchas personas entienden lo que nosotros representamos —y no es que no tengan ninguna justificación en absoluto— es: "Ahí vienen los comunistas, apaguen las luces, ya se acabó la fiesta".

Todo eso encierra una contradicción real y profunda con que tenemos que seguir bregando.

* * * * *

Nos da mucho entusiasmo publicar las siguientes respuestas a la invitación de Avakian*.

* Nota de la redacción:

Las siguientes respuestas se escribieron originalmente como cartas personales y por lo tanto suponían cierto "lenguaje en común" entre Bob Avakian y el corresponsal. Como resultado, se ocupa bastante abreviatura. En algunas ocasiones el significado de esos términos se explica en el contexto o queda claro; en otras, no es así. Algunos de dichos términos son:

La nueva síntesis: El gran avance en la teoría comunista que Bob Avakian desarrolló, en las dimensiones de la filosofía y el método; internacionalismo; el carácter de la dictadura del proletariado y de la sociedad socialista como transición a la sociedad comunista, contando con el concepto particular del "núcleo sólido con mucha elasticidad"; y el enfoque estratégico hacia la revolución. [Para más información sobre la nueva síntesis, vea especialmente el Manifiesto del Partido Comunista Revolucionario, EE.UU: El comunismo: El comienzo de una nueva etapa, Un manifiesto del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos.]

Las 4 todas: Esta formulación se ocupaba frecuentemente para destacar el carácter profundo y completo de la revolución comunista por parte de los comunistas chinos partidarios de Mao en la última batalla para prevenir la restauración del capitalismo en China. (La restauración capitalista se inició con un golpe de estado militar un poco después de la muerte de Mao en 1976, que detuvo y/o mató a sus seguidores más estrechos, entre ellos su viuda Chiang Ching.) La formulación de Marx (de La guerra civil en Francia) era: "Este socialismo es la declaración de la permanencia de la revolución, la dictadura de clase del proletariado como punto necesario de transición para la abolición de todas las diferencias de clase en general; la abolición de todas las relaciones de producción en que estas descansan; la abolición de todas las relaciones sociales que corresponden a esas relaciones de producción; y la revolucionarización de todas las ideas que brotan de estas relaciones sociales".

Las dos grandes cuestas: Bob Avakian usó esta formulación en una charla a mediados de los años 90, "Cómo vencer las dos grandes cuestas: Más ideas sobre conquistar el mundo". Estas "grandes cuestas" se refieren al proceso de 1) llegar al punto en que las fuerzas de la revolución proletaria hayan cobrado suficiente fuerza como para tomar el poder en un país particular, y 2) llegar al punto en que la "correlación de fuerzas" relativa a escala internacional en general haya cambiado a favor del proletariado y la cuestión de realizar el comunismo concretamente esté más concretamente a la orden del día.

El "Ohio": el proceso del "Ohio" es una metáfora que se refiere a la banda de desfile de la Universidad Estatal de Ohio y el número de desfile en que los miembros de la banda forman la palabra "Ohio" en letra pegada; los primeros miembros de la banda van atravesando por cada letra de "Ohio" y formando parte de ella — o sea la idea es que las personas que se acercan al movimiento revolucionario pasan por un proceso de desarrollo.

Verdad de clase: se refiere a la idea, a la cual se adhieren muchos en el movimiento comunista internacional, de que "la burguesía tiene su verdad y el proletariado tiene su verdad", como si la verdad misma tuviera un carácter de clase. En realidad, la verdad no tiene carácter de clase; una idea es cierta al grado que refleja correctamente el mundo objetivo. Bob Avakian es el primer comunista que ha identificado y criticado este concepto de "verdad de clase", la cual termina por restringir, y en última instancia obstaculizar, la búsqueda de la verdad concreta.

El proletariado, debido a su posición como una clase que no tiene nada que fortalecer en el orden actual, se interesa muchísimo en descubrir lo más cabalmente posible la verdad de las cosas; y la ciencia del comunismo, y su punto de vista y método de la dialéctica materialista, es el mejor método para llegar a la verdad; en esos sentidos se podría decir que el comunismo es partidario y verdadero al mismo tiempo. Pero eso NO significa que los comunistas siempre hagan observaciones y conclusiones correctas, y que los que no son comunistas nunca hagan eso; como punto relacionado, hay que evaluar toda declaración según su grado de concordancia con la realidad, y no según quién la dijo o cuál interés parece beneficiar (muchas veces concebido superficialmente).

La reificación: literalmente, convertir un proceso en una "cosa". Como se aplica al proletariado, se refiere a un punto de vista, que tampoco ha sido cuestionado muy explícitamente en el movimiento comunista hasta la crítica de Avakian, que confunde los intereses fundamentales del proletariado como clase y los sentimientos, puntos de vista y programas que se conforman con esos intereses histórico mundiales con las posiciones, sentimientos, puntos de vista y programas a los cuales se adhiere uno u otro sector del proletariado en un momento dado.

El reduccionismo: un método filosófico que reduce fenómenos complejos a una sola causa determinante — p. ej., reducir las causas de un comportamiento social complejo a un gen (o grupo de genes) y descartar los factores sociales que afectan y modelan el comportamiento social y restringen las formas que puede/podría tomar. Tiene vínculos con el positivismo, una escuela filosófica que limita a causas inmanentes la búsqueda de la verdad y el especio para las declaraciones sobre la dinámica de la realidad. Frecuentemente se contrastan esos puntos de vista con la metáfora que usa Bob Avakian que describe la verdad como un mapa de múltiples niveles y capas que está en movimiento constante.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Estrategia revolucionaria

Algunos principios para forjar
un movimiento para la revolución

Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

En cada momento, tenemos que estar buscando las concentraciones importantes de las contradicciones sociales y los métodos y las formas que puedan fortalecer la conciencia política de las masas, así como su capacidad combativa y organización para emprender la resistencia política contra los crímenes de este sistema; que para una cantidad cada vez mayor de personas, puedan darle vida a la necesidad y la posibilidad de un mundo radicalmente diferente; y que puedan fortalecer la comprensión y la determinación de las masas avanzadas de inclinaciones revolucionarias en particular de modo que asuman nuestros objetivos estratégicos como cosas por las cuales luchar de manera enérgica y hacia las cuales aspirar, y no solamente como metas (o ideales) lejanos y en esencia abstractas.

Es necesario que el objetivo y orientación sea el de llevar a cabo el trabajo que, junto con el desarrollo de la situación objetiva, pueda transformar el terreno político, de modo que en un sentido agudo y activo en toda la sociedad se ponga en tela de juicio la legitimidad del orden establecido y el derecho y la capacidad de la clase dominante de gobernar; de modo que la resistencia a este sistema cobre cada vez más amplitud, profundidad y determinación; de modo que se fortalezcan muchísimo el "polo" y la fuerza de vanguardia organizada del comunismo revolucionario; y de modo que, en el momento decisivo, esta fuerza avanzada pueda liderar la lucha de millones y decenas de millones de personas para hacer la revolución.

 

 

Luchar contra el poder, y transformar al pueblo, para la revolución.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Lea y difunda el periódico Revolución

Tenemos una estrategia, y nuestro periódico es, como se dice en "La revolución que necesitamos... La dirección que tenemos", la "base, guía y andamiaje organizativo para todo este proceso" de llevar a cabo dicha estrategia. Este periódico va al grano para decirle POR QUÉ ocurren las cosas... para demostrar que no tiene que ser así... y para darle las formas de ACTUAR para cambiarlas. Es un llamado a la acción y un mecanismo de lucha. Es, y tiene que ser en mucho mayor medida, el andamiaje sobre el cual se construye este movimiento, donde aquellos que le están entrando y siguiéndole podrán bregar por medio de sus páginas y en su portal sobre la manera en que podemos construirlo mejor. Es una guía, donde hoy miles pero pronto decenas de miles y con el tiempo millones de personas, de todas partes, se mantienen conectadas y aprenden a actuar de una manera poderosa y unida. Es la base, donde aquellos que lo leen aprenden acerca de los objetivos mayores de la revolución y el comunismo y llegan a ver las maneras en que las luchas de hoy están conectadas con esos objetivos mayores... donde llegan a entender el punto de vista comunista científico mediante su aplicación a todos los diversos sucesos, ultrajes y fenómenos en la sociedad... y donde se vinculan a nivel organizativo con esta revolución.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

¡CONTRIBUIR cada mes a Revolución!

El periódico Revolución es la base, guía y andamiaje organizativo para el movimiento que estamos construyendo para la revolución. Tome un momento y píenselo: ¡¿qué tan fundamental es eso?! Pero la realidad es que esto no ocurrirá sin que más gente le contribuya dinero regularmente. Apúntese para hacer una contribución cada mes. Luego, donde quiera que ande, en una protesta, en un concierto, en la venta de Revolución, en Facebook...o nada más en el cotorreo..., luche con la gente, incluso con la gente que acababa de conocer, para contribuir regularmente a Revolución. Una vez a la semana, hágase un chequeo: ¿cómo va esto? ¿cuántos contribuidores nuevos se apuntaron?

Para contribuir regularmente a Revolución, haga clic en el icono "Se cuotizante" en revcom.us o envíe una cantidad determinada al comienzo de cada mes a RCP Publications, Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654-0486.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

¿Qué es una revolución comunista?

Este sistema es lo que nos ha metido en la situación en que nos encontramos hoy y que nos mantiene ahí. Y es por medio de la revolución que se acabe con este sistema que nosotros mismos podríamos dar origen a un sistema mucho mejor. El objetivo final de esta revolución es el comunismo: un mundo en que las personas trabajen y luchen juntas por el bien común... en que todos contribuyan a la sociedad lo que puedan y reciban lo que necesitan para tener una vida digna de un ser humano... en que ya no haya divisiones entre las personas en que algunas gobiernan y oprimen a otras, arrebatándoles no sólo los medios para obtener una vida digna sino también el conocimiento y un medio para entender bien el mundo y tomar acciones para cambiarlo.

Esta revolución es necesaria y posible a la vez.

De: La revolución que necesitamos. . . La dirección que tenemos
Un mensaje, y un llamamiento, del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

Envíenos sus comentarios.

Revolution #219, 12 de diciembre de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

¿Quién es Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario?

En Bob Avakian, el Presidente de nuestro Partido, tenemos la clase de líder valioso y poco común que se presenta con muy poca frecuencia. Un líder que ha dado su corazón y todo su conocimiento, destrezas y capacidad al servicio de la causa de la revolución y la emancipación de la humanidad. Bob Avakian cobró vida como revolucionario en los años 60 — participando en los grandes movimientos de aquellos días y en especial trabajando y luchando de cerca con la fuerza revolucionaria más avanzada en Estados Unidos en aquel entonces, el Partido Pantera Negra. Desde ese entonces y aunque muchos otros se han rendido, Bob Avakian ha trabajado y luchado de manera incansable para hallar el camino hacia adelante, tras aprender lecciones cruciales y forjar organización duradera con el potencial de continuar la lucha, y proponerse llevarla a un nivel más alto, al mismo tiempo que se une con la misma lucha en todo el mundo. Ha seguido desarrollando la teoría y la estrategia para hacer la revolución. Desempeñó el papel clave en la formación de nuestro Partido en 1975 y desde ese entonces ha continuado la batalla para mantener al Partido en el camino revolucionario, para llevar a cabo el trabajo con una orientación revolucionaria fuerte. Ha estudiado a fondo la experiencia de la revolución —las deficiencias así como las grandes hazañas— y muchas diferentes esferas de la actividad humana a lo largo de la historia y en todo el mundo — y ha llevado la ciencia y el método de la revolución a un nivel completamente nuevo de manera que no solo podamos luchar sino luchar en serio para ganar. Bob Avakian ha desarrollado la teoría científica y la orientación estratégica de cómo hacer concretamente la clase de revolución que necesitamos y está dirigiendo nuestro Partido como una fuerza avanzada de esta revolución. Él es un gran paladín y un gran recurso para la gente en este país y, de hecho, la gente en todo el mundo. Debido a Bob Avakian y a la dirección que está dando, es mucho mayor la posibilidad de la revolución aquí en este mismo país y del avance de la revolución en todo el mundo. Y nos toca a nosotros conectarnos con su dirección... conocer más acerca de Bob Avakian y del Partido que encabeza... aprender de su método y enfoque científico de cambiar el mundo... forjar este movimiento revolucionario con nuestro Partido al centro... defender a esta dirección por lo valiosa que es... y a la vez contribuir nuestra propia experiencia y entendimiento a fortalecer el proceso de la revolución y a capacitar a la dirección que tenemos para seguir aprendiendo más y dirigiendo aún mejor.

De: La revolución que necesitamos. . . La dirección que tenemos
Un mensaje, y un llamamiento, del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

Envíenos sus comentarios.