Revolución #484, 29 de marzo de 2017 (revcom.us)

Voz del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

Esta página se usa para imprimir rápidamente todo un número, y es posible que unos enlaces no funcionen y algunas imágenes no aparezcan. En el permalink del artículo encontrarás esos enlaces e imágenes.

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/la-inexorable-monstruosidad-de-trump-y-pence-sigue-su-marcha-y-hay-que-expulsarla-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

No es hora de celebrar

La inexorable monstruosidad de Trump y Pence sigue su marcha y hay que expulsarla

29 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Para entender las raíces y la dinámica de la elección de Trump, adéntrense en las siguientes dos obras de Bob Avakian:

La verdad sobre la conspiración derechista… y por qué Clinton y los demócratas no son la respuesta

 “Los fascistas y la destrucción de la 'República de Weimar'... y qué la va a reemplazar

No a la prohibicion, No al muro

Las últimas dos semanas han pasado a una velocidad vertiginosa. Trump ordenó una nueva prohibición anti musulmana y la bloquearon rápidamente unos jueces de la Corte Federal Distrital (aunque una apelación es posible); se iniciaron las audiencias sobre los posibles vínculos entre Rusia y la campaña electoral de Trump antes de los comicios; y el viernes 24 de marzo, fue derrotada la propuesta republicana sobre atención médica (que tenía el fuerte respaldo de Trump). Todos esos sucesos sí son reveses para el régimen. Pero, cómo entenderlos y qué hay que hacer al respecto no es tan claro para muchas personas que desean urgentemente que este régimen se vaya y que sacan ánimos de estos reveses. El siguiente artículo analizará qué ha ocurrido; demarcará algunas distinciones en cómo analizar la política en este período y sobre qué base debemos luchar; y planteará algunas ideas sobre qué hay que hacer ahora.

No podemos darnos el lujo de ser engañados ni de engañarnos nosotros mismos, sobre el significado de esos sucesos; hay muchísimo en juego.

Contradicciones y reveses — pero NO son golpes mortales ni un descarrilamiento

Para hablar sin rodeos, esta racha de dificultades y reveses NO necesariamente significa que el régimen haya recibido golpes mortales ni que pronto vaya a recibirlos (con las investigaciones sobre Rusia). Tampoco necesariamente significa que se pueda contar con el sistema de controles y contrapesos para detener la marcha continuada de los asaltos fascistas de Trump y Pence contra el pueblo y la ley, o que de alguna manera el régimen de Trump y Pence esté encaminado hacia su autodestrucción, o al mínimo, se encuentre incapaz de ejercer su voluntad. Todas esas ideas influyen espontáneamente, y también se promueven. Y están ejerciendo un efecto negativo.

Por ejemplo, no era bueno que fueran pocas las personas que salieron para protestar la prohibición anti musulmana el 16 de marzo, por la cancelación de la participación de muchos grupos tras saber de la orden judicial que temporalmente suspendió la prohibición mientras se apelaba. Con la orden judicial o no, hacían falta manifestaciones masivas que representaran la amplitud y determinación de la oposición. La concurrencia y el estado de ánimo de estas manifestaciones no estaban a la altura de lo necesario, y mandaron el mensaje incorrecto tanto al enemigo como al amigo potencial.

No es de sorprenderse que ahora el régimen haya encontrado otros medios para implementar una prohibición de viajar que es aún más amplia.1 Mientras tanto, Trump viene azuzando la rabia de su base social principal en contra de las cortes en mítines en Tennessee y Kentucky. Lo único que Trump necesitaría sería un incidente similar a lo que ocurrió en Londres la semana pasada, a fin de tomar la ofensiva e intentar lo que Breitbart y Rush Limbaugh han pedido — desafiar a las cortes y retarles a que lo detengan. No es por nada que Trump hizo un espectáculo de dejar una corona en la sepultura de Andrew Jackson, ese presidente traficante de esclavos que también encabezó campañas militares genocidas contra los indígenas. Aparte de expresar su profunda resonancia con la combinación de demagogia y racismo que Jackson usó para crear el populismo estadounidense, Trump le hacía eco a la historia de Jackson de desafiar a la Suprema Corte. Cuando la Corte dictaminó en su contra, Jackson hizo que lo que quería de todos modos, preguntado, “¿con qué ejército van a defender su dictamen?”.

Una dinámica similar está en juego con la atención médica. Sin duda, Trump y Pence hubieran preferido la victoria; esto fue un revés. Pero no por eso se iban a disuadir ni descarrilar los individuos en el núcleo de este régimen. Para citar al ideólogo fascista y consejero principal de Trump, Steve Bannon: “Si ustedes creen que les van a devolver su país sin pelear, están muy equivocados”. Trump por poco revela la estrategia el viernes 24, tras la derrota de la propuesta sobre atención médica: devastar aún más a Obamacare y echarle la culpa a los demócratas (al mismo tiempo que exige otras concesiones a aquellos republicanos cuya obstinación fue lo que provocó la derrota de la propuesta) y después, quizás, hacer que se apruebe más adelante alguna versión de una reforma por la cual se atribuirá el mérito. Sí, Trump hubiera preferido ganar — pero según la evolución típica del fascismo, todavía puede sacar beneficio de un escenario en que “se eleva como un fénix de las cenizas de la derrota para reclamar la retribución y ganar la redención”.

Sobre la controversia sobre Rusia, un poco más adelante vamos a adentrarnos en por qué escoger un lado en dicha controversia es en realidad tóxico para construir el movimiento del tipo que hace falta. Pero hasta los muy atrapados en esa controversia sobre sus propios términos deben pensar en lo siguiente: quizá el mismo Trump coludiera conscientemente con los rusos para ganar la presidencia y quizá surja buena evidencia del mismo. Quizá. Pero ¿qué tal si resultara que no haya ninguna evidencia directa del involucramiento de Trump y/o que sus subordinados “se sacrifican” sin incriminar a Trump ni Pence? Al ocurrir eso, pues no sólo se irá a pique todo esto sino que Trump lo aprovechará para desacreditar aún más a los medios de comunicación y a esos sectores de los organismos de inteligencia con los cuales tiene conflictos. Hará uso de las acusaciones no sólo para convencer y encender aún más a su base de apoyo sino también para convencer a más personas de que se trataban de mucha exageración y puras mentiras para “robarme el triunfo”. Los que cifraron todas las esperanzas en esto encontrarán que engañar a la gente haciéndola enfocarse en esto —a pesar de que, por las razones que explicamos la semana pasada, esto NO es el quid del asunto— por lo que les saldría el tiro por la culata, con consecuencias perjudiciales muy serias.

Efectivamente, ellos han sufrido reveses. Pero, primero, es fácil imaginar cómo cada uno de esos reveses podría llegar a ser una oportunidad de consolidar más el régimen o de resultar irrelevante debido a algún nuevo acontecimiento en el mundo o nueva iniciativa del régimen. Segundo, generalmente, los regímenes fascistas actúan por medio de lucha, reveses, improvisación y actos arrolladores para salir de sus líos.2

A pesar de los reveses, siguen a toda marcha las maniobras de Trump y Pence de consolidar el fascismo

Mientras tanto, menos percibido, la ofensiva sigue arrollando, con una fuerza y crueldad cada vez mayor. Ya desencadenaron al ICE (la Migra) y lo reforzarán. Los migrantes indocumentados ya viven en un estado de terror, y los inmigrantes en general se ven obligados a justificar continuamente su presencia.3 Continúa el pico de crímenes de odio.4 Siguen los asesinatos y la brutalidad de la policía a las personas negras y latinas, aunque ahora sin cobertura, y este régimen promete “quitarle las esposas” a estos asesinos uniformados y encarcelar a muchas más personas.5 Han propuesto nuevas leyes (o “han reinterpretado” unas leyes viejas) en por lo menos ocho estados para endurecer mucho más los castigos por protestar.6 El nuevo presupuesto destripará gravemente los recursos para la ciencia.7 La reciente entrevista a Trump en la revista TIME, en la cual él reafirma casi todas las afirmaciones infundadas y mentiras que regaba durante el año pasado, sirvió el doble propósito de reafirmar esta línea epistemológica ante todos y de envalentonar a su base. Hacen daños incalculables al medio ambiente, con nuevos ultrajes cada día.8

A nivel internacional, Estados Unidos ha venido intensificando su agresión contra países de todo tipo con los cuales ni siquiera está en guerra oficialmente.9 Para nada se puede exagerar los peligros de la situación en Corea. Al parecer tanto Trump como Kim Jong-un tienen unos “tornillos sueltos”, pero en realidad hay un método en la locura y una lógica de la lógica que es sumamente peligrosa (también en este caso, si simplemente van a los extremos, bien podrían usar esto como pretexto para una represión draconiana de gran envergadura).10

Se puede malinterpretar hasta el hecho de que el régimen hasta la fecha no ha logrado mantener el ritmo normal de los nombramientos para miles de puestos en el gobierno federal, considerándola infructuosidad, como una combinación de incompetencia e ineficiencia. De hecho, sí han hecho numerosos nombramientos provisionales —que NO requieren la aprobación del Congreso— y han mandado “equipos” a todas las dependencias federales para emprender el proceso de reconfiguración. Al mismo tiempo, una parte de su programa de restructuración es en realidad de destripar a ciertos departamentos.

Ellos no son todopoderosos, y todo esto no procede de acuerdo con algún plan maestro perfecto y absoluto. Cabe repetir, los reveses eran reales; pero esto es un camino que necesariamente procede por medio de caos y combate, con altibajos e improvisación. Así ha ocurrido con los fascistas de antes, y se está desenvolviendo en maneras generalmente similares ahora. Pero, para parafrasear a Bannon, ¿ustedes no creen que van a dejar que derrotemos un intento serio de instituir el fascismo sin una pelea —una enorme pelea, mayor a lo que se ha visto en décadas— o sí?

       

Cuestiones del método, cuestiones del marco

Una sola misió unificadora ¡A expulsar al régimen de Trump y Pence!
¿Qué es el fascismo?

La nueva síntesis del comunismo, el núcleo sólido y la elasticidad

Un pasaje de CIENCIA Y REVOLUCIÓN: Sobre la importancia de la ciencia y la aplicación de la ciencia a la sociedad, la nueva síntesis del comunismo y la dirección de Bob Avakian

Una entrevista a Ardea Skybreak

Lea más

Hay dos problemas en ciertos aspectos del entendimiento de las personas sobre lo anterior. El primero es una cuestión del método. Hay que evaluar al régimen de Trump y Pence por el lente de un intento de instaurar el fascismo, y no de la “política de costumbre” democrática-burguesa. Esto ha sido cierto con Trump desde el principio — ¿acuérdense todas la ocasiones en que lo descartaron porque ya se había pasado de la raya al violar las reglas del juego? No obsante, fue su propia violación de esas reglas que sirvió para ganar, consolidar y energizar a una base fascista (o en realidad un conjunto de facciones fascistas, con los fascistas cristianos representados por Pence en el núcleo) la cual el Partido Republicano había cultivado durante años.

Los comentarios convencionales — de que Trump no puede contar votos, de que Trump no puede simplemente atender a su base sino que debe trasladarse al centro como un presidente normal, etc.— no entienden que Trump NO es un presidente normal. Trump es un presidente decidido a instaurar un régimen fascista basado en una desenfrenada e hipervirulenta supremacía cultural, económica y política cristiana-europea blanca y la correspondiente persecución de aquellos que no encajan en esa “norma”, un chovinismo extremo y agresivo hacia el resto del mundo; una combinación tóxica y agresiva de la misoginia del patriarcado de la vieja escuela teocrática y de la cultura porno en la que aplastan los derechos de la mujer; un culto recalcitrante y burlón de la ignorancia; una política exterior necesariamente hiperagresiva y militarista (junto con una promoción de la “cultura guerrera” del culto a lo militar en esta cultura); y la trituración de los derechos democráticos supuestamente garantizados por la Constitución. La estrategia de Trump y Pence se apoya precisamente en el constante fortalecimiento y mayor instigación de su base —de muy literalmente “armarlos” contra aquellos que el régimen persigue— y encauzar los reveses que sufran hacia algo que sirva ese objetivo. Para lograr su propósito, se apoya en la utilización de lo que sea necesario; y en la reconfiguración-destrucción de las partes de la maquinaria estatal que se entreponen en su camino.

En pocas palabras, “cuando la clase burguesa (capitalista-imperialista) ejerza una dictadura abierta, la que gobierna por medio del uso del abierto terror y la violencia, pisotea lo que se supone son derechos civiles y legales, utiliza el poder del estado y moviliza a grupos organizados de golpeadores fanáticos para cometer atrocidades contra las masas populares, particularmente contra los grupos de personas que identifica como ‘enemigos’, ‘indeseables’ o ‘peligros para la sociedad’” (de “¿Qué ES el fascismo?”).

El análisis, para ir a la esencia de las cosas, no puede partir de la aplicación de una metodología empirista (de centrarse exclusivamente en los fenómenos superficiales más recientes y de dejarse influenciar por ellos) en un marco analítico irrelevante (el funcionamiento normal de la dictadura democrática burguesa de dos partidos), sino de un análisis dialéctico basado en las contradicciones y las dinámicas subyacentes. El régimen está intentando imponer una forma diferente de dominio burgués. Esta es una transición abrupta y necesariamente llena de contradicciones y maniobras de parte de los distintos bandos —y no sólo los fascistas contra los demócratas burgueses convencionales, sino al interior del propio campo fascista— lo que le presenta complicaciones y retos al régimen, pero es no menos peligroso para la humanidad en todo el mundo.

¿La humanidad o Estados Unidos?

Y también está el elemento del marco. Volvamos a la obsesión con Rusia (una que supura con una intensidad casi maníaca en alguien como Rachel Maddow). Aparte de las formas en que esto podría tener efectos negativos, he aquí el problema más profundo: los términos generales de esto se centran en “los intereses de Estados Unidos” — lo que se reduce muy rápidamente a los intereses del imperialismo de Estados Unidos y la mejor manera de saquear y, cuando sea necesario, masacrar a la gente del mundo.11 Los fascistas y aquellos que se les oponen en la cúpula del Partido Demócrata, junto con los republicanos como Lindsay Graham, se están luchando entre sí sobre la mejor forma de reforzar esos intereses. Pero (a) esos intereses NO son los intereses fundamentales de los miles de millones de personas en todo el mundo y hasta cientos de millones de personas en Estados Unidos; (b) si uno lucha contra el fascismo bajo tales términos, pues la lógica de su posición en cierto punto lo conducirá a conformarse, porque sin duda, desde la perspectiva de los intereses imperiales de Estados Unidos, acomodarse con el fascismo sería preferible al trastorno y posibles daños a esos intereses imperialistas que encerrara una agitación masiva del calibre que sería necesario para sacar al régimen; y (c) la base misma de sus argumentos para sacar a Trump lo conducirá a alinearse con Estados Unidos en cualquier acción militar o guerra importante que el régimen (junto con sus críticos del Partido Demócrata y la gente como Graham y McCain) afirme que constituye una “amenaza existencial a los intereses estadounidenses”.

Hay que dirigir a las personas que ahora están despertando a la vida política contra Trump y “están exigiendo la recuperación de su país” a que reconozcan los crímenes reales que Estados Unidos ha cometido y aún comete, y la verdad fundamental de que “Estados Unidos NUNCA ha tenido grandeza”. Esto no quiere decir que todos lo captarán de una sola vez, o que a menos y hasta que sí lo capten, los revolucionarios no deberían unirse con ellas, pero SÍ quiere decir que hay que usar los recursos en este sitio web para presentar argumentos convincentes y luchar con la gente de una forma buena para que lleguen a tener este entendimiento.

Por último, se ve una renuencia a salirse de los confines de los cauces y medios normales de la política, y una dificultad de imaginar lo que eso significa. Esto se captó en un intercambio en el programa televisivo de Bill Maher del 24 de marzo, después de la derrota del proyecto de ley sobre la atención médica. Los invitados de Maher, en maneras diferentes y limitadas, se angustiaban sobre la normalización que sigue en marcha y parecía que buscaban algo diferente y más radical. Chris Hayes, el anfitrión de la MSNBC, intentó refutarlo diciendo:

[E]s verdad que nos acostumbramos a las cosas y pienso que la normalización es una amenaza, pero la otra cosa que diría es que en ciertos sentidos una de las cosas que vimos esta semana fue el funcionamiento de la política normal. En el ámbito de la atención médica, eso fue algo muy normal. Digamos, presentaron un proyecto de ley, el proyecto de ley fue malo, la gente se rebeló. Pues buscamos estas soluciones anormales, que es como oprimir un botón de pausa, de lo que entiendo el impulso, pero las únicas victorias reales que se han dado han sido victorias por medio de la política normal, por medio de la lucha en ese terreno.

No, Chris Hayes. Usted se equivoca, se equivoca totalmente. Se trata de un excelente ejemplo de actuar de acuerdo al marco de la política como de costumbre; no sólo es totalmente inadecuado (e irresponsable) promover esto frente al fascismo, sino que ni siquiera es cierto en tiempos normales. La única forma en que jamás se han ganado victorias reales ha sido cuando la gente se salió del marco político normal y puso todo en juego. Esto ha implicado —y cabe implicar ahora— tomarse las calles y manifestar oposición a este régimen de una manera que no se puede ocultar, no se puede acallar y no depende de alguien en el poder sino que esté decidida y no ceda en tal medida que todos tengan que responder a nuestra demanda. Esto tiene que implicar ir más allá, mucho más allá, de la preciosa “política normal” de Chris Hayes, y al contrario de hecho poner la vida, reputación y plataforma pública en las primeras filas para decir NO, apoyarnos en nosotros mismos, y SALIRNOS de la política como de costumbre.

Se necesita: Una lucha para desencadenar la inmensa reserva de aquellos que se oponen visceralmente a Trump y Pence

En este mero momento, se están propagando ampliamente métodos erróneos de ver las cosas y el marco limitado (y en última instancia inmoral) para la acción que este artículo critica.

Por otro lado, que no nos olvidemos que millones de personas siguen oponiéndose visceralmente a este régimen y han mostrado una y otra vez un deseo de actuar. Si queremos que actúen ahora —y se necesita con urgencia tal acción—, nos toca a nosotros presentar el argumento. El argumento de que lo que enfrentamos es, sí, el fascismo, y que ésa no es una mala palabra sino una manera de analizar científicamente el problema que enfrentamos. El argumento de que esto implicará, y ya implica, cosas verdaderamente terribles para la humanidad las que van más allá de lo que la gente se enfrenta en este momento, y cosas terribles para la esperanza y capacidad de la humanidad de luchar por un futuro mejor. El argumento según el que hay que emprender esta batalla se basa en los intereses de toda la humanidad y no en los términos de “lo que es bueno para Estados Unidos”, lo que sólo ha implicado y sólo puede implicar devastación para la gente en todo el mundo, inclusive en Estados Unidos, y para el planeta mismo.

Ahora nos encontramos ante una encrucijada. Por un lado, es muy probable que Trump intente recuperarse del revés en torno a la atención médica; tal vez perpetre un nuevo ultraje para cambiar los términos, a la vez que en todo caso siga adelante con los otros elementos mortales de su agenda. Al mismo tiempo, ya están programadas importantes manifestaciones para el 22 de abril (la Marcha por la Ciencia), el 29 de abril (en defensa del medio ambiente) y el 1º de mayo (por los derechos del inmigrante). Además, este año el 24 de abril es la fecha del Día del Recuerdo del Holocausto. Y el mes de abril será la última oportunidad real para que se dé el tan necesario auge de lucha de los estudiantes que todavía no ha ocurrido.

Lo que sucede en el mes de abril bien podría ser determinante.

El que aquellos millones de personas que se angustian sobre Trump cuenten con una dirección para reconocer la verdadera profundidad del horror en Estados Unidos, o el que sean víctimas del engaño de aparentes victorias y atajos... el que aquellos que ahora se identifican con la resistencia estén convocados a efectivamente ponerse a la altura a fin de ser la resistencia que de veras necesitamos —en los hechos y no sólo de palabra— y, como parte de eso, el que se tomen las calles con una creciente determinación de expulsar al régimen, o el que al contrario, se desvíe este sentimiento por un callejón sin salida hacia los confines de la política como de costumbre... pues en todo esto habrá muchísimo en juego, de un modo u otro, no sólo para la gente en Estados Unidos sino en todo el mundo. Importa lo que pase en respuesta a cualquier nueva amenaza u ofensiva de Trump... y lo que pase durante ese período hasta el fin de abril.

Nos toca a nosotros hacer que esto contribuya a la expulsión de este régimen a la mayor brevedad posible. La imagen y la realidad que caben manifestarse en abril, lo que incluye las manifestaciones del 1º de mayo, es de un gran paso hacia la presencia de millones de personas en las calles que están decididas a expulsar a este régimen.


1. Lea “La ‘última opción’ de Trump impone una prohibición a los musulmanes”. [regresa]

2. De hecho, este punto lo ilustra Hitler, retratado con muchísima frecuencia como una mente maestra omnisciente. Los nazis lograron consolidar un conjunto de leyes mucho más represivo a un ritmo mucho mayor que Trump. Pero no obstante, pasó un tiempo antes de que lograran consolidarse en lo básico, y de hecho esto requirió una purga violenta al interior del partido nazi y simultáneamente, contra los elementos de la coalición que lo puso en el poder. Como consecuencia de sus planes de muy fuertes peligros y riesgos, tanto sus estímulos nacionales como sus maniobras internacionales, los nazis tuvieron que actuar rápidamente antes de que otros pudieran reaccionar en toda su extensión, algo que Hitler recalcaba para sus subordinados. Cabe repetir, Trump NO equivale a Hitler en algún sentido mecánico, y son diferentes las necesidades y retos ante cada régimen, pero SÍ hay patrones en el modo de operar del fascismo. [regresa]

3. Lea “El régimen de Trump y Pence pone bajo sitio a las comunidades de inmigrantes: Escalada fascista de ataques a los inmigrantes”. [regresa]

4. Lea “¡Trump ha soltado los perros! Supremacista blanco mata a hombre negro en Nueva York”. [regresa]

5. Lea “Al saliente procurador federal Zachary Fardon al dejar su cargo en Chicago: Adiós… y ¡VÁYASE AL CARAJO!”;  “Black community members begging for ‘resources’—be aware” (en inglés; Unos miembros de la comunidad negra mendigan ‘recursos’: Cuidado”); y “Órdenes y bases de datos anti pandilleras: En manos de Trump & Sessions, alimentarán horror tras horror”. [regresa]

6. Lea “Intensifican y extienden supresión del disentimiento: Ola de leyes estatales castigarían con mano dura formas comunes de protesta”. [regresa]

7. Lea La Marcha por la Ciencia del 22 de abril — Por qué importa y “Michael Slate Interviews Scientist Peter Gleick: ‘When you take bad science or you ignore science all together to push an ideological point of view, we’re in deep trouble’” (en inglés; Michael Slate le entrevista al científico Peter Gleick: “Cuando uno toma la ciencia mala o de plano desconoce la ciencia con el fin de promover un punto de vista ideológico, se meterá en grandes líos”). [regresa]

8. Lea “Orden de Trump da luz verde al oleoducto Dakota Access — pisotea los derechos de los pueblos indígenas y la lucha popular”; “Resist Trump’s Approval for Keystone XL Pipeline” (en inglés; Oponerse a la aprobación del oleoducto Keystone XL por Trump); y “Resist Trump’s Moves to Disembowel the EPA and Wreck the Environment” (en inglés; Oponerse a las maniobras de Trump para destripar la Agencia de Protección Ambiental y destruir el medio ambiente). [regresa]

9. Lea “A ‘Surge’ in the U.S. Slaughter of Syrian and Iraqi Civilians” (en inglés; Un “aumento” de la matanza de civiles sirios e iraquíes por Estados Unidos) y “La redada de los SEALs de la marina de Estados Unidos en Yemen: ‘Asegurar a nuestra nación’ masacrando a los niños”. [regresa]

10. Lea “Escalating Tension Between U.S. and North Korea: Urgent Dangers for Humanity” (en inglés; La escalada de tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte: Urgentes peligros para la humanidad). [regresa]

11. Lea “¿Qué hay detrás del furor sobre Rusia y Trump... y qué son los intereses del pueblo?” [regresa]

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/un-taller-de-discusion-de-rechazar-el-fascismo-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

Un taller de discusión de Rechazar el Fascismo

Qué es el fascismo… Las implicaciones para la humanidad de que el régimen de Trump y Pence es fascista y, Por qué hay que expulsarlo.

Una presentación de Andy Zee

Consejo Consultivo de Rechazar el Fascismo

 

Actualizado 30 de marzo de 2017/Publicado originalmente 26 de Marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

A continuación presentamos nuestra traducción de una trascripción de una presentación de Andy Zee, del Consejo Consultivo de Rechazar el Fascismo (RefuseFascism.org), de un taller de discusión del 17 de marzo en la Ciudad de Nueva York. Se le ha hecho leves cambios en preparación para su publicación.

Video de la presentación de Andy Zee en inglés.

Preguntas y Respuestas despues de la presentación

 

Gracias y bienvenido al público de la transmisión en vivo y del video. Esta noche voy a tomarme un tiempo para hablar a fondo sobre el Llamamiento a la Acción de Rechazar el Fascismo. Después, tendremos una discusión y de ahí el capítulo local tiene planeado hacer unas discusiones en grupos más reducidos, que no se transmitirán en vivo.

Mi intención es que la presente presentación ayude a entender más a fondo lo que nos confronta con el régimen de Trump y Pence y lo que tenemos que hacer para pararlo. Debe animar a más conferencias informales, diálogos, salones, foros, videos cortos en YouTube, así como planes y esfuerzos organizativos para desarrollar las formas y recursos para expulsar al régimen. Pues, empecemos.

Un Llamamiento a la Acción:

¡NO! ¡En nombre de la humanidad, nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista! ¡A expulsar al régimen de Trump y Pence!

El régimen de Trump y Pence es un Régimen Fascista. Ni insulto ni exageración sino eso es lo que es. Para el futuro de la humanidad y del planeta, nosotros, el pueblo, debemos expulsar a este régimen.

Donald Trump y Mike Pence han reunido una camarilla sanguinaria que ya expone posiciones y toma iniciativas que demuestran que tienen la firme intención de triturar las normas políticas y sociales, con consecuencias catastróficas. Trump tiene el dedo encima del disparador nuclear, por lo que el régimen de Trump y Pence es más peligroso para el mundo que ni Hitler.

Así empieza el Llamamiento a la Acción de Rechazar el Fascismo. Hoy vamos a adentrarnos en el significado y la importancia de este Llamamiento a la Acción.

El Llamamiento, tras presentar el argumento sobre cómo y por qué es fascista el régimen de Trump y Pence y qué significa este fascismo, incluido por qué es un grave peligro para la humanidad; muestra el proceso por el cual el fascismo se desarrolla; manifiesta de manera contundente por qué la gente no debe normalizar ni colaborar con un régimen fascista; y concluye con cuatro objetivos y tareas amplios para detenerlo expulsando al régimen. Por lo que voy a adentrarme en el Llamamiento para abordar el fascismo del régimen de Trump y Pence; el proceso por el cual se desenvuelve, el peligro de la normalización, la conciliación y la colaboración; y el programa de Rechazar el Fascismo resumido a audaces brochazos en los cuatro objetivos en la conclusión del Llamamiento.

El primero de estos objetivos es que NUESTRA MISIÓN ÚNICA Y UNIFICADORA DEBE SER: A EXPULSAR AL RÉGIMEN DE TRUMP Y PENCE,

Hoy contestaremos la pregunta: ¿Por qué es que EXPULSAR AL RÉGIMEN es la misión y el objetivo unificadores de Rechazar el Fascismo?

Y ¿por qué esto tiene que llegar a ser el objetivo de los millones de personas que se angustian por lo que hace la administración de Trump y Pence… de los millones que se lanzaron a la calle en la protesta más numerosa en la historia de Estados Unidos el 21 de enero, el día después de la inauguración de Trump?

¿Por qué el ¡NO! y el Llamamiento a la Acción de Rechazar el Fascismo son una guía clave para entender qué es lo que confronta a la humanidad con el régimen de Trump y Pence y un marco amplio de orientación y principios para detener este régimen fascista llegando a realizar el objetivo único de sacar del poder a Trump y Pence? El Llamamiento plantea claramente sin pelos en la lengua lo que está en juego si nosotros no lo logramos.

La respuesta corta al PORQUÉ es porque están trayendo el fascismo. Ni insulto ni exageración sino eso es lo que es. Y el fascismo cuando se consolide plenamente, permite poco o ningún remedio para el cambio.

Una anécdota de Atlantic Monthly:

Stephanie Delgado-García había trabajado de voluntaria en la campaña de Clinton en Pensilvania and fue a votar con sus padres, antes inmigrantes indocumentados. Sacó una foto de su mamá con un botón pro-Hillary en la casilla de votación. “Siento que perdí a mi país esa noche”, dijo. “Ahí era un hombre que en esencia le dijo a la población estadounidense que el Estados Unidos que yo creí que tuviera grandeza de hecho no servía, por haber posibilitado mi historia”, dijo.

Stephanie no está sola en su sensación de pérdida. Para ella es algo personal, pero la causa y la solución son sociales. Una semana después de las elecciones, estuve en una reunión de almuerzo en Harlem, y un señor de edad del vecindario dijo que no podía salir de la casa durante tres días después de las elecciones, y no miró ni habló con ninguna otra persona durante una semana completa hasta ese almuerzo en un restaurante local. Los profesionales de la salud mental reportan un aumento del número de personas que buscan ayuda por la trauma de los comicios.

Pero eso ni es lo peor. En Phoenix, Arizona, Guadalupe García de Rayos, que llegó a Estados Unidos a la edad de 14 años y ha vivido aquí durante 22 años y ahora tiene 36 años y es madre de dos hijos, fue arrestada dentro de la oficina de migración cuando fue a presentarse, tal como lo había hecho cada mes durante seis años. Los agentes del ICE (la Migra) tuvieron que abrir paso a fuerzas entre 100 defensores de derechos de los inmigrantes que se movilizaron para defender a los inmigrantes. Usaron sus cuerpos para bloquear la furgoneta, pero logró pasar, se llevaron a Guadalupe a la frontera y la deportaron a México.

Ahora millones de familias viven en el terror. Los indígenas que defienden sus tierras tribales en Standing Rock, Dakota del Norte —que batallan en pleno invierno para impedir que un derrame de petróleo envenene el agua del Río Misuri— y que mediante su lucha heroica y justa inspiraron a miles de personas a unírseles, fueron reprimidos por el régimen de Trump y Pence, con la aprobación del oleoducto DAPL.

Además, algo que es importante entender es que, envalentonado por el nuevo régimen fascista de Trump y Pence, el gobierno del estado de Dakota del Norte aprobó una ley draconiana que básicamente permite que un conductor arrolle a los manifestantes que bloquean un camino en la desobediencia civil no violenta. Otros trece estados aprobaron semejantes leyes, entre ellos Arizona, donde ahora el estado puede incautar la casa, el carro, cualquier patrimonio que tenga uno, si uno participa en una protesta política que la policía califica de un motín, antes de que lo declaren culpable de ningún delito. ESO ES UN AVANCE DEL FUTURO EL QUE SERÁ LA VIDA BAJO EL FASCISMO.

Sí, el fascismo puede darse en Estados Unidos. Ya empezó. Un régimen fascista está en el poder. Con el Partido Republicano en control de ambas cámaras del Congreso y de la mayoría de las legislaturas y gobernadores de los estados, y pronto posiblemente con un control dominante de la Suprema Corte, el peligro es de verdad. Tengamos claro que el Partido Republicano ha sido un partido fascista durante mucho tiempo ya. Además, como discutiremos cuando nos adentremos al Llamamiento de Rechazar el Fascismo, los demócratas normalizarán y colaborarán con el régimen porque, según ellos, mantener el sistema en marcha es más importante que lo que este régimen significará para las masas populares y para el futuro de la humanidad.

Es justa la angustia que sienten las personas. Son justas las acciones de millones de ellas. Pero, si no saben lo que confrontan, la naturaleza de la bestia que confrontamos, pues sus acciones no estarán a la altura de lo necesario.

Al tratar un cáncer con meros analgésicos sin eliminar las células que están mutando y destruyendo el cuerpo, pues destruirá el cuerpo. Nos encontramos ante un cáncer político. Hay que sacarlo del poder.

LAS PERSONAS ACTÚAN A BASE DE LO QUE ENTIENDEN. La CLAVE para abrir la posibilidad de Expulsar el régimen de Trump y Pence es la manera en que las personas entienden la realidad que confrontamos. Si entendemos la necesidad que nos presenta esta forma fascista draconiana de gobernar, pues, las masas, con dirección, pueden sacar fuerzas de voluntad y encontrar las formas de actuar para sacar del poder a este cáncer.

El Llamamiento de Rechazar el Fascismo es el análisis más agudo del cambio que ha ocurrido con la ascensión al poder del régimen de Trump y Pence. No hay otro análisis que identifique el problema como el fascismo tan aguda y concisamente, y no hay otro análisis que ofrezca un camino adelante que esté a la altura de la amenaza ante a la humanidad.

El Llamamiento es controvertido. No es lo que la mayoría de las personas ya piensa o ya hace — aunque hemos visto que el Llamamiento resuena fuertemente con lo que las personas si saben sobre el régimen de Trump y Pence. Y refleja un enfoque diferente al concepto que tiene la mayoría de las personas sobre cómo construir un movimiento.

El típico “modo de pensar y proceder del movimiento” es que uno averigua los temas en torno a los que la mayoría de la gente ya quiere protestar, y convoca a una protesta. Repetidamente. No importa si su protesta de verdad trata con el problema ante las personas o si las llevará a mejor entender ese problema, o si las capacitará para ver más claramente qué remediaría o solucionaría el problema.

Lo que quiero recalcar es que si meramente les decimos a las personas lo que ya saben, las dejaremos a ellas y la terrible situación en que ya están, en el mismísimo lugar donde ya están.

Lo que hacemos con este Llamamiento es conectarnos con la inmensa reserva de las personas que sienten, como una vez cantó Eddy Grant, que “en lo más hondo de mi corazón, aborrezco” lo que este régimen representa, y que se han puesto de pie, que siguen protestando, y lo que lleva a ellas y a millones de personas más a ver la naturaleza de la bestia que confrontamos, y por lo tanto, lo que hay que hacer.

Volvamos al LLAMAMIENTO y veamos lo que dice sobre el régimen fascista:

¡NO! ¡En nombre de la humanidad, nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista!

¡A expulsar al régimen de Trump y Pence!

El régimen de Trump y Pence es un Régimen Fascista. Ni insulto ni exageración sino eso es lo que es. Para el futuro de la humanidad y del planeta, nosotros, el pueblo, debemos expulsar a este régimen.

Donald Trump y Mike Pence han reunido una camarilla sanguinaria que ya expone posiciones y toma iniciativas que demuestran que tienen la firme intención de triturar las normas políticas y sociales, con consecuencias catastróficas. Trump tiene el dedo encima del disparador nuclear, por lo que el régimen de Trump y Pence es más peligroso para el mundo que ni Hitler.

Aquí hacemos una pausa — TRUMP es aún MÁS peligroso que ni Hitler… Trump ha dicho… si tenemos armas nucleares, ¿por qué no las usamos? Ha dicho, “que sea una carrera armamentista nuclear”… este en un momento en que se han tensado extremadamente las tensiones en todo el mundo, desde el Medio Oriente hasta Corea del Norte.

Su consejero de estrategia, Stephen Bannon, al cual Trump nombró al comité principal que trata asuntos de seguridad nacional, el Consejo de Seguridad Nacional, quien se identifica a sí mismo como un nacionalista económico — con su plataforma de la “Alt-Right” (la derecha alternativa), Breitbart… dejemos de eufemismos, él es un FASCISTA con un programa que le hace eco muy íntimamente al Partido Nazi, prevé una guerra que podría durar décadas entre la Civilización Judeo-Cristiana y el Islam, es decir una guerra del norte BLANCO, apenas disfrazada.

Sí, Trump es más peligroso. Hitler sólo podría soñar con semejante armamento.

El Llamamiento agrega:

El fascismo tiene rumbo e impulso. Criminaliza el disentimiento pieza por pieza. Aporrea la verdad. Sataniza y singulariza a un grupo tras otro, en una trayectoria que lleva a horrores reales. Todo esto ya ha empezado bajo el Régimen de Trump. La historia ha demostrado que hay que parar el fascismo antes de que sea tarde.

… (Voy a omitir un párrafo)

En las primeras semanas del régimen de Trump y Pence, han empezado a subvertir la separación de poderes y la separación entre la Religión y el Estado, han clamado por una nueva carrera armamentista nuclear, han satanizado a la prensa y han desechado el mismo concepto de la verdad reemplazándola con sus propios “hechos alternativos” inventados. Ya se puede decir de Trump y Pence que “primero vinieron por” los musulmanes, luego los mexicanos, luego todos los refugiados, luego las mujeres, luego los negros y latinos, las personas LGBTQ, el medio ambiente y todo aquel que no se conforme o no se someta a su visión y plan para una nación unida en torno a la supremacía blanca y una forma política del fundamentalismo cristiano que con razón se puede llamar fascismo cristiano.

Tres puntos:

[1] El fascismo tiene rumbo e impulso. Criminaliza el disentimiento pieza por pieza. Aporrea la verdad. He hablado de algo de esto pero debemos tener claro que hay un método en esta locura: destruir toda credibilidad en lo que es objetivamente cierto, hacer de todo una cuestión de opinión y de narrativa, crear una narrativa de un sector agraviado de la población — o sea, los verdaderos estadounidenses (entiéndase por ellos los blancos quienes apoyan al movimiento fascista de Trump de Estados Unidos Primero, y aquellos de otros grupos que es posible impeler a luchar y morir por defender la visión de Trump sobre Estados Unidos, y a la vez que satanizan y se preparan para una guerra contra todos los “OTROS” grupos en la población) y HACER CUMPLIR esto, al [a] criminalizar el disentimiento, lo que incluye hacer que el estado (o sea, la policía) encierre personas o les haga cosas peores por lo que ha sido, al menos formalmente hasta ahora, un derecho protegido a la libertad de expresión; y [b] movilizar a sus chusmas para golpear a otros y “sacarlos en camilla”. No nos engañemos: el asesinato de un hombre de la India en un bar después del trabajo en Kansas nos dice que esto ya está sucediendo y es un aviso de lo que está por venir.

[2] El Llamamiento dice: “…‘primero vinieron por’ los musulmanes, luego los mexicanos, luego todos los refugiados e inmigrantes…”.

YA HAN EMPEZADO ESTO. Las comunidades están aterrorizadas... Las familias están destrozadas. Pero esto es una locura con un objetivo: satanizar, obligar a muchos a vivir en los márgenes de la sociedad con un miedo constante y, más fundamentalmente, hacer que huyan millones de personas, si no de hecho sacarlos a la fuerza... Y al mismo tiempo, alistar a la población entera en una moral y etos de complicidad de no decir nada o de colaborar.

Ya hay antecedentes del pasado... “Si ve algo, diga algo”. Las deportaciones en masa, tres millones de deportados bajo Obama... pero, el programa de Trump y Pence va más allá.

Que tengamos claridad sobre otro método en la locura — para que podamos entender la manera en que el fascismo reconfigura la sociedad entera. Tenga en cuenta la progresión paso a paso: “Primero vinieron por los musulmanes... luego los mexicanos”. Qué es lo que sucede: primero, a los “indeseables”, es decir “indeseables” a los ojos de los fascistas, los satanizan, los obligan a esconderse, los encierran y los corren, si no les pasa algo peor. De ahí, los demás que apoyan esto se convierten en parte del problema — son cómplices y allanan el camino para que la sociedad entera sea parte del orden fascista. Y tres, todo esto prepara a la población para la agresión y la guerra contra los pueblos de todo el mundo a fin de establecer el imperio estadounidense de una manera diferente a la que ha sido la forma dominante en que Estados Unidos ha hecho las cosas hasta hoy.

[3] Ese párrafo concluye con la visión de “una nación unida en torno a la supremacía blanca y una forma política del fundamentalismo cristiano que con razón se puede llamar fascismo cristiano”.

Ahora bien, se podría pensar que Donald Trump, un vil depredador sexual de toda la vida, y el movimiento fundamentalista cristiano, están completamente opuestos entre sí. Pero, lo que comparten es una visión completamente misógina de la mujer — una visión y unas prácticas horribles que cosifican, degradan, controlan, brutalizan y les roban a las mujeres no solo la capacidad de llevar una vida plena como personas, sino incluso la propia vida.

Por lo tanto, tenemos que entender las raíces de lo que se ha aglutinado en el régimen de Trump y Pence.

Lo que enfrentamos no simplemente es otra administración republicana sumamente represora y reaccionaria, ni tampoco principalmente un vil narcisista con una cuenta de twitter y una manada de multimillonarios racistas a su alrededor, sino un régimen que ha reunido a lo que ha venido desarrollándose —los movimientos fascistas, el Ku Klux Klan y las milicias supremacistas blancas, y los movimientos del Partido del Té que coinciden con un enorme movimiento fascista cristiano— que han venido echando raíces dentro y fuera de las estructuras del poder desde hace unas décadas ya, que han sido aglutinados bajo el régimen de Trump y Pence que codificará —es decir cimentará— en ley un Estados Unidos fascista y cambiará la vida como la hemos conocido hasta ahora de maneras que no nos podemos imaginar. Donald Trump se ha convertido en el vehículo hacia el poder político para una amplia gama fea de movimientos fascistas que han venido creciendo con sus distintos medios de comunicación, cultura, armas y milicias, además de estar integrados en las fuerzas armadas y especialmente en múltiples formaciones de las fuerzas especiales.

Stephen Bannon ha dicho que Estados Unidos no es solo una nación con una economía, sino que al corazón fundamental de lo que “nosotros creemos” está lo siguiente: “Somos una nación con una cultura y una razón de ser”. Y, esta cultura es blanca, cristiana en contra de las demás. Por esto, la inmigración es un elemento fundamental para el inicio del régimen fascista de Trump y Pence. Y debemos tener claridad de que ellos trabajarán para alistar a los negros y a los inmigrantes en el Estados Unidos fascista como agentes armados de este horrible programa, en Estados Unidos y en todo el mundo, al hacer de éstas las únicas opciones con las cuales evitar la miseria, el encarcelamiento o la deportación, o cosas peores.

Puede ser que el fascismo cristiano y Donald Trump no se cuadren a la perfección, pero no es necesario que lo hagan.

Para leer un análisis a fondo de todo este proceso, les recomiendo que le entren a “La verdad sobre la conspiración derechista… y por qué Clinton y los demócratas no son la respuesta”, de la autoría de Bob Avakian, el líder del Partido Comunista Revolucionario que ha desarrollado una nueva síntesis del comunismo.

Todo esto se confluye en el siguiente párrafo del Llamamiento, que concentra los rasgos más determinantes del fascismo... y como tal conecta las cosas de las que he venido hablado:

El fascismo no es simplemente un burdo conjunto de políticas reaccionarias horripilantes. Es un cambio cualitativo en la forma de gobernar la sociedad. El fascismo fomenta y se apoya en el nacionalismo xenofóbico, el racismo, la misoginia y el agresivo restablecimiento de los “valores tradicionales” opresivos. Durante su campaña electoral, Trump alentó y traficó con la amenaza y el uso de la violencia para apuntalar un movimiento y subir al poder. En su discurso inaugural juró lealtad sólo a dicho movimiento. Lo crucial es entender que una vez en el poder, en esencia el fascismo elimina los derechos democráticos tradicionales.

El régimen de Trump y Pence ha juntado bajo el estandarte de “Que Estados Unidos Vuelva a Tener Grandeza” todos los siguientes elementos: el racismo, la xenofobia (el temor y el odio por otros), el odio por las mujeres y por las personas de géneros diferentes, el restablecimiento de los valores tradicionales… pero lo que es esencial entender es que esto engendrará una enorme miseria en las masas populares en Estados Unidos y en todo el mundo, y además, lo más importante que hay que entender es que cuando el fascismo elimine en lo fundamental lo que eran los derechos democráticos —el derecho al disentimiento, por ejemplo— y deje de encubrir la represión que por lo común se ejerce contra las fuerzas de oposición en la sociedad — lo que el fascismo descarte respecto a los derechos tradicionales hará que sea inconmensurablemente más difícil luchar por un futuro mejor de cualquier tipo. En la mayoría de los países donde se ha consolidado completamente el fascismo, lo único que lo ha sacado es una fuerza externa, como la derrota en una guerra.

Así que he tomado un momento para hablar a fondo sobre las secciones del Llamamiento que describen sucintamente el fascismo. Dicho con otras palabras, el fascismo es un cambio cualitativo en la manera de gobernar una sociedad capitalista/imperialista, lo que incluye cuáles han sido las normas sociales — o sea, qué han sido hasta entonces los valores, la moral y las maneras acostumbradas según los cuales las personas se han relacionado entre sí y con diferentes grupos en la sociedad. La ética trumpista de intimidar y de “a los vencedores pertenece el botín” — en la forma en que los hombres depredadores como él ven a las mujeres, en la forma en que los blancos se relacionan contra los demás o en su doctrina de guerra, la cual en realidad es un descarado colonialismo sin tapujos, y cito Mein Trumpf: “a los vencedores pertenece el botín”.

El fascismo significa la efectiva eliminación de los derechos democráticos básicos, incluido el derecho al disentimiento. Es cierto que desde la fundación de Estados Unidos y a un ritmo creciente en la actualidad, para sectores enteros de la población estos supuestos derechos han sido severamente limitados y restringidos (en 2016, 2.3 millones de personas seguían presos y tres millones de personas fueron deportados por Obama), pero el fascismo, lo que Trump y Pence están preparándose para imponer sobre la sociedad, estará a alturas completamente nuevas.

Para lograr esos objetivos, el fascismo utiliza la violencia de las chusmas y del estado para satanizar, atacar, destruir y dividir a las personas. El fascismo hace que la sociedad entera sea cómplice en crímenes atroces e inmorales. Toda una sociedad de lo que se han llamado acertadamente “los buenos alemanes” en referencia a los millones de alemanes que se hicieron de la vista gorda cuando los nazis detuvieron en redadas y masacraron primero a los comunistas y a los radicales, y después a los gitanos, y luego a las personas con discapacidades, y luego a los judíos.

Y el Llamamiento a la Acción de Rechazar el Fascismo no solo deja muy en claro cómo es la esencia del fascismo, lo que acabábamos de ver, sino que también establece la clase de lucha que se necesita.

Por lo tanto, voy a volver a un párrafo crucial de una parte anterior del Llamamiento que omití:

Después de decir,

El fascismo tiene rumbo e impulso. Criminaliza el disentimiento pieza por pieza. Aporrea la verdad. Sataniza y singulariza a un grupo tras otro, en una trayectoria que lleva a horrores reales. Todo esto ya ha empezado bajo el Régimen de Trump. La historia ha demostrado que hay que parar el fascismo antes de que sea tarde.

…el siguiente párrafo dice:

Millones de personas, indignadas con este régimen, se tomaron las calles en un rechazo contundente a Trump el día después de la inauguración. Siguen las protestas y la resistencia contra los múltiples ataques al pueblo por la administración de Trump y Pence. Es preciso que éstas se amplíen, se profundicen y cobren más determinación. Esta resistencia se justifica y se necesita, pero no es suficiente. Debemos reconocer que el carácter del fascismo abarca la capacidad de absorber actos separados de resistencia al mismo tiempo que desequilibra constantemente a la oposición al impulsar velozmente su programa. El régimen de Trump y Pence lanzará repetidamente nuevas medidas altamente represivas para finalmente suprimir toda resistencia y rehacer la ley… A MENOS QUE SEAN EXPULSADOS DEL PODER.

Este es un párrafo fundamental del Llamamiento. Quiero recalcar Dos Puntos:

[1] Millones de personas se tomaron las calles y millones de personas todavía están angustiados sobre lo que significa este régimen para el futuro y quieren actuar. Y hay miles de personas que siguen actuando.

Cabe que todo aquel que guarda al pueblo en su corazón, que reconoce el peligro de este régimen, aplauda y defienda los justos actos de resistencia y de protesta. Esta resistencia tiene que ampliarse, profundizarse y volverse más resuelta. Rechazar el Fascismo debería de unirse con esta resistencia, conversar y trabajar con otros, así como a veces convocar a sus propias acciones para que la resistencia vaya incorporando a muchos más, para que llegue a los sectores de la población que aún no se han activado — por esta razón, entre otras, la Gira Rechazar el Fascismo, que en este momento se encuentra en Texas en el festival SXSW, está recorriendo Estados Unidos y por qué necesitamos más giras así, y es necesario que las protestas se vuelvan más resueltas. Si el futuro dependiera de lo que las personas hacen en este momento, lo que es cierto, pues nuestras acciones deberían reflejarlo. La determinación no solo se trata de las tácticas que se aplican en una protesta, sino del serio compromiso de oponer resistencia hasta que se obtengan la victoria.

El Llamamiento continúa:Esta resistencia se justifica y se necesita, pero no es suficiente”. Y explica por qué:

…el carácter del fascismo abarca la capacidad de absorber actos separados de resistencia al mismo tiempo que desequilibra constantemente a la oposición al impulsar velozmente su programa. El régimen de Trump y Pence lanzará repetidamente nuevas medidas altamente represivas para finalmente suprimir toda resistencia y rehacer la ley… A MENOS QUE SEAN EXPULSADOS DEL PODER.

Esto identifica un análisis crucial según el cual, aunque se retiren o bloqueen parcialmente medidas específicas, aunque Trump envíe tuits bonitos y lee de un teleprompter por una noche… aunque haya victorias parciales en un frente u otro… siempre que el régimen tenga el poder en las manos, pueden actuar muy rápidamente para cambiar las reglas. Consideren la manera en que despidieron sumariamente a todos los procuradores federales de la administración de Obama, diciéndoles la mañana del viernes que desocuparan sus oficinas antes del fin del día, no importa que no hubiera un sustituto ni que estuviera pendiente un importante caso; o la manera en que despidieron a la procuradora general interina cuando desafió a Trump: todas estas acciones muestran por qué y cómo pueden cambiar las reglas en un instante. Por ahora, están “obedeciendo” con renuencia y solamente en líneas generales las decisiones que suspendieron la Prohibición de Viajar [desde los países de mayoría musulmana], aunque definitivamente tienen la intención de que hacer que sea ley.

Stephen Miller, ex miembro del equipo del procurador general Sessions y ahora consejero importante de Trump —y al cual, de paso, recomendó y protegió David Horowitz, un fascista reaccionario cuyo trabajo de vida ha sido hacer purgas en las universidades del pensamiento crítico y progresista— dijo:  “El resultado final de esto, sin embargo, es que nuestros oponentes, los medios de comunicación y el mundo entero pronto verán, cuando comencemos a tomar nuevas medidas, que los poderes del presidente para proteger a nuestro país son muy sustanciales y no se van a cuestionar” (énfasis agregado).

Si ustedes no entienden que lo que enfrentamos no es simplemente otra administración republicana muy represora y reaccionaria sino un emergente régimen fascista, pues lucharán en la retaguardia — solamente en reacción a lo que el régimen de Trump y Pence haga, y desviarán a la gente hacia lo que terminará en un desastre.

Si no entienden la naturaleza de lo que enfrentamos, se dejarán llevar por otras soluciones más fáciles que no sean lo que se necesita para que la gente detenga esto y por qué para detener a este régimen, se requiere que se movilice a la gente para Expulsar al Régimen.

Al contrario. Esperarán a ver qué pase, o trabajarán por las próximas elecciones, o simplemente tratarán de crear un espacio seguro, un enclave para escapar y esperar a sobrevivir, en contradicción con la realidad; o emprenderán la buena batalla y hasta considerarán esto como una gran oportunidad para “construir su movimiento” en contra de uno u otro abuso o hasta en contra de muchos abusos… HASTA QUE UN BUEN DÍA EL RÉGIMEN DE TRUMP Y PENCE CIERRE LA PUERTA DE UN GOLPE.

El RÉGIMEN DE TRUMP Y PENCE ESTÁ EN EL PODER, lo tiene un significado real y mucho peligro. Han azuzado a una base social y tienen al Partido Republi-fascista en el poder en el Congreso y una mayoría en las legislaturas de los estados. En vista de tal situación, ¿por qué decimos que todavía es posible DETENERLOS? Que es Posible Expulsarlos. Porque existe una VENTANA DE OPORTUNIDAD para que nosotros actuemos AHORA. Esa ventana está abierta, no totalmente, pero sí está abierta, pero se podría cerrar a fuerzas aplastando y apagando mucho más completamente la posibilidad de detener el programa fascista.

Veamos la siguiente sección del Llamamiento:

No normalicen… No se acomoden… No se concilien…

No colaboren…

Hay un método en la locura de Trump que le hace eco a Hitler. El fascismo avanza por etapas, mediante ultrajes, conmoción e intimidación, seguidos de períodos breves de normalización en que la gente se acomoda a la nueva situación que el régimen ha impuesto.

Después de las elecciones, Obama dijo de Trump: “Ahora todos alentamos a que él tenga éxito”. ¡NO! Si Trump tiene éxito, la humanidad pierde. Bernie Sanders dice que trabajará con Trump sobre empleos u otros temas en los que concuerden. ¡NO! El trabajo con los fascistas normaliza el camino al horror.

No se trata simplemente de otro columpio del péndulo, de demócrata a republicano, sino de un régimen que está actuando para establecer un orden fascista bajo el estandarte de “Estados Unidos primero”. Es una tontería actuar como si las elecciones en 2018 o en 2020 fueran una manera de hacerle frente al presente régimen, lo que revela una falta de entendimiento de lo rápida, febril y profundamente que este régimen cambiará las reglas, consolidará su reino, destruirá vidas y quebrará espíritus.

No se puede “esperar a ver qué pase”. Aquellos que vivieron en la Alemania nazi y se quedaron al margen mientras Hitler satanizó, criminalizó y al último detuvo en redadas a un grupo tras otro, se convirtieron en vergonzosos colaboradores con crímenes monstruosos.

You cannot wait and see with fascists.

Analicemos esto:

» EL FASCISMO TIENE UNA TRAYECTORIA, que se trata de un fuerte reordenamiento y reconfiguración de la sociedad si bien sigue en el marco del sistema del capitalismo e imperialismo y por el objetivo de fortalecer dicho sistema según la perspectiva de una facción, la cual en sí es conflictiva; ellos están divididos y luchan entre sí a la vez que de manera más fundamental actúan con apremio para ejecutar su programa; es una facción fascista conflictiva de un sector poderoso de la clase dominante que ahora controla las tres ramas del gobierno federal y la mayoría de los gobiernos de los estados y, como vimos en las elecciones, tienen una enorme base en las fuerzas policiales, la patrulla fronteriza y una influencia importante en el aparato de inteligencia y las fuerzas armadas.

No obstante, es sumamente importante reconocer que, si bien han capturado la presidencia y han establecido un régimen de golpeadores vampirescos, para lograr ejecutar toda su agenda, para implementar toda su visión y programa fascista, no cuentan con una cancha de juego despejada. Tendrán que librar una pelea… y lo están haciendo… tendrán que tomar la iniciativa a diario a la vez que crean nuevos problemas para sí mismos mientras siguen su marcha inexorable. Es importante sacar lecciones de la historia y de lo que ellos han dicho y están haciendo, de que el régimen desarrollará su programa por etapas pero con un ritmo y método generales de implacable conmoción y pavor. La locura encierra un método. Pero, de mayor importancia, tenemos que entender que se trata de una lucha que el régimen de Trump y Pence tiene que librar en oposición a:

» La lucha al interior de las filas de los gobernantes… Ellos tienen que atacar a sus contrincantes agrupados principal, aunque no solamente, en el Partido Demócrata… y para los demócratas, tal como deja muy claro la sección que acabo de leer, mantener el sistema es más importante que detener el fascismo. Se trata de una aguda lucha: Recuerden la consigna “Métanla a la cárcel” [en referencia a Hillary Clinton] o, quizá se encargue “la gente partidaria de la II Enmienda”…

» El régimen fascista, mientras trabaja para destruir las anteriores relaciones y normas mundiales, por otro lado lo hace en una situación de acontecimientos mundiales reales que están fuera de su control. Hay muchos otros jugadores en la cancha.

» Hasta los desastres naturales pueden tener un impacto (por ejemplo, el huracán Katrina), pero inclusive las acciones de otras fuerzas que no estén en el poder, es decir, de las fuerzas reaccionarias (como el Estado Islámico), a la justa lucha de la gente en todo el mundo (como la Primavera Árabe).

» Además, lo que es decisivo y central que en Rechazar el Fascismo nosotros entendamos, pero en verdad que entiendan todos los que quieren ver el fin de este régimen, es que el régimen fascista de Trump y Pence tiene que implementar su agenda completa con relación a la población de Estados Unidos (y del mundo); y además en relación a lo que las personas hagan y no hagan respecto a las medidas que están tomando y en respuesta a su régimen. La dirección con la que cuentan las personas en sus acciones, lo que nosotros las dirigimos a hacer, para poder entender cuál es el problema que enfrentan y cómo responder, determinará muchísimo el que el régimen tenga la capacidad o no de obligar a la gente a seguir sus edictos, y cómo distrae, soborna y divide a la gente.

Todos los sectores de la sociedad estarán “en el campo” difundiendo programas y puntos de vista distintos y estarán impulsando planes de acción distintos.

Este es el terreno, la cancha, el campo, con el que el régimen tiene que contender, y es el campo en el que nosotros estamos actuando —trabajando para dirigir a las personas a entender en un sentido muy básico el problema y a actuar de una manera que podría ganar— expulsando a este régimen fascista.

Para retomar el Llamamiento:

El fascismo avanza por etapas, mediante ultrajes, conmoción e intimidación, seguidos de períodos breves de normalización en que la gente se acomoda a la nueva situación que el régimen ha impuesto.

Voy a leer solamente el texto en negritas…

El trabajo con los fascistas normaliza el camino al horror.

No se trata simplemente de otro columpio del péndulo, de demócrata a republicano, sino de un régimen que está actuando para establecer un orden fascista bajo el estandarte de “Estados Unidos primero”.

No se puede “esperar a ver qué pase”.

De nuevo Obama llevó la batuta en la desmovilización y desarme ideológicos de las personas. En realidad, por la misma razón subyacente que motiva las acciones de una facción de los gobernantes, los republicanos, para adoptar un programa plenamente fascista, Obama y los demócratas no podían satisfacer ni iban a satisfacer las necesidades reales de las personas que piensan que los demócratas representan sus intereses. Por eso todavía no hay trabajo para masas de personas, por eso Obama deportó a tres millones de personas y por eso la encarcelación en masa seguía a niveles genocidas. Hay fuerzas e imperativos más grandes de su sistema e imperio que lo motivan. Además, hay sujetos como Bernie Sanders, y otros, que quieren sentarse a la mesa para trabajar con los fascistas, de nuevo por sobornos y trabajos. ¿Estaba bien trabajar en la reconstrucción de las fábricas y la infraestructura de Alemania a principios de los años 1930? Sí que Hitler creó trabajos, ¿pero a qué costo para la humanidad?

No me alcanza el tiempo para analizar a fondo los medios de comunicación —es decir, todas las maneras y razones que motivan los ataques de Trump en su contra— en lo fundamental, como ya señalé, para crear una población que no puede pensar de manera crítica, que acepta la narrativa que determine el régimen, al mismo tiempo que el régimen crea una nueva realidad de que algún día HAY que aceptar. Y aunque los medios de comunicación manifiestan cierta resistencia, incluidos unos pocos hilos reales de principio, lo normal es tratar esto como si fuera simplemente más política partidaria —con un idiota de un lado que no puede resistirse a despotricar en persona o por Twitter—, mientras los medios de comunicación siguen desarmando a la población para que no se entienda la realidad de lo que pasa.

Tiene que haber una inconformidad total con este régimen. Punto. Los científicos ya están descargando febrilmente datos científicos para que un régimen que niega la ciencia no destruya años de conocimiento humano al mismo tiempo que actúan rápidamente para revertir hasta las medidas extremadamente insuficientes adoptadas en las últimas décadas para proteger el medio ambiente.

Por último, sobre la sección que alerta contra la normalización que conduce a la colaboración… que quede claro que se trata de una pendiente resbaladiza que se acelera muy rápidamente, y cuanto más este régimen siga en el poder, tanto más resbaladizo y más empinado y más rápido y más difícil será frenarse y desviarse del camino de cooperar con un régimen que es ilegítimo, inmoral y una amenaza mortal para la humanidad y el planeta.

Para retomar, de nuevo, el Llamamiento:

Aquellos que vivieron en la Alemania nazi y se quedaron al margen mientras Hitler satanizó, criminalizó y al último detuvo en redadas a un grupo tras otro, se convirtieron en vergonzosos colaboradores con crímenes monstruosos.

Aquí el LLAMAMIENTO a la Acción dice:

Todo esto es lo que hace que el régimen de Trump y Pence sea ilegítimo y una grave amenaza para la gente de todo el mundo. Por lo tanto, resolvemos:

[1] Nuestra misión única y unificadora debe ser: A expulsar al régimen de Trump y Pence.

[2] Debemos manifestar el poder del ¡NO! en todas partes: en afiches, vallas publicitarias, redes sociales y noticias. Que resuene el ¡NO! ¡En nombre de la humanidad, nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista!

[3] A todo ultraje de este régimen hay que responder con una resistencia cada vez mayor.

[4] Debemos ORGANIZARNOS: trabajar con toda nuestra creatividad y determinación hacia el momento en que sea posible movilizar a millones de personas para inundar las calles de las ciudades y los pueblos día tras día y noche tras noche, declarando ilegítimo al régimen entero — Exigiendo, Sin Parar, Hasta que el Régimen de Trump y Pence Sea Expulsado del Poder.

He venido hablando de la misión única y unificadora de Expulsar al Régimen a lo largo de esta presentación y diré unas cosas más al llegar al cuarto punto acerca de organizarnos para una situación del calibre necesario para expulsar al régimen. Primero, quiero hablar del segundo punto: Debemos manifestar el poder del ¡NO! en todas partes: en afiches, vallas publicitarias, redes sociales y noticias. Que resuene el ¡NO! ¡En nombre de la humanidad, nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista! Y además, en este contexto la importancia de difundir ampliamente este Llamamiento a la Acción.

Al hacer que el ¡NO! se conozca por todas partes en Estados Unidos… y al hacer llegar el Llamamiento a donde sea que la gente esté cuestionando, esté angustiada, esté poniéndose de pie, respondiendo con lucha, oponiendo resistencia a Trump y Pence… haciendo que se discuta y debata en los medios de comunicación y en las redes sociales… en los foros en las universidades, en las asambleas populares en las plazas y palacios de los municipios, así como en las aulas y en las instituciones religiosas…. Cuando SE COMBINA toda esa difusión del ¡NO! y del Llamamiento con la actividad de organización, organizando a la gente para que se incorpore a Rechazar el Fascismo, lo que incluye unirse con luchas, como dije anteriormente, o también cuando Rechazar el Fascismo mismo convoque a una resistencia y movilizaciones de masas específicas… todo esto contribuye a elevar la conciencia de amplios sectores de la sociedad, a cambiar la manera de pensar de la gente, aunque al principio sea la introducción de un análisis nuevo, diferente y más acertado del problema y de la salida… todo esto contribuye a esa misión única y unificadora de EXPULSAR AL REGIMEN DE TRUMP Y PENCE porque nos negamos a aceptar a un Estados Unidos fascista — no solo para los que viven en Estados Unidos, sino en nombre de la humanidad.

Todo esto… junto con las cosas que están fuera de nuestro control, los sucesos que ocurren a diario en el mundo, algunas de las cosas las que hace el régimen de Trump y la resistencia que suscita las acciones del régimen — así como las cosas que ellos no inician o nosotros no iniciamos pero a las que todas las fuerzas tienen que responder… todo esto es parte del proceso del cambio… cómo las personas ven el problema ante nosotros —lo que piensan— y por lo tanto, lo que consideran que sea necesario y posible de hacer.

Una vez más, las personas actúan de acuerdo a lo que entienden, lo que es especialmente cierto cuando enfrentan situaciones extremas. Además, necesitan dirección — necesitan a unas personas que entienden el problema y la salida y que ACTÚAN y Dirigen según lo que entienden.

He dado el ejemplo de un incendio. Digamos que uno está en un edificio en llamas, o afuera de un edificio que está en llamas, pero no sabe nada al respecto, de incendios digo, ni de las propiedades del fuego, pues uno podría cometer un error grave. Uno simplemente podría empezar a recorrer el interior del edificio sin saber que la mayoría de las muertes en incendios se deben a la inhalación de humo.

Pero si uno fuera un bombero profesional o había aprendido algo acerca de incendios, sabría que lo primero que se tiene que hacer es encontrar agua, mojar un trapo para cubrirse la cara y la nariz y poner trapos similares en la cara de otras personas que están atrapadas en el fuego y luego salir gateando, por debajo del nivel del humo ya que este sube. Porque la mayoría de las personas mueren de inhalación, se asfixia. Y claro, uno tendría que estar alerta para asegurarse de que el techo en llamas no le cayera, o que el piso no se derrumbara. Pues, estas son algunas de las cosas que habría que saber. Pero si uno tuviera experiencia en esto, tendría una oportunidad de salvar a la gente atrapada en una situación desesperada. Pero si no sabe lo que enfrenta, podría cometer un error grave o huir asustado al tiempo que hay personas que podría rescatar.

Eso, por analogía. Ahora mismo las personas están actuando contra lo que está haciendo el régimen de Trump y Pence. Odian su carácter despreciable. Por otro lado, millones de estas personas, masas de estas personas todavía no entienden los cambios cualitativos que este régimen va a traer y por qué únicamente al expulsarlo se podría pararlo en seco. Y por eso es que las personas sí protestan, pero por eso nosotros estamos en una lucha para hacer que la gente entienda lo que se enfrenta y por lo tanto, por qué tenemos que hacer preparativos hasta el momento en el que millones de personas sí quieran actuar de modo que puedan expulsar a este régimen.

Esto recalca por qué es que tenemos que adentrarnos más en el contenido del Llamamiento y hacerlo con los interrogantes que nos plantean. Ahora quiero hablar de uno de estos interrogantes — de que no es aceptable hacer una comparación entre Trump y Hitler, un tema sobre el cual Sunsara Taylor escribió en revcom.us en el artículo: “Por qué la comparación entre Trump y Hitler no sólo es correcta sino muy instructiva y muy necesaria. (Recomiendo el articulo y que visiten revcom.us a diario.) Fue un reaccionario, Tucker Carlson, quien le dijo esto a ella, pero lo escuchamos todo el tiempo de parte de las personas que quieren luchar contra Trump. Qué es lo que dicen:

» No digan eso porque alejará a algunas personas — no importa que sea una analogía importante que aclara lo que enfrentamos y lo que está en juego. Pero, ¿por qué es que aleja a las personas?

» ¿Por qué les incomoda? ¿Por qué? ¿Cómo es su manera de pensar a raíz de su incomodidad y corresponde su manera de pensar a la realidad — a lo que el régimen de Trump y Pence de hecho es y de hecho hará? ¿Le conviene al paciente que el médico no le diga la verdad sobre la enfermedad que padece y que no lo integre en la lucha contra la enfermedad? No, no le conviene.

» La comparación con Hitler obliga a las personas a ver la enormidad del horroroso futuro que esto podría traer… es inconcebible, no concuerda con su experiencia, no es el tema en que las buenas personas de la CNN y de la MSNBC y su cuenta de Facebook las están dirigiendo a pensar. El rechazo de la realidad conduce a la parálisis y/o a la complicidad.

» Y/o, algunas personas que empiezan a ver la verdad que enfrentamos —el fascismo— no quieren reconocer la lógica de adonde esto conducirá o lo que deben de hacer ante semejante horror — los cambios que deben hacer en su vida y trabajo para poder detener esto. Si uno espera hasta que las cosas de veras se empeoren tanto, antes de trastornar la vida o de actuar, bien podría ser muy tarde.

» Y/o aquellos que conocen un poco, o hasta mucho de la historia, a veces se dejan obsesionar por el sorprendente hecho de que no estamos en Alemania, éste no es el año 1933 y que el desarrollo del fascismo en Estados Unidos se está dando aquí y ahora y no antaño y allá… O sea, no son capaces de ir a la esencia de lo que es el fascismo o poner las cosas en perspectiva a fin de ver el panorama más amplio.

Una vez hecho eso, es posible ver lo acertados y espeluznantes que son los paralelos entre Hitler y Trump y Pence… y de lo mucho que hay que aprender de la analogía y de la historia.

El fascismo se ha venido desarrollando en Estados Unidos desde hace décadas, y ahora se está aglutinando en este régimen. Es cierto, el fascismo llega a Estados Unidos envuelto en la bandera estadounidense, bajo la consigna de Estados Unidos primero, y con la Biblia en la mano… (una vez más, recomiendo que lean, de BA, “La verdad sobre la conspiración derechista… y por qué Clinton y los demócratas no son la respuesta” y La guerra civil que se perfila y la repolarización para la revolución en la época actual).

Ya hablé sobre el tercer punto del programa de cuatro partes que está al final del Llamamiento: A todo ultraje de este régimen hay que responder con una resistencia cada vez mayor.

He aquí unos cuantos comentarios sobre el cuarto punto; para repetirlo:

Debemos ORGANIZARNOS: trabajar con toda nuestra creatividad y determinación hacia el momento en que sea posible movilizar a millones de personas para inundar las calles de las ciudades y los pueblos día tras día y noche tras noche, declarando ilegítimo al régimen entero — Exigiendo, Sin Parar, Hasta que el Régimen de Trump y Pence Sea Expulsado del Poder.

Si ocurriera esto, se transformaría dramáticamente todo el paisaje político, cada facción al interior de la estructura del poder establecido se vería obligada a responder — y todo eso podría llevar a una situación en que este régimen fascista sea sacado de funciones.

Eso es lo que tenemos por objetivo. La clave está en comprender la necesidad que enfrentamos y, sobre esa base, organizar, organizar, organizar — activar a las personas que ven esto, trabajar y luchar juntos, para desarrollar los planes que puedan unirse con las muchísimas personas que anhelan que desaparezca esta pesadilla del régimen fascista de Trump y Pence, para encontrar los caminos y los saltos para construir la lucha, en última instancia, de los millones de personas que tengan la determinación de no detenerse hasta que se haya ganado la batalla, de que millones de personas se tomen las calles y creen una crisis política tan grande que se encuentren los medios y los métodos para sacar del poder a este régimen.

Cabe tener este objetivo claramente en nuestra mira —difundiendo el ¡NO!, uniéndonos con las luchas que ya están en marcha— ayudando a hacer que sean más amplias, más profundas y más resueltas, organizando a las personas y juntando fondos para que los organizadores puedan contar con el tiempo libre, de modo que se puede pagar por los letreros, calcomanías y espectaculares, forjando la capacidad de organización para realmente llegar a los millones de personas a los cuales hay que llegar y activar en una gran lucha para sacar al régimen.

Únanse a Rechazar el Fascismo, rechacen la política del odio y la crueldad, del racismo y de la misoginia, de la xenofobia y de la guerra por el imperio en contra de otros pueblos en todo el mundo, piensen y rechacen las necedades anticientíficas y vacuas de este régimen — de las mentiras de Trump, al futuro represor de la interpretación textual de la Biblia de Mike Pence. Firmen y circulen el Llamamiento… y como dice la conclusión del Llamamiento a la Acción de Rechazar el Fascismo:

Que no digan que no removimos cielo y tierra para expulsar a este régimen. El presente debe ser un momento en la historia en que millones de personas toman posición, juntas, con convicción y coraje, superando el miedo y la incertidumbre, para oponer resistencia y decir ¡NO! No sólo para nosotros, sino en nombre de la humanidad.

¡A expulsar al régimen de Trump y Pence!

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/la-controversia-de-middlebury-puntos-de-orientacion-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

La controversia de Middlebury: Puntos de orientación

27 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Middlebury College students turn their backs on Charles Murray, author of The Bell Curve, during his lecture in Middlebury, Vermont, March 2.
Universitarios de Middlebury College le dan la espalda a Charles Murray durante su conferencia en Middlebury, Vermont, el 2 de marzo. Su libro, The Bell Curve, no solo justificó toda una historia de vil persecución racista de pueblos enteros, sino que muy directamente sirvió a un programa actual de satanización, criminalización y encarcelación de dichos pueblos, junto con la rescisión de todo programa diseñado para superar algunos de los efectos de esa opresión histórica y continua, y la imposición de severos recortes en las instituciones de educación, atención médica, etc., que servía a esos pueblos. (Foto: AP)

El 2 de marzo, universitarios de Middlebury College en Vermont interrumpieron y cerraron una conferencia de Charles Murray. Un grupo estudiantil del colegio Middlebury College, el club American Enterprise Institute, invitó a Murray to dar conferencia en el plantel. Murray es coautor de The Bell Curve, un libro muy influyente en los medianos de los años noventa, que sostiene que las personas negras, latinas e indígenas son intrínsecamente inferiores en inteligencia. El libro utilizó la pseudociencia racista para dar crédito a sus argumentos — “ciencia” que ya se había refutado una y otra vez y se refutó una vez más cuando la publicación del libro y su promoción estilo “sabor del mes” en la vida intelectual estadounidense.1 Aparte de ser completamente erróneas y absolutamente falsas, esas ideas tienen una historia larga y repugnante, especialmente pero no solamente en Estados Unidos — se han valido de obras que son en esencia iguales a la de Murray para justificar la esclavitud, la restricción de la inmigración (incluso de inmigración europea durante un período cuando servía a la clase gobernante de este país clasificar a europeos sureños y judíos de “razas” interiores), y la esterilización de personas que no salieron bien en la test de cociente intelectual (examen de inteligencia)2.

Pero eso no evitó que los medios de comunicación y el mundo académico hayan promovido enormemente el libro. De hecho, el racismo especioso que sostiene e imbuye el libro entero es la razón POR QUÉ recibió semejante promoción. The Bell Curve no solo justificó toda una historia de vil persecución racista de pueblos enteros, sino que muy directamente sirvió a un programa actual de satanización, criminalización y encarcelación de dichos pueblos, junto con la rescisión de todo programa diseñado para superar algunos de los efectos de esa opresión histórica y continua, y la imposición de severos recortes en las instituciones de educación, atención médica, etc., que servía a esos pueblos.

Desde que cerraron del discurso, se han dado gran controversia y mucha crítica — no dirigidas a Murray ni al grupo universitario que lo invitó y le dio una plataforma, sino a los propios estudiantes. Y ante eso, hay mucha falta de claridad entre personas progresistas e incluso radicales. Por lo que es importante demarcar claramente aquí lo correcto y lo incorrecto.

1) Es absolutamente correcto protestar, cerrar y tratar de expulsar del plantel a un individuo como Charles Murray, que tiene una mala fama por The Bell Curve. Los estudiantes de Middlebury que lo interrumpieron ahora confrontan una gran controversia y fuertes críticas por sus acciones justificadas. ¡Hay que apoyar y defenderlos!

NO es una cuestión de la primera enmienda. De hecho, la primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos declara lo siguiente:

“El Congreso no podrá hacer ninguna ley con respecto al establecimiento de la religión, ni prohibiendo la libre práctica de la misma; ni limitando la libertad de expresión, ni de prensa; ni el derecho a la asamblea pacífica de las personas, ni de solicitar al gobierno una compensación de agravios.” [nota de traducción: Wikipedia page]

Estos estudiantes no hicieron una ley prohibiendo que Murray hablara. No trataron de encarcelarlo. No tienen el poder estatal. No hay ninguna necesidad de “proteger” a un reaccionario como Murray de la libre práctica por parte de los estudiantes de su derecho a protestar y a rechazar su extensión y legitimización de ideas reaccionarias concretamente dañinas.

En contraste, los estudiantes, que carecen del poder concreto y del respaldo de instituciones poderosas, sí necesitan que se los defiendan y se los protejan de represalias, y eso es muy importante ahora.

2) Los oponentes de los estudiantes dicen que los estudiantes, y las demás personas en la sociedad, deben tener la oportunidad de aprender y evaluar conceptos y posiciones de todo tipo por medio de la libre contestación de ideas opuestas, de “comparar y contrastar”, que incluye tener la oportunidad de escuchar una amplia variedad de puntos de vista opuestos, planteados por sus defensores más elocuentes y apasionados. Sostienen que por lo tanto, ¿no hubiera sido mejor escuchar sus argumentos de Murray para después discutir y criticarlos en vez de sacar a él sumariamente?

Este punto, planteado en su forma más conocida por John Stuart Mill, sí es muy importante por cuestión de principios, pero no se puede tratarlo o aplicarlo como un “absoluto” supremo en todas las situaciones y circunstancias. Especialmente, este principio es de importancia crítica para la diseminación y evaluación crítica de ideas pocas conocidas y/o impopulares en general, y especialmente si las fuerzas y relaciones dominantes de la sociedad (que incluye el aparato estatal dominante) desfavorecen dichas ideas y trabajan activamente para desacreditar, contener y suprimirlas.

Se puede dar muchos ejemplos de esas distinciones. En realidad, ¿necesitan más plataformas los negadores del cambio climático, los negadores del Holocausto, los Nazis, los KKK, los antiabortistas, los supremacistas blancos, los creacionistas y otros de esa índole… necesitan más invitaciones respetuosas para extender sus puntos de vista? Bajo las normas prevalecientes en esta sociedad y bajo este sistema, ya gozan de muchas plataformas y el respaldo ideológico de fuerzas poderosas e influyentes, y de toda una tradición de ideas dominantes en Estados Unidos. ¿Middlebury tenía que ayudar más a Murray para promocionar su mensaje?

Una figura como Charles Murray es lo más alejado de alguien que tiene que batallar “hasta para recibir una audiencia” para sus ideas: sus libros los publican y los promuevan editoriales establecidos grandes, tiene entrada en instituciones académicas y otras de todo tipo, y es un hecho que las ideas planteadas en The Bell Curve fueron diseminadas muy ampliamente — cabe repetir, fuerzas poderosas de la clase dominante (principalmente dentro y alrededor del Partido Republicando) utilizaron ese libro muy extensamente como una base ideológica para atacar y recortar despiadadamente programas sociales, con implicaciones mortíferas, hasta genocidas — y además, muchos ya han entrado en los argumentos falsos en ese libro, y sí, también los han criticado y refutado contundentemente ya.

Bob Avakian escribió durante el tiempo en que salió The Bell Curve que “Una tras otra, la prensa grande difunde y legitima toda clase de ‘teorías’ e ‘investigaciones’ que dizque demuestran que existen diferencias innatas e inmutables entre las razas, los géneros y los grupos sociales, y que explican por qué unos se merecen posiciones de privilegio y otros no. Luego afirman que eso es ‘prueba científica’ de que los programas que se proponen nivelar esas desigualdades están condenados al fracaso y hay que eliminarlos. Pero la verdad es que lo único que prueban esas ‘teorías’ y esas ‘investigaciones’ es el innegable descrédito de un sistema y una clase dominante que están abandonando hasta la apariencia de poder superar enormes desigualdades, y más bien tienen que inventarse ‘profundas razones’ por las que no pueden superarlas. Y en todo eso, aunque los ‘liberales’ tienen un papel que desempeñar, los ‘conservadores’ tienen la iniciativa”. De Predicando desde un púlpito de huesos: Lo que no dice `Virtudes' de William Bennett o, necesitamos moral, pero no la moral tradicional.

¿Sus palabras no son iguales de acertadas hoy?

       

Podría ser perfectamente apropiado desmentir los argumentos muy falsos y socialmente dañinos de Murray (en The Bell Curve) en el contexto de una clase universitaria o hasta un foro desacreditador de argumentos supremacistas blancos y eugenistas. Pero no era así la situación en Middlebury, donde incluso si un profesor o algunos estudiantes quisieran retarlo en el escenario o en la sesión de preguntas y respuestas, lo que principalmente ocurría era que invitaron a este reaccionario supremacista blanco promotor de la inferioridad genética de nacionalidades oprimidas, como un conferencista bienvenido y respetado (aunque controvertido), y de esa manera lo LEGITIMIZARON.

Cabe repetir, sus ideas reaccionarias dañinas han tenido muchas plataformas y mucho “respaldo” oficial y no oficial durante años. Eso no es lo mismo que un orador con ideas controvertidas o impopulares o poco conocidas, o ideas a las que los poderes fácticos se oponen, que tiene que batallar arduamente simplemente para ser escuchado y discutido. No es lo mismo que los estudiantes de la secundaria New Trier High School que trataron de organizar un foro sobre derechos y civiles y lo atacaron un grupo de padres reaccionarios que exponen ideas reaccionarias del tipo que recibe mucho “respaldo” actualmente de las estructuras dominantes del poder en la sociedad y que exigen que den “el mismo tiempo” a dichas ideas. En esa situación en New Trier, los que necesitan que los defendían y los protejan son los estudiantes y maestros que batallan para recibir una audiencia y organizar su programa, para que logren hacerlo.

Sería una situación diferente si Charles Murray, en los años después de la publicación de The Bell Curve, hubiera REPUDIADO todos los argumentos vilmente dañinos y demostrablemente falsos que promovió ahí. Si hubiera dicho, “Estuve mal. Me equivoqué y me arrepiento, y estoy haciendo todo lo que pueda para reparar el daño que hizo, pero hoy quisiera venir a hablar de otra cosa… un nuevo libro que escribí sobre un tema diferente”. SI hubiera hecho eso, eso sería otra situación. Pero no lo hizo. De hecho, 20 años después insiste que la ciencia comprueba sus conclusiones. En “‘The Bell Curve’ 20 years later: A Q&A with Charles Murray” (“’The Bell Curve’ 20 años después: Preguntas y respuestas con Charles Murray”) en la página web de American Enterprise Institute, Murray dijo de lo que publicó en The Bell Curve: “Esos eran nuestras conclusiones declaradas confiadamente sobre la diferencia entre negros y blancos en la Cociente Intelectual, y ningunas de ellas eran controvertidas científicamente”.

Tres Strikes...

3) Esas ideas no son simplemente “ideas controvertidas” en un vacío. Exactamente porque ideas de ese tipo tienen tanto “respaldo” de las instituciones tradicionales y antiguas de la sociedad, sirven concretamente para reforzar y alentar medidas sociales concretamente muy dañinas de toda índole. No se puede pasar esquivando la realidad de que la supremacía blanca y las ideas de que el pueblo negro en especial (así como otros de color en general) no sean “plenos seres humanos” o de su bajeza inherente o su inferioridad genética en general, han sido características distintivas que definen la sociedad estadounidense y sus instituciones dominantes durante su historia ENTERA, desde los días de la esclavitud, pasando por la época segregacionista “Jim Crow” hasta la fecha con la época del Nuevo Jim Crow y ahora el régimen fascista en el sentido literal que trabaja agresivamente, a diario y como parte de todo un programa estratégico, para reafirmar e intensificar la idea de que ser “blanco, masculino, ciudadano nativo y cristiano” es, y debe seguir siendo, el núcleo de la identidad nacional estadounidense y su “grandeza”, y que se debe seducir u obligar a cualquier persona que no cuadre con dicha categoría a que acepte esos términos, o si no, será degradada y deshumanizada y sometida a la violencia directa.

Se puede trazar una línea directa entre las ideas falsas en un libro como The Bell Curve y el respaldo oficial para la idea de que negros y mexicanos de las capas básicas tienden más a ser “matones y criminales”, que más probablemente merecen la encarcelación o la deportación que la educación y el empleo, y que por supuesto se debe simplemente recortar y eliminar a la acción afirmativa, los programas extraescolares, Medicaid y varios otros programas sociales de la red de seguridad, etc. ¡Una conexión DIRECTA! Entre más avanzan las cosas por ese camino, más facilita a los fascistas emprender el camino de la Solución Final. Cabe repetir, Estados Unidos ya tiene toda una historia de la esterilización forzada de minorías y la promoción de estrategias eugenistas, que de hecho inspiraron a los Nazis hitlerianos… y todo eso puede llevar directamente al punto de vista de que la sociedad sería mejor exterminando por completo esos supuestos “parásitos defectuosos y peligrosos”. La vil pseudociencia de un Charles Murray desemboca en ESTO en última instancia (y en algunas instancias no tan últimas).

Por lo que, no, no se trata de la “libre expresión de ideas” simplemente, desconectadas de consecuencias sociales perjudiciales. Por lo tanto, sí es absolutamente correcto no sólo protestar la presentación de una figura como un Charles Murray en Middlebury sino ¡expulsar del plantel!

4) Es más, es muy equivocado pensar que la libre contestación de ideas opuestas y la oportunidad de pensar críticamente y “comparar y contrastar” SOLO ocurre por medio de la actividad ordenada y respetuosa: En casos en que, ante una desproporción de poder, influencia y respaldo oficial de un lado de la contestación (por ejemplo, Murray que tiene el respaldo de la administración universitaria y se apoya en las ideas prevalecientes de las instituciones dominantes de la sociedad), el otro lado (en este caso los estudiantes, relativamente sin poder) eligieron expulsarlo en vez de discutir de manera respetuosa y ordenada, eso puede de hecho resultar en MÁS discusión muy vigorosa de las ideas contestadas en el período subsecuente. En otras palabras, ¿no es posible que al estallar una controversia como ocurrió en Middlebury, muchas personas que ni siquiera estaban presentes o no sabían nadita sobre los puntos de vista de Murray, sentirían el compromiso de informarse y adentrarse en las cuestiones, que incluye comparar y contrastar, para mejor discutir y evaluar los temas relevantes con sus amigos y profesores, etc.? ¡Por supuesto que sí! Definitivamente una protesta correcta puede alentar más discusión y contestación, y ¡es un mito que eso sólo sirve para “suprimir” las ideas!

5) Sobre el argumento de que ahora más que nunca debemos escuchar a los que tienen desacuerdos con nosotros: sí y no. Sí debe darse la amplia investigación, discusión, debate y teorización sobre las causas y el carácter de los problemas ante nosotros y la solución para esos problemas; esto es un asunto de vida y muerte, de una gran y hasta extraordinaria urgencia ahorita. Pero no se puede tolerar ideas que se han comprobado una y otra vez de ser totalmente incorrectas y además, que son herramientas de un fascismo virulento emperrado con consolidarse en este mismo momento que usted lee estas palabras. (Y no podemos hacer caso omiso de la realidad de que semejantes ideas en general refuerzan la vil opresión de pueblos enteros que ha sido el fundamento de Estados Unidos durante siglos hasta la fecha.) De hecho, necesitamos confrontar tajantemente a los que tienen esas ideas metidas en el coco, y lo que pasó en Middlebury no requiere que se disculpe para nada — y mucho menos que se condene.


1. Algunas refutaciones importantes de The Bell Curve de Charles Murray las hicieron Stephen Jay Gould in “La falsa medida del hombre,”; R.C. Lewontin en Not in Our Genes: Biology, Ideology, and Human Nature y una colección en ensayos en un libro titulado The Bell Curve Wars: Race, Intelligence, and the Future of America de Steven Fraser.

También se debe notar que Charles Murray sostuvo que la mujer es inferior al hombre — que el hombre es mejor en el pensamiento abstracto que la mujer. En un ensayo que escribió en 2005 titulado “The Inequality Taboo”, dijo, “ninguna mujer ha sido pensador original importante en ningunas de las grandes tradiciones filosóficas del mundo”. [regresa]

2. Un estudio tras otro ha comprobado que el test de cociente intelectual (CI) es incapaz de evaluar una calidad no cuantificable, multifacética y no estática de “inteligencia natural” (una categoría que en sí no tiene sentido), y que es sesgado culturalmente. Lo único que mide un test de CI es el entrenamiento culturalmente determinado de un individuo específico para tomar ese examen en un día específico. [regresa]

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/la-redada-de-los-seals-de-la-marina-en-yemen-asegurar-a-nuestra-nacion-por-medio-de-masacrar-a-ninos-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

La redada de los SEALs de la marina de Estados Unidos en Yemen:
“Asegurar a nuestra nación” masacrando a los niños

28 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

 

Los residentes inspeccionan una casa dañada durante una redada de los SEALs de la marina de Estados Unidos el 29 de enero en la aldea de al Ghayil en el centro de Yemen.
Los residentes inspeccionan una casa dañada durante una redada de los SEALs de la marina de Estados Unidos el 29 de enero en la aldea de al Ghayil en el centro de Yemen. Los helicópteros estadounidenses bombardearon indiscriminadamente toda la aldea, destruyendo chozas de piedra mientras las familias dormían, abatiendo a tiros a las personas mientras huían, incluso destruyendo el ganado. Asesinaron a alrededor de 23 civiles sin armas, entre ellos nueve niños menores de 13 años de edad. (Foto: AP)

En el polvoriento altiplano de Yemen se encuentra la aldea de al Ghayil. El 29 de enero, con una flota de aviones no tripulados y helicópteros en el cielo, unos 30 SEALs (fuerzas especiales de la marina estadounidense) descendieron del cielo para atacar dos casas en al Ghayil. La gente estaba acostumbrada al sonido de los aviones no tripulados estadounidenses que circulaban por encima, una amenaza constante en Yemen. Pero los helicópteros activaron la alarma. La gente agarró sus armas y se apresuró a defender la aldea de atacantes desconocidos.

Los militares estadounidenses respondieron bombardeando indiscriminadamente toda la aldea, destruyendo chozas de piedra mientras las familias dormían, y abatiendo a tiros a las personas mientras huían, hasta matando el ganado. Asesinaron a unos 23 civiles que no tenían armas, entre ellos al menos nueve niños menores de 13 años, uno de ellos de tres meses de edad. Asesinaron a entre seis y nueve mujeres, incluida una que estaba embarazada, y a una le tiraron en la parte de atrás de la cabeza mientras huía llevando su bebé herido en los brazos. Mataron a hombres que no llevaban armas, inclusive ancianos.

Ahmed Abdelilah al Dahab, de once años de edad, fue el primero en morir. Al salir de su casa preguntó a los estadounidenses: “¿Quiénes son ustedes?”, y lo abatieron a tiros.

Nawar al-Awlaki, de ocho años de edad, murió sangrando después de recibir un disparo en el cuello.

Los tres hijos de Mohammed al-Ameri, de 4, 5 y 7 años, todos murieron cuando un ataque aéreo destruyó su casa.

Abatieron a tiros a Abdallah al-Ameri, sin arma, un agricultor de subsistencia de 65 años de edad, fuera de su casa en al Ghayil.

Un aldeano le dijo al sitio web de noticias Middle East Eye: “Todos pensamos que moriríamos esa noche. Tengo tanta suerte de que nadie de mi familia haya muerto, pero es muy triste ver a mis vecinos muertos sin pecado”. Otros agregaron: “No se puede imaginar las fuerzas que cayeron de los helicópteros, y no se puede imaginar la destrucción de la aldea”.

La mayoría de los residentes de al Ghayil huyeron después del primer ataque, habiendo perdido su ganado y sintiéndose inseguros, pero algunos se quedaron. El 2 de marzo, aviones no tripulados y helicópteros estadounidenses regresaron y lanzaron lo que un residente describió como “bombardeos indiscriminados” del pueblo en ruinas. Más tarde ese día Estados Unidos lanzó ataques aéreos en 20 localidades en Yemen. El 3 de marzo, un ataque aéreo a la casa de Abdulelah, el hermano sobreviviente del objeto del asalto del 29 de enero, mató a tres miembros de su familia. A última hora de la noche, un ataque de avión no tripulado a un auto en el que estaba mató a cuatro pasajeros y posiblemente a Abdulelah. El 5 de marzo, Estados Unidos volvió a atacar al Ghayil. Luego una de las últimas familias huyó y ahora vive bajo los árboles a pocos kilómetros de distancia.

La beatificación de un criminal de guerra

Resultó muerto uno de los SEALs (el suboficial William “Ryan” Owens) durante este episodio de asesinato en masa, que duró una hora el 29 de enero. (Además, al menos otros tres resultaron heridos, y se destruyó al menos uno de los helicópteros Osprey de 72 millones de dólares). En los medios de comunicación y círculos políticos de la clase gobernante estadounidenses, esa fue la “tragedia” de la redada de al Ghayil. Trump elevó a Owens virtualmente a la santidad en su discurso ante la sesión conjunta del Congreso a finales de febrero, declarando que “murió de la manera en que vivió: un guerrero y un héroe — luchando contra el terrorismo y asegurando a nuestra nación.... El legado de Ryan está grabado en la eternidad”. Los demócratas y los republicanos se pusieron de pie unidos para una ovación de 90 segundos. Las docenas de civiles yemenitas muertos fueron sólo los “daños colaterales”, ni siquiera dignos de mención.

Las justificaciones mentirosas

Al Ghayil es tan pequeño y remoto que no hay cifras de población ni ninguna otra estadística disponible, ni siquiera en los sitios web de inteligencia de Estados Unidos, lo que no impidió que los militares estadounidenses hicieran afirmaciones escandalosas de que Al Ghayil era una base militar terrorista fuertemente fortificada y “defendida por emplazamientos preparados y nidos de metralleta y rodeada de campos de minas” (Middle East Eye). Los militares afirmaron que uno de sus objetivos en la redada era el líder de una celda de al-Qaeda de la Península Arábiga (AQPA) y que su casa era un “recinto fortificado”. Afirmaron que las mujeres que mataron eran combatientes armadas. Afirmaron haber descubierto un tesoro de “inteligencia” que se utilizará para “salvar a vidas estadounidenses”.

Pero toda su versión está llena de mentiras descaradas. Periodistas han visitado al Ghayil desde la redada e informan que no hay recintos fortificados, ni campos de minas ni nidos de ametralladora. Han grabado descripciones detalladas por los aldeanos que describen a mujeres y niños sin armas abatidos a tiros en sus casas o mientras huían.

Y dado que al Ghayil no tenía ni electricidad ni servicio de teléfono celular, la idea de que era algún tipo de centro neurálgico del terrorismo internacional es una tontería. En las seis semanas transcurridas desde la redada, la única “inteligencia” que Estados Unidos ha podido señalar es un video de instrucción de al-Qaeda ¡que ha estado disponible en Internet por años!

Yemen y su pueblo se han sumido en un infierno complejo de guerra civil e invasión extranjera, varias fuerzas reaccionarias luchando por el control, algunos respaldados con armas y tropas por Estados Unidos y su estrecho aliado Arabia Saudita. En esta situación compleja, las armas y el conflicto omnipresente entre grupos reaccionarios armados es parte del terreno intolerable que Estados Unidos ha ayudado a crear. Y ha creado condiciones para que los grupos yihadistas islámicos fundamentalistas reaccionarios adquieran simpatizantes.

Pero bajo ninguna circunstancia sea moral la idea de que no importa cuántos niños yemeníes sean masacrados siempre que uno pueda afirmar que en el futuro salvará a vidas estadounidenses, y tal idea abre la puerta para los crímenes más depravados contra la humanidad.

El puente entre un pasado asesino y un futuro genocida

En un nivel, la redada de los SEALs no fue una “aberración”; fue una continuación de la violencia que Estados Unidos ha impuesto sobre Yemen por muchos años.

En 2013, un ataque de aviones no tripulados a un convoy de bodas en al Ghayil mató a 11 o 12 civiles. El novio en esa boda sobrevivió pero fue asesinado en la redada del 29 de enero.

Nawar Anwar al-Awlaki, la niña de ocho años de edad que murió en al Ghayil, era hija de un ciudadano estadounidense propagandista de AQPA asesinado en septiembre de 2011 en un ataque de aviones no tripulados. Pocas semanas después, su hijo de 16 años, el hermano mayor de Nawar, que no tenía relación con AQPA, también cayó asesinado en un ataque de aviones no tripulados. Ahora también han matado a Nawar.

A escala nacional, la guerra civil alimentada por Estados Unidos ha matado a más de 10.000 civiles, principalmente en ataques masivos de bombardeos saudíes que han devastado mercados abarrotados, hospitales, mezquitas y funerales. Y el bloqueo de Yemen por parte de Arabia Saudita de combustible y otros materiales esenciales ha causado la hambruna — casi las tres cuartas partes de los 24 millones de personas en Yemen están ahora “inseguras” en cuanto a la alimentación o enfrentan la hambruna absoluta.

Pero aunque ha estado tan criminal la violencia estadounidense en Yemen en el pasado, la redada de al Ghayil parece marcar un cambio a otro nivel de carnicería, predicho por la promesa de Trump de “exterminar” a los enemigos estadounidenses en el Medio Oriente, y alimentado por la abierta hostilidad de su régimen hacia el mundo musulmán.

Bajo Obama, Estados Unidos pretendía complementar el dominio militar con ganarse a algunos sectores del pueblo a apoyar políticamente a Estados Unidos, y por esa razón, al menos formalmente, los militares debían tomar medidas para asegurar con “casi certeza” que no habría bajas civiles en las redadas y los ataques de aviones no tripulados. Sin embargo, Estados Unidos definió automáticamente como “terroristas” (y por lo tanto “no civiles”) a todos los hombres de edad de luchar asesinados por Estados Unidos. Y mientras estas “precauciones” estaban en vigor sucedieron numerosas atrocidades, como el ataque al convoy de boda mencionado arriba.

Pero el régimen fascista de Trump y Pence tiene un enfoque diferente para asegurar el dominio de Estados Unidos sobre el Medio Oriente, basado en gran medida en el terror abierto y la fuerza abrumadora, un enfoque de “matar a todos y dejar que Dios decida quiénes son”, como Trump lo expresa con sus promesas abiertas de torturar a sus oponentes, matar a sus familias, tomar su petróleo, etc.

Y desde la redada de al Ghayil, han otorgado a los militares estadounidenses la autoridad para declarar más partes de Yemen “zonas de hostilidad activa”, donde oficialmente ni siquiera hay una pretensión de tratar de evitar las bajas civiles. El nuevo “estándar” es simplemente que el número de víctimas civiles debe ser “proporcionado”, una frase imprecisa que podría justificar cualquier cantidad de carnicería.

Así que parece que lo que presenciamos es Estados Unidos tomando el camino de la guerra abierta contra el pueblo de Yemen, al mismo tiempo que intensifica las acciones militares y comete nuevas atrocidades en otras partes de la región, particularmente en Siria. Este es un acontecimiento ominoso que clama por la condena y la oposición por parte de la gente en Estados Unidos y debe alimentar nuestra determinación e intensificar la lucha para expulsar a este régimen tan pronto como sea posible, antes de que empiecen a derramar ríos de sangre.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/la-ultima-opcion-de-trump-impone-una-prohibicion-a-los-musulmanes-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

La artimaña del regimen de Trump para evadir los amparos judiciales e imponer una prohibición a los musulmanes

29 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Al mismo tiempo que el régimen de Trump / Pence impugna en los tribunales los interdictos temporales contra su prohibición de viajar a los musulmanes, y a la vez que Trump declara “Vamos a ganar”, el régimen está implementando políticas que ya han impuesto restricciones severas a los viajes a Estados Unidos no sólo a personas de los seis países de mayoría musulmana de la prohibición musulmana 2.0, sino en la mayor parte del mundo. Al hacerlo, han implementado silenciosamente mucho, si no toda, su prohibición musulmana.

El 23 de marzo, el New York Times informó: “Los cables diplomáticos enviados la semana pasada por el secretario de Estado Rex W. Tillerson a todas las embajadas estadounidenses instruyeron a los funcionarios consulares a intensificar ampliamente el escrutinio. Fue la primera evidencia de la ‘revisión extrema’ que el señor Trump prometió durante la campaña presidencial”.

Exentos de esta “revisión extrema” son 38 países. Casi todos estos están en Europa, además de algunos otros como Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda y Japón (desde hace algún tiempo, los visitantes a corto plazo a Estados Unidos de estos 38 países están exentos de tener que solicitar visas en las embajadas de Estados Unidos, pero los de todo el resto del mundo están obligados a hacerlo antes de visitar los Estados Unidos). Incluidas en las nuevas políticas: el resto del mundo, lo que incluye toda África y el Medio Oriente, y casi toda América Latina y Asia.

En lugar de documentar instrucciones explícitas a las embajadas para perseguir a los musulmanes, los cables de Tillerson emplean palabras como “los funcionarios consulares no deben dudar en rechazar cualquier caso que presente preocupaciones de seguridad”. E instruyen a los consulados de Estados Unidos a designar “grupos de poblaciones de personas que han hecho solicitudes que justifiquen un mayor escrutinio”.

A las personas señaladas para este escrutinio hay que interrogarlas sobre no sólo su historia de viaje, sino todas sus direcciones durante 15 años; y todos los números de teléfono, direcciones de correo electrónico y nombres que han utilizado en las redes sociales en los últimos cinco años. Greg Siskind, un abogado de inmigración, dijo al Washington Post que los médicos, profesores universitarios e investigadores encontrarán retrasos o rechazos si son de “ciertos países, o religiones” [note bien: religiones]. Y Siskind dijo al Washington Post que piensa que parte de la investigación a la que someterán la población tiene el fin de crear bases de datos de relaciones entre personas basadas en sus amigos en Facebook y seguidores en Twitter.

En referencia a estas directivas, Stephen Legomsky, el abogado principal de los Servicios de Inmigración y Ciudadanía Estadounidense bajo la administración de Obama, le dijo al Washington Post: “A mi parecer, es una artimaña para evadir los amparos judiciales... Los amparos [de los tribunales federales, contra la prohibición a los musulmanes] bloquean la ejecución de una prohibición de viajar bajo orden ejecutiva. Pero no contienen nada que prohíba específicamente las nuevas reglas sobre la denegación de visas en el extranjero”.

       

 

Permalink: http://revcom.us/avakian/science/ba-el-comunismo-nuevo-materialismo-versus-idealismo-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

The Science...Actual Revolution title image


Haga clic aquí
para leer la obra completa en inglés.

Nota de la redacción: A continuación presentamos un pasaje en español de la nueva obra de Bob Avakian, EL COMUNISMO NUEVO (en inglés). Además de los pasajes que ya se han posteado en www.revcom.us, de cuando en cuando publicaremos otros pasajes en www.revcom.us y en el periódico Revolución. Que estos pasajes sirvan para alentar e inspirar el mayor estudio de la obra en su conjunto, la que ya está a la venta en forma de libro de Insight Press. Además, se puede descargar el pdf del avance en inglés de este libro, unos pasajes y el índice en español aquí, y el texto completo de la Primera parte en español aquí.

Este pasaje es de la sección titulada "Primera parte. Método y enfoque, el comunismo como una ciencia".

Un pasaje de la sección:
Primera parte. Método y enfoque, el comunismo como una ciencia

Para adentrarnos en esto, déjenme empezar con unas preguntas básicas y esenciales: 1. ¿El mundo es en realidad un horror para las masas de la humanidad? 2. ¿Es la revolución, y el objetivo final de un mundo comunista, el mecanismo necesario para cambiar radicalmente todo eso, para eliminar la opresión y la explotación, y eliminar el saqueo del medio ambiente? 3. ¿Es posible que tal revolución efectivamente triunfe, es posible que efectivamente haga nacer una sociedad y un mundo radicalmente diferentes y liberadores? Esas son tres grandes preguntas. Bien, me imagino que todos puedan recitar “las respuestas correctas” a esas preguntas: sí, sí y sí. Y el contenido de esas respuestas ―los argumentos convincentes de por qué en efecto ésas son las respuestas— todo esto se expresa con dinamismo en los discursos y escritos míos y, de manera continua, por medio de la página web revcom.us y el periódico Revolución. Pero aquí necesitamos enfocarnos en la siguiente pregunta: ¿Cómo, y con qué método, obtener esas respuestas ― por medio de la religiosidad o meras repeticiones de dogma, o por medio de algunos otros medios? ¿Y qué enfoque es necesario adoptar a fin de conocer las cosas en general? Lo anterior está muy relacionado con la epistemología ― con la teoría del conocimiento, con la manera en que la gente adquiere conocimiento y la manera en que sabe si algo es verdad, si algo tiene que ver con la realidad o no. En otras palabras, las preguntas tales como: ¿Qué es la verdad? ¿Existe la realidad objetiva? Créalo o no, esa es una pregunta que se debate con pasión en la sociedad: ¿Existe una realidad objetiva y es posible que nosotros lleguemos a conocerla, y qué es la manera de llegar a conocer la verdad acerca de la realidad? Nunca vamos a llegar a donde necesitamos estar sin un enfoque y método científicos correctos para conocer el mundo tal como está en realidad, y además tal como está en movimiento y cambio. Además, nunca vamos a llegar a donde necesitamos estar sin desafiar no sólo qué piensa la gente, sino en lo aún más fundamental, su manera de pensar ― y su manera de “abordar al mundo”.

La ciencia del comunismo ―el comunismo como una ciencia— es otra cosa que se oye mucho. Pero esta cuestión, el comunismo como una ciencia ―el que de hecho el comunismo es una ciencia, el que cumple y aplica las normas y los métodos de la ciencia y el que es posible, y necesario, aplicarlo a la sociedad y a la transformación de la sociedad— todo lo anterior es tema de fuerte contienda no sólo en la sociedad estadounidense, y en el mundo, en su conjunto y en general, sino también específicamente entre muchas personas quienes dicen que buscan algún cambio “progresista” o radical y incluso entre muchas personas quienes proclaman que son “comunistas”, “maoístas”, etc. Todo lo anterior recibe un tratamiento de maneras muy importantes en la Entrevista a Ardea Skybreak, Sobre la importancia de la ciencia y la aplicación de la ciencia a la sociedad, la nueva síntesis del comunismo y la dirección de Bob Avakian, así como en el artículo, la polémica, en Demarcations #4, “Ajith — Un retrato del residuo del pasado”11. Además, definitivamente amerita volver a estudiar esas obras repetidamente. Bien, para repetir, yo esperaría que, al menos a estas alturas, los presentes respondieran con un “sí” a la pregunta de si el comunismo es una ciencia que hay que aplicar para cambiar la realidad y en particular a la realidad de la sociedad humana ― aunque sí es necesario preguntar, y es necesario que nosotros nos preguntemos, el que previamente nosotros de hecho hayamos considerado que eso fuera cierto y el que hayamos actuado en consecuencia. Pero, en lugar de proseguir directamente con esa pregunta, en este momento, cabe que nos adentremos en algunos elementos básicos del comunismo como una ciencia.

Para comenzar con una pregunta básica: ¿Qué es ciencia? Esa pregunta también se discute en la Entrevista a Ardea Skybreak de una manera muy franca, sustantiva y convincente, al recalcar que la ciencia es un proceso basado en la evidencia (en esa Entrevista, ella dice muchas veces: tú no simplemente puedes hablarme de esto y hablarme de aquello, muéstrame la evidencia, yo quiero ver la evidencia). La ciencia es un proceso basado en la evidencia el cual busca conocer la realidad ―no solo los fenómenos superficiales y lo que es aparente en lo inmediato, sino los patrones más amplios y las relaciones más profundas de las cosas en el mundo concreto de la realidad material — las cosas tales como están en realidad y tal como cambian.

En lugar de profundizar más aquí en esa pregunta, dado que no tenemos un tiempo infinito, remitiré a los presentes a esa parte de la Entrevista a Ardea Skybreak —y a la Entrevista en su totalidad― la cual es, para repetir, definitivamente algo que hay que retomar y estudiar de manera detenida y repetida. Pero exploremos esta cuestión: Los comunistas a menudo decimos que el materialismo dialéctico es un método y enfoque plenamente científicos ―de hecho, el método y enfoque más plena y consecuentemente científicos — pero, ¿por qué es lo anterior cierto?

Materialismo versus idealismo

Aquí tenemos el materialismo versus el idealismo. Primero que todo está la cuestión: ¿Qué es el materialismo? El materialismo tiene una relación integral con el método y enfoque científico y surge de los mismos. El materialismo significa tratar, e intentar conocer, el mundo tal como, de hecho, existe objetivamente. Significa entender que existe una realidad material y que toda la realidad, y toda la existencia, se componen de la realidad material y ninguna otra cosa. Engels, quien junto con Marx, era un fundador del movimiento comunista, recalcó el punto, un punto muy importante, de que en términos básicos, hay dos escuelas de filosofía fundamentales y esencialmente opuestas: una es el idealismo y la otra es el materialismo.

Ahora, tenemos que entender esos términos en un sentido científico, y no en el sentido en que la gente suele usarlos en el lenguaje cotidiano. Muchas veces la gente usa el idealismo de una manera positiva: fulano de tal es muy idealista, tiene elevados ideales, lo que significa que tiene muchos principios y que no tiene una mentalidad cerrada, egoísta o lo que sea. Pero en el sentido filosófico, el idealismo, la escuela del idealismo, significa que se piensa que la realidad es una extensión de las ideas —por eso se llama el idealismo, se piensa que la realidad es una extensión de las ideas— las ideas en la mente de los individuos. Por ejemplo: “Tal vez esto no exista para usted, pero sí existe para mí”. Escuchamos constantemente cosas así, este relativismo: “Bien, tal vez eso sea su verdad, pero mi verdad dice algo diferente. Quizá Dios no exista para usted, pero Dios definitivamente existe para mí”. ¡No! Si es que dios existiera, pues dios existiría para todos. Fíjese que esa es la cuestión que tenemos que reconocer. O bien hay un dios o no hay un dios. Dios no es algo que solo puede existir en la mente de una persona ― a menos que sea un dios personal que un individuo inventa, y por lo tanto es fácil tratar el asunto. Pero la escuela de pensamiento idealista en la filosofía sostiene que la realidad que nosotros percibimos es una extensión de las ideas ― o las ideas de diferentes individuos o las ideas de una sola gran mente, lo cual es otra manera de decir ¿qué? Dios. Por lo que naturalmente no es posible comprobar esas ideas frente a la realidad, porque su base existe en la mente de un supuesto dios o de seres humanos individuales. Y eso está completamente al margen de la realidad ―la idea de que hay múltiples realidades que se sujetan al modo de pensar, a los sentimientos, a las ideas o a lo que sea de cada individuo, o de algún supuesto Dios—, esto es totalmente ajeno a la realidad concreta. (Ah, ahí va de nuevo ese concepto escalofriante, la realidad objetiva, la realidad concreta. ¡Ahora nos encontramos al borde del precipicio del totalitarismo!).

Engels también señaló que una de las maneras por la cual sabemos que la realidad material efectivamente existe, es que podemos interactuar con ella ― no sólo podemos conocerla, sino cambiarla. Y cuando la cambiamos, cambia de la misma manera para todos. Diferentes personas pueden responder de diferentes formas a la manera de cambiar la realidad, o tienen diferentes ideas o sentimientos al respecto, pero la realidad cambia objetivamente. Así que ésa es la escuela filosófica del materialismo tal como Engels señaló. La escuela del materialismo, a diferencia de la del idealismo, dice que el mundo material existe objetivamente independientemente de cualquier individuo, o cualquier supuesto dios, y de sus ideas y modos de pensar. Además, de hecho, los individuos y su manera de pensar constituyen un proceso de la realidad material en sí ―el cerebro de una persona, su sistema nervioso, etc.— de todo eso es de lo que se compone el pensar. Bien, es cierto, no conocemos todo acerca de la manera en que esto funciona, aunque constantemente se va conociendo más, y al mismo tiempo hay lucha sobre la manera de interpretar lo que el proceso de conocer genera en muchos casos. Pero sabemos que el cerebro y el sistema nervioso del ser humano son una realidad material concreta que experimenta procesos materiales concretos, y que de eso se constituyen las ideas y el pensar. Y a su vez esas ideas en últimas, y en un sentido fundamental, son un reflejo de la realidad objetiva, un reflejo en la mente de la persona pensante. Esas ideas pueden ser un reflejo correcto o incorrecto, exacto o inexacto de la realidad, pero en últimas son algún reflejo de la realidad. Por lo que esa es una línea divisoria fundamental entre el materialismo y el idealismo.

Bien, es cierto que, por ejemplo en el arte, en la cultura, a menudo se presentarán cosas de una manera diferente a la realidad material concreta, lo que es bueno. No quisiéramos ver un arte que únicamente, siempre y simplemente, refleja la realidad exactamente como es. Sí queremos que se presente de diferentes maneras, con muchas maneras que no corresponden a la realidad tal como es en concreto, lo cual puede inspirar, retar y estimular el pensamiento, entre otras cosas acerca de la realidad concreta. Así que ése es un papel del arte. Sin embargo, ese arte, esa cultura, en última instancia aún es un reflejo de la realidad material. Es la materia prima — la realidad concreta en la sociedad es la materia prima de la que se construye el arte, aunque deliberadamente la distorsiona y tergiversa con el fin de presentar las cosas de una manera diferente. Por lo que he aquí de nuevo esa línea divisoria fundamental entre un entendimiento materialista y un mal entendimiento idealista de cómo son las cosas en realidad.

Lo que nosotros queremos decir por materialismo, en tanto una de las dos escuelas opuestas en la filosofía, para repetir, es distinto a la manera que a menudo se usa en la vida diaria —por ejemplo, la manera en que los predicadores a menudo usan este término o la manera en que a menudo se utiliza en el lenguaje popular— para dar a entender algo como el consumismo: “Esa persona es muy materialista”, lo que quiere decir que tal persona quiere salir y adquirir un montón de bienes de consumo, constantemente está absorta en compras, va comprando más videojuegos, zapatos o lo que sea. O, en algunos casos la gente religiosa y otras personas hablan del materialismo en referencia a aquellos que tienen una mentalidad muy cerrada y son amantes del dinero y bienes materiales: son filisteos —no piensan acerca de grandes cosas, son muy “materialistas” en el sentido de solamente tratar con el alcance más limitado de las cosas, y no se interesan en las grandes cuestiones filosóficas o cuestiones de “espiritualidad”, etc. Pero, en un sentido científico, por lo que se refiere a las dos escuelas básicas de filosofía, el materialismo implica que una persona reconoce que la realidad material existe objetivamente, que todo lo que existe en concreto está hecho de la realidad material, de muchas formas diferentes, y que esto incluye la mente de las personas y sus ideas.

Ahora, para repetir, a veces se dice cosas como: “Bien, quizás el mundo exista objetivamente, pero nosotros no podemos conocerlo en concreto tal como existe objetivamente, solamente podemos conocerlo tal como lo percibimos, o tal como lo construimos en nuestra mente, en nuestras percepciones”. Como ejemplo de lo anterior, Engels señaló al prominente filósofo Emmanuel Kant. Sin entrar en todos esos detalles aquí, lo importante es, tal como Engels aclaró, que incluso la gente que argumenta de esa manera todavía se encuentra en el campo filosófico del idealismo, dado que si se dice que de hecho no es posible conocer nada acerca de la realidad fuera de nuestra manera de percibirla, o tal como la construimos en nuestra mente, pues en efecto nada más sostiene que la única realidad material que existe, o la única realidad material de la que es posible tener certeza, es la realidad material que una persona percibe y la manera en que la percibe, o la “construye”. Todo eso figura en la escuela filosófica del idealismo que dice que la realidad existe en la mente de las personas, o en la mente de un solo gran dios, y de ahí lo demás es una extensión de eso. Por lo que, para repetir, ésta es una línea divisoria fundamental en el enfoque para conocer el mundo y por consiguiente la capacidad de cambiarlo. Tal vez suene a que habláramos de abstracciones teóricas poco claras, pero todos los presentes, estoy seguro, al hablar con la gente, tropiezan con una gran diversidad de formas de este modo de pensar — el modo idealista de pensar. A veces, se encuentra en tesis muy sofisticadas ―o a veces en heces no muy sofisticadas— de parte de algunos de esos académicos. Además, se encuentra en formas muy básicas y cotidianas en la boca y mente de “la gente común”. Para repetir: “Tal vez eso sea cierto para usted, pero no es cierto para mí.” O: “¿Cómo podemos decir en realidad qué es cierto?”. O: “Quizá Dios no exista para usted, pero yo sé que Dios sí existe para mí — sin Dios yo no podría haber hecho esto, yo no podría haber hecho aquello, yo no podría haber dejado la droga, por lo que, de todos modos, Dios existe para mí”. Alguna gente hasta me ha dicho: “Bien, quizá usted no crea en Dios, pero yo sé que Dios lo envió a usted hasta acá para hacer esto”.

Escuchamos cosas así de muchas diferentes maneras, todo el tiempo. Es muy importante que abordemos las cosas correctamente en nuestra manera de tratar con esto y la manera en que llevamos lucha con la gente al respecto. Es decir, que no vayamos a las masas populares y digamos: “Ahora, escuchen, ustedes tienen que entender que hay dos escuelas básicas de filosofía ― Engels señaló...” “¡¿De qué carajos hablan?!” No. Es necesario desmenuzarlo para la gente ― no se trata de diluirlo para la gente, pero sí es necesario desmenuzarlo, es necesario hacerlo accesible para la gente. A la vez, en este respecto es necesario tener una firme fundamentación en lo básico. Si no, uno perderá el norte, no tendrá capacidad de llevar lucha en buen sentido con la gente, debido a que la gente pondrá términos de diversa índole según los cuales quiere discutir y llevar lucha con uno acerca de las cosas, y uno tiene que reconfigurar los términos según lo que de hecho son, o si no, se perderá dando vueltas en círculos. Creo que todos hemos experimentado esto en alguna ocasión.

Por lo que de eso se trata el materialismo en oposición al idealismo. Hay dos escuelas filosóficas básicas: una que está de acuerdo y en correspondencia con la manera en que son las cosas en realidad, y una que está completamente desconectada (patas arriba, si me permiten) por lo que respecta a cómo son las cosas en realidad.

 

11. Ishak Baran y K.J.A., “Ajith — Un retrato del residuo del pasado” en Demarcations: Una revista de teoría y polémica comunista #4, invierno 2015. Se puede descargar en demarcations-journal.org y en revcom.us. [regresa]

 

Índice

Introducción y orientación

Víctimas necias del engaño ajeno y propio

I. Método y enfoque, el comunismo como una ciencia

El materialismo versus el idealismo
Materialismo dialéctico
Mediante cuál modo de producción
Las contradicciones y dinámicas básicas del capitalismo
La nueva síntesis del comunismo
La base para una revolución
Epistemología y moral, la verdad objetiva y necedades relativistas
El yo y un enfoque "consumista" de las ideas
¿De qué se tratará tu vida? — Elevar la vista de la gente

II. El socialismo y el avance al comunismo:
Un mundo radicalmente diferente que podría haber, un camino hacia la verdadera emancipación

Las "4 Todas"
Más allá del estrecho horizonte del derecho burgués
El socialismo como un sistema económico y un sistema político — y una transición al comunismo
El internacionalismo
Abundancia, revolución y el avance al comunismo — Un análisis materialista dialéctico
La importancia del "concepto del paracaídas" — En este mero momento, y aún más a raíz de una revolución concreta
La Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte
   núcleo sólido con mucha elasticidad basada en el núcleo sólido
Emancipadores de la humanidad

III. El enfoque estratégico de una revolución concreta

Un enfoque estratégico general
Acelerar mientras se aguarda
Fuerzas para la revolución
La separación entre el movimiento comunista y el movimiento laboral, fuerzas impulsoras para una revolución
Liberación nacional y revolución proletaria
La importancia estratégica de la lucha por la emancipación de la mujer
El frente unido bajo la dirección del proletariado
La juventud, los estudiantes y la intelectualidad
La lucha contra los modos de pensar pequeño burgueses, al mantener la orientación estratégica correcta
Los "dos máximos"
Los "5 Altos"
Las dos piedras angulares
El internacionalismo — El derrotismo revolucionario
El internacionalismo y una dimensión internacional
El internacionalismo — Forjar otro camino
La popularización de la estrategia
Orientación fundamental

IV. La dirección que necesitamos

El papel decisivo de la dirección
Un núcleo dirigente de intelectuales — y las contradicciones inherentes
Una "pirámide" de otro tipo
La Revolución Cultural al interior del PCR
Es necesario que los comunistas sean comunistas
Una relación fundamentalmente antagónica — y las respectivas implicaciones cruciales
El fortalecimiento del partido — de manera cualitativa así como cuantitativa
Formas de organización revolucionaria, y el "Ohio"
Estadistas, y comandantes estratégicos
Métodos de dirección, la ciencia y el "arte" de dirigir
Trabajar hacia atrás desde "Sobre la posibilidad" —
   Otra aplicación del "núcleo sólido con mucha elasticidad basada en el núcleo sólido"

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/481/declaracion-de-dia-internacional-de-la-mujer-de-la-organizacion-comunista-revolucionaria-mexico-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

La siguiente declaración está posteada en el blog de Aurora Roja, voz de la Organización Comunista Revolucionaria, México.

¡Romper las Cadenas! ¡Desatar la Furia de las Mujeres como una Fuerza Poderosa para la Revolución!

6 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer:

Nueva Delhi, India, diciembre 2012. Protesta contra una epidemia de violaciones.
Nueva Delhi, India, diciembre 2012. Protesta contra una epidemia de violaciones. (Foto: AP)

Día Internacional de la Mujer, Ciudad de México, 8 de marzo de 2011.Día Internacional de la Mujer, Ciudad de México, 8 de marzo de 2011. (Foto: AP)

Yakiri Rubio, acusada de homicidio por defenderse contra un violador, encabeza una marcha con motivo del Día Internacional de la Mujer, Ciudad de México, 2014.Yakiri Rubio, acusada de homicidio por defenderse contra un violador, encabeza una marcha con motivo del Día Internacional de la Mujer, Ciudad de México, 2014. (Foto: AP)

Para millones de mujeres y hombres, el 21 de enero de 2017 fue un día para alzar la voz: desafiar los ataques del régimen de Trump y Pence y las amenazas a los derechos de las mujeres y los derechos humanos en general. Las marchas mostraron la determinación de las personas para luchar por el derecho al aborto de las mujeres y los derechos reproductivos en general y para defender a Planned Parenthood (Planificación Familiar). Muchas personas también salieron a alzar la voz contra los viles ataques de Trump a los inmigrantes y los musulmanes. Todo esto subraya el hecho de que muchísimos millones de personas se oponen de verdad a Donald Trump y lo que su régimen representa. Arriba, más de 200.000 personas protestaron en la Ciudad de Nueva York, de entre los cuatro millones en todo Estados Unidos. (Foto: Twitter/@thisisweber)

Ya basta del asedio de desprecio, humillaciones, abusos y violencia brutal contra las mujeres en todo el mundo. Te humilla la pornografía odia-mujeres en cada puesto de periódicos, te amagan los “Men’s Club” con sus figuras femeninas de neón parpadeando, te amenazan los piropos y manoseos de hombres acosadores, las canciones machistas te bombardean la mente. Puedes ser golpeada, violada, desaparecida o asesinada—por tu exnovio o tu esposo, por hombres desconocidos, por narcotraficantes, por militares o policías. Cada año en el mundo, más de un millón de mujeres y niñas son robadas, vendidas y esclavizadas en la “industria del sexo”, bajo la amenaza de muerte si se atreven a intentar escapar. En México, siete mujeres son asesinadas cada día y es el segundo país en la trata de mujeres, después de Tailandia. Una mujer es violada cada 18 segundos. Si sobrevives y denuncias, el juez y los ministeriales te difaman y te culpan a ti. Si te embarazas por una violación te niegan el aborto legal y seguro, incluso si eres una niña de 10 años, aunque es tu derecho según la ley (en la mayoría de los estados). Si abortas, incluso espontáneamente, te acusan de “homicidio en razón de parentesco” y te encarcelan con condenas de hasta 30 años. 700 mujeres están encarceladas ahora en México, (dato del Centro Las Libres, en Guanajuato), por no dar a luz. La mayoría sufrió abortos espontáneos y la minoría decidió terminar un embarazo no deseado. Negar a la mujer el derecho al aborto legal y seguro es una forma de esclavitud. Un feto no es bebé, la mujer no es incubadora, y el aborto no es asesinato.

Es cierto que el mundo y la vida de las mujeres han cambiado mucho en las últimas décadas, pero una cosa que no ha cambiado es que no somos libres. Por el mismo impulso competitivo del sistema de maximizar las ganancias, y por la lucha de las mujeres, la mayoría de las mujeres salimos al mundo, en vez de estar encerradas en la casa. Millones de mujeres se gastan la vida produciendo ropa o computadoras, cosechando jitomates o limpiando las oficinas de grandes empresas. Muchas son madres solteras, llevando la lucha agobiante de alimentar y educar a sus hijos. También ha crecido la clase media, más mujeres estudian carreras, algunas ocupan posiciones privilegiadas, lo que a veces las convierte en un blanco de la venganza brutal de hombres resentidos. Estos y otros cambios en el papel de las mujeres en la sociedad están chocando con formas y “valores” tradicionales del patriarcado, debilitando en parte su poder de someterlas. Por eso, poderosas fuerzas económicas, políticas y religiosas libran una “guerra” contra las mujeres en todo el mundo para reforzar el patriarcado, porque necesitan mantener la subordinación de las mujeres como un cimiento de todo su sistema opresivo.

Desde hace unas décadas, fuerzas fundamentalistas cristianas e islámicas (y de otras religiones), han suprimido a las mujeres y reforzado la dominación masculina sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas, dondequiera que puedan. El régimen fascista de Trump y Pence en Estados Unidos representa un salto en esta brutal reafirmación del patriarcado y un grave peligro para toda la humanidad, porque encabezan un imperio mundial que aplasta y destruye vidas por toda la Tierra. Controlar y someter a las mujeres es parte central de su programa fascista de restaurar “la grandeza” de Estados Unidos (además de buscar imponer también la supremacía blanca, la xenofobia, la homofobia y la negación de la verdad y la ciencia).

Trump es un abusador misógino bravucón que reclama abiertamente el “derecho” de los hombres a dominar el cuerpo y la vida de las mujeres. Cuando se tiene a un presidente como Trump que se jactó de “agarrar el sexo” a las mujeres, eso pone una nueva “norma” de vil misoginia para EU y todo el mundo. Trump ya ordenó negar fondos federales a cualquier programa de salud reproductiva en otros países que siquiera dé información sobre servicios de aborto, lo cual significa un atentado brutal contra la salud y la vida de millones, por abortos inseguros, por SIDA y por falta de servicios médicos en muchas zonas rurales pobres. También nombró a un juez fundamentalista antiaborto para la Suprema Corte, lo que hace muy probable la eliminación del derecho al aborto en EU, con repercusiones internacionales. Pence es un funda­mentalista cristiano fascista, que busca la prohibición total no solo del aborto, sino de los anticonceptivos, la educación sexual, relaciones sexuales antes del matrimonio, y la represión total de lesbianas, gays y personas con otras identidades no heterosexuales.

En México, la iglesia católica encabeza esta “guerra” para reforzar el patriarcado y los valores de la Edad de las Tinieblas. Dirigió la embestida antiaborto que impuso las reformas constitucionales antiabortos en 18 estados justo después de la despenalización parcial del aborto en el Distrito Federal [Ciudad de México] en 2007, con la ayuda del PAN [un partido de la clase dominante], el entonces presidente Felipe Calderón, políticos del PRI [otro partido de la clase dominante] y de otros partidos, y las iglesias evangélicas. La prohibición del derecho al aborto defendido por todas estas fuerzas no tiene nada que ver con defender “la vida” y tiene todo que ver con afianzar el sometimiento de las mujeres a los hombres y al orden social opresivo actual. En 2016 la iglesia católica y las evangélicas organizaron la “Marcha por la Familia” —que mejor debería llamarse la “Marcha por la Homofobia, el Patriarcado y la Persecución de los LGBTT”— e hicieron que Peña Nieto parara la Ley del Matrimonio Igualitario.

Nada de esta opresión es “normal”. Nada de esto se debe a la “naturaleza humana” o la “naturaleza de los hombres”. En realidad, no existía ninguna opresión social de hombres sobre mujeres por la mayor parte de la existencia de nuestra especie: de los cien mil años de homo sapiens, la supremacía masculina solo surgió y se impuso hace como seis mil años, cuando surgieron las primeras divisiones de clase. Cuando un grupo convirtió en su propiedad privada el fruto del trabajo de los demás, se convirtió también a las mujeres en propiedad de los hombres. Desde aquel entonces, cada sistema basado en la explotación ha mantenido y reforzado el patriarcado, cambiando algunas de las formas de la opresión de las mujeres, pero manteniendo la raíz de la dominación masculina, por medio de instituciones políticas y religiosas, relaciones sociales e ideas que refuerzan toda esta opresión. Hoy en día, es necesario y posible eliminar por completo las dos cosas: la opresión de la mujer y la división de la sociedad entre explotadores y explotados, y no se puede hacer el uno sin el otro.

Como lo plantea Bob Avakian, Presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, “La opresión de la mujer está íntimamente ligada a la división de la sociedad en amos y esclavos, explotadores y explotados, y acabar con todo esto es imposible sin liberar completamente a la mujer. Por eso la mujer desempeñará un enorme papel en el proceso de hacer la revolución y garantizar que esta no pare a medias. Es posible e imprescindible desencadenar plenamente la furia de la mujer como una fuerza poderosa para la revolución proletaria”. (Lo BAsico, 3:23, pág. 87-88).

La opresión a las mujeres es un pilar fundamental del sistema capitalista-imperialista que domina todo el mundo. Tenemos que combatir esta opresión en todas sus formas, a la vez que debemos entender que ninguna nueva ley, protocolo, alerta de género u otra medida dentro de este sistema llevará a poner fin a los intolerables crímenes que se cometen diario contra las mujeres. Nunca nos liberaremos apelando al mismo sistema que produce todos estos horrores y criminaliza a las víctimas. El problema no es simplemente oficiales corruptos, autoridades omisas o la falta de “instrucción en derechos humanos con perspectiva de género” de los uniformados y las autoridades. El problema es el patriarcado y el sistema que lo mantiene y lo impone.

El sistema capitalista-imperialista que domina el mundo hoy en día no puede eliminar la opresión de la mujer, pero ha creado la base material para la revolución comunista que sí lo puede hacer. Los cambios en el papel social de las mujeres están en contradicción extrema con la opresión patriarcal que se refuerza, y esta contradicción es parte muy importante de la base material para la revolución que puede derrocar este sistema y finalmente emancipar a las mujeres y a toda la humanidad.

Existe una tremenda furia y deseo de liberarse de esta opresión entre las mujeres por todo el mundo. No siempre se expresa abierta ni plenamente y a veces se expresa de formas equivocadas. Pero desencadenar y expresar plenamente esta furia y el deseo de liberarse tiene que ser una parte fundamental de preparar y hacer la revolución que hace falta para finalmente emancipar a toda la humanidad. Esta furia y potencial revolucionario se reflejan en parte en torrentes de lucha que irrumpen a veces y sacuden la sociedad—como pasó en la India en 2012 cuando decenas de miles salieron a protestar la violación tumultuaria de una joven por un grupo de hombres desconocidos que la atacaron al bajarse del transporte público; o el 24 de abril de 2016 en México, cuando miles salieron a la calle en varias ciudades en contra de las múltiples formas de violencia brutal contra las mujeres; o el 21 de enero de 2017, cuando 4 millones salieron a las calles en Estados Unidos, acompañados por miles más en otros países, en oposición al régimen misógino y fascista de Trump y Pence y el patriarcado extremo que pretenden imponer.

Organicémonos ahora para combatir el patriarcado y la guerra contra la mujer, con una resistencia que no solo busca aminorar un poco la intolerable opresión de las mujeres sino que lucha por eliminarla, por medio de la revolución comunista que se prepara urgentemente desde ahora.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/482/con-motivo-del-8-de-marzo-discurso-de-pcr-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

Con motivo del 8 de marzo, al luchar por el futuro de las mujeres en todo el mundo…
¡Romper las cadenas! ¡Desencadenar la furia de la mujer como una fuerza poderosa para la revolución!

En nombre de la humanidad, nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista

13 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

BA — trazando un camino adelante hacia la emancipación, para las mujeres del mundo, y para toda la humanidad

¡Romper las cadenas!

¡A romper TODAS las cadenas!
Bob Avakian
sobre la emancipación de la mujer y la revolución comunista

Edición de muestra | La obra completa

 

El siguiente texto es de un discurso preparado por el Partido Comunista Revolucionario para las celebraciones del Día Internacional de la Mujer en todo Estados Unidos el pasado fin de semana.

 

Bienvenidos todos a esta celebración y encuentro con motivo del Día Internacional de la Mujer. Y bienvenidos a la proyección y discusión de cortos del discurso histórico de Bob Avakian ¡REVOLUCIÓN, Y NADA MENOS! (en inglés). Esto es un verdadero placer, porque nadie se ha adentrado tan profundamente como él en las raíces de la opresión de la mujer y cómo podemos eliminar de una vez para siempre esta opresión que ata a la mitad de la humanidad, como parte central de hacer una revolución para poner fin a toda explotación y opresión en todos lados. Si esto fuera lo único que él había hecho, pues sería una gran contribución; pero de hecho BA ha llevado la ciencia de la revolución, de la emancipación humana y del comunismo a nuevas alturas... ha puesto este método a la disposición de todos... ha desarrollado una Constitución para una nueva sociedad, la Nueva República Socialista en América del Norte... y ha desarrollado una estrategia para la manera en que la gente podría luchar y efectivamente ganar, cuando millones de personas estén listos a luchar y se dé el momento indicado, una revolución total con una verdadera posibilidad de ganar. Y él lo ha hecho desde el punto de vista de hacer una revolución en todo el mundo, al servicio de los intereses de los siete mil millones de personas...

Aparte de todo eso, BA dirige al Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos. Ha luchado por mantenerlo en el camino revolucionario y en este momento ese partido está preparando las bases para hacer una revolución concreta en las entrañas de esta bestia a la mayor brevedad posible y, como parte inmediata y crucial de eso, está uniéndose con otros para expulsar al régimen de Trump y Pence.

Por lo tanto, para todos los que tal vez conozcan de BA por primera vez hoy, esto debería ser sólo el comienzo de adentrarse más profundamente en su obra, y para los demás, lo mismo.

Antes de empaparnos en los cortos de película, quiero hablar un poco sobre el momento en que nos encontramos.

El Día Internacional de la Mujer no puede ser más importante y urgente de lo que es este año. Estamos reunidos en un momento en que, en todo el mundo, las mujeres sufren violaciones, brutalidades, humillaciones, secuestros y golpes, la compraventa en la esclavitud sexual, la cosificación y humillación en la pornografía, la privación del control sobre su propia vida y reproducción, la obligación de tener hijos contra su voluntad o para evitarlo, el peligro para su vida o para colmo, la muerte… Las mujeres sufren violaciones, acosos, la dura explotación en las fábricas y el campo, el encierro en el velo y el acoso en la calle, el terror, avergonzamiento, el adoctrinamiento para someterse y el tratamiento como menos que humano. En todas partes.

Piense en lo siguiente: en la última semana, el New York Times sacó un artículo que puso al descubierto a un grupo "secreto" de Facebook de infantes de marina y ex marines que compartieron fotos de soldados femeninos desnudos y de contenido sexualmente comprometedor, imágenes filtradas por novios vengativos, tomadas subrepticiamente mientras las mujeres cambiaban de ropa o iban al baño, o robadas. Y luego intercambiaron comentarios burdos sobre estas mujeres, con amenazas y "bromas" sobre violaciones y la violencia sexual contra estas mujeres, comentarios degradantes sobre sus cuerpos, insultos a su humanidad. Ahora, cuando se oye la palabra "secreto" en el encabezado, quizá uno piense que unos cuantos marines montaran este sitio... o tal vez unos cientos... pero no, eran treinta mil marines. No era un "secreto", era una extensa alianza de la supremacía masculina y la depredación, participaron decenas de miles de marines, quienes se revolcaban en él, forjaron lazos de compañerismo macho, que conspiraron colectiva y abiertamente para degradar y humillar a las personas femeninas con las que trabajan y al lado de las cuales combaten. Los hombres han recibido adoctrinamiento para que vean a estas mujeres con las cuales trabajan y entre las cuales viven como objetos sexuales a los cuales amenazar y deshumanizar por el placer y por el compañerismo entre machos, y no como plenos seres humanos. Esto va de la mano con los niveles epidémicos de violaciones, agresiones sexuales y el generalizado acoso y violencia contra las mujeres en las fuerzas armadas. Y esto no sólo ocurre en las fuerzas armadas, pues éstas son una concentración de la clase de sociedad y la clase de relaciones por las que combaten para proteger y extender. La opresión y la degradación de las mujeres, el tratamiento a las mujeres como objetos sexuales o sacos de boxeo, como procreadoras o criadas de hombres, es una piedra angular de la sociedad estadounidense, al igual que lo es una piedra angular de todas las sociedades basadas en la explotación y la opresión.

O, piense en lo siguiente: El cáncer de cuello uterino, que por su misma naturaleza sólo afecta a las mujeres, es completamente prevenible, pero cada año le roba la vida a 250 mil mujeres en todo el mundo, entre ellas 4.000 en Estados Unidos y un número muy desproporcionado son mujeres negras. Un artículo del periódico Revolución, www.revcom.us, analiza por qué es así, y cabe leer el artículo completo. En realidad, cabe leer revcom.us a diario. El artículo analiza dos cosas grandes que se interponen en el camino de parar estas muertes innecesarias de las mujeres. Primero, las "ganancias netas". Como ocurre con todo en el capitalismo, la medicina es una industria. Las personas reciben atención médica si algún capitalista puede obtener ganancias; de lo contrario, las deja sufrir y morir. Las mujeres negras sufren una doble opresión y un número desproporcionado están en la extrema pobreza, por lo que un número desproporcionado mueren innecesariamente. Pero además, está la otra cosa grande. Durante años, los fascistas cristianos como los que están agrupados en torno a Trump han luchado contra la vacuna que podría prevenir este mortal cáncer. ¿Por qué? Debido a que las cepas principales del cáncer de cuello uterino provienen de infecciones de transmisión sexual, y estos odiadores de mujeres no quieren dar el mensaje de que está bien que las mujeres tengan relaciones sexuales fuera del matrimonio. A su parecer, corresponde que las mujeres se mantengan su virginidad hasta se casen y que de ahí, sean procreadoras al servicio de sus esposos. Se oponen tanto a que las mujeres controlen su propia sexualidad, que no les cuesta ningún trabajo en absoluto castigar a estas mujeres con la muerte si eligen tener relaciones sexuales.

Pero hay más. Estamos reunidos en un momento en el que, a pesar de todas las afirmaciones de progreso e igualdad, y a pesar de la verdadera y heroica lucha de las mujeres por romper con muchas formas tradicionales de esclavización y opresión, en todo el mundo se están apretando las cadenas de la opresión sobre las mujeres, se está restableciendo e intensificando el patriarcado violentamente y los golpes contra las mujeres las están dejando aún más abajo. La violación tumultuaria y repetida es un arma de guerra. El tráfico de millones de mujeres y niñas como esclavas sexuales. La mortaja que envuelve a las mujeres en la burqa y velo y cuando no se someten, su quema con ácido. El acoso sexual a las mujeres en los lugares de trabajo, la violación de ellas en las cárceles y los centros de detención. Los golpes contra ellas en los hogares, de un rincón del mundo al otro.

Justo aquí en Estados Unidos, ya ha llegado a la presidencia Donald Trump, un hombre que se jactaba de agredir sexualmente a las mujeres con los términos más toscos y degradantes, un hombre que sin avergonzarse ha humillado a las mujeres, llamándolas "gordas marranas", "cochinas" y "perras", un hombre del que emana un desprecio arrogante y odio hacia las mujeres. Desde el máximo cargo de Estados Unidos, no sólo está consagrando como algo normal y aceptable esta abierta y tosca degradación y odio hacia las mujeres, sino que está impulsando una cruel venganza contra las mujeres, azuzando y fomentando la frustración que muchos hombres han sentido por tener que contener su deseo de degradar y mantener abajo a las mujeres después de que las mujeres en pie de lucha desafiaron su deseo. Trump lo está restableciendo con venganza. Y mientras tanto, él está cogido de la mano con ese teócrata fascista cristiano Mike Pence, un sujeto que lleva décadas humillando a las mujeres, luchando para penalizar el aborto, para colmo en casos de violación e incesto, encima de cuando la vida de la mujer corre peligro, y quien también ha luchado para quitarle el control de la natalidad a las mujeres, para despenalizar la discriminación contra la gente LGBTQ, y para aplicar una interpretación textual del Antiguo Testamento de la Biblia como máxima ley oficial.

       

Uno de sus primeros actos fue la firma de la Regla Mundial de Mordaza, que niega fondos a cualquier organismo en todo el mundo que ofrece atención de salud o cualquier otro servicio si se atreve a mencionar adonde las mujeres pueden ir para hacerse un aborto sanitario por ley. En otras palabras, están chantajeando a los organismos de salud de todo el mundo, diciéndoles que no pueden ofrecer tratamientos por ébola u otra atención médica sin colaborar en la privación del acceso a abortos sanitarios a las mujeres. Esto inmediatamente condenó a muerte a miles de mujeres, porque cuando las mujeres no pueden acceder a un aborto sanitario por ley, mueren por un aborto ilegal mal practicado. Unas 70.000 mujeres mueren al año en todo el mundo debido a la falta de abortos sanitarios. Pero hay más: millones de mujeres tienen una vida truncada porque la situación las obliga a tener hijos contra su voluntad; las obliga a vivir en la pobreza o a estar atrapadas en relaciones abusivas, o a abandonar los estudios, o a tomar medidas desesperadas para sobrevivir y dar de comer a sus hijos. Esto ya lo han hecho estos odiadores de mujeres en la Casa Blanca, y van en sus meros comienzos. Tienen la intención de eliminar completamente el aborto y el control de la natalidad para las mujeres, lo que incluye en Estados Unidos. Y que tengamos mucha claridad: NO se trata de la llamada vida del feto, se trata de controlar y esclavizar a las mujeres. El feto no es un bebé. El aborto no es un homicidio. La mujer no es una incubadora. Las mujeres son plenos seres humanos.

O veamos lo que le están haciendo a las mujeres que están impulsadas por desesperación a huir de sus países y hacer la peligrosa y degradante travesía por la frontera para entrar a Estados Unidos. No sólo Trump ha azuzado todo este vil odio anti-inmigrante... no sólo ha desatado al estado para derribar las puertas y arrebatar los inmigrantes a sus hijos y sus familias... sino que ¡con descaro amenaza con acusar a las mujeres detenidas cerca de la frontera con sus hijos por el delito de "tráfico humano"! Quitarles sus hijos, detener a los hijos y las mujeres y separarlos, y luego acusar a estas mujeres de tráfico humano, como si ellas, que sacrifican todo para ayudar a sus hijos a escapar de condiciones desesperadas, ¡fueran los criminales y los traficantes! Esto equivale al gran crimen cometido por Estados Unidos cuando rechazó a los refugiados judíos en la década de 1930 que llegaban por barco desde la Alemania nazi, pero es peor, ¡es como si también hubieran acusado a estas mujeres de crímenes! ¡Todo esto en boca de un presumido depredador sexual!

Estos dos hombres (Trump y Pence) concentran no sólo el vil odio y la misoginia que acechan a las mujeres en todo el mundo, sino también la fea venganza y castigo que se está desatando contra las formas en que las mujeres mediante lucha han roto con muchas de las formas tradicionales de opresión a las que se han enfrentado, y como una forma para tratar de mantener una cohesión reaccionaria de la sociedad en el preciso momento en que su sistema se enfrenta a grandes desafíos y grandes cambios. Esta violenta reafirmación del patriarcado es parte de una reconfiguración fascista de la sociedad que están forjando a martillazos, con sus ataques violentos contra los inmigrantes y los musulmanes, sus amenazas a la prensa, su socavación de la separación de poderes, su negación del cambio climático y el embate frontal contra toda la ciencia, y mucho más.

Sería muy difícil exagerar el profundo peligro que esto representa no sólo para las mujeres en todas partes, sino para toda la humanidad. Hay que impedir que este régimen consolide su agenda fascista; hay que expulsarlo del poder. Así que nos reunimos en un momento de gran y creciente peligro.

Pero esto no es lo único que pasa. También vivimos en una época de profundos murmullos de resistencia e indignación. Es muy importante que un día después de la toma de posesión de Trump, millones de mujeres y hombres se tomaran y llenaran las calles en cada ciudad importante y muchos pueblos de Estados Unidos, así como muchas ciudades y pueblos en todo el mundo. No podían sentarse en casa y soportar todo esto: tenían que estar entre otras personas, hacerse oír y sentir sus voces e indignación. Han seguido otras formas muy importantes de resistencia: contra la prohibición de los musulmanes cuando la gente inundó los aeropuertos, contra las detenciones en redadas de los inmigrantes mientras los inmigrantes latinos y otros se declaraban en paro y salían a la calle, entre los estudiantes en pie de lucha contra los fascistas en sus escuelas, y de otras formas. Y, hace apenas unos días, en todo Estados Unidos y en todo el mundo las mujeres se pusieron de pie una vez más: salieron del trabajo, se tomaron las calles, vestidas de rojo, dieron voz a su justa indignación. Esto es extremadamente importante, y hay que impulsarlo, de manera aún más amplia y más resuelta, y hay que propagarlo. Al mismo tiempo, hay que vincularlo cada vez más con la lucha para expulsar a este régimen fascista del poder, y un número creciente de personas en esta lucha tienen que vincularse cada vez más a la lucha para hacer una revolución concreta, para arrancar las raíces de esta opresión derrocando el sistema que requiere y refuerza esta opresión, poniendo fin a toda explotación y opresión y a la misma división de la sociedad en clases, en amos y esclavos, en opresores y oprimidos, en explotadores y explotados.

Más que nada: Estamos reunidos en un momento en que está en marcha una feroz batalla sobre el futuro de las mujeres, o sea, la mitad de la humanidad. Y esta lucha está integralmente ligada a la lucha por el futuro de toda la humanidad. Como dijo Bob Avakian hace unas décadas, pero lo que sigue siendo cierto y aún más acertado hoy:

La cuestión general de la posición y el papel de la mujer en la sociedad se presenta cada día más agudamente en las extremas circunstancias de hoy... No se puede concebir la resolución de todo esto salvo de la manera más radical… La cuestión que pende es: ¿será una resolución radical reaccionaria o una resolución radical revolucionaria, implicará reforzar las cadenas de la esclavitud o destruir los eslabones más decisivos de esas cadenas y abrir la posibilidad de realizar la eliminación completa de todas las formas de dicha esclavitud?

Está por determinarse la respuesta a esta pregunta: si esta lucha sobre el papel de la mujer se resolverá de la manera más revolucionaria y liberadora, o si se resolverá mediante el forzoso restablecimiento y consolidación de una esclavización aún más cruel y opresora. Lo que nosotros hacemos tiene mucho que ver con cómo será la respuesta. Y, lo que nosotros entendemos va a moldear lo que hacemos.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/carl-dix-farrakhan-dice-que-se-puede-hacer-un-trato-con-trump-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

Farrakhan dice que se puede hacer un trato con Trump; nosotros decimos, ¡Expulsar a ese fascista y a derrocar al maldito sistema!

Carl Dix

28 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Louis Farrakhan, líder de la Nación del Islam, concluyó su discurso de apertura del acto anual Día de los Salvadores de la Nación del Islam así: “Ustedes [los negros] tienen miedo porque no ven la mano de Dios en la presidencia de Donald Trump… Dios lo puso ahí para desmantelar esta casa”. ¡La casa que Trump supuestamente desmantelará es el dominio del mundo por los blancos!

Anteriormente en su discurso, Farrakhan dijo: “Tengan cuidado en cómo ustedes [refiriéndose a los negros] hablan del presidente — hablo, pero soy respetuoso… porque si algo le pasa al Sr. Trump, esa gente [sus seguidores blancos] van a desmandarse, e imagínense sobre quién se desmandarán primero — sobre nosotros [los negros]”. También dijo que ya es hora de que los negros se separen de los blancos. “Ellos [los blancos] no les van a dar suficientes empleos a ustedes, y nunca les van a conceder la justicia. Pero con el presidente Trump, quizá se podría hacer un trato cuando el castigo de Dios se vuelva tan severo”. Farrakhan hasta dijo que Jim Brown tuvo razón al reunirse con Trump porque Trump es un hombre poderoso y Brown es lo suficientemente inteligente como hacer un trato con él.

¡Tonterías! Cuando Farrakhan dice que dios puso a Trump en la Casa Blanca para desmantelar la supremacía blanca mundial, es como si dijera un líder sionista de la comunidad judía en aquellos tiempos que ¡dios puso a Adolfo Hitler al mando de Alemania para obligar a los judíos a huir a Palestina!1 Dios no puso a Hitler al mando —eso lo hicieron los imperialistas en Alemania— y los judíos terminaron asesinados. La clase dominante estadounidense SÍ puso a Trump en la Casa Blanca. Está en una misión, pero no es una misión de dios — lo que sería imposible, ya que dios no existe en primer lugar. Es una misión de imponer en Estados Unidos una forma fascista de gobernar.

El régimen de Trump y Pence ya ha empezado a satanizar y singularizar a un grupo tras otro. Trump afirma que la verdad es lo que él diga que sea. Ataca a los medios de comunicación y amenaza a los que lo critican. Es muy claro hacia dónde va. Su objetivo es reestablecer la supremacía blanca abierta; hacer que Estados Unidos se desmande por todo el mundo; meter a las mujeres “en su lugar” a golpes: perseguir a musulmanes, inmigrantes, y gente gay y transexual; y quitar derechos legales y políticos por completo. El régimen de Trump y Pence es fascista, y hay que expulsarlo antes de que sea tarde.

Los “consejos” de Farrakhan recomiendan que los negros traicionen a otros pueblos oprimidos que están recibiendo los latigazos del programa de Trump, dejándolas solas. También deja desarmado al pueblo negro ante el martillo del régimen de Trump y Pence que les caerá por encima y les tiende una trampa que termina en matanza.

Si usted no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá–o se verá obligado–a aceptarlo.

¿Qué tipo de trato se puede hacer con un sujeto con una misión de este tipo? Lo que dice Farrakhan es que el pueblo negro debe aspirar a su tajada del pastel en Estados Unidos, haciendo un trato con Trump para controlar sus propias comunidades. Y que para poder hacer ese trato, hay que llevarse bien con él, quedándose al margen y calladitos cuando la embestida fascista de Trump singulariza a otros pueblos oprimidos porque si uno se le opone, lo atacan también. Además, eso podría desbaratar cualquier trato que uno podría arreglar con ese hombre poderoso.

Además, Farrakhan promueve estas necedades en un momento en que muchísimas personas están impulsadas a la vida política, que se resisten en maneras en las que no lo hicieron antes y hacen preguntas grandes sobre por qué las cosas son como son, y qué se puede hacer al respecto. Hay un potencial para construir un movimiento del tipo que se necesita para acabar ya de una vez con el horror que Estados Unidos inflige al mundo, y Farrakhan aconseja a los negros a quedarse al margen y buscar una oportunidad de hacer un trato jugoso y conseguir su tajada.

Yo sé que algunos seguidores de Farrakhan dirán que no soy justo con el reverendo porque él tiene en mente más de lo que dijo en su discurso; que él no revela todo “porque no hay que permitir que el enemigo conozca el plan completo”. Les contesto que un líder que tiene un “plan oculto” aprovechará ese plan para cabalgar sobre el lomo de las masas populares. El Partido Comunista Revolucionario (PCR) tiene un plan — de hacer la revolución y deshacerse del presente sistema y de la explotación y opresión que éste refuerza sobre la humanidad. Propaga su plan entre las masas para que puedan hacerlo suyo, ejercerlo y cambiar la historia.

Como dice Bob Avakian, el líder del PCR:

Existe el potencial de que algo de una hermosura inaudita surja de una incalificable fealdad: de que el pueblo negro juegue un papel crucial para, por fin, deshacerse de este sistema que no sólo lo ha explotado sino que por tanto tiempo y de tantas formas lo ha deshumanizado, aterrorizado y atormentado — deshacerse de todo este sistema de la única manera posible — luchando por emancipar a la humanidad, para poner fin a la larga noche en que la humanidad ha estado dividida en amos y esclavos, y en que las masas de la humanidad han sido azotadas, golpeadas, violadas, masacradas, encadenadas y amortajadas en ignorancia y miseria.

Se trata de dos puntos de vista diametralmente opuestos. Buscar una oportunidad de conseguir lo suyo agarrando una tajada de la explotación y el saqueo del sistema, o formar parte de los emancipadores de la humanidad y actuar para acabar con toda la explotación y opresión.

El régimen de Trump y Pence tiene un programa para el pueblo negro: desatar a la policía a matar y golpear a aún más personas, llenar aún más las cárceles, repartir unos pocos empleos para sobornar a unos para que se conviertan en capataces de la represión del régimen, y hacer uso de sus lacayos para espiar, confundir, dividir y aplastar a cualquier persona que le diga NO a todo lo anterior. Se proponen a aplastar la lucha del pueblo negro contra su opresión, de una vez por todas. No se hará ningún trato con este régimen que logre nada bueno para el pueblo negro. Hablar de quizás hacer un trato con Trump “cuando el castigo de Dios se vuelva severo” no es más que inscribirse en el programa trumpista cuando uno calcule que puede sacarle la mayor tajada. Eso sería un programa de colaborar en la opresión de las masas del pueblo negro.

El pueblo negro debe reunirse con personas de todo tipo para sacar a este régimen del poder. Y en la expulsión del régimen, el objetivo no es de hacer que las cosas vuelvan a cómo estaban antes, porque antes para nada estaban bien. Miles de millones por todo el mundo, y millones de personas en Estados Unidos sufrían innecesariamente. La lucha por expulsar al régimen que depara horrores aún mayores para la humanidad debe ser librada como una parte de hacer nacer una revolución concreta que acabe con el sufrimiento que el presente sistema inflige a la humanidad, de una vez por todas.


1. A propósito, la analogía también es apropiada porque Farrakhan juega un papel hoy similar al que jugaron los sionistas en ese entonces: le dijeron a su gente que no luchara contra toda la opresión sino que se vendiera al imperialismo como opresores de otros. Y hoy Israel, con lujo de violencia, sirve a Estados Unidos en el trabajo sucio de oprimido no sólo al Medio Oriente sino al mundo entero.[regresa]

 

       

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/steve-harvey-rompe-su-propio-record-de-lamer-suelas-y-arrastrarse-por-el-suelo-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

Steve Harvey rompe su propio récord de lamer suelas y arrastrarse por el suelo

Carl Dix

29 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Steve Harvey es un payaso, y no en el buen sentido de la palabra. No le bastaba hacer su viaje personal a Trump Tower para besar el anillo de Donald Trump. Ahora aconseja a otros que imiten su comportamiento de lamesuelas hacia Trump. Al responder a un video del rapero Snoop Dogg que satirizó, en palabras de Snoop, “Ese maldito payaso en la Casa Blanca”, el consejo de Harvey a Snoop y a otros fue: “Hay que respetar al presidente”.

Dado el punto de vista avaricioso y misógino en los putrefactos “libros de consejos” que Steve Harvey ha escrito, Harvey a lo mejor SÍ admira y respeta a Trump. Pero nadie que se preocupe por la humanidad debe respetar a ese fascista.

¿Por qué razón respetaría uno a un hombre que se jactó de agarrar a las mujeres por sus genitales; ha abogado por una prohibición musulmana; ha prometido construir un muro en la frontera con México y deportar aún más de los 2,5 millones de inmigrantes deportados bajo Obama; ha prometido desatar completamente a los policías —policías que se han capturado en video asesinando negros una y otra vez— y llamó a Black Lives Matter / La Vida de los Negros Importa una organización terrorista?

¿Es posible que Harvey quisiera decir que la gente debería respetar la presidencia, y no el hombre? A eso yo digo que los presidentes estadounidenses desde la fundación del país han presidido horror tras horror perpetrado sobre la humanidad: el robo de la tierra y el genocidio de los habitantes indígenas; la esclavización de los negros y su continua explotación y opresión brutal; guerras de conquista que comenzaron en América Central y el Caribe y se expandieron por todo el mundo; y en la actualidad la devastación del medio ambiente de nuestro planeta, y los aviones no tripulados matando a hombres, mujeres y niños en el Medio Oriente, Asia y África.

Harvey agregó que Snoop y otros deben tener cuidado de lo que digan sobre Trump porque la gente de Trump puede usar el gobierno para agarrar su dinero o perseguirlos bajo el pretexto de que han incitado a otra persona a atacar a Trump. Harvey está culpando a Snoop por adelantado. Y sostiene que Snoop y otros deben mantener la boca cerrada, la cabeza baja y las nalgas cubiertas mientras que el régimen fascista de Trump ataca a los musulmanes y latinos; mientras que amenaza enviar a los federales para “arreglar” la carnicería en Chicago; mientras que califica “enemigos del pueblo” a los medios de comunicación que no informarán sobre sus mentiras como si fueran la verdad, y más.

Tengo una pregunta para Steve Harvey: ¿Cómo funcionó eso en la Alemania nazi?

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/466/otras-voces-sobre-trump-y-la-resistencia-es.html#vusc323

Revolución #484 29 de marzo de 2017


Warning: file_get_contents(../a/466/otras-voces-sobre-trump-y-la-resistencia-es.html#vusc323): failed to open stream: No such file or directory in /home/revweb/public_html/quick/484es.php on line 144

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/la-marcha-popular-sobre-el-clima-del-29-de-abril-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

La Marcha del Pueblo por el Clima del 29 de abril: “Nos resistiremos a los ataques contra nuestro pueblo, nuestras comunidades y nuestro planeta”

26 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Docenas de grupos ambientalistas y de justicia ambiental se unieron a grupos de fe, sindicatos y otros para organizar una marcha por el clima, los empleos y la justicia el 29 de abril en Washington, DC. Se realizarán marchas relacionadas en todo el país. La marcha es una continuación del “Movimiento Climático de los Pueblos” que llevó a 400.000 personas a las calles de Nueva York en septiembre de 2014 en respuesta a la crisis climática. Y tiene lugar una semana después de la marcha en pro de la ciencia que tendrá lugar en el D.C. y otras ciudades alrededor del país y el mundo el 22 de abril.

El llamamiento a la marcha declara:

En el día 100 de la Administración de Trump, estaremos en las calles de Washington D.C. para demostrar al mundo y a nuestros líderes que nos vamos a resistir los ataques a nuestro pueblo, nuestras comunidades y nuestro planeta.

Nos reuniremos de todo Estados Unidos para fortalecer nuestro movimiento. Manifestaremos nuestro poder y resistencia ante las puertas de la Casa Blanca. Llevaremos nuestras soluciones a la crisis climática y los problemas que afectan a nuestras comunidades a nuestros líderes en el Congreso para exigir la acción.

La marcha exige la acción y soluciones a la crisis climática arraigadas en la justicia racial y social, la protección del aire, agua y tierra limpios, y un mundo en paz. Es muy importante que hayan unido las demandas para proteger el medio ambiente con aquellas para un fin inmediato de los ataques contra los inmigrantes, las comunidades de color y los pueblos indígenas y para proteger los derechos fundamentales de la libertad de prensa, de expresión y de protesta.

La Marcha Climática de los Pueblos del 21 de septiembre de 2014

La Marcha Climática de los Pueblos del 21 de septiembre de 2014. La pancarta dice “El capitalismo destruya el planeta… ¡Nos hace falta la revolución, y nada menos! Foto: Especial para revcom.us/Revolución

Este llamamiento sale cuando el régimen de Trump y Pence ha lanzado una brutal guerra total contra el medio ambiente en un momento de peligro ambiental planetario. El presupuesto de Trump exige una evisceración masiva del 31 por ciento del presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental que profundamente retrasará las protecciones e investigaciones climáticas, dañará en gran medida los esfuerzos para proteger el aire, el agua y la tierra y restringirá la ciencia ambiental. El mismo día que esto se anunció, los científicos de los arrecifes de coral informaron que vastas secciones de la Gran Barrera de Coral de la costa de Australia —quizás el ecosistema oceánico más rico de la Tierra— ya están muertas, destruidas por el calentamiento de los océanos y la contaminación por dióxido de carbono.

El régimen fascista de Trump y Pence y sus partidarios en el Congreso ya han matado una regla que impidió que las compañías de carbón vertieran desperdicios en arroyos, han debilitado las reglas sobre el agua limpia, han terminado el monitoreo de las emisiones de metano de la industria de petróleo y gas, y han prometido eliminar los estándares de eficiencia de combustible para vehículos nuevos. Están en marcha medidas para permitir la matanza de los cachorros de oso y de lobo en las reservas naturales, y para socavar la Ley de Especies en Peligro que ha ayudado a detener la extinción de las especies amenazadas en Estados Unidos, probablemente cientos de ellas. Han silenciado a funcionarios, han borrado información de organismos gubernamentales encargados con la protección del medio ambiente y las tierras públicas. Están en una misión para eliminar toda regulación que limite la capacidad de las empresas capitalistas para saquear el mundo natural. Y todo esto se suma a una consolidación general fascista de la sociedad que amenaza a los pueblos oprimidos y a toda la humanidad.

La marcha del 29 de abril es una bienvenida convocación a la gente a que se tomen las calles para detener esta daga dirigida al corazón de nuestro planeta y su pueblo — y hay que vincularla y hacerla parte del fortalecimiento de la lucha muy urgente para expulsar al régimen fascista de Trump y Pence.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/supremacista-blanco-mata-a-hombre-negro-en-nueva-york-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

¡Trump ha soltado los perros!

Supremacista blanco mata a hombre negro en Nueva York

29 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Timothy CaughmanTimothy Caughman, de su cuenta de Twitter.

Un supremacista blanco asesinó a puñaladas a Timothy Caughman, un hombre negro de 66 años el lunes por la noche, el 20 de marzo. El asesino viajó a Nueva York desde Baltimore, Maryland para matar a hombres negros. Los fiscales dicen que el asesino de 28 años, James Jackson, dijo a la policía que planeaba hacer una matanza, matando a tantos negros como pudiera. Y, como si fuera de la era de los linchamientos de Jim Crow, dicen que Jackson odiaba en particular a los hombres negros que salían con mujeres blancas.

Jackson entró en una comisaría de policía el miércoles por la mañana y se entregó después de que un video de él se hizo público. Hasta el momento, casi toda la información disponible ha salido de la policía, que dice que Jackson llegó a Nueva York para cometer sus crímenes porque obtendría la mayor cobertura mediática. Le citaron: “He tenido este odio por los hombres negros desde que era un adolescente”.

“¿En qué tipo de mundo vivimos en este momento?”

Timothy Caughman había asistido a la universidad y trabajado con los jóvenes en Queens, New York como parte de un programa para la juventud. Se preocupaba por los jóvenes en el barrio. Caughman había establecido una relación de larga data via Twitter con la actriz Shari Headley. Cuando ella se dio cuenta de la noticia, tuiteó: “Tengo un peso en el corazón mientras tecleo esto. Timothy Caughman fue un fan de mí desde 1991. Sólo divulgó EL AMOR. Su asesinato no tenía sentido”. Preguntó, “¿En qué tipo de mundo vivimos en enste momento?” El sabado por la noche, casi cien personas reunieron en el barrio de Baltimore donde vivía el asesino, llevando a cabo una vigilia en honor de Caughman.

Los principales medios de comunicación, incluido el New York Daily News, pintaron de inmediato a Timothy Caughman como si fuera el perpetrador. “Él [Caughman] tiene 11 arrestos previos, incluyendo por marihuana, asalto, resistencia a arrestos, y amenazas”. El New York Post, para no quedarse atrás, fue aún más lejos. Después de contar a sus lectores cómo Caughman logró caminar una cuadra después de ser apuñalado, y logró llegar a una comisaría de policía en busca de ayuda — el Post continúa: “Fuentes policiales dijeron que el criminal de carrera se negó a hablar con la policía sobre el incidente y se comportó de modo combativo antes de su muerte.” Piense en el hecho de que un policía de mierda se lo contaría a los reporteros. ¿Y qué jodido reportero decidiría ponerlo en su artículo? ¡Este “criminal de carrera” que “se negó a hablar con la policía” y “se comportó de modo combativo” estaba a punto de tomar su último respiro después de que un racista blanco repugnante le apuñaló con una espada! Y qué impacto se suponía que tendría excepto el de amortiguar la indignación por este asesinato terrorista a sangre fría al disminuir el valor de la vida de Timothy Caughman y, por lo tanto, su muerte.

Los reporteros del Daily News no habían terminado: “No fue la primera vez que un loco sanguinario viajó a Nueva York para ejecutar a los inocentes”, escribieron, y equipararon el asesinato de un hombre negro por un supremacista blanco con el asesinato de dos policías por un hombre negro en diciembre de 2014. Un artículo de Fairness and Accuracy in Reporting [Imparcialidad y Exactitud en el Periodismo] que examinó la cobertura del asesinato de Timothy Caughman, sacó esta conclusión:

Esta es una extraña decisión periodística que parece ser algún tipo de intento de “equilibrar” la cobertura, lo que sugiere que podría haber un poco de rendición de cuentas: Sí, este hombre negro fue asesinado sin sentido por un supremacista blanco, pero otro tipo negro mató a policías hace dos años y medio, así que....

El régimen de Trump tiene las manos manchadas de la sangre de Timothy Caughman

Donald Trump y todo su régimen tienen las manos manchadas de la sangre de Timothy Caughman. Para muchos monstruos racistas, el lema de “Hacer que Estados Unidos vuelva a tener GRANDEZA” de Trump es un mensaje para entendidos que realmente quiere decir “Hacer que Estados Unidos vuelva a ser BLANCO”. No es de sorprender que ha surgido un aumento de 50% en crímenes de odio en la Ciudad de Nueva York en el último año, según Al Jazeera. Los bichos salen de debajo de las rocas para dirigir su veneno a los inmigrantes, musulmanes y judíos, negros, mujeres y la comunidad LGBTQ — envalentonados por un régimen fascista que glorifica todo del pasado blanco de Estados Unidos. Un mes antes, un hombre armado blanco en un bar de Kansas mató a tiros a un hombre de la India, Srinivas Kuchibhotla, y tiró a otros dos, después de gritar “sálganse de mi país”. Y hace dos semanas un hombre en Seattle mató a Deep Rai, un hombre sikh, diciendo “vuelve a tu propio país”. También se han atacado y desfigurado mezquitas musulmanas y centros comunitarios judíos.

Trump, el líder de este régimen fascista, no ha dicho —o tuiteado— ni una sola palabra sobre el asesinato de Timothy Caughman a manos de un supremacista blanco. Envió oraciones y condolencias via Twitter a la familia y amigos de Kurt Cochran, un estadounidense muerto en un atentado terrorista en Londres. El silencio sobre Timothy Caughman no fue sólo un insulto, sino que fue otro mensaje a su base, alimentando el terror violento contra los negros.

Una razón más, una alarma fuerte más, que señala la urgencia de expulsar al régimen de Trump y Pence.

       

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/lunes-1-de-mayo-resiste-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

De un lector:

Lunes, 1º de Mayo: ¡Resiste!

31 de marzo de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Una diversidad de grupos pro derechos del inmigrante, estudiantes, sindicatos y otros están convocando a una huelga general y protestas masivas el lunes 1º de mayo. En oposicion especial a los ataques contra los inmigrantes y las deportaciones, las protestas vinculan una gama de ultrajes peligrosos cometidos por el régimen fascista de Trump y Pence, y las mismas convocatorias para las protestas expresan una marcada amplitud y unidad.

La satanización y las redadas contra los inmigrantes son uno de los pilares principales del programa fascista del régimen de Trump y Pence. De acuerdo con la misión de “Hacer que Estados Unidos vuelva a ser blanco”, esta embestida tiene el objetivo de aglutinar y reestablecer a Estados Unidos sobre un fundamento y una identidad cristianos, al mismo tiempo que califica a pueblos enteros de “extranjeros criminales” a los cuales no se les reconoce ni los derechos debidos ni siquiera su humanidad básica. Separan despiadadamente a las familias, agarran y se llevan a las personas cuando sea y donde sea simplemente por ser inmigrantes. El régimen de Trump y Pence ha instituido un programa en el Departamento de Justicia el que sacaron entero del libro de jugadas nazi: registran a los “crímenes de indocumentados” con fin de satanizar y deshumanizar a todo un sector de la población, al mismo tiempo que azuzan el odio y la violencia de chusmas en su contra. El programa también se basa en una mentira nociva de que los indocumentados sean “violadores, pandilleros y delincuentes”, aunque según las cifras, los indocumentados cometen menos crímenes que los ciudadanos. Establecen este programa y promueven esta mentira únicamente para alienar y aislar a los sectores de gente que vienen a Estados Unidos.

La resistencia de masas a esto es absolutamente esencial. Y será aún más poderosa cuando se vincule con la resistencia a los otros aspectos del programa fascista que este régimen trata de consolidar.

Además, estas protestas ocurren en medio de una fuerte lucha entre diferentes sectores de los gobernantes sobre el estatus de las “ciudades santuario”, y el objetivo del régimen es obligar a los municipios a cooperar con el ICE (la Migra) para hacer detenciones. Muchos municipios se niegan a hacerlo a pesar de las amenazas de quitarles los fondos federales. (Vea “Lo mucho que está en juego en la guerra de Trump contra las jurisdicciones santuario”.)

El 1º de Mayo, un día internacional de la revolución, y en muchos países el “Día Internacional del Trabajador”, se convirtió durante la última década en un importante día de protesta por los derechos del inmigrante en Los Ángeles y en todo Estados Unidos. En el contexto del régimen fascista de Trump y Pence, y la necesidad de impedir que consoliden su programa fascista, este día cobra una profunda urgencia.

Se han reunido en la convocatoria para una Huelga General en 1º de Mayo, la Alianza de Trabajadores de la Cadena Alimentaria (ATCA) y el Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicio-Trabajadores de Servicios Unidos del Oeste (SEIU-USWW). La ATCA es una coalición nacional de organizaciones obreras. Juntos, abarcan más de 340.000 miembros en todo Estados Unidos e incluyen algunas de las fuerzas que llevaron a cabo el Día sin Inmigrantes el 16 de febrero. El presidente del sindicato de maestros de Los Ángeles ha pedido que la superintendente del distrito cierre oficialmente las escuelas angelinas en solidaridad con la huelga. El Movimiento Cosecha ha convocado a un Día sin Inmigrantes. Grupos universitarios por todo Estados Unidos están organizando una huelga estudiantil para el Primero de Mayo, y algunos movilizan para que se salgan de clases el 13 de abril para cobrar fuerza e impulso para el Primero de Mayo.

En Los Ángeles, varias coaliciones de grupos pro derechos del inmigrante y otros se están uniendo para convocar a una huelga y marchar bajo el estandarte “¡RESISTE!”. El SEIU, junto con Global Exchange y otras organizaciones, están planeando una Caravana Contra el Miedo que viajará a lo largo de California y toda la frontera con México, en defensa de los derechos del inmigrante y para cobrar impulso para el Primero de Mayo. La Marcha de las Mujeres en Los Ángeles convocó a sus seguidores a hacer huelga y a marchar en solidaridad con este día.

Este día debe activar la participación de personas desde todos los sectores sociales, con enormes números de inmigrantes e indocumentados que se salgan de las sombras y desafíen el miedo y la criminalización para decir ¡Ningún ser humano es ilegal! Fin a las redadas y a las deportaciones. Y muchos otros deben tomar posición con ellos, y vincular esta cuestión con el programa fascista en su totalidad.

       

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/484/carl-dix-dice-dejen-esa-locura-y-entrenle-a-la-revolucion-es.html

Revolución #484 29 de marzo de 2017

Los negros se matan unos a otros en Chicago

Carl Dix dice:
Dejen esa locura y éntrenle a la revolución

1º de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

En el South Shore en cosa de 12 horas, siete personas murieron a balazos en un radio de cuatro cuadras. ¡Chicago, maldita sea! Es una maldita locura. ¡Dejen de hacer lo que el enemigo quiere que hagan! El actual sistema ha creado las condiciones y los valores que hacen que nuestra gente se esté destruyendo a sí misma. Trump está planeando apretar las clavijas a la gente negra de una manera mucho peor de lo que ustedes puedan imaginar. Ustedes están ayudando a que eso suceda.

Tienen que dejar esto y empezar a vivir y morir por algo que de veras vale la pena luchar. Su vida tiene que ver con algo mucho mejor: hacer una revolución y deshacerse del VERDADERO enemigo.

En Bob Avakian, tenemos a un liderazgo como ningún otro para esta revolución. Tienen que entrarle a la visión y al plan que él ha trazado para la manera en que se podría ganar una revolución y crear un mundo sin toda esta pesadilla de la opresión en Estados Unidos y en todo el mundo.

¿De qué se tratará su vida? ¿Hacer que les den respeto en una situación jodida, o ponerle fin a esa situación jodida, no sólo para sí mismos sino para toda la humanidad, de la única manera posible: por medio de una revolución? Por esto, de veras, vale la pena vivir y luchar y sí incluso morir.

Conéctense con la oficina del Club Revolución en el South Shore:

1857 E. 71st St., Chicago. Horario: 3 pm - 7 pm, martes-domingo (no abre el lunes)
312-804-9121 Revclub.chi@gmail.com