Revolución #486, 10 de abril de 2017 (revcom.us)

Voz del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos

Esta página se usa para imprimir rápidamente todo un número, y es posible que unos enlaces no funcionen y algunas imágenes no aparezcan. En el permalink del artículo encontrarás esos enlaces e imágenes.

 

Permalink: http://revcom.us/a/485/comunicado-1-del-club-revolucion-en-chicago-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

¡Mensaje!
Del Club Revolución Chicago

Dos caminos: Trapear nuestra propia sangre y cooperar con los cerdos policías, o hacer una revolución

8 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

En respuesta a la poderosa declaración de Carl Dix sobre los recientes asesinatos horrendos en South Shore, “Carl Dix dice: Dejen esa locura y éntrenle a la revolución”, un llamado activista comunitario dijo: “¡No necesitamos ninguna maldita revolución, necesitamos personas que realmente se preocupen por la gente negra en la comunidad negra para que esta gente se organice de la manera correcta!”. Entonces este activista salió y limpió la sangre de las personas asesinadas. En primer lugar, las masas de gente negra han necesitado la revolución por muchísimo tiempo: de hecho, por 400 años. Pero dejemos eso de lado por ahora.

¿Qué quiere decir este activista con “organizar de la manera correcta”? Este llamado activista anti-brutalidad policial que “se preocupa por los negros” dijo que la policía debería “encontrar a esos asesinos y encerrarlos por toda la vida”. ¿Cómo ha funcionado eso para los negros cuando la policía recibe luz verde para cazar a nuestros jóvenes y luego encerrar a las personas por la vida? SABEMOS lo que eso quiere decir: abaten a tiros a las personas; las condenan bajo cargos falsos; y todo lo demás. ¿¿Cree usted que el PRESENTE sistema va a darle justicia a alguien?? Llamar a la policía para “encontrar a esos asesinos” significa darle a la policía una carta blanca para hacer todo eso y significa que ¡usted queda automáticamente descalificado para tener credibilidad alguna cuando habla de preocuparse por los negros!

El consejo de este activista comunitario se reduce a decir: no luchar para liberarse, no pelear para liberar a la humanidad, no averiguar cómo acabar con la opresión, no entrarle al liderazgo que provee la dirección para sacarnos de esto lío. Dejar que el presente sistema siga derramando la sangre de la gente y que nuestra gente siga derramándose la sangre los unos a los otros. Lo mejor que podemos hacer es limpiarla.

Mira, mi gente. Necesitamos una revolución CONCRETA. Y tenemos la dirección que necesitamos para hacer y ganar esa revolución, Bob Avakian. Lo que se necesita, como dijo Carl Dix, es “entrarle a la visión y al plan que él ha trazado para la manera en que se podría ganar una revolución y crear un mundo sin toda esta pesadilla de la opresión en Estados Unidos y en todo el mundo”.

Se plantean dos caminos. Uno te mantiene dentro de los confines mortales del presente sistema. El otro es el camino para derribar ese maldito sistema.

Revolution Club Chicago
1857 E. 71st Street
Chicago, Illinois 60649
(312) 804-9121
Revclub.chi@gmail.com
facebook.com/revcomchi
www.revcom.us

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/485/rechazar-el-fascismo-preguntas-frecuentes-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

Rechazar el Fascismo: Preguntas frecuentes

8 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

25 de marzo de 2017, de Rechazar el Fascismo

Estoy en contra de Trump y Pence, pero ¿por qué es que ustedes dicen que hay que expulsarlos?

Como dice el Llamamiento a la Acción de Rechazar el Fascismo (RefuseFascism.org): “El fascismo no es simplemente un burdo conjunto de políticas reaccionarias horripilantes. Es un cambio cualitativo en la forma de gobernar la sociedad. El fascismo fomenta y se apoya en el nacionalismo xenofóbico, el racismo, la misoginia y el agresivo restablecimiento de los ‘valores tradicionales’ opresivos. Durante su campaña electoral, Trump alentó y traficó con la amenaza y el uso de la violencia para apuntalar un movimiento y subir al poder. En su discurso inaugural juró lealtad sólo a dicho movimiento. Lo crucial es entender que una vez en el poder, en esencia el fascismo elimina los derechos democráticos tradicionales”.

El régimen de Trump y Pence no simplemente se trata de llevar a cabo crímenes monumentales que hay que detener ya, aunque de eso sí se trata. Tampoco se trata simplemente de una continuación, inclusive una continuación extrema, de las injusticias y abusos que han caracterizado y manchado a la sociedad estadounidense desde su fundación, aunque también de eso sí se trata. Estos crímenes son, en sí, gravemente peligrosos y ya están teniendo terribles consecuencias en la vida de millones de personas.

Además, el régimen de Trump y Pence representa un salto no sólo de cantidad sino de calidad. Está reconfigurando la forma de gobernanza en Estados Unidos para coartar la capacidad de cualquiera, dentro o fuera de los pasillos oficiales del poder, de desafiarlos o detenerlos. Siempre que estén en el poder, aunque sufran un revés temporal en un frente u otro, seguirán avanzando a golpes a menos que y hasta que sean sacados de funciones. La postura y las acciones extremadamente agresivas del régimen, y su blandimiento de armas nucleares abiertamente belicoso recalcan esto mucho más. No es una exageración decir que quizá el destino de la humanidad penda en la balanza de en nuestra manera de actuar y cuándo actuamos.

¿No es la mejor estrategia la defensa de las personas marginadas que están bajo ataque por Trump y a la vez el trabajo para asestar un golpe decisivo a los republicanos en las elecciones para el Congreso en 2018?

De hecho, es absolutamente necesario defender a los que están bajo ataque por Trump. Por otro lado, dejando a un lado los argumentos sobre la eficacia general de la política electoral, no debemos engañarnos de modo que creamos que los próximos dos años se desenvolverán “de manera normal”.

En este momento hay una “ventana de oportunidad” en la que la gente todavía tiene la libertad (relativa) de alzar la voz, organizarse, protestar, etc. Pero varias personas que han estudiado la historia de los regímenes fascistas han advertido sobre los peligros particulares que plantea el régimen de Trump Y ADEMÁS que la ventana de oportunidad se podría cerrar a golpes en cualquier momento*. La historiadora Claudia Koonz dijo en una reciente entrevista: “¿Recuerdan que Franklin Roosevelt dijo en la década del 1930 que lo único que tenemos que temer es el miedo en sí? Creo que lo único que tenemos que temer es de no temer lo suficiente. Aunque los paralelos no cuadran a la perfección con la Alemania nazi, lo que sí es similar es la debilidad de la gente progresista, la gente de buena voluntad, los liberales, los izquierdosos, llámenles lo que quieran, los defensores de los derechos humanos — nuestra debilidad frente a una fuerza abrumadora, financiera y legal, esperamos que todavía no sea legal. Por eso estoy asustada”.

Estados Unidos podría emprender una guerra lo que serviría para justificar un salto en la represión; o bien podría haber un incidente internacional o en Estados Unidos que no sea una guerra, algo que sea real o inventado, que también podría servir de pretexto para hacer eso. O las cosas podrían continuar tal como ya lo hacen, una medida tras otra, hasta que el efecto cumulativo se parezca a la rana proverbial en el agua que se calienta progresivamente pero la rana nunca se dé cuenta que se está hirviendo hasta la muerte.

Como decimos en nuestro Llamamiento a la Acción: “El fascismo tiene rumbo e impulso. Criminaliza el disentimiento pieza por pieza. Aporrea la verdad. Sataniza y singulariza a un grupo tras otro, en una trayectoria que lleva a horrores reales. Todo esto ya ha empezado bajo el Régimen de Trump. La historia ha demostrado que hay que parar el fascismo antes de que sea tarde”.

Esperar que llegue el año 2018 es simplemente demasiado arriesgado para la humanidad.

Pero, ¿cómo es posible siquiera hacer algo antes de las próximas elecciones?

Es preciso no subestimar el poder de las personas cuando millones de personas actúen fuera de los cauces normales, decididos a ver el cambio y no dispuestos a detenerse hasta que lo logren.

En fecha tan reciente como marzo de 2017, la presidenta de turno de la República de Corea (Corea del Sur) fue obligada a dimitir, a raíz de un juicio político de destitución en su contra a finales de 2016. Por una parte, existían diferencias reales al interior de los círculos gobernantes sobre cómo lidiar con unas cuestiones muy apremiantes. Por otra parte, el desenmascaramiento de un escándalo fuertemente vinculado con la presidenta llegó a ser motivo de manifestaciones masivas en las calles durante un período de semanas lo que puso en tela de juicio la legitimidad de la propia presidenta, y la combinación de estos dos factores abrió, e hizo surgir a fuerzas, una oportunidad de realizar una acción en “la cúpula de la sociedad” para sacarla. Sigue pendiente cómo las cosas se resolverán en Corea del Sur; pero la lección es que la acción de masas de la población impuso la destitución forzosa de la presidenta y muchas posibilidades diferentes han entrado en juego.

Se podría objetar que esto —junto con otras situaciones, como los masivos y sostenidos auges de lucha de la gente en Egipto que derrocaron a un régimen odiado en 2011— fue algo extraordinario. Sin embargo, la ascensión de Trump es también algo extraordinario. Al tratar con lo extraordinario, tenemos librarnos del modo de pensar ordinario.

Como dice el primer Llamamiento de Rechazar el Fascismo: “Nuestro único recurso en este momento es de actuar juntos fuera de los cauces normales. Hay que obligar a cada facción al interior de la estructura de poder establecida a responder a lo que nosotros hacemos, y así crear una situación en que el régimen de Trump y Pence sea sacado de funciones”.

Y al considerar lo que este régimen ya ha hecho... lo que ya han amenazado explícitamente con hacer... y las consecuencias y las repercusiones que están por venir de lo que ya han hecho, que ya están haciendo y que harán, es sumamente urgente que la gente deseche ilusiones y dedique sus esfuerzos ya a la activación de millones de personas para propagar la demanda, en nombre de la humanidad, de EXPULSAR AL RÉGIMEN FASCISTA DE TRUMP Y PENCE.

Así que, ¿cómo sería la estrategia para hacer esto?

La orientación concreta para expulsar a este régimen fascista ilegítimo encierra varias cosas: seguir analizando y dirigiendo a otros a comprender la verdadera naturaleza fascista de este régimen a medida que se desarrolla e identificar y aprovechar los “momentos” cruciales en los cuales hay una necesidad y una oportunidad de emprender una resistencia en gran escala contra este régimen; unirse con todos los grupos y todas las personas que quieran oponerle resistencia, y a la vez mantener en la mira el carácter fascista del régimen y la necesidad de expulsarlo; y, tres, de mayor importancia (y como parte de eso), popularizar el ¡NO! y nuestra consigna unificadora, así como el Llamamiento de Rechazar el Fascismo, en toda la sociedad y en toda la resistencia en desarrollo. De esta manera, la resistencia podría crecer de una manera exponencial así como llegar a entretejerse cada vez más en torno a las actividades de EXPULSAR AL RÉGIMEN DE TRUMP Y PENCE.

Como parte de esto, no podemos andarnos con rodeos al sonar la alarma sobre este régimen. Debemos unirnos con todas las personas que podamos y aprender de éstas, pero por otro lado tenemos que recalcar continuamente la naturaleza de la amenaza que enfrenta la humanidad.

Pero si ustedes expulsan a Trump, ¿no simplemente se encontrarían con Pence, el que es igual de malo, pero no está tan al descubierto?

Es precisamente por eso que nuestra demanda única y no negociable debe ser que hay que expulsar al régimen entero: Trump, Pence y todos sus secuaces (Bannon, Sessions, Mattis, DeVos, Pruitt, etc.).

En tal caso, ¿quiénes o qué reemplazarían a este régimen?

Es muy probable que muchos individuos y fuerzas sociales diferentes se presenten con muchas ideas diferentes sobre lo que hay que hacer, y los puntos de vista de aquellos millones que entran en la vida política experimentarán cambios. Se debatirán de manera tormentosa las grandes cuestiones acerca de lo que engendró esta fuerte amenaza y en qué clase de sociedad queremos vivir. Dos cosas se pueden decir con certeza: en primer lugar, hay que reemplazar al régimen por alguien que NO es un fascista, y la lucha no debe quedarse corta de eso; y en segundo lugar, que si sí logramos expulsar a este régimen, las masas de personas estarán en una posición mucho más fuerte para avanzar hacia una sociedad mucho más justa.

Pero, ¿no es potencialmente peligroso lo que ustedes dicen? ¿Que la base social muy fascista del régimen de Trump y Pence —que abarca a unas fuerzas en el ejército y en la policía, así como los justicieros vigilantes y las milicias de varios tipos— bien podría reaccionar de manera violenta, en el caso de que el régimen fuera sacado de funciones?

Una vez más, tenemos que volver a la razón por la que usted está leyendo este texto: el régimen fascista de Trump y Pence representa un peligro extremadamente grave para la humanidad y hay que detenerlo. De permitir que ellos consoliden su poder y ejecuten su programa completo, lo único que podríamos predecir con certeza es que, como mínimo, cientos de millones de personas sufrirán consecuencias terribles, las que en muchos casos irán a extremos mucho mayores que lo que la gente enfrenta hoy, y que es posible que se ponga en tela de juicio todo el futuro de la humanidad. Es cierto que Trump y Pence, y aquellos que están detrás de ellos, han azuzado a una base dura de racistas, chovinistas nacionales, odiadores de mujeres, teócratas cristianos, etc. — en resumen, fascistas. Nos encontramos ante el reto que otros pueblos han enfrentado en el pasado: ¿vamos a conformarnos con algo que es indeciblemente vil y catastrófico, o vamos a trabajar para impedirlo, aunque eso muy probablemente requiera sacrificios?

(revcom.us se responsabiliza de la traducción al español.)


* “Lo que ha pasado hasta ahora (las protestas contra el régimen de Trump), pues tiene que haber más del mismo y, lamentablemente, no habrá una oportunidad de cansarnos de ello. Esto no es algo que va a desaparecer rápidamente. En el mejor de los casos, creo que hay una lucha aquí que se tendrá que librar durante mucho tiempo y ha sido alentador ver que suficientes estadounidenses tienen un espíritu de desafiar a la injusticia, que están dispuestos a romper con las rutinas de su propia vida y alzar la voz en contra de lo que está pasando. Pero necesitamos más de esto, y espero fuertemente que los diferentes grupos, y no sólo los grupos más vulnerables, sino también los diferentes grupos con diferentes tipos de privilegios, puedan encontrar formas de oponer resistencia juntos. Porque únicamente en una co-resistencia muy poderosa e implacable será posible que mantengamos esa ventana de oportunidad abierta el tiempo suficiente para realmente sacar a estas personas del poder” (de una entrevista a George Prochnik, el autor del artículo “When It’s Too Late to Stop Fascism, According to Stefan Zweig” [Cuando ya sea tarde para detener el fascismo, según Stefan Zweig], en The Michael Slate Show, emisora KPFK, 24 de febrero de 2017).[regresa]

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/485/el-lunes-1-de-mayo-a-las-calles-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

El lunes, 1º de mayo, a las calles:
Alto a la satanización, los ataques y las deportaciones de los inmigrantes
Expulsar al régimen fascista de Trump y Pence

8 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

No tenemos ningún problema con la inmigración

El régimen de Trump y Pence ha lanzado una guerra contra los inmigrantes. Satanizan a los documentados e indocumentados, pintándoles de “extranjeros criminales”, manchados por la gran mentira de que sean “violadores, pandilleros y criminales”. A los inmigrantes los tratan de sospechosos, a menudo les niegan los derechos básicos — y su humanidad básica. Les azuzan y desencadenan en su contra la violencia de las chusmas y los crímenes de odio. Desatan a agentes de inmigración de ICE para redadas al estilo Gestapo y detenciones, arrebatando a las personas en cualquier momento, en cualquier lugar, solo por ser inmigrantes. Destrozan a las familias y arrancan a los niños de sus padres.

Cualquier persona con un fragmento de humanidad debe estar indignada por estos ataques salvajes e inhumanos.

El lunes 1º de mayo, una amplia gama de fuerzas, las que incluyen grupos de derechos para inmigrantes, estudiantes, sindicatos y otros, han convocado una huelga general y protestas en masa en contra de los ataques a los inmigrantes.

Rechazar el Fascismo llama a la gente a unirse a estas protestas como una declaración importante contra el régimen de Trump y Pence y una parte clave de la batalla para sacarlo del poder:

El 1º de mayo las personas de todas las nacionalidades deberían unirse a las protestas para Poner alto a la satanización, los ataques y las deportaciones de los inmigrantes, cuales ataques representan el odioso corazón reaccionario del fascismo al estilo nazi que Trump y Pence y todo su régimen están perpetrando.

Haga clic AQUÍ para participar.

¡A las calles el 1º de mayo!

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/485/la-tension-intensifica-entre-estados-unidos-y-corea-del-norte-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

La tensión intensifica entre Estados Unidos y Corea del Norte: peligros urgentes para la humanidad

8 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Entre los planes e intenciones al estilo “Estados Unidos Über Alles” del régimen fascista de Trump y Pence por un lado, y la posición en la que se encuentran los gobernantes de Corea del Norte por el otro, hay una “lógica” que impulsa la locura que amenaza con estallar en una horrible guerra en la península coreana. Y, en caso de que esta situación tensa explotara, podría a su vez dar lugar a nuevos y repentinos saltos en la represión interna por parte del régimen de Trump y Pence.

Esto pone de relieve lo muchísimo que está en juego respecto a la necesidad de la resistencia de masas, en nombre de la humanidad, para expulsar al régimen fascista de Trump y Pence antes de que haya logrado dominar completamente las riendas del poder.

La “lógica” detrás de la locura

Ninguna arma nuclear para Trump

Estados Unidos NUNCA ha tenido grandeza!

El 16 de marzo, el primer día de un viaje de cuatro días a Asia, el secretario de Estado de Trump, Rex Tillerson, declaró: “Los esfuerzos diplomáticos y otros de los últimos 20 años para llevar a Corea del Norte a un punto de desnuclearización han fracasado... Estamos explorando una nueva gama de medidas diplomáticas, de seguridad y económicas. Todas las opciones están sobre la mesa”. Tillerson también dijo: “Ciertamente no queremos que las cosas lleguen al conflicto militar... Si ellos [Corea del Norte] elevan la amenaza de su programa de armas a un nivel que creemos que requiere acción, entonces esa opción está en la mesa”.

En respuesta, Corea del Norte lanzó un video de propaganda mostrando aviones estadounidenses explotándose, y su ministerio de exteriores dijo que Corea del Norte “tiene la voluntad y capacidad para responder plenamente a cualquier guerra que Estados Unidos desearía encender” y “La fuerza nuclear de la RPDC [las siglas del nombre oficial de Corea del Norte] constituye la espada valiosa de la justicia y la manera más segura de impedir una guerra”. Una semana antes del viaje de Tillerson, el 6 de marzo, Corea del Norte lanzó cuatro misiles balísticos, tres de ellos cayendo dentro de 320 kilómetros a distancia de Japón.

Para muchos, parece que la amenaza está en manos de dos locos: Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. Y en cierto sentido, es cierto. Pero no son simplemente dos locos con los dedos en los botones nucleares. En esta situación verdaderamente explosiva, con dos gobernantes aparentemente “desquiciados”, hay un método en la locura y una lógica en la lógica de estos “locos” que es extremadamente peligroso.

Cuando Donald Trump dice “Hacer que Estados Unidos vuelva a tener grandeza”, él y sectores de la clase dominante que se han unido a él quieren decir reforzar y fortalecer dramáticamente el dominio estadounidense sobre otros imperialistas y el mundo en su conjunto. Para ellos, esto requiere un profundo y violento cambio de la norma que ha reinado durante décadas, lo que incluye refundir las reglas, no sobre si van a amenazar a la humanidad con la guerra, incluso la guerra nuclear, sino sobre qué tan abiertamente van a hacerlo — lo que resultaría en un horror inimaginable para millones de personas y la Tierra.

La “lógica” de esto requiere una política exterior super-agresiva y militarista, que ahora vemos en la manera en que el régimen de Trump y Pence lidia con Corea del Norte. Este régimen fascista no quiere en absoluto que se le perciba a Estados Unidos como “débil” o “sin resolución”. Así que, ante el desafío de Corea del Norte y su continua negativa a aceptar las exigencias de Estados Unidos, Trump refuerza aún más sus advertencias, incluyendo la amenaza de un ataque nuclear. Y como parte de todo esto, la demente “locura” e “imprevisibilidad” de Trump sirve a un cálculo estratégico.

Y NO es irracional que Kim Jong-un piensa que Estados Unidos lanzaría una guerra contra Corea del Norte que mataría a millones de personas. Hay gente en Corea del Norte que vivía en 1950 cuando Estados Unidos invadió a Corea y emprendió una guerra de ASESINATO EN MASA, matando a 3 millones de personas; una guerra de bombardeos masivos; el uso de armas químicas contra civiles; la violación en masa de mujeres; y la destrucción de casi todos los edificios de más de un piso en Corea del Norte. (Véase “Crimen yanqui: Caso # 93: Invasión yanqui de Corea, 1950” en revcom.us).

Desde entonces, Estados Unidos ha trabajado para aislar políticamente, estrangular económicamente y amenazar militarmente a Corea del Norte. Se ha empeñado en alistar a los países de la región en estos esfuerzos. Y Estados Unidos ha hablado abiertamente de su deseo de un “cambio de régimen” en Corea del Norte.

Durante su campaña, Trump dijo: “Yo conseguiría que China hiciera que ese tipo [Kim Jong-Un] desapareciera de una forma u otra muy rápidamente”. Y cuando se le preguntó si esto significaba asesinar a Kim Jong-un, Trump se encogió de hombros y dijo: “Bueno, ya saben, he oído hablar de cosas peores, francamente. Quiero decir que este tipo es un tipo malo — y no lo subestimen”. Y de acuerdo con The Wall Street Journal, una revisión interna de la estrategia de la Casa Blanca sobre Corea del Norte incluye la posibilidad de “tanto la fuerza militar como un cambio de régimen para contrarrestar la amenaza de armas nucleares del país” (WSJ, 1 de marzo de 2017).

       

Mapa con foco en Corea

De hecho, coincidiendo con el viaje de Tillerson, comenzaron los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur que incluyeron escenarios de “cambio de régimen”. Según informes, las fuerzas especiales, inclusive el equipo SEAL 6 de la marina estadounidense (que mató a Osama Bin Laden), los Rangers del ejército, la Delta Force y las Boinas Verdes, participaron en estos ejercicios conjuntos para simular una incursión de precisión en Corea del Norte y “remover al líder norcoreano Kim Jong-un”.

Por lo tanto, desde el punto de vista de un régimen reaccionario y opresivo que intenta sobrevivir, hay una “lógica en la lógica” del programa de armas nucleares de Corea del Norte.

Implicaciones estratégicas

Corea del Norte es un país pequeño, pero el conflicto entre Estados Unidos y Corea del Norte tiene implicaciones estratégicas. El viaje de Tillerson y la respuesta del régimen de Trump y Pence a Corea del Norte deben verse en el contexto de los mayores intereses del imperialismo estadounidense. Ha existido un consenso general dentro de la clase dominante estadounidense de que se debe aplicar un mayor énfasis estratégico al Este y Noreste de Asia, específicamente a China, que Estados Unidos considera su rival principal en Asia. Y el régimen de Trump y Pence ha indicado que considera a China como el principal adversario estratégico a largo plazo del imperialismo estadounidense. Así que aunque la tensión más aguda en esta región en este momento es entre Estados Unidos y Corea del Norte, ocurre en el contexto de la rivalidad más aguda en Asia entre Estados Unidos y China.

En este contexto más amplio, los partidarios de Trump ven a los actuales gobernantes de Corea del Norte como un peligro intolerable y una amenaza para la proyección del poder estadounidense en la región y el mundo. Por lo tanto, ante el desafío de Corea del Norte y su rechazo constante a agacharse ante las exigencias estadounidenses, Trump intensifica sus advertencias, incluso la amenaza de un ataque nuclear. Y como parte de todo esto, la “locura” demente y la “imprevisibilidad” de Trump sirven un cálculo estratégico.

Lo anterior ha puesto a los gobernantes de Corea del Norte entre la espada y la pared. A pesar de su retórica que condena “la agresión imperialista estadounidense”, y sus afirmaciones de ser un país “socialista”, el régimen norcoreano es esencialmente una aristocracia dinástica feudal que se llama socialista. Pero nada de esto justifica de ninguna manera que los gobernantes de Estados Unidos jodan a ellos.

En esta situación, los gobernantes norcoreanos se han aprovechado del desarrollo de un pequeño pero potencialmente destructivo arsenal de armas nucleares como algo con que negociar y un último recurso para mantener su gobierno. El profesor John Delury de la Universidad Yonsei en Seúl, Corea del Sur señaló el siguiente acerca del gobernante de Corea del Norte, Kim Jong-un: “No tiene aliados confiables para garantizar su seguridad y se enfrenta a una superpotencia hostil que, en la historia reciente, ha invadido estados soberanos alrededor del mundo y derrocado sus gobiernos”.

Tanto para Trump como para Kim Jong-un, la proyección de una cierta imagen “loca” es parte de sus cálculos estratégicos. Y esa imagen “loca” tiene una lógica propia que aumenta aún más el peligro de que estalle una guerra horrenda, ya sea planeada o por alguna combinación de acontecimientos que giran fuera de control y la casualidad.

Se intensifican los peligros

Hoy en día Estados Unidos tiene un arsenal nuclear miles de veces más destructivo que el de Corea del Norte. Hay un fascista en la Casa Blanca que, antes de ser elegido, le preguntó repetidamente a un experto en seguridad nacional: “Si tenemos armas nucleares, ¿por qué no podemos usarlas?”.

Estados Unidos ha amenazado a Corea del Norte militarmente. Pero la política de “paciencia estratégica”, que Tillerson dice que ha terminado ya, comenzó con sanciones económicas internacionales encaminadas a forzar a Corea del Norte a detener su programa de armas nucleares. Bajo este enfoque, un ataque militar a Corea del Norte era una opción de último recurso, reconociendo que un ataque nuclear o convencional de represalia por parte de Corea del Norte pondría en peligro a más de 20 millones de personas en Corea del Sur y a 13 millones en Tokio por sí solo. Y desde el punto de vista de los gobernantes estadounidenses, existe la preocupación de que tal ataque destruya a las 28.000 tropas estadounidenses estacionadas en Corea del Sur y a las 50.000 en Japón.

El régimen de Trump está ahora intentando aumentar las sanciones económicas contra Corea del Norte, mientras intensifica las amenazas militares, con “todas las opciones sobre la mesa”. Además de un ataque militar preventivo, Estados Unidos amenaza con orquestar un “cambio de régimen.”

Estados Unidos quiere que Japón, China y Corea del Sur trabajen con Estados Unidos contra Corea del Norte. Pero estas alianzas están llenas de intensas y cambiantes contradicciones, creando condiciones inestables y una situación cada vez más peligrosa.

Por ejemplo: El 10 de marzo, después de meses de protestas masivas, un tribunal surcoreano decidió destituir a la presidente conservadora y servilmente pro-Estados Unidos, Park Chung-hee. Ese mismo día, Estados Unidos instaló en Corea del Sur, antes de lo programado, su sistema de misiles, la “Terminal High Altitude Area Defense” (THAAD) [Defensa Terminal de Área de Alta Altitud], en Corea del Sur, diseñado para interceptar y destruir misiles balísticos de corto y mediano alcance durante su fase final de vuelo. China lo ve —junto con el continuo aumento de fuerzas militares estadounidenses en la región— como una amenaza dirigida en su contra, y tiene razón. Y China respondió diciendo que iba a colaborar con Rusia para tomar represalias contra Corea del Sur por permitir THAAD.

Mientras tanto, los principales candidatos en las próximas elecciones presidenciales en Corea del Sur son de partidos que se opusieron a Park, y Estados Unidos se preocupa de que un nuevo presidente esté menos servil hacia Estados Unidos y, a pesar del consejo de Estados Unidos, actúe para mejorar las relaciones con Corea del Norte y China. Esto ha intensificado la urgencia que siente el régimen de Trump para darle duro a Corea del Norte.

Además, Estados Unidos enfrenta grandes contradicciones al imponer sanciones contra Corea del Norte — tendrá que depender de China y Rusia que proporcionan la mayor parte de la ayuda económica a Corea del Norte. Estados Unidos, China y Rusia tienen intereses geopolíticos en competencia que afectan el nivel de compromiso y cumplimiento con relación a las sanciones.

Hay mucho en juego, y urgentemente

Todo lo anterior subraya, una vez más, que entre los diseños del régimen fascista de Trump y Pence al estilo “Estados Unidos Über Alles”, y la posición en la que se encuentran los gobernantes de Corea del Norte, junto con una mezcla volátil de otros factores, existe una “lógica” que impulsa la locura que amenaza con estallar en una guerra devastadora. Y, si esa guerra estallara, el régimen de Trump y Pence podría aprovecharla para implementar saltos drásticos en la represión interna.

Debido a todo lo anterior, el conflicto entre Estados Unidos y Corea del Norte es una razón más por la que importa tanto, muchísimo, que la resistencia de masas, en nombre de la humanidad, expulse al régimen fascista de Trump y Pence antes de que el régimen haya logrado dominar completamente las riendas del poder.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/el-departamento-de-justicia-bajo-trump-dice-como-es-posible-que-la-policia-haga-su-trabajo-si-la-critican-por-brutalizar-y-mata-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

El Departamento de Justicia bajo Trump dice: ¿Cómo es posible que la policía "haga su trabajo" si la critican por brutalizar y matar a los negros y otras personas de color?

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

He aqu&iaacute; lo que hace Estados Unidos
¡A tuitear esto!

Trump implicará un INFIERNO para el pueblo negro
¡A tuitear esto!

La pesadilla de la brutalidad y el asesinato policiales —que cada año mata a cientos de personas desarmadas, desproporcionadamente negros y morenos (latinos y de otras nacionalidades oprimidas)— provocó un estallido de protestas masivas en los años recientes. La campaña electoral de Trump promulgaba una plataforma abiertamente racista en pro de “la ley y el orden”, con el amplio apoyo de organizaciones policiales. Ahora el régimen de Trump y Pence está poniendo muy claro que ya han pasado los días en que se le imponía a la policía restricciones oficiales limitadas tan siquiera.

El 2 de abril, del fiscal general Jeff Sessions publicó un memorándum del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) que anunció una “revisión” de todas las políticas y medidas de supervisión de policías estadounidenses. Desde 2009, el DOJ ha publicado 23 informes sobre “patrones y prácticas” de brutalidad y racismo en departamentos policiales locales. Estos han resultado en 14 “decretos de acuerdo extrajudicial” entre autoridades locales y el DOJ con el objetivo de restringir o reducir las prácticas policiales más atroces. Dichos decretos no cambian la naturaleza de la policía como capataces armados brutales del presente sistema, pero sí imponían ciertos cambios y restricciones —diseñadas, en realidad, para mantener la legitimidad de la policía y hacer que sean capataces más efectivos.

El memorándum del DOJ pretexta un “aumento en los índices de criminalidad” (falso) en aras de concentrarse en ayudar a “promover la seguridad de los oficiales, su moral y el respeto del público por su trabajo”. Y advierte, “Las fechorías de actores individuales malos no deben impugnar o minar el trabajo legítimo y honorable que los agentes de seguridad cumplen”.

Por lo que ahora dice el DOJ que la policía en conjunto está haciendo un gran trabajo y los informes pasados exageraron unas pocas “manzanas podridas”, lo que debilitaba y dificultaba su capacidad de “hacer su trabajo”. El DOJ de Trump está mandando una señal bien clara a los cerdos por todo Estados Unidos: “Si antes ‘ponían los guantes’, ahora quítenselos — no los estorbaremos, los respaldaremos”.

Es pura paja hablar de “actores individuales malos”. Por limitados que fueran, los informes del DOJ no revelaron unos pocos casos extremos sino que presentaron un vistazo a la brutalidad y el racismo día tras día tras día que regulan las millones de interacciones entre los cerdos y los negros y morenos, y que mantienen a pueblos enteros en una condición de opresión.

En Cleveland, Ohio, el DOJ examinó 600 incidentes del uso de fuerza y encontró una brutalidad sistemática. El decreto de acuerdo extrajudicial en Cleveland prohíbe ¡dar culetazos, usar fuerza contra personas “impertinentes”, disparar con pistola taser a personas esposadas, y golpear a personas con enfermedades mentales!

En Ferguson, Misuri, el DOJ informó que las violaciones de los derechos constitucionales de la gente son generalizadas y afectan “casi todo aspecto de las operaciones policiales y judiciales de Ferguson”. Singularizaron a los negros por infracciones menores de tránsito o por cruzar la calle donde no se debe, les encajaron multas con el fin de financiar el presupuesto municipal; a los que no pudieron pagarlas los calificaron de delincuentes menores — así imposibilitándoles conseguir empleo o vivienda, y forjando “cadenas” de “papeleo” igual como los esclavistas del antaño los encadenaron con fierros. Policías y oficiales municipales de rutina circulaban chistes racistas asquerosos.

En Baltimore, una ciudad con una población de 620.000, el DOJ halló que la policía paraba a personas cientos de miles de veces al año, la abrumadora mayoría de ellas personas negras y sin motivo. En uno de los incidentes citados en el informe del DOJ, policías pararon al carro de una negra por falta de un faro delantero, la obligaron a desnudarse en la calle, y la sometieron a un registro de cavidades corporales.

Pasa lo mismo en una ciudad tras otra. Y ahora, la “revisión” que Sessions anunció augura niveles sin precedentes de brutalidad y asesinato policiales. Esta escalada de fuerza contra los oprimidos es un elemento central e impulsor del programa fascista de Trump y Pence: la reafirmación violenta de la supremacía blanca abierta. Este salvajismo conlleva el potencial para saltos genocidas, como presagian las amenazas de Trump de mandar la Guardia Nacional a Chicago.

NO SE PUEDE tolerar esto — ni por parte de las personas que son directamente bajo ataque, ni por cualquier persona que tenga una pizca de consciencia. Urge que la lucha contra el terror y el asesinato policiales cobre mucha más fuerza, y que se convierta en un frente clave en la batalla para expulsar el régimen fascista de Trump y Pence.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/la-prision-st-clair-de-alabama-una-condena-al-infierno-y-la-necesidad-de-un-futuro-completamente-nuevo-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

La Prisión St. Clair de Alabama: Una condena al infierno y la necesidad de un futuro completamente nuevo

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Una apelació a quienes el sistema ha desechado

Por mucho, Estados Unidos tiene el sistema penitenciario más grande del mundo, con más de dos millones de personas tras rejas. También cuenta con uno de los sistemas más brutales.

Ejemplo: la Prisión St. Clair de Alabama, el tema de un reciente artículo en el New York Times ("La incontenible caída en la violencia de una prisión de Alabama", 28 de marzo de 2017). Allí, más de mil hombres están en un estado severo de sobrepoblación, ausencia de servicios médicos o educativos y, sobre todo, la amenaza constante de la violencia, 24-7.

En primer lugar, tenemos la brutalidad de las autoridades, que desprecian por completo la vida de los presos. Un ex alcaide de St. Clair admitió que muchos guardias tienen la mentalidad tipo "mango recortado de hacha" en cuanto a su trato a los presos. Y la violencia contra los presos es casi una condición para conseguir un ascenso. Un supervisor fue disciplinado varias veces, por ejemplo, por golpear un preso en la cara mientras estaba esposado; más tarde fue ascendido a sub-alcaide. Y en 2014, el alcaide de St. Clair le dio dos puñetazos en la nuca a un preso esposado por jurar, pero no le hicieron nada. Una demanda presentada por Iniciativa de Justicia Equitativa (EJI) describe numerosas palizas a manos de los guardias, por ejemplo, de presos en grilletes, resultando en fracturas y puntos.

Mientras tanto, la misma demanda revela que los guardias le han dado hojas de afeitar a los presos propensos a suicidarse, y les han dicho a otros: "Si se muere, se muere". Porque les niegan atención médica, muchos presos han perdido el uso de brazos o piernas o han muerto innecesariamente. Sin su consentimiento, a unos presos los han sometido a órdenes de "no resucitación".

Por otro lado, además de los daños que causan las autoridades carceleras directamente, crean también una situación en la que los presos y las pandillas enredados en el punto de vista depredador del sistema tienen la cancha libre y poder en la prisión. Los presos no reciben casi nada de la institución y no tienen casi nada que hacer, pero los guardias les entregan droga y otro contrabando a ciertos presos, por lo que éstos están en una posición de poder, lo que crea una situación en la que los internos tienen para negociar, robar o pelear por lo que necesitan. Cuando un interno no hace un pago por el contrabando, recibe una paliza o algo peor. Un experto en prisiones citado en el New York Times dijo que "la frecuencia de las agresiones que causan lesiones que ponen en riesgo la vida es muy sencillamente de las más altas que yo [jamás] he visto".

Las autoridades penitenciarias afirman que "nuestra prioridad es la seguridad de los presos y del personal". Pero eso lo desmiente el hecho de que las cerraduras de las celdas no han funcionado con eficacia por más de 30 años, lo que significa que un preso puede despertarse en medio de la noche y encontrar a un intruso armado que está en la celda para violar, golpear o robar. Y cuando los presos se quejan ante las autoridades de las amenazas violentas, a menudo les contestan: “¡consígase un cuchillo!” Muchos reclusos han sido asesinados en sus celdas. ¡Todo esto se podría reducir muchísimo simplemente cerrando con candado las celdas!

El actual sistema del capitalismo-imperialismo trata a la gente de las comunidades oprimidas como basura sin posibilidades de un futuro digno. Inculca en la gente (y en la sociedad entera) la ideología de sálvese quien pueda y preocúpese únicamente por sí mismo, lo que es la verdadera religión del sistema capitalista. Además, los gobernantes del presente sistema encierran a la gente en condiciones aún más brutales y violentas. Y ahora, utilizan la violencia inevitable entre los presos para justificar más represión.

La EJI y otros grupos luchan para mejorar la atención médica, por más programas educativos y para impedir la brutalidad más despiadada, y eso es bueno en la medida que se haga. Pero, la verdadera solución es una sociedad completamente nueva que es digna y nutre a todos los seres humanos.

Si quiere conocer más sobre la forma en que los comunistas ven el problema de la delincuencia, el papel y la transformación de los presos en la lucha revolucionaria de hoy y la manera en que las cárceles mismas serían transformadas radicalmente después de la revolución, explore lo siguiente:

Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto), en particular la sección “Los derechos y libertades legales y civiles” (p. 67).

De Bob Avakian: “Sobre lo que uno elige... y cambios radicalesyMás sobre ‘Lo que uno elige”... y cambios radicales”.

De Bob Avakian: Un llamado a quienes el sistema ha desechado.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/crimen-yanqui-caso-64-la-conquista-yanqui-de-hawaii-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

Crimen Yanqui

Caso #64: La conquista yanqui de Hawái’i

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Bob Avakian escribió recientemente que una de las tres cosas que tiene “que ocurrir para que haya un cambio duradero y concreto hacia lo mejor: Las personas tienen que reconocer toda la historia propia de Estados Unidos y su papel en el mundo hasta hoy, y las correspondientes consecuencias terribles”. (Ver “3 cosas que tienen que ocurrir para que haya un cambio duradero y concreto hacia lo mejor“).

En ese sentido, y en ese espíritu, “Crimen yanqui” es una serie regular de www.revcom.us. Cada entrega se centrará en uno de los cien peores crímenes de los gobernantes de Estados Unidos, de entre un sinnúmero de sanguinarios crímenes que han cometido por todo el mundo, de la fundación de Estados Unidos a la actualidad.

American Crime

La lista completa de los artículos de la serie Crimen Yanqui

 

Infantes de Marina de Estados Unidos marcharon desde el USS Boston al Palacio I’olani como parte del derrocamiento del gobierno de Hawái’i.

 

Los “Fusiles de Honolulu”, una militia fuertemente armada y formada principalmente por 1.500 empresarios blancos, patrullaron las calles para suprimir cualquier rebelión que podría estallar entre los hawaianos indígenas.

EL CRIMEN:

El derrocamiento: El 17 de enero de 1893, 162 marineros e infantes de Marina de Estados Unidos marcharon desde el buque de guerra USS Boston anclado en el puerto de Honolulu hacia el Palacio de Iolani, el centro de gobierno de Hawái’i, donde levantaron un campamento. Con este acto de guerra contra una nación que luchaba por la independencia del dominio extranjero, Estados Unidos firmemente tomó el control.

Lorrin Thurston, el nieto de un misionero estadounidense que contaba con el apoyo de la clase empresarial blanca de Hawái’i, había organizado un golpe de estado. Y Estados Unidos había acordado proporcionarle el respaldo militar. El grupo central de conspiración de Thurston, que incluía a los poderosos terratenientes del azúcar de Hawai`i, se unió a la milicia “Fusiles de Honolulu”, fuertemente armada y formada principalmente por 1.500 empresarios en gran parte blancos, que patrullaron las calles para suprimir cualquier rebelión que podría estallar entre los hawaianos.

La Reina Lili’uokalani, monarca reinante en Hawái’i en aquel entonces, estaba en medio de una lucha por una nueva constitución con el fin de reducir el control de la poderosa élite blanca e independizarse de las potencias extranjeras. Pero ahora enfrentaba el desafío de los militares estadounidenses y una pandilla de empresarios armados con fusiles, ametralladoras y cañones modernos. La Nación Hawaiana solo contaba con un pequeño ejército de voluntarios y unos cien mosquetes anticuados. Ante la perspectiva de un baño de sangre, la reina Lili’uokalani se rindió bajo protesta.

El Ministro de Gobierno estadoundense, John L. Stevens, que estaba a cargo de la intervención militar yanqui, proclamó que Hawái’i sería un protectorado de Estados Unidos (un territorio dependiente). Se formó un gobierno temporal, el “Comité para la Seguridad”, para proteger a la élite blanca y aterrorizar a la población indígena hawaiana. Una semana después del derrocamiento se firmó un nuevo “Tratado de Reciprocidad” con Estados Unidos — que garantizaba protecciones comerciales para el azúcar hawaiano y, un punto notable, cedió Pearl Harbor a Estados Unidos (que ya se había identificado como una posible base militar yanqui).

El derrocamiento generó una resistencia inmediatamente. En cuestión de días el pueblo hawaiano comenzó a formarse en grupos para organizar protestas. Ante la resistencia popular redactaron una nueva Constitución y proclamaron la República de Hawái’i el 4 de julio de 1894. La República fue gobernada por un único partido controlado por hombres empresarios blancos, y Sanford B. Dole se autonombró como presidente.

La reina Lili’uokalani

En 1895, una rebelión de los Royalists (monárquicos) con el objetivo de reinstaurar a la reina Lili’uokalani fracasó en su intento de derrocar a la República. Se le acusó falsamente a la reina de colaborar y la condenaron a prisión, donde ella firmó un acuerdo para abdicar su trono a cambio de la libertad de sus partidarios encarcelados. Después, la reina estaba bajo arresto domiciliario en el Palacio de I’olani hasta que la indultaron en 1896. De allí en adelante, ella se dedicó a la lucha contra la anexión y por la independencia de Hawái’i, para lo cual realizaba viajes frecuentes a Washington D.C.

Anexión forzada: El derrocamiento de 1893 de la reina de Hawái’i coincidió con el inicio de una batalla cada vez más abierta dentro de la clase gobernante de Estados Unidos sobre su expansión y sus relaciones con Japón y España. En 1895 se había propuesto en el Congreso un proyecto de plan para la anexión de Hawái’i, y los hawaianos se lanzaron en una nueva ronda de protestas contra la anexión.

Luego, el 14 de febrero de 1898, el acorazado Maine explotó en el puerto de la Habana, Cuba; Estados Unidos le culpó a España y así empezó la guerra Hispano-americana, que incluyó combates en Las Filipinas (en ese entonces una colonia de España). El presidente McKinley, quien quería una plataforma para despachar y suministrar a sus fuerzas armadas en Las Filipinas para extender el poderío de Estados Unidos en el Pacífico, efectuó rápidamente los planes para anexar a Hawái’i. En una campaña de jingoísmo —el extremo patriotismo al servicio de la política extranjera agresiva—, se lanzó el lema: “Recordar el Maine”, y el 7 de julio de 1898 se impuso la anexión de Hawái’i, y se nombró el Primer Gobernador Territorial Estadounidense en Hawái’i.

El siglo tras la anexión se caracterizó por la opresión sistemática del pueblo hawaiano. Le confiscaron sus tierras por medios tanto “legales” como ilegales y segaron sus lazos con la tierra. Cerraron los muchos periódicos del idioma hawaiano, y les prohibieron hablar su propio idioma, despenalizándolo. La bandera hawaiana fue proscrita, y las formas genuinas de la cultura hawaiana fueron suprimidas o declaradas ilegales. Reescribieron la verdadera historia de la resistencia contra el derrocamiento y anexión promoviendo el mito de que Estados Unidos fuera bienvenido con beneplácito. También combinaron ciertos aspectos de la cultura hawaiana con fantasías fabricadas para comercializarla para los turistas — enajenando aún más de su cultura al pueblo hawaiano.

Una reunión para formular planes para oponerse a la anexión de Hawái’i por Estados Unidos.
Texto en la imagen: “Reunión de indígenas en Hilo, Isla de Hawái’i, el jueves 16 de septiembre de 1897, para protestar en contra de la anexión por Estados Unidos”.

La agricultura de plantaciones corporativas devastó la salud y la vida de los hawaianos, los expulsó de la tierra y eliminó la agricultura de subsistencia. A lo largo de los años 1800, oleadas de inmigrantes fueron brutalmente explotados como “indentured servants”, lo que quería decir que trabajaban bajo contrato como esclavos por un especificado número de años antes de ser libres del contrato.

A lo largo del siglo, las fuerzas armadas de Estados Unidos construyeron decenas de bases e instalaciones, entre ellas la de Pearl Harbor, que hoy es la sede de la flota estadounidense del Pacífico. “Arrendaban” valles e islas enteras, a veces por solo $1 al año, que utilizaban para la práctica de bombardeos y el tiro al blanco con municiones reales. Los puertos se volvieron tan tóxicos que los peces murieron; los pantanos quedaron tan contaminados que no podía sobrevir la fauna silvestre, y enormes franjas de tierras agrícolas quedaron envenenadas. El nacionalismo y el militarismo yanquis, sobre todo durante la primera y la segunda guerras mundiales, minaron aún más la identidad del pueblo hawaiano. En 1959, le hicieron a Hawái’i el quincuagésimo estado de Estados Unidos.

LOS CRIMINALES:

Ministro estadounidense John L. Stevens: El diplomático que encabezó la invasión yanqui durante el derrocamiento después de haber conspirado con empresarios y terratenientes blancos para dar el golpe de estado contra la reina Lili’uokalani. Benjamin Harrison era el presidente de Estados Unidos en ese entonces.

Lorrin A. Thurston: Nieto de misioneros estadounidenses, organizó la milicia de los “Fusiles de Honolulu” compuesta de empresarios blancos; también fue arquitecto del golpe de estado contra la reina Lili’uokalani.

Sanford B. Dole: Descendiente de misioneros estadounidenses y vociferante partidario del control total yanqui o la destrucción total de todo lo hawaiano. Autoproclamado presidente de la República de Hawái’i fundada tras el destronamiento. Fue nombrado por el presidente McKinley para ser el Primer Gobernador Territorial del Territorio de Hawái’i después de la anexión.

Presidente de Estados Unidos, William McKinley: Defensor agresivo de la expansión imperialista yanqui que firmó un Tratado de Anexión en 1887, lo que al principio el Congreso rechazó, pero luego en 1898 adaptó en medio de la histeria belicosa que acompañaba a la guerra Hispano-americana.

LA COARTADA:

La supuesta coartada para el derrocamiento fue la necesidad de proteger a los ciudadanos estadounidenses en Hawái’i.

EL VERDADERO MOTIVO:

El derrocamiento de 1893 fue para proteger los intereses de los terratenientes de azúcar de Hawái’i que habían invertido enormes cantidades de dinero en campos y centrales azucareras pero que ahora enfrentaban la creciente competencia del mercado de azúcar en Estados Unidos y un repunte del nacionalismo hawaiano. La anexión de Hawái’i también satisfacía la necesidad de contar con una base para “el descanso y el reabastecimiento” de las tropas yanquis desplegadas a Las Filipinas durante la guerra Hispano-americana.

Para 1881 se circulaba en el Departamento de Estado de Estados Unidos la idea de que Hawái’i formara parte del “sistema estadounidense”, y en 1891 Estados Unidos estacionó permanentemente un buque de guerra en Hawái’i “para mantener ahí, desde hoy en adelante, un buque estadounidense para proteger los intereses de Estados Unidos en las islas”. El destronamiento y la anexión de Hawái’i fueron parte de la expansión imperialista de Estados Unidos en el Pacífico, para quien era indispensable tener control sobre Hawái’i — cuales islas podrían utilizar como una base militar en medio del océano Pacífico. Si bien la contradicción entre los poderosos empresarios blancos y la monarquía fue lo que al principio puso en marcha el destronamiento, el verdadero motivo para Estados Unidos fue la expansión imperialista y el control militar del Pacífico.

EN SUS PROPIAS PALABRAS:

Hiram Bingham, uno de los primeros misioneros de Nueva Inglaterra que llegó a Hawái’i, hablando de los hawaianos: “¡Es posible que sean seres humanos! Cuán oscuro y sin consuelo su estado de mente y corazón. ¡Qué tan cerca el peligro inminente al alma inmortal, envuelto en esta oscuridad profunda pagana! ¿Se les podría civilizar a tales seres?”

Lorrin Thurston, 3 de febrero de 1893 [días después del destronamiento]: “El problema fue que la reina no quiso renunciar constitucionalmente, sino que en cambio se afilió a elementos cuyo grito desde hace años ha sido ‘Hawái’i para los hawaianos’. Los americanos y europeos, que por mucho tienen los mayores intereses ahí, no están dispuestos a dejar que el indígena se gaste el dinero que ellos han trabajado tan duro para ganarse”.

FUENTES:

Nation Within: The History of the American Occupation of Hawai`i [La nación adentro: La historia de la ocupación estadounidense de Hawái’i], edición revisada, Tom Coffman, 2009

Aloha Betrayed, Hawaiian Resistance to American Colonialism [Aloha traicionado, la Resistencia hawaiana al colonialismo estadounidense], Noenoe Silva, Duke University Press

Native Land and Foreign Desires: Pehea La E Pono Ai? How Shall We Live in Harmony? [Tierra nativa y deseos extranjeros ¿Pehea La E Pono Ai? ¿Cómo viviremos en harmonía?], Lilikala Kame’eleihiwa, 2013

 

       

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/en-reunion-con-los-lideres-del-orden-fraternal-de-policias-trump-promete-apoyo-de-100-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

En reunión con los líderes del Orden Fraternal de Policías, Trump promete un "apoyo de 100%" a los asesinos cerdos policías

8 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

De lectores:

Chicago, March 29 press conference condemns FOP meeting with Trump

De la izquierda: Tio Hardiman de Violence Interrupters, International [Interruptores de la Violencia, Internacional]; Nataki Rhodes, de Civilian Police Accountability Council [El Concilio Civil sobre Responsabilidad de la Policia]; Eric Russell, presidente de Tree of Life Justice League of Illinois (Liga de Justicia Árbol de la Vida de Illinois); Carl Dix, representante del Partido Comunista Revolucionario. (Foto: especial para revcom.us)

El 28 de marzo, Trump y el cabecilla del Departamento de Justicia (DOJ), Jeff Sessions, recibieron a representantes nacionales del Orden Fraternal de Policías (FOP), entre ellos el cabecilla del FOP de Chicago. El FOP es el grupo policial más grande de Estados Unidos.

En la reunión Trump dejó absolutamente en claro que apoyaría a los puercos asesinos 100%. “Hice un juramento crucial: Siempre respaldaremos… a los increíbles hombres y mujeres de las fuerzas policiales. Siempre los respaldaré — 100%... Lamentablamente, a nuestros policías a menudo se les impide ejercer su oficio… En demasiadas de nuestras comunidades, el crimen violento está aumentando… Esas son las realidades dolorosas de que muchos en Washington no quieren hablar”.

Ante esto, Eric Russell, presidente de Tree of Life Justice League of Illinois (Liga de Justicia Árbol de la Vida de Illinois) convocó una conferencia de prensa el 29 de marzo frente a las oficinas de la FOP de Chicago. También participaron Naaki Rhodes, un activista con El Concilio Civil sobre Responsabilidad de la Policía; Tio Hardiman, de Interruptores de la Violencia, Internacional; Carl Dix; y el Club Revolución, Chicago. Juntos, condenaron la reunión de Trump y el Procurador General Jeff Sessions con el FOP, incluido el presidente del FOP de Chicago.

Eric Russell dijo: “Estamos aquí para expresar nuestra profunda indignación de que el Departamento de Policía de Chicago, una institución históricamente corrupta y sistemáticamente racista, tenga el respaldo del gobierno federal, en este clima en el que están matando a negros y latinos con impunidad”.

En la conferencia de prensa Carl dix dijo:

Trump ha dicho que va a mandar a los federales a Chicago para resolver la carnicería. Pero él no puede resolver esa carnicería porque la causa de la carnicería es el sistema. ¿Qué ha llevado a nuestra juventud a la situación en la que se están matando entre sí y también matando a los transeúntes que se encuentran en medio del tiroteo? Porque están encerrados en estos ghettos, sin trabajo, con un sistema educativo que está orientado a fallarles.

Hay planes para despachar a los federales. Unos artículos en el Chicago Tribune han comentado sobre la movilización de la Guardia Nacional, sobre cercar a una comunidad del Lado Sur con un muro. Y desplegar a la Guardia Nacional para guardar esas barreras. Los que quieran entrar o salir tendrían que mostrar identificación. El apartheid tipo Sud África en el Lado Sur de Chicago… Esto podría hacerlo imposible que el pueblo negro se ponga de pie y hacer nada..

Es parte de una embestida fascista generalizada. También hablaron [en la reunión] de cómo colaborará la policía con los escuadrones de deportación. Eso ya ha resultado recientemente en una redada en que el ICE irrumpió a la fuerza a una casa en el oeste de Chicago, disparándole a un hombre y arrestando a su hijo, los dos siendo legales…

Quieren que nos sometamos ante esto y que lo aguantemos. Estamos aquí para decir NO. Hemos dado la voz de alarma. Nuestra juventud juega un importante papel en esto. Ustedes tienen que dejar de matarse entre sí. Tienen que dejar eso y entrarle a la revolución. Porque tenemos que deshacernos del presente sistema. Un sistema que ya ha cometido horrores contra los negros, los latinos y otros de color, contra los musulmanes, contra las mujeres. Es un maldito sistema que no sirve para nada y Donald Trump está preparando horrores aún peores. Tenemos que deshacernos de Trump, sacarlo, pero hacerlo para deshacernos del presente sistema, para preparar para la revolución.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/trump-le-manda-al-carajo-al-planeta-y-a-la-humanidad-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

Asquerosa y mortal orden ejecutiva sobre el cambio climático

Trump le manda “al carajo” al planeta y a la humanidad

8 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

“No se les puede encomendar el planeta”, un corto de la película Revolución: por qué es necesaria, por qué es posible, qué, una charla filmada de Bob Avakian. Conozca BA, haga clic aquí

Con su firma, Donald Trump ha comenzado a eliminar las medidas débiles que Estados Unidos tenía en vigencia para limitar la emisión de gases invernaderos, la principal causa del cambio climático que está llevando el planeta hacia una catástrofe ambiental. La orden ejecutiva de Trump del 28 de marzo le dirige a la Agencia de la Protección del Ambiente (EPA en inglés) a que redacte o rescinda el Plan de Energía Limpia de Obama (que prometió reducir las emisiones de gases invernaderos por cantidades modestas), rentar tierras públicas para la explotación del carbón, eliminar regulaciones que limitan las emisiones de gases invernaderos de centrales eléctricas operadas con carbón, descartar normas para limitar las emisiones de gas metano, y descartar unas cuantas más protecciones del ambiente.

La orden ejecutiva pone en práctica el desmantelamiento de las regulaciones ambientales aprobadas en los últimos años bajo la administración de Obama, que Trump viene amenazando y prometiendo. El propio Obama aumentó en grande la producción de petróleo y gas en Estados Unidos, extendiendo oleoductos, levantando las restricciones a la exportación de petróleo crudo y otras medidas que en efecto inyectaron más gases invernaderos en la atmósfera. Al mismo tiempo, la posición oficial del gobierno de Obama era que el cambio climático causado por seres humanos era un problema importante que hay que abordar. Y Obama tomó ciertas medidas con respecto al medioambiente, como firmar el acuerdo sobre el clima de París de 2015, y poner en marcha el Plan de Energía Limpia que pretendía moderar y cortar un poco la contribución de Estados Unidos a la acumulación de gases invernaderos que están provocando transformaciones dramáticas en el sistema climático de la Tierra.

El enfoque de los gobernantes estadounidenses bajo Obama fue intentar mitigar la crisis y adaptar su sistema como mejor pudieran a las realidades del cambio climático. Esperaban gestionar una crisis rugiente que amenaza con salirse fuera de control. Y Obama intentaba posicionar a Estados Unidos como “líder” del mundo en la lucha contra el cambio climático, como parte de una estrategia para reforzar su dominio mundial. Pero ninguna de las medidas que se propuso bajo Obama para combatir el cambio climático concuerda con lo que realmente se necesita para abordar en serio el desastre ambiental que enfrenta la humanidad. Y la crisis climática continúa intensificándose.

Número especial de <em>Revolución</em> reside en la emergencia ambiental

El enfoque de este número especial de Revolución reside en la emergencia ambiental que enfrenta a toda la humanidad y los ecosistemas de la tierra. En este número de Revolución demostramos:

Lea más...

Ahora, Trump ha dicho “al carajo” con aún esas medidas a medias y con toda pretensión de hacer algo o preocuparse por la crisis climática. Trump, que niega que los humanos son los que causan el cambio climático, manda “al carajo” al proceso científico y a los científicos que han llegado a un consenso abrumador tras décadas de investigación sobre los peligros del cambio climático global causado por los gases invernaderos y otras actividades humanas bajo la forma en que la sociedad humana está organizada ahora. Sus acciones dejan ver que bajo la locura fascista de su régimen, no va a haber ninguna intención de cumplir con las obligaciones que tiene Estados Unidos para reducir las emisiones indicadas en el acuerdo de París sobre el clima, por tan inadecuados que fueron las reducciones propuestas. Y esto podría llevar a que otros imperialistas y potencias capitalistas, preocupados de que eso le dé a Estados Unidos una ventaja competitiva, asimismo empiecen a abandonar el acuerdo de París, así causando aún mayor contaminación de la atmósfera con gases invernaderos.

Esto ocurre cuando el sistema climático de la Tierra se encuentra cada vez más en un estado de emergencia. Las temperaturas globales suben en picada año tras año. Los cambios sin precedentes en los océanos, los patrones del clima y las capas polares que regulan el clima, alarman cada vez más a los científicos y a la gente común y corriente en todo el mundo porque ponen en peligro la supervivencia de los seres humanos y los ecosistemas que soportan la vida. Recientes estudios científicos sobre los cambios naturales en el clima durante la historia de la Tierra que aniquilaron partes importantes de la vida indican que el cambio climático de origen humano actual podría salirse completamente fuera de control. Una emergencia planetaria está en pleno apogeo.

Mientras el planteta se quema, Trump y su camarilla fascista le echan más combustible al fuego. Lo que se quemará son partes importantes de la vida planetaria, como los sectores más pobres y más oprimidos de la humanidad que ya sufren las peores sequías, las tormentas más poderosas y otras formas del clima extremo, mares alzados y otras consecuencias del calentamiento global.


Escrita por Bob Avakian y adoptada por el Comité Central del PCR.

¿Sabe de alguien más —que sea persona u organización— que ha podido desarrollar un verdadero plan para una sociedad radicalmente diferente, en todas sus dimensiones, y una CONSTITUCION para codificar todo esto? — Un mundo diferente ES posible — Lea o pida en línea la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto).

Trump presentó su orden ejecutiva como una gran maniobra a favor de “Estados Unidos primero” en seguridad e independencia energéticas y para salvar “trabajos de estadounidenses”. Para la firma de la orden ejecutiva, llevaron a unos mineros del carbón para que aplaudan mientras Trump decía grandes mentiras de que con eso volverían sus trabajos. La verdad es que, como ha escrito Raymond Lotta en revcom.us, “Donald Trump no va a ‘hacer que regresen los trabajos de los estadounidenses’ ... Pero en nombre de los trabajos de los estadounidenses engendrará nuevos horrores”. ¿Qué tipo de sistema enfermizo hace que la gente luche por los puestos de trabajo en una industria que contribúa a una amenaza que pone en peligro toda la humanidad y toda la vida en el planeta? Y ¿qué dice todo esto sobre este sistema capitalista imperialista que, impulsado por su sed inexorable de ganancias y su dinámica de expandirse o morir, ha generado un “Trump” que se apresura a hacer las cosas aún más terribles para miles de millones de personas alrededor del mundo?

El que el presidente del país supuestamente “más avanzado” del mundo sea un hombre que afirma que el cambio climático es una “patraña”, un presidente que rompe incluso las medidas ambientales inadecuadas que ya existían es otro ejemplo agudo, entre muchos, de por qué él y su régimen fascista son todos totalmente ilegítimos. Por eso, y por todos los otros innumerables crímenes del régimen de Trump y Pence, es urgente que se lo expulse del poder.

Existe una indignación generalizada, entre las organizaciones ambientalistas, los científicos y muchos otros que se preocupan por el futuro del planeta, por las acciones de Trump con respecto al medio ambiente. La gente se está movilizando y resistiéndose de varias formas. El mes de abril veremos dos importantes acciones contra los ataques del régimen de Trump y Pence al medio ambiente y la ciencia y sus otras agresiones contra el pueblo. La Marcha por la Ciencia para el Día de la Tierra del 22 de abril y la Marcha del Pueblo por el Clima, Trabajos y Justicia del 29 de abril convocan a la gente a salir a las calles para resistirse en Estados Unidos y en todo el mundo. (Para más sobre la importancia de estas marchas y cómo relacionarse con ellos, vea los artículos de www.revcom.us: “La Marcha por la Ciencia del 22 de abril — Por qué importa” y “La Marcha del Pueblo por el Clima del 29 de abril: ‘Nos resistiremos a los ataques contra nuestro pueblo, nuestras comunidades y nuestro planeta’”).

Es crucial que estas protestas sean masivas, de cientos de miles de personas, y que sean parte de una lucha cada vez más intensa para realmente expulsar por completo a este régimen. Sin expusarlos, no se podrá frenar su curso mortal. Pero si se logra expulsarlos mediante la agitación social masiva, se pueden presentar posibilidades reales para un futuro radicalmente diferente.

 

       

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/que-hacer-hoy-mismo-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

Qué hacer hoy mismo

Periódico Revolución | revcom.us

 

1) Lea y difunda el material de este portal. Visite este portal a diario para leer análisis de lo que está sucediendo, de cómo está relacionado con el meollo del problema que enfrentamos y con la solución que necesitamos, y de lo que la gente está haciendo en lucha. Difunda lo que encuentre en el portal y en particular difunda los memes sobre el régimen de Trump y Pence en las redes sociales de todo tipo. Visite este portal a diario para leer informes sobre acciones, análisis y nuevos materiales. Apoye este portal con donaciones.

2) Únase a Rechazar el Fascismo. Visite el sitio Refusefascism.org. Lea el mensaje de Rechazar el Fascismo sobre el 15 de julio. Haga donaciones a Rechazar el Fascismo para apoyar estas actividades y pida fondos a otros. Para hacerlo de manera efectiva, consiga orientaciones, herramientas y materiales en el sitio. Difunda el ¡NO! dondequiera que vaya, con afiches, calcomanías, tiza, etc. Cuanto más resuene en toda la sociedad esa sencilla pero crucial posición y cuanto más la ira y angustia de la gente se expresen en esta sencilla pero crucial posición, tanto más rápidamente avanzaremos para expulsar a este régimen fascista.

3) Mientras hace esto, éntrele a Bob Avakian, el líder de la revolución. Haga clic aquí y aquí para leer su trabajo sobre el desarrollo del fascismo en Estados Unidos y la orientación según la cual combatirlo; y haga clic aquí y aquí para conocer el conjunto general de su obra y de la dirección que da.

4) Afíliese al Club Revolución. Participe y sea representante poderoso para la revolución de una manera organizada, y a la vez conozca más de la revolución y dé pasos para ser miembro del Partido.

Escríbanos sobre sus ideas y actividades; comparta lo que piensa y hace con el movimiento por la revolución: revolution.reports@yahoo.com.

 

       

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/el-horror-diario-del-asesinato-policial-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

El horror diario del asesinato policial bajo el régimen de Trump y Pence

11 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

De un lector:

Rodney James Hess
Rodney James Hess

Toni Jo Collins
Toni Jo Collins

Elena MondragonElena Mondragon

Stop murder by police.

Chad Robertson
Chad Robertson (AP foto)

Francisco Serna
Francisco Serna

El 16 de marzo, en un solo día, la policía asesinó a siete personas en Estados Unidos. Uno fue la ejecución al lado de un camino de Rodney James Hess, un negro de 36 años de edad, quien transmitió en vivo por el Internet su propio asesinato por un policía cerca de Alamo, Tennessee. Se puede oír a Hess pedir repetidamente que un oficial superior venga al lugar, y entonces se oyen los disparos y sus alaridos desgarradores. Se le dio la pena de muerte por supuestamente conducir erráticamente.

Dos días antes, el 14 de marzo, la violencia policial robó seis vidas preciosas, una siendo una latina embarazada de 16 años, Elena Mondragon. Ella fue sólo un pasajero en un coche supuestamente robado cerca de la Universidad Estatal en Hayward, California.

Cinco días antes, un policía fuera de servicio abatió a tiros a una hermana blanca de 35 años, Toni Jo Collins, en Galveston, Texas. Las noticias de la televisión dijeron inmediatamente que estaba armada con una pistola, pero dos testigos dijeron que tenía una rosa y blanca pistola BB que disparó balines.

Y cinco días antes, a un hombre latino de 70 años, Alejandro Valencia Méndez, le asesinaron a balazos en una esquina concurrida en el centro de Los Ángeles. Las noticias dijeron que “empuñaba un tubo de metal”. En lugar de responder a tal situación (si el informe sobre el tubo aun era la verdad) restringiéndolo de otra manera, una pandilla de policías lo mató a tiros.

Y Chad Robertson, un hombre negro de 25 años de edad sin arma que estaba entre 25 y 30 metros del cerdo policía de Amtrak que le disparó en la espalda mientras corría por su vida. El Chicago Tribune escribió que Robertson “había estado en Chicago por sólo media hora el 8 de febrero en una escala en espera de un autobús a Minneapolis en la estación, Union Station”.

¡¿Y qué de Francisco Serna, de 73 años, cuyo cuerpo fue acribillado por cinco balas policiales en Bakersfield, California en diciembre de 2016 en la cochera de un vecino, los policías supuestamente confundiendo su crucifijo con una pistola?!

El terror policial continúa y ahora amenaza con acelerar e intensificarse bajo el régimen fascista de Trump y Pence. Las estadísticas oficiales del gobierno son irregulares y difíciles de encontrar o verificar, ya que no existen reglas estrictas para el registro exacto de los crímenes policiales. La mayoría de estas historias están enterradas en las redes sociales y descubiertas por periodistas y académicos, claro que no de las cámaras corporales de la policía. Algunos sitios web como Killed by Police [Muerto a manos de la policía], Fatal Encounters [Encuentros mortales], Mapping Police Violence [Haciendo un mapa de la violencia policial], el Washington Post, y The Counted [Los contados] que está vinculado con el servicio noticioso británico The Guardian, tienen listas de incidentes, y los últimos tres sitios web solo empezaron a hacerlo en 2015; sin embargo dos de estos (The Counted y Mapping Police Violence) han clausurado a partir de enero de 2017.

Aunque hay discrepancias en los números, existe un patrón de la epidemia continua de terror policial, especialmente en los barrios urbanos pobres. En 2015, el Washington Post reportó 991 asesinatos policiales, Fatal Encounter detalló una lista de 1.520, y dos de los otros sitios web enumeraron 1.210 basado en los informes de noticias locales que citaron. Hasta el momento en 2017, el Washington Post cuenta con 237 (hasta el 19 de marzo), Killed by Police cuenta 280 (hasta el 24 de marzo), y Fatal Encounter enumera 389 (hasta el 20 de marzo). Es probable que estos números tiendan a estar bajos cuando los informes llegan, son contabilizados y verificados. En 2017, a diferencia de los últimos dos años, no oímos mucho sobre estos cientos de casos ni vimos videos en CNN y otras noticias nacionales, sino que nos enteramos de más sobre estos como referencias de paso en las noticias locales, si es que nos enteramos de algo.

Al menos una de las fuentes mencionadas anteriormente informó que en 2016, los hombres negros de 15 a 34 años de edad tenían nueve veces más probabilidades que otros estadounidenses de ser víctimas del asesinato policial y cinco veces más que los blancos de la misma edad. Y que los negros sin arma tenían cinco veces más probabilidades de resultar asesinados por la policía que los blancos sin arma. Es decir, casi el 40 por ciento de las personas sin arma muertas por la policía eran negras, aunque solo constituyen el 13 por ciento de la población de Estados Unidos. Y los datos muestran que no hay ninguna correlación entre el índice de criminalidad y la violencia policial.

Sin embargo, de acuerdo a los comentarios del fiscal general de Trump, Jeff Sessions, el problema NO es la epidemia de violencia policial, sino las revelaciones y la resistencia a esa violencia: “De alguna manera, hemos socavado el respeto para la policía y, muchas veces, hecho su trabajo más difícil” y “Creo que es un problema real cuando tenemos las declaraciones de Black Lives Matter que son realmente radicales, que son absolutamente falsas”. Y el sitio web de la Casa Blanca ahora dice que “la administración de Trump será una administración de la ley y el orden... El peligroso ambiente anti-policía en Estados Unidos está mal. La Administración de Trump le pondrá fin”.

“Ley y orden” y el mito del “ambiente anti-policía” y el “trabajo más difícil” todos son palabras de código dirigidas especialmente contra los negros y latinos, y otros en los barrios urbanos pobres. Los comentarios de Trump y Sessions son amenazas para quitarles incluso las más mínimas restricciones a los policías. Estas amenazas también se dirigen a la resistencia, tales como las muchas protestas justas de los últimos años contra el terror policial, desde Ferguson por el asesinato de Michael Brown hasta Baltimore por el asesinato de Freddie Gray hasta el movimiento de Black Lives Matter, y Rise Up October en 2015.

Algunos puntos de orientación estratégica para el período entrante
Lea más

Lo que se necesita ahora, y urgentemente, no es solo contar a los muertos y esperar a ver qué suceda. No habrá un mejor momento ni tenemos mucho tiempo. Lo que se requiere es la resistencia determinada y audaz al crimen del terror policial. No Más Vidas Robadas fue y sigue siendo una exigencia justa. Pero en este momento de la historia, debe ser parte de oponerse resistencia y expulsar a todo el régimen — oponerse a todos los crímenes y ultrajes del presente sistema y, de hecho, a todo el sistema mismo como la raíz de estos horrores.

Tenemos que sacar una lección de los desafiantes rebeldes de Ferguson y Baltimore, para tomar acción y unirse con personas de todos los sectores de la sociedad en desafío y rebelión contra el genocida terror policial, y también contra todos los crímenes del presente sistema como parte de la resistencia general a la trayectoria fascista de toda la sociedad. El análisis científico crucial y el desafío urgente se exponen en la nueva orientación del PCR en este sitio web. Las vidas de las personas en todo el mundo están realmente en juego, cada minuto de cada día, llamándonos a actuar en nombre de TODA la humanidad.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/creen-que-las-fuerzas-armadas-estadounidenses-y-la-cia-pueden-hacer-algo-bueno-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

¿Creen que las fuerzas armadas estadounidenses y la CIA pueden “hacer algo bueno”?

Lean sobre 15 ocasiones en que la gente aceptó eso, y de ahí reflexionen al respecto

11 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Durante los últimos 60 años, las fuerzas armadas estadounidenses y la CIA se han utilizado una y otra vez supuestamente como una “fuerza para el bien” alrededor del mundo. A continuación presentamos sólo unos ejemplos de lo que realmente hicieron:

Corea, 1950-1953  La invasión estadounidense y la guerra mataron a cinco millones de personas. Entre otros crímenes de guerra estadounidenses hicieron bombardeos masivos que destruyeron todos los edificios de más de un piso de altura en Corea del Norte, el uso de armas químicas contra civiles y la violación en masa de mujeres.

Vietnam, de los principios de los 1960 a mediados de los 1970  Más de dos millones de civiles vietnamitas murieron en la guerra, en la cual Estados Unidos dejó caer dos veces la cantidad de bombas que en toda la Segunda Guerra Mundial, en un país del tamaño de Nuevo México, usó armas químicas como el napalm y el agente naranja, y masacraron aldeas enteras de niños, mujeres y ancianos.

Indonesia, 1965  En un golpe de estado orquestado por la CIA, el régimen militar del general Suharto masacró a por lo menos 500.000 personas, quizás más de un millón, principalmente los comunistas y los acusados de ser comunistas. Algunos ríos se atascaron de las víctimas.

Guatemala, a principios de los 1980  La CIA capacitó y asesoró a las fuerzas del General Ríos Mott que sistemáticamente destruyeron más de 600 aldeas indígenas mayas, masacrando a 75.000 personas.

Líbano, 1982  El presidente Reagan envió más de 1.200 infantes de Marina a Beirut en nombre del “mantenimiento de la paz”, pero en realidad para proteger los intereses de Estados Unidos, por los cuales apoyó la brutal invasión israelí de Líbano que tenía el fin de aplastar a las fuerzas palestinas y mató a más de 20.000 palestinos y libaneses.

El Salvador, los 1980  Los “asesores” militares de Estados Unidos entrenaron y dirigieron al ejército salvadoreño cuyos escuadrones de la muerte llevaron a cabo masacres y “desapariciones” de opositores — al menos 75.000 personas murieron y una quinta parte de la población del país se vio obligada a huir de sus hogares.

Panamá, 1989  Más de 29.000 soldados yanquis invadieron para derrocar a Manuel Noriega, que antes trabajaba para la CIA pero luego sus amos lo vieron como una carga. Destruyeron al vecindario pobre de El Chorillo a tal grado, matando a miles de residentes, que llegó a ser conocido como “Pequeña Hiroshima”.

Irak, 1991  Las fuerzas militares estadounidenses y aliadas emprendieron una campaña de bombardeos de 42 días, seguida por una invasión terrestre. 100.000 a 200.000 iraquíes murieron en la guerra, y la destrucción sistemática de los sistemas de energía, agua y saneamiento del país tuvo un efecto devastador para la vida del pueblo iraquí en los años siguientes.

Haití, 1991  La CIA colaboró con fuerzas militares locales para derrocar al presidente electo Aristide y desencadenar una ola de represión brutal. Asesinaron a miles de partidarios de Aristide y 60.000 haitianos se vieron obligados a huir de la isla en barcos improvisados.

Somalia, 1992  Los infantes de Marina estadounidenses participaron en feroces batallas en la capital, Mogadishu, en un intento de expulsar del poder a un caudillo. Aunque unos helicópteros Apache fueron derribados y unos soldados estadounidenses resultaron muertos, el ataque estadounidense mató a entre 500 y 1.000 somalíes, incluidos civiles.

Afganistán, 2001  La invasión militar estadounidense inmediatamente después del 11 de septiembre lanzó una guerra que continúa hoy en día, en la que las fuerzas estadounidenses han bombardeado fiestas de bodas y hospitales, encerrado a las personas en mazmorras de tortura, y cometido otros crímenes. Unos cinco millones de personas han sido expulsadas de sus hogares.

Irak, 2003  Sobre la base de la mentira deliberada de que buscaran “armas de destrucción masiva”, las fuerzas armadas estadounidenses y sus aliados bombardearon e invadieron Irak, matando e hiriendo a miles de civiles. Así comenzó una ocupación de nueve años que provocó horrores aún mayores para el pueblo de Irak y toda la región.

Crimen Yanqui

Crimen yanqui es una serie regular de revcom.us. Cada entrega se centrará en uno de los cien peores crímenes de los gobernantes de Estados Unidos, de entre un sinnúmero de sanguinarios crímenes que han cometido por todo el mundo, de la fundación de Estados Unidos a la actualidad.

Lea la serie Crimen Yanqui aquí.

Libia, 2011  El ejército estadounidense y las fuerzas aliadas de la OTAN lanzaron miles de ataques aéreos para que el levantamiento contra el régimen de Gadafi sirviera los fines estadounidenses: cientos de civiles murieron en los bombardeos y el país se metió en una guerra infernal entre varios caudillos militares y fundamentalistas islámicos.

Yemen, actualmente  El ejército estadounidense está llevando a cabo una campaña de bombardeos, ataques con aviones no tripulados, asesinatos selectivos y redadas de fuerzas especiales en nombre de combatir las fuerzas islámicas fundamentalistas, pero con muchas víctimas civiles. La atrocidad más reciente: una redada de los SEAL de la Marina del enero de 2017 mató a 23 civiles no armados, entre ellos nueve niños menores de 13 años.

Siria, actualmente  Estados Unidos está aumentando el despliegue de tropas y los ataques aéreos que comenzaron bajo Obama. Unas semanas antes del ataque del 7 de abril de misiles de crucero Tomahawk ordenado por Trump, aviones no tripulados lanzaron misiles y una bomba de 225 kilogramos sobre una mezquita en la ciudad de Al-Jinah en la que cientos de personas se habían reunido para la oración. Mataron a 46 personas.

~~~~~~~~~~

En cada uno de estos casos, liberales en la clase dominante afirmaron que el ejército de Estados Unidos era una fuerza para el “bien” — y lograron que demasiada gente aceptara ese enfoque. ¡NO! Este ejército lucha por los intereses de los capitalistas-imperialistas estadounidenses, aquí y alrededor del mundo, y defiende e impone su dominio de grandes partes del mundo. Y es por eso que NUNCA es una fuerza para el bien y SIEMPRE una fuerza para la terrible represión y la violencia reaccionaria contra el pueblo.

 

       

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/no-a-la-guerra-estadounidense-contra-siria-protestas-por-todo-estados-unidos-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

¡No a la guerra estadounidense contra Siria! Protestas por todo Estados Unidos

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

El viernes, 7 de abril, el día después de que el régimen de Trump y Pence atacó a Siria con misiles de crucero, hubo protestas en ciudades en muchas partes de Estados Unidos. Como dijo revcom.us, “Las acciones de Estados Unidos no están en el interés del pueblo, alrededor del mundo ni en el propio Estados Unidos. ¡Hay que condenar y oponerse activamente a esta agresión!”.

En esta página publicamos informes que recibimos de las acciones en la Ciudad de Nueva York y otros lugares, así como fotos de algunas otras ciudades. Si bien estas protestas eran mucho más pequeñas de lo debido, era muy importante que las personas en muchas ciudades se pusieran de pie ante un torrente repugnante de “apoyo bipartidista” por Trump de parte de políticos y los medios de comunicación.

Continuaremos actualizando en cuanto sepamos más sobre las protestas el viernes, 7 de abril, y los días siguientes — y convocamos a los lectores de revcom.us a mandarnos fotos, videos e informes (mandar a: revolution.reports@yahoo.com).

Ciudad de Nueva York

De un(a) lector(a):

“¡Presentes! ¡Firmes! ¡No a la guerra en Siria!” El viernes, al otro lado de la calle frente a la Torre Trump en Manhattan, los manifestantes condenaron los ataques aéreos contra Siria por el régimen de Trump y Pence la noche anterior— “para denunciar a estos asesinos, y derrocar este régimen fascista”, como lo dijo Travis Morales para Rechazar el Fascismo (RefuseFascism.org) al abrir el mitin. Rechazar el Fascismo y la Coalición ANSWER movilizaron la protesta.

Habló un orador de la Coalición ANSWER, seguido por Sunsara Taylor, una de las iniciadoras de Rechazar el Fascismo y una articulista para Revolución/revcom.us. Habló sobre la necesidad de una revolución para acabar con este sistema y dijo que “Estados Unidos nunca ha tenido grandeza”. Y dijo, “Si estás de acuerdo conmigo sobre eso, o si no lo eres… si estás con los comunistas… si estás con los demócratas… si eres una persona religiosa… si eres ateo…,” que todos debemos unirnos ahora para expulsar el régimen fascista de Trump y Pence. Concluyó con la importancia de las manifestaciones que tendrán lugar en los últimos 10 días de abril — la Marcha por la Ciencia, la Marcha del Pueblo por el Clima, y las protestas del 1º de mayo contra los ataques a los inmigrantes.

También habló un orador invitado originario de Corea del Sur, que colocó este más reciente ataque contra Siria en el contexto de las guerras estadounidenses de conquista que mataron a cinco millones de personas en la guerra de Corea; los millones masacrados por Estados Unidos en su guerra de Vietnam; y la matanza que aún sigue en Irak, que resultó de una guerra que Estados Unidos lanzó con el pretexto de quitarle “armas de destrucción masiva”. Después del mitin, una marcha se lanzó por la Avenida Cinco.

Un manifestante joven había venido desde Long Island. Era la primerita protesta que había asistido, y se sorprendió al darse cuenta que sostenía un letrero — “Estados Unidos aún está librando una guerra injusta en Yemen”— que alguien le habían dado. Sentía angustiado por el “caos” de los meses pasados, y trataba de encontrarle sentido. Aludiendo a las víctimas inocentes en un pueblo pobre en Yemen a los cuales los Navy SEALs mataron en una redada que fue la primera operación militar de Trump como presidente, el joven manifestante habló de “mujeres y niños acribillados desde los helicópteros Apache”. Los medios de comunicación dijeron que era la primera vez que Trump había “actuado como un presidente”. Y de ahí, la noche anterior tras los ataques aéreos contra Siria, los medios y los demócratas dijeron que esto era el “segundo momento” de Trump. El manifestante de Long Island se indignó por todo esto — no sabía qué era el fascismo, pero odia a Trump y quería entender más.

Al pasar la marcha por Times Square, tres turistas franceses, todos ellos estudiantes, cargaron afiches ellos mismos por un momento. Se oponían al ataque de Trump contra Siria, y también se angustiaban por los niños sirios muertos por el gas venenoso, lo que Trump había pretextado para justificar la agresión. Uno de ellos dijo, “Creo que Trump es un cobarde. Un cobarde y un asesino”. Otro dijo, “No puede quedar como presidente. Es una crisis por la humanidad”.

Chicago

De un(a) lector(a):

150 personas protestaron en Chicago en frente de la Torre Trump como parte de un día nacional de acción de emergencia contra el ataque estadounidense a Siria con misiles. La coalición ANSWER convocó el mitin y la marcha.

Se veían letreros como “¡A resistir a la guerra de Trump contra Siria!” y “¡Cohetes para NASA, no para Siria!”, y un letrero casero pintado como un chorro de sangre con la letra, “¿Para qué sirve?”. Hubo letreros de revcom, “¡En nombre de la humanidad! ¡No a los ataques contra Siria! ¡A expulsar el régimen de Trump y Pence!”. Una manifestante traía la bandera palestina pintada en el cachete. Hubo letreros de Rechazar el Fascismo, “En nombre de la humanidad: Nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista” en diferentes idiomas, entre ellos el árabe.

Un orador del Medio Oriente dijo, “¡Estados Unidos es un gran país, pero ahora se ha vuelto loco!”. Durante la marcha el Club Revolución dirigieron un coro que muchos otros participantes hicieron suya: “¡1-2-3-4, esclavitud, genocidio y guerra! ¡5, 6, 7, 8, Estados Unidos nunca ha tenido grandeza!”. Un transeúnte dijo que el ataque estadounidense se justificó por las víctimas del ataque químico — pero cambió de opinión cuando le retaron a ver todo lo que Estados Unidos ha hecho a la gente en el Medio Oriente. Una pareja de Colombia que estaba de visita se sacaron una foto cargando letreros del “¡NO!” de Rechazar el Fascismo y la mandaron a todos sus amigos en Colombia.

Los Ángeles

De un(a) lector(a):

Se llevó a cabo una protesta de emergencia en Los Ángeles la noche del jueves para decir ¡NO! al bombardeo estadounidense de Siria. La Coalición ANSWER convocó la protesta y animó a una multitud energética en coros que condenaba el imperialismo estadounidense y su papel en el Oriente Medio y este bombardeo más reciente de Siria. Rechazar el Fascismo en Los Ángeles respaldó la acción, organizó un contingente, y habló en el mitin. El Club Revolución de Los Ángeles también hizo presencia. Rechazar el Fascismo habló, repartió su Llamamiento a la Acción, e identificó el régimen de Trump y Pence como fascista, y convocó a que millones de personas actúen para sacar del poder a este régimen fascista — ¡que este reciente ataque y bombardeo estadounidense en el Oriente Medio hace hincapié en la URGENCIA de expulsar a este régimen fascista.  El Gremio Nacional de Abogados, California por el Progreso, y otros grupos participaron. Varios sirios asistieron la protesta, que empezó en Pershing Square en el centro de Los Ángeles y de ahí marchó por las calles del centro al palacio municipal con unas 200 personas

Houston

De un(a) lector(a):

Hubo tres mítines en Houston para protestar el bombardeo de Siria por el régimen de Trump y Pence. Activistas locales de Rechazar el Fascismo también repartieron volantes y organizaron entre estudiantes en la Universidad de Houston. El sábado, 8 de abril, docenas de personas se reunieron en Moody Park in Houston, reclamando, “No a la prohibición, No a la guerra”, y por el cuidado médico asequible. Más tarde, un equipo con Rechazar el Fascismo llevó el Llamamiento a la Acción a asistentes del desfile anual de Art Car (Carro de Arte), y estallaron debates y discusiones sobre por qué es fascista el régimen de Trump y Pence, y cómo se podría expulsarlos. Un hombre de Europa habló de lo mucho que le da miedo lo que hace el gobierno estadounidense y dijo que le hace pensar en los horrores de Alemania Nazi. 

Eugene, Oregón

Una docena de personas hicieron presencia en un mitin “Manos afuera de Siria” la noche del viernes en solidaridad con otros grupos que protestaron esa noche, y para denunciar el primer ataque directo estadounidense contra Siria, y declarar NO a las guerras sin fin y NO a la intervención estadounidense en Siria.

San Francisco

Más de 100 personas se reunieron en el centro bajo la lluvia para denunciar el ataque estadounidense contra Siria. La organización ANSWER convocó las protestas. Los oradores eran de Vets for Peace, Rechazar el Fascismo, y otros.

 

       

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/ataque-fascista-al-estado-de-derecho-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

El ataque fascista al estado de derecho

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

El estado de derecho está bajo fuerte ataque — y esto es una parte integral de una reconfiguración fascista de la sociedad.

Trump y su camarilla están llenando las cortes de alto nivel con fascistas y facilitadores del fascismo, incluida hasta la Suprema Corte. Desacreditan e intimidan a las cortes que les estorban, azuzan a su base contra ellas, y amenazan con simplemente ignorar sus órdenes. 

Atacando las cortes… y llenándolas de facilitadores del fascismo

Es abierto el asalto de Trump contra el estado de derecho. Después de que unas cortes emitieron órdenes temporales contra su prohibición de inmigrantes musulmanes y refugiados, sus secuaces hicieron amenazas como “Nuestros oponentes, los medios de comunicación y el mundo entero pronto verán, cuando comencemos a tomar nuevas medidas, que los poderes del presidente para proteger a nuestro país son muy sustanciales y no se van a cuestionar”. Le hacen eco a Hitler.

O este tuit del aliado cercano y fascista cristiano, exgobernador de Arkansas Mike Huckabee: “Ojalá que @POTUS le dijera al juez de Hawái lo que Andrew Jackson le dijo a la corte que se extralimitaba — me hago el sordo, que la corta imponga su orden”. Huckabee invocaba la infame posición de Andrew Jackson, un presidente genocida que masacraba a indígenas y poseía esclavos, que desafió una orden de la Suprema Corte estadounidense que hubiera interferido con la toma violenta de tierras indígenas por el gobierno para extender la esclavitud. 

Quizás sea menos obvio que atacar a las cortes así de frente se combina con llenar las cortes con su gente. Trump y los republicanos han declarado que harán lo imposible para que se apruebe la nominación de Neil Gorsuch a la Suprema Corte. El nombre de Gorsuch apareció en la lista de candidatos potenciales a la Suprema Corte que Donald Trump publicó durante la campaña. Esa lista fue preparada por los fascistas tradicionales cristianos y sirvió para cimentar su alianza; para ellos, revocar el derecho al aborto es una condición sine qua non (clave para un acuerdo). Trump y los republicanos que controlan las dos cámaras del congreso están en una posición para llenar cientos de posiciones de alto nivel en las cortes federales con jueces de la misma calaña de Gorsuch.

Degradar y amenazar con desafiar a las cortes, y llenarlas con facilitadores del fascismo, es un golpe doble. Si Gorsuch, como se informó, le dijo a un senador demócrata que los ataques de Trump a jueces eran “desalentadores y desmoralizadores”, esto podría servir a las relaciones públicas, pero también podría representar una división de trabajo entre la implementación del programa trumpista desafiando el poder judicial y el uso del poder judicial para “legitimarlo”.

Atacar al estado de derecho

Los ataques de Trump contra el poder judicial van de la mano con un ataque multifacético contra el estado de derecho — es decir, un ataque contra el concepto de que nadie esté por encima de la ley. Él ha convocado a que “saquen en camilla” a manifestantes contra sus actos. Su procurador general Jeff Sessions es un enemigo de por vida de los derechos civiles. En un país donde el terror y el asesinato policía en las comunidades oprimidas reinan casi sin frenos ya de por sí, Trump les dijo a los líderes del Fraternal Order of Police (Orden Fraternal de Policías (FOP): “Siempre apoyaremos… a los y las increíbles agentes policiales. Siempre estaré con ustedes — el 100 por ciento”. (Énfasis añadido)

Todo eso va con el fin de triturar los derechos que la Constitución de Estados Unidos supuestamente garantiza al pueblo en general, además de arrollar a la oposición dentro de la clase dominante, en parte por medio de concentrar el poder absoluto e indiscutido en el poder ejecutivo (la presidencia, los organismos de represión violenta como el FBI y la CIA y los organismos administrativos federales) y aplastar la capacidad de las cortes de ponerle obstáculos al programa de Trump.

La esencia de la cuestión no es la personalidad de Trump. Él ha sido promovido debido a las profundas crisis ante este sistema. Lo respaldan fuerzas poderosas en la clase dominante cuyos objetivos políticos los expresa el Partido Republicano. Y él está implementando un programa fascista.

¿Qué es el “estado de derecho” y por qué lo quiere triturar Trump?

Los derechos democráticos básicos en el presente sistema existen dentro de un marco de continuar el dominio y el saqueo. Y los definen los intereses de la clase dominante capitalista-imperialista. Como Bob Avakian ha señalado repetidas veces, nunca habrá y nunca puede hacer un derecho de comer bajo el capitalismo. ¿Por qué? Porque los derechos que existen en esta sociedad son restringidos por la realidad de que esta es una dictadura de la clase capitalista-imperialista. Solamente esta clase controla el derecho de utilizar los instrumentos de fuerza y coacción (las fuerzas armadas y la policía, las prisiones, las cortes, etc.) y el poder ejecutivo contra cualquier sector de la población, grupo o país que infrinja sus intereses; dentro de ese marco, extienden ciertos derechos a otros sectores del pueblo. 

Lo que es aún más esencial es que los derechos del tipo que la Constitución de Estados Unidos define funcionan para resolver conflictos entre diferentes facciones de la clase capitalista, y para mantener el control sobre el pueblo, mediante formas como las cortes, las elecciones, etc. Por ejemplo, la “libertad de la prensa” en esta sociedad, significa ante todo la libertad para que poderosas facciones de la clase dominante compitan en los “medios de comunicación” para influenciar la opinión pública. Con el paso del tiempo, y junto con el auge de la hegemonía estadounidense imperialista y su capacidad de aprovechar ese saqueo mundial para privilegiar a diferentes sectores del pueblo, han extendido esos derechos a veces para dar cierto nivel de derechos civiles formales. 

Al mismo tiempo, la mayoría de las personas en Estados Unidos, la mayor parte del tiempo, se acostumbran a contar con ciertos derechos. Se permiten protestas bajo ciertas condiciones. Algunos de esos derechos legales, como la igualdad formal para el pueblo negro, sólo se consiguieron en el contexto de una lucha heroica que rebasó con mucho el tipo de protesta lo que este sistema considera legal. Acuérdense: era una violación de la ley que una persona negra tan siquiera se negara a sentarse en la parte de atrás de un autobús en el Sur bajo la segregación del Jim Crow. Por lo que, por limitados que sean estos derechos de por sí, siempre han sido extremadamente desiguales los niveles en que se respetan y hasta si se conceden o no. 

El de que le conceden algunos derechos al pueblo, incluidos los derechos a votar, no significa que la gente ejerza el poder o que sea el “amo del gobierno”. Esos derechos —por limitados que sean— sirven tanto como una “válvula de presión” por la cual pueden encauzar el descontento y la indignación hacia formas que no amenacen el orden prevaleciente como de hacer que las masas populares se imaginen que tienen un interés en el estatus quo, que todos tienen los mismos derechos que los demás, etc.1

La profunda crisis del sistema y la respuesta fascista

El capitalismo-imperialismo —sea en una forma fascista o “democrática”— siempre es una forma de la dictadura de la clase dominante capitalista-imperialista que mantiene un monopolio del uso admisible de la violencia. Pero el fascismo es una forma drástica y radicalmente peor de ese dominio. El fascismo ha venido cobrando fuerza por medio de una secuencia de regímenes republicanos, desde Reagan, los Bush y ahora, a un nivel cualitativamente mayor, con Trump. El impulso hacia una forma fascista de gobierno surge de las profundas crisis ante este sistema, por las cuales —a los ojos de lo que ahora son los sectores prevalecientes de la clase dominante— no hay soluciones dentro de la forma “normal” (democrática burguesa) de gobierno.

Hoy día, el imperio estadounidense se encuentra seriamente limitado y dificultado en su capacidad de saquear a la gente y a los recursos por todo el planeta debido al auge de rivales globales como Rusia y China, adversarios regionales como Irán, “comodines” como Corea del Norte y el pernicioso yihadismo fundamentalista islámico reaccionario. Una intensa competencia global ha socavado las condiciones en que los sectores de la población con mayores privilegios se acostumbraban durante décadas a gozar un estilo de vida cómodo como “su tajada” (del saqueo del imperio estadounidense — aunque por supuesto nunca se mencionaba). Lo que sectores grandes de blancos estadounidenses han considerado las “normas sociales”, como la subyugación de las mujeres, la opresión de las nacionalidades y los papeles tradicionales de género, han sido minadas por luchas de masas o erosionadas por cambios demográficos, económicos y culturales. Durante mucho tiempo, diferentes facciones en la clase dominante no han logrado resolver sus diferencias por medio de las instituciones y cauces normales del sistema — y eso se ha expresado en una parálisis del gobierno.

Bajo estas condiciones, para salir del “punto muerto” y lidiar decisivamente con estas contradicciones, un sector de la clase dominante, encabezado por Trump, se ha consolidado en torno a la necesidad de imponer el fascismo y destruir mucho y quizás todo de lo que se han considerado derechos, protecciones y procedimientos democráticos. En cambio, se empeñan a hacer uso de los instrumentos de violencia del estado, y turbas fascistas, para reprimir abiertamente tanto a sus rivales en la clase dominante, como a cualquiera de entre las masas que se les oponga, y a poblaciones enteras que para ellos están fuera de la “protección” de la ley (por ejemplo, musulmanes, inmigrantes, etc.).

¿Qué hacemos ahora?

Para la clase dominante, respetar los supuestos derechos democráticos no es más que una cuestión de conveniencia. Pero para la humanidad, y en particular para los que aspiran a superar un mundo de explotación y opresión, sí importa si se conservan esos derechos. Será incalculablemente más difícil montar cualquier tipo de lucha por un mundo mejor si aplastan con saña a la gente en cuanto levante la cabeza, y si encajan a los propios oprimidos en condiciones cualitativamente peores y apenas permiten que respiren (con la amenaza del genocidio literal “al estilo de la solución final” en el fondo y —según cómo se desarrollan las cosas— considerada por los gobernantes como una opción real). Y para los revolucionarios —y sí, para toda la humanidad— el objetivo debe ir más allá de derrotar este intento de imponer el fascismo e ir hacia la revolución.

Es críticamente importante defender el estado del derecho y defender a todos los que sufren la represión violenta o la injusticia judicial por parte de los fascistas, incluso miembros e instituciones de las mismas clases dominantes. Al mismo tiempo, hay una manera de superar el sistema que nos metió en este problema en primer lugar — un sistema que en su funcionamiento normal nos ha “regalado” la encarcelación en masa y la persecución genocida del pueblo negro y otros pueblos oprimidos… la subyugación de las mujeres… el saqueo del medio ambiente… la sobreexplotación y persecución de los inmigrantes… y lo que no es menos importante, las terribles guerras que en sólo las últimas pocas décadas han robado a millones de vidas inocentes. Hay una Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte que ofrece la guía para superar y suplantar a la actual sociedad y donde el mismo concepto de la libertad es mucho más rico, al mismo tiempo que protegen los derechos del individuo de una manera que nunca se ha visto y nunca se podrá ver en esta sociedad actual.

 

1. Vea, por ejemplo, Communism and Jeffersonian Democracy (El comunismo y la democracia jeffersoniana (en inglés) de Bob Avakian, la sección "Las elites que se compiten entre sí — y más allá de las elites"  y en particular la sub-sección “Qué ocurre —y no ocurre— mediante las elecciones... lo que es —y lo que no es— la actividad política con sentido”. Lea otros pasajes de esta obra en español aquí [regresa]

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/raymond-lotta-responde-a-un-articulo-en-el-nytimes-que-vinculan-a-trump-y-mao-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

Raymond Lotta responde a un artículo ridículo y dañino en el New York Times que vinculan a Donald Trump y Mao Zedong

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

El 4 de abril, en el New York Times salió un artículo de Chris Buckley titulado “Maoists for Trump? In China, Fans Admire His Nationalist Views” [¿Maoístas apoyan a Trump? En China, los fanáticos admiran su punto de vista nacionalista]. El artículo detalla las opiniones de algunos autodenominados “maoístas” en China, aparentemente dentro y fuera del Partido Comunista de China, que ven en el fascista Donald Trump una voz de los trabajadores desatendidos y la gente pobre, y ven su ultrachovinismo como un modelo para un nacionalismo agresivo de “China primero”. Quiénes precisamente son estos “maoístas”, y la certeza de las caracterizaciones del artículo, no puedo comentar — ¡pero sí hay que establecer algunas verdades básicas! El 5 de abril, envié la siguiente carta al New York Times.

Para un análisis más profundo de Mao y la experiencia histórica y lecciones de la revolución china, véase Bob Avakian, La Revolución Cultural de China... el arte y la cultura... el disentimiento y la efervescencia... y el avance de la revolución hacia el comunismo, y la entrevista a mi sobre la historia de la revolución comunista en el siglo XX (disponible como e-book en inglés en thisiscommunism.org).

~~~~~~~~~~

A LA REDACCIÓN DEL NEW YORK TIMES

Los “Maoists for Trump” [Maoístas en apoyo de Trump] retratados en el artículo de Chris Buckley del 4 de abril tienen tanto en común con lo que Mao representaba como la China de hoy tiene con el socialismo y el comunismo — es decir, nada. El punto principal de la vida de Mao era liberar a la humanidad del yugo del capitalismo-imperialismo, el sistema que Trump encarna.

Mao lanzó la Revolución Cultural precisamente para impedir que una élite neocapitalista dentro del Partido Comunista de China tomara el poder y arrastrara a China por el camino del capitalismo. Estos “seguidores del camino capitalista” ganaron después de que Mao muriera en 1976 — transformando a China en una sociedad de explotación salvaje, desigualdad social y saqueo ambiental.

Puede que Mao tuviera un aspecto secundario del nacionalismo. Pero en general luchó para llevar adelante la revolución socialista y promover la revolución mundial — no para hacer de China un saqueador del planeta igualmente opresivo y orgulloso. Mao y Trump son polos opuestos. El intento de vincular a los dos presentando a algunos en China que falsamente afirman que representan a Mao en aras del propio chovinismo nacionalista de ellos sería un chiste cruel si no fuera por la distorsión de larga data de los grandes medios de comunicación, incluido el New York Times, de Mao y la historia de la revolución china.

RAYMOND LOTTA

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/el-primer-tramo-de-la-gira-nacional-organizadora-de-refusefascism-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

Informe sobre el primer tramo de la Gira Nacional Organizadora de RefuseFascism.org

De la Ciudad de Nueva York a El Paso, Texas: Un mes en el camino organizando para expulsar al régimen de Trump y Pence

de voluntarios de la Gira Nacional de RefuseFascism.org
2 de abril de 2017 por Rechazar el Fascismo / Refuse Fascism

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Introducción

La Gira Nacional Organizadora para Expulsar al Régimen de Trump y Pence viajó durante un mes, saliendo de la Ciudad de Nueva York y manejando nuestra furgoneta hasta El Paso, Texas — ¡un total de 9.500 kilómetros de ida y vuelta! Realizamos paradas en Washington, D.C.; Greensboro, Durham y Charlotte, Carolina del Norte; Atlanta, Georgia; Montgomery, Alabama; Nueva Orleans, Luisiana; y Houston, Austin, y El Paso, Texas. Celebramos reuniones organizadoras, participamos en tertulias y discusiones informales, dirigimos mítines y marchas, pasamos tiempo en varias universidades e tuvimos un gran impacto en el festival South by Southwest en Austin.

Repartimos decenas de miles de copias del Llamamiento a la Acción, decenas de miles de calcomanías, cientos de afiches y recaudamos miles de dólares. Visitamos ramas ya formadas de Rechazar el Fascismo y muchos lugares sin ellas. La gente nos abrió sus hogares, nos preparó comidas y pasó tiempo conversando con nosotros sobre el movimiento para expulsar a este régimen fascista y cómo pueden contribuir. Más allá de estos maravillosos y acogedores anfitriones, encontramos un sentimiento generalizado y a menudo feroz anti-Trump y Pence.

Comenzamos como un grupo de 6 personas y al máximo había 10 de nosotros. Emprendimos esta excursión intensa, importante, estimulante e ilustradora con una serie de metas: educar a la gente sobre el fascismo, cómo se manifiesta en este régimen, por qué debemos expulsarlo y cómo podemos hacerlo; llevar el mensaje “¡NO! En nombre de la humanidad nos negamos a aceptar a un Estados Unidos fascista” a todos los rincones de la sociedad y distribuir afiches, calcomanías y Llamamientos a la Acción para ayudar a otros a llevar a cabo esta tarea esencial; viajar a los puntos de conflicto en la lucha para construir la resistencia y conectarnos con aquellos que está oponiendo resistencia; y organizar a cualquiera que quiera proteger a la humanidad para que lleguen a ser líderes de este movimiento para llevar a millones a las calles hasta que el régimen de Trump y Pence sea expulsado del poder.

A continuación está un resumen creado colectivamente para compartir algunos puntos destacados de nuestras experiencias y algunos de los patrones más comunes de respuestas y preguntas entre las muchas personas que encontramos. Aunque no podemos captar completamente todas las conversaciones ilustradoras y momentos importantes, hemos tratado de sintetizar y extraer algunas conclusiones clave que serán más útiles para continuar y fortalecer nuestro movimiento vital, urgente e innegablemente necesario para expulsar al régimen fascista de Trump y Pence en aras de toda la humanidad y el planeta.

Patrones y tendencias que encontramos en la Gira

A lo largo del Tour nos conectamos con todo tipo de personas, de todos los estratos sociales. En todas partes, encontramos un amplio sentimiento contra Trump y Pence. ¡Esto es importante! Constituye la enorme mina de decenas, si no cientos, de millones de personas con que Rechazar el Fascismo ha trabajado para conectarse, transformar y organizar en una poderosa fuerza para expulsar a este régimen. Los millones de personas que necesitamos están ahí —incluso en los estados “rojos”— los que odian este régimen y no quieren vivir en Trumplandia. Al mismo tiempo, existe un proceso de normalización y acomodación. Por supuesto, también topamos con partidarios de Trump, que solían simplemente pasar y gritar: “¡Trump! ¡Trump!” A menudo ignoraban la historia básica y los hechos sobre Estados Unidos, y estaban engreídos con la misoginia y el chovinismo estadounidense blanco. Convencerlos no fue el foco de esta Gira. Aquí queremos centrarnos en dos principales tendencias / categorías que identificamos en cómo las masas de personas que se oponen a Trump respondieron a nuestro mensaje.

Un sentimiento generalizado y profundo contra Trump, pero sin lanzarse a unirse a la lucha

Se puede resumir la respuesta predominante de esta manera: “¡Al carajo con Trump! ¡Que ustedes sigan así! Pero yo voy a seguir pasando”: un sentimiento contra Trump pero (al menos en la superficie y por el momento) resignado a tener que aceptar cuatro años de este régimen. A menudo estas personas tendrían una respuesta visceral a nuestra pancarta o a la marioneta de Trump vestido como el KKK (vea la foto a la derecha). Cuando les preguntábamos que pensaban dirían cosas como, “Odio todo que tiene que ver con él”, o “Soy mexicano, por supuesto que odio a Trump”. Sentimientos profundos y reales, pero muchas de estas mismas personas habían dejado de prestar atención a la política, más centradas en vivir su vida. No tenían una comprensión del fascismo y no les habían pasado por la cabeza la idea de expulsarlos del poder. Cuando les presentamos el análisis y el plan en el Llamamiento a la Acción, algunos se sienten atraídos a ello, mientras que otros se resistirían — porque estaban “temerosos de tener esperanza”, porque no querían lidiar con las implicaciones de lo que nos incumbe hacer, porque no captaron lo grave de la situación, porque no entendían que las masas pueden cambiar la historia a través de la resistencia independiente de masas. Algunos dijeron, “Al carajo con Trump, ojalá el Congreso lo destituya”, o “El Congreso lo va destituir”, con la esperanza y / o la falsa confianza de que alguien “en la cúpula” se encargue del problema. Relacionado con eso, algunas personas pensaron erróneamente que Trump estaba a punto de autodestruirse y que el régimen implosionaría por sí mismo.

“Por fin, un grupo que dice lo que he estado sintiendo”

Un grupo más pequeño pero muy importante respondió más o menos de esta manera, “Por fin alguien dice lo que he estado pensando y sintiendo”. Conocimos a muchas docenas de personas así. Algunas se unieron a nosotros para ayudar a sostener la pancarta o distribuir materiales, algunos se ofrecieron como voluntarios para afiliarse o ayudar a iniciar una nueva rama de Rechazar el Fascismo, algunos trabajaron con la Gira mientras estábamos en su ciudad o incluso se unieron a la Gira para ir a la siguiente parada.

Por lo general, estas personas habían prestado más atención a las varias acciones del régimen de Trump y se angustiaban por ellas. A veces eran inmigrantes latinos u otros bajo ataque por el régimen. Muchos creen profundamente en los principios democráticos que en su mente se supone que Estados Unidos debería defender. Algunos conocen la historia de la Alemania nazi y se alarman por los paralelos. Lo que todas estas personas tenían en común es un sentido concreto de que esto es una emergencia y un sentimiento de que tenemos que tomar acción ya, así como un entusiasmo al encontrar una organización (y Gira) que presenta la verdad de que esto es el fascismo y que ninguna acción excepto expulsarlos del poder será suficiente.

En la reunión en Charlotte, una mujer cristiana de mediana edad dijo muy poderosamente que no tenemos mucho tiempo porque Trump utilizará cualquier tipo de presunto incidente “terrorista” para justificar una represión fascista mucho más severa. En la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), una joven de una familia mexicana e indocumentada, se quedó con nosotros toda la tarde. Había ido a la Marcha de las Mujeres en El Paso y se preguntaba qué hacer desde entonces, y reunirse con nosotros le dio su dirección. Otro estudiante latino en la UTEP inicialmente estaba simplemente lleno de rabia por la satanización de Trump a los mexicanos queriendo enfrentarse a un estudiante pro-Trump, pero cuando le presentamos el análisis de Trump como un fascista y la comparación con la Alemania nazi, su comprensión dio un salto. Pasó la tarde con nosotros repartiendo volantes, y el día siguiente asistió a nuestro mitin y marcha (¡en una tormenta de polvo!). Como se mencionó anteriormente, un estudiante negro en UTEP (un veterano militar de 30-algo años) tomó un Llamamiento a la Acción al pasar, y luego volvió a nuestra mesa y se quedó toda la tarde, perdiendo su clase. Un número de personas que conocimos en la Gira reaccionaron de esa manera al leer el Llamamiento a la Acción.

En Austin, nos alojó en su hogar un maestro de educación bilingüe de escuela primaria quien puede ver el efecto del régimen de Trump sobre sus estudiantes. Recientemente comenzó a estudiar literatura sobre el fascismo, y cuando conoció al Rechazar el Fascismo en una protesta de “No Prohibición, No Muro” hace unas semanas, pensó que tenía que tomar parte y ahora está comprometido a ayudar a organizar la rama allí. También desempeñó un papel importante en el taller de discusión que celebramos en una biblioteca en Austin, aportando su comprensión del proceso de paso a paso del ascenso al poder de los nazis y de la “última solución”. Una mujer en Austin preparó la cena para todos nosotros de la Gira, y ella inició una reunión de bienvenida para nosotros leyendo un poema de Naomi Shihab Nye llamado “Mensajero” que trataba de alguien que había pintado el mensaje “Nada es imposible” en varias partes de su ciudad. También dijo, “Gracias a la Gira por venir aquí y mostrarnos que nada es imposible”. Más tarde nos dijo que nunca se habría involucrado tanto en la organización si la Gira no había viajado a Austin. Su decisión de meterse de lleno, de trabajar con nosotros todos los días que pasamos allí y asumir la responsabilidad de iniciar una rama después de que saliéramos, se describe en este informe (en inglés).

Nota: Para unirse al movimiento para Expulsar al Régimen Fascista de Trump y Pence y / o ayudar en el próximo tramo de la Gira Organizadora, que se centra en las universidades del noreste, acceda: https://www.refusefascism.org/ o escríbanos a: mailto:info@refusefascism.org. El informe de arriba se extrajo de un informe más largo que se puede leer en inglés aquí.

 

       

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/chicago-estan-destruyendo-law-escuelas-publicas-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

Chicago: Están destruyendo las escuelas públicas y preparándose para convertir a nuestros jóvenes en unos robots ciegos y máquinas de matar

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Nota de la redacción: Desde el Día Primero en Estados Unidos, cuando mataron a negros por aprender a leer, hasta la fecha, cuando tratan a estudiantes en escuelas con el alumnado predominantemente negro y latino como si estuvieran presos y lo someten a una mala educación atroz, y discriminan a jóvenes negros a cada paso si buscan una educación — este sistema se ha empeñado para mantener a las personas a las que más oprime en una ignorancia más profunda.

Ahora, en Chicago en particular, esta situación está a punto de ir de mal en peor con creces. El régimen de Trump se propone a canalizar a jóvenes negros y latinos a escuelas particulares subvencionadas manejadas por cristianos fundamentalistas. Tienen la intención de moldear a estos estudiantes como robots religiosos fanáticos. El siguiente artículo demuestra cómo el alcalde demócrata, Rahm Emanuel, allana el camino para que logren esto.

En Chicago, su experiencia con el sistema educativo sirve como una de las principales formas en que machacan una y otra vez a los jóvenes que no valen nada en absoluto. En la más cruel de las bromas, dicen a los jóvenes que estudiar es el único camino para salir de la pobreza agobiante, pues sin embargo el sistema educativo es un vil insulto a pesar de los mejores esfuerzos de muchos maestros.

Por encima de haber clausurado a 50 escuelas hace apenas tres años — ahora es muy posible también que las escuelas públicas de Chicago terminen el año escolar casi tres semanas antes de tiempo por “falta de fondos” para mantener abiertas las escuelas.

Para los estudiantes, esto es devastador para su educación. Además, en Chicago, trae literalmente una mayor posibilidad de ser baleado, o de encerrarse en casa aunque brilla el sol, para más seguridad. Para los maestros, también significa un recorte del 10 por ciento en el salario. Para todos los demás —padres, maestros, estudiantes— tendrán que arreglárselas al último momento, ya que es posible que se decida cerrar sólo unos días antes de hacerlo.

Ahora, como si no estuviera pasando todo lo anterior, el alcalde Rahm Emanuel anunció una propuesta de que los estudiantes, para graduar de la secundaria (high school), tengan que cumplir un enorme requisito nuevo — un plan para lo que van a hacer después de salir de la secundaria. Si la Junta de Educación de Chicago apruebe la propuesta de Emanuel, para graduar los estudiantes, empezando con los que entran a su segundo año en el año entrante, necesitarán presentar una carta de aceptación de un colegio o una escuela vocacional, una oferta de empleo, o ¡pruebas de haber alistado a las fuerzas armadas! Pues ya no sería suficiente terminar los estudios —ahora tendrás que comprobar dónde estarás, a güevo— y si no consigues una oferta de empleo, en una ciudad donde el desempleo para adolescentes negros está hasta las nubes, y si no te alcanza para ir al colegio, pues ni siquiera te darán la diploma que mereces. ¡A menos que estés dispuesto a combatir y matar por el país y el sistema que te encajaron en esta situación en primera vez!

Ya de por sí las fuerzas armadas estadounidenses hacen presa, como buitres, de los estudiantes de las zonas urbanas marginadas. Ramas de las fuerzas armadas textualmente manejan escuelas públicas enteras en Chicago, sin mencionar grandes programas de ROTC y grandes mítines sorpresa para el reclutamiento. Los reclutadores mienten mejor que un padrote... al escucharlos, uno se imaginaría que las fuerzas armadas fueran el mayor programa de ayuda de estudios universitarios en Estados Unidos. No te das ni idea de que te están alistando para participar en la máquina de matar de Estados Unidos y masacrar a otros pueblos oprimidos en países por todo el globo.

Ahora Rahm Emanuel quiere arrojar a los estudiantes a las fuerzas armadas; ¡esa es la opción que muchos se verán obligados a escoger para graduar de la secundaria según su nuevo plan! Trump debería agradecerle su servicio.

En la actualidad, menos de uno de cada cuatro estudiantes de las escuelas públicas de Chicago graduará de un colegio de cuatro años. Entre los hombres negros jóvenes, un poco más de la mitad graduarán de la secundaria tan siquiera. Este es un sistema escolar donde más de 200 estudiantes se vieron obligados a hacer un plantón en la secundaria para exigir que no descansaran al único bibliotecario y que no cerraran la biblioteca de la escuela en 2016. ¡Y esa escuela era una de las pocas que contaban con una biblioteca! ¿Qué tipo de sistema educativo es uno en que los estudiantes tienen que luchar simplemente para tener una biblioteca? Mientras tanto, una sola secundaria en las zonas residenciales adineradas del North Shore, cuenta con 10 bibliotecarios.

Un sistema que ofrece ningún futuro a millones y millones de jóvenes — ¡eso en sí es suficiente razón para barrer este sistema de la faz de la tierra!

Después de la revolución, el sistema educativo será un lugar donde los estudiantes de hecho ¡¡quieran ir a estudiar!! Los facilitará concretamente a aprender del mundo y de buscar la verdad por dónde los lleve, con un espíritu de pensamiento crítico y curiosidad científica. Tendrá un papel crítico para combatir y eliminar las relaciones opresivas en la sociedad en el mundo en conjunto.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/miles-de-manifestantes-marchan-en-dallas-en-contra-de-los-ataques-de-trump-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

Miles de manifestantes marchan en Dallas en contra de los ataques de Trump a los indocumentados, musulmanes y todos los inmigrantes

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

No a la prohibicion, No al muro

Miles de personas marcharon en Dallas, Texas hasta el Ayuntamiento el domingo, 9 de abril para manifestar su apoyo a los inmigrantes bajo ataque por el régimen de Trump y Pence.

Según NBC Dallas-Fort Worth, los organizadores dijeron que pedían “una verdadera reforma migratoria y el fin de los esfuerzos agresivos de deportación que han separado a las familias, perseguido a los estudiantes de DACA y dejado a nuestras comunidades con miedo”. También dijeron: “Pedimos también el fin de las órdenes ejecutivas que han discriminado a nuestros hermanos y hermanas musulmanes por su fe. Pedimos un fin a los crímenes de odio y las expresiones de odio que han aumentado desde las elecciones, y queremos unirnos y enviar un mensaje de que el odio no tiene lugar en nuestra nación”.

Se esperaba que los oradores en el mitin incluyeran a funcionarios electos, celebridades y activistas, a saber, Martin Luther King III, los actores Jamie Foxx y Danny Glover, Joaquín Castro y otros representantes del Congreso de Texas, así como activistas de las comunidades afroamericana, judía, latina y musulmana.

Para el lunes 1 de mayo, varios grupos en pro de derechos de los inmigrantes, junto con una amplia gama de estudiantes, sindicatos y otros de todo el país, han convocado una huelga general y protestas en masa contra los ataques a los inmigrantes. Rechazar el Fascismo hace un llamamiento a la gente a unirse a estas protestas como una declaración importante contra el régimen de Trump y Pence y una parte clave de la batalla para expulsarlo del poder. Acceda RefuseFascism.org para unirse a estas protestas.

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/por-que-los-democratas-alaban-a-trump-cuando-el-emprende-una-guerra-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

Por qué los demócratas alaban a Trump cuando él emprende una guerra... y por qué no debemos sumarnos a ellos

12 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

Lo único necesario era que Trump lanzara 59 misiles crucero contra Siria para que la mayoría de los demócratas de peso, que se habían posado como firmes oponentes a Trump, empezaran a cantarle alabanzas.

El senador Chuck Schumer dijo que era “lo correcto que hacer”. La “combativa” senadora Elizabeth Warren dijo que “hay que hacer que el régimen sirio rinda cuentas”. El “radical” Bernie Sanders condenó a Assad por “criminal de guerra” a la vez que criticó levemente al criminal de guerra Trump por no consultar primero con el Congreso.

Justo antes del ataque a Siria, Hillary Clinton, abanderada del Partido Demócrata, llamó a ir más allá de lo que hizo Trump y “a arrasar los aeródromos de Siria”, algo que requeriría cientos de bombardeos grandes, con el potencial de una escalada impredecible.

Los comentaristas liberales aplaudieron a Trump por actuar y sonar “presidencial”. El presentador de noticias de la MNSBC, Brian Williams, calificó de “hermosos” los bombardeos, tres veces en una sola oración. El New York Times liberal: “Era difícil no tener cierta sensación de satisfacción emocional, y de justicia hecha”, e intentó normalizar a Trump con la noción que a él sí le importan mucho los niños: “La angustia influye en el aislacionista”. Según el subtítulo: “En verdad, fue un acto emocional de un hombre que de pronto se dio cuenta de que los problemas del mundo eran ahora suyos, y que darles la espalda no era una opción”.

La vida es un horror en Siria, debido al asesino régimen de Assad y sus aliados, y a los oponentes reaccionarios a Assad y los partidarios de los mismos, incluidos Estados Unidos y sus aliados.

Pero, ¿Trump estaba emocionalmente conmovido como para atacar debido a unas imágenes de niños moribundos? De ser así, ¿por qué no se ha conmovido de modo que detuviera los bombardeos estadounidenses que ha ordenado, que mataron a 70 niños sirios únicamente en el último mes? ¿Y qué de las fotos de los 1.500 niños en Yemen, en su mayoría asesinados por las bombas estadounidenses lanzadas por Arabia Saudita con el apoyo de Estados Unidos? ¿O los 462.000 en Yemen que sufren de desnutrición severa y aguda, que se mueren de hambre, en este mero momento? Se informa que Trump y su régimen se conmovieron de modo que tomaran acción en Yemen, a fin de aumentar su apoyo a la campaña de bombardeos mata-niños de Arabia Saudita y a su bloqueo aéreo y naval hambreador de niños.

Al atacar a Siria, Trump vio la necesidad y la oportunidad de actuar como el “hombre fuerte” y mostrar al mundo y a la región mesooriental que hay un nuevo y más despiadado gendarme en escena, y además, él posiblemente pudiera haber querido hacer cambiar el terreno de la política interna de Estados Unidos a su favor. ¡Se trata de un fascismo que flexiona sus músculos... e intenta consolidar rápidamente su poder!

Los demócratas: Hacen pasar a la guerra imperialista como un ejercicio humanitario

Los demócratas hacen pasar al embate aéreo ilegal, inmoral e imperialista de Trump como un acto de preocupación humanitaria por los niños. Y su propósito es embaucar a los oprimidos y a los segmentos más ilustrados y progresistas de la sociedad estadounidense de modo que apoyen la agresión estadounidense. (En general, la base social dura de los republicanos tipo “Estamos con Estados Unidos, tenga o no razón” no requiere tales justificaciones para matar a personas en todo el mundo). Quizá Estados Unidos no sea perfecto, dicen los líderes demócratas; cometemos errores, pero “nuestras” intenciones son nobles, y Estados Unidos y sus fuerzas armadas en su conjunto son una fuerza para el bien en el mundo.

En realidad, Estados Unidos y sus fuerzas armadas nunca han sido una fuerza para el bien en el mundo, en ninguna parte. Para ver los hechos al respecto, lea el artículo en inglés de revcom.us “Think the U.S. Military and CIA Can ‘Do Some Good’? Read About 15 Times That People Went Along with That—and Then Think Again“ (¿Creen que las fuerzas armadas estadounidenses y la CIA pueden ‘hacer algo bueno’? Lean sobre las 15 ocasiones en que la gente aceptó eso, y de ahí reflexionen al respecto”. Eso también es cierto en el caso de Siria, donde Estados Unidos ha estado profundamente empecinado en avivar las llamas de una guerra reaccionaria, que ha matado a unos 480.000 y obligado a más de cinco millones a huir para salvarse la vida.

Quizá los demócratas se opongan a Trump... pero NO lo hacen por la humanidad

Muchas personas —demócratas de base, activistas y personas que por lo general han esperado que los demócratas de peso detuvieran a Trump— se conmocionaban y enojaban porque estos mismos demócratas líderes ahora están alabando la acción militar de Trump. Algunos denuncian a los demócratas de peso como “cobardes” y exigen que se opongan de manera incondicional a Trump. Muchos otros están asqueados, confundidos o desmoralizados por las alabanzas de los demócratas de peso al fascista en jefe.

Pero los demócratas de peso no actúan tal como actúan por una cuestión de firmeza o la falta de la misma. Se deriva de la realidad de que el Partido Demócrata no es el “partido del pueblo” y nunca lo ha sido. Son un partido de la clase dominante que representa al capitalismo-imperialismo estadounidense, el mismo sistema que los republicanos representan.

Por eso, el día después de las elecciones, Obama dijo de sí mismo y de Trump, “Todos estamos en el mismo equipo... No somos demócratas en primer lugar, no somos republicanos en primer lugar. Somos estadounidenses en primer lugar, patriotas en primer lugar”. Tiene razón; están en el mismo equipo, ¡el equipo de la clase dominante imperialista!

¿Bombardear a Siria? Resulta que ¡en su mayoría todos estos demócratas de peso pueden apoyar eso! ¿Por qué? Porque los republicanos y los demócratas comprenden —y aceptan— que la supervivencia de su sistema capitalista depende del dominio global y lo exige, lo que incluye dominar a regiones como el Medio Oriente, y los demócratas piensan que la acción de Trump concuerda con eso.

Al mismo tiempo, en este momento hay una férrea batalla entre las diferentes alas de la clase dominante. No se trata de una necesidad de conservar su sistema supremacista blanco y patriarcal de explotación y opresión global, sino de una lucha sobre la manera de conservarlo frente a profundos desafíos, problemas y descontento en el actual mundo rápidamente cambiante. El régimen de Trump y Pence se ha apoderado del control y se está embarcando a atropellos hacia la reconfiguración fascista del gobierno y la sociedad.

Los demócratas creen que la mejor esperanza de su sistema es conservar la tradicional forma burguesa democrática de gobierno de su clase: la dictadura. Para las masas populares, el fascismo es una cuestión de vida o muerte. Para estos gobernantes, es una cuestión de la mejor forma de conservar su dominio.

Quizá los demócratas se hayan alarmado genuinamente por el régimen de Trump y Pence, pero temen aún más el que los millones y millones de personas que odian a Trump dejen de confiar en el Partido Demócrata —y en el sistema entero— y comiencen a entrar en acción política fuera de los confines y cauces del sistema. Así que los demócratas han venido luchando duro para mantener la angustia y la ira de la gente dentro de los cauces del sistema (o sea, los cauces de ejercer presiones sobre el Congreso, etc.). Y, según ellos, el quid del asunto ha sido la idoneidad de Trump como un “comandante en jefe” capaz de mantener a Estados Unidos “fuerte” y “seguro” y de proteger a los “aliados” e “intereses” de Estados Unidos. En otras palabras, han venido batallando contra Trump de ciertos sentidos y, al mismo tiempo, han venido trabajando para encauzar la ira y la oposición a Trump hacia el marco de “lo que es mejor para Estados Unidos”, es decir, para el actual sistema imperialista.

Un mes crucial para detener a Trump

Trump y el presente sistema no son todopoderosos, pues no lo tienen todo bajo control. Estados Unidos se enfrenta a crisis, dificultades y contradicciones en todo el mundo. Esto es lo que impulsó a una facción de la clase dominante a dar el paso radical y arriesgado de darle el poder a alguien como Trump y hacer avances hacia una reconfiguración fascista de Estados Unidos.

Millones y millones de personas odian al líder de este esfuerzo, Donald Trump, y representan una fuerza con el potencial de expulsar al régimen de Trump y Pence.

Pero para que se desencadene de lleno ese poder potencial, es necesario reconocer qué representan en realidad el Partido Demócrata y su dirigencia, y romper con la mentalidad de poner a Estados Unidos y la vida de los estadounidenses por encima de la vida de la gente de otros países. De lo contrario, la situación constantemente conducirá a las personas de regreso a apoyar los crímenes del presente sistema y a acomodarse con el fascismo, en nombre de “proteger a Estados Unidos” o “salvar la vida de los estadounidenses”. En lugar de eso, debemos poner el mundo ante todo, y no Estados Unidos, y reconocer firmemente el monumental peligro, para toda la humanidad y para el planeta, de que un fascista con armas nucleares, quien niega la crisis climática, está al mando de Estados Unidos, el país más mortífero sobre la Tierra. Y tenemos que ponernos a la altura de nuestra responsabilidad de mover cielo y tierra para expulsar a este régimen criminal.

En una palabra, nos toca a nosotros —a millones de personas— expulsar al régimen fascista de Trump y Pence. Tal como muestra la respuesta de los demócratas al bombardeo de Siria por Trump, sería ilusorio esperar y confiar en que ellos detengan el peligro representado por este régimen fascista y eso sería devastador para la vida de miles de millones de personas y posiblemente para el futuro del planeta.

En ¡Basta ya! ¡Enough! 10 días de resistencia, Rechazar el Fascismo dice, en parte:

Los 10 DÍAS, del 22 de abril al 1º de mayo, el fin de los primeros 100 días del régimen de Trump y Pence, pueden —y deben— ser un gran salto en un movimiento para sacar del poder a este régimen fascista. Lo que está en juego es nada menos que el futuro de la humanidad y del planeta.

En el transcurso de 10 DÍAS, cientos de miles de personas se lanzarán a las calles en protestas importantes y justas en Washington, D.C. y en ciudades por todo Estados Unidos en contra de tres frentes centrales del programa reaccionario del régimen de Trump y Pence. Rechazar el Fascismo (RefuseFascism.org) respalda estas protestas y convoca al pueblo a asistir y movilizar para ellas... Súmense a un Grupo Nacional de Trabajo de Organizadores para ayudar en los preparativos para estas actividades con el mensaje “Expulsar a Trump y Pence y su régimen fascista”....

Hay que organizar a miles de personas y desencadenar su creatividad y determinación, para que en este mes de abril, se dé un avance decisivo en la lucha para poner alto a este régimen fascista expulsándolo.

Estas maneras de actuar tienen sentido. ¿Dónde estarás? ¿Qué harás?

 

 

 

Permalink: http://revcom.us/a/486/no-a-las-maniobras-y-agresion-belicistas-de-trump-es.html

Revolución #486 10 de abril de 2017

¡NO! a las maniobras y agresión belicistas de Trump — ¡Expulsar a este régimen fascista!

15 de abril de 2017 | Periódico Revolución | revcom.us

 

El miércoles 12 de abril, Trump ordenó el lanzamiento sobre Afganistán de la más grande bomba que no sea nuclear. En marzo, el número de civiles muertos por los ataques aéreos al mando de Estados Unidos en Irak y Siria aumentó considerablemente del ya elevado total anterior a más de 3.400 personas, cuatro veces más que el mes anterior. Trump ha pasado de halagar a Rusia a amenazarla, y está jugando a la ruleta nuclear con Corea del Norte.

A un nivel muy básico, así funciona el imperialismo estadounidense: usa la agresión militar y la amenaza de agresión en su empeño de explotar y saquear el planeta aún más profundamente y dominar a sus principales rivales en ese horrible esfuerzo. Estos imperialistas matan gente, en gran escala, todo el tiempo. Algunos se jactan de hacerlo, algunos expresan remordimiento por ello y algunos dicen una cosa y también la otra. Pero todos lo hacen. Eso no tiene nada de nuevo, y quien sea que ocupe la Casa Blanca —Obama o Clinton, Trump o Bush— está empapado de la sangre que corre en Siria, Yemen, Somalia o decenas de otros lugares cada noche.

A otro nivel, se da el actual estallido de agresión en el contexto de un régimen fascista que intenta consolidar el poder — que lucha con otros sectores de la estructura del poder y lucha en sus propias filas. El régimen de Trump y Pence llegó al poder como una respuesta a los problemas obstinados y difíciles que Estados Unidos enfrenta para reforzar ese dominio. La lógica de los regímenes fascistas —cuya legitimidad se basa en un chovinismo hiper-nacionalista y la presencia de un invencible “hombre fuerte” que casi nunca admite la derrota sino que siempre redobla su obstinación— conduce muy poderosamente hacia la agresión y la guerra. Es sumamente ominoso tener a un hombre fuerte fascista que ha planteado repetidamente la cuestión de usar las armas nucleares y de intensificar la carrera armamentista nuclear... cuyo presupuesto militar es un presupuesto de guerra... que habla sólo de la dominación de Estados Unidos y abiertamente glorifica y azuza a sus seguidores en torno a “Estados Unidos Primero”. Cualquiera que nos diga que hay que tener por objetivo algo menos que expulsar a este régimen fascista simplemente no capta qué tan directa y peligrosamente el futuro del planeta hoy pende de un hilo.

Tal agresión también acalla a la oposición en Estados Unidos, como ya ha venido haciendo. Sería verdaderamente desastroso el que Trump y Pence tuvieran éxito en ello. Urge que la gente responda a la convocatoria de Rechazar el Fascismo a hacer tan fuertes como sea posible los diez días de la Marcha Por la Ciencia del 22 de abril al 1º de mayo, días para las que ya se han convocado manifestaciones... y a hacer que se caractericen por contingentes grandes y crecientes unidos en torno al lema: “¡NO! ¡En nombre de la humanidad, nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista! ¡Expulsar al régimen de Trump y Pence!”