Revolución #025, 4 de deciembre de 2005

voz del partido comunista revolucionario, eu

Please note: this page is intended for quick printing of the entire issue. Some of the links may not work when clicked, and some images may be missing. Please go to the article's permalink if you require working links and images.

¡Fuera! ¡Fuera! ¡Que se largue Bush! ¡Sacar corriendo al gobierno de Bush!

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

Conferencia nacional de El Mundo no Puede Esperar traza planes para las protestas contra el Informe presidencial

El 2 de noviembre, al iniciar un movimiento histórico para sacar corriendo al gobierno de Bush, El Mundo no Puede Esperar anunció el próximo gran paso: demandar que Bush se largue y ahogar políticamente con potentes protestas el próximo Informe presidencial (o discurso del Estado de la Unión).

El fin de semana del 19 y 20 de noviembre, se realizó en Nueva York una conferencia nacional de unos 180 organizadores de todo el país. Bregaron con los interrogantes y retos para avanzar a raíz del 2 de noviembre, movilizar acciones políticas independientes de mucha mayor escala que ahoguen el Informe presidencial de Bush, y transformar toda la dinámica política actual.

Debra Sweet, coordinadora nacional de El Mundo no Puede Esperar, resumió los logros del 2 de noviembre, habló de lo que urge hacer hoy, y presentó un plan "audaz y ambicioso" propuesto por el comité directivo para realizar protestas en dos fases contra el Informe presidencial a fines de enero (ver recuadro):

La noche del Informe, habrá acciones diversas por todo el país para ahogar políticamente las palabras en una "cacofonía de sonido".

Al sábado siguiente, habrá una convergencia en la capital para dar el "veredicto popular" sobre el Informe presidencial con la consigna: ¡FUERA! ¡FUERA! ¡QUE SE LARGUE BUSH! ¡SACAR CORRIENDO AL GOBIERNO DE BUSH!

Debra Sweet explicó: "Es una propuesta enorme, pero es lo que la situación demanda. Después del importante comienzo del 2 de noviembre, ahora el movimiento no puede conformarse con crecer pasito a pasito. No es la misma rutina de siempre. Esto no es un proyecto especial ni una forma de crear un movimiento; es una propuesta seria de sacar corriendo a un gobierno, y no un gobierno cualquiera, sino uno que hay que sacar corriendo porque sabemos lo que pasará si no lo hacemos".

El Informe presidencial es por tradición el momento en que se establece el programa político del año. Bush utilizó el discurso del 2003 para echar a rodar la gran mentira de que las armas de destrucción masiva iraquíes eran una amenaza inmediata. Unas pocas semanas después atacó a Irak.

Como comentó Revolución tras el 2 de noviembre: "Una poderosa acción, o acciones, que contiendan con ese discurso podrían sofocarlo políticamente y establecer un programa diferente; un programa que se concentre en echar fuera cuanto antes a este gobierno criminal. Estas acciones podrían presentar un panorama político totalmente diferente para esta sociedad". (Ver "El 2 de noviembre: El principio y el reto que sigue" en revcom.us)

Una parte importante de la conferencia nacional de El Mundo no Puede Esperar fue una mesa redonda en que participantes de diferentes perspectivas respondieron a las siguientes preguntas: "1) Desde tu perspectiva, ¿por qué es esencial y urgente sacar corriendo al gobierno de Bush? ¿Por qué decidiste participar en la dirección de este movimiento? ¿Qué dices para persuadir a otros? 2) A partir de ejemplos históricos o internacionales, ¿qué lecciones tenemos que aplicar a la campaña para sacar corriendo a este gobierno? ¿Cuál es tu visión de lo que se necesitará para sacar corriendo al gobierno de Bush y cómo será? 3) ¿Cuál es tu visión de lo que debe reemplazar al gobierno de Bush?".

En la mesa redonda hablaron Jim Oberg, de El Mundo no Puede Esperar, Portland (Oregon); Karen Bradley, del Proyecto Democracy Cell; Sunsara Taylor, del periódico Revolución; y Pat, organizadora estudiantil de Connecticut de El Mundo no Puede Esperar. Sus presentaciones y demás información sobre la conferencia están en worldcantwait.org, que sigue siendo un centro de organización clave del movimiento, con noticias al día, informes, análisis y materiales para organizadores.

El primer paso del 2 de noviembre demuestra el gran potencial de que el movimiento se catapulte a otro nivel en enero. La Convocatoria a sacar corriendo al gobierno de Bush, inicio y base del movimiento, plantea lo que se necesita con urgencia en estos tiempos:

"Estamos hablando de algo en una escala que podría efectuar un enorme cambio en este país y en el mundo. Es necesario dejar de luchar contra las atrocidades de Bush una por una, perdiendo terreno constantemente. Debemos y podemos crear un clima político que repudie el gobierno de Bush, que lo saque corriendo y que cambie el rumbo por el que ha encaminado la sociedad. Nosotros, a millones, debemos y podemos responsabilizarnos por cambiar el curso de la historia".

El Mundo no Puede Esperar: Plan de protestas contra el Informe presidencial

En la conferencia nacional de El Mundo no Puede Esperar, Debra Sweet, coordinadora nacional, presentó un plan de acciones políticas en dos fases contra el Informe presidencial de Bush en enero:

La noche del Informe, se movilizará gente por todo el país para Ahogar las Mentiras de Bush. Habrá concentraciones una hora antes del Informe (8 p.m. en el este y 5 p.m. en el oeste) para proclamar nuestra resolución de sacar corriendo al gobierno de Bush. Se verá la diversidad de nuestro movimiento: estudiantes de prepa que habrán pasado el día movilizando por todas partes; funcionarios de gobiernos locales que llevarán mociones de que se largue Bush; artistas prominentes y militantes; sindicatos; asociaciones profesionales; gobiernos estudiantiles; y más. Cuando Bush comience el Informe, retumbará una CACAFONÍA DE SONIDO para ahogarlo: tambores, violines, silbidos, abucheos, rechiflas, megáfonos, ollas: toda una variedad de música, de hip hop a clásica. Sería bueno ir a ahogar el Informe frente a los grandes medios, como Fox News. Los que estén en asilos o hospitales y los que trabajan de noche pueden participar donde se encuentren. Los estudiantes, especialmente de las preparatorias, podrían no ir a clases ese día y recorrer las ciudades en caravanas de carros, camiones y marchas.

Esta parte del plan utiliza nuestra gran fuerza, la participación de la juventud, tanto como el hecho de que mucha gente quiere participar dondequiera que se encuentre para decir: BUSH TIENE QUE LARGARSE Y LLEVARSE SU PROGRAMA.

Al sábado siguiente, nos organizaremos para llegar a la capital en camión, carro, tren o avión. Participarán voces de conciencia destacadas para dar el veredicto popular sobre el Informe presidencial. Ese veredicto hará eco por las calles de Washington y del mundo: ¡FUERA! ¡FUERA! ¡QUE SE LARGUE BUSH! ¡SACAR CORRIENDO AL GOBIERNO DE BUSH!

Estado de la Unión de emergencia

Ahoguemos las mentiras de Bush, Saquemos corriendo al gobierno de Bush

Importante charla a la conferencia nacional de El Mundo No Puede Esperar

"Lo que logramos y lo que queda por hacer"

Debra Sweet, coordinadora nacional, El Mundo No Puede Esperar

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

Debra Sweet, una de los coordinadores nacionales de El Mundo No Puede Esperar, dio una importante charla en la conferencia nacional del 19 de noviembre en Nueva York. Revolución publicará esta charla en dos partes. Se puede encontrar en su totalidad en worldcantwait.org.

Esta mañana en alguna parte, quizás en un "campo de detención" secreto de Europa Oriental, están torturando a un señor secuestrado por las fuerzas armadas estadounidenses; nadie sabe dónde está: ha desaparecido. En algún lugar de Mississippi, una muchacha de 16 años está embarazada; tiene seis meses, no ha ido ni una vez al médico y no tiene opciones porque el gobierno federal ha recortado los programas de atención prenatal y la última clínica de abortos del estado queda a cuatro horas de distancia. En Kansas, una maestra de biología está preparando una lección que despierte el interés de sus alumnos, ¡pero tiene PROHIBIDO enseñar la evolución! Como dijo Sunsara Taylor el 2 de noviembre, esto no es tan complicado. ¿Estás a favor de imponer una interpretación textual de la Biblia o en contra?

Hace diez semanas unos organizadores nos reunimos en Nueva York, motivados por la Convocatoria de El Mundo No Puede Esperar. Trabajamos todo el fin de semana y decidimos que este gobierno NO NOS REPRESENTA y que HAY QUE SACARLO CORRIENDO. Durante las ocho semanas siguientes, luchamos por plasmar en realidad un movimiento histórico que se ha propuesto algo sin precedentes en este país: sacar corriendo a un presidente y parar en seco la dirección en que ha encaminado la sociedad.

El 2 de noviembre miles de personas faltaron al trabajo y a la escuela, salieron a protestar y demostraron el gran potencial de nuestro movimiento. Fue un gran comienzo y algo nuevo. Pero tenemos que preguntarnos: ¿será un comentario al margen en los libros de historia, o será el día "en que la historia empezó a cambiar"? La respuesta a esa pregunta depende en gran medida de nosotros.

Nuestra misión este fin de semana es trazar planes para ahogar políticamente el Informe presidencial de Bush por todo el país y, el sábado siguiente, reunir a gente de todas partes en la capital con la consigna ¡QUE SE LARGUE BUSH! ¡FUERA, FUERA, QUE SE LARGUE BUSH! ¡FUERA, FUERA, QUE SE LARGUE BUSH!

Tenemos mucho que hacer para lograr esa meta. Los que estamos aquí reunidos tenemos que decidir y ver cómo catapultar este movimiento en las próximas ocho semanas para que logre ahogar políticamente el Informe presidencial y concretar la demanda BUSH TIENE QUE LARGARSE Y LLEVARSE SU PROGRAMA.

*****

Quiero hablar un poco de los cimientos de este movimiento, o sea, de nuestra Convocatoria, que salió el 1º de julio. ¿Por qué es tan importante? Es la base para unir y guiar un movimiento para sacar corriendo al gobierno de Bush y todo su programa.

Lo primero y más importante de la Convocatoria es que dice la verdad sobre la situación:


Tu gobierno está librando una guerra asesina ilegítima contra Irak, basada en mentiras, y tiene a otros países en la mira.

Tu gobierno tortura, y lo defiende.

Tu gobierno detiene indefinidamente por la menor sospecha o deporta en secreto, sin respetar el derecho de los detenidos de ver a un abogado.

Tu gobierno avanza día tras día hacia una teocracia, al gobierno de un fundamentalismo cristiano intransigente y cruel.

Tu gobierno suprime la ciencia que no cuadra con su agenda religiosa, política y económica, por lo que la presente y futuras generaciones pagarán un precio terrible.

Tu gobierno le quiere quitar a la mujer, aquí y en el resto del mundo, el derecho al control de la natalidad y al aborto.

Tu gobierno impone una cultura de avaricia, odio, intolerancia e ignorancia.


Esto plantea otra pregunta: ¿es "extremista", como se ha dicho, lanzar un movimiento político masivo y resuelto para sacar corriendo tal gobierno? ¿O estamos en una situación extrema, y lo que nosotros hacemos es responder a eso como se debe? Hay que sacar corriendo a este gobierno y de la única manera que se puede: con acción política masiva.

No podemos descansar ni un momento para impulsar este movimiento. Es una situación seria y tenemos que actuar —y estamos actuando— con toda seriedad, porque el mundo no puede esperar. Bush no ha parado desde el 2 de noviembre.

El equipo de Bush es inexorable. Se desploma el apoyo de la ciudadanía a la guerra de Irak, ¿y qué hacen? En tres discursos en bases militares, Bush le hace propaganda a la guerra sin fin. Tilda de traidores a todos los que se le oponen, hasta a los pocos demócratas del Congreso que plantean dudas… y despacha más tropas. En Irak el horror y la muerte siguen a diario. ¿Se dan cuenta de lo extremo que es esto?

Surge oposición a los centros de detención secretos en Europa, ¿y qué hacen? Dick Cheney, paladín de la tortura, dice una y otra vez que este gobierno se opone a TODO proyecto de ley que ate las manos del gobierno y restrinja su "derecho" de torturar. La semana pasada el Senado anuló un fallo de un tribunal federal y le volvió a dar a Bush la autoridad de declarar a cualquiera combatiente enemigo y de quitarle el derecho de habeas corpus (o sea, a meterlo a un penal en secreto sin abogado, juicio ni proceso legal establecido). Esto anula 900 años del principio jurídico de habeas corpus. ¿Se dan cuenta de lo extremo que es esto?

Surge indignación por el tratamiento a los damnificados del huracán Katrina y la cantidad de muertes innecesarias, ¿y qué hacen? ¡Esta semana FEMA anunció que echará a 53,000 familias de los hoteles donde las albergó! ¡53,000 familias! ¿Se dan cuenta de lo extremo que es esto?

Estamos en una carrera contra el reloj. Nuestra convocatoria dice: "El gobierno de Bush se ha propuesto redefinir la sociedad con un molde fascista por muchas generaciones". No creo que sea casualidad que la mayoría de los funcionarios públicos que endosaron la Convocatoria y hablaron el 2 de noviembre son lesbianas o gays. ¿Por qué se arriesgan así? ¿Qué captan que no captan los demás? La estrategia electoral de Bush se basó en el apoyo de miles de iglesias opuestas al matrimonio gay. Esos teócratas (yo los llamo fascistas cristianos porque eso son) a los que Bush debe tanto tienen un programa basado en Levítico (un libro de la Biblia que recomienda matar a los homosexuales). Eso no es ningún secreto y no es descabellado de parte de los gays temer que los aniquilen.

Hay gente que está de acuerdo con la parte de la Convocatoria que condena lo que hace el gobierno en Irak o la tortura, pero no está tan segura de la parte que advierte de "una teocracia, el gobierno de un fundamentalismo cristiano intransigente y cruel". Pero es una advertencia muy seria acerca de un peligro muy serio de que impongan como ley una interpretación textual de la Biblia. Esa es la meta de poderosas fuerzas que tienen mucha iniciativa en esta sociedad, con el Partido Republicano y el gobierno de Bush a la cabeza. ¿Es una amenaza seria? Nada más miremos lo que pasó con la nominación de Harriet Miers a la Suprema Corte. Bush la mandó de paseo en un dos por tres cuando poderosas fuerzas del Partido Republicano, motivadas por el fascismo cristiano, la rechazaron porque era una reaccionaria "discreta" y ellos querían un reaccionario de hueso colorado conocido y reconocido como tal. Alguien como Scalia, que dice que la autoridad del gobierno y del derecho proviene de dios.

¿Qué pasa cuando esas fuerzas teócratas agarran aunque sea un cacho de poder? Nada más miremos lo que pasó este mes en Kansas, donde han inyectado creacionismo religioso en las clases de ciencia y hasta han cambiado la definición de la ciencia por decreto oficial. ¿Y recomendar "solo abstinencia" como norma oficial de salud reproductiva? Hay que llamar al pan pan y al vino vino: es genocidio. Ante la muerte de MILLONES de hombres, mujeres y niños africanos del SIDA, han PROHIBIDO mencionar los únicos medios efectivos para prevenirlo en los programas financiados por este gobierno en ?frica.

O miremos el derecho al aborto y el control de la natalidad. ¿Están tratando de prohibir el control de la natalidad tanto como el aborto? ¡Sí señor! La columnista Ellen Goodman escribió hace poco que los fascistas cristianos se están movilizando contra un nuevo tratamiento del cáncer cervical porque contraría la norma de "solo abstinencia". Cita al senador Coburn, uno de esos lunáticos peligrosos, que dice que no dejaría que su hija reciba tal tratamiento porque promueve el libertinaje.

Oponernos a la teocracia, al fascismo cristiano, no es oponernos a la religión. Pero TENEMOS QUE oponernos a la imposición de una interpretación textual de la Biblia como ley. Hay que subrayar, porque es sumamente importante, que hay militantes de este movimiento que creen en dios y otros que no. Pero todos nos oponemos unidos a la imposición de "un fundamentalismo cristiano intransigente y cruel". Esta es una parte importante de la Convocatoria y de lo que nos une. Muchas vidas están en juego… muy especialmente la vida y los derechos de la mujer.

Digámoslo de frente. No son un puñado de gentes en un consejo escolar. Están en los tribunales, en los más altos niveles de las fuerzas armadas y en la cúpula del gobierno.

Martin Niemoller era un pastor protestante que vivió en Alemania durante la gestación del nazismo. Hasta apoyó a Hitler en las elecciones que lo llevaron al poder. Pero poco a poco empezó a oponerse a lo que hacían los nazis. En 1937, cuatro años después del ascenso al poder de Hitler, lo arrestaron; pasó ocho años en penales y campos de concentración.

¿Y qué aprendió de esa experiencia? ¿Dijo que fue bueno que no se unieron todos para pelear contra el gobierno, y que en vez cada quien se concentró "en su propia lucha"? ¿Dijo que el problema fue que la oposición era muy extremista? Escúchenlo:


"Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.

Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío

Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.

Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.

Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada".


Hoy vivimos en tiempos parecidos a los de Niemoller. Este gobierno quiere redefinir la sociedad y el mundo de una manera radical y, como dice la Convocatoria: "Si no nos oponemos y movilizamos para parar esto, nos obligarán a aceptarlo".

También dice: "La historia está repleta de luchas justas que triunfaron contra enemigos superiores. Pero también está llena de ejemplos de gente que se mantuvo al margen, esperando pasivamente que pasara la tormenta, y quedó ahogada por horrores que no se imaginó. El futuro no está escrito. EL FUTURO QUE NOS TOQUE DEPENDE DE NOSOTROS".

El 2 de noviembre dirigimos a miles de personas a ser los iniciadores, a dar el primer paso para escribir un futuro distinto.

*****

Quiero hablar un poco acerca de lo que logramos y de lo que queda por hacer.

Han leído los informes en worldcantwait.org. Truthout.org sacó buenos informes y Michael Moore sacó destacó las protestas dos días en su website. En general los medios locales las mencionaron con comentarios positivos. La respuesta de los jóvenes, su energía y resolución, infundieron alegría y esperanza.

Por todo el país hubo una gran variedad de caras de una amplia gama de sectores que se están zafando de la política común y corriente y quieren hacer algo sin precedentes. Gente que ha estado presa y que teme que la vuelvan a arrestar de todos modos participó. La semana anterior, centenares de voces de conciencia de esta sociedad, como Jane Fonda, endosaron la Convocatoria. Boots Riley de The Coup grabó avisos radiales. La mañana del 2, el conocido escritor Gore Vidal salió en la emisora de radio pública de Nueva York y exhortó a ir al mitin de la plaza Union Square. Howard Zinn lanzó un magnífico desafío a los estudiantes. Y desde Inglaterra el dramaturgo Harold Pinter (ganador del premio Nóbel de Literatura, que ha demostrado que las palabras se pueden torcer para apoyar la opresión) dijo: "El gobierno de Bush es la fuerza más peligrosa que jamás haya existido. Es más peligrosa que la Alemania nazi por la extensión y profundidad de sus actividades y sus intenciones en todo el mundo. Yo apoyo sin reservas el llamado a expulsar al gobierno de Bush".

Por todo el país miles de estudiantes de prepa se salieron de clases y se pusieron a la cabeza del movimiento. Lo hicieron a pesar de la represión, las amenazas, la policía y los reclutadores militares. Cuando cerraron con llave las puertas de la escuela o los atraparon en la sala de calderas, salieron trepando por las ventanas de los baños o encontraron otra manera de participar. En Batavia, Illinois, donde no hubo mitin, se fueron a protestar a las oficinas del congresista republicano. Acabamos de enterarnos, por casualidad, de que en Dover, Pensilvania, donde la evolución está en juicio por un consejo escolar que quiere remplazarla con el "diseño inteligente", unos 60 chavos se salieron de la prepa Dover High. Fue la protesta estudiantil más importante en el país desde los años 60 y sabemos que participaron más de 200 escuelas. En muchas partes, los defendieron padres y maestros, tanto como nuestro movimiento, ¡como es de esperarse!

QUE SE LARGE BUSH ha atraído la atención de millones. ESTA ES la noticia que creamos.

El 2 de noviembre fue una proclamación pública de que no nos dejaremos gobernar de esta manera y un llamamiento a los millones de personas que han oído la consigna. Pero no fue algo masivo. Participaron miles de personas en unos 200 puntos del país y varios miles en las principales ciudades. Sin duda ES un primer paso, pero de ninguna manera ha llegado a lo que se necesitará para sacar corriendo a este gobierno: millones de personas en la calle que asuman la responsabilidad, dirigidas por docenas de miles de organizadores. Recaudamos docenas de miles de dólares de miles de personas, pero se necesitarán millones de dólares de centenares de miles.

La participación de los estudiantes de prepa fue la gran fuerza del movimiento y superó todas las expectativas. Eso es positivo porque no se puede forjar un movimiento social sin la juventud. Pero no podemos dejar todo en sus manos. Docenas de miles de personas y luego millones de los demás sectores tienen que luchar hombro a hombro con ellos. Se necesitaba un movimiento estudiantil en cien universidades, especialmente las conocidas, pero las excelentes movilizaciones en universidades como Columbia y Pitzer son apenas el comienzo.

Para crear una situación política en la que se pueda repudiar el programa del gobierno de Bush, sacar corriendo al mismo Bush y dar marcha atrás a la dirección en que ha encaminado la sociedad, que todas las instituciones de la sociedad (las escuelas, las organizaciones profesionales, los gobiernos locales, los sindicatos y las instituciones religiosas) tengan que cuestionarse y decidir si están del lado de Bush o si su gobierno es ilegítimo e intolerable. Los grupos izquierdistas, que en general no se han unido al movimiento, deben hacerlo. Pero nuestra meta es mucho mayor: un movimiento de millones de personas que nunca antes han participado, pero que toman la decisión de echarse a la calle, debatir en el trabajo lo que está pasando, hablar con sus vecinos, pedir donaciones de sus amigos y llamar a las emisoras para desafiar a los defensores del gobierno de Bush.

Hemos decidido dirigir esta acción histórica independiente. ¿Con qué metas? Sacar corriendo a este gobierno. Lo repetiré: SACAR CORRIENDO A ESTE GOBIERNO, Y NADA MENOS. No vamos a esperar de brazos cruzados que pase la tormenta. Tenemos en mente algo muy distinto. Damos voz y ofrecemos un vehículo a quienes están excluidos del proceso, y buscamos cambiar la manera de hacer cambios políticos.

Lo decimos en serio y estamos decididos a lograr nuestra meta. Necesitamos seriedad, pero también locura, creatividad y rechazar la opinión tradicional de lo que se puede hacer. Tenemos que aprender de la resistencia de la generación anterior, que decía: "SEAN REALISTAS: EXIJAN LO IMPOSIBLE". El 2 de noviembre aprendimos mucho más a fondo que ES realista movilizar a miles y miles de personas con nuestra Convocatoria. Ahora tenemos que elevar a un nivel mucho más alto todo lo que hemos aprendido y todo lo que hemos logrado.

Próxima semana: ¿Cómo se puede sacar corriendo al gobierno de Bush? Las elecciones. Un plan audaz para las protestas contra el Informe presidencial

¡Defendamos a los universitarios de Hampton!
Amenazan con expulsar a siete militantes

Sunsara Taylor y Allen Lang

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

"Los estudiantes que se mantuvieron firmes, a pesar del hostigamiento policial y amenazas de la administración, para participar en el movimiento nacional Saquemos corriendo al gobierno de Bush porque El mundo no puede esperar, son heroicos y hay que defenderlos y tenemos que asegurarnos de que muchos más sigan su ejemplo".

De una declaración de El Mundo No Puede Esperar—Hay que Sacar Corriendo al Gobierno de Bush firmada por Sunsara Taylor, Allen Lang y Howard Zinn

Cuando los estudiantes de Hampton, una universidad negra de alto nivel, decidieron asumir la convocatoria de participar en un movimiento para sacar corriendo al gobierno de Bush, les cayó encima una fuerza represiva implacable.

La administración mandó grupos a quitar los volantes sobre el 2 de noviembre. La policía vigiló, detuvo e interrogó a los que asumieron responsabilidad por organizar la protesta. Y el día de la protesta mandaron a filmarlos, a quitarles la identificación y los volantes.

Luego, la víspera de ir a Nueva York a participar en la conferencia nacional de El Mundo No Puede Esperar, celebrada del 19 y 20 de noviembre, tres estudiantes recibieron órdenes de comparecer, el próximo día laboral, ante una audiencia para considerar su posible expulsión, lo cual les dejó poco tiempo para consultar un abogado e impidió que unos emprendieran el viaje a Nueva York. ¿Qué hizo la administración cuando recibió montones de quejas sobre el tratamiento de los estudiantes? Giró cuatro órdenes más de comparecencia. Ahora son siete los que podrían ser expulsados.

Ante estos ataques los estudiantes se mantienen firmes, dicen la verdad y luchan contra la injusticia. Cuando la prensa los estaba entrevistando, la policía sacó corriendo a la prensa. Durante el puente del Día de Acción de Gracias la administración, descaradamente, distribuyó volantes en los dormitorios que dicen que no está motivada por fines políticos, que solo está cumpliendo las reglas universitarias que prohíben distribuir materiales no autorizados.

Pero como los estudiantes han señalado, todo el tiempo se distribuyen materiales no autorizados, como volantes con fotos de mujeres casi desnudas que anuncian fiestas. Además, esos materiales se hubieran podido "autorizar" si la administración no hubiera "perdido" la solicitud de los estudiantes de tres años consecutivos para que se les reconozca oficialmente como capítulo de Amnistía Internacional.

Pero lo que está en juego es enorme y va mucho más allá de un conflicto con la política universitaria. Estos estudiantes se expresaron en nombre de millones de personas cuando participaron en la convocatoria de El Mundo No Puede Esperar y denunciaron los crímenes del gobierno de Bush ante el huracán Katrina; denunciaron las atrocidades de la guerra injusta en Irak; encararon la mortal y creciente persecución de los homosexuales en este país; difundieron información sobre la epidemia del SIDA; y muchas cosas más. Hay que ver la indignante mano dura con que trataron a estos estudiantes en el contexto de la escalada de represión contra el disentimiento político, la penalización de la protesta y la expansión del espionaje policial en todo el país.

Por eso es que todos los que se han enterado están profundamente indignados y preocupados, y quieren frenar este ataque. De una u otra manera, se trazará una línea divisoria.

¿Viviremos en una sociedad que no quiere que se le impute responsabilidad a los mayores y más poderosos criminales del mundo, el gobierno de Bush, y que persiga y amenace expulsar a estudiantes por su política? ¿O se movilizarán más personas a frenar este ataque y animar a muchos más a unirse al movimiento para sacar corriendo al gobierno de Bush y cambiar por completo la dirección en que lleva al mundo?

Para contestar estas preguntas, vale recordar que nunca en la historia se han efectuado cambios positivos sin librar una gran lucha y sin un profundo sacrificio. Vale reflexionar no solo sobre la valentía de Rosa Parks cuando decidió sentarse en el frente del camión, sino también que no se rajó y que miles acudieron a su lado.

Los estudiantes de Hampton y muchos otros del movimiento El Mundo No Puede Esperar tomaron la historia en manos propias y asumieron la responsabilidad de dirigir un movimiento para sacar corriendo a este gobierno criminal. Ahora hay que defenderlos. Como dijimos en nuestra declaración citada al principio de este artículo: "Exigimos que las autoridades de Hampton retiren las acusaciones contra estos estudiantes, dejen de hostigarlos políticamente y que les pidan disculpas. ¡Que no los expulsen!".

El texto completo está en worldcantwait.org. El Mundo No Puede Esperar pide que se envíen declaraciones de apoyo a los estudiantes y que se llame a las autoridades para exigir que no tomen medidas disciplinarias y que los dejen de hostigar. Llamen al director de hombres al 757-727-5303 y a la directora de mujeres al 757-727-5486.

Aviso a The Nation sobre la guerra de Irak

NO es nuestra "seguridad nacional". Y estos NO son nuestros representantes

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

En las últimas semanas, ha surgido una nueva ola de debate sobre la guerra y la ocupación de Irak. Es un momento crítico: lo que se haga ahora puede tener un efecto profundo, y todas las fuerzas políticas están planteando su programa. En momentos como estos los que se oponen a la guerra deben debatir con seriedad y rigor qué está pasando, por qué y qué hacer. Con esto en mente, queremos analizar un editorial de la revista The Nation titulado "Democrats and the War".

Antes de entrar en materia, repasemos el telón de fondo. Estados Unidos tiene profundos problemas en Irak: las raíces de la insurgencia son profundas y se está fortaleciendo; no ha podido crear un ejército títere iraqui confiable; no ha podido montar un gobierno títere con la suficiente legitimidad para contener los distintos grupos politicos, étnicos y religiosos.

Segundo, las fuerzas armadas estadounidenses están bajo una gran presión. La semana pasada citamos al representante demócrata John Murtha, quien dijo: "muchos creen que el ejército está fracturado". ("Irak: Conflictos de la cúpula, desafío para la oposición", irak-conflictos-cupula-s.htm) Un importante artículo de la revista Atlantic Monthly sobre las deficiencias del ejército iraquí cita a un teniente coronel de los marines: "En el actual camino tenemos dos opciones. Podemos perder en Irak y destruir nuestro ejército, o podemos perder a secas". Añade: "En Vietnam perdimos a secas. Aquí sería perder con consecuencias".

Entre esas "consecuencias" primero que todo está la "desestabilización" de la red represiva de estados policiales, monarquías feudales y el estado colono de Israel que Estados Unidos ha montado en el Medio Oriente y el golfo Pérsico. El control del Medio Oriente, y del golfo Pérsico en particular, con sus grandes reservas de petróleo, es la piedra angular del predominio estratégico de Estados Unidos sobre los rivales imperialistas de Europa y Asia. Esos gobiernos mesoorientales son sumamente represivos. Por eso es que Estados Unidos manda presos a torturar a Egipto y Jordania; por eso Israel es el "asesor" en materia de aplastar rebeliones e insurgencias urbanas. Por eso es que dichos países reciben miles de millones de dólares e increíbles cantidades de armas y asesoría militar. El gobierno de Bush se ha propuesto reestructurar y reforzar ese aparato represivo y, aunque ciertos elementos de la clase dominante critican esa estrategia, la clase dominante en general no tiene la menor intención de echarse para atrás.

La segunda "consecuencia" que preocupa al gobierno es que cualquier indicio de debilidad de su parte podría hacer que los rivales imperialistas y las naciones y pueblos de la región le pierdan miedo a las fuerzas armadas estadounidenses. Eso, y el hecho de que el gobierno no le ha "vendido" bien la guerra a la ciudadanía, han suscitado las recientes críticas y cuestionamiento a Bush y Cheney.

Sin embargo, ese cuestionamiento es sumamente limitado. Los principales "disidentes" republicanos sobre la guerra (John McCain, senador de Arizona, y Charles Hagel, senador de Nebraska), piden mandar más tropas para controlar el país y para permitir el entrenamiento del ejército iraquí. Unos demócratas dicen lo mismo. Kerry y Edwards piden vagamente "reducciones graduales" de las tropas, que es lo mismo que andan prometiendo Bush, Cheney y Rice. El senador demócrata Josepn Biden pide menos tropas pero más énfasis en el entrenamiento del ejército iraquí. Pero todos y cada uno de ellos están de acuerdo en que no se pueden retirar de Irak y mucho menos de la región. Murtha, el único que ha pedido la retirada de las tropas, propone mantener un contingente grande cerca de Irak "por si se necesita", y su punto de partida es la preservación de las fuerzas armadas.

En resumen: esos políticos NO debaten los horrores que sufre el pueblo iraquí, NO debaten la justicia y definitivamente NO debaten por qué Estados Unidos ha creado una grotesca bestia militar para someter a otros pueblos. En estos momentos ni siquiera debaten si retirarse de Irak. Lo que debaten es cómo reorganizar la ocupación para reforzar a las fuerzas títeres de Irak y proteger sus intereses imperialistas en la región, y cómo "endulzar" la guerra para que se la trague la ciudadanía.

La dinámica de resistencia

"Endulzar" la guerra es necesario porque la ciudadanía está cada vez más furiosa con ella, y el movimiento de oposición está creciendo. Lo vimos en distintas acciones en los últimos meses y fue un estímulo para las protestas del 2 de noviembre con la consigna de sacar corriendo al gobierno de Bush.

Junto con esto, el ejército está bajo presión. Los militares tienen que regresar al frente tres veces y eso está causando descontento. Los oficiales están renunciando en vez de regresar. La recomendación del senador Murtha de retirar las tropas adujo que "las tropas están cansadas". El nivel de reclutamiento está muy por debajo de lo necesario y muchos de los que están combatiendo son regimientos de la Guardia Nacional que no esperaban esto cuando se inscribieron. Estos dos factores tienen una influencia mutua: cuanto más se oponga a la guerra la ciudadanía (especialmente las familias de los militares), tanto más podrán las personas decentes del ejército plantear preguntas, y menos podrán los oficiales realizar acciones violentas, brutales e ilegales contra el pueblo iraquí. En la guerra de Vietnam, el ejército no se desintegró del todo, pero estaba dividido por tensiones, disentimiento y resistencia. Perdió efectividad en las operaciones y el gobierno le empezó a perder confianza. Todo eso fue sumamente positivo desde el punto de vista de sus víctimas y de los pueblos del mundo en general, y en última instancia desde el punto de vista de los mismos soldados.

El punto principal es este: la lucha de los de arriba sobre cómo ocupar a Irak, y la lucha de los de abajo contra la ocupación de Irak son dos cosas distintas. Sin lugar a dudas se afectan, y parte de la lucha de los de arriba es cómo contener las protestas. Una de las tendencias del momento es que ciertos líderes demócratas se están poniendo en posición para desviar el movimiento contra la guerra y llevarlo a ser la cola del burro (el símbolo del Partido Demócrata); para canalizar la furia popular contra la guerra hacia uno u otro programa que, al fin de cuentas, será una versión de librar la guerra "más eficazmente".

¿La seguridad nacional de quién?

El editorial del 28 de noviembre de la revista The Nation entra en este debate. Critica al gobierno de Bush por sus mentiras y dice: "La guerra —una invasión sin provocación, innecesaria e ilegal que se ha vuelto una ocupación al estilo colonial— es una catástrofe moral y política. Como tal, es una mancha en el honor de todo estadounidense que consiente, activa o pasivamente, a su continuación".

Hasta ahí, todo bien. Pero luego los editorialistas explican que "la guerra también es hoy la principal amenaza a nuestra seguridad nacional". Chasquean la lengua sobre el costo económico, dicen que "ha llevado la reputación de Estados Unidos en el mundo al punto más bajo de su historia" y advierten que "no se podrá forjar una estrategia constructiva de seguridad nacional" hasta que termine la guerra. El argumento moral del primer párrafo se desvanece y no vuelve a aparecer, pero la frase "seguridad nacional" o "seguridad" aparece cuatro veces e impregna la lógica del editorial.

Por favor, estimados editorialistas, ¿no saben que toda la red represiva del Medio Oriente existe para conservar la posición de predominio de Estados Unidos sobre un horrible sistema global en que la mitad de la población del mundo vive con dos dólares al día, mientras un puñado de privilegiados se da un atracón? ¿Se les olvidó que "nuestra seguridad nacional" no es ni más ni menos que la fuerza militar que se usa para fortificar y extender ese sistema mundial de explotación y opresión? ¿No ven que la lógica de basarse en lo que es bueno para la "seguridad nacional" de un imperio asume implícitamente que es necesario subyugar más eficazmente a sus víctimas?

Y, por favor, no salgan con que van a redefinir la "verdadera seguridad nacional" de tal forma que las fuerzas armadas se porten bien y otras fantasías por el estilo. El mundo no se puede redefinir para que se amolde a uno y a sus metas políticas. Estados Unidos es una potencia imperialista; eso quiere decir que domina a la mayoría de las naciones del mundo política y económicamente, y que también está en contienda con sus rivales (Gran Bretaña, Francia, Japón, Alemania, etc.) y para eso necesita su fuerza militar. La "seguridad nacional" es la preservación y extensión de esa dominación, y por eso es que las tropas de este país hacen lo que hacen en Abu Ghraib y Falluya, e hicieron lo que hicieron en Wounded Knee, en My Lai y en la carretera de la muerte en la primera guerra de Irak.1

Es verdad que la mayoría de la gente que hoy cuestiona la guerra (y la mayoría de los que se oponen) no entienden eso, o no lo entienden de lleno. ¿Pero cómo lo van a entender? Ahora que se está cuestionando todo esto, ¿no es el momento de mostrar claramente cuáles son los intereses y la lógica que han impulsado la guerra… y de llevar a la gente a romper con esos intereses y lógica? Entender eso es lo único que puede capacitar a la oposición a no dejarse engatusar por las exhortaciones a "ir y hacer bien lo que hay que hacer", que ya es un tema peligroso en el debate nacional sobre la guerra. Del lado positivo, entender eso fortalecerá a la oposición para la lucha y el tumulto que entrañará una batalla seria contra la guerra y contra el gobierno de Bush.

Las omisiones de The Nation son dicientes

Los editorialistas dicen que es vergonzoso que la dirección del Partido Demócrata no se haya opuesto a la guerra (pero inmediatamente lo matizan con salvedades). Después prometen no apoyar a ningún candidato que "no ponga como punto prioritario de su campaña una rápida terminación de la guerra". Y dicen: "En las próximas semanas y meses, The Nation ayudará a identificar (y fomentará apoyo) a los candidatos que pidan una rápida terminación de la guerra y que empiece la laboriosa tarea de forjar una nueva política de seguridad nacional, que hará posible el fin de la guerra de Irak".

The Nation tiene varias omisiones notables aquí. Primero, no hace la pregunta que requiere una respuesta inmediata: ¿por qué los demócratas no se han opuesto a la guerra y, es más, la han apoyado, y han dicho que son más capaces de llevar al triunfo este proyecto de extensión de la dominación estadounidense, como dijo Kerry en la campaña presidencial del año pasado y como siguen diciendo otros demócratas? The Nation cita una encuesta que dice que el 73% de la base del Partido Demócrata se opone a la guerra, pero que los líderes han tomado la posición contraria, y sin embargo no explica esta clara contradicción. ¿A qué imperativos responden esos líderes? ¿Qué intereses obedecen? Arriba dimos nuestra respuesta a esa pregunta y, sin entender esto, no se puede emprender una estrategia seria para terminar la guerra.

Segundo, The Nation no pide la retirada inmediata de las tropas y en cambio habla de una "rápida terminación de la guerra". Esa es una manga muy ancha; por ahí cabe hasta un tanque. Todo mundo dice que quiere una "rápida terminación de la guerra", empezando con Bush, Cheney y Condoleezza Rice. La cuestión es cuándo, dicen, y siempre extienden la guerra lo necesario para convertir al ejército iraquí en un brazo de los intereses estadounidenses en el país y la región.

Por último, The Nation no hace mención de la acción política independiente de las masas. Esto no es una omisión momentánea. The Nation permaneció muda durante los preparativos para las protestas del 2 de noviembre para sacar corriendo el gobierno de Bush, y este editorial sigue mudo sobre esas protestas y sobre la propuesta de ahogar políticamente el Informe presidencial. De hecho, ni siquiera menciona la idea de acción de masas. Ahora, cuando las contradicciones se están agudizando, dirige toda la atención hacia la arena electoral y nos dice que "no hay otra forma de salvaguardar la seguridad y el honor del país". Ya hemos mencionado los problemas de concentrarse en la "seguridad del país", y en cuanto a su "honor", no lo tiene. Pero si se habla de acabar la guerra, NO es verdad que no hay otra forma. Todo lo contrario: depositar las energías y la confianza en los políticos de la clase dominante, con objetivos y programas de dicha clase, descarrilará la resistencia política y prolongará la guerra; por otro lado, redoblar los esfuerzos y la lucha independientes puede ser una parte crítica de asestarle una derrota política a la case dominante y obligarla a retirarse de Irak.

Estas omisiones están relacionadas entre sí y provienen de basarse en las necesidades de la "seguridad nacional". La arena electoral NO es donde se decidirá la política nacional hacia Irak. Sí, es casi seguro que en las elecciones primarias de los demócratas se presentarán candidatos que dicen oponerse a la guerra. Sin embargo, si salen elegidos, no tomarán decisiones ni votarán conforme a lo que prometieron, sino como siempre lo hacen: conforme a los intereses generales de la clase dominante.

Esta es la conducta clásica del Partido Demócrata: meter bajo sus alas a todos los movimientos de masas, castrarlos políticamente, y desperdiciar una cantidad increíble de energía, recursos y ansias de cambio. Parece que The Nation empieza con palabras fuertes, pero luego le da a esa vieja estrategia una nueva capa de pintura.

Necesitamos una dinámica diferente

Digamos finalmente a los que les creen a los demócratas y a los que creen que solo mediante ellos se terminará la guerra: ¿creen que aceptarán cualquier demanda del pueblo si no temen que se les salga de las manos? ¿Si no temen que ustedes se les están saliendo del marco habitual de las elecciones? ¿Si no ven que en vez de pensar en la "seguridad nacional" y en "el honor americano" (que nunca ha existido), ustedes buscan y dicen la verdad, y obedecen lo que saben que es correcto y justo? ¿Si no ven que en vez de depositar sus energías y esperanzas en la arena que ellos controlan, se dedican a fortalecer la lucha y la fuerza independiente del pueblo?

Como dijimos la semana pasada: "Necesitamos una dinámica en que la gente que se OPONE a la guerra, junto con la gente que se opone a todas las otras atrocidades del gobierno de Bush y a su dirección fascista, se movilice con sus propias demandas, conforme a sus intereses, de una forma política masiva. Necesitamos una dinámica en que la gente que se opone al gobierno haga que todos los demás sectores de la sociedad le respondan por la fuerza de su tamaño y su determinación. Este es el único camino ‘realista y razonable’… si queremos cambiar la realidad de guerra sin fin, sin límites y sin fronteras, y su concomitante orden interno fascista.

"De inmediato, el urgente desafío es lanzarnos de lleno a montar potentes protestas de masas cuando Bush presente el Informe presidencial en enero, y demandar que se largue y se lleve su programa, con su guerra brutal y reaccionaria. Protestas lo suficientemente masivas y resueltas para que esa sea la cuestión política central del país".

Esta es la única esperanza concreta, en vez de apoyar a políticos que responden a otros intereses y tienen otras metas.

Ver Wounded Knee [http://rwor.org/a/v19/950-59/956/wound_s.htm]; My Lai [http://www.oz.net/~vvawai/sw/sw31/pgs_03-14/my_lai.html]; y la carretera de la muerte de Irak [http://rwor.org/a/v22/1080-89/1086/irak_s.htm]

De From Ike to Mao and Beyond: My Journey from Mainstream America to Revolutionary Communist

Nuevos amigos, nuevas influencias

Bob Avakian

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

A continuación publicamos una sección del Capítulo 6 ("Sus hijos e hijas…") de la autobiografía de Bob Avakian, From Ike to Mao and Beyond - My Journey from Mainstream America to Revolutionary Communist. En otros pasajes del mismo capítulo publicados en los números 20 y 23, Avakian habla de su papel en el Movimiento pro libertad de expresión y de la influencia de Mario Savio, del impacto del asesinato de Malcolm X, de la guerra de Vietnam, y de su mayor participación en los movimientos de protesta de los años 60. La semana pasada nos devolvimos al principio del Capítulo 6. Esta semana presentamos otros pasajes de ese capítulo.

Viví poco tiempo en las residencias y después Tom, dos amigos y yo sacamos un apartamento. Uno de los amigos era de India y se llamaba Sidhartha Burman, pero le decíamos Sid. Mis amigos judíos, en broma, pronunciaban su apellido como si fuera un nombre judío: Sid Berman. En realidad tenía un nombre clásico de su país y él era de una familia burguesa muy rica. Teníamos muchas discusiones políticas con él. Era muy buena persona, pero nos contaba que en su casa de Calcuta los sirvientes lo despertaban todos los días con un masaje. Después caminaba a la oficina de su papá y por el camino tenía que saltar por encima de los cadáveres de los que se murieron de hambre la noche anterior. Tuvimos muchas discusiones con él y lo máximo que logramos fue que se volviera medio hippie por un tiempo; no llegamos más allá. Para nosotros fue muy útil oír sus experiencias; nos dieron un vistazo de otra parte del mundo, de otras culturas y costumbres.

A nivel político en ese tiempo, antes del Movimiento pro libertad de expresión, los estudiantes se dedicaban principalmente a la lucha de derechos civiles. Precisamente el Movimiento pro libertad de expresión surgió cuando los estudiantes trataron de organizar actividades de derechos civiles en la universidad. Hoy puede parecer increíble, pero en esos tiempos solo se podían organizar actividades como clubes estudiantiles; no se podían organizar actividades para "causas políticas externas", como los derechos civiles. Estaba prohibido organizar, por ejemplo, una protesta de derechos civiles o una manifestación contra una compañía que no contrataba negros; iba contra las reglas y era motivo de expulsión. Esa fue la chispa que prendió el Movimiento pro libertad de expresión. Este movimiento cambió radicalmente la ciudad universitaria de Berkeley y, además, inició una ola de cambios en universidades por todo el país. De muchas partes iba gente a Berkeley a checar el movimiento.

Por ejemplo, un día conocí a un chavo de Nueva York que fue a Berkeley porque reconoció la importancia de ese movimiento, que todavía estaba en sus inicios. Me contó que estuvo en Italia, donde el Partido Comunista era un partido político establecido, a diferencia de Estados Unidos. También me contó una anécdota de un juzgado de Nueva York: un día unos policías llevaron a un preso terriblemente golpeado y por un momento el juez perdió el control y soltó: Por dios, ¿qué pasó? Pero inmediatamente recobró la "compostura" y siguió los trámites como si no pasara nada. Eso se sumó a cosas que sabía por mi propia experiencia y especialmente por la experiencia de mis amigos.

Malcolm X

Como describí antes, a mi preparatoria llegaron los vientos del movimiento de derechos civiles, que llevaron especialmente los estudiantes negros. Por eso oí hablar de Malcolm X. Recuerdo que más o menos al año de graduarme de preparatoria, cuando estaba en el hospital recibiendo cortisona, un domingo por la tarde vi un programa de debate político por televisión sobre Malcolm X y los Musulmanes Negros. Todos los participantes eran blancos, pero tenían distintas posiciones y debatían si los Musulmanes Negros eran tan malos como el Ku Klux Klan. Uno dijo: "No, no es lo mismo porque el Ku Klux Klan y los supremacistas blancos defienden la opresión, mientras que los Musulmanes Negros se oponen a esa opresión". Yo inmediatamente estuve de acuerdo con él; me pareció correcto e importante. Coincidía con lo que pensaba, pero además ató cabos sueltos para mí.

Recuerdo ver a Malcolm X por televisión y oír sus discursos; me parecían fascinantes y estimulantes. Estaba de acuerdo con su frase de "libertad, por los medios que sea necesario". Nunca me convencieron las ideas pacifistas. Una cosa es adoptar tácticas pacifistas en una situación, como una manifestación, pero nunca me convenció el pacifismo como principio: por ejemplo, que los negros siempre debían poner la otra mejilla. Cuando me enteré de que en el Sur se formó un grupo, Deacons for Defense, que defendía con armas a la comunidad negra ante los ataques del KKK y los sheriffs racistas, me pareció bien, me pareció necesario e importante. Así que cuando Malcolm X proclamó "por los medios que sea necesario", me pareció correcto. Yo no estaba de acuerdo con confinar a la gente a poner la otra mejilla o a aceptar pasivamente la violencia dizque por nobleza.

Me encantaba oír los discursos de Malcolm X. Una vez conseguí un disco de su discurso "The Ballot or the Bullet" (El voto o la bala) y lo oí muchas veces. Después, cuando empecé a dar discursos, aprendí mucho de Malcolm X, especialmente su forma tan aguda de desenmascarar las profundas injusticias y contradicciones del sistema. (También aprendí mucho del cómico Richard Pryor, especialmente su manejo del humor para sacar a la luz cosas tapadas o de las que no se "debe" hablar).

Un pie aquí y el otro allá

Mi amigo Matthew regresó a la universidad y andaba con un grupo de amigos negros de los que yo también me hice amigo. Asimismo, cuando volví a mi antigua preparatoria a ser tutor académico, árbitro de competencias de pista y entrenador de los equipos de baloncesto de la liga de verano, seguí en contacto con mis viejos amigos y con ese medio. En ese entonces no captaba algo que ahora veo: tenía un pie en un mundo y otro pie en otro mundo, pero los dos eran parte de mi vida, eran parte de mi mundo. En la universidad tropecé con las mismas actitudes que en la preparatoria; por ejemplo, unos tipos me dijeron que no querían ser mis amigos porque me la pasaba con estudiantes negros. Como dije, tenía un pie aquí y el otro allá, pero eso era parte de mi mundo. No lo hacía como "proclama"; eran mis amigos, eran las personas y los asuntos que me interesaban, eran las diferentes partes que formaban mi vida. No me decía: "Estoy entre dos aguas", pero objetivamente lo estaba.

En el aspecto cultural, me atraían más las cosas de mis años anteriores, especialmente de la preparatoria, que las cosas de la universidad. Pero a nivel político e intelectual, la universidad tenía cosas que me jalaban mucho: la música de Dylan, la poesía, el seminario de Milton; tomé cursos de Shakespeare y de Chaucer, ¡y soy una de las pocas personas que conozco que ha leído entero "Faerie Queene" de Edmund Spenser!, que es una epopeya clásica de cientos y cientos de páginas, escrita más o menos en los tiempos de Shakespeare. La leí (tomé un curso sobre ella) porque sabía que Spenser fue una influencia importante en Keats, y Keats me encantaba. Todo eso también era parte de mi vida.

Tenía la meta de aprender cinco o seis idiomas. Tomé clases de italiano y un poco de español, pero nunca cumplí esa meta porque intervinieron otras cosas que me parecieron más importantes. Pero al tomar clases de italiano se me despertó el interés por los poetas románticos italianos contemporáneos de Keats y los otros poetas románticos ingleses. Mi profesor favorito de italiano era muy progresista y hablábamos de lo que pasaba en el mundo; yo hacía un esfuerzo y hablaba en italiano con él.

Pero, repito, vivía en dos mundos. La mayor parte de los muchachos aficionados al atletismo no eran progresistas y radicales, por decirlo así. Mi amigo Kayo y mi compañero de cuarto Tom eran muy aficionados al deporte y también tenían fuertes tendencias progresistas y radicales, pero eran la excepción a la regla. En ese sentido, se puede decir que mis intereses eran conflictivos, pero para esa época, 1964, ya me sentía del todo bien y con ganas de hacer muchas cosas. Así que cuando llegó el otoño y surgió el Movimiento pro libertad de expresión, y con la influencia de Liz (de quien me estaba enamorando), estaba listo para entrarle de lleno.

El socialismo es mucho mejor que el capitalismo, y el comunismo será un mundo mucho mejor

Raymond Lotta

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

Primera parte: Introducción

Cada vez más personas se preocupan por el estado del mundo y la suerte del planeta. ¿Tiene que ser así el mundo? No; hay una alternativa mundial concreta: el socialismo y el comunismo. Pero constantemente nos remachan que el socialismo fracasó y que el capitalismo es lo máximo. Toda una generación no ha oído más que el socialismo es una pesadilla. Esa "revisión de la historia" también ha afectado a muchos intelectuales progresistas. El proyecto Pongamos las cosas en claro se propone convertir este ataque ideológico contra el comunismo en un debate enérgico en las universidades sobre el pasado del comunismo y el futuro del comunismo. El economista político maoísta Raymond Lotta está dando una serie de conferencias por todo el país con ese fin. La conferencia "El socialismo es mucho mejor que el capitalismo, y el comunismo será un mundo mucho mejor" confronta las mentiras sobre el socialismo, analiza la experiencia y los logros de la revolución bolchevique de 1917 a 1956 y de la revolución china de 1949 a 1976, y plantea la nueva visión de Bob Avakian sobre el proyecto comunista. Esta semana empezamos a publicar la conferencia por entregas. El website www.thisiscommunism.org tiene las fechas de las conferencias y materiales relacionados.

El título de esta conferencia es: "El socialismo es mucho mejor que el capitalismo, y el comunismo será un mundo mucho mejor". El tema es que el mundo, como es, no tiene que ser así.

Hoy está aquí mucha gente que ansía una alternativa a este sistema; que quiere dedicar la vida a hacer algo por el bien de la humanidad. La humanidad puede superar la explotación y la división social. Puede avanzar hacia una sociedad sin clases y a una comunidad mundial de seres humanos libremente asociados: el comunismo. Esa es la meta de la revolución proletaria. Los primeros pasos históricos hacia la construcción de tal sociedad y mundo fueron las revoluciones rusa y china del siglo 20. Esas revoluciones sufrieron derrotas, pero están llenas de lecciones y son fuentes de inspiración. Quiero hablar de por qué el comunismo hoy es más válido que nunca.

Claro, esto es polémico. Vivimos en tiempos en que pregonan a bombo y platillo la permanencia del capitalismo. Nos dicen que ya está escrito el veredicto sobre el siglo 20: el experimento socialista ha fracasado, y tenía que fracasar. Nos bombardean con la idea de que no hay alternativa, que el capitalismo es el orden natural del mundo. Nos dicen que por más que el capitalismo tenga problemas, todo intento de deshacerse de él llevará a algo mucho peor.

Es como si le hubieran pegado una etiqueta de advertencia a la discusión sobre las posibilidades humanas. Peligro: todo lo que desafía en un sentido fundamental al capitalismo es una fantasía, en el mejor de los casos y, en el peor de los casos, una utopía inútil impuesta desde arriba que terminará siendo una pesadilla. Advertencia: el proyecto de la revolución y de una economía y una sociedad que promuevan el bien común va contra la naturaleza humana, la lógica económica y el curso de la historia. Recordatorio: hemos llegado al fin de la historia. La sociedad occidental representa la cumbre y el punto final del desarrollo humano.

De mil y una maneras, crasas y sofisticadas, nos dicen que la historia del siglo 20 es la historia del desastre y el horror de la revolución socialista, y del triunfo del capitalismo y de la democracia burguesa. Los medios de comunicación lo dicen. Lo recalcan muy publicitadas autobiografías. Lo enseñan en la escuela. Está arraigado en el discurso intelectual.

Pero hay un problema: esta "opinión tradicional" sobre el comunismo no es cierta. Se basa en la tergiversación total de la historia de la revolución socialista. Repiten tanto mentiras y calumnias que se llegan a aceptar como hechos. Es increíble lo que se considera rigor intelectual y, tristemente, es asombroso lo que embauca a personas que se enorgullecen de su rigor y honestidad intelectual: especulación cruda; aproximaciones estadísticas y métodos de evaluación que nadie tomaría en serio si se aplicaran en su propio campo; informes de autobiografías sumamente subjetivas de individuos que tienen agendas políticas. Todo eso es aceptable cuando se trata del comunismo.

Veamos, por ejemplo, una nueva biografía que ha recibido mucha publicidad: Mao: The Unknown Story (Mao: La historia desconocida) de Jung Chang y Jon Halliday. Es patentemente anticomunista. Contiene declaraciones como esta: "No quedó escuela donde no se cometieran atrocidades". ¿La fuente? No dicen. Simplemente lo dan por sentado. Esto no se aceptaría si se tratara de otros temas, pero como se trata de la Revolución Cultural, se abandona el pensamiento crítico.

Cuántas veces han oído decir que Mao se oponía a la educación. Pero la verdad es que la China maoísta elevó el nivel de alfabetización de 15% en 1949 a cerca de 80% en 1976. Tales hechos se ignoran cómodamente o se esconden debajo de montañas de calumnias. ¡Cuando la revolución conquistó el poder en China en 1949, la expectativa de vida era 32 años! En 1975 era el doble: 65 años.

Tenemos que poner las cosas en claro. Voy a confrontar y refutar las distorsiones sobre la "primera ola" de revoluciones socialistas. Cuando me refiero a la "primera ola" de revoluciones socialistas, me refiero a las experiencias de las masas populares de la Unión Soviética cuando era una sociedad socialista, entre 1917 y 1956. Y me refiero también a las experiencias de China, cuando era socialista, entre 1949 y 1976. Estos fueron los primeros esfuerzos ejemplares de la historia moderna por construir sociedades sin explotación y opresión.

Hablaré sobre por qué se dieron esas revoluciones. Hablaré de lo que se propusieron y de las dificultades que encararon. Hablaré de los increíbles y trascendentales logros que alcanzaron. También quiero hablar de la "curva de aprendizaje" de la revolución comunista: de que Mao aprendió de la revolución bolchevique, hizo un balance de sus deficiencias y errores, y abrió nuevos caminos para el avance de la revolución. Ahora nos encontramos en los umbrales de una nueva etapa de la revolución proletaria. Hablaré de eso y explicaré que Bob Avakian está elevando el conocimiento de la naturaleza de la revolución comunista en el mundo de hoy.

Los comunistas no tienen ningún problema con la verdad. Podemos confrontar y comprender la realidad. Esa es la base para plantear una visión de relaciones mucho mejores entre los seres humanos de este planeta: la base de lo que es posible y necesario en esta etapa de la historia humana.

La "primera ola" de revoluciones socialistas del siglo 20 tuvo problemas. Nosotros no tememos encararlos. Lo que queremos es conocer la verdad, e incluso las verdades dolorosas pueden ser un acicate para superarlas. Por el contrario, los que tienen al mundo por la nuca... ELLOS sí tienen por qué mentir, trátese de armas de destrucción masiva o del comunismo.

¿Por qué es importante saber la verdad sobre las revoluciones rusa y china? Porque la médula de esta discusión es el futuro de la humanidad.

El capitalismo sí que es una debacle y un horror.

Lo pregunta es: ¿tenemos que vivir así? ¿Se puede transformar la situación radicalmente? Hace falta un vigoroso debate sobre todo eso. Hay mucho en juego.

Pero es problemático formarse opiniones sobre la conveniencia y la viabilidad del comunismo cuando en realidad no se sabe casi nada al respecto. Para comprender y decidir si el comunismo es válido, o si es una idea cuyo tiempo pasó al olvido, primero hay que saber qué es: sus objetivos y sus fundamentos.

En el próximo número: Segunda parte: El comunismo y el socialismo

Tribunal Internacional: Importante testimonio documenta los crímenes contra la humanidad de Bush

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

La Comisión Investigadora Internacional de Crímenes contra la Humanidad Perpetrados por el Gobierno de George Bush celebrará su segunda sesión del 20 al 22 de enero de 2006. Continuará la tarea histórica de documentar de modo detallado, riguroso y público los crímenes de este gobierno contra los pueblos del mundo.

La Comisión celebró su primera sesión del 21 al 23 de octubre en Nueva York ante un grupo de eminentes juristas. Hablaron expertos en derecho, diplomacia, ambiente, historia, salud pública global y derechos reproductivos, y testigos de lo que pasó en Nueva Orleáns, la zona de guerra de Irak y las cárceles de inmigración de Estados Unidos.

Un público de centenares de personas escuchó atentamente las condenas de las guerras de agresión, el aparato global de tortura y detención indefinida, la supresión de la investigación científica y de las advertencias del calentamiento global, y el sabotaje genocida de los esfuerzos para parar la epidemia del SIDA. En la audiencia sobre las acciones criminales del gobierno de Bush en torno al huracán Katrina, se destacaron testigos presenciales que hablaron con pasión y dolor.

Gran parte del testimonio de la primera sesión está en audio (en inglés) en bushcommission.org. Descarga los archivos y compártelos.

Los juristas anunciarán su veredicto en enero tras oír los testimonios de la segunda sesión, cuando Bush dé su Informe presidencial y El Mundo No Puede Esperar proteste por todo el país para ¡sacar corriendo al gobierno de Bush!

A continuación presentamos pasajes del testimonio de John Clark, profesor de Estudios Ambientales de la Universidad Loyola de Nueva Orleáns.

Testimonio: El triple crimen del desastre de Katrina

Como han señalado muchos otros en el curso de varias décadas de trabajo, el racismo es una parte integral de nuestro sistema social.

La opresión de clase es un elemento fundamental de nuestro sistema social. Así que cuando llega un huracán, discrimina. Discrimina automáticamente: produce problemas muy graves para algunos, pero para otros produce problemas moderados o graves, pero nunca iguales. Lo vimos en Nueva Orleáns… Pero la culpa tampoco es igual, porque a las autoridades les encomendamos la responsabilidad de resolver los problemas de la sociedad y de satisfacer las necesidades del pueblo. Y fracasaron desastrosa y, yo diría, criminalmente.

Examinemos el triple crimen de Katrina. Primero, la negligencia criminal de la falta de preparativos para tal catástrofe. Tengo muchas citas excelentes que no voy a leer, pero muchos escritores y comentaristas que escriben sobre el ambiente y otros temas llevan décadas diciéndonos que esta catástrofe iba a venir, y que en realidad no hemos visto la gran catástrofe, que todavía está en camino. Y tampoco nos estamos preparando.

Déjenme contarles unos hechos. Se sabe que Nueva Orleáns lleva mucho tiempo en la lista de FEMA de los tres peores desastres potenciales, y que revistas como Scientific American y los periódicos regionales escribieron en artículos que se avecinaba un desastre. En 2004 el Cuerpo de Ingenieros [del ejército, encargado de los grandes proyectos de construcción en el país] pidió más fondos para proteger los diques y controlar las inundaciones. En vez, el gobierno de Bush recortó los fondos un 80%. Recortó el presupuesto para el control de inundaciones un 44.2%.

Un oficial del Cuerpo de Ingenieros, el teniente general Strock, dijo ante el Congreso: "Los diques no se construyeron para proteger la ciudad de huracanes de categoría cuatro, como Katrina". Así que el Cuerpo de Ingenieros, que tiene la responsabilidad de protegernos, dice que lo que se ha hecho ni siquiera tiene la meta de protegernos de una catástrofe como Katrina, ni mucho menos un huracán de categoría cinco. Se puede decir mucho más, pero todo demuestra que el gobierno de Bush es culpable de no protegernos de un desastre pronosticado y, de hecho, recortó los programas que hubieran podido ayudarnos a responder al desastre de Katrina.

El segundo crimen… si queremos encontrar un ejemplo de racismo y discriminación en nuestra sociedad, no hay nada más conmovedor ni más devastador emocionalmente que mirar a los que se encontraban atrapados en el Centro de Convenciones u otros lugares de Nueva Orleáns: en los techos con letreros de: "Ayúdenme. No he comido ni bebido desde hace tres días", o "Soy diabético. Tengo problemas cardíacos. Necesito medicinas". No hicieron nada para ayudarlos, pero gastan miles de millones de dólares para librar una guerra de agresión injusta en Irak. El público capta que esas prioridades son locas y criminales.

Trabajo con grupos de base que llevaron comida a los damnificados en las primeras semanas, la tercera semana. ?bamos a las casas y nos decían: "Qué bueno que nos traigan comida y agua. ¿Tienen hielo?". Y se sabe que en ese momento había camiones de transporte llenos de hielo que entrecruzaban el país. Los periódicos informaron que gastaron $385,000 para llevar hielo de Alabama a Massachusetts, que de ninguna manera es la ruta a Louisiana. Y a los camioneros les pagaban $54 la hora para esperar órdenes.

Quiero hablar un poco del tercer crimen, que es el proceso absolutamente abominable de recuperación. Primero, han excluido a los habitantes de la ciudad. Mucha gente quería regresar a su casa. Yo tuve que ir ilegalmente a mi casa dos semanas y media después de Katrina. Solo porque estaba dispuesto a pasar por los retenes y a inventar cuentos para explicar mi presencia, pude quedarme en la ciudad a ayudar a los damnificados; por eso experimenté el segundo huracán, Rita, con otros tres voluntarios, en mi casa. Como estábamos ahí logré salvar lo poco que tengo, a pesar de graves daños al techo. Miles de personas querían regresar a su casa e impedir más daños, pero no les permitieron. Es un tema enorme.

Ya se ha mencionado la limpieza étnica. Creo que es otro tema que hay que tomar en serio. Hay una cita interesante del alcalde. Primero militarizaron la ciudad y los militares excluyeron a la población. También la excluyeron con la falta de trabajo, la falta de recursos para reconstruir, reparar y rescatar. La excluyó el hecho de que el sistema escolar no tiene planes de abrir las escuelas, las escuelas públicas, del East Bank (o sea, la gran mayoría de las escuelas de Nueva Orleáns) el resto del año. Y así sucesivamente.

Han puesto obstáculos para impedir que regresen. Pero por otro lado el gobierno subvenciona hoteles para mantener a la población lejos de la ciudad. Si a los que quieren regresar se lo permitieran y les dieran esos mismos recursos para reconstruir o reparar las casas y trabajar en los barrios, habría mucho menos peligro.

He visto cosas magníficas de nuestros vecinos y también de gente de afuera. Centenares de jóvenes de todo el país han ido a trabajar con Common Ground y otros proyectos para reconstruir la ciudad, el Seventh Ward y el Ninth Ward, para ayudar a Common Ground y a la gente a regresar. Hay una lucha entre la gente de los grupos de base que necesitan el apoyo de todos ustedes por todas partes para seguir trabajando, por un lado, y los que detentan el poder, los que tienen la culpa de este desastre, por el otro, dado que no es un desastre natural.

Si se hubiera dado rienda suelta a las fuerzas de la naturaleza, hubiéramos tenido la protección de los pantanos. Si se hubiera dado rienda suelta a las fuerzas de la comunidad humana, nos hubiéramos salvado. Eso es lo que hacen los grupos de base. Pero no es lo que hacen las burocracias federales, el capitalismo, ni nuestros sistemas económicos o políticos actuales.

Las acusaciones a José Padilla y el ataque de la Casa Blanca contra los derechos jurídicos

Revolución #025, 4 de deciembre de 2005, posted at revcom.us

A José Padilla lo arrestaron en mayo de 2002. Le han negado los derechos jurídicos más básicos y durante tres años y medio no lo acusaron de nada. Pero el 22 de noviembre el gobierno federal de repente lo acusó y anunció que lo va a juzgar.

Según el principio de habeas corpus y otros principios jurídicos de larga trayectoria, una persona tiene ciertos derechos al ser arrestada: de hablar con un abogado y ser representada, de que no la detengan indefinidamente sin acusarla, de tener un juicio en el que puede oír las pruebas en su contra y hacerle preguntas a los testigos, y otros. Pero en el caso de Padilla, el gobierno le quitó todos y cada uno de esos derechos. Ni siquiera anunció el arresto sino hasta un mes después. Lo metieron a un calabozo y no le permitieron hablar con un abogado durante dos años.

Pero al acusarlo ahora, el gobierno de ninguna manera está pidiendo disculpas ni echándose atrás. Todo lo contrario: es una forma de afirmar agresivamente que tiene derecho de tratar así a la gente… y que lo hará.

*****

Un mes después del arresto de Padilla, el secretario de Justicia, John Ashcroft, un fanático fascista cristiano, soltó acusaciones públicas incendiarias. Dijo que era "agente de Al Qaeda" y que "exploraba un plan para construir y estallar un mecanismo de dispersión radiológico, o ‘bomba sucia’, en Estados Unidos". Ashcroft dijo que tenía "múltiples fuentes independientes que lo corroboran".

Bush lo declaró "combatiente enemigo" y justificó quitarle todos los derechos como ciudadano estadounidense diciendo: "Este tipo, Padilla, es malo, y está donde debe estar: detenido". Los medios grandes lo repitieron como loros y así contribuyeron a esta infamia.

Pero ahora, tras quitarle sus derechos jurídicos nada más porque Bush lo mandó, se sabe que el gobierno no tiene ninguna prueba. ¡NINGUNA! No lo acusaron de querer construir una "bomba sucia" ni de ser miembro de Al Qaeda. De hecho, no lo acusaron de planificar un ataque en Estados Unidos.

Pero de todos modos planean mantenerlo tras rejas el resto de la vida. Por las acusaciones que entablaron (ser mensajero de bajo nivel que llevó dinero a unos grupos islámicos en Bosnia, Chechenia y Afganistán), podrían sentenciarlo a cadena perpetua.

El gobierno dice que recibió información sobre Padilla y la "bomba sucia" de presos en otras partes del mundo. Pero resulta que a esos presos los torturaron. ¿Se puede creer cualquier cosa que digan los mentirosos del gobierno de Bush, incluso las últimas mentiras sobre Padilla?

Nada más miren lo que han hecho: el FBI arrestó a José Padilla, un puertorriqueño que nació en Nueva York y se convirtió al islam, en el aeropuerto O’Hare de Chicago en mayo de 2002, al regresar de Pakistán. Desapareció en una pesadilla de interrogatorios y castigos. El presidente y el secretario de Justicia suspendieron todas las normas, principios y derechos jurídicos en su caso.

Es cierto que esos derechos y principios se han violado a diestra y siniestra en este país; pero que el gobierno anunciara que puede mandar a paseo el habeas corpus y otros principios a gusto,con solo decir que un preso es "combatiente enemigo", es otra cosa muy distinta.

La Casa Blanca no pide ese poder. Ha declarado que ya lo tiene como parte de los "poderes de guerra" desde el 11 de septiembre de 2001, y que no necesita la aprobación del Congreso ni de los tribunales. Ya está en vigor y el gobierno ya funciona así. En abril de 2004, en una audiencia formal, un abogado del presidente dijo: "Hay que reconocer que en condiciones de guerra, cuando el gobierno está en pie de guerra, hay que confiar en el ejecutivo".

Bush impone su autoridad de guerra con fuerza.

Hace dos meses el juez Littig, del Cuarto Tribunal de Apelaciones, confirmó que Bush tiene poder de meter a la cárcel sin juicio ni acusación. Ese fallo se apeló a la Suprema Corte. Ahora, con las acusaciones contra Padilla, el Departamento de Justicia dice que no hay razón para que la Suprema Corte lo vea, y que se puede dejar intacto el fallo de Littig a favor de Bush.

En pocas palabras, han acusado a Padilla y lo juzgarán para fortalecer los poderes presidenciales de meter a la cárcel sin juicio y anular los derechos jurídicos básicos en el futuro.

Piensen en los peligrosos cambios de las normas jurídicas que ya han hecho. Piensen en lo que la Casa Blanca y sus agentes le han hecho a José Padilla. Piensen en quiénes más atacarán si no los para un movimiento popular que no se trague esa "nueva normalidad".

"Si no nos oponemos y movilizamos para parar esto, nos obligarán a aceptarlo".

De la Convocatoria de El Mundo No Puede Esperar

Reseña: Contempt: How the Right is Wronging American Justice

Una luz de bengala que advierte de la marcha hacia la teocracia

Catherine Crier es una republicana que fue jueza en Texas y ahora tiene un programa de televisión en Court TV. La introducción de su nuevo libro, Contempt: How the Right is Wronging American Justice, dice:

"Después de la debacle de Terri Schiavo, quise escribir un libro para defender el sistema judicial federal y a sus jueces, y explicar que, a pesar de sus imperfecciones, ha evolucionado como lo deseaban sus fundadores.

"Pero ya no quiero eso. Ahora quiero que este libro sea un despertador, una luz de bengala, una granada política que haga que la mayoría silenciosa de este país se despierte y se dé cuenta… A todos los americanos que creen que nuestra democracia está a salvo, están equivocados. Hoy, la Derecha radical está ganando, y lo sabe. Pronto, podríamos vivir en un país muy diferente, un país que fue nuestro, un país que será de ellos".

Crier escribe: "La extrema Derecha ha conquistado las ramas ejecutiva y legislativa del gobierno, pero no ha sometido a la rama judicial… todavía". También escribe que "los líderes [de la extrema Derecha] han tomado una entidad que se resiste innatamente a la política y la han transformado en una zona de batalla altamente politizada" (p. 2) La advertencia de que la rama judicial se está llenando de ideólogos de ultraderecha y de que se está limitando su poder de una forma peligrosa en aras de una agenda política "que da miedo" hace que este libro sea importante, aunque uno no comparta plenamente su análisis del sistema judicial.

Los jinetes del Apocalipsis

Crier dedica un capítulo a los "cuatro jinetes". (El nombre, tomado de un artículo del Washington Post, se refiere a los cuatro jinetes del Apocalipsis que anunciarán el fin de los tiempos y la llegada de Cristo). Crier escribe: "En conjunto, representan todos los lados de la batalla ultraconservadora por la judicatura federal". (p. 102). Edwin Meese (secretario de Justicia de Ronald Reagan) representa las conexiones políticas; el rico empresario C. Boyden Gray trae los fondos y las conexiones con otros donantes ricos. Leonard Leo es el vicepresidente ejecutivo de la Sociedad Federalista, un grupo que elabora los conceptos teóricos (como la doctrina del "originalismo", que es una interpretación supuestamente estricta de la Constitución), y Jay Sekulow es fundador del American Center for Law and Justice (una versión fascista cristiana de la Unión Americana de Libertades Civiles, que tiene el doble de miembros y fondos). Todas las semanas, el grupo realiza una teleconferencia para ver cómo van sus planes. Con frecuencia, se les unen por teléfono miembros de peso del gobierno (como Karl Rove).

Roy Moore es un claro ejemplo de lo arraigado que está el fascismo cristiano. Fue presidente de la Suprema Corte de Alabama y mandó poner un monumento de granito de 5,200 libras con los diez mandamientos en el palacio de justicia. Después perdió esa chamba porque no quiso quitarlo y muchos fascistas cristianos dicen que ese es un ejemplo de que el gobierno reprime la religión. Crier señala que Moore escribió que se debe aplicar la pena de muerte a los "homosexuales practicantes", y que solo el cristianismo evangélico cumple la definición de "religión" de la Constitución (cuando habla de libertad de practicar la religión). Piensa postularse como gobernador de Alabama, y Crier dice que las encuestas indican que puede ganar.

Eliminar la separación formal de la iglesia y el estado

Declarar a nivel judicial que no existe separación de la iglesia y el estado, que tal separación viola los mandatos de dios, haría que este país fuera una teocracia franca, como Irán y Arabia Saudita; pero sería la teocracia de mayor poder económico y miliar de la historia universal. Eso es precisamente lo que anhelan los fascistas cristianos. El magistrado Antonin Scalia dijo en un discurso de 2002: "El gobierno… deriva su autoridad moral de Dios… La reacción de los fieles a la tendencia de la democracia a oscurecer la autoridad divina que subyace al gobierno debe ser… combatirla lo más que puedan".

Una de las formas de darle legitimidad moral e histórica a esa meta es decir que los escritores de la Constitución (Madison, Jefferson y otros) querían que Estados Unidos fuera una nación cristiana. ¿La prueba? Eran cristianos y en sus documentos y cartas hay referencias a dios. En el Capítulo 12, Crier explica que eso es adulterar la historia a puntos absurdos. Por ejemplo, los fascistas cristianos dicen que como Thomas Jefferson firmaba "En el año de Nuestro Señor" al final de sus cartas presidenciales, estaba rindiéndole honor a dios desde la presidencia… y que eso quiere decir que quería que la nación fuera cristiana. Crier señala que lo que escribió era el latín "Anno Domini Nostri Iesu Christo", o sea, "a.C.": la forma oficial de escribir la fecha en esos tiempos. Crier recalca que la Constitución se escribió para prevenir la teocracia y la imposición de una religión estatal oficial. No hay que estar totalmente de acuerdo con su interpretación para ver que una sociedad basada en las reglas del siglo XVIII no es la sociedad que coincide con nuestra vida hoy. Crier comenta que los derechos básicos de hoy no estaban en la Constitución: los derechos de la mujer y de los negros, la protección ante la discriminación, etc.; y que la Constitución acepta prácticas que hoy consideramos ilegitimas, como la esclavitud.

Estrategia para una teocracia

"No estamos logrando todo lo que queremos, pero tenemos una estrategia… Tengo una agenda, por decirlo así, y utilizo los tribunales para llegar a esa meta. Uno no va de la A a la Z; va de la A a la C, D, M y finalmente a la Z".

Jay Sekulow, citado en Contempt

"Nuestra labor es recuperar a América para Cristo, al precio que sea… como vicerregentes de Dios, debemos ejercer dominio e influencia divinos en nuestros barrios, escuelas, gobierno, literatura y artes, deportes, farándula, noticias, ciencias; en resumen, en todos los aspectos e instituciones de la sociedad humana".

D. James Kennedy, dominionista y predicador fascista cristiano de Coral Ridge Ministries, con 3.5 millones de televidentes a la semana

"Nuestras escuelas públicas empezaron como ministerios de la Iglesia... Es hora de que vuelvan al Señor".

Jay Sekulow, citado en Contempt, p. 269

Un congresista republicano de Alabama propuso en marzo de este año la Ley de Restauración de la Constitución (Constitución Restoration Act). Propone que no se permita que la Suprema Corte interfiera con el reconocimiento oficial de dios "como la fuente soberana del derecho, la libertad y el gobierno… El reconocimiento de Dios no es un tema legítimo de consideración de los tribunales federales". (Cita de Roy Moore en un website cristiano; el énfasis es nuestro) Si esto llega a ser ley, forrarían las escuelas y los edificios del gobierno con imágenes y propaganda cristiana; pero eso no sería lo peor. Sería un cuño para meter la ley bíblica en el derecho nacional.

Si eso llega a ser ley, un juez podría decidir, por ejemplo, que tiene que seguir "la ley de dios" y lo que dicten los fascistas cristianos. (Roy Moore aplaudiría). Veamos un ejemplo de la ley de dios de Deuteronomio 22:23-24: "Si una joven virgen está desposada con un hombre y otro la encuentra en la ciudad y se acuesta con ella, los dos serán conducidos a las puertas de la ciudad y matados a pedradas; la joven, por no haber pedido socorro en la ciudad…".

En el Capítulo 18, "Public Bible School", Crier escribe: "En un estado tras otro, las escuelas públicas han tenido que abrir sus puertas a los ministerios evangelistas que codician agresivamente las almas de estudiantes de primaria". Una forma de meterse en las escuelas son los clubes "Good News", de los cuales hay 4500 por todo el país. Tan pronto suena la campana y terminan las clases, se apoderan de las escuelas para realizar actividades religiosas. Crier dicen que cuando una escuela rehúsa, los clubes "Good News" contestan que una decisión de la Suprema Corte del 2001 los autoriza, y ahí termina la discusión.

La respuesta

Contempt es un libro importante que no ha tenido la circulación que merece. Cuando CBS News entrevistó a Crier en el programa The Early Show en septiembre, le preguntaron si tenía miedo de que el libro perjudicara su carrera. Mejor dicho, hoy escribir un libro de defensa de la democracia burguesa puede despertar ataques de los que anhelan una teocracia. Esto muestra a los extremos que ha llegado la sociedad, y cuánto trabajo se necesita para cambiar esta situación urgente y radicalmente.

Resistencia a la guerra frente al rancho de Bush

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

Cuando Cindy Sheehan habló en la concentración del 2 de noviembre en San Francisco, dijo: "Resístanse, levántense y hablen fuerte. Vamos al campamento Casey el Día de Gracias. Vengan con nosotros". Durante la semana del Día de Gracias, cuando Bush estaba de vacaciones en su rancho de Crawford, Texas, un grupo de manifestantes se reunió enfrente en el campamento Casey, que lleva el nombre del hijo de Cindy que murió en la guerra de Irak. Este campamento empezó en el verano, atrajo atención internacional y galvanizó la oposición a la guerra. El miércoles 23 de noviembre, arrestaron a 12 en el camino y los acusaron de violar una nueva ordenanza elaborada para atacar el campamento. Entre los arrestados figuran Daniel Ellsberg, quien filtró los Pentagon Papers (documentos oficiales que denunciaron los crímenes de Estados Unidos en la guerra de Vietnam); Ann Wright, ex diplomática que renunció como protesta contra la guerra de Irak; y DeDe Miller, hermana de Cindy. Ellsberg dijo: "Los que por fin vimos la verdad de la guerra de Vietnam ahora captamos que todas las acciones necesarias para poner fin a esa guerra se necesitarán para poner fin a la guerra de Irak".

Cindy Sheehan llegó al campamento al día siguiente y se arriesgó otra vez a que la arrestaran (la arrestaron frente a la Casa Blanca en octubre durante una protesta para conmemorar la muerte de 2,000 soldados estadounidenses). El jueves el grupo preparó una comida típica iraquí de lentejas, ensalada y pescado en solidaridad con los iraquíes muertos en la guerra, en vez de preparar la comida típica del Día de Gracias. El viernes Sheehan escribió: "Nos dará tristeza irnos el domingo, pero si George sigue manchando la Casa Blanca y la guerra continúa, regresaremos en Pascua Seguiremos protestando, no nos daremos por vencidos y prevaleceremos".

Declaración de un dirigente del sindicato de maestros de Los Ángeles en apoyo a las protestas estudiantiles

Revolución #025, 4 de deciembre de 2005, posted at revcom.us

Andy Griggs, maestro y miembro del consejo ejecutivo del sindicato de maestros de Los Ángeles (UTLA), dio un "mensaje a los educadores" antes del 2 de noviembre en apoyo al derecho de los estudiantes, maestros, y otros de la comunidad escolar de participar en las protestas de El Mundo No Puede Esperar. El 15 de noviembre, en una rueda de prensa, hizo esta declaración:

En primer lugar, quiero decir que estoy muy orgulloso de los estudiantes. Sara [Escudero, estudiante de prepa Reseda High School y organizadora de El Mundo No Puede Esperar], has desempeñado un gran trabajo, sigue adelante. A todos los que tomaron la decisión y el riesgo de pararse, ante todo lo que está pasando en el país, tenemos que animar a los estudiantes. Les enseñamos todos los días. Les enseñamos a pensar críticamente. Ese es la meta del distrito escolar de Los Ángeles y esperamos que lo sea para todas las instituciones de educación. Si vamos a castigarlos por eso, creo que es una pena...

Creemos que los estudiantes tienen el derecho de expresarse, sin eso, ¿qué pasaría? Como en las protestas chicanas contra la guerra de Vietnam. Sin ellas no estaríamos donde estamos. Quiero animar a los estudiantes a continuar su trabajo y a dar el siguiente paso, ir a la conferencia en la prepa Manual Arts High School, "Students and Educators to Stop the War" ("Estudiantes y educadores a parar la guerra"). Luego tenemos que dar el siguiente gran paso: sacar a Bush.

Entrevista a estudiantes de la prepa Van Nuys

"Podemos sacar a Bush del poder"

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

La prepa Van Nuys, localizada en el valle de San Fernando, tiene estudiantes de muchas nacionalidades. Aproximadamente un centenar de estudiantes de esa prepa se unieron a los miles de estudiantes de Los ?ngeles que se salieron de clases el 2 de noviembre como parte de las protestas de El Mundo No Puede Esperar.

Como en otras escuelas, los estudiantes de Van Nuys tuvieron que lidiar con muchos obstáculos, como la intimidación de los directores y la policía, que trataron de agarrarlos para que no se fueran. Han suspendido a más de 30 estudiantes y transferido a otro por su participación en las protestas del 2 de noviembre. Revolución entrevistó a tres estudiantes de Van Nuys que luchan contra esa represión y organizan las próximas acciones del movimiento El Mundo No Puede Esperar.

*****

Revolución: ¿Qué pasó en la prepa el 2 de noviembre?

Estudiante A: El 2 de noviembre nos encerraron a todos en la escuela... Cerraron con llave todas las puertas y las entradas, y suspendieron, arrestaron o multaron a todos los que no estaban en su salón. Por eso instamos a los compañeros a brincar la valla, porque había que salir de ahí y buscar apoyo. Y así lo hicieron. Los directores y los profesores nos agarraron para bajarnos de las vallas. La policía también vino... ¡vinieron los del SWAT [policía antimotín]!

Estudiante B: Simón, nos rodearon y trataron de agarrarnos. Brincamos las vallas. Las muchachas querían brincar, pero las bajaron a la fuerza. Cuando yo estaba ayudando a una, el director me agarró y me fregó la pierna...

A: Cuando me metieron en la oficina para suspenderme, fue porque repartía volantes que instaban a salirse de las clases y trastornar las actividades escolares. Los estudiantes pueden distribuir toda clase de volantes de "Voten por mí para reina del Gran Baile". En las clases enseñan solo una cara de la historia, pero si queremos mostrar la otra cara, nos callan. Les pregunté: "¿Y la libertad de expresión, qué? ¿Y la igualdad de derechos?". Me dijeron que no tenemos derechos en la escuela...

Revolución: La represión de los directores y la policía fue fuerte. ¿Por qué tenían ustedes tanta determinación?

A: Lo que me motivó es que hay mucha gente que acepta cosas que no debe aceptar. Supuestamente el gobierno nos da ciertos derechos e igualdad de oportunidad para vivir... [Pero] el gobierno nos está diciendo qué hacer y echando mentiras. Ya basta de mentiras... Si las cosas fueran diferentes, la gente trabajaría y progresaría. [Pero] no hay progreso. Lo que veo es que los pobres están siempre más pobres y los ricos siempre más ricos. Eso no está bien. Debe haber igualdad de derechos para todos, pero ahora es al contrario.

Unos dicen que debemos esperar a que Bush termine su presidencia, pero yo creo que eso es demasiado tiempo. ¿Hasta cuándo van a esperar? ¿Hasta que ocurra algo muy malo que los haga despertar y decir: "¿Ay, por qué no hice nada?" Yo no voy a esperar. No voy a esperar y luego preguntarme por qué no hice nada; voy a responder hoy.

Estudiante C: Sí, es nuestro futuro lo que está en juego.

A: Estamos pensando en nuestro próximo gran paso... Al principio en la prepa había mucho caos y no teníamos la organización necesaria, pero ahora estamos más organizados y tenemos más apoyo porque estamos hablando con otros sobre la causa. Estamos hablando más a fondo acerca de por qué necesitamos hacer esto. Digo que necesitamos hacerlo porque no es cuestión solamente de querer hacerlo; en verdad, necesitamos hacerlo. Estamos juntando a los organizadores de diferentes escuelas porque tenemos que planear el próximo gran paso... También tenemos que hablar con los chavos que se pusieron mal por lo que pasó [la represión] y están pensando que tal vez no valió la pena luchar. Queremos que sepan que sí valió la pena. Habrá consecuencias para el gobierno de Bush si hacemos esto.

B: Yo estoy en esto, venga lo que venga, para cambiar la situación. Por eso estoy aquí.

C: Sí, tenemos una voz. Podemos sacar a Bush del poder... Si logramos hacerlo, creará una mentalidad diferente. Una mentalidad increíble. La gente pensará de una manera diferente sobre el mundo. Cambiará muchas cosas.

A: Hay que entrarle. Si no nos toca ahora, nos tocará luego. Nos gobernará la Biblia.

Entrevista a un estudiante maoísta de Nepal: "Han matado a muchos detenidos"

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

El gobierno estadounidense apoya la monarquía del rey Gyanendra de Nepal y la guerra de contrainsurgencia contra la guerra popular maoísta, y suministra dinero, armas y entrenamiento al Ejército Real Nepalés.

Krishna Khatri Chhetri, también conocido como Krishna K.C., es el ex vicepresidente de la Unión Estudiantil Nacional Independiente de Nepal (Revolucionaria), la organización estudiantil maoísta. Unos soldados vestidos de civil lo arrestaron sin orden judicial en Katmandú el 13 de septiembre de 2003. A comienzos de 2004, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (NHRC) informó que estaba en el cuartel militar Bairabnath y que estaba mal de salud. El ejército negó que estuviera preso e impidió investigar. El 19 de octubre de 2005, la Suprema Corte falló que lo detuvieran sin justificación y lo puso en libertad, pero la policía volvió a arrestarlo al salir del tribunal en presencia de sus abogados, periodistas y defensores de los derechos humanos.

El 6 de septiembre el periódico nepalés Prakash publicó la siguiente entrevista a Krishna K.C.

*****

El dirigente estudiantil maoísta Krishna K.C. lleva 25 meses preso en un cuartel militar. A pesar de que la Suprema Corte lo puso en libertad, la policía volvió a arrestarlo y la Corte Distrital de Apelaciones de Patan mandó detenerlo 20 días. Entrevistamos a K.C. en el cuartel, donde sufría de un defecto del habla, consecuencia de torturas.

¿Qué le hicieron cuando lo arrestaron?

Me vendaron los ojos y me dejaron en un cuarto oscuro. Me hicieron preguntas sobre el paradero de Baburam y Prachanda [altos dirigentes del Partido Comunista de Nepal (Maoísta)]. Me inte-rrogaron dos horas y me torturaron salvajemente. Cuando me desmayaba, me daban unos golpes terribles. Tenía coágulos por todo el cuerpo. Vi a centenares de presos. En Bhairabnath, vi a 225 presos yendo al baño. Oía los gritos de dolor de los torturados en todas las barracas.

¿Nos puede describir las torturas?

No es posible hablar de todas las torturas mentales y físicas. Muchos han muerto. Me daban choques eléctricos y golpes en la cara hasta que me salía sangre. Lo peor es que me tuvieron dos años con los ojos vendados. Durante 22 meses tuve las manos atadas y los ojos vendados, en Bhairabnath, Yudha Bhairab y en el batallón de los Rangers. Estos son los principales cuarteles donde torturan y asesinan.

¿Qué papel desempeñan los grupos de derechos humanos en los cuarteles?

Me visitaron representantes del NHRC, de la Alta Comisión de la ONU y de la Cruz Roja. Siempre que sale información sobre un preso en la prensa, lo trasladan y lo torturan salvajemente. Cuando me trasladaron de Bhairabnath a Yudha Bhairab, me llevaron a la selva, me metieron en una bolsa y me golpearon. Mataron a un preso que se llamaba Khadka Buda porque pidió agua. No era maoísta. Padam Nakarmi murió de la misma manera. Varios días solo comí los granos de arroz que encontré en el suelo.

¿Lo torturaron después de que se supo de su caso?

Cuando salieron las noticias de Amnistía Internacional y Kantipur, me dieron patadas. Cuando los periódicos informaron sobre Matrika Yadab y Suresh Ale Magar, los torturaron. Matrika Yadab está muy enfermo. Los dos están en el batallón de los Rangers en Chhauni.

¿Puede describir la actitud de las fuerzas de seguridad?

Han dicho que no perdonarán a nadie. Biplab Gurung, un general, me dijo que he tenido buena suerte. Cuando me arrestaron era el dirigente del valle de Katmandú. En el cuartel había centenares de presos, pero muy pocos éramos maoístas. Torturaron y asesinaron a centenares de civiles inocentes.

¿Por qué atormenta el hambre a Malawi?

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

14 de noviembre de 2005. Servicio Noticioso Un Mundo que Ganar. Casi 5 millones de personas están a punto de morir a causa del hambre en Malawi. Este país de 12 millones de personas es el punto cero de una crisis de hambre catastrófica en el este y sur de ?frica, igual que Níger era hace cuatro meses. La razón de la hambruna es que hay demasiado maíz en el mundo.

La mayoría de la población de Malawi son agricultores. Sin embargo el gobierno, bajo órdenes de organizaciones internacionales capitalistas como el FMI, decidió que sería más "eficaz" comprar maíz en el mercado mundial (principalmente de los países vecinos Mozambique, Zambia y Zimbabwe) que destinar recursos al desarrollo de la agricultura nacional. Los países vecinos cultivan el maíz más barato que en Malawi y eso hizo que el gobierno perdiera el interés en animar y apoyar a los agricultores de pequeña escala, quienes carecen de herramientas básicas y de irrigación.

Debido a varias razones, los cultivos de maíz fallaron este año en los países que lindan con Malawi, y todos recurrieron a Sudáfrica. No hay escasez: Sudáfrica tiene un excedente de 5 millones de toneladas de maíz de la cosecha de este año. Pero el precio es el doble, no solo por el aumento de la demanda sino porque las corporaciones japonesas están importando maíz de Sudáfrica por primera vez: a causa de los daños a los puertos por el huracán Katrina, las corporaciones japonesas no han recibido cargamentos de sus proveedores usuales de Estados Unidos.

El resultado no es que no hay suficiente maíz, sino que la gente de Malawi no tiene el dinero para comprar el que hay.

Estados Unidos tiene un excedente todavía más grande; este año se cultivaron casi 30 mil millones de litros de maíz. Los silos están tan llenos que lo amontonan en pilas de 18 metros de alto del tamaño de una cancha de fútbol. Debido al apoyo del gobierno a las corporaciones agrícolas, esta gran producción no significa que los granos sean más baratos. Y es por eso que los malawianos no pueden comprarlos. Sin embargo, es probable que el gobierno estadounidense y otras agencias de "ayuda al exterior" compren una parte, a precios del mercado, poniendo de su parte para alimentar a las grandes corporaciones agrícolas y bancos, y que lo manden a Malawi. Esto salvará de la muerte a algunos, pero es otro clavo en el ataúd de la agricultura de Malawi y de su gente. Van a estar más esclavizados al mercado imperialista mundial, un mercado que hace más ricos a los capitalistas monopolistas de los países más ricos y empeora la situación del pueblo.

En el mundo capitalista de hoy día, la capacidad altamente desarrollada para producir riqueza global se ha vuelto en contra de la gente. El campo de Malawi quizás parezca muy alejado de Nueva York, Londres y Tokio, pero allí es donde se decide lo que le vaya a pasar a su gente. Mientras el sistema imperialista mantenga a Malawi en sus garras, lo mismo o peor va a suceder el año entrante en Malawi y en otros países.

(Para más información sobre el capitalismo y la crisis del hambre, vea los artículos sobre Níger en el número del 25 de septiembre de Revolución: Crisis en Níger: El mercado es la causa del hambre, y Colonialismo, neocolonialismo y la hambruna en África, www. revcom.us)


La ocupación estadounidense de Afganistán es un infierno para la mujer

Revolución #025, 5 de deciembre de 2005, revcom.us

Del Servicio Noticioso Un Mundo que Ganar. Del artículo: "Afganistán: cuatro años después de la invasión estadounidense"

En muchos aspectos, la situación de la mujer no ha cambiado o se ha empeorado bajo la ocupación. Hace meses un tribunal de Badakhshan mató a pedradas a una mujer acusada de adulterio, pero sentenció al hombre a golpes. A la mujer la encarcelan por adulterio solo por el testimonio del esposo u otro hombre. Abundan los casos de muchachas que se suicidan prendiéndose fuego: en el cuarto año de la ocupación, aumentaron en un 50% en comparación con el año anterior. El peligro de violación o secuestro es mucho mayor que antes de la invasión. Puede que ya no se obligue a las mujeres a vestir la burka y que la policía de la moral del Talibán no las golpee en la calle, pero ahora sufren más violación o secuestro, o las dos cosas. Se acostumbra el matrimonio arreglado, igual que siempre. Las niñas se venden en unos doscientos dólares. Tras la invasión, la prostitución ha aumentado enormemente. La violencia doméstica es tan común como antes, quizás peor. No se debe medir la situación de la mujer en Afganistán considerando a unas pocas mujeres en zonas limitadas de la capital que pueden dejar la burka por un pañuelo y manejar un carro, sino considerando el infierno en que vive el 90% de las mujeres.

Los imperialistas y sus lacayos son incapaces de liberar a la mujer o de mejorar radicalmente su situación porque no van a cambiar las relaciones económicas y sociales de semifeudalismo que producen la terrible opresión de la mujer afgana. Al contrario, han reforzado tales relaciones durante 25 años al aliarse con sus representantes económicos, sociales, políticos e ideológicos más reaccionarios. Para continuar la ocupación, no les queda otra que seguir aliándose con esas fuerzas y reforzar esas relaciones. Pero en realidad, Bush, Blair, Schroeder, Chirac y su títere Karzai tampoco han querido hacer nada para liberar a la mujer.

La constitución que aprobó la segunda Loya Jirga en deciembre de 2003 dio igual importancia a la ley Sharia (islámica) en la vida nacional y estableció la República Islámica de Afganistán. Esas leyes reforzarán la opresión de la mujer y también las relaciones semifeudales que la producen. Bush y Blair se jactan de que sus armas trajeron la democracia electoral a Afganistán, pero lo que implantaron no es más que la dominación de las clases retrógradas tradicionales, apuntalada por los principales reaccionarios del mundo. No es más que una pantalla para la opresión de la población en general, dentro de la cual la opresión de la mujer es un pilar central.