Revolución #190, 31 de enero de 2010

Voz del Partido Comunista Revolucionario, EU

Esta página se usa para imprimir rápidamente todo un número, y es posible que unos enlaces no funcionen y algunas imágenes no aparezcan. En el permalink del artículo encontrarás esos enlaces e imágenes.


Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Por qué murieron tantas personas en el terremoto... 
y por qué Estados Unidos no puede hacer nada bueno en Haití

Li Onesto

Lo siguiente es una versión abreviada y actualizada de un artículo que salió en línea en revcom.us el 21 de enero de 2009:

Piense en esto: toda una ciudad que una vez tenía una población de dos millones de personas. Ahora hay kilómetros y kilómetros de edificios derrumbados después de un gran terremoto. Muchos, muchos cuerpos se encuentran atrapados entre capas de pesados bloques de hormigón situados en enormes montones. Pero también hay miles de personas, aún vivas, atrapadas, gritando. La ayuda del exterior no llega y los parientes desesperados excavan en los escombros con sus propias manos. Sorprendentemente, incluso después de tres días, voces humanas están todavía emanando de las ruinas. Pero entonces, cada vez son menos y son más suaves. Finalmente, un ensordecedor silencio rodea los edificios derrumbados mientras la ciudad de Puerto Príncipe se convierte en una tumba gigantesca.

Una mujer continúa golpeando en el hormigón con una escoba. Cree que sus cuatro familiares desaparecidos están enterrados en el interior. Pero la esperanza se convierte finalmente en dolor. "No hay más vida aquí", dice.

En Nueva York, en la comunidad haitiana de East Flatbush, muchos corazones duelen por el dolor intenso y la preocupación, sin saber si sus seres queridos en Haití están vivos o muertos. Una mujer joven dice, "He estado llorando durante tres días. Esta es la primera vez que he estado fuera de mi casa". En la lavandería cercana dos mujeres mayores se sientan en espera de que sus ropas se sequen, mirando en la televisión las muy crudas escenas desde la ciudad que alguna vez fue su hogar. Parecen estar en un estado de shock y en voz baja dicen que han estado tratando de llamar a casa, pero ninguno de los teléfonos está funcionando así que no tienen idea de lo que le ha sucedido a sus familias.

Ningún ser humano podría haber detenido el terremoto que sacudió con semejante fuerza asesina el 12 de enero. Pero muchas de las personas que han perecido NO TENÍAN QUE MORIR.

Miles de personas que, de hecho, podrían haberse salvado murieron porque los Estados Unidos, el país más rico y poderoso del mundo, no proporcionó ayuda inmediatamente después del terremoto. De hecho, los que sobrevivieron que contra todo pronóstico fueron rescatados de los escombros sólo ponen en relieve, de hecho, cuántas personas más podrían haber sido salvadas pero que murieron porque los EE.UU. no hicieron todo lo posible para llevar de inmediato los equipos de rescate y maquinaria a Haití. Esto equivale a nada menos que una matanza en masa.

La revista The Economist escribió: "La mayoría de las víctimas no perecieron durante el terremoto de 35 segundos. Ted Constan de Socios en la Salud, una ONG estadounidense, dice que unas 200.000 personas fueron probablemente heridas o atrapadas, pero no muertas por el terremoto. Estima que 25.000 más de ellos han muerto por cada día que ha pasado desde el temblor, como resultado de enfermedades tratables como el sangrado, deshidratación, asfixia y las infecciones" (economist.com, 18 de enero de 2010).

Decenas de miles de personas han estado muriéndose, las que podrían haber vivido si hubieran contado con servicios médicos. Pero los esfuerzos estadounidenses NO se han dedicado a organizar y ayudar a facilitar a los miles de trabajados médicos, rescatistas y otros de Estados Unidos y de todo el mundo que quieren ayudar. Al contrario, los EE.UU. se ha puesto principalmente a ocupar a Haití con miles de soldados.

Estados Unidos sabotea 
el trabajo de rescate

Muy rápidamente los Estados Unidos se apoderaron del aeropuerto de Puerto Príncipe. Y esto ha servido como un medio clave para, de hecho, impedir que se entreguen alimentos y medicinas.

En los días cruciales inmediatamente después del terremoto, Estados Unidos no solamente no estaba entregando asistencia sino en verdad estaba saboteando los esfuerzos de otros que estaban tratando urgentemente de llevar a Haití medicina, alimentos, agua y equipos de médicos y trabajadores de rescate.

UNICEF trató de enviar un avión repleto de botiquines médicos, cobijas y carpas, pero se le negó el permiso de aterrizar y fue obligado a regresar a Panamá. El sábado 16 de enero, finalmente podían aterrizar aviones del Programa Mundial de Alimentos con comida, medicinas y agua, después de haber sido desviados durante dos días para que aviones yanquis pudieran aterrizar con tropas y equipo y sacar del país a norteamericanos y otros extranjeros. Jarry Emmanuel, empleado en logística aérea en Haití del organismo, dijo: "Hay 200 vuelos que entran y salen cada día, la cual es una cantidad increíble para un país como Haití. Pero la mayoría de los vuelos son para el ejército de Estados Unidos".

Médicos Sin Fronteras/Médecins Sans Frontières (MSF) lanzó una declaración que exigió que se priorizara el aterrizaje de los aviones con equipo de salvamento y personal médico, en respuesta al hecho de que el sábado impidieron que aterrizara en Puerto Príncipe un avión de carga de MSF que llevaba un hospital quirúrgico inflable. El avión tenía que volar hasta Samaná en la República Dominicana y de ahí el material tenía que ser llevado por camión vía terrestre. Cabe preguntar: ¿cuántas personas murieron debido a la demora de 48 horas en la llegada del hospital móvil?

El viernes por la noche, un equipo médico de Bélgica abandonó la zona por la noche diciendo que le preocupaba la seguridad. Por tanto, la gente seriamente lesionada o que acababa de operarse quedó varada. El equipo belga pidió al personal de seguridad de la ONU que trabajara en el hospital durante la noche, pero le dijeron que las fuerzas de la ONU solamente iban a sacar al equipo. De hecho, no hubo peligro. Así que al mismo tiempo que los EE.UU. ha estado saboteando el trabajo de rescate, ha generado un ambiente general en que incluso a la gente que quiere ayudar se le está dando una falsa sensación de violencia inminente, que en el caso del equipo de médicos de Bélgica hizo que murieran personas por "cuestiones de seguridad".

Doce días después del terremoto, aún se informa que toneladas de comida, agua y material médico permanecen amontonadas en el aeropuerto pero que no están llegando a las personas que las necesitan.

Sentando las bases 
para crímenes aún mayores 
contra el pueblo haitiano

En efecto, se está usando el discurso de los medios y del gobierno, de que el verdadero problema es el peligro del saqueo y el caos, para culpar a los mismos haitianos por la demora de Estados Unidos en la entrega de ayuda.

Aquí, es necesario preguntarse: ¿Cuál es la definición de "saqueo" en medio de una crisis tan extrema como esta? ¿Es un crimen que las personas que con una necesidad desesperada de comida y agua entren a una tienda y obtengan lo que necesitan? ¿Se le debería disparar a las personas si en medio de un colapso general del comercio y los servicios, éstas toman lo que requieren para evitar que ellas mismas y sus hijos mueran?

Y la verdad escueta es que desde que Estados Unidos ha estado diciendo eso, ha habido muy poca violencia entre la gente. En cambio y a pesar de no obtener ayuda, las masas del pueblo han estado trabajando juntas para rescatar a la gente excavando entre los escombros con sus propias manos, tratando de ocuparse de los heridos y ayudándose entre sí para sobrevivir entre los escombros. Hubo reportes de que algunos haitianos venían caminando por horas desde otras regiones para llegar a Puerto Príncipe para asistir a las personas. Eran los mismos haitianos —muchos de los que estaban heridos— que hicieron todo lo que pudieran en las primeras 72 horas de vida y muerte para salvar a los que quedaron atrapados debajo de los escombros, mientras que Estados Unidos ni siquiera aparecía en escena.

Cuando la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton fue el sábado a Puerto Príncipe, pidió que se decretara un estado de emergencia en Haití que permitiera a sus fuerzas imponer un toque de queda y decretar la ley marcial. Explicó: "El decreto le daría al gobierno una enorme cantidad de autoridad, que en la práctica sería delegada a nosotros".

El viernes dos oficiales militares fueron citados en la prensa explicando que las fuerzas estadounidenses en Haití operarán bajo normas modificadas de las reglas de combate militar, lo que significa que pueden dispararle a la gente en defensa propia. Como dice el comunicado del 13 de enero de Revolución: ¡El pueblo haitiano necesita la ayuda de emergencia y NO la represión ni más dominación!

El 22 de enero, Amy Goodman informó que se estaban haciendo preparativos para reubicar en masa a los damnificados en Puerto Príncipe; que habrá un traslado de unas 400 mil personas a campamentos fuera de la ciudad. Agregó: "Mientras que miles de soldados estadounidense bien equipados inundan a Haití, aumentan las preocupaciones por la militarización del país, del apoyo a los soldados y no al pueblo. O, tal como dijo un doctor: 'Nos hacen falta gasas, no fusiles'. Los socorristas siguen informando de la extrema escasez de comida, ayuda y material médico, en medio de temores de que las condiciones extremas propicien brotes de enfermedades contagiosas".

Estados Unidos ha montado un bloqueo naval y anunció que los haitianos que tratan de llegar a Estados Unidos en esta crisis no serán elegibles para TPS (Estatus de Protección Temporal), lo que significa que serán deportados inmediatamente. El Departamento de Seguridad Interna anunció que trasladará a 400 detenidos de la prisión Krome a un lugar no revelado, para tener espacio libre en caso de que algún haitiano logre llegar a las costas de Estados Unidos.

Estados Unidos tiene enormes recursos con que recibir a todas las personas que tratan de salir de una situación tan terrible e insoportable. Pero a cambio de eso, ya está montando carpas para apresar a los refugiados haitianos en su base militar en Guantánamo, al otro lado del predio donde está torturando presos.

Estados Unidos sólo está dando, o al menos ha prometido, suficiente ayuda para que no se le critique como lo fue después del tsunami de Sri Lanka del 2004 y el huracán Katrina. Pero ni siquiera la entregó en los días más cruciales inmediatamente después del terremoto. Como pregunta Toby O'Ryan en su artículo, "Siete preguntas sobre Haití" (en línea en revcom.us), "¿Están dando esta ayuda en cantidades tan pequeñas y de manera tan lenta porque a ustedes les interesa más mantener la autoridad gubernamental represiva en Haití que satisfacer las necesidades inmediatas y urgentes del pueblo haitiano entregándole la ayuda directamente al pueblo y dejando que éste se organice colectivamente para distribuirla en tiempos de crisis, cuando las autoridades establecidas no tienen la situación completamente bajo control?"

Mientras las personas en todo el mundo observaban el desenvolvimiento de los horrores en Haití, les dolían mucho el corazón. Se han vertido contribuciones de dinero, medicina y suministros. Y miles de personas han tratado de acudir en ayuda al pueblo haitiano. Doctores, equipos de rescate, organismos de socorro y la gente común están abordando esta situación desde el punto de partida de la necesidad urgente de salvar vidas humanas. Se podría preguntar, ¿que podría ser más sencillo que reconocer que las personas se están muriendo, que necesitan ayuda y que especialmente los países ricos con muchos recursos deberían hacer todo lo que puedan para salvar vidas?

Pero toda la evidencia muestra que salvar vidas NO figura en los intereses y los cálculos que determinan las acciones de Estados Unidos en respuesta a esta tragedia humana horrible.

Su respuesta al terremoto en Haití muestra que lo que le interesa a Estados Unidos ante todo es mantener el estatus quo del control económico opresivo que existe en Haití y las relaciones políticas represivas que necesita para reforzar eso. Le interesa mantener el control y estabilizar la situación para que nada cambie de manera que amenace la dominación norteamericana. Le interesa impedir la inmigración desenfrenada a Estados Unidos. Está tomando medidas para salvaguardar y beneficiar sus intereses económicos y geopolíticos en la región caribeña. Estos fríos cálculos imperialistas, y no el respeto por las vidas humanas, rigen cada acción de Estados Unidos en Haití ahora. Cuando los marines se apoderan del aeropuerto de Puerto Príncipe, el mensaje que da Estados Unidos es que está al mando y va a fijar las reglas para todo lo que pasa ahí.

¿Por qué es Haití tan pobre? 
¿Por qué tantos 
tenían que morir?

Con los ojos de todo el mundo puestos sobre Haití, muchos están viendo cómo la pobreza intensa multiplicó severamente el número de muertos después del terremoto. Pero cabe preguntar, ¿POR QUÉ es Haití tan pobre? Y, ¿POR QUÉ había una ciudad como Puerto Príncipe donde tantas personas eran tan vulnerables a los efectos devastadores de tal terremoto?

Primero, Haití es pobre y está empobrecido gracias a una larga historia de dominación y opresión norteamericana. Los marines invadieron y ocuparon a Haití entre 1915 y 1934. Estados Unidos confiscó tierras y las distribuyó a corporaciones estadounidenses, y aplastó con brutalidad la resistencia heroica. A partir de 1957 Estados Unidos respaldó los gobiernos dictatoriales pro yanquis de los Duvalier, primero Papa y luego Bebé Doc, y el asesino ejército haitiano junto con las pandillas Tonton Macoutes que aterrorizaban al pueblo. Después de levantamientos populares que derrocaron estos dictadores, Estados Unidos maniobró e intervino para oponerse a cualquier fuerza que amenazara sus intereses y para trabajar para mantener en el poder a un gobierno títere. En 2004 Estados Unidos estaba directamente involucrado en derrocar al presidente democráticamente elegido Jean-Bertrand Aristide. (Vea en este número el artículo "Estados Unidos en Haití: Un siglo de dominación y miseria".) Mediante todo esto las estructuras económicas y sociales de Haití han sido distorsionadas y orientadas para servir las necesidades de la inversión extranjera, especialmente la de Estados Unidos. Por todo esto Haití es tan pobre y dependiente.

Más del 80% de los haitianos viven en la miseria absoluta y la mayoría de la población gana menos de un dólar al día. Más del 80% de la población no recibe la cantidad mínima diaria de comida necesaria según la Organización Mundial de la Salud. Menos del 45% de la población tiene acceso al agua potable. La esperanza de vida en Haití es de 53 años. Solamente uno de cada 100.000 haitianos tiene acceso a un médico.

Bill Quigley, director legal en el Centro pro Derechos Constitucionales, dijo esto acerca del papel norteamericano en Haití: "Nosotros hemos mantenido a ese país en la dependencia, lo hemos mantenido militarizado y lo hemos mantenido empobrecido. Hemos inundado el mercado haitiano con nuestro arroz y productos agrícolas excedentes, lo que ha perjudicado a los pequeños agricultores que formarían la columna vertebral del país.... No creamos el terremoto pero creamos algunas de las circunstancias que lo hicieron tan devastador..." (Democracy Now!, 14 de enero de 2010).

Las condiciones extremamente empobrecidas de Haití, entre ellas la falta de infraestructura que creó una situación en que el terremoto fue tan devastador, se deben a la larga historia de dominación norteamericana.

El mecanismo de 
la dominación imperialista

Hace 30 años el haitiano subsistía de maíz, batatas (camote), yuca y el arroz de producción nacional, junto con cerdos y otros animales de cría de producción nacional. En 1986 el Fondo Monetario Internacional (FMI) le prestó a Haití 24.6 millones de dólares, a condición de que el país redujera los aranceles proteccionistas sobre el arroz, otros productos agrícolas y algunas industrias de origen haitiano. Eso tuvo el propósito de abrir los mercados del país a la competencia extranjera. Los agricultores haitianos no podían competir con los arroceros en Estados Unidos subvencionados por el gobierno. Una parte del arroz barato inundó a Haití en la forma de "ayuda alimentaria". Se colapsó el mercado nacional de arroz en Haití, lo que obligó a miles de agricultores a mudarse a las ciudades para buscar trabajo.

En esos tiempos Estados Unidos insistía que los campesinos haitianos eliminaran la población grande y valiosa de cerdos, por una supuesta amenaza a los cerdos en Estados Unidos.

En 1994 Estados Unidos dejó a Jean-Bertrand Aristide, quien había tenido que exiliarse, volver a retomar la presidencia pero solo a condición de que implementara las directrices del FMI y el Banco Mundial (BM) cuyo objetivo era abrir los mercados de Haití aún más al comercio internacional.

Así se destruyó la agricultura de Haití y éste llegó a depender de la comida importada, particularmente el arroz de Estados Unidos. En unas pocas décadas cientos de miles de personas fueron expulsadas del campo hacia Puerto Príncipe, obligadas a vivir en las condiciones más empobrecidas donde la tasa de desempleo en algunas zonas llega al 90%.

En los años 1950 la capital de Puerto Príncipe tenía una población de solo 50.000 personas, pero cuando azotó el terremoto, tenía un población de más de dos millones de personas que vivían en cinturones de miseria, viviendas de calidad deficiente, escuelas y otros edificios que se derrumbaron porque habían sido construidos de manera tan deficiente y barata.

Brian Concannon, el director del Instituto para la Justicia y la Democracia en Haití, habló acerca de por qué tantas personas vivían en las laderas de los cerros donde estaban expuestas a los efectos de un terremoto: "Se establecieron en las laderas porque ellos o sus padres o abuelos fueron expulsados del campo donde la mayoría de los haitianos habían vivido, y fueron expulsados debido a las medidas de hace 30 treinta años cuando los expertos internacionales decidieron que la salvación económica de Haití se hallaba en las plantas de montaje. A fin de promover eso, se decidió que Haití tuviera que tener una fuerza de trabajo cautiva en las ciudades. Así que se implementó un montón de medidas comerciales, políticas y de ayuda cuyo objetivo era trasladar a la gente del campo a lugares como Martissant y las laderas, las mismas que hemos visto en esas fotos [de la devastación]" (Democracy Now!, 14 de enero de 2010).

Los intereses y planes 
de Estados Unidos para Haití

En la estela de esta enorme tragedia en Haití, los EE.UU. continúa promoviendo sus planes de mayor dominación y explotación del pueblo haitiano. Obama puso a George W. Bush y a Bill Clinton a cargo de la ayuda estadounidense a Haití. Los antecedentes de Bush para esta misión: supervisó los crímenes contra el pueblo de Nueva Orleáns después del huracán Katrina. Las credenciales de Clinton: ser el testaferro para un muy cacareado plan para Haití que supone construir zonas de turismo y maquiladoras donde los haitianos serían pagados 38 centavos la hora.

Si usted realmente desea de hablar acerca de saqueo, y en gran escala, he aquí lo que Clinton dijo después del terremoto: "Una vez que arreglemos la crisis inmediata, los planes de desarrollo que el mundo ya estaba fomentando tienen que ser implementados de forma más rápida y en una escala más amplia. Yo estoy interesado en continuar promoviendo ello. Haití no está condenado. No nos olvidemos, que el daño del terremoto está mayormente concentrado en Puerto Príncipe. Esto ha significado una trágica pérdida de vidas, pero también significa que hay oportunidades para reconstruir en otras partes de la isla. Por lo tanto, todos los proyectos de desarrollo, la agricultura, la reforestación, el turismo y el aeropuerto que tienen que reconstruirse en la parte norte de Haití, deberían continuar de acuerdo al plan y calendario. Por ende simplemente nosotros deberíamos redoblar nuestros esfuerzos cuando la emergencia pase, para que se implemente la clase de construcción apropiada en Puerto Príncipe y se use para continuar la reconstrucción de forma aún mejor".

En otras palabras, Clinton ahora ve en la destrucción masiva de Haití una oportunidad para promover sus planes para levantar maquiladoras y zonas de turismo rentables.

¡La situación 
no tiene que ser así!

El terremoto reveló de manera mucho más contundente que al pueblo haitiano le hace muchísima falta una revolución. Una revolución que expulse a los Estados Unidos y a los demás países imperialistas, que derroque a las clases dominantes haitianas ligadas al imperialismo y que le sirven, todos los cuales crearon las condiciones de empobrecimiento que hicieron que este desastre natural fuera tan anormalmente devastador. Una revolución que elimine en Haití un sistema que considera que tal tragedia horrible es una oportunidad para apretar las cadenas de control y explotación. Una revolución que se propone construir una sociedad que aspira a un mundo comunista.

El sistema de capitalismo-imperialismo no pondrá y no puede poner la vida de los seres humanos por encima de la necesidad de conservar su capacidad de dominar y sacar ganancias. Pero la situación no tiene que ser así.

Como dice el mensaje y llamamiento del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, "La revolución que necesitamos... La dirección que tenemos":

"Este sistema es lo que nos ha metido en la situación en que nos encontramos hoy y que nos mantiene ahí. Y es por medio de la revolución que se acabe con este sistema que nosotros mismos podríamos dar origen a un sistema mucho mejor. El objetivo final de esta revolución es el comunismo: un mundo en que las personas trabajen y luchen juntas por el bien común... en que todos contribuyan a la sociedad lo que puedan y reciban lo que necesitan para tener una vida digna de un ser humano... en que ya no haya divisiones entre las personas en que algunas gobiernan y oprimen a otras, arrebatándoles no sólo los medios para obtener una vida digna sino también el conocimiento y un medio para entender bien el mundo y tomar acciones para cambiarlo" (Revolución #170, 19 de julio de 2009).

Un gran terremoto le presentará una gran lucha y un reto complejo a cualquier sociedad, incluida una nueva sociedad revolucionaria. Escribiré más artículos al respecto en Revolución. Pero he aquí unos puntos iniciales sobre la forma completamente diferente en que una sociedad socialista manejaría tal suceso en comparación con lo que Estados Unidos está haciendo en Haití:

Sería muy urgente que la dirección movilizara a la gente para lidiar con todo: de las actividades de rescate y socorro y satisfacer las extremas necesidades de salud a conservar la cohesión y el funcionamiento de la sociedad. Se tendría que solucionar el enorme problema de la gran devastación de la infraestructura, pero no habría la traba de las demandas de las ganancias y el imperio que hoy impiden la solución de la crisis en Haití. De inmediato, se movilizarán y se organizarán los recursos de la sociedad, sobre todo los conocimientos, la creatividad y la valentía de las personas, para hacer todo lo que se pueda para salvar vidas. Se facilitará y no se saboteará el chorro de apoyo de las personas de todo el mundo, a la vez que se cuidará contra los esfuerzos de las potencias imperialistas de sacar provecho de tal desastre con la finalidad de debilitar y derrocar la nueva sociedad. Los científicos tendrían un papel en conocer y predecir los terremotos y, juntos con las masas, en hallar las formas de prepararse para tal desastre. La construcción de edificios se regirá por la seguridad como norma primordial y no el aumento de la rentabilidad mediante el uso de materiales chapuceros. En Haití, hemos atestiguado el monumental heroísmo y espíritu del pueblo, unido, para hacer todo lo que pueda para ayudarse unos a otros. Una sociedad socialista apreciaría y se apoyaría plenamente en tales esfuerzos. En una sociedad revolucionaria, decenas de miles de personas no tendrían que morir sin necesidad tal como está pasando en Haití hoy.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

De la redacción de Revolución,
13 de enero de 2010

¡El pueblo haitiano necesita la ayuda de emergencia y NO la represión ni más dominación!

Los ojos del mundo están clavados en escenas de horror en Haití que dan pena a todo el mundo. Gente alrededor del globo están tratando de ayudar al pueblo haitiano de cualquier manera que pueda. Mientras tanto, el tiempo corre muy urgentemente mientras las personas literalmente mueren debajo de los escombros y también perecen en las calles por falta de asistencia médica, agua, comida y alojamiento.

¡Las medidas existen para rescatar y ayudar al pueblo haitiano! Los gobiernos del mundo y, en primer lugar,  Estados Unidos deben proveer estas inmediatamente. Aunque algunos gobiernos han mandado médicos y otras formas de ayuda, el jueves por la mañana Estados Unidos se enfocó en mandar paracaidistas y asegurar el área militarmente. Mientras Obama ahora ha prometido $100 millones, el gobierno estadounidense está preocupado sobre todo con asegurar la continuación del orden gubernamental represivo y controlar y/o reprimir la iniciativa y los esfuerzos de las masas de lidiar con esta situación horrible ($100 millones es menos de un décimo de 1% de los gastos militares anuales de Estados Unidos en Irak y Afganistán). El gobierno norteamericano debe inmediatamente enfocar sus recursos en llevar la ayuda directamente al pueblo haitiano, hacer llegar suministros y reunir los numerosos médicos, ingenieros, obreros de la construcción, etc. que trabajan por el gobierno, además de las muchísimas personas que se ofrecerían a ayudar de cualquier manera que pudieran. ESTO ES UNA EMERGENCIA HUMANITARIA Y HAY QUE MANEJARLA COMO TAL.

Hay que ayudar, y no reprimir, al pueblo haitiano. Los medios establecidos, tal como hicieron durante el huracán Katrina, ya están describiendo el pueblo haitiano como animales y criminales. De hecho las masas en Haití, como hicieron en Nueva Orleáns durante el huracán Katrina, por lo general se están movilizando para ocuparse de su situación conjuntamente. Todos los programas de ayuda deben apoyar estos esfuerzos y los soldados norteamericanos no deben reprimir a quienes se están esforzando con toda su fuerza para salvarse a sí mismos y a su pueblo. Los gobiernos que ahora están mandando ayuda a Haití deben ayudar, y no reprimir, a los y las voluntarios/as que llegan de otros países.

La historia muestra que habrá, y tiene que haber, una lucha en contra de este sistema para exigir que se cumpla con las necesidades de las masas y que NO se reprima a las masas. 

Como parte de esto:

No se debe haber ningún acoso, proceso ni deportación contra los inmigrantes haitianos en Estados Unidos que están tratando de encontrar o ayudar a sus seres queridos y amigos; en vez de eso, el gobierno debe ofrecer ayuda para aquellos que tratan de comunicarse con la isla con la garantía de, como mínimo, amnistía temporal para alguien que intenta hacerlo por medio de las agencias del gobierno norteamericano.

No se debe atacar a haitianos que intentan escapar de su situación en barcas; en lugar de eso, los guardacostas deben ayudar a las personas que tratan de salvarse saliendo de la isla y si están tratando de llegar a Estados Unidos, deben ayudarles a hacerlo.

El desastre en Haití no es ni el resultado de la supuesta "voluntad de Dios" ni es la culpa del pueblo haitiano. Es el resultado de siglos de la dominación, ocupación y aislamiento imperialistas. Los informes noticiosos hablan de la pobreza de Haití pero no te dicen por qué Haití es tan pobre. Muy pocas personas saben que Haití fue el escenario de la única revolución victoriosa de esclavos en la historia cuando los descendientes heroicos de esclavos africanos expulsaron al ejército francés, el más poderoso del mundo en aquella época. Muy pocas personas saben que las grandes potencias del mundo, especialmente Estados Unidos, que en esos tiempos tenía miedo de la influencia de Haití en los esclavos en este país, y Francia, se embarcaron en una política de aislar y empobrecer a Haití. Muy pocas personas saben que los marines estadounidenses ocuparon a Haití por casi 20 años a principios de los años 1900, suprimieron una lucha para la liberación e instalaron títeres. Muy pocas personas saben que Estados Unidos respaldaba el caudillo infamemente cruel "Papa Doc" Duvalier y luego su hijo "Bebé Doc" a mediados del siglo 20. Y poquísimos saben que luego conspiró para derrocar al presidente popular Jean-Bertrand Aristide en los años 1990 y otra vez en 2004. Todas estas acciones criminales, esta larga historia criminal de opresión, surgieron de las necesidades económicas y políticas de las clases dominantes norteamericanas durante el tiempo cuando, al inicio, Estados Unidos era gobernado por una coalición de las clases capitalistas y esclavistas y más recientemente por la clase dominante capitalista-imperialista. Durante los últimos dos siglos Estados Unidos ha respaldado las clases dominantes reaccionarias en Haití como parte de esto.

En otras palabras, el hecho que el pueblo haitiano vive bajo condiciones horribles y ahora se deben enfrentar este desastre con pocos recursos salvo sus propias manos y mentes, y contra un conjunto de relaciones sociales muy represivas, es el resultado de un sistema mundial. Como se dice en el mensaje "La revolución que necesitamos...La dirección que tenemos" del PCR,EU:

Todos los días a través del mundo, como resultado de este sistema, mil millones de personas o más pasan hambre... y muchas enfrentan la amenaza de la inanición. Cientos de millones de niños están obligados a trabajar como esclavos y a vivir en hediondos barrios pobres en medio de basura y aguas negras. Olas de inmigrantes, sin posibilidades de vivir en su propia tierra, recorren el mundo en busca de trabajo — y si lo encuentran, están obligados a trabajar casi al extremo de desplomarse y a vivir a la sombra con el constante temor de la deportación y de la destrucción de sus familias. Hoy una creciente cantidad de personas no pueden encontrar empleo para nada, y muchas están perdiendo su casa así como su trabajo a la vez que otras están obligadas a romperse aún más el lomo. Todos están tentados y presionados a consumir más y más a costa de deudas cada vez mayores y de la pérdida de todo sentido de propósito o significado superior para la vida o de conexiones más profundas con otros seres humanos. Muchos están empujados al borde del precipicio... una cantidad creciente de personas ya están al límite, a menudo arremetiéndose en ciega desesperación.

Ahora este sistema empeora aún más un desastre terrible. El imperialismo, de hecho, no causó el terremoto, pero el sistema imperialista dicta cómo se responde a ese terremoto.

En resumen: esto NO es el mejor de los mundos posibles. NO tenemos que vivir así. Para citar el mensaje otra vez:

Y es por medio de la revolución que se acabe con este sistema que nosotros mismos podríamos dar origen a un sistema mucho mejor. El objetivo final de esta revolución es el comunismo: un mundo en que las personas trabajen y luchen juntas por el bien común... en que todos contribuyan a la sociedad lo que puedan y reciban lo que necesitan para tener una vida digna de un ser humano... en que ya no haya divisiones entre las personas en que algunas gobiernan y oprimen a otras, arrebatándoles no sólo los medios para obtener una vida digna sino también el conocimiento y un medio para entender bien el mundo y tomar acciones para cambiarlo.

Mientras que trabajamos y luchamos juntos por las exigencias urgentes del pueblo haitiano, también exhortamos a la gente a que participe con nosotros en discutir por qué las cosas SON como son, y debatir acerca de cómo llegar a un mundo totalmente diferente y mucho mejor, y estudiar el trabajo que nuestro líder Bob Avakian ha estado haciendo sobre la clase de revolución que necesitamos y las maneras en que se podría hacer tal revolución.

revcom.us

Para contactar el periódico Revolución:
Box 3486, Merchandise Mart
Chicago, IL 60654-0486
773-227-4066
rcppubs@hotmail.com

Visite revcom.us para cobertura de última hora y actualizaciones. Envíenos información y noticias acerca de lo que está pasando en Haití.

¡Contribuya dinero para la cobertura del periódico Revolución de este acontecimiento! Envíe cheques a la dirección de arriba o haz clic en el enlace para donaciones en línea a la izquierda.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Trascripción revisada de una charla de Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, otoño de 2009

Contradicciones todavía por resolver, Fuerzas que impulsan la revolución

[Nota de la redacción: Lo siguiente es la séptima entrega del texto de una charla que dio Bob Avakian en el otoño de 2009, que se publica por entregas en Revolución. Las primeras seis entregas salieron en los números 184-189. Las entregas que han salido están en línea en revcom.us/avakian/driving/driving_toc-es.html]

Así son las cosas — y es posible transformarlas

El último punto que quiero abordar en esta primera parte de la charla —bajo el título general de "Una vez más sobre la guerra civil que se perfila... y la repolarización para la revolución"— es la importancia de lo captado en la metáfora del mapa de múltiples colores y múltiples capas. Esta metáfora implica que el desarrollo de un movimiento revolucionario no es un proceso sencillo y lineal. Y no se va a construir en una manera esencialmente economicista de atraer a las masas explotadas y oprimidas a base de sus intereses más reducidos y, de hecho, engañarlas o reforzar ilusiones falsas para que crean que es posible, bajo el sistema actual, reparar y atender sus condiciones, su opresión y sus necesidades e intereses fundamentales. Pero tampoco se va a construir un movimiento revolucionario simplemente llevando a los sectores más básicos y profundos del proletariado la idea —o realmente la ilusión falsa— de que van a avanzar en una línea recta y básicamente de forma autónoma a tomar la posición de la revolución y el comunismo, y que eso a su vez llevará autónomamente, o en una serie lineal de acontecimientos, a ganar a muchas personas de las capas medias. Construir un movimiento para la revolución es un proceso mucho más complejo en el cual se necesita una sinergia correcta entre lo que hemos llamado los "dos máximos": maximizar el desarrollo de un movimiento político y una corriente revolucionaria, con el comunismo al centro, entre las masas básicas, incluyendo lo que encarna el lema "Luchar contra el poder, y transformar al pueblo, para la revolución", al mismo tiempo que en esencia se hace lo mismo entre las capas medias y se desarrolla la sinergia correcta —o la interpenetración dialéctica— entre los dos elementos y se maximiza cada uno de estos aspectos y el desarrollo del movimiento revolucionario en conjunto.

Como hemos enfatizado de manera correcta y muy importante, sólo así será posible crear una fuerza revolucionaria entre cualquier sector del pueblo; no es posible hacerlo de manera apartada y autónoma. La sociedad no existe así, en compartimentos autónomos, ni tampoco la realidad en general — y por eso tampoco puede darse de esa manera la construcción de un movimiento revolucionario.

Al mismo tiempo, lo que implica esta metáfora del mapa de múltiples colores y múltiples capas es que hay tendencias y corrientes contradictorias —o mejor dicho, puntos fuertes y débiles— entre diferentes sectores del pueblo. Decir eso no niega el papel básico y fundamental de los sectores más explotados y oprimidos de la sociedad como la columna vertebral del movimiento revolucionario. Pero sí recalca de nuevo que eso no será un proceso sencillo en línea recta.

Por ejemplo, si nos fijamos en la "configuración social y política" actual, no es favorable, entre otras razones, porque existen en los intelectuales democráticos ciertas ideas de la Ilustración, en oposición al oscurantismo religioso y otros tipos de corrientes y expresiones políticas reaccionarias, incluso lunáticas; pero al mismo tiempo en estos intelectuales democráticos y semejantes "capas medias progresistas" cunde bastante parálisis política, porque, entre otras cosas, esas personas no quieren "salirse de su mundo cómodo" y, en un grado importante por esa razón se resisten a seguir hasta una conclusión lógica muchas de sus propias inclinaciones positivas. No van a ser la primera fuerza ni la más decisiva para enfrentarse con todo lo que tiene que ser confrontado, aunque tenemos que trabajar entre ellos continua —y en cierto sentido, implacablemente— y luchar con ellos de una manera apropiada para ganarlos a hacerlo.

Por otra parte, el pueblo negro, los latinos y otras masas básicas, guardan un odio muy profundo hacia la opresión, y reconocen hasta cierto punto las formas en que los oprimen en esta sociedad y el hecho de que las fuerzas dominantes en esta sociedad no los valoran en absoluto excepto para explotarlos cuando sea rentable o usarlos como carne de cañón en sus guerras; que esas fuerzas gobernantes estarían tan dispuestas a matarlos y deshacerse de muchos de ellos que darles cualquier otro trato — o lo que sería todavía mejor, según el punto de vista de la clase dominante, hacer que se maten entre sí. Sin embargo, entre estas masas básicas también hay bastante confusión e incluso algunas inclinaciones o tendencias erróneas respecto a varias cuestiones decisivas, entre ellas las de "la Ilustración" — es decir, tendencias a estar muy metidas en la religión y hasta en el fundamentalismo religioso, que tiene un fuerte atractivo especialmente en las circunstancias actuales en las masas básicas — negras, latinas y otras.

Si uno lo considera sólo en términos de lo aparente o lo superficial, definitivamente podría parecer el peor de todos los mundos. Pero si uno capta la metáfora del mapa de múltiples colores y múltiples capas y lo que encierra, es posible ver las maneras en que precisa —y de hecho únicamente— sobre la base de una línea comunista revolucionaria y el trabajo de las fuerzas dedicadas a la causa revolucionaria que se basan en esa línea, existe el potencial para una repolarización, para que se desplacen las placas tectónicas (para usar una metáfora geológica) y un realineamiento de acuerdo con los intereses fundamentales de las masas explotadas y oprimidas; y existe la base para ganar a amplios sectores de las capas medias de acuerdo a esos intereses. A través del lente de esa metáfora se ve la posibilidad y el potencial para hacer eso, mediante todo el movimiento contradictorio que eso implicará.

En este marco surge una frase importante para enfrentar la situación actual, una frase que ha expresado varias veces otro(a) camarada dirigente de nuestro partido: "Así son las cosas". Tenemos que lidiar con lo que existe en la sociedad y en el mundo. Puede ser que uno salga y se tope con todo tipo de dificultades, incluidas ideas y tendencias retrógradas, entre todos los sectores de los cuales he venido platicando. Sabemos que las masas básicas están metidas en muchas otras cosas malas, aparte de la religión, debido a las condiciones a que están sometidas bajo este sistema y a la lógica, la dinámica y el ímpetu del funcionamiento del sistema — y no a ninguna otra razón fundamental. Pero "así son las cosas". Pero al mismo tiempo, especialmente en la situación actual —para que se capte a fondo el carácter y el movimiento contradictorio de la realidad y para que no se aliente el determinismo y derrotismo que ya existe e impera demasiado entre muchas personas que se oponen a la situación imperante—, debemos añadir de inmediato: "y es posible transformarlas".

Así son las cosas... y es posible transformarlas — mediante lucha.

Lo que esta formulación recalca es el enfoque materialista que parte de las condiciones objetivas con las que tenemos que trabajar —y trabajar sobre ellas y transformarlas— y que existe, en esas mismas condiciones objetivas, la base material —no una certeza, ni un proceso o fuerza sobrenatural, sino una base material objetiva concreta— que hace posible una repolarización para la revolución.

Todo eso recalca muchísimo la importancia estratégica crucial de la repolarización: de trabajar sobre esas condiciones objetivas, y trabajar y luchar con la gente, para transformarlas radicalmente, no conforme a algún sueño idealista o visión utópica sino conforme a la realidad material concreta que existe, y como parte crucial de esa realidad material, los intereses fundamentales de las masas en este país y en todo el mundo, que corresponden a la revolución y al objetivo final del comunismo.

Continuará.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Estados Unidos en Haití: Un siglo de dominación y miseria

Tras el terremoto, Estados Unidos hace pasarse por el mejor amigo de Haití. Pero toda la historia de Estados Unidos en Haití demuestra lo contrario.

Los habitantes originarios de la isla de Española (la que hoy es Haití y la República Dominicana) fueron exterminados por los conquistadores españoles en los siglos 16 y 17. En el siglo 19, los colonizadores franceses se apoderaron de Haití y establecieron un sistema de esclavitud tan dura que se asumía que los nuevos esclavos morirían por exceso de trabajo. La sangre de los esclavos se derramó en los mercados del mundo capitalista del café y azúcar, haciendo de Haití la colonia más rentable del mundo.

En 1791, Toussaint L'Ouverture encabezó una rebelión de esclavos que, durante más de 13 años, derrotó sucesivamente a los dueños de esclavos de Haití, los ejércitos de España y Gran Bretaña (que vieron la revuelta como una oportunidad para agarrar Haití para sí mismos), y luego el ejército de Napoleón, el líder francés que en ese momento había conquistado la mayor parte de Europa1. Toussaint fue capturado después de haber aceptado negociar la paz con los franceses y fue llevado a Francia en cadenas, donde murió en la cárcel. Pero la rebelión siguió hasta que Haití se independizara y la esclavitud fuera abolida. Esta fue la primera y única revolución exitosa de esclavos en la historia2.

La revolución haitiana desató pánico entre los gobernantes de Estados Unidos y de las potencias europeas, que se negaron a reconocer a la nueva República de Haití. La marina francesa impuso un embargo total sobre Haití. En 1805, el ministro francés de Relaciones Exteriores le escribió al Secretario de Estado de Estados Unidos, James Madison: "La existencia de un pueblo negro en armas, ocupando un país que ha manchado con los actos más criminales, es un espectáculo horrible para todas las naciones blancas3." Estados Unidos cumplió el embargo y se negó a reconocer, prestarle asistencia o establecer comercio con Haití.

El embargo tuvo un impacto devastador en la nación isleña, cuya agricultura había sido devastada por la guerra. Se mantuvo en vigor hasta 1825, cuando Francia aceptó ponerle fin a cambio de que Haití se comprometiera a "darles compensación" por la pérdida de su "propiedad" — es decir, sus ESCLAVOS. Esta "deuda" se fijó en 150 millones de francos — aproximadamente el presupuesto anual francés4. Haití fue enredado forzosamente en una red de deuda y de extrema pobreza. A finales del siglo XIX, los pagos de la deuda ascendían a 80% del presupuesto haitiano5.

En el siglo XX Estados Unidos se declaró el poder dominante en su "patio trasero". En 1915 invadió y ocupó Haití. Marines yanquis fueron directamente al Banco Nacional de Haití y retiraron sus reservas de oro y las depositaron en Citibank en Nueva York. La Constitución de Haití fue reescrita para permitir que extranjeros fueran dueños de propiedad haitiana; la tierra les fue arrebatada a los pequeños campesinos para crear grandes plantaciones6; la economía fue reorganizada de modo que el 40% del producto bruto interno de Haití fluyera a los bancos norteamericanos7.

El pueblo haitiano se resistió ferozmente a la ocupación en una serie de revueltas que los militares yanquis aplastaron sin piedad, asesinando a los líderes, quemando aldeas y matando entre 15 a 30,000 Haitianos8. Los ocupantes salieron en 1934, dejando atrás al brutal Ejército Nacional de Haití, adiestrado por los Estados Unidos, para reprimir al pueblo.

En 1957, François "Papa Doc" Duvalier llegó al poder en una elección fraudulenta y creó su propio ejército de asesinos — los Tonton Macoutes. El reino del terror duvalierista, apoyado y respaldado por Estados Unidos, asesinó aproximadamente a 50.000 personas9.

Cuando murió Papa Doc en 1971, Estados Unidos emplazó acorazados a poca distancia de la costa haitiana para supervisar la transición del poder sin obstáculos al hijo de Duvalier, Jean-Claude ("Bebé Doc"). Bebé Doc estaba vinculado muy estrechamente con el "Plan Estadounidense10" que explícitamente tenía como objetivo socavar la agricultura campesina con las importaciones a gran escala de bienes norteamericanos más baratos, expulsando a cientos de miles de campesinos del campo e impulsándolos a las ciudades y barrios marginales, desesperados por tener trabajo en plantas de montaje estadounidenses que construyeron empresas como Disney y Kmart, pagando 11 centavos la hora a obreros/as para coser pijamas y camisetas11.

En los años 1985 y 1986 un levantamiento fuerte sacudió a Haití que obligó a Estados Unidos a rescatar a Bebé Doc y llevarle a la Costa Azul a fin de preservar su control fundamental del país a través del ejército haitiano. Una serie de gobiernos militares siguió, que se conoce en Haití como el "duvalierísmo sin Duvalier". En 1991 Jean-Bertrand Aristide, un sacerdote radical y líder de la Ti Legliz ("Pequeña Iglesia", la expresión del movimiento de la teología de liberación en Haití) y del movimiento contra Duvalier, fue elegido presidente. Aunque Aristide no tenía un plan para romper con el marco de la dominación norteamericana, él no se sometía completamente ni a esa dominación ni a las clases dominantes haitianas pro Estados Unidos, y a menudo él estaba en conflicto con esas fuerzas acerca de la política extranjera y doméstica. Los reaccionarios haitianos le odiaban y Estados Unidos no pensaba que podía "confiar" en él y aún antes de su toma de posesión trabajó para derrocarlo12. El 30 de septiembre de 1991, habiendo ocupado su cargo por solamente nueve meses, la CIA colaboró con las fuerzas militares locales para llevar a cabo un golpe de Estado sangriento y en las olas subsiguientes de represión desató a soldados y Macoutes para que destruyeran las redes de organización populares, especialmente en barrios marginales como la Cité Soleil que eran la base de apoyo para Aristide. Mataron a miles de sus partidarios, hasta 300.000 pasaron a la clandestinidad y 60.000 huyeron de la isla en balsas improvisadas13.

Pero todo eso no sofocó la resistencia ni estableció un "ambiente estable" para Estados Unidos y por eso en 1994 Estados Unidos concertó un acuerdo para restaurar a Aristide a su cargo, devolviéndolo del exilio en un acorazado norteamericano acompañado por 20.000 soldados estadounidenses que se dedicaron a proteger del pueblo a los paramilitares violentos y dejarlos mantener sus armas, mientras que reorganizaron el ejército haitiano para reprimir al pueblo con más eficacia. Los soldados yanquis se quedaron más de un año. Los términos de este acuerdo, conocido como el Acuerdo de Governors Island, eran que Aristide abandonara cualquier resistencia al plan estadounidense para Haití, al ejército haitiano y a la clase dominante haitiana14.

En gran parte Aristide cumplió con este acuerdo pero siguió luchando por cualquier concesión que pudiera encontrar, lo que Estados Unidos consideró inadmisible. El 29 de febrero de 2004, después de muchos meses de preparación política y militar en que Estados Unidos estaba involucrado directamente a través de la CIA y el Instituto Republicano Internacional (IRI), se llevó a cabo un segundo golpe de Estado. El ejército norteamericano literalmente secuestró a Aristide y a su familia y les mandó por avión a la República Centroafricana, donde les detuvo mientras que se consolidaba un nuevo régimen en Haití15. Para el primero de marzo cientos de marines norteamericanos controlaban la capital de nuevo y nuevas olas de ataques contra el pueblo fueron desatados, a menudo llevados a cabo por soldados estadounidenses. En junio los reemplazaron una fuerza de 7.000 soldados de la ONU, principalmente brasileros, que practican las "ejecuciones sumarias" según grupos pro derechos humanos.

Desde ese tiempo hasta el terremoto no ha habido ningún desafío serio contra el control económico, político y militar norteamericano de Haití.

1. En un inspirador ejemplo del internacionalismo, muchas tropas europeas —incluyendo a un batallón completo de Polonia— desertaron para unirse con la Revolución Haitiana cuando se dieron cuenta que estaban luchando por restaurar la esclavitud. [Damning the Flood: Haiti, Aristide, and the Politics of Containment, Peter Hallward, Verso, London, 2007, p. 350, nota 45.] [regresa]

2. Estados Unidos inicialmente apoyó a Napoleón; el entonces presidente Tomas Jefferson le dijo a los franceses que "Nada será más fácil que armar con todo a su ejército y su flota y sumir a Toussaint a la inanición". Más tarde, cuando se aclaró que Napoleón vio a Haití como un escalón para contender con Estados Unidos por el control de Norte América, Estados Unidos retiró su apoyo y tomó una posición de neutralidad. ["Haiti's Tragic History Is Entwined with the Story of America," Robert Parry, Consortium News, 15 de enero de 2010.] [regresa]

3. Bellegarde-Smith,  Breached Citadel, p. 65, citado en Hallward, p. 14. [regresa]

4. Hallward, p. 12. [regresa]

5. Hallward, p. 12. [regresa]

6. Hallward, p. 14. [regresa]

7. "The Haitian Earthquake: Made in USA", una columna publicada por Ted Randall, 13 de enero de 2010. [regresa]

8. Alex Dupuy, Prophet and Power, p. 39, citado en Hallward, p. 15. [regresa]

9. Hallward, p. 15. [regresa]

10. "Plan Estadounidense" no es un término casual, sino que se refiere a un plan real para el "desarrollo" de Haití, redactado a finales de los 70s por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (US AID). [regresa]

11. Hallward, p. 5. [regresa]

12. El libro de Hallward documenta esto en gran profundidad. [regresa]

13. Hallward, p. 40. [regresa]

14. Hallward, p. 48-49 y otras páginas. "...los acuerdos le dieron a Cédras [el general que dirigió el golpe] casi todo lo que él quería por una promesa para restaurar el gobierno democrático". [regresa]

15. Ver Hallward, capítulo 9, "The Second Coup", pp 200-249. [regresa]

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Siete preguntas sobre Haití

Toby O'Ryan

Ante todo, seis preguntas para los políticos, generales, comentaristas y columnistas que ahora profesan tan profunda simpatía por Haití:

UNO: Si la catástrofe en Haití les preocupa tanto a ustedes, y ustedes comprenden tanto la situación terrible del pueblo haitiano, ¿por qué el Presidente Obama ha prometido solamente 100 millones de dólares de ayuda, apenas un décimo de 1% de lo que este país gasta cada año en sus operaciones militares en Irak y Afganistán? ¿Por qué el país más poderoso del mundo, unos pocos cientos de millas de Haití, ha tardado tanto en entregar los equipos, la tecnología que pueden sacar a la gente de los escombros, el agua fresca que la gente necesita con tanta urgencia, la comida, la medicina y el personal médico que se necesitan con tanta urgencia? ¿Y por qué los guardacostas norteamericanos todavía insisten en hacer regresar a cualquier haitiano que trata de buscar refugio en Estados Unidos?

¿En realidad les preocupa tanto a ustedes? ¿O de hecho están dando justo lo necesario para que no se pueda criticar a Estados Unidos por ser insensible como se hizo después del maremoto de 2004 y el huracán Katrina? ¿Y están dando esta ayuda en cantidades tan pequeñas y tan lentamente porque a ustedes les preocupa más mantener la autoridad gubernamental represiva en Haití que satisfacer las necesidades inmediatas y urgentes del pueblo haitiano entregándoles la ayuda directamente al pueblo y dejándoles organizarse colectivamente para distribuirla en un momento de crisis, cuando las autoridades regulares no tienen total control? ¿No están así sacrificando vidas por mantener el orden social represivo que ustedes respaldan en Haití, a pesar de profesarles su simpatía y urgencia?

DOS: Si les preocupa tanto a ustedes la "cultura política" haitiana, si ustedes desean tanto "ayudar la democracia haitiana", entonces dígannos ¿POR QUÉ ustedes apoyaron una camarilla de pandilleros, oficiales militares y confirmados torturadores en su golpe de estado en 2004 en contra del presidente democráticamente elegido Jean-Bertrand Aristide? ¿Por qué las fuerzas armadas norteamericanas secuestraron y desterraron a Aristide, llevándolo en avión a África en contra de su voluntad? ¿Por qué apoyó Estados Unidos la prohibición de Lavalas, la organización política dirigida por Aristide, y por qué todavía insiste Estados Unidos en prohibir esta organización y prevenir a Aristide de volver a Haití para movilizar este grupo para asistir al sufrimiento ahora?

¿En realidad les preocupa a ustedes "difundir la democracia"? ¿O es el caso que su sistema NO se trata de "difundir la democracia" sino crear instrumentos y estructuras para la explotación capitalista y la dominación imperialista?

TRES: Si su ejército ahora es el vehículo principal que usan para entregar la ayuda, por favor infórmenos cómo este ejército será diferente del que usaron para invadir, ocupar y dominar Haití entre 1915 y 1934. ¿Cómo actuará diferentemente ese ejército del que reprimió con armas el levantamiento Caco de campesinos, un levantamiento que exigía un fin a la ocupación y, en algunos casos, relaciones agrícolas más igualitarias en el campo en Haití? ¿Cómo actuará a diferencia del ejército que esclavizó a haitianos para que trabajaran en sus proyectos y bases, y luego impuso una constitución y una nueva élite dominante en Haití durante esa ocupación? ¿Y cómo será diferente del ejército que ayudó y adiestró el ejército de los tíranos odiados Papa Doc y Baby Doc Duvalier? ¿Cómo será diferente en efecto del ejército que ahora se encarniza en Irak y Afganistán, pateando puertas y bombardeando desde el aire, y encarcelando y torturando a miles de personas sin cargos formales en prisiones como Bagram?

¿En realidad solamente se usará su ejército para la ayuda y asistencia? ¿O es en realidad el caso de que el ejército que defiende y lucha por su sistema, bajo la apariencia de entregar ayuda, reprimirá la voluntad y los esfuerzos del pueblo haitiano de lidiar con esta crisis y su situación general, y llevará a cabo esta represión despiadada con la máxima brutalidad a fin de dominarlo aún más?

CUATRO: Si a ustedes les preocupan tanto la deforestación y el desastre ecológico en Haití, la ruina de su agricultura y la urbanización de la mitad de su población en una ciudad donde en algunas partes ¡el desempleo alcanza el 90%!, ¿cómo es que fue Estados Unidos el mismo que insistió en la eliminación de la gran población lucrativa de cerdos en los años 1980 debido a una supuesta amenaza a la población de cerdos en Estados Unidos...y cómo es que durante aquel mismo período las grandes empresas agrícolas norteamericanas inundaron el mercado haitiano con arroz y de esa manera paralizaron y de cierto sentido arruinaron a los arroceros haitianos? ¿¡Y por qué el plan alabado de Bill Clinton para Haití, que nos dicen que traerá mucha esperanza a los haitianos, supondrá establecer fábricas explotadoras que pagarán a los haitianos 38 centavos por hora!?

¿En realidad quieren ustedes ayudar a los haitianos para que el país sea autosuficiente? ¿O en realidad es el caso que Estados Unidos decidió a principios de los años 1980 aplastar cualquier elemento de la economía en veintenas de países oprimidos, entre ellos Haití, que podría ser una base para la autosuficiencia, y hacerlo de manera que las economías de esos países sean aún más dependientes de las necesidades y acciones del sistema económico imperialista norteamericano, y que sus planes ahora suponen usar aún más profundamente el empobrecimiento brutal y terrible del pueblo haitiano para obtener aún más ganancias?

CINCO: Si les importa tan profundamente ayudar a Haití, y criticar a los que hablan del papel norteamericano en crear las condiciones que han empeorado este desastre mucho más de lo que tenía que ser, ¿por qué ustedes le dan una plataforma a ignorantes dementes como Pat Robertson que dicen que los haitianos hicieron un pacto con el diablo, o a idiotas viciosos como Rush Limbaugh que fomentan odio y resentimiento contra los haitianos entre la gente? ¿Por qué ustedes mantienen centros de investigación como la Heritage Foundation que producen ideas para utilizar este desastre con el fin de tomar control y moldear aún más la economía haitiana según las necesidades imperialistas, y luego les ordenó quitar este programa de su sitio web cuando la gente se lo encontró? (Escuche a Naomi Klein en inglés en Democracy Now!, 14 de enero, 2010) ¿Por qué los asquerosos embaucadores a sueldo como David Brooks del New York Times vomitan acerca de que la razón del sufrimiento de Haití es que su "cultura" es inferior a la del país que en 1804 aisló a Haití y le impuso sanciones económicas despiadadas por haberse atrevido a levantarse y derrocar la esclavitud y la dominación colonial francesa (y ese gran "padre de la democracia" norteamericana Thomas Jefferson creó esta política)...inferior, en otras palabras, a la "cultura" del sistema imperialista que Brooks promociona tan servilmente?

¿O en realidad sólo les importa a ustedes que no se publique algunas explicaciones políticas que acusan las acciones de su sistema, sino que se divulgue sin cesar otras explicaciones políticas que echan la culpa al pueblo haitiano y absuelvan al imperialismo norteamericano?

SEIS: Si ustedes tienen tantos deseos para que las personas den limosnas y crean que tales limosnas son más importantes que movilizarse políticamente para luchar por la ayuda y deberían tener aún más peso que eso, por favor explíquennos: ¿por qué toneladas y toneladas de asistencia recaudadas por la gente en 2008 para ayudar a los haitianos afectados por cuatro huracanes se quedaban en un almacén en Nueva York por meses mientras la comida y la medicina literalmente se pudrían allí, mientras que oficiales del gobierno eludían su responsabilidad y rompieron sus promesas? Por favor, estimados señores y señoras, explíquennos: ¿cómo esta no será como tantas otras crisis donde los grandes esfuerzos de personas para ayudar son canalizados en maneras que disipan sus sentimientos de solidaridad, donde gobiernos hacen grandísimas promesas que nunca se cumplen una vez que las luces de las cámaras televisoras desaparezcan?

¿O será esto de hecho otra crisis más en que su sistema continúa, y continúa distrayendo a la gente de las causas fundamentales, canalizando sus aspiraciones más grandes en callejones ineficaces y sin salida, mientras que su sistema sigue creando condiciones y conservando relaciones sociales que empeoran el costo en vidas humanas mucho más de lo que tiene que ser?

Y por último, una pregunta para el pueblo:

¿Cuándo vamos a dejar de ser engañados y luchar contra el poder? ¿Cuándo vamos a penetrar y mostrar a otros las causas fundamentales de los problemas que enfrentamos? ¿Y cuándo vamos a forjar un movimiento para luchar por un camino completamente diferente, una revolución, e instalar un nuevo sistema y una nueva sociedad, una revolución comunista, que podría acabar con las maneras en que estas situaciones solamente llegan a ser horror tras horror, angustia tras angustia, insulto tras insulto, trauma tras trauma?

¿Es AHORA muy pronto para empezar a trabajar para forjar las condiciones en las que se pudiera hacer tal revolución? ¿O es la hora para dedicarse a esto, y no es tarde ya? ¿Y TÚ vas a tomar lo que has aprendido en tus angustias acerca de esta crisis y en tu actividad para bregar con esto y unirte con otros que están dedicándose a esta tarea?

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Los obscenos desvaríos de Pat Robertson sobre Haití: Demencia... y el punto de vista de un esclavista

En su programa de televisión 700 Club de la Cadena Cristiana de Difusión el 14 de enero, el fascista cristiano Pat Robertson dio su opinión sobre por qué el pueblo haitiano sufrió el devastador terremoto el 12 de enero: "Algo sucedió hace mucho tiempo en Haití y la gente no quiere hablar de ello. Los haitianos vivían bajo la bota de los franceses. Napoleón III estaba ahí. Ellos hicieron un pacto con el diablo y dijeron, 'Te serviremos si nos quitas de encima a los franceses'. ¡Es una historia verídica! El diablo les dijo: 'Vale, denlo por hecho'. Expulsaron a los franceses, los haitianos se levantaron y se emanciparon pero desde entonces han sufrido una tras otra maldición, desesperadamente pobres...Tienen que dar un gran giro hacia Dios y tenemos que orar por ellos".

Bueno, según Robertson, toda la culpa recae en el pueblo haitiano por el terremoto del 12 de enero y el hecho de que "han sufrido una tras otra maldición" durante dos siglos. ¿Por qué? Porque de 1791 a 1804 los esclavos ahí llevaron a cabo una rebelión armada y, sin la ayuda de un diablo imaginario, derrocaron a los amos franceses y se declararon un pueblo libre. (A propósito, ¿por qué es que los Pat Robertson del mundo siempre proclaman que la gente que se levanta contra la esclavitud de una manera u otra siempre había hecho un "pacto con el diablo" y por extensión que los esclavistas y opresores siempre tienen a "Dios de su lado"?)

Desde entonces el pueblo de Haití ha tenido que pagar por su desafío, como la ocupación asesina norteamericana de Haití entre 1915 y 1934, mientras que hoy Haití sigue siendo una neocolonia empobrecida de Estados Unidos, el país más pobre en el hemisferio occidental cuyas casas y edificios destartalados se derrumbaron de repente en el terremoto, enterrando a decenas de miles debajo de los escombros e hiriendo severamente a muchos más.

Eso es el horror que el pueblo haitiano creó según Pat Robertson y eso es la clase de comentarios reaccionarios que este fascista cristiano ha hecho muchas veces antes en el servicio del imperio. He aquí algunos de ellos:

A través de los años, los medios y los políticos de la clase dominante han considerado que son legítimas las opiniones dementes y descabelladamente reaccionarias de Robertson y le han abierto espacios en la discusión pública, a la vez que a veces emiten tibias críticas, a veces preguntándose en voz alta sobre la posibilidad de que él "iba muy lejos" y que "decía cosas de mal gusto". Los comentarios después del terremoto sobre el "pacto con el diablo" suscitaron críticas muy poco mordaces del secretario de prensa del presidente Obama, Robert Gibbs, quien les contó a los reporteros que "en tiempos de grandes crisis siempre hay gente que dice cosas realmente estúpidas". ¿Son éstas meramente "cosas estúpidas", señor Gibbs?

No, éstas son opiniones de un apologista de larga trayectoria de los crímenes cometidos por el imperialismo de EE.UU. contra la humanidad y, al mismo tiempo, de un agente político con buenos conectes quien es parte del movimiento fascista cristiano, quien busca imponer una teocracia basada en una interpretación textual de la biblia. Éste es una persona quien se postuló para la presidencia en 1998 y fue considerado un candidato viable.

Al mismo tiempo, los medios estadounidenses han prestado mucha atención a la manera en que una gran cantidad de haitianos han recurrido a dios en busca de una explicación del terremoto. Ha habido reportes de que decenas de miles de haitianos han estado pasando las noches en las calles, cantando himnos y entonando los evangelios. El New York Times describe así los cantos en las calles de Puerto Príncipe el 13 de enero: "Una frase podía ser escuchada repetidamente... 'Beni Swa Leternel', decían. 'Bendito sea el Señor'".

Y cada vez que alguien es rescatado vivo desde los escombros, los políticos y comentaristas estadounidenses se desviven acerca de un "milagro", minimizando o ignorando completamente el hecho de que salvar vidas no se debe a ningún "milagro" sino a los hercúleos esfuerzos colectivos del pueblo haitiano mismo, a menudo excavando a través del hormigón con nada menos que con sus propias manos ensangrentadas. Un artículo cuenta de una haitiana, Anne-Marie Morel, que alzó los brazos al cielo luego de que un vecino es encontrado vivo, diciendo: "Es un milagro". Pero otro vecino, Remi Polevard, quien le cuenta al reportero que tiene cinco hijos enterrados debajo de los escombros de al lado, le contesta a Morel a los gritos: "Tonterías, no hay ningún Dios y no hay ningún milagro".

Estás en lo correcto, Remi Polevard. No hay ningún dios, y el pueblo necesita comprender que el terremoto es el resultado de causas naturales, pero lo que está pasando ahora no es para nada "natural" y al contrario es un ejemplo poderoso del funcionamiento del sistema imperialista capitalista. Y es indispensable que los oprimidos de Haití y todos los oprimidos logren zafarse de la superstición e ignorancia en que sus amos los han metido y mantenido y que examinen y comprendan al mundo como realmente es, y con ese conocimiento transformen radicalmente al mundo a la vez que se transformen radicalmente a sí mismos, de modo que la miseria y la opresión hechas por los hombres serán cosa del pasado y la humanidad se habrá emancipado a sí misma.

Como Bob Avakian, el presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, dijo en ¡Fuera con todos los dioses! Desencadenando la mente y cambiando radicalmente el mundo, en referencia a los siglos y siglos de horrores que las masas han sufrido y a que los opresores les dicen que todo eso se debe a un dios "que se manifiesta de maneras misteriosas". "¿Cuánto más tiene que seguir esto y por cuánto tiempo antes de que se reconozca que si tal dios existiera, sería de verdad un dios cruel, sanguinario, enfermo, torcido y verdaderamente monstruoso; que ninguna persona decente en su sano juicio quisiera hincarse ante tal dios ni seguirlo; y que tenemos la fortuna de que tal dios no existe y es muy liberador reconocerlo al fin?"

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

La polémica en torno a la película Precious: ¿Sataniza a los hombres negros? O saca a la luz el potencial desaprovechado de las "muchachas valiosas de todas partes" y por qué todos deberían desear que ese poten-cial se realice

Carl Dix y Annie Day

La película Precious, basada en la novela Push de Sapphire, es un trabajo valiente. La película explora una realidad brutal y poco re presentada que viven millones de mujeres de nuestra sociedad, y en particular cómo la viven las mujeres negras. El personaje principal, Claireece Precious Jones [Nota de la traductora: su nombre, "Precious", significa "valiosa" en inglés], es una joven negra obesa, de tez muy negra, que ha vivido un infierno de maltrato físico y abuso sexual.

La película confronta directamente todo lo que Precious ha sufrido: la violación a manos de su padre, el segundo embarazo por culpa de él, la prueba del SIDA seropositiva, los abusos de su madre, la total falta de respeto de sus compañeros de clase y la indiferencia del sistema escolar. Ella se siente, con razón, invisible ante el mundo. Pero como dice la reseña de Annie Day en el periódico Revolución: "La película detalla la transformación de Precious. Le ayuda, la cultiva y le reta Blue Rain, una maestra en un programa de alfabetismo. La rodean otras jóvenes como ella — algunas que son madres solteras, pobres y ex adictas, otras que son golpeadas y abandonadas a su suerte — pero todas se cuidan entre sí en lo que fuera, sin ese abrigo, un mundo frío e indiferente". (Revolución #185, 13 de diciembre de 2009)

También es una producción maravillosa, con interpretaciones conmovedoras y complejas que te ponen en el pellejo de la gente marginada y satanizada en la sociedad. Y, como todo arte poderoso, le llega al alma.

Muchísima gente le ha dado una tremenda acogida a la película. Las colas para verla han serpenteado fuera de los cines para doblar la esquina. Los comentarios sobre el impacto que ha tenido se ventilaron por semanas en los periódicos, la radio y los blogs.

La polémica en torno a Precious

 

El Fondo de Literatura Revolucionaria para Presas y Presos recibió esta carta de un lector que está preso:

Sin embargo, algunas personas han reaccionado con fuertes críticas a la película, diciendo que equivale a una "pornografía sobre el ghetto" y que contribuye a los estereotipos negativos a los negros. Una crítica muy citada es la del autor negro Ishmael Reed. En una larga reseña titulada "Hollywood's Enduring Myth of the Black Male Sexual Predator: The Selling of Precious" (El mito continuo de Hollywood acerca del depredador sexual negro: La venta de Precious), Reed condena la película por "satanizar al hombre negro" y por "presentar la peor imagen de la mujer negra que he visto jamás". Agregó: "Planteo incluso que [Precious] hace que D.W. Griffith parezca un progresista". (Griffith fue el director de la película Nacimiento de una nación, que exaltó el Ku Klux Klan a principios del siglo veinte.) Reed dijo además que la película es un ejemplo de "minstrelismo" (se refiere a un tipo de caricaturización racista que remonta a los tiempos de la esclavitud en Estados Unidos — nota de la traductora).

La promoción del "minstrelismo" es omnipresente en la cultura estadounidense, en imágenes que les quitan humanidad y creatividad genuina a los negros y los reducen a estereotipos que fortalecen en la mente de los blancos su sentido de superioridad. Hoy en día esos estereotipos se manifiestan en el desfile de atletas profesionales y raperos negros presentados como criminales y hampones sin sentido, o en la representación de mujeres negras como cazafortunas y sexualmente promiscuas, y en otras formas. Por lo tanto, es comprensible que se preocupe por la representación de personajes negros. Pero, ¿es el caso que Precious promociona eso? No. En Precious, las personas que usualmente se pintan como estereotipos odiados y menospreciados, si es que las representan en primer lugar —las muchachas negras demasiado gordas y de tez muy negra, y las mujeres que viven de la asistencia pública— son presentadas tal como son, como seres humanos completos que tienen complejidad y humanidad. De esa manera la película contribuye a una comprensión mayor de la magnitud de la opresión que esas personas confrontan y el impacto de esos estereotipos. Eso es diametralmente opuesto al "minstrelismo".

El argumento de Reed

Se requeriría todo un libro para desmenuzar el argumento completo de Reed, pero en esencia, dice que Precious es una película hecha por gente blanca, en que los artistas negros se hacen de pantalla, para vender imágenes negativas de los hombres negros al público blanco.

Citamos el artículo de Reed: "¿Es cierto que Daniels dirigió Precious o es su función verdadera en ese vil proyecto ser el blanco de críticas, así como [los productores ejecutivos] Oprah Winfrey y [Tyler] Perry? Cuando Daniels iba al escenario para ejercer su papel de 'director', ¿sucedió que la gente blanca, que es dueña de la película y proporcionó al equipo de rodaje, llamara a los guardias? Es difícil de saber".

Sigue con esa idea: "Ellos (los blancos) quieren echar una miradita a la vida de los negros para confirmar la verdad de todos los mitos que han escuchado. Richard Wright dijo: 'El negro es la metáfora para Estados Unidos'. Más bien, es el antidepresivo de Estados Unidos. Gente que se deprime con su vida y se medica consumiendo la depravación negra, qué buen negocio".

Hacia el final del artículo, Reed escribe: "¿Se cansará jamás el público de 'nicho', para el cual se hizo esa película, de que [nuestros] hermanos [negros] sean el símbolo de la misoginia universal masculina? ¿La cara que está en la diana, contra la cual las feministas descontentas de todos los grupos étnicos apuntan sus flechas, las mujeres que temen desafiar la misoginia practicada por hombres de su mismo origen? Al juzgar por la taquilla, quizás no".

Lo que Reed pasa por alto y lo que borra

Para empezar, Reed no pregunta ni una vez si la película acierta en su descripción de la realidad. Nunca pregunta cómo sienten las jóvenes y las muchachas, de todas las nacionalidades, que son violadas y abusadas en esta sociedad. Ni sobre las maneras en que eso afecta a las negras en particular, que sufren una doble opresión. Nunca propone que se debería contar esas historias. Al tratar el tema como si fuera solo una "estrategia de mercadotecnia" para vender "imágenes de depravación masculina negra", Reed borra por completo la realidad brutal e innegable de lo que significa vivir en este planeta como mujer. Solo en Estados Unidos, una de cada cuatro mujeres será violada durante su vida, una mujer es golpeada por su compañero cada 15 segundos, tres mujeres mueren cada día a manos de su amante o esposo, y casi 220 niños y niñas son abusados sexualmente cada día, la mayoría a manos de un pariente o de un amigo de la familia.

Reed critica incluso el drama Ruined [Arruinada], que ganó el premio Pulitzer y trata el tema de la violación en el Congo, diciendo que contribuye a esta satanización de los hombres negros. (En el Congo se utilizó sistemáticamente la violación como un arma de guerra y el drama presenta la realidad desgarradora.) No hay datos completos, pero a lo largo de diez años se violaron a cientos de miles de mujeres en el Congo, y los números van en aumento a un ritmo alarmante. El drama hace alusión también al papel del Occidente en azuzar el conflicto para obtener el control de los recursos de coltán, que se usa en la fabricación de aparatos electrónicos como los teléfonos celulares. (Raymond Lotta habla sobre eso en un vídeo corto e impactante: The Rape of the Congo and Your Cell Phone [La expoliación del Congo y tu celular], en youtube.com/raymondlotta.)

Entonces, te pedimos hacer ahora lo que Ishmael Reed se niega a hacer: detente para pensar en el impacto vivido que esos números representan. Los sueños de muchachas abatidas y destrozadas, y las pesadillas que llenarán su dormir durante toda la vida. Y piensa en lo que significa, para colmo, que se les dice en mil maneras a mujeres como Precious que ese tormento se la buscaron ellas mismas. Annie Day escribió: "La historia de Precious no es una anomalía sino una destilación". La realidad refleja la verdad de ese comentario.

Reed también le hace caso omiso al hecho de que la película ha conmovido a muchísima gente, en particular a los miles de mujeres negras (pero no solamente a ellas) que tras ver la película empezaron a contarle a quien escuchara su propia historia de abuso... por todo el país, en foros del internet, en las escuelas y en el foyer de los cines adonde los distribuidores de Revolución han ido para hablar con las y los cinéfilas/os. Aun cuando no vivieron esa experiencia al mismo extremo, muchas mujeres dijeron que Precious sirvió como una ventana para adentrarse en ella.

En tercer lugar, Reed borra y pasa por alto la evolución que Precious experimenta y su vida como persona multidimensional. Ella confronta horribles abusos sexuales y físicos, el analfabetismo, el contagio del SIDA de su padre, y mucho más, pero nada de eso le quebranta el espíritu. Reed le hace caso omiso a las relaciones que Precious forja con sus compañeras de clase y con su maestra, quienes la cuidan y la retan. Desarrollan lazos de amistad, de respeto, de lucha y de afecto. La película no suaviza la brutalidad que sufre Precious, pero también la pinta como una persona de humor, humanidad, curiosidad, una viva imaginación, inteligencia y corazón. No es una víctima sin cara ni nombre. Pero Reed no la describe así en ningún momento.

Erin Aubry Kaplan, escribiendo en Salon.com, señala con perspicacia por qué los demás no le harían caso a una joven como Precious y por qué la película es importante en narrar su historia: "Lejos de ser un tipo de espectáculo explotador para los blancos, la historia contundente de Precious es una película para los negros y un reto a que dejemos caer la coraza emocional y abracemos una historia de la vida real que hemos minimizado por mucho tiempo: la de una muchacha grandullona, negra, de mirada hosca y analfabeta, que vive al fondo del ghetto y con toda probabilidad no saldrá de ahí. Es la mala hierba no solamente para la sociedad blanca, sino para la negra también, en particular para una clase media que por años ha estado tratando de salvar su imagen racial 'negativa' de la calaña de Precious. Sin embargo, aunque en el mundo real pregonamos hasta el cansancio la 'comunidad', son las muchachas y los muchachos como ella que se quedan al fondo del pozo. Al hacer sumamente humana a una que vive al fondo del pozo, la película nos obliga a los negros a evaluar nuestra propia humanidad. Y yo me hallé avergonzando más de una vez".

El otro aspecto que resalta en el artículo de Reed es la manera en que habla de las mujeres en general. A las jóvenes profesoras negras que han comentado positivamente sobre Precious en la revista del web The Root las llama "... de esas que usan los cursos universitarios para desquitarse con sus padres". Insinúa que la poetisa y autora Sapphire y el cineasta Lee Daniels guardan memorias falsas de abuso. Casi nunca menciona a una mujer sin describir su aspecto. Dice que Mariah Carey, que interpreta a una trabajadora social, tiene un cuerpo "firme", que "la cámara favorece" a Paula Patton, que interpreta la maestra de Precious, Blue Rain; dice tres veces que la actriz que interpreta a Precious pesa 160 kilos (un hecho que obviamente le molesta) y que una de las financiadoras de la película tiene "las manos bien cuidadas" y un "cuerpo atlético", además de no "escatimar la sombra para ojos". Reed relaciona el apoyo de Oprah Winfrey a esta película con su participación en otras obras que él dice menosprecian al hombre negro, como su financiación y actuación en El color púrpura (que llama un "producto del incesto negro"), y cita a una persona que dice que, "como su adicción a la comida", Oprah no puede más que satanizar a los hombres negros.

Su defensa del patriarcado sale a flote también en cuanto a los gays. Aquí se equivoca de hechos básicos de la película. Dice que un enfermero, John John, interpretado por Lenny Kravitz, es gay. En realidad, la película deja claro que John John es heterosexual, pero la visión de Reed es tan distorsionada que, al parecer, simplemente no le entra que un personaje masculino de voz baja no sea gay. Continúa, diciendo que Precious es "una película en que los gays son superiores a los hombres heterosexuales negros", así creando un tipo de tótem patriarcal en el cual trata de identificar qué tan cerca está "su grupo" a la parte más alta.

No todos los que se han preocupado por la posibilidad de que la película contribuya a la representación estereotípica de los negros en general, o a la satanización del hombre negro, defenderían esta clase de misoginia sin ambages. Pero hay que preguntar por qué Reed llega hasta ese punto y por qué sus argumentos han tenido resonancia.

La realidad de la emasculación, su raíz, y lo que es y no es la solución

¿Hay razón para preocuparse por la representación del hombre negro en la cultura popular? Por supuesto que la hay. Estados Unidos se construyó sobre tales ideas; durante la época de la esclavitud, el fantasma del hombre negro como depredador sexual se utilizó para justificar su brutal subyugación. Durante la era de Jim Crow que siguió la esclavitud, se lo utilizó como justificación para miles de linchamientos de hombres negros. La película Nacimiento de una nación, mencionada arriba, es una celebración del Ku Klux Klan, el cual fue responsable por miles de esos linchamientos y por crear una situación de terror, literalmente, para la población negra. Esa película tuvo su estreno mundial en la Casa Blanca y el presidente en ese entonces, Woodrow Wilson, le dio grandes elogios. (Supuestamente dijo: "Es como escribir la historia con rayos. Mi único pesar es que todo es terriblemente verdad".)

Hoy, en todas partes se ven imágenes de "jóvenes negros súper-depredadores" y "pandilleros irresponsables"; los programas "de realidad" de la tele, como COPS, e incluso el reportaje sobre los deportes en la ESPN están repletos de hombres negros representados como criminales y hampones. Las únicas imágenes "positivas" de hombres negros que demuestran son policías, soldados y buzos de la Marina. ¡Eso no lo necesitamos!

Este sistema ha querido emascular a los hombres negros a lo largo de la historia. Lo ha hecho literalmente durante los linchamientos al torturar al hombre negro (como en el caso de Claude Neal, acusado de matar a una mujer blanca; se le cercenó el pene y los testículos, y se le obligó a comérselos antes de asesinarlo con barbaridad.) También lo ha hecho en el sentido figurado. Durante la época de la esclavitud, cualquier hombre blanco ligada a una plantación podía violar a cualquier mujer esclava de esa plantación, y ni su esposo, ni su hermano o su padre, ni cualquier ser querido de ella tenía recurso alguno en el asunto (sin mencionar lo que le pasaría a la mujer esclava si se defendiera). Se trataba a los hombres negros como si fueran niños; estaban obligados a caminar arrastrando los pies y a agachar la cabeza ante cualquier persona blanca con quien se toparan, con la amenaza de muerte si no lo hicieran.

Reed cita el ejemplo de la corredora en el parque Central. En 1989, cinco jóvenes negros y latinos fueron acusados falsamente de haber violado a una mujer blanca en el parque Central de Nueva York. Los medios de comunicación y las autoridades fomentaron un vil fervor racista, pintando a los jóvenes como animales descontrolados. A pesar de las pruebas del ADN que demostraron que ninguno de los jóvenes tenía vínculo alguno con el crimen, fueron condenados y pasaron años en prisión.

Reed aprovecha el ejemplo de un poema que Sapphire escribió durante ese tiempo, titulado Wild Thing, en que describe ese incidente desde el punto de vista de los violadores. Fue muy polémico en ese entonces y muchos la acusaron de querer "humanizar" a los violadores, porque detalló con fuerza y realismo la rabia que tenían y de dónde esa rabia surgió, aunque no los idealizó ni los defendió. Es cierto que ella, como la mayoría de la gente en ese tiempo, no dudó de su culpabilidad, y ahí está un problema. Es necesario aprender de esto, pero también alentamos a los lectores a leer el poema, porque ella está tratando de lidiar con una contradicción importante y su intención no fue "satanizar a los hombres negros" ni hacer mucho dinero, como Reed dice con cinismo.

¿Qué es la causa de todo esto?

El perpetrador de todo esto no son las mujeres, y ciertamente no son las mujeres que han denunciado la opresión que han enfrentado como mujeres. El sistema capitalista es lo que en realidad tiene la culpa para la opresión del pueblo negro y es lo que está oprimiendo a toda la humanidad. La subyugación brutal del pueblo negro ha sido integrada en el mero tejido de la sociedad norteamericana desde el principio. El sistema de la supremacía blanca ha pasado por muchos cambios pero NO se ha desaparecido y de hecho ha sido integral para la economía, la política, la cultura y la psicología de Estados Unidos desde el inicio. Se acumuló la riqueza de este país, la de los esclavistas en el Sur y la de los comerciantes e industrialistas del Norte, sobre la base de la esclavización de los negros. La explotación de aparceros negros fue un pilar del desarrollo continuo de la economía norteamericana durante el período de Jim Crow, y mantener los obreros negros en la posición peor de la clase obrera estadounidense era una fuente de superganancias para el capital norteamericano después de la Segunda Guerra Mundial. Hoy día, el otro lado de los imágenes de personas negras como hampones urbanos y beneficiarias de la asistencia pública es una realidad basada en el mero funcionamiento del sistema capitalista que en todo el país ha sacado los trabajos de las ciudades, a medida que el capital se mueve alrededor del globo en busca de tasas de ganancia más altas.

¡Junto con esta explotación absoluta se ha negado la mera humanidad de las personas negras, hombres y mujeres! Esto puede parecer obvio, pero cuando Reed lo observa, lo esencial de lo que él ve es la negación de la hombría negra. Según este punto de vista, mostrar las maneras en que hombres negros participan en la subyugación de mujeres negras es ofensivo y dañino porque socava su capacidad de dominar sin trabas a "sus" mujeres.

Esforzarse para posibilitar que los hombres negros afirmen su "hombría" en una sociedad saturada de la opresión violenta y sistemática de mujeres solamente llevará a mantener intacto este sistema con estas relaciones. ¿Qué otro significado puede tener la "hombría" en esta sociedad salvo uno que incluye la afirmación de fuerza y poder sobre mujeres, sin importar el propósito? Significa afirmar los privilegios que históricamente reciben los hombres y en este caso los hombres negros que están a la espera de recibir su parte de ese privilegio. Es como si un o una esclavo/a afirmara su derecho a ser amo de esclavos, en vez de ser libre

Y con exagerada frecuencia, se defiende y hasta se celebra este "privilegio" de ser dominador. Se condiciona y enseña a los hombres oprimidos de todas las etnias a actuar como los agentes de la opresión de las mujeres y a gozarse de esto. Se les dice a los hombres que las mujeres son seres inferiores sobre quienes tienen dominio, quienes existen para su placer sexual o para servirles como madres o esposas, y los hombres mismos asumen este punto de vista. Estas ideas tienen profundas raíces en la evolución de las sociedades humanas durante siglos hacia sociedades de clases en que la opresión de la mujer es unas de las divisorias más fundamentales.

En su reseña Annie Day escribió: "Nos dicen y nos enseñan que la familia es una institución eterna, de inspiración divina, forjada del amor y la comprensión. Pero en realidad, la forma de la familia ha cambiado a través de los siglos".

"Nuestros antepasados trazaron el linaje por el lado maternal y vivían en unidades de parentesco que no abordaban relaciones de dominio, propiedad ni supresión. Solo con el desarrollo de la capacidad de la sociedad de producir un excedente por encima de lo preciso para la mera supervivencia, y sobre esa base el desarrollo de la propiedad privada y la división en clases, apareció la familia moderna. Habiendo desarrollado eso, empezó a importar cuál hijo era de cuál padre para heredarle la riqueza excedente, o la falta de la misma. La familia imponía una división de trabajo en la cual la mujer era la encargada de darle hijos al hombre y criarlos, y la mujer y los hijos eran la propiedad del hombre".

Una de las cosas que confunde a la gente es que las mujeres también mantienen y defienden estructuras y puntos de vista patriarcales. Se espera que las madres preparen a sus hijas para el papel que la sociedad espera que desempeñen. En muchas sociedades semifeudales la suegra desempeña un papel dominante y muchas veces directo sobre la esposa de su hijo. En muchas familias negras a menudo se considera y se celebra que las abuelas desempeñan el papel de la defensora del orden (para un ejemplo de esto, vea los números de Richard Pryor sobre su abuela y la vara). Sin embargo todo esto todavía es parte y sigue siendo parte de la maquinaria general del patriarcado.

Precious representa todo esto de forma poderosa y dolorosa. Mary Jones, la madre de Precious, abusa de Precious sexual, física y mentalmente. En la película ella es un monstruo y a lo largo de la trama llegas a entender las opciones monstruosas que ella enfrenta: si quería mantener a su pareja, tendría que entregar a su hija. Esta elección cruel luego moldeó toda su identidad. Junto con esto ella adoptó la idea de que por haber sido humillada sexualmente y maltratada en beneficio del placer de otra persona, se merecía el derecho de humillar y maltratar a su hija a cambio de su propio placer sexual. Eso es un cálculo, se trata de la propiedad y de la dominación en nuestros espacios más íntimos, e impulsa una parte exageradamente del comportamiento sexual de los hombres, aunque en este caso se ve claramente que anima a una abusadora femenina.

Se inculca todo esto en la gente hoy y una cantidad exageradamente grande de personas lo asumen. Se dicta a las mujeres que busquen su propósito en ser una mercancía sexual o una incubadora para los hombres a través de la pornografía cada vez más violenta en que las mujeres son literalmente cáscaras vacías y objetos de degradación en beneficio del placer sexual de los hombres y a través de la especulación sin fin en los tabloides acerca de si las mujeres prominentes están embarazadas. Se conseja a mujeres que moldeen la vida para atraer y mantener a un hombre en libros, revistas y columnas de consejos sentimentales, y a menudo otras mujeres dan estos consejos.

Esto sucede de maneras particularmente agudas y dolorosas entre las personas negras porque "la familia tradicional de madre y padre" se ha desintegrado de muchas maneras: las madres solteras crían la mayoría de los niños negros. Pero esto también es un producto del funcionamiento del sistema mismo: la salida de trabajos al exterior para explotar más a gente alrededor del globo, la entrada de drogas dirigida conscientemente contra la comunidad negra y la consiguiente represión brutal que ha resultado hoy en que casi un millón de hombres negros están presos han minado la base económica para familias de madre y padre. Se propaga por todas partes este veneno: que la causa de los problemas en la comunidad negra son los padres negros irresponsables. E incluso se oye en boca del comandante en jefe del imperio yanqui, Barack Obama, que le echa la culpa a los "padres negros que han abandonado el hogar" por la manera en que este sistema ha descartado a generaciones enteras de jóvenes, un sistema incapaz y sin disposición de proporcionar trabajos o educación decente ni ningún futuro en absoluto.

Muchos creen que la solución para todo esto son "fuertes modelos masculinos de conducta y figuras paternas" y muchos también han denunciado a Precious bajo esta óptica, diciendo que la película es dañina porque, el que presente la realidad o no, no se debe poner antes los reflectores a estos personajes. Pero uno de los efectos que debe tener esta clase de arte, la que retrata la opresión de la mujer, y el papel que desempeñan los hombres en eso, es plantear ante tales hombres el verdadero costo humano de esta opresión y este arte les debe impulsar no solamente a renunciar a "su parte" en esa opresión sino también a luchar en su contra.

Aquí citaremos de un número especial de Revolución, "La opresión del pueblo negro, los crímenes de este sistema y la revolución que necesitamos": "Los niños negros no necesitan 'modelos masculinos de conducta'; necesitan un fin de las condiciones agobiantes que les cortan el paso en cada momento. Necesitan la revolución, y necesitan modelos revolucionarios de conducta, tanto de mujeres como de hombres. Tienen que ver a hombres y mujeres quienes se ponen de modelos del respeto y la igualdad mutuos que reflejan el mundo por el que estamos luchando: un mundo liberado completamente nuevo en que las jóvenes se crecen fuertes sin temor a la violación, la degradación ni el abuso, en que no se tacha a ningún niño de 'ilegítimo' y en que los hombres, tal como los demás, se realizan su valor contribuyendo a la mejora de toda la humanidad por medio de la transformación revolucionaria de toda la sociedad, en lugar de beneficiarse de un poquitín de la opresión de este mundo de pesadilla".

Cualquier otra manera de abordar esto solamente reforzará las cadenas que nos mantienen a todos amarrados.

Qué se requerirá en verdad para que triunfe la humanidad

 

En muchos sentidos, y particularmente para los hombres, la cuestión de la mujer y el querer eliminar por completo (o preservar) las relaciones de propiedad y sociales existentes, con su correspondiente ideología, que esclavizan a las mujeres (o quizá "solo un poquito de ellas") es un criterio de prueba entre los mismos oprimidos. Es una línea divisoria entre "querer ser parte" o realmente "querer zafarse": entre luchar por acabar con toda la opresión y explotación —y la mismísima división de la sociedad en clases— o por conseguir una tajada en última instancia.

Bob Avakian, ¿Un fin horroroso, o un fin al horror?

Un punto final: una de las controversias ha sido si la película termina en un momento positivo. Por ello, tenemos que desentrañar algunas cosas.

Ishmael Reed cita al escritor Courtland Milloy: "Lo que es más raro que todo es que muchos críticos creían que la película termina en un momento positivo. La revista Time, por ejemplo, escribió que Precious 'se levanta de una manera completamente increíble y electrizante de un abismo urbano de ignorancia y abandono'. Perdóneme, pero en el fin de la película la muchacha camina por las calles con sus bebés en los brazos, justo después de enterarse que su padre murió del Sida, pero no antes de dejarla contagiada".

Pero eso pasa por alto o no reconoce la manera que Precious sí triunfa en un sentido. Esto se ve cuando Precious obsequia el pañuelo anaranjado a una muchachita con un ojo morado, también víctima del abuso de su familia, cuya amistad Precious había rechazado anteriormente. Precious encontró el pañuelo desechado, aunque en sus sueños un hada madrina negra se lo había regalado y en la película es omnipresente, un pedazo de alegría y luz en su vida que de otro modo era horrible. Lo entrega a esta muchachita para ayudarle a sobrellevarse la situación. Precious está decidida a seguir adelante, no vuelve a los confines familiares del apartamento oscuro de su madre, no vuelve a lo brutal o lo sangriento como lo hacen tantas mujeres en nuestra sociedad. Emprende la marcha hacia lo desconocido y lo incierto. Cuando la película termina, no cabe duda que su vida será una lucha pero también sabemos que ella no volverá a lo de antes.

Sin embargo es cierto que eso en sí no la llevará a la victoria que esperamos para ella. Y he aquí lo duro del fin de la película, pero es una dureza hecha del mundo actual que la película retrata honestamente. Una cosa que muchas personas nos dijeron en entrevistas o en foros en línea después de ver la película era que ésta mostraba que tomar buenas decisiones te puede sacar de una situación mala. Eso no es cierto y no creemos que ésa sea la lección que hay que sacar de esta historia poderosa.

La reseña de Annie Day toca este punto: "[E]sta situación no es producto de las elecciones equivocadas o la conducta irresponsable de un individuo. Las personas no eligen la sociedad en que nacen. No eligen la estructura de las relaciones sociales tradicionales entre diferentes grupos de personas — relaciones en las que las personas de un género o de una raza, de una nacionalidad, tienen privilegios y se enseñorean con otros. Conocen esas relaciones incluso antes de que empiecen a hablar, de modo eso les parece tan natural como su propia respiración — pero no las escogen. No escogen estar en una situación en donde todo —y todos— se consideran un medio de sacar ganancias y más ganancias para los que tienen el poder y este punto de vista satura y permea a los demás. Todo eso es impuesto sobre ellas y deben encontrar su posición en esto.

"La única opción verdadera que tenemos es si resistir esto, hacer las paces con eso o responder a la degradación reaccionando, humillando o brutalizando a otros. Ya sea luchar contra ser denigrada como 'grasa negra' o tratar de sacar su propia tajada de esa dominación".

La respuesta de Reed a esta elección es clara y equivocada pero se requiere una respuesta radicalmente diferente de todos ellos que quieren ver la realización del potencial "de las muchachas valiosas de todas partes".

Necesitamos una revolución, la revolución más radical de millones de personas que crea un sistema radicalmente diferente. Una revolución total que tiene como objetivo la emancipación de toda la humanidad y poner un fin a una situación en la cual se aplasta a millones de personas, poner un fin a las divisiones de clase, la opresión de pueblos enteros y la supremacía de otros y la subyugación brutal y ubicua de mujeres, literalmente la mitad de la humanidad.

Como parte de luchar por esa revolución e impulsarla, tenemos que forjar hoy una moral radicalmente diferente con nuevos modos de ser y de tratar unos a otros donde en vez de un ideal de imponer la "hombría", exista un ideal de afirmar y expresar la humanidad; una moral de igualdad y respeto entre nacionalidades y culturas diferentes, entre hombres y mujeres; un aprecio y estímulo de las manifestaciones de agravios por lo que significa ser oprimido en el mundo hoy, con tsunamis de denuncias acerca de los dolores y abusos tan ocultos; promover la amistad entre hombres y mujeres, entre niños y niñas sin verse unos a otros como mercancías de obtener o explotar; relaciones sexuales que exploran mutuamente la gama entera de placeres humanos entre iguales totalmente presentes; un espíritu de debate y lucha, curiosidad y aprendizaje, imaginación y resistencia, en un conjunto como parte de verdaderamente forjar un movimiento para la revolución a fin de cambiar todo el mundo de una vez para todas.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

De un lector

La charla Revolución: "Una herramienta valiosa, poco común y enorme"

Un lector nos envió la siguiente carta:

Puedo recordar claramente la primera vez que vi un clip de Revolución: por qué es necesaria, por qué es posible, qué es, una charla filmada de Bob Avakian.

Yo había crecido inmerso en la política y buscaba en serio el cambio. Mis padres eran inmigrantes del tercer mundo. Cuando joven y de visita a su país, estaba horrorizado y desconcertado por la enorme pobreza que confrontaba la gente allí. Mis padres siempre habían hablado de venir a Estados Unidos por nosotros, por mí y por mi hermana, y del tipo de vida que podríamos tener aquí. Así que desde muy joven me llamaban la atención las desigualdades en el mundo pero al mismo tiempo creí fuertemente en el sueño norteamericano. La verdad es que creí que se podría tenerlo todo —una bonita casa, un gran coche, una buena chamba— si uno trabajara duro y si estuvieran en el poder buenos políticos.

Pero luego empecé a dejar de creer tanto en el sueño. A finales de la adolescencia y a los veintitantos, me uní a personas que clamaban por la igualdad racial, sexual y de género. Pero todavía me era muy difícil dejar la idea de que este país le ofrecía oportunidades a la gente. Y mantenía alguna esperanza de que tal vez fuera posible elegir a un presidente o a alguien que marcaría una gran diferencia, que crearía la igualdad de oportunidades. "¿Y qué de Abraham Lincoln?", pensaría yo. "¿No fue él un presidente de ese tipo?"

Esa era la clase de pregunta con que estaba bregando cuando por primera vez empecé a ver el DVD de la charla de Avakian junto con un grupo de amigos que conocí en un evento realizado por Libros Revolución. Mis amigos tenían un gran entusiasmo de compartir el DVD y me decían repetidas veces qué diferencia me marcaría verlo y realmente familiarizarme con la obra de Bob Avakian.

La primera sección del DVD que vimos fue la de "Imagina", donde el presidente expone de verás su visión de cómo podría ser una nueva sociedad. Cuando veo esta sección de la charla ahora, me conmueve su poder. Pero en ese entonces, pensé que Avakian estaba hablando de asistencia médica gratuita y trabajos y escuelas mejores, y me preguntaba: "¿Qué hay de especial en eso?"

"Pues ¿qué opinas?", mis amigos me preguntaron. Podía ver que ver esa parte del DVD les había prendido muchísimo. Uno de ellos dijo que esa sección aún le deja sin palabras, aunque ya la había visto varias veces. Yo podía ver que estaban sedientos de un mundo radicalmente nuevo.

Pero mientras estaba sentado en medio de su emoción y pasión, lo único que me acuerdo haber pensado es: "No agarro la onda".

"¿Quién era ese tipo Bob Avakian y de qué manera era diferente?", me preguntaba. Toda la vida varias personas y políticos me habían estado diciendo que me imaginara otras cosas. Obama hablaba de imaginarse el cambio y uno de los Beatles tenía una canción sobre ello y hasta Intel y Samsung habían pagado millones para anuncios que ponen la palabra "Imagínese" en la pantalla de mi tele. De veras, en serio, no agarraba yo la onda.

"Pero piensa en cómo sería vivir en un mundo realmente diferente", me dijo un amigo. "Un mundo donde se estructure la sociedad para acabar con la opresión y liberar a toda la humanidad".

En ese momento me di cuenta de que por mucho que me esforzara, no lo podía hacer. No podía imaginar en absoluto cómo sería un mundo parecido. Pero los amigos sí podían hacerlo, y yo quería tener la capacidad de hacerlo.

Así que empezamos a ver el DVD desde el principio.

Avakian abre la charla con unas letras de una canción de Bob Dylan —"Venden postales del ahorcado"—, una alusión a los linchamientos horrorosos que ocurrieron por todo el país durante décadas después de la guerra de Secesión y la abolición de la esclavitud. Bueno, yo había tomado suficientes clases de historia como para saber de los linchamientos. Estoy seguro que hasta recibí un diez en el examen en que había una pregunta al respecto. Pero lo que no recalcan en las escuelas en estos días es lo de los postales. Ni el hecho de que los linchamientos, como explicó Avakian, solían convertirse en "días de campo". Los días de campo y fiesta para la gente blanca y los miembros de la American Legion [organización de ex combatientes de guerras estadounidenses] que fueron a ver los linchamientos y comprar recuerdos, postales para luego mostrárselos a sus amigos. Fue morboso.

Fue morboso pensar que yo vivía en un país con semejantes cimientos. Fue morboso pensar en todas las atrocidades que describe Avakian: sean los horrores de la esclavitud y los linchamientos, la eliminación estratégica de la población indígena, o en el mundo en que vivimos hoy, la brutalización de los jóvenes negros y latinos por la policía, muertos a manos de agentes del estado, y donde una mujer sufre agresiones y violación cada segundo de cada día.

Yo sabía que pasaban en el mundo cosas horribles. Había visto la pobreza extrema y experimentado de primera mano la fealdad del racismo. Pero no fue hasta que había mirado el DVD y escuchado a Avakian y cómo éste analiza las cosas paso a paso, horror tras horror, que yo podía verlo todo en su conjunto y entender que no sólo es horrendo el mundo en que hoy vivimos sino que es verdaderamente intolerable y criminal. De ninguna manera iba a remediar nada de eso ningún sueño norteamericano.

Cada dos o tres semanas los amigos y yo nos uníamos para ver más o menos una hora del DVD. Yo también iba a discusiones en Libros Revolución y había empezado a leer Revolución con regularidad. Encontré que hacer todo eso al mismo tiempo me elevó el conocimiento, pero el DVD me era la guía de "lo básico del comunismo", la clase que me explicaba las cosas de forma muy clara y sencilla, pero a la vez daba un análisis muy profundo y abría la puerta a mucha discusión más.

Yo recuerdo haber estado parado en el andén del metro un día cuando un grupo de niños de escuela entró y se sentó en frente de mí. Se estaban riendo y haciendo chistes, y en general se portaban a lo lindo. Escuché las palabras de Avakian resonando al oído mientras yo los observaba. "Nuestra juventud merece un futuro mejor".

Mientras yo los observaba, un sentido de indignación me venía llenando al pensar en el futuro que este sistema y este mundo les darán: ¿Quién de ellos sería detenido y cacheado al volver a casa desde la escuela al día siguiente? ¿Cuál de las chicas tendría que vivir con el peso insoportable de una imagen de sí misma delgadísima, matándose de hambre para sentir que valga? ¿Cuál de estas chicas sería violada? ¿Quién sería linchado, acribillado por la policía? Yo ya no podía seguir mirando sus caras. Tenía que salir del metro.

Una vez que yo me bajó de las vías puestas por este sistema, no tenía ninguna voluntad de subir de nuevo. Pero no se trata solamente de darse cuenta que cosas profundamente horribles están pasando todo el tiempo y por todas partes; cualquier persona que puede soportar un día en esta sociedad sin darse cuenta que estas cosas horribles están pasando se está distanciando del mundo a su alrededor. Para bajarte de las vías de este sistema, tienes que entender concretamente que el mundo no tiene que ser así. No se consigue este entendimiento de manera espontánea ni divina sino a través de un análisis material del mundo y cómo podría ser.

El aspecto más convincente de la charla de Avakian no es la manera que él saca a la luz atrocidades ni la compasión muy sincera que expresa por la gente de todo el mundo, aunque esas dos cosas son importantísimas. Lo que hace que Avakian sobresalga en medio de toda la gente que te exhorta a "imaginar" es que no está simplemente creando una visión en la mente sino está llegándole por medio de una ciencia muy concreta, la ciencia del comunismo.

En lo fundamental, para cambiar este mundo en serio y emancipar a toda la humanidad tenemos que tener otro sistema. Un sistema que no depende de las relaciones de producción explotadoras que subyugan a la gente y reducen las aspiraciones a lo que sería posible. Necesitamos un sistema que no descansan sobre los hombros de los millones de personas en fábricas explotadoras, sobre el lomo del pueblo negro y otras minorías y que no desprecia a la mitad de la población global como un género de alguna manera "inferior". Cuando ves a Avakian explicar cómo el sistema capitalista fomenta y se basa en todas estas formas de opresión, no puedes sino tener furia porque aún no se haya acabado con este sistema. Te das cuenta que este sistema es un fracaso para toda la humanidad.

Pero ver a este DVD te llena con más que furia. Las palabras de Avakian son conmovedoras y estimulantes. Te dejan entrar profundamente en el forcejeo y la visión acerca de qué significaría tener un mundo totalmente diferente, algo que nunca permite este sistema y sus fantasías del sueño norteamericano.

Al seguir viendo el DVD mis amigos y yo, por fin llegamos a la sección "Imagina" y tengo que admitir que en ese momento yo tenía un poco de inquietud. ¿Me iba a llevar todo lo que yo había llegado a entender y a aprender a una reacción distinta en el momento de ver esta sección de nuevo, o solamente regresaré a donde estaba yo antes: Obama, Samsung, Avakian?

Fue completamente diferente. Me parecía que yo estaba mirando algo que nunca había visto antes. Avakian no sólo estaba hablando de asistencia sanitaria o trabajos sino estaba describiendo qué significaría tener relaciones de producción completamente nuevas, una sociedad socialista que trabaje para superar toda la explotación como parte de llegar a una verdadera sociedad comunista sin clases. Él estaba hablando de cambiarlo todo radicalmente: la manera en que las personas se interactuaban entre sí, de darles voz y de alentarlas a contribuir a la manera general en que se gestionen y se organicen las cosas, darle a la gente trabajo en que podía creer en serio y cuyo motivo era el objetivo de elevar el bien común. Estaba hablando de un mundo completamente nuevo con nuevos valores y espíritu, cultura, arte y vida, donde las chicas y los chicos que yo había visto en el metro tendrían un futuro muchísimo mejor.

Al pensar en la primera vez que vi la sección "Imagina", pienso que no le agarró la onda porque la visión del futuro que plantea Avakian está tan lejos del marco de este sistema y sus maneras dominantes de pensar que mi mente no podía asimilarla. Pero al ver y discutir el DVD más y más y al reflexionar yo sobre el mundo a mi alrededor, se me saltó a mi conciencia que este sistema es completamente intolerable e innecesario... y que el mundo que Avakian estaba describiendo también me empezó a tomar cuerpo en la mente y en los hechos.

Así que en ese momento entendí la sed que vi en los ojos de mis amigos la primera vez que vimos el DVD juntos. Porque una vez que se te hayan elevado las aspiraciones, una vez que hayas empezado a darte cuenta de que los horrores de este mundo no representaban la única forma en que tienen que ser las cosas, eso te llena de un inmenso sentido de liberación y deseo para alcanzar esa visión de un mundo nuevo. Pero también entendí que no se puede plasmar ese deseo sin un análisis material de por qué el mundo es como es ahora.

Este DVD es una herramienta valiosa, poco común y enorme. Cada vez que entro en discusiones con personas acerca del mundo y cómo podría ser, no puedo sino desear que todo el mundo pudiera tener la experiencia de mirar esta charla, que todo el mundo pudiera tener ese sentido de liberación y esperanza profunda para un mundo nuevo y mejor. Pero eso no simplemente debe ser un deseo, tiene que ser algo que podemos alcanzar, difundiendo esta charla ampliamente entre las masas a fin de esparcir esta esperanza lo más que se pueda, iniciando discusiones por toda la ciudad y en todo el país acerca de por qué necesitamos una revolución y cómo esta charla empieza a mostrarle a la gente todo lo que eso significa.

Vea la película completa y cortos selectos en
revolutiontalk.net

Vea cortos selectos también en YouTube:
youtube.com/revolutiontalk

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Novedad: 27 de enero de 2010:

Ideas sobre la promoción de la charla REVOLUCIÓN de Bob Avakian en línea

El otro día en la ciudad donde vivo, platicaba con unos amigos sobre el trabajo de promoción de la charla Revolución de Bob Avakian en línea que hemos venido haciendo y aunque sí hemos estado haciendo muchas cosas importantes, me di cuenta de que mis amigos de veras no entendían completamente la concepción de este plan de promoción específico. Todos los materiales que estamos difundiendo (las tarjetas de la charla Revolución, las calcomanías que la gente se lleva, los afiches que colocamos en las tiendas y las hojas con las citas geniales) tienen el propósito de hacer que las personas vean la charla en línea y que ellas mismas la difundan de diversas formas. Si bien es importante que haya promoción en línea en sí (y tengo entendido que se han puesto algunos anuncios en Facebook), estamos trabajando para hacer que se preste mucha atención a la charla en línea, que haya mucha promoción de la charla donde quiera que esté la gente. Queremos que la charla pique el interés y provoque de modo que la gente vaya a verla por su cuenta y que tenga una introducción a Bob Avakian por medio de los materiales y luego principalmente mediante la propia charla. (El editorial del periódico Revolución trata la importancia estratégica global de todo eso, lo que también recomiendo volver a leer.)

Sobre la difusión, un elemento interesante de las redes sociales en línea es el grado a que las personas sí comparten con sus amigos las cosas interesantes que hallan. Las personas vuelven a tweetear las cosas, ponen vídeos en sus páginas de Facebook y charlan unas con otras. Ser un seguidor de la página de la charla Revolución en Facebook es una manera en que la gente puede saber de la revolución de una forma más popular, recibir frecuentes citas de la charla Revolución, actualizaciones sobre la promoción y anuncios de planes nuevos. Recomiendo que se chequee la página (facebook.com/revolutiontalk), que se puede hacer sin tener su propia página. Ahorita la página tiene más de 600 seguidores y se ha iniciado alguna discusión emergente con las personas de distintos puntos de vista que hace poco conocieron a Bob Avakian. Eso es precisamente lo que queremos.

Por las particularidades del plan, decidimos realizar trabajo concentrado para que tenga un impacto visual: de que las personas vean el logotipo por todas partes, que las hojas de citas aparezcan por todas partes y pidamos que las tiendas acepten exhibir el afiche. (Las citas tienen un impacto específico porque en sí constituyen una introducción a Bob Avakian.) Además de volver a las zonas en que ya hemos hecho trabajo de saturación con los materiales, estamos extendiendo el trabajo a otras partes de la ciudad (específicamente, donde existe una escena de artes y música) y a eventos que se realizan durante la semana. (Además, hay varios actos benéficos para Haití que cubrimos con las tarjetas y la declaración sobre Haití de Revolución.)

Quisiera recalcar que la gente puede hacer muchas cosas para difundir la charla en línea: ser seguidores de la página de Facebook, invitar a amigos a ser seguidores, suscribirse al canal de YouTube, poner cortos en sus páginas de Facebook y contribuir dinero para hacerle más promoción (es posible hacerlo en persona o mediante el icono de Paypal en la página de Facebook o el icono de donaciones en revolutiontalk.net). Deberíamos platicar con las personas que acabábamos de conocer en este trabajo y las personas que conocemos que tienen cierta presencia en línea (por ejemplo, buscar en línea todos los estudiantes que uno conoce o encontrarlos en Facebook). Hay muchas personas que no tienen acceso a la red y es importante platicarles sobre su interacción con la charla y otras formas de difundirla (si bien este trabajo tiene que ver con la red, no deberíamos tener una orientación mecánica al respecto y cuantas más personas le entren a la charla, mejor). En la mayoría de los lugares en que hemos hecho trabajo, por lo general los jóvenes tienen páginas de Facebook (aunque solamente accedan a ellas por medio de sus teléfonos celulares).

A manera de conclusión, una corta anécdota: un artista que conozco y yo llevamos un tiempo hablando sobre la obra de Bob Avakian, pero él todavía no la ha chequeado en serio por su cuenta. Cuando lo vi hace poco, me dijo que había estado viendo mucho el nombre de Bob Avakian por donde se mueve. Le interesaba la charla y decía que tenía curiosidad de conocer quién es Bob Avakian y cómo es. Su reacción no solamente se debe al impacto visual de la promoción de la charla sino a que la promoción visual sí ha hecho que fueran más reales Bob Avakian y la revolución con que anda. No se puede sobreestimar la importancia de eso.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Suprema Corte orilla a un paso más cercano a la ejecución a Mumia Abu-Jamal

C. Clark Kissinger

En una orden de tres sentencias no firmada, la Corte Suprema federal ha revocado una decisión del Tercer Circuito de la Corte de Apelaciones que declaró inconstitucional la primera sentencia de muerte contra Mumia Abu-Jamal. El caso ahora ha sido enviado de vuelta al Tercer Circuito "para que lo volviera a ver" a la luz de otra decisión de la Corte Suprema que cambió el precedente establecido que rige la imposición de la pena de muerte.

Esta acción reciente de la Corte Suprema es un suceso que no augura nada bueno en una batalla de 28 años sobre si los gobernantes de este país podrían ejecutar al periodista revolucionario, escritor y ex Pantera Negra, Mumia Abu-Jamal. Los expedientes del FBI muestran que Mumia estaba bajo la vigilancia del gobierno por años. En 1981 él era un combativo periodista negro en la radio en Filadelfia, que trabajaba además como taxista en las noches cuando estuvo presente en un incidente en la calle en el que un policía fue asesinado y Mumia fue baleado y herido gravemente. Desde un principio, las autoridades quitaron todas las trabas a fin de culpar a Mumia del tiroteo y efectuar una ejecución, cometiendo una flagrante violación de los procedimientos legales y fabricación de evidencias.

Mumia fue condenado y sentenciado en un juicio donde casi todos los negros fueron excluidos del jurado, donde a los oficiales de la policía se les permitió "recordar" (tres meses después del hecho) una supuesta confesión de Mumia en voz alta de haber disparado al policía (aunque un reporte escrito de esa noche decía que Mumia no hizo ninguna declaración, un reporte que no vio el jurado) y donde Mumia fue excluido de la sala de la corte durante la mitad de su propio juicio porque insistía en afirmar su derecho a rechazar a un abogado nombrado por la corte y para conducir su propia defensa legal.

En la audiencia para dictar la sentencia del juicio contra Mumia, el fiscal acusador abiertamente hizo de la política de Mumia un factor para alegar que debía ser ejecutado, invocando el hecho que en el contexto de denunciar la naturaleza de los gobernantes de este sistema, Mumia citó la declaración de Mao Tsetung que "el poder político nace del fusil".

En los años desde que condenaron injustamente a Mumia, se ha continuado dando nueva evidencia. Nuevos testigos han descrito al que disparó como una persona diferente, que huyó del lugar de los hechos. Se ha acumulado evidencia de la coacción policial contra testigos del juicio. Fotografías recién aparecidas muestran que no es posible que sea cierta la afirmación de la policía de que Mumia le disparó varias veces al oficial caído.

En los años que sobrevinieron, Mumia terminó su educación universitaria y obtuvo una maestría, es autor de seis libros y continúa publicando una columna semanal, y ha seguido tomando partido con el pueblo y redactando columnas que poner al desnudo el sistema. Ha hecho todo eso desde la celda del pabellón de la muerte donde ha estado confinado las 23 horas al día y bajo restricciones de ver a su familia y a sus abogados solamente en cadenas y grilletes detrás de una ventana de plexiglás.

De más importancia, Mumia nunca se ha retractado de su creencia en la criminalidad del sistema y de la necesidad del cambio revolucionario.

La Corte Supremacista

La Corte Suprema de Estados Unidos es parte del aparato estatal de la clase dominante en este país, es por eso que lo que es constitucional un día puede ser encontrado inconstitucional al día siguiente, como dicten las necesidades de los sectores de mayor peso de la clase dominante.

Por ejemplo, durante los años de las leyes racistas Jim Crow, cuando el pueblo negro en el Sur era explotado bajo las condiciones semejantes a la esclavitud, la Corte Suprema encontró que la norma legal de "separado pero igual" era constitucional. Ese fallo fue revocado en los años 50. No lo hizo por un cambio de la misma Constitución federal ni porque la justicia de la Corte Suprema desarrollara nuevas y más profundas observaciones sobre el significado de la Constitución de Estados Unidos, sino porque "separado pero igual" dejaba de estar, a la vista de la corte, en conformidad con los intereses del imperialismo estadounidense. La segregación estaba siendo desafiada por poderosos movimientos de protesta en Estados Unidos. Y la indignación mundial contra la descarada discriminación racial legalmente consentida en Estados Unidos llegaba a ser un serio obstáculo para que Estados Unidos se mostrara a sí mismo como el paladín de la democracia, con el propósito de sustituir la dominación neo-colonial de las potencias europeas en Asia, África y América Latina y en contienda con los movimientos revolucionarios, particularmente en el tercer mundo. Por eso, en estas circunstancias la corte revocó la norma "separado pero igual" que había sido por décadas un principio constitucional.

Durante los últimos 50 años, la clase dominante de Estados Unidos ha tenido diferentes libertades y necesidades respecto a la pena de muerte. Durante la agitación política de los años 60, la pena de muerte fue percibida amplia (y acertadamente) como un medio violento de mantener oprimidos y suprimidos al pueblo negro, a los latinos, a los pobres y a los disidentes políticos y revolucionarios. En el contexto de los levantamientos sin precedentes en Estados Unidos y la condena internacional contra la pena de muerte que se aplica en Estados Unidos, ésta fue efectivamente suspendida de finales de los años 60 a finales de los 70. Desde entonces, si bien no ha cambiado la realidad de las formas de usar la pena de muerte, se ha vuelto a aplicar con más fuerza. En 1994, el presidente Clinton firmó la Ley de Control de Crímenes Violentos y Aplicación de las Leyes que expandió la pena de muerte federal para que se aplicara a algunos 60 crímenes.

Y ha habido lucha tanto en los movimientos contra la pena de muerte como en algunos debates entre la clase dominante sobre el uso de la pena de muerte.

Cambiar la ley de la pena de muerte para agilizar el proceso de ejecuciones

En el contexto de un movimiento mundial para liberar a Mumia Abu-Jamal y una lucha más amplia contra la pena de muerte en Estados Unidos, las cortes inferiores fallaron que la condena a muerte de Mumia era inconstitucional. La base legal para esta decisión era que las instrucciones del juez al jurado durante la deliberación sobre la sentencia violaron las reglas establecidas por la Suprema Corte en el caso Mills vs. Maryland. La mayoría de los estados que tienen la pena de muerte tienen una prueba de balance por la cual el jurado sopesa las circunstancias atenuantes y agravantes cuando decide si imponer la pena de muerte o no. Para imponer una pena de muerte, se requiere una decisión unánime. El requerimiento del acuerdo unánime en el caso de circunstancias agravantes está de acuerdo con este principio. Pero si una decisión sobre las circunstancias atenuantes también requiriera un acuerdo unánime, eso dejaría que un solo integrante del jurado que estaba a favor de la pena de muerte, bloqueara el acuerdo sobre algunas circunstancias atenuantes y en tal caso, permitiría que las circunstancias agravantes dominaran e impondría de manera obligatoria una sentencia de muerte.

Los jueces dan instrucciones a los miembros del jurado acerca de cómo aplicar la ley. La Corte Suprema decidió en el caso de Mills que "hay una probabilidad substancial de que los miembros razonables del jurado, al recibir las instrucciones del juez en este caso y al tratar de completar el formulario del veredicto de acuerdo a las instrucciones, bien pudieran haber pensado que no pudieran tomar en cuenta ninguna evidencia atenuante a menos que todos los 12 miembros del jurado estuvieran de acuerdo sobre la existencia de una circunstancia atenuante particular". Por eso se anuló la sentencia de muerte de Mills.

Eso fue exactamente lo que pasó en el juicio de Mumia. El formulario que recibieron los miembros del jurado para registrar sus conclusiones fue escrito de una manera que cualquier persona razonable que lo leyera pensaría que tuvieran que tener unanimidad sobre las circunstancias atenuantes. Así que un tribunal federal de distrito anuló la sentencia de muerte de Mumia, una decisión que el Tercer Circuito ratificó, porque el precedente de Mills era una ley federal claramente establecida.

Pero la Corte Suprema ha tomado medidas para revocar esta norma por medio de una decisión en el caso de un neonazi de Ohio llamado Spisak. La sentencia de muerte de Spisak había sido previamente anulada por una violación del precedente de Mills y hace poco la Corte Suprema anuló esa decisión. Esto es un recurso que las fuerzas reaccionarias que quieren eliminar derechos establecidos usan con frecuencia: usan los casos de individuos que no tienen ningún apoyo público (racistas, mafiosos, violadores, etc.) para revocar precedentes establecidos y establecer nuevas herramientas contra el pueblo.

En el caso de Spisak, los fiscales de 19 estados presentaron juntos un memorial amicus curiae a la Corte Suprema que pide el debilitamiento del precedente de Mills a fin de facilitar la imposición de sentencias de muerte. Como es lógico, el fiscal de Pensilvania inició este memorial y citó el caso de Mumia como ejemplo. Luego, la Corte Suprema decidió 6 contra 3 modificar la decisión en el caso de Mills y dejar en pie la sentencia de muerte de Spisak.

Esta decisión tiene implicaciones amplias y ominosas en un sistema en el cual se aplica la pena de muerte para hacer cumplir la opresión racial, política y de clase, y además tiene implicaciones urgentes y peligrosas para Mumia Abu-Jamal.

Hay que defender a Mumia

La situación actual está muy peligrosa para Mumia. Aunque la Corte Suprema no dictaminó explícitamente que el Tribunal del Tercer Distrito se equivocó, anuló la decisión del Tercer Distrito y ordenó que ese tribunal "volviera a ver" el caso de Mumia en vista de su decisión en el caso Spisak. Estrictamente hablando, el argumento ante el Tercer Distrito tendrá que ver si los hechos en el caso de Mumia son diferentes a los del caso de Spisak. Una carta reciente del defensor de Mumia, Robert R Bryan, dice: "Ahora debemos reanudar el litigio en el asunto de la pena de muerte en el tribunal federal inferior. Anteriormente, éste falló que el juez del proceso dio instrucciones equivocadas al jurado y que por eso Mumia tenía derecho a un nuevo proceso con jurado sobre el asunto de la pena de muerte o seguir con vida. Ese asunto sigue siendo válido. Lo que pasó en el caso de Mumia es distinto en los procedimientos y en los hechos a las instrucciones al jurado en el caso de Spisak".

Fuerzas desde Amnistía Internacional hasta el Parlamento Europeo han expresado preocupación por la naturaleza fraudulenta de la condena y sentencia contra Mumia. Sin embargo la Corte Suprema no solamente rechazó la apelación de Mumia para un nuevo juicio sino que también ahora ha revocado principios existentes y ha insinuado abiertamente que el Tercer Distrito debería hallar un nuevo dictamen que permitiría la ejecución de Mumia.

Metieron preso bajo cargos falsos a Mumia debido a sus convicciones revolucionarias. Sería terrible que el gobierno lo ejecute. Todos los que tengan un sentido básico de justicia y todos los que aspiren a un mundo mucho mejor, deberían oponerse y levantar resistencia a que el opresor lleve a cabo la continua persecución y el potencial "asesinato legalizado" de Mumia. Todo esto ocurre en un ambiente más amplio de reacción y la administración de Obama que sigue aprobando la tortura, las entregas de detenidos a otros países y los grandes campos de concentración (como Bagram en Afganistán), que continúa la guerra en Afganistán, que lanza una ocupación descarada de Haití y sigue respetando y defendiendo en los tribunales el desprecio reaccionario por el estado de derecho que la administración de Bush expandió tanto. Un movimiento popular que llegó a muchísimos por toda la sociedad y todo el mundo fue un factor importante que impidió que los gobernantes de este país ejecutaran a Mumia Abu-Jamal en los años 80 y 90. En este momento la gente debería unirse bajo la consigna de libertad para Mumia Abu-Jamal.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Gran esfuerzo por venir:

Difunda la REVOLUCIÓN... en línea

La charla importante de Bob Avakian, Revolución: por qué es necesaria, por qué es posible, qué es, fue puesta en línea en su totalidad hace unos meses, junto con cuatro cortos de tres a cinco minutos en YouTube en inglés y español.

Tener esta charla en línea hace accesible a Avakian a potencialmente millones de personas a quienes no se pudiera llegar de otra manera. Puede posibilitar mucho que Bob Avakian llegue a ser muy conocido a través de toda la sociedad y que la gente llegue a saber de esta revolución. Pero el mero hecho de la accesibilidad de esta charla por sí mismo no impulsa a la gente a verla; existe un grandísimo público potencial a que se debe llegar, que debe enterarse de ella y ser atraído a ella.

Todo este esfuerzo en realidad tiene que crecer de manera exponencial a partir de ahora, y eso es lo que proponemos lanzar durante la semana de del 18 al 25 de enero.

Estamos convocando a una semana de distribuir decenas de miles de afiches, tarjetas de mano y otros materiales como parte de impulsar a la gente a que chequee la charla en línea. Para que esta semana tenga el gran impacto que tiene que tener y que una gran diversidad de personas participe en esto de diferentes maneras, tenemos que empezar ahora a hacer planes concretos y llegarles a la gente con esta visión y propósito, tomar en cuenta sus ideas e integrar su apoyo. La saturación creativa en las calles con el contenido de esta charla tiene que compaginarse con campañas masivas en Facebook, anuncios en línea y reseñas. Todo el mundo puede contribuir, sin importar que uno tenga conocimientos del Internet o no.

Queremos hacer todo a nuestro alcance durante esa semana y luego resumir cómo continuar el esfuerzo.

Ahí está todo, con mucho corazón, entusiasmo, humor y gran seriedad

Éste es del video más radical y liberador que se puede encontrar en línea. En realidad no existe ninguna otra cosa que responda profundamente las tres preguntas en el título, tres de las preguntas más importantes de nuestra época.

Y a través de esta charla, uno tiene la oportunidad de conocer a Bob Avakian, "el revolucionario más radical de Estados Unidos"... su fuerte intolerancia hacia el sufrimiento impuesto sobre las masas populares, su profunda comprensión de la causa de este sufrimiento y lo que se podría hacer con una revolución hecha por esas mismas personas. Él explica un análisis que está oculto, revelando a las personas el funcionamiento secreto que mueve este sistema...y más que eso, explica un método científico de modo que las personas mismas puedan aplicar y entender esto. Explica de qué se trata esta revolución, retando a la gente a salir del mundo en que el sistema nos encierre, desarrollando una nueva concepción radical del socialismo y el comunismo. Y lo hace todo con corazón y humor.

Ahora mismo millones de personas están mirando toda suerte de videos en línea que plantean varias teorías acerca de qué está mal hoy. Algunas son reaccionarias y de plano venenosas; otras llegan a una parte de la verdad o dan información crucial pero carecen del análisis que le permite a la gente llegar al meollo del asunto. Existen movimientos en línea alrededor de muchas de éstas. Aunque es importante darles respuestas específicas, estas líneas señalan un deseo profundo entre millones de personas de tener respuestas y análisis, para mirar "debajo de la cajuela" a la verdad oculta detrás del funcionamiento de este sistema. Por medio de lucha, la verdad concentrada en esta charla Revolución puede penetrar: puede intrigar, iluminar e inspirar.

Hacer visible esta revolución

Al difundir cantidades enormes de materiales, nuestra intención es dar un salto serio, si bien inicial, en el alcance de esta charla. Las personas que quieren que esto pase deberían hacer planes y fijar metas acordes.

Tiene que haber saturación en vecindarios, escuelas secundarias y universidades donde los revolucionarios han tenido una presencia y también incursiones bien planeadas en los vecindarios que frecuentan los artistas, músicos y digerati (los ciberintelectuales). Hay que distribuir tarjetas de mano y afiches en boutiques, disquerías, tiendas de ropa usada y cibercafés.

Todos los diferentes materiales harán uso del poderoso logo de la charla Revolución y este lema:

La REVOLUCIÓN es real. Mírela. Difúndala.
revolutiontalk.net, youtube.com/revolutiontalk

Algunos de estos materiales saldrán en el próximo número del periódico Revolución y se podrán descargar en línea en revcom.us. Ya hay materiales disponibles; se pueden pedir a Libros Revolución-Nueva York.

Junto con tarjetas de mano, se podrá imprimir citas más largas de la charla en papel de tamaño carta con el logo de la charla. Se puede colocar estas citas en universidades, baños públicos, ascensores en residencias estudiantiles y viviendas pública, cafeterías, tableros de anuncios en lavanderías, etcétera. O imagínese un viernes animado por la noche alrededor de las viviendas pública, una universidad o un vecindario de artistas con una gran proyección en un muro con una cita corta y el logo de la charla con la dirección electrónica. Este tipo de exposición pública puede cautivar la imaginación del pueblo y cuanto más la gente escuche lo mismo de fuentes diferentes, más eso despertará su curiosidad y potencialmente provocará polémica.

Alistar a la gente

Hay muchas personas de diferentes capas sociales y con diferentes niveles de unidad, entendimiento y compromiso que potencialmente querrían ayudar enérgicamente a hacer que llegue esta charla a más personas. Tenemos que hablar con ellas y alistar su participación ahora.

Esto debe incluir a personas que hemos conocido durante los últimos meses además de personas que ya habían visto y apreciado esta charla y las obras de Avakian por años. Hay mucha gente que respeta a Avakian y su obra de diferentes maneras, personas que han visto partes de esta charla o la charla entera. Hay personas que trabajan con el Comité ¡Éntrale! para Proteger y Proyectar la Voz de Bob Avakian. Hay estudiantes, tenderos, artistas y profesores que han llevado a cabo trabajo revolucionario de varias maneras. Si usted lo piensa, hay un montón de personas que no necesariamente están trabajando de cerca con los revolucionarios ahora pero que querrían ver que esta charla, y Avakian, tengan un impacto mucho más grande. ¡Hablemos y planifiquemos con ellas!

Todo lo que se hace podrá importar y contribuirá al impacto general y multifacético que esto tiene que tener. Las personas pueden enviar correos electrónicos a sus amigos, poner cosas en su página de Facebook, compartir esto por medio de otras redes sociales en línea, discutirlo en Twitter, llevar un paquete de materiales a su cine, iglesia, escuela; dar materiales a ciertos individuos que conocen que tienen influencia en la sociedad. Pueden tener una fiesta en su casa, presentar la charla a algunos amigos o simplemente hacer sugerencias acerca de las formas en que piensan que es posible difundirla. En todo esto no le queda una talla a todos, y cuantas más formas de actividad diversa haya, mejor.

También tiene una importancia estratégica acumular listas más largas de correos electrónicos (y números de teléfono), y hacer crecer el número de seguidores en Facebook y en Twitter por medio de seguimiento con los contactos también. Quizás solo una minoría de estas personas van a responder inmediatamente o querer participar en el acto, pero las personas están pidiendo que nos mantengamos en contacto. Están enchufadas con la revolución, reciben actualizaciones mientras el mundo cambia, además de ellas mismas.

Un objetivo crítico a realizarse pronto es que haya muchas personas mirando, discutiendo y difundiendo esta charla, junto con los esfuerzos totales y multifacéticos de los revolucionarios, pero que no se romperá con los límites de la manera necesaria sin esa efervescencia y sin que la gente sea impulsada a correr la voz entre otros.

Los esfuerzos de saturación se compaginarán con anuncios en línea y la recaudación de fondos, en línea y entre personas que conoces. Es necesario recaudar entre cinco y diez mil dólares para costear anuncios electrónicos e impresos junto con los materiales promocionales. Se recaudarán muchos de estos fondos en línea, pero será necesario darle seguimiento y lucha consciente y enérgica.

Ojo: la página Facebook representará un destino y un centro de organización mucho mayor. A continuo, pondrá citas de la charla Revolución para provocar debate y discusión a continuo, y estas citas también serán puestas en Twitter para que la gente pueda volver a twitterearlas. Será el centro a que acudir para actualizaciones sobre los avances de la promoción de esta charla, qué impacto estaremos teniendo y qué tipo de repuestas estaremos recibiendo. Y será la forma en que la gente se organizará en las actividades relámpago planeadas en línea, la recaudación de fondos, etc.

Y en serio queremos aprender de otras ideas que la gente tiene, en qué tipos de diarios digitales y foros deberíamos participar en discusiones, el potencial para reproducir cortos de la charla Revolución en la radio y seminarios electrónicos acerca de la charla.

Hay muchas más ideas y mucho más creatividad que hay que aplicar. Y deberíamos aprender de los expertos, publicistas y expertos en medios de mercadotecnia. Esta primera semana iniciará estos esfuerzos importantes para que se vea y se difunda esta charla entre centenares de miles de personas y en el proceso aprenderemos más profundamente qué se necesitará para hacer que ocurra. Pongámonos las pilas para que esto llegue a ser muy conocido: hagamos un esfuerzo total, divirtámonos y aprendamos todo lo que podamos.

Busque en línea las cartas de las y los lectoras/es sobre la difusión del DVD Revolución

Carta de Cleveland: "Él está hablando de la revolución. Eso es lo que queremos"

Vea más cartas en la página "Difundir la revolución y el comunismo" en revcom.us/a/online/taking_rev-es.html

La REVOLUCIÓN es real. Mírela. Difúndala.
revolutiontalk.net, youtube.com/revolutiontalk

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Arresto de videógrafo a instancias de la Sociedad Humanista Ética de Chicago

¡Anulen los cargos!

De un lector...

Los líderes de la Sociedad Humanista Ética de Chicago y el fiscal estatal del condado de Cook siguen con los cargos contra el videógrafo simplemente por videofilmar a la articulista de Revolución, Sunsara Taylor, mientras ésta pronunciaba una declaración en el predio de la Sociedad el 1º de noviembre de 2009. En la declaración, Taylor objetó la vergonzosa retirada, por parte de la Sociedad, de una invitación a que ella hablara. En lugar de hacer lo correcto, el presidente de la Sociedad llamó a la policía, la que con fuerza bruta paró al hombre que documentaba este acto (vea la cobertura anterior en inglés en línea en http://revcom.us/a/182/news_flash-en.html). Hay amplio debate acerca de la naturaleza injusta de los cargos contra el videógrafo pero se necesita mucho más.

El Chicago Reader, un semanario gratuito, acaba de publicar un artículo ("Party Crashers", en inglés en chicagoreader.com), que da a conocer el caso mucho más ampliamente en la ciudad. El Comité Ad Hoc para la Razón y la Anulación de los Cargos ha montado un portal electrónico (dropthecharges.net). El Comité organizó un importante evento el 20 de enero en Evanston, justo al norte de Chicago, con los panelistas Bill Ayers (profesor de educación de la Universidad de Illinois-Chicago), Marc Falkoff (profesor de derecho de la Universidad Northern Illinois y defensor de los presos de Guantánamo) y Sunsara Taylor (que participó vía videoconferencia). Los tres comparten la experiencia de que les han retirado invitaciones a hablar, que se les ha distorsionado y calumniado sus puntos de vista y que han sido objeto de esfuerzos de marginar sus voces. El público de unas 50 personas analizaba la naturaleza y las causas de la "capa de hielo" de censura que vaya cubriendo el país, el papel de los medios, lo que pueden y deben hacer los individuos y fuerzas relativamente pequeñas ante los grandes retos del día, y más. Pronto saldrá la conversación completa en YouTube. Una declaración del videógrafo y un corto sobre la importancia de luchar contra los cargos están en dropthecharges.net.

La batalla entrará a los tribunales el 28 de enero, cuando se presentarán las respuestas a las citaciones que entabló la defensa. Se espera que en esa audiencia, se fije una fecha para el juicio. El Comité está llamando a que la gente inste que retiren los cargos la Sociedad Humanista Ética de Chicago y su organización padre, La Unión Ética Norteamericana (AEU) en Nueva York. Pide que se envíen correos electrónicos a la Sociedad a office@ethicalhuman.org y a la AEU por medio de una forma en línea en http://aeu.org/index.php?case=contact; se agradecerá que se envíen copias a adhoc4reason@gmail.com y a sunsaratour@yahoo.com. El Comité pide que se hagan donaciones a la defensa legal a Scott Frankel, Attorney at Law, 77 West Washington, Suite 1720, Chicago, Illinois 60602.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

¡Alerta para acción de emergencia!

¡Mande mensajes por e-mail al fiscal estatal en Rockford, Illinois!

¡Exija que se anulen los cargos de desacato criminal contra los testigos Shelia y Marissa Brown y que se oiga su testimonio!

¡El gran jurado dejó impunes a los policías acusados del asesinato policíaco de Mark Barmore!

Shelia y Marissa Brown enfrentan cargos en represalia por haber hablado la verdad sobre el asesinato a sangre fría de Mark Anthony Barmore por la policía. A Mark Barmore lo mataron a balazos el 24 de agosto de 2009 en la guardería infantil "Casa de Gracia", en frente de una docena de niños en el sótano de la iglesia donde Shelia y su esposo Melvin son pastores. Shelia y su hija Marissa estuvieron allí, con los niños, observando cuando Mark se entregó voluntariamente a la policía y fue asesinado a sangre fría.

El pastor Melvin Brown mismo ha jugado un papel importante de motivar a la comunidad a oponerse a este ultraje y exigir justicia para Mark Barmore. También ha continuado la lucha contra las tentativas oficiales para encubrir el crimen y aplacar la resistencia de la gente en su contra.

A las 10 de la tarde del 23 de diciembre, el gran jurado declaró que las policías tuvieron justificación al balear y matar Mark Barmore. Tomaron la decisión sin oír el testimonio de los testigos oculares. Se demoró la investigación cuatro meses antes de empezar a oír la evidencia del caso. Las autoridades dos veces cancelaron citas para oír el testimonio de los Brown. Finalmente, de último momento, citaron a los Brown, justo antes de la Navidad, en un momento en que los Brown tenían planes de estar en Misisipí para una visita a su abuela. Cuando los Brown solicitaron un corto aplazamiento de unos pocos días para que pudieran revelar los hechos del caso, después de una demora de cuatro meses, el juez Joseph McGraw rechazó dicha solicitud.

Y a su vez, esto quiso decir que el gran jurado nunca oiría el testimonio de estos testigos oculares, de modo que ¡los dos policías pudieron quedar en libertad!

Ahora, agregando ultraje encima de ultraje, en represalia flagrante contra los Brown por haber dicho la verdad, las autoridades han levantado cargos de desacato contra Marissa y contra Shelia.

Tal como queda en los tribunales, los policías mataron a este joven indefenso en una iglesia, en frente de la esposa y la hija del pastor, más una docena de niños. La corte permitió que los policías salieran impunes y luego levantó cargos contra la esposa y la hija del pastor. El mensaje es: "Podemos matar a gente negra por doquier y a cualquier hora que queramos y no hay nada que nadien puede hacer para pararnos. Y si las personas se atreven a ponerse de pie y a oponer resistencia, podemos perseguirlas también".

¡No podemos permitir que se salgan con la suya con este ataque contra los Brown! ¡Tome acción ahora!

He aquí unas cosas que ustedes pueden hacer:

1. Mande este mensaje a sus listas electrónicas. ¡Dígaselo a todos!

2. ¡Inunde las autoridades con e-mail desde el país entero!

Mande e-mail al fiscal del estado Joseph Bruscato,
jbruscato@co.winnebago.il.us
Exige que se anulen los cargos de desacato y que se oiga el testimonio de Shelia y Marissa Brown sobre el asesinato policíaco de Barmore.

Mande una copia de su carta (y más información y sus ideas) a:
Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, rama de Chicago
a/c Libros Revolución
1103 North Ashland
Chicago, IL 60622
revbookschi@pobox.com

3. Llaman al fiscal del estado a 815-319-4700

Exija que se anulen los cargos de desacato contra Shelia y Marissa Brown y que se oiga su testimonio sobre el asesinato policíaco de Barmore.

4. Asista a las audiencias de la corte, y muestre su apoyo para los Brown.

Pida información al respecto a revbookschi@pobox.com.

5. Lea y disemine la cobertura del periódico Revolución del asesinato policíaco de Mark Anthony Barmore: Rockford, Illinois: Indignación versus aprobación por gran jurado del asesinato policial de Mark Anthony Barmore; Contraataque reaccionario en Rockford, Illinois; Las masas se levantan contra un asesinato policial en Rockford, Illinois

6. ¡Ponga sus comentarios en el Rockford Register Star para contrarrestar las muchas mentiras y mensajes llenos de odio racista! Acceda a www.rrstar.com.

— Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, rama de Chicago
a/c Libros Revolución
1103 North Ashland
Chicago, IL 60622
Periódico Revolución: revcom.us

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar

El levantamiento del pueblo de Irán alcanza nuevas alturas

Recibimos lo siguiente del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar:

18 de enero de 2010. Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar. El 26 de diciembre millones de iraníes de nuevo se tomaron las calles por todo el país para continuar sus luchas contra el régimen islámico tiránico y reaccionario. Desconocieron los consejos de los líderes del "movimiento verde" (la oposición islámica), ciertos intelectuales liberales y los medios de comunicación pro-imperialistas de que se callaran frente a la violencia brutal. Cuando las fuerzas reaccionarias atacaron a los manifestantes, éstos se defendieron e incluso contraatacaron. Por ejemplo, cuando patrullas y camionetas de la policía atropellaron a manifestantes, ese mismo día al menos tres veces la gente quemó los vehículos y atacó las fuerzas represivas.

Esa fecha conmemora el Día de Ashura, un día festivo religioso chiíta con motivo del día cuando, en una pelea con otra facción de creyentes islámicos, murió el tercer imán Hussein, el nieto de Mahoma. Por siglos este día ha sido símbolo de la identidad chiíta y es su día de luto más importante. Después de la revolución iraní, el régimen islámico usó el Día de Ashura cada año para fortalecer la ideología islámica chiíta y afianzar el dominio de las ideas religiosas anticuadas sobre las masas. Ahora los manifestantes han aprovechado los días festivos religiosos y otras ocasiones para tomarse las calles.

Durante la revolución iraní en 1978 también la gente se tomó las calles en el Día de Ashura para protestar contra el régimen del Sha, pero ese día fue presentado como un día de conciliación. El ayatolá Jomeini y otros líderes islámicos pidieran que los manifestantes dieran flores a los soldados del ejército. Estos líderes islámicos pidieron que la gente coreara: "El ejército es nuestro hermano". Por su parte, los comandantes del ejército ordenaron que los soldados se cruzaran de brazos y no reprimieran las manifestaciones. Eso fue una clara señal de que se estaban llevando a cabo negociaciones tras bambalinas entre los líderes islámicos y las potencias imperialistas. Se puede decir que en 1978 el Día de Ashura fue un punto de viraje en el ascenso gradual del régimen islámico al poder.

Sin embargo, este año el Día de Ashura fue muy diferente. Muchos ya no tenían ganas de protestar pacíficamente frente la violencia del estado. El pueblo y la juventud administraron una poderosa dosis de furia a las fuerzas brutales de represión y también mostraron su nítida frustración con el movimiento verde y sus líderes.

El preludio de lo que pasó el Día de Ashura fue la manifestación del Día Nacional de los Estudiantes el 6 de diciembre. Las manifestaciones radicales de los estudiantes sacudieron el sistema entero.

Los gobernantes y los líderes verdes suponían que el Día de Ashura no se saliera de su control porque era un día festivo islámico, pero todos sus pronósticos y expectativas resultaron equivocados. Las amenazas severas y la brutalidad extrema que el régimen usó para disuadir a los manifestantes resultaron contraproducentes y de todos modos los manifestantes salieron a las calles. La camarilla gobernante podía ver por sí misma la seriedad de la oposición popular y ha decidido reprimir aún más al pueblo, tal vez porque no ve ninguna otra salida de esta situación.

Sin embargo la violencia del pueblo asustó a los líderes verdes y otras fuerzas burguesas. Les entró el pánico y reaccionaron precipitadamente. En su mayoría no llegaron a condenar la violencia del régimen contra el pueblo que, según fuentes del régimen, resultó en al menos ocho muertos y muchos más heridos solamente en Teherán y miles detenidos. Su preocupación principal era que el pueblo estaba contraatacando, dirigiendo su fuego contra símbolos del régimen y coreando consignas contra el sistema. "Abajo Jamenei" llegó a ser una de las consignas principales de los manifestantes.

Pocos días después, varios sectores del movimiento verde que se habían horrorizado y alarmado por la lucha popular hicieron declaraciones que en su mayoría buscaban "una salida de la crisis" que dejara intacto el gobierno islámico. El líder verde Mir-Husein Musavi en su 17ª declaración por primera vez reconoció indirectamente al gobierno de Ahmadinejad. Pocos días después cinco "intelectuales islámicos" conocidos como "reformistas" publicaron una declaración que planteaba de nuevo una manera de solucionar la "crisis". Pocos días después de eso, el otro candidato presidencial derrotado y uno de los líderes verdes principales, Medí Karoubi repitió la misma cosa. Luego el ex presidente "reformista" Muhammad Jatami reaccionó a las manifestaciones de ese día atacando a aquellos que coreaban consignas contra el sistema.

Estas reacciones a la manifestación popular el Día de Ashura muestran su ansiedad y miedo ante la auténtica lucha popular y su frustración con la gente que no había seguido las reglas de conducta para la oposición que habían tratado de establecer. Acudieron a toda prisa a rescatar el sistema de donde habían provenido y para el que trabajan para proteger.

El Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar es un servicio de Un Mundo Que Ganar (aworldtowin.org), una revista política y teórica inspirada por la formación del Movimiento Revolucionario Internacionalista, el centro embrionario de los partidos y organizaciones marxista-leninista-maoístas del mundo.

Envíenos sus comentarios.

Revolution #190, 31 de enero de 2010


Current Issue  |   Previous Issues  |   Bob Avakian  |   RCP  |   Topics  |   Contact Us

Del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar

¡Las lecciones de la gran fiesta popular: al pueblo, a las mujeres y a los jóvenes manifestantes de Irán!

Recibimos lo siguiente del Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar:

El Partido Comunista de Irán (Marxista-Leninista-Maoísta) publicó la siguiente declaración el 31 de diciembre de 2009 que analiza las manifestaciones del Día de Ashura (www.sarbedaran.org; Postfach 900211, 51112 Colonia, Alemania; Haghighat@sarbedaran.org).

Millones de ustedes se levantaron de nuevo el 26 de diciembre. Ustedes desafiaron a un régimen despreciable con sus luchas valerosas.

El levantamiento es la fiesta de las masas y ustedes lograron convertir en su contrario un día que se estableció para engañar al pueblo y reforzar la superstición. Por primera vez en la historia de Irán, en vez de las viejas tradiciones y métodos religiosos que emboban y sin la presencia de los clérigos embusteros chupasangres, ustedes transformaron al Día de Ashura en una fiesta de las masas oprimidas contra un sistema religioso reaccionario. Ésa es la primera lección y hazaña de su batalla.

No cabe duda que la sangre derramada del pueblo regará el árbol de la revolución. Que la tristeza y el dolor de perder a camaradas en las batallas en las calles se convierta en una grandísima furia contra todo el sistema gobernante.

Ustedes mostraron que es posible hacer añicos las barreras y los obstáculos uno por uno. Ustedes tomaron la ofensiva y ésa es la segunda lección y hazaña de su lucha. Ustedes correctamente atacaron el corazón del sistema. El mensaje de ustedes era nítido y explícito. Al corear la consigna "¡Abajo Jamenei!", ustedes atacaron la totalidad del sistema criminal y exigieron su derrocamiento. Ustedes mostraron que la cuestión central no es el derecho de votar en las elecciones presidenciales o destituir a Ahmadinejad para poner a Musaví en su lugar. Su levantamiento ha inspirado a los oprimidos del mundo y les ha enorgullecido.

Las luchas de ustedes han mostrado que buscar caminos pacíficos en la lucha con un enemigo acérrimo es una fantasía. Desde hace unos meses todos los medios, sean nacionales o internacionales, en representación de potencias pequeñas y grandes, de la Voz de América a las voces de ex líderes fuera de la estructura del poder como el movimiento verde y las fuerzas nacionalistas religiosas, plantean la no violencia frente a la represión sangrienta. Pero la verdad es que solamente se puede obtener la libertad a la luz del sacrificio intrépido, a la sombra de una ofensiva valiente contra el palacio de opresión e injusticia y al resplandor de una orientación sin tregua frente a la República Islámica de Irán. La historia de la lucha de clases es la historia de batallas sangrientas entre los reaccionarios gobernantes y los oprimidos que trabajan. La lucha de ustedes arrojó de nuevo una luz sobre esa verdad fundamental.

Su lucha contribuyó a la contienda y las confrontaciones dentro del campo del enemigo. En los últimos meses muchos pensaban que era posible agrandar las grietas al interior de las fuerzas de la República Islámica apoyando a una facción en contra de otra, pero la principal razón de estas divisiones entre los dirigentes de este sistema es que los pilares principales del sistema se están viniendo abajo y las facciones diferentes al interior del sistema están buscando una manera de rescatarlo. El sistema ya no es capaz de controlar a ustedes ni el mayor descontento en toda la sociedad. Resultó que su lucha ha sido la única manera de hacer añicos el cuerpo unido y unificado del campo del enemigo. Y ésa es la cuarta lección y hazaña de su lucha.

Los líderes de la camarilla gobernante querían tomar control de su furia quitando a algunos títeres (funcionarios) secundarios como el asesino juez Said Mortazavi [el juez de mala fama supuestamente responsable de haber detenido a los manifestantes presos en la prisión Kahrizak. También se le acusa de estar involucrado en la muerte de Zahra Kazemi, la reportera iraní-canadiense]. Pero ya es muy tarde y hay que sacar a la República Islámica. Ya es hora de que la estructura de poder gobernante sacrifique a figuras más grandes y tal maniobra causará muchísimas tensiones en las relaciones entre sus varios campos. Algunos clérigos ya han empezado a hablar de la conciliación, pero a la vez la facción gobernante ha lanzado una campaña para detener a los asesores y partidarios de Musaví, matando a aquellos que están cercanos a él y bloqueando el discurso de Jatami (Muhammad Jatami, el ex presidente reformista de Irán). [Cada año Jatami da un discurso el Día de Ashura en Jamaran, donde antes vivió Jomeini. Este año la camarilla gobernante no lo permitió. Ataques de fuerzas no uniformadas también han interrumpido y parado muchos de sus discursos].

En los últimos meses el levantamiento revolucionario ha pasado por giros y vueltas. Nuestra lucha ha alcanzado nuevas etapas y batallas serias y agudas se están desarrollando que necesitan preparativos más conscientes.

Por un lado la fase y las metas de las luchas son más claras: no solamente ha quedado más al desnudo la naturaleza temporal del gobierno de Ahmadinejad y compañía sino que se ha puesto en tela de juicio la mera existencia de la República Islámica.

Por otro lado la lucha se ha complicado aún más: los sectores diferentes de las fuerzas políticas burguesas están esforzándose para enfrentarse seriamente a la lucha que se agudiza y las exigencias nítidas y básicas que esta lucha está planteando. Los nacionalistas religiosos están asustados. Piden clemencia porque el pueblo ha coreado consignas contra el asesino Jamenei y desesperadamente quieren regresar a las anteriores fases de la lucha, es decir, destituir a Ahmadinejad o, como ellos dicen, el "gobierno del golpe de estado". Están pidiendo que participe más seriamente el embaucador Rafsanjani [una figura central del régimen que fue el primer presidente de Irán después de la guerra entre Irán e Irak y un oponente de Ahmadinejad]. En la historia de Irán las facciones de la oposición burguesa y los intelectuales descontentos burgueses-liberales siempre se han asustado por el levantamiento radical de las masas y con desprecio cobarde han recurrido a la defensa de los pilares podridos del dominio de la clase reaccionaria.

Cuando el dominio de una camarilla reaccionaria llegue a su fin, todos los defensores del viejo sistema a los niveles nacional e internacional tratan de salvar la estructura principal del sistema, en otras palabras, proteger la maquinaria estatal de represión contra el alcance de la lucha popular y darle un nuevo disfraz.

No basta prepararnos para resistir la represión del régimen. De más importancia, no debemos dejar que vendan y traicionen los objetivos y las metas de nuestra lucha y que una vez más se remiende uno de los regimenes más reaccionarios de la región ni dejar que otro régimen de la misma calaña llegue al poder y gobierne a los oprimidos y explotados más eficazmente.

La cuestión más importante ante la revolución y la lucha revolucionaria es tomar el poder político: cómo hacer añicos el viejo poder estatal y reemplazarlo con uno nuevo basado en la consecución de las necesidades básicas de las mayorías. Lo mínimo que se necesita es eliminar las tiendas religiosas, separar el estado y la religión, asegurar la libertad de opinión, de pensamiento y expresión, y de comunidad, la abolición de la discriminación formal e informal contra las mujeres y otros ciudadanos [según el género, la fe o la nacionalidad] y la defensa de los derechos de los obreros y trabajadores en las ciudades y en el campo. Sólo se puede asegurar la continuación de la lucha hasta el fin y la victoria final si el pueblo toma más conciencia de la naturaleza y las características de este nuevo poder estatal. Las calles no sólo deben ser el campo de batalla contra el opresor sino también un lugar para discusiones esenciales. Así será posible organizarse para conseguir transformaciones sociales profundas y trazar un nuevo camino para el futuro.

Cuanto más que el régimen resista la voluntad y las exigencias del pueblo, más dará origen a nuevos frentes de lucha y a la vez aumentarán las responsabilidades de los revolucionarios y los comunistas. Más que nunca el pueblo necesita la conciencia y organización revolucionaria de los comunistas. Sin conciencia, organización y una visión clara, no será posible alcanzar ninguna victoria estable.

¡Que viva la memoria de los mártires del reciente levantamiento revolucionario! ¡Que viva la valentía del pueblo! ¡Que muera la República Islámica! ¡Que viva la revolución!

El Servicio Noticioso Un Mundo Que Ganar es un servicio de Un Mundo Que Ganar (aworldtowin.org), una revista política y teórica inspirada por la formación del Movimiento Revolucionario Internacionalista, el centro embrionario de los partidos y organizaciones marxista-leninista-maoístas del mundo.

Envíenos sus comentarios.