Bob Avakian (BA) — La Biografía Oficial

Primera parte: SUS EXPERIENCIAS FORMATIVAS, LAS COYUNTURAS CRÍTICAS, SU DIRECCIÓN DECISIVA

CRECIENDO EN BERKELEY

Bob Avakian nació en Washington, D.C., y creció en Berkeley, California. Su padre, Spurgeon “Sparky” Avakian, hijo de inmigrantes armenios, era un abogado y después un juez del condado de Alameda en Oakland, California, y miembro del Consejo Escolar de Berkeley. Su madre, Ruth, era maestra.

En su autobiografía, From Ike to Mao and Beyond: My Journey from Mainstream America to Revolutionary Communist, BA cuenta que de joven, se apasionaba por la música, el deporte, la poesía y la literatura, lo que se entrecruzaba con sus experiencias de crecer durante las décadas de los 1950 y 1960 en Berkeley, una ciudad universitaria con una población racial diversa, que llegó a ser un centro de efervescencia intelectual, cultural y política con un fuerte impacto sobre el país entero. Al crecer y asistir a la escuela con amigos negros, y al cantar en grupos de música doo-wop y jugar deportes, Avakian conoció de cerca y a pecho la segregación y el racismo imperantes en la sociedad y las formas en que eso afectaba a sus amigos negros. De joven, Avakian llegó a odiar el racismo y no soportaba ninguna tolerancia hacia los blancos que eran racistas o que no se oponían firmemente al racismo. Era mariscal de campo del equipo de fútbol americano de su escuela secundaria, Berkeley High. En sus memorias, relata la experiencia de viajar muy noche en el autobús después de un partido:

memoir-front.jpg

 

El forro de la autobiografía de BA.   

De ida y de regreso yo me senté con unos amigos negros del equipo y nos metimos en una conversación muy profunda sobre por qué hay tanto racismo en este país, por qué hay tanto prejuicio, de dónde viene, si se podrá cambiar y cómo cambiarlo. Ellos hablaban y yo escuchaba. Lo recuerdo muy profundamente; en esa hora aprendí más de lo que aprendí en muchas horas de clase, inclusive de los mejores maestros.

Su pasión temprana por el deporte en general, pero especialmente el baloncesto, pudo haber llevado su vida por un rumbo completamente diferente. Como explica en sus memorias:

Siempre he pensado que si no me había convertido en comunista, quizás hubiera sido entrenador de baloncesto de secundaria — pero sentía que mi vida debería tratarse de algo más que el deporte, por más que aún me entusiasmaba por eso. Sentía que estaban pasando tantas cosas grandes en el mundo, que yo quería hacer algo con mi vida que tendría sentido, o, para usar la frase de la época, que sería relevante y no sería sólo una pasión personal para mí.

Incluso en la secundaria, de la mano con su pasión por el deporte, BA sentía una atracción por el descubrimiento y la exploración intelectuales. En sus memorias habla de una parte del proceso que condujo a que dejara de creer en la existencia de dios:

Pero estudiar filosofía, historia y literatura, todo ese fermento intelectual, me llevó a ver desde distintos ángulos que la religión y la idea de dios son invenciones humanas. Distintas culturas tenían distintas ideas de dios que se contradecían y estaban en conflicto. Estudiamos mitología griega con la señora Bentley y era claro que distintos grupos en distintas edades tenían distintos dioses, y que unos pasaban de moda y ya no eran venerados…. En cuanto a mis amigos, hoy se dice que los negros son intrínsecamente religiosos, lo que me enfurece porque es mentira; es algo que condiciona la sociedad. Muchos amigos negros y otras personas que tuvieron un impacto en mí más tarde, como los Panteras, pasaron por lo mismo y reconocían que las ideas e instituciones religiosas son invenciones humanas, y no muy buenas. Algunos amigos seguían creyendo en dios, pero muchos pasaron por una experiencia emancipadora similar a la mía y abandonaron la religión.

BA entró en la Universidad de California-Berkeley en el otoño de 1961, con la intención de explorar una amplia gama de intereses académicos y presentarse a una prueba para el equipo de fútbol americano de primer año, pero ese plan se truncó por una enfermedad que le puso la vida en peligro y requirió muchos meses de hospitalización y años de tratamiento intensivo.

SU VIDA POLÍTICA TEMPRANA

Mientras aún se recuperaba de su enfermedad y empezaba a recuperar sus fuerzas, BA resumió sus estudios en la UC-Berkeley. Su entrada a la vida universitaria coincidió con un punto importante en la historia estadounidense en que Berkeley abría camino para romper con el conservadurismo de los años 1950, al estallar la protesta social estudiantil y sus desafíos intelectuales al estatus quo — expresados más notablemente a comienzos de los años 1960 por el Movimiento pro Libertad de Expresión. Este movimiento desafió la prohibición universitaria de organizar en el plantel en torno a temas de fuera del plantel, en particular las protestas estudiantiles contra la discriminación racial en el empleo la que practicaban los negocios locales. Avakian llegó a participar activamente en el Movimiento pro Libertad de Expresión desde sus etapas iniciales en septiembre de 1964. Fue uno de los 800 detenidos en el plantón de masas en el edificio de rectoría del campus, que fue el punto de viraje decisivo para el Movimiento pro Libertad de Expresión para ganar sus demandas.

Esos eran tiempos cuando la gente por todo Estados Unidos se despertaba, desafiaba “las cosas como son” en todos los aspectos de la sociedad estadounidense, se oponía a la cultura, las instituciones y el dominio político del sistema — y BA estaba en medio de todo esto como estratega y organizador, escritor y orador, y él tomaba posición en persona en las primeras filas de la resistencia contra los crímenes del imperialismo estadounidense.

Participó, desde los principios, en el Comité del Día de Vietnam, que organizó algunos de los primeros talleres y manifestaciones contra la guerra de Vietnam en Estados Unidos, a partir de 1965.

En 1967 BA fue uno de los creadores y organizadores de la Semana Parar la Conscripción Militar, que tenía como objetivo elevar el nivel de resistencia a la guerra de Vietnam organizando plantones para cerrar el Centro de Reclutamiento del Ejército en Oakland, California. Esto llevó a un asalto policial masivo y brutal contra los manifestantes, lo que dio origen a una lucha en las calles cuando los manifestantes se defendieron contra los repetidos ataques de la policía.

Avakian trabajó como investigador y articulista de la revista Ramparts, contribuyendo muchos artículos en contra de la guerra de Vietnam y el racismo y en apoyo del poder negro. BA tuvo un papel instrumental en hacer los arreglos para el artículo en Ramparts sobre Donald Duncan, un sargento en el ejército de Estados Unidos, que fue uno de los primeros soldados estadounidenses que se volvieran en contra de la guerra de Vietnam y la denunciaran públicamente. En los años siguientes, BA seguía llevando a cabo debate y lucha para convencer a los soldados y veteranos de las fuerzas armadas estadounidenses para que salieran en oposición a la guerra de Vietnam y al hacerlo, generar apoyo para ellos.

A fines de los años 1960, emergió del movimiento por los derechos civiles una lucha más radical para la Liberación Negra. BA comenzó a trabajar de cerca con el Partido Pantera Negra de Autodefensa (que más tarde se convirtió en el Partido Pantera Negra), desde el momento en que constaba de Huey Newton, Bobby Seale, Eldridge Cleaver, Bobby Hutton y un pequeño número de otros. A partir de la última parte de 1967, BA trabajó incansablemente para organizar la defensa y apoyo político a Huey Newton, el que fue detenido y acusado de homicidio como consecuencia de un tiroteo en Oakland, en el que Newton resultó herido y un policía muerto.

Hacia el final de 1967, unas personas en California —indignadas por la guerra de Vietnam y la política exterior de Estados Unidos en general, así como las viles desigualdades en la propia sociedad estadounidense— lanzaron una campaña petitoria para poner al Partido Paz y Libertad en la boleta para las elecciones de 1968, como una alternativa radical a los partidos Demócrata y Republicano. Ante la insistencia de Eldridge Cleaver, BA se unió a esas actividades — yendo en una gira a través de California (junto con miembros de la San Francisco Mime Troupe [Compañía de Mimos de San Francisco] y el naciente conjunto Santana) que desempeñaron un papel importante en la movilización del necesario número de personas para conseguir que el Partido Paz y Libertad estuviera en la boleta electoral. Durante el transcurso de esta gira, BA fue arrestado dos veces: una vez como consecuencia de una protesta espontánea contra el ROTC [Cuerpo de Adiestramiento de Oficiales de Reserva] en una escuela secundaria en Los Ángeles; y otra vez cuando se unió a una manifestación contra la guerra en la Universidad Estatal de San José, que fue atacada violentamente por la policía. BA tuvo un papel instrumental para convencer al Partido Paz y Libertad a que se alineara con el Partido Pantera Negra y asumiera la defensa de Huey Newton. En el verano de 1968, el Partido Paz y Libertad ya se había desarrollado como un partido a nivel nacional, y BA jugaba un papel importante en el exitoso trabajo para lograr el nombramiento de Eldridge Cleaver como candidato presidencial.

LA TRAYECTORIA PARA HACERSE COMUNISTA — Y LÍDER COMUNISTA

A finales de 1967, BA se había mudado a Richmond, California, con el fin de llevar la política revolucionaria —que incluía, como una parte clave de eso, la lucha contra el racismo y el apoyo para el Partido Pantera Negra— a los blancos pobres y otros pobres en esa ciudad, sin dejar de estar activo en contra de la guerra de Vietnam, trabajando con el movimiento estudiantil y en la comunidad.

Fue durante ese período que BA y otros empezaron a estudiar de forma más sistemática algunas obras base del marxismo, así como los escritos de Mao, como parte de explorar y discutir un marco teórico para sus inclinaciones revolucionarias nacientes. Este estudio, junto con los debates y la efervescencia de aquellos tiempos, lo llevó a considerar el marxismo como el marco teórico que sintetizaba más científicamente un entendimiento de las bases subyacentes dinámicas del sistema capitalista-imperialista y por qué continuamente engendra la explotación y la opresión en muchas formas.

En 1968, Avakian desempeñó un papel central en juntar varios colectivos revolucionarios para formar la Unión Revolucionaria del Área de la Bahía, con la concepción de que ésta sería una de muchas organizaciones (tales como el Partido Pantera Negra así como otras organizaciones y colectivos) que en cierto punto forjaran la unidad ideológica y política como base para un nuevo partido comunista multinacional.

En el verano de 1970, BA fue parte de un grupo de miembros dirigentes de la Unión Revolucionaria del Área de la Bahía que viajaron desde su base fundadora en el Área de la Bahía de San Francisco por todo Estados Unidos para hacer conexiones y realizar investigaciones, discusión y lucha con colectivos por todo el país. Mediante ese proceso, en que Avakian tuvo un papel decisivo, en 1970 la Unión Revolucionaria del Área de la Bahía llegó a ser una organización nacional y se cambió de nombre a la Unión Revolucionaria (UR). BA fue elegido como miembro del Comité Central de la UR nacional e iba cobrando reconocimiento como su miembro líder.

Al empezar la década del 1970, varios colectivos y organizaciones revolucionarios continuaron desarrollando sus posiciones sobre cuestiones importantes relacionadas con la revolución y el comunismo, tales como: Si uno está a favor de la revolución, ¿qué son los objetivos de esa revolución? ¿Cómo hacer esa revolución? ¿Qué tipo de dirección hace falta? ¿Qué debe ser su programa? ¿Qué fuerzas se deben movilizar y unir para la revolución?

Durante los años 1968-1974, BA escribió gran parte de los Red Papers 1-7 (Cuadernos Rojos), la revista de la Unión Revolucionaria, incluidos importantes artículos teóricos y polémicas en Red Papers 4, 5 y 6. Mediante sus escritos en Red Papers, Avakian empezó a desarrollar un método y enfoque científico para explorar diversas cuestiones críticas relacionadas con el resumen de la experiencia del movimiento comunista mundial así como sobre las grandes y controvertidas cuestiones ideológicas y políticas del momento, en muchas dimensiones diferentes, por ejemplo, la cuestión fundamental de la naturaleza de la Unión Soviética, de si ésta seguía siendo un país socialista o si (como sostenía Avakian) era correcto el análisis de Mao Tsetung de que se había restaurado el capitalismo ahí. Avakian siguió prestando atención a los problemas prácticos y teóricos de desarraigar la opresión del pueblo negro en Estados Unidos y la relación crucial de eso con la estrategia general para la revolución. Como más adelante declaró:

En este país nunca habrá un movimiento revolucionario si no desencadena y expresa plenamente el deseo sentido muy profundamente de liberarse de estos largos siglos de opresión [del pueblo negro], un deseo que a veces se expresa abiertamente, a veces parcialmente y a veces de una manera incorrecta. En este país nunca habrá una revolución, y nunca debe haberla, sin que eso sea uno de los elementos fundamentales.

Durante este mismo período, Avakian participó activamente en movilizar apoyo para los trabajadores petroleros huelguistas en Richmond y en la creación de vínculos entre los trabajadores en huelga y los movimientos de los estudiantes, como las huelgas estudiantiles del “tercer mundo” en los campus de la Universidad Estatal de San Francisco y la Universidad de California en Berkeley. Durante esta huelga, BA fue detenido como resultado de un enfrentamiento con los “guaruras” de la compañía que atacaron a los piquetes de los trabajadores y estaban tratando de romper la huelga.

BA encabezó a la UR en sus actividades en torno de la lucha en Berkeley por el People’s Park [Parque del Pueblo] y participó en una serie de manifestaciones relacionadas con la resistencia a la imposición de la ley marcial virtual en la ciudad de Berkeley, en el contexto de esta lucha.

BA seguía participando en el movimiento contra la guerra de Vietnam y en apoyo a la liberación de los negros, los chicanos y otras nacionalidades oprimidas. Habló en un mitin de miles de personas en San Francisco, patrocinado por el Partido Pantera Negra, el Primero de Mayo de 1969. Más tarde ese mismo año —un año en el que la policía mató a Fred Hampton, el jefe del Partido Pantera Negra en Chicago, y emprendió ataques masivos contra el Partido Pantera Negra y sus oficinas en varias ciudades— BA tuvo un papel clave en la organización de un equipo de personas para unirse con otros para defender y ayudar a impedir un ataque a la oficina nacional del Partido Pantera Negra.

BA jugó un papel activo en las convenciones nacionales del grupo SDS (Estudiantes por una Sociedad Democrática) en la primavera y verano de 1969, exponiendo la posición de la UR sobre la revolución y el rol de los estudiantes y los jóvenes y defendiendo las luchas del pueblo negro, los chicanos y otros pueblos oprimidos en Estados Unidos — llevando una aguda lucha con los representantes de varias tendencias oportunistas.

Como uno de los principales líderes de la UR, BA jugó un papel clave en la reactivación de la celebración del Día Internacional de la Mujer (DIM) como un día festivo revolucionario en Estados Unidos. Durante el transcurso de los años 1970, BA fue un orador importante en los mítines y manifestaciones del DIM en muchas ciudades. En sus memorias, BA habla de las diversas influencias de ese tiempo que lo llevaron a entender más profundamente la relación esencial entre la opresión de las mujeres y la revolución:

Creo que lo más esencial era una conciencia comunista sobre la opresión de la mujer y el papel fundamental que ésta ejercía en el desarrollo de las divisiones de clase y de la sociedad opresiva en general, por un lado; y, por otro lado, el papel fundamental que su eliminación y la plena emancipación de la mujer desempeñarían en la lucha general por poner fin a toda forma de opresión y por establecer una sociedad, y un mundo, sin divisiones de clases ni relaciones opresivas.

Cuando se dio una escisión en la Unión Revolucionaria, debido a que algunos de sus miembros en el Área de la Bahía adoptaron una línea de poses y actos infantiles, lo que habría llevado a la destrucción de la UR y a un serio revés para el movimiento revolucionario, BA dirigió la lucha contra eso y movilizó a la mayoría de la UR al lado de la línea fundamentalmente correcta de abordar la revolución de una manera seria y científica, con la orientación de que la revolución comunista que se necesita para tomar el poder y construir una nueva sociedad no debe ser el acto de un pequeño número de radicales divorciados de las masas populares, sino que en última instancia, debe contar con la participación de millones de personas a fin de tener una posibilidad de derrotar a la fuerza represiva del sistema existente y su poder estatal.

Durante ese período, el Primero de Mayo, que se ha celebrado históricamente a nivel internacional como un día festivo revolucionario, fue reactivado en Estados Unidos por la Unión Revolucionaria bajo la dirección de BA, y BA habló en varios mítines del Primero de Mayo en varias ciudades de Estados Unidos en el transcurso de los años 1970.

En el otoño de 1971, BA encabezó una delegación a la China en ese entonces socialista, donde obtuvo una comprensión más profunda de los logros en la construcción del socialismo ahí y cómo eran el carácter y los objetivos de la Revolución Cultural de China y participó en discusiones sobre el movimiento comunista histórico e internacional.

ba-1969.jpg

 

Captura de pantalla del vídeo de un discurso de Bob Avakian ante una concentración de miles de personas en San Francisco, patrocinada por el Partido Pantera Negra, Primero de Mayo de 1969.   

BA volvió a China en la última parte de 1974, cuando la Revolución Cultural se intensificaba, en lo que se convirtió en la última gran batalla de Mao y de aquellos que estaban luchando por la línea revolucionaria representada por Mao, contra los revisionistas al interior del Partido Comunista de China — unos comunistas de nombre que, de hecho, obraban para restaurar el capitalismo en China e iban cobrando fuerza al interior del Partido, y quienes finalmente lograron tomar el poder y reprimir brutalmente a las fuerzas revolucionarias después de la muerte de Mao en 1976. Durante esa visita de 1974 a China, BA participó en animados debates y lucha con varios representantes del Partido Comunista de China sobre la continuación de la revolución en la sociedad socialista y la relación entre eso y el papel internacional y las responsabilidades revolucionarias de un estado socialista como China.

LA LUCHA PARA CONSTRUIR EL PARTIDO COMUNISTA REVOLUCIONARIO, ESTADOS UNIDOS

En la primera mitad de la década del 1970, se llevó a cabo un proceso prolongado de debate teórico y lucha ideológica entre las fuerzas que habían surgido mediante el auge de luchas de los años 1960 y que bregaban con la cuestión de cómo hacer avanzar el impulso revolucionario de esos años y de darle una continua expresión organizada. Se libró un debate teórico, a veces acalorado, sobre las cuestiones críticas de qué tipo de revolución se necesita, cuestiones de estrategia revolucionaria y, en muy estrecha relación con esos temas, la cuestión de lo que constituye la dirección revolucionaria. Durante este período de intenso y complejo debate teórico y lucha ideológica, Avakian desempeñó un papel clave en el desarrollo de un nuevo partido comunista en Estados Unidos.

Dirigió una lucha al interior de la Unión Revolucionaria —la que también implicó una escisión entre la UR por un lado, y por el otro el Congreso de Trabajadores Negros y la Organización de Trabajadores Revolucionarios Puertorriqueños (anteriormente el Partido Young Lords)— sobre la base política y teórica del nuevo partido revolucionario que hacía falta formar. La escisión se centró en si este nuevo partido debía basarse en lo que equivalía a un nacionalismo y un dogmatismo asfixiante o si, como Avakian insistía, debía basarse en el internacionalismo y una orientación y aplicación de un comunismo científico vivo. Esta lucha condujo a una profundización de los fundamentos científicos de la UR en general, pero también como aspecto secundario la acompañó el desarrollo de tendencias en la UR hacia el economismo —a reducir el trabajo de los comunistas a ser meramente los mejores luchadores por la lucha económica cotidiana de los trabajadores, en vez de ser los representantes de los intereses revolucionarios fundamentales del proletariado, en la lucha por el fin de toda explotación y opresión en todo el mundo.

BA estuvo de gira nacional de discursos en 1974 para contribuir a fortalecer la base para la formación del nuevo partido comunista revolucionario que la Unión Revolucionaria estaba trabajando para crear.

En 1975, se formó el Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos (PCR, Estados Unidos). En el congreso de formación, Bob Avakian fue elegido como presidente de su organismo dirigente, el Comité Central del Partido. Sigue en esa posición hasta la fecha.

El papel de Avakian como un líder revolucionario no pasó desapercibido por las autoridades. A principios de la década de los 1970, un alto funcionario del FBI declaró a sus subalternos que, “Este es el tipo de extremista a que quiero perseguir DURO y con innovación”. De hecho, los archivos de vigilancia del FBI de 1975 detallan, minuto por minuto, los movimientos de Avakian y sus socios, e incluyen croquis de su residencia.

LA RESTAURACIÓN DEL CAPITALISMO EN CHINA

En 1976, poco después de la muerte de Mao, su círculo más cercano (conocido como la “Banda de los Cuatro”) fue arrestado y denunciado por aquellos en el Partido Comunista de China, encabezado luego por Deng Xiaoping, quienes estaban decididos a conducir a China por un camino contrarrevolucionario — el camino al capitalismo. De hecho, esto fue una gran encrucijada en el movimiento comunista revolucionario y presentó un reto histórico a los revolucionarios del mundo quienes se habían inspirado por Mao y la China socialista. Entre los partidos y fuerzas comunistas por todo el mundo, surgieron unos análisis profundamente diferentes sobre lo que había sucedido en China.

En el PCR, EU, surgieron diferentes posiciones al interior de la dirección del PCR sobre lo que representaba el derrocamiento de la “Banda de los Cuatro” y el ascenso al poder del grupo encabezado por Deng Xiaoping.

BA reconoció, al analizar las cosas en perspectiva, que ese momento era un punto de viraje importante, no sólo para el PCR sino para el movimiento comunista internacional. Se sentía impelido a desarrollar un enfoque y método para estudiar y analizar sistemática y científicamente estos acontecimientos críticos en China y su impacto e importancia histórico-mundial a nivel internacional — un proceso que se llevó a cabo en el transcurso de un año.

Al mismo tiempo, él estaba desarrollando medios basados en principios para lidiar con la resistencia y el sabotaje organizativo de aquellos al interior del PCR que maniobraban para socavar este enfoque y manipular mediante facciones para juntar apoyo para su posición a favor del golpe de estado revisionista en China y para luchar por una línea economista/revisionista al interior del propio PCR.

La contienda llegó a un punto álgido durante una reunión del Comité Central del PCR, donde una mayoría de la dirección, encabezada por Avakian, llegó a la conclusión de que lo que había ocurrido en China fue un golpe de estado que había derrocado al socialismo y que emprendía el proceso de desatar el capitalismo ahí. Esto suscitó una gran escisión en el PCR, en que abandonó el Partido una minoría importante de los miembros quienes apoyaban a los nuevos dirigentes de China, y en poco tiempo abandonaron toda pretensión de ser comunistas y de trabajar para la revolución.

LOS ATAQUES GUBERNAMENTALES CONTRA BA; EL EXILIO

En enero de 1979, se hizo una manifestación en Washington, D.C., con motivo de la visita del líder chino Deng Xiaoping a Estados Unidos para reunirse con el entonces presidente estadounidense Jimmy Carter. Deng Xiaoping era el líder del proceso de derrocar el socialismo y restaurar el capitalismo en China. El PCR organizó una manifestación en Washington, D.C., en oposición a esta situación, para denunciar y desenmascarar lo que representaban Deng Xiaoping y su encuentro con Carter. Esta manifestación fue brutalmente atacada por la policía, la que hirió gravemente a algunos de los 500 manifestantes y arrestó a decenas de personas, incluido BA. Las autoridades de Washington, D.C. terminaron por acusar a BA y una docena de otros de múltiples delitos graves, que conllevaban una condena máxima de 241 años de cárcel.

ba-speaking-tour-1979.jpg

 

Bob Avakian durante la gira de discursos en 1979.   

En respuesta, el PCR movilizó a cientos de simpatizantes para acudir a Washington, D.C. y organizó apoyo político en todo el país para aquellos que llegaron a ser conocidos como los Acusados Mao Tsetung. En relación con esto, BA emprendió una gira de discursos, que se conectó con miles de personas — dando discursos en varias ciudades importantes de Estados Unidos.

Debido al apoyo político que se movilizó y al trabajo del equipo legal que representó a los Acusados Mao Tsetung, se anularon temporalmente los cargos en contra de BA y los otros Acusados Mao Tsetung, aunque quedó en claro que el gobierno pudiera obrar y muy posiblemente obrara para volver a presentar esos cargos. Al mismo tiempo, en relación con la presentación de BA en Los Ángeles, como parte de la gira nacional de discursos, salió un artículo en el Los Angeles Times que tergiversaba las cosas a fin de dar la impresión de que BA había amenazado al presidente de Estados Unidos. A pesar de que el Los Angeles Times fue obligado a publicar una retractación parcial, los agentes del Servicio Secreto acudieron a la residencia de BA e intentaron “interrogarle” acerca de esta supuesta amenaza al presidente Carter.

En 1980 el PCR enfrentó muchos arrestos y otras formas de represión. En Los Ángeles, fue asesinado Damián García, que fue estrechamente asociado con el PCR y fue conocido por haber izado una bandera roja desde lo alto de El Álamo unas semanas antes como parte de impulsar las manifestaciones convocadas por el PCR para el Primero de Mayo de 1980. Durante ese mismo período, se aumentaron los reportes de amenazas de muerte contra Avakian desde varios lados.

Al percatarse del desarrollo de un patrón de represión dirigida contra BA —y al verlo a la luz de la experiencia histórica de la forma en que la clase dominante estadounidense y su estado han lidiado con los revolucionarios (como los asesinatos políticos de revolucionarios como Malcolm X and Fred Hampton, un líder del Partido Pantera Negra) y incluso con los disidentes que representan una oposición seria—, se tomó la decisión de que BA debiera salir de Estados Unidos con el fin de desbaratar lo que claramente eran unos crecientes intentos de los de arriba de montar acciones en su contra. En 1981, BA solicitó el estatus de refugiado político en Francia. Durante ese período, de hecho, el gobierno volvió a presentar los cargos contra los Acusados Mao Tsetung, incluido a BA. Francia rechazó la solicitud de BA para el estatus de refugiado político — esta solicitud había constituido una clara situación bochornosa no sólo para los imperialistas estadounidenses y su posición como la mayor democracia del mundo y el “líder del mundo libre”, sino también para las autoridades francesas y de la ONU, que actúan como si no hubiera y no pudiera haber represión política en un país como Estados Unidos.

Fue solamente mediante una continua campaña de juntar apoyo político, con la lucha en el ámbito legal, que se pudo obtener una resolución exitosa en el caso de los Acusados Mao Tsetung, y ningún acusado tuvo que cumplir una condena en la cárcel y se retiraron los cargos contra BA.

BOB AVAKIAN SIGUE DANDO DIRECCIÓN

En el transcurso de las décadas desde ese entonces, a pesar de las dificultades de su situación, y sin importar sus circunstancias particulares, BA ha seguido dándole dirección crucial al PCR, como su Presidente, y ha seguido librando una lucha para que no sólo el PCR, sino el movimiento comunista internacional en su conjunto, se basaran firmemente en un método y enfoque científico sistemático respecto a las muchas dimensiones cruciales de la lucha por transformar radicalmente al mundo hacia el objetivo del comunismo. En el ámbito teórico, ha continuado haciendo adelantos y profundizando y desarrollando más la nueva síntesis del comunismo.

La amplitud y profundidad de esta dirección revolucionaria son muy complejas y matizadas, y se implementa en varios niveles. Avakian trata este punto a fondo en EL NUEVO COMUNISMO: La ciencia, la estrategia, la dirección para una revolución real, y una sociedad radicalmente nueva en el camino a la verdadera emancipación y también lo hace Ardea Skybreak, en CIENCIA Y REVOLUCIÓN: Sobre la importancia de la ciencia y la aplicación de la ciencia a la sociedad, la nueva síntesis del comunismo y la dirección de Bob Avakian (una amplia entrevista a Skybreak hecha por el periódico Revolución).

Al describir la dirección de BA, Skybreak señala:

En lo que concierne a dirigir la revolución, BA es un teórico muy avanzado y visionario, y al mismo tiempo, un líder práctico muy nítido y experimentado en el campo de lucha. Él tiene ambos lados, contundentemente — eso es el punto que quiero recalcar. Pues, de verdad, esa combinación es muy poco común, y también es muy importante, y muy valiosa.

Repito, creo que las personas a veces no entienden eso: de que ser el líder de un partido revolucionario y ser un teórico dirigente clave que está creando un nuevo marco teórico para el proceso revolucionario y para la construcción de una sociedad nueva, no significa andar “en las nubes” con el pensamiento abstracto, aunque sea pensamiento abstracto bueno, pero sin ninguna conexión con el desarrollo de la práctica de las luchas cotidianas. Muy al contrario. Por lo que yo, como científica, entiendo del proceso relevante, y por lo que evidencian los escritos de BA, los cuales yo sí estudio asiduamente, es que él participa de manera muy, pero muy integral en cada aspecto del desarrollo del movimiento revolucionario de hoy día en todos esos frentes clave. No son frentes los cuales los dirigen otras personas solamente. Por supuesto, hay otras personas dirigentes que asumen responsabilidades muy importantes y cruciales con respecto a esos frentes, pero no lo hacen aislados o apartados de la dirección, la dirección estratégica general, la que dan BA y la dirección central del PCR a todo eso, al conjunto entero de trabajo en este período.

El enfoque general de esto se expresa en la formulación “Luchar contra el poder, y transformar al pueblo, para la revolución”. Esto implica movilizar a las personas para luchar en torno a los “5 Altos”, unas contradicciones centrales importantes de este sistema —la opresión de la gente de color; de las mujeres y de la gente LGBT; la persecución de los inmigrantes; las guerras del imperio, los ejércitos de ocupación y crímenes contra la humanidad; y la devastación del medio ambiente por el capitalismo-imperialismo— y para hacer todo esto de tal manera que se prepare para la revolución que se necesita para ponerle un alto, al fin, a todo este sufrimiento y destrucción innecesarios.

La Revolución Cultural al interior del PCR

En 2003, Bob Avakian inició y dirigió una Revolución Cultural al interior del propio Partido Comunista Revolucionario, como un medio y método para lidiar con unas líneas y tendencias fuertemente revisionistas que amenazaban con desviar al Partido en términos fundamentales por el rumbo del economismo, el reformismo y la acomodación con el sistema imperialista.

Esto ocurrió en el contexto de una situación mundial caracterizada por serios reveses para la revolución comunista y por el poder restante y en ciertos sentidos mayor del imperialismo, y en particular, por los persistentes efectos de la revocación de la revolución y la restauración del capitalismo en China (así como por el hecho de que lo que había sido la Unión Soviética revisionista, y los estados alineados con ésta, se habían desintegrado en la forma de un número de estados abiertamente capitalistas).

Al reconocer el peligro muy real de que el PCR pudiera transformarse de un partido revolucionario en un cascarón revisionista y así traicionar a las masas populares para las cuales la revolución comunista es la única forma de salir de sus condiciones desesperadas de opresión y explotación y de la destrucción inminente del medio ambiente — BA puso en marcha una Revolución Cultural al interior del PCR, con el objetivo de efectuar una radical reconstitución y fortalecimiento del Partido como una fuerza digna de ese nombre de Partido... Comunista… Revolucionario, y capaz de actuar como una fuerza de vanguardia de la revolución comunista que corresponda a los intereses fundamentales de las masas oprimidas y en última instancia de la humanidad en su conjunto. Esta Revolución Cultural ha impedido el triunfo del revisionismo al interior del PCR, y continúa — para seguir arrancando de raíz las influencias revisionistas y para fortalecer el carácter comunista revolucionario y el papel de vanguardia del Partido.

Al día de hoy, por medio de sus discursos y escritos y su dirección política, ideológica, y metodológica general, Bob Avakian ha continuado guiando el PCR, EU, en su orientación fundamental y enfoque estratégico de trabajar para la revolución dentro del propio Estados Unidos y de contribuir todo lo que pueda a la revolución y el objetivo final del comunismo en el mundo en su conjunto.

Presentaciones públicas

Desde aproximadamente 2003, BA ha hecho varias presentaciones públicas y semipúblicas.

En 2003, se lanzó una película de un discurso que BA había dado a unos públicos en la Ciudad de Nueva York y Los Ángeles, Revolución: por qué es necesaria, por qué es posible, qué es, de una charla filmada de Bob Avakian.

En el otoño de 2012, Bob Avakian dio una serie de discursos en diferentes ciudades. De ahí salió la película, Habla BA: ¡REVOLUCIÓN, Y NADA MENOS! Bob Avakian en vivo (en inglés).

111514_07-620.jpg

 

REVOLUCIÓN Y RELIGIÓN: La lucha por la emancipación y el papel de la religión; Un Diálogo entre Cornel West y Bob Avakian, 15 de noviembre de 2014, en la iglesia Riverside en la Ciudad de Nueva York.   

El 15 de noviembre de 2014, 1900 personas presenciaron un diálogo histórico en la iglesia Riverside en la Ciudad de Nueva York entre Cornel West y Bob Avakian, titulado Revolución y Religión: La lucha por la emancipación y el papel de la religión (en inglés). Este Diálogo, que tuvo lugar en la atmósfera cargada del auge de lucha por todo Estados Unidos en respuesta a los asesinatos policiales de Michael Brown y Eric Garner, atrajo a personas de todos los sectores de la sociedad, de lugares que iban de Ferguson, Misuri, a Hawai’i, y fue presenciado por una transmisión simultánea en ciudades por todo Estados Unidos, así como en México y Europa.

En octubre de 2017, en un momento crucial cuando el régimen de Trump y Pence trataba de consolidar el fascismo, se lanzó una película de un discurso de Bob Avakian en inglés titulada:

¡EL RÉGIMEN DE TRUMP Y PENCE TIENE QUE MARCHARSE!
En nombre de la humanidad,
Nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista.
Un mundo mejor ES posible
.

El conjunto de su obra

El alcance y el contenido de la dirección de BA se reflejan en el extenso conjunto de su obra que abarca más de cien artículos, libros, películas y audiograbaciones. Se puede encontrar las obras escogidas de BA en www.revcom.us/avakian-es/bob_avakian/obras-escogidas y por medio de The Bob Avakian Institute (El Instituto Bob Avakian), en www.thebobavakianinstitute.org (en inglés).

Para obtener más información sobre su vida, vea su autobiografía:

Avakian, Bob. From Ike to Mao and Beyond: My Journey from Mainstream America to Revolutionary Communist, A Memoir by Bob Avakian (Chicago: Insight Press, 2005), un libro en inglés. Hay pasajes de su autobiografía en español.