El texto de un corto:

“Bob Avakian sobre la revolución y la lucha contra el fascismo”

del POR QUÉ NOS HACE FALTA UNA REVOLUCIÓN REAL Y
COMO CONCRETAMENTE PODEMOS HACER LA REVOLUCIÓN

Un discurso de Bob Avakian

Bob Avakian sobre la revolución y la lucha contra el fascismo

Un gran reto inmediato que pesa fuertemente sobre las posibilidades para una revolución es lo que representa el régimen de Trump y Pence. En otro discurso (¡EL RÉGIMEN DE TRUMP Y PENCE TIENE QUE MARCHARSE! En nombre de la humanidad, nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista. Un mundo mejor ES posible), hablo de que de hecho éste es un régimen fascista; la base sobre la cual ha ascendido al poder en Estados Unidos; que este régimen, siempre que siga en el poder, cometerá atrocidades aún mayores y representa una amenaza muy real al futuro y la propia existencia de la humanidad por sus agresiones al medio ambiente y sus arsenales de aniquilación nuclear; y por qué, en nombre de la humanidad, es necesario y cómo es posible, forzar la expulsión de este régimen por medio de una movilización masiva y no violenta pero sostenida de personas que exijan que ¡este régimen tiene que marcharse! Aquí, hablaré de la relación entre esto y el objetivo fundamental de la revolución.

Si este régimen logra consolidar más su poder e implementar más completamente su horroroso programa, por eso se podría retrasar y perjudicar mucho las posibilidades para una revolución y se podría diezmar a las fuerzas revolucionarias —o destruirlas por completo— al menos por un tiempo. Por otro lado, si se construye un movimiento de masas para expulsar a este régimen, y además si los revolucionarios trabajan para construir este movimiento según la perspectiva de cómo se relaciona con la revolución que hace falta como la solución fundamental, pues la situación en la sociedad (y el mundo) se volverá mucho más favorable para la lucha contra la injusticia y la opresión, y será posible hacer avances cruciales hacia el derrocamiento del sistema entero. A un grado importante ahora, el conflicto entre los sectores sociales defensores de este fascismo y los que se le oponen, desde varias perspectivas diferentes, está configurando el terreno sobre el cual hay que llevar a cabo la lucha para la revolución; es probable que este conflicto se intensifique, y podría estallar más en enfrentamientos violentos, y en todo caso, sería un factor importante en el contexto de una lucha total entre la revolución y la contrarrevolución.

La relación entre la lucha contra este régimen fascista y los preparativos para la revolución no es un “camino recto” ni una “calle de un solo sentido”. Los que entienden la necesidad para una revolución no deben tener la orientación respecto a esta relación como si “primero debiéramos construir un movimiento de masas para expulsar a este régimen, y luego podríamos dedicar nuestros esfuerzos a trabajar directamente para la revolución”. Es crucial unificar y movilizar gente, desde diferentes perspectivas, de manera muy amplia, en torno a la demanda de que este régimen tiene que marcharse, pero será mucho más difícil hacer esto a la escala y con la determinación que se requieren para lograr este objetivo si, al mismo tiempo, no se ha atraído e incorporado a crecientes cantidades de personas en torno al entendimiento de que es necesario poner fin no sólo a este régimen sino al sistema cuyas contradicciones profundas y determinantes han engendrado este régimen, sistema que por su propia naturaleza, ha impuesto y continuará imponiendo un sufrimiento horroroso y completamente innecesario a las masas de la humanidad, hasta que sea abolido este sistema mismo. Y, entre más  se atraiga e incorpore personas para que trabajen consciente y activamente para la revolución, la creciente fuerza y “autoridad moral” de esta fuerza revolucionaria, a su vez, fortalecerán la determinación de crecientes cantidades de personas a expulsar a este régimen fascista que ahora está en el poder, aunque no se gane a la revolución a muchas de éstas (y quizás nunca se gane a algunas de ellas). Así que, tanto para asumir el reto inmediato de hacer nacer una situación política en que se saque del poder a este régimen —en que en una medida importante, han tomado la iniciativa política los que están decididos a hacer retroceder la embestida contra la humanidad que este régimen está llevando a cabo, y a esforzarse por un mundo mejor, comoquiera que lo conciban— como para avanzar hacia el objetivo fundamental de la revolución, es vitalmente importante que todos los que hayan llegado a entender la necesidad de la revolución contribuyan activamente a construir el movimiento para expulsar a este régimen, y además hacerlo con la perspectiva y en el marco general de los preparativos para la revolución.

Un corto del discurso:

Bob Avakian sobre la revolución y la lucha contra el fascismo
(en inglés)

Compártalo ampliamente en las redes sociales

Por qué nos hace falta una revolución real y cómo concretamente podemos hacer la revolución

Un discurso de Bob Avakian
En dos partes en inglés: