Reflexiones en torno a Lo que la humanidad necesita: Revolución, y la nueva síntesis del comunismo

La importancia crítica de la dirección

Hace poco que volví a leer la entrevista a BA (Lo que la humanidad necesita: Revolución, y la nueva síntesis del comunismo). Esta entrevista es extraordinariamente amplia. Explora profundamente las cuestiones inherentes al desarrollo de los nuevos iniciadores de una nueva etapa del comunismo; la nueva síntesis del comunismo; cuestiones de estrategia; la cultura; la ciencia y la moral; la "cabeza y el corazón"; y otras cuestiones muy críticas importantes. Además, explora todas estas cosas desde muchos ángulos, desde el más histórico-mundial hasta el personal.

Empecé esta lectura particular de la entrevista con la intención de profundizar mi comprensión de su alcance y profundidad "por derecho propio". Pero, al leerla, me llamaba la atención su relación directa con algunos problemas particulares que el movimiento para la revolución (y los que trabajan para dirigirlo hacia adelante) se enfrentan en estos momentos. Así que, en ese sentido, quería retomar y poner de relieve, y comentar, algunas cosas que me llamaban la atención. Aquí, no me propongo hablar acerca de toda la entrevista y sin duda sería un error reducir la entrevista a los siguientes puntos — pero, como he dicho, algunos puntos me llamaban mucho la atención por lo que se refiere a algunos problemas que enfrenta el movimiento para la revolución. Hoy hay mucho en juego y, de un modo u otro, lo que los revolucionarios hacen en este período será fundamental por lo que respecta a abrir paso en medio de la "situación difícil" que nos enfrentamos — y no abrir paso no es una opción. Así que estoy comentando todo esto con el espíritu de hacer un análisis científico y riguroso acerca de algunas tendencias y corrientes en nuestro trabajo que presionan en contra del proceso de abrir paso y de aprender todo lo que podamos de lo que es una obra muy rica de BA.

Mientras leía la entrevista, pensé en una pregunta que otro camarada me formuló: ¿no nos damos cuenta de que en todo lo que hacemos, tenemos que dirigir a las personas? No se trata meramente de lograr que éstas hagan tal o cual cosa en particular o de tener una conversación sobre tal o cual punto o tema particular... pero en realidad de dirigirlas a relacionarse con la construcción del movimiento para la revolución, contribuir a dicho proceso y ser parte del mismo. Llevar la lucha con las personas y también aprender de éstas... y hacer todo ello como parte de algo más grande. Al ir leyendo la entrevista, BA no sólo habla de la dirección —de hecho, ésta es un tema importante explícito que entreteje a lo largo de toda la entrevista, y quiero tocarla pronto— pero él también daba un modelo al respecto.

Al hablar de esto con otra camarada, ésta dijo bien, la dirección es la línea. Eso es cierto, pero ¿y qué es la línea?

Aquí quiero retomar algo que me ha llamado la atención cada vez que he leído la entrevista. En un momento, en una respuesta muy rica a una pregunta de Brooks sobre la importancia de la línea, BA señala: "La línea es la aplicación a la realidad de una concepción del mundo y un método. Es sondear la realidad y juntar y sintetizar las lecciones que se sacan de sondear la realidad".

Quiero centrarme en la frase "sondear la realidad". BA lo hace en todas partes de la entrevista. Por ejemplo, a la pregunta que plantea Brooks, en referencia a lo que alguien dijo acerca del contraste entre los años 60 y hoy, en la sección "La resistencia… y la revolución". ¿Qué enfoque tiene BA aquí? En primer lugar, escucha profundamente acerca de la realidad que subyace a la pregunta de Brooks y de ahí mira esa realidad desde ángulos diferentes... utiliza la línea para sondear la realidad que subyace a la pregunta. No dice, nada más, "sobre este punto estás en lo cierto, sobre este otro punto estás en lo incorrecto"... o "sobre este punto estamos de acuerdo y sobre este otro punto no, así que pasemos al siguiente punto". La suya es una respuesta ya hecha tomada de un libro de un conjunto de posiciones. Es una verdadera exploración de, sí, la realidad objetiva — una que desarrolla las fuerzas y direcciones contradictorias de los dos períodos en discusión, explora la forma en que éstas se desenvolvieron y siguen desenvolviéndose en diversas dimensiones, examina la manera en que otros sucesos entraron en el proceso y desarrolla bien la dinámica del modo en que las cosas se han desarrollado con el tiempo y por qué lo hicieron. A partir de ahí —de ese proceso de sondear la realidad—, procede a los retos que enfrentamos y lo que de hecho tenemos a nuestro favor al enfrentar esos retos. Como los considera totalmente en el presente, en el momento y como el pulso de la vida late en las abstracciones que tiene en mente, la entrevista tiene una verdadera frescura — se descubren nuevas formas de ver la cuestión, nuevas observaciones y descubrimientos. En otras palabras, sondea profundamente y, sobre esa base, hace una verdadera síntesis.

Se puede ver este método en toda la entrevista1 y se puede ver en otras cosas también. Por ejemplo, está en las preguntas y respuestas al final de la charla Revolución — por ejemplo, escuche de nuevo la respuesta acerca de si los negros deberían recibir reparaciones por la esclavitud y la opresión que ha seguido a la esclavitud. O escuche la reciente entrevista a BA hecha por Cornel West.

Una y otra vez: sondea la realidad y hace síntesis. Lo recalco porque creo que con demasiada frecuencia, en la práctica, muchos de nosotros tratamos a la línea como si se tratara de un conjunto estático de ideas que presentamos contra otros conjuntos de ideas (o de lo contrario, a veces, como un conjunto de ideas que ¡nosotros no presentamos, ya que pueden "entreponerse en el camino" de un objetivo particular!). Eso no tiene vida. Tampoco encierra ninguna verdadera dirección.

La importancia que él le da a lo de sondear la realidad está relacionada con otro tema importante de la entrevista — de aplicar un enfoque científico, de dejar que otras personas conozcan este método científico y de luchar por ese método. La popularización del método científico, su desmitificación y su presentación explícita en contra de otros métodos. Me pregunto cuántas veces, cuando forcejeamos con una persona y que ésta claramente se basa en otro método —el posmodernismo, la religión, el pragmatismo o lo que sea— me pregunto cuántas veces decimos, "oye, eso no es muy científico" y explicamos por qué y luego analizamos las cosas con dicha persona con un enfoque científico. Eso siempre ha sido un sello distintivo de BA pero es muy llamativo en la entrevista — y para repetir, es algo que creo que cabría que todos nos interrogáramos a nosotros mismos al respecto un poco.

(Y me refiero a interrogarse a sí mismo, y no a la autocultivación o a la autocrítica — me refiero a analizar las deficiencias en la forma en que con demasiada frecuencia, nosotros abordamos las cosas, con el propósito preciso de mejorar lo que hacemos. En este sentido me parece muy importante la siguiente parte de la entrevista:

Mira, todos vamos a cometer errores, todos vamos a equivocarnos. No es posible que al hacer algo que vale la pena en el mundo, al dedicarte de cualquier proyecto importante —especialmente uno que pretende transformar toda la sociedad humana y todas las relaciones entre las personas en el mundo, contra fuerzas atrincheradas tan poderosas— es absolutamente imposible dar muchos pasos, sin hablar de completar el proceso, sin cometer errores. La pregunta es: ¿aprendes de tus errores, aprendes a aprender más rápida y efectivamente de tus errores, los confrontas honestamente, les sacas un resumen y lo compartes con otras personas — popularizas tu conocimiento de los errores que cometiste y por qué los cometiste, para facilitar que otras personas aprendan de tus errores? Eso es lo principal. Porque todo el mundo va a cometer errores, ¿me entiendes?)

Repitiendo, este tema de la dirección es un hilo que recorre toda la entrevista, desde el principio con la analogía entre el médico y el paciente. Pero aquí quiero retomar una manera muy concisa en que se presenta hacia el final de la entrevista, donde BA trata "el meollo y la esencia de la dirección comunista". No se trata, dice, de "ofrecer consejos tácticos en una circunstancia particular o en una lucha particular, a pesar de que tal vez eso sea algo que las personas tienen que hacer y tal vez sea un elemento importante de lo que hacen". Luego agrega:

El meollo de esto es aplicar "Luchar contra el poder, y transformar al pueblo, para la revolución" — de plantear todo lo que hemos comentado para facilitar que las personas tengan un conocimiento con bases científicas del panorama mayor en el que cualquier cosa en particular encaja. ¿Cómo son las bases y el marco en los cuales ocurren todas estas cosas? Para repetir en una frase, ¿cuál es el problema y cuál es la solución: de dónde surgen todos estos ultrajes; cuáles son sus causas y bases; qué tenemos que hacer para arrancar de raíz y eliminar todo esto; y cómo construir concretamente el movimiento para hacer todo eso? Todo eso es la esencia de la dirección comunista, sea cual fuera el nivel de un partido o sea cual fuere el papel que desempeñas en la división de trabajo de un partido, como parte de una vanguardia comunista revolucionaria.

Piense en eso un minuto. Esto no quiere decir que no sea necesario hacer cosas particulares. Pero, ¿las ponemos sobre "las bases y en el marco en los cuales ocurren todas estas cosas" y los que, de hecho, en realidad determinan su significado? A veces las personas anhelarán esto. A veces esto será muy polémico. Con demasiada frecuencia, al parecer, dejamos que otros establezcan los términos de lo que SON las bases y el marco en general y de ahí intentamos abordar las cosas según esos términos. Ahora bien, no se trata de "nuestro marco contra su marco", como si se tratara de dos narrativas diferentes, igualmente subjetivas. Se trata de lo que es objetivamente real y cuál marco le corresponde. Retomemos la cita: "Para repetir en una frase, ¿cuál es el problema y cuál es la solución: de dónde surgen todos estos ultrajes; cuáles son sus causas y bases; qué tenemos que hacer para arrancar de raíz y eliminar todo esto; y cómo construir concretamente el movimiento para hacer todo eso?" Nosotros tenemos un análisis de eso, tenemos un método y enfoque para profundizar ese análisis, tenemos una manera de escuchar y tener un estire y afloje con las personas sin perder esas bases y, de hecho, para que dichas mismas bases lo enriquezcan — pero tenemos que dirigir con eso.

No se trata nada más de si lo hacemos cuando hablamos con los demás, por importante que sea eso. De hecho, hay una pregunta más fundamental que tenemos que plantearnos a nosotros mismos: ¿estamos retomando lo que se dice sobre "las bases y marco en general" en nuestro propio enfoque de todo lo que hacemos, para cada objetivo que emprendemos? Y cuando sí dirigimos a los demás en torno a objetivos (muy importantes) — lo hacemos en el entendido de que todo eso es parte de un proceso mayor y sobre dicha base, que es algo que hay que entretejer en dicho proceso mayor, o en nuestra mente los separamos de ese contexto mayor? Como un camarada señaló hace poco en una discusión sobre este tema, si nosotros no sintetizamos conscientemente estos objetivos y actividades en un marco más amplio, lo que incluye su relación a la capacitación de las personas para librar la lucha total por la revolución cuando surja la situación en la que sería posible hacer eso como el siguiente salto importante en la emancipación de la humanidad... y si no los entretejemos en un conjunto, como parte de un movimiento que contiene muchos hilos y arroyos divergentes pero en el que todo forma un tapiz que conduciría a la revolución... pues, se sintetizará todo este trabajo de forma espontánea e inevitable en "nada más otra parte de la escena actual" — es decir, meramente una parte más de la necesidad permanente actual ante las masas. Ahora, definitivamente no quiero reducir la discusión sobre la dirección en la entrevista, ni siquiera esta sección, a este punto a secas: pero... para repetir... ¿lo estamos haciendo? Y si no lo estamos haciendo, en las palabras de Joe Veale de desde hace unos meses, pues ¿qué ESTAMOS haciendo?

Esto nos lleva a otro punto importante sobre el cual comparar y contrastar: el de ganar. La entrevista lo menciona en varios lugares —y representa un hilo base que recorre toda la entrevista— pero aquí quiero recalcar un punto en particular donde BA subraya el hecho de que lo que nosotros de veras representamos SÍ representa objetivamente lo que la humanidad necesita y que estamos luchando contra algo que en realidad ES completamente reaccionario, cruel, innecesario y, sí, funesto. Éste es un punto importante de principio al cual captar profundamente y por el que luchar. Y agrega: "Pero, ya de ahí, ‘los buenos’tienen que ganar".

En serio, tenemos que hacerlo realidad. Si no ganamos, si no abrimos paso, primero por acá y luego por allá —y luego, si sufrimos un retroceso, hay que aprender de ello y seguir adelante con una nueva etapa y una nueva ola de esta revolución y llegar en última instancia al punto en que los imperialistas queden acorralados en algunos rincones del mundo, y luego con el tiempo barrerlos de la faz de la tierra— si no lo logramos, pues continuará el sufrimiento de las masas del pueblo, las cosas que ahorita estuvimos comentando que nos dan tanto coraje y nos urgen; puede que salgan en diferentes formas pero van a continuar. Y el futuro de la humanidad estará bajo una amenaza de una forma aún más aguda por lo que pasa —por ejemplo, lo que este sistema le hace al medio ambiente, y asimismo las guerras que libran estas clases dominantes, sea directamente, mediante sus sustitutos o lo que sea— y tienen esos arsenales nucleares y lo demás. Si no erradicamos todo eso y dejamos que ellos destruyan la humanidad en el proceso, pues en última instancia no vale nada el que seamos "los buenos". Sí vale, pero en última instancia no vale nada si no ganamos.

Bueno, ponderemos eso a fondo un minuto. Es importante estar en lo cierto y es importante ser en realidad "los buenos". Pero... en última instancia eso no importa si no ganamos. Es importante que hagamos el trabajo por nuestra cuenta para conocer y basarnos en que todo lo que hacemos es parte de la transformación del terreno político y la acumulación de fuerzas que en realidad podrían conducir a una revolución... que podría ganar en serio... y es absolutamente crítico que imbuyamos a los demás con este entendimiento. De lo contrario, ¿qué sentido tiene?

Ahora bien, BA nunca pierde de vista —y nunca deja que los demás pierdan la vista— lo que representa lo de NO ganar. El agudo sentido de lo que implica dejar que este sistema siga funcionando —que siempre está ahí, de una manera dolorosa y viva, en la entrevista y en lo demás. Éstas son los miles de millones de PERSONAS REALES que se encuentran sobre el potro todos los días. Pero además, él nunca pierde de vista la base científica para que las masas derroten todo esto. EFECTIVAMENTE existe una salida... y una manera de ganar. No es una garantía, no es algo que no requerirá mucho más trabajo, lucha y duros esfuerzos con la mente... pero existe una salida. Una posibilidad — una posibilidad real.

He aquí, en primer lugar, un punto de orientación para los comunistas: ¿nosotros representamos esto? ¿bregamos con esto? ¿es esto una parte del "panorama más amplio en conjunto" en el que nosotros mismos estamos viviendo y acerca del cual estamos pensando — o es algo que queda en segundo plano? Se trata de una cuestión de "hacerlo toda la noche" y ante todo, se trata de una cuestión para nosotros. Pero de ahí existen las relaciones que vamos formando: aparte de decirles a las personas que esto es importante, ¿les explicamos concretamente la manera en que todo encaja en eso — que se viene aproximando el momento en que en realidad podríamos dirigir a las personas a lidiar con todo eso? No digo de una manera tonta o de una forma que podría dejarnos vulnerables a la distorsión... pero nos estamos esforzando concientemente para ubicarlo todo, en nuestro modo de pensar y en el de los demás en la idea de "desde la revolución hacia atrás". Otra forma de verlo: ¿nosotros consideramos las cosas desde el punto de vista de los líderes de un futuro estado socialista y de los líderes de una revolución para llegar a dicho estado? ¿Nosotros irradiamos eso? No es un truco; se trata de una cuestión de enfoque básico. Cuando las personas empiezan a conocernos, deberían escuchar un argumento convincente de por qué necesitamos una revolución, pero con un sentido palpable de que este partido se está responsabilizando de dirigirla y que además tiene un sentido muy fundamentado de la forma de hacerlo... Y ADEMÁS que existe un papel para ellas en esta revolución, un lugar para sus ideas y sugerencias, espacio para que exploren la realidad y una necesidad de que ellas le entren al nivel de conocimiento y conformidad que tengan ahora.

Si nosotros SÍ captamos eso y SÍ lo hacemos, pues no debería costarnos trabajo imbuir, en las personas con las que trabajamos y las que dirigimos, la sensación de que este trabajo tiene verdadero propósito y rumbo. Creo que es importante la forma en la que se parafrasea la declaración sobre la estrategia en la entrevista — es un principio muy básico y sencillo el que todos los con los trabajamos deberían captar y en el contexto del cual deberían verse a sí mismas:

En el proceso de llegarles e influenciar a millones de personas, es posible y es necesario atraer e incorporar, orientar, entrenar y organizar a miles de personas de una manera comunista revolucionaria y capacitarlas para luchar activamente por las metas de esta revolución. Además, cuando surja el momento en que exista una crisis mucho más profunda y amplia en la sociedad que alcance proporciones objetivamente revolucionarias —cuando de hecho a la clase dominante le cuesten mucho mayores dificultades para gobernar de la manera en que lo ha estado haciendo, y millones y millones, y decenas de millones, de las masas populares ya no quieran vivir como antes y en un sentido activo vayan rechazando vivir como antes— pues, a su vez, dicho núcleo de miles de personas podrá influenciar a millones y decenas de millones de personas que vienen negándose a vivir como antes y que vienen aspirando activamente al cambio radical y podrá atraerlas hacia el movimiento revolucionario a muchos niveles y podrá dirigirlas.

Sí, este proceso abarca lucha. Las personas, espontáneamente, no llegan a ver el panorama más amplio, no ven espontáneamente dónde su actividad se inscribe en el movimiento para la revolución y cómo está transformando la sociedad y con qué fin, espontáneamente no ven las cosas con un enfoque científico (de hecho, como señala BA desde el principio, la cuestión general de si es posible siquiera conocer la sociedad científicamente es un tema de acalorados debates). Aun cuando la revolución las atraiga y ellas se incorporen a la misma, se topan con toda esa resistencia de la sociedad en general — la constante saturación del anticomunismo, los constantes ataques a la humanidad de las masas y la forma en la que todo eso que tiene una gran influencia en estos momentos. Los propios comunistas, por cierto, están sujetos a las mismas influencias al igual que los demás y también tienen que luchar contra la espontaneidad2.

Esta lucha es un proceso vivo y dinámico. En sí es científico —o es necesario abordarlo con un enfoque y base científicos— y no es religioso ("Quítate de mi vista, Sr. Espontaneidad"). Se trata de un núcleo sólido, con mucha elasticidad, y esos dos aspectos están en constante interacción dialéctica.

La lucha de este tipo en realidad profundiza la unidad y debería fortalecer nuestras relaciones con las personas. Escuche de nuevo la entrevista de Cornel West a BA, en la que se delinean claramente los diferentes puntos de vista y métodos y eso conduce a las bases para identificar más claramente la unidad (y para fortalecerla y vigorizarla más), al mismo tiempo que se conozcan más claramente las áreas sobre las que es necesario forcejear y bregar. No se trata de que, para poder participar en el proceso, las personas tengan que hacer suya una suerte de lista de puntos — de nuevo, volviendo a la entrevista:

Hasta las personas que quizá no estén de acuerdo o que tal vez no sepan mucho acerca de la nueva síntesis del comunismo, por ejemplo —muchísimas personas, miles y miles de personas— pueden participar activamente y motivarse para formar parte de contribuir a proyectar esto en todos los rincones de la sociedad. Pueden definir su propio nivel, digamos —siempre y cuando dispongan de formas para hacerlo— para participar en eso, con esa contradicción en su propio entendimiento y en su propio enfoque.

Ése es un aspecto muy importante del proceso de manejar la unidad y la contradicción al mismo tiempo, lo que representa una buena parte de lo que es necesario hacer para construir el movimiento para la revolución. Las personas pueden unirse a diversos niveles y en diferentes formas para luchar contra la opresión —para luchar contra el poder, digamos— aun cuando tengan desacuerdos con la manera de llevar esa lucha, ni hablar del contexto y marco más amplios en que estas cosas encajan.

Espero que estos puntos susciten mayor forcejeo con la entrevista en sí —la que, como dije al principio, comprende y habla de mucho más que los temas que he elegido para tratar aquí... y además espero que estos puntos susciten una mayor aplicación de la entrevista a los acuciantes problemas que enfrenta el movimiento para la revolución, tanto en éste como en otros ámbitos muy importantes. Al repasar la entrevista al cierre de esta carta, veo unos diversos puntos y pasajes que cabría retomar e incluir, pero éste está a la mitad de un proceso, no al final, así que creo lo dejeré aquí... por ahora.

 

1. He aquí sólo un ejemplo muy llamativo de esta manera de abordar la línea, tomado de una discusión hacia el final de la entrevista sobre la nueva síntesis del comunismo:

O sea, lo que representa el comunismo —y específicamente la nueva síntesis del comunismo— en realidad es científicamente análogo a lo anterior [alude a una analogía anterior sobre una cura para "una epidemia generalizada que causa enorme sufrimiento"]. Representa el camino hacia adelante. No se trata de alguna solución mágica. Se trata de un enfoque científico para forjar el camino hacia delante. Ha ofrecido una solución a algunos problemas concretos — o los ha analizado de manera importante. Al mismo tiempo, ha suscitado nuevas cuestiones, identificado nuevas contradicciones con las que hay que lidiar, que anteriormente no se entendían bien. Se trata de un proceso en desarrollo, de descubrir, reconocer y transformar distintos aspectos de la realidad que hay que transformar, a fin de alcanzar la emancipación de la humanidad. De eso se trata. Por eso lo decimos. Por eso nos esforzamos para que las personas la conozcan y se convenzan para que le entren en serio —y que efectivamente la hagan suya— porque eso es precisamente lo que encarna y representa. Este proceso es análogo a la manera de lidiar con una epidemia muy seria. Existe una epidemia en la que la masa de la humanidad sufre terriblemente, tal como está constituida bajo este sistema capitalista imperialista y existe un camino hacia adelante — no se trata de una varita mágica que hay que agitar para solucionar todos los problemas pero al contrario es un medio para forjar un camino hacia adelante a un nivel más alto que antes, como resultado de esta nueva síntesis que se ha desarrollado. [regresa]

2. En este sentido, en especial quiero remitir las personas a un pasaje en la sección muy incisiva "Los ultrajes particulares, las luchas particulares y el movimiento general para la revolución":

Una vez alcanzado ese nivel de conciencia —y, sí, eso es un proceso y no algo "de una vez para siempre"— pero una vez que des el salto para tener ese conocimiento y bases esenciales, de ahí se trata de seguir bregando para seguir teniendo bases y para seguir forjando bases más profundas en ese conocimiento y para aplicarlo de manera dinámica en todos los aspectos particulares de construir el movimiento para la revolución — todas las esferas diferentes de lucha, sean culturales, ideológicas o políticas, sobre las grandes cuestiones sociales o, como ya comentamos, sobre las cuestiones que, al menos al principio, no se parecen a importantes cuestiones sociales pero que, quizá de manera inesperada, se conviertan en eso. Bien, para los comunistas, al igual que los demás, existe la influencia de lo que impera en la sociedad. Existe la influencia de la pútrida cultura, ideología y moral que revuelve el estómago contra la que es necesario luchar constantemente, no solo en lo individual sino de forma colectiva, en unión con otras personas. Existe la influencia política de ver las cosas de modo separado de la situación más amplia y general y de interesarse nada más en una forma o manifestación particular de la naturaleza opresora de este sistema — de perder de vista la situación más amplia en que encaja esta forma particular. Se ejerce esa influencia constantemente sobre las personas. Además, es necesario —no solo para los individuos por su cuenta sino juntos, colectivamente, con un creciente número de personas— luchar para elevar constantemente nuestra vista hacia el punto de partida más panorámico de ver la situación en su conjunto y de obrar, ante cualquier aspecto particular de las cosas, ante cualquier parte particular de la lucha, con ese entendimiento amplio en mente y como la guía constante en lo que hacemos. Es necesario forjar todo eso como parte de sentar las bases y llegar al punto en que, cuando se maduren las condiciones objetivas, podamos dirigir concretamente a millones y millones de personas para hacer esta revolución, para deshacerse concretamente de este sistema, para derrotar y desmantelar sus organismos represores y hacer nacer organismos revolucionarios nuevos que sirvan en realidad a los intereses de las masas populares y que sirvan de aval para éstas en el desarrollo de la lucha para seguir transformando la sociedad, apoyando a otras personas en el mundo en la misma lucha y ayudando a las personas que ven la necesidad en otras partes del mundo de librar esta lucha más y de manera más consciente hacia el objetivo común de un mundo comunista. [regresa]

Sea un contribuidor recurrente y haga un donativo a Revcom.us — ¡Difunda BA y la revolución en este momento sin precedentes!

Gracias en gran parte a las generosas contribuciones económicas de los lectores, acabamos de poner en marcha una importante reconstrucción de la tecnología que impulsa el sitio web revcom.us.

La implementación de esta nueva tecnología proporciona una base para que revcom.us esté al centro de solucionar un problema con mucho en juego para la humanidad en este momento. Ese problema es: Tenemos —con la dirección de Bob Avakian (BA)— la visión, la estrategia y la dirección para la revolución real que la humanidad necesita tan desesperadamente. Pero lo que no tenemos son los miles de personas ahora que puedan atraer y activar a millones en el movimiento para la revolución en este momento poco común de la historia en que una revolución real es posible.

Ahora es necesario dar un nuevo salto en la recaudación de fondos para que revcom.us utilice la nueva tecnología y amplíe urgentemente el alcance e impacto del sitio. Ello, a su vez, requiere una comunidad ampliada en constante expansión, de contribuidores económicos recurrentes. ¡Únase a esa comunidad hoy mismo comprometiéndose a contribuir cada mes a revcom.us y a luchar con otros para que también hagan lo mismo!

SEA UN CONTRIBUIDOR RECURRENTE MENSUAL