SOBRE ESTATUAS, MONUMENTOS
Y CELEBRAR —O
ELIMINAR— LA OPRESIÓN

Una de las tendencias importantes asociadas con el torrente de lucha provocado por el asesinato repugnante de George Floyd ha sido la oposición a las estatuas y monumentos que honran a un número de figuras y sucesos históricos. Esto se inició con los intentos (algunos exitosos y otros no) de tumbar (o hacer que se quiten) estatuas y monumentos a soldados y líderes políticos de la Confederación esclavista — ¡lo que es totalmente justificado y justo! Claramente, quitar estas estatuas y monumentos a la Confederación no solamente es justificado y justo, sino que ¡ha sido pendiente de hacer desde hace mucho tiempo! Como he escrito anteriormente, las “arengas” de Trump (y otros) contra tumbar estas estatuas y monumentos a la supremacía blanca es “una de las demostraciones más claras de la presencia tóxica de la continua supremacía blanca, desde la Casa Blanca hasta los blancos (y uno que otro lacayo negro) que defienden estas estatuas ¡como parte de la ‘gran historia y herencia de este país!’”1. Además, hay que decir que:

Cualquier país que se inició con su fundación en la esclavitud (y en el genocidio contra los indígenas); que mantuvo, y expandió, la esclavitud (en tierras robadas a los pueblos indígenas y a México) durante casi 100 años después de su fundación; que durante otros 100 años después de la Guerra Civil llevó a cabo miles de linchamientos de personas negras, con celebraciones de masas de estos linchamientos, incluida la venta de postales de linchamientos por todo Estados Unidos; que todavía tiene miles de monumentos a la Confederación esclavista y a la supremacía blanca; y que hoy continúa la opresión racista en todas las dimensiones de la sociedad, reforzada por el continuo terror policial — pues, ¡ningún país parecido tiene ningún derecho en absoluto a ninguna celebración positiva de sí mismo ni de su historia y herencia!2

Pero en la situación actual, se ha puesto en la mira a otras estatuas y monumentos más allá de aquellos dedicados a la Confederación. En estos casos, de nuevo, en vez de tratar de abordar cada instancia particular en que se ha puesto en la mira a una estatua o un monumento, es de crucial importancia discutir los métodos y principios básicos los cuales hay que aplicar para distinguir entre lo bueno y lo malo, entre lo positivo y lo negativo. Como un punto de orientación fundamental, hay que subrayar que: Lo que se necesita, para poner fin no solamente a la opresión supremacista blanca sino a toda opresión, es nada menos que una revolución real, para derrocar este sistema del capitalismo-imperialismo y hacer nacer un sistema mucho mejor — y, en la sociedad radicalmente nueva que esta revolución cree los símbolos que ensalzan a Estados Unidos y este sistema no continuarán ocupando un lugar de honor como lo hacen ahora.

¿Eso quiere decir que todas estas estatuas, monumentos y otros símbolos serán destruidos? No, quiere decir que, cuando por fin triunfe esta revolución, tratará los que queden, y lo que celebran, como una parte de la historia, y los pondrá en su contexto apropiado en la historia, con una explicación científica respecto al rol que realmente jugaban — y se utilizará esto como una parte importante de educar a la gente sobre la historia y la manera de entender correcta y científicamente la historia y su relación con el presente (y el futuro). Esto, a propósito, sirve para seguir poniendo al descubierto la hipocresía total de aquellos, como Donald Trump, que tratan de “embellecer” sus diatribas racistas contra tumbar las estatuas y monumentos de la Confederación pretextando que estas estatuas y monumentos representan una historia importante, y que es importante aprender sobre la historia. Sí, es importante aprender sobre la historia — que definitivamente incluye ¡la horrorosa historia de la esclavitud y el papel de aquellos que combatían para mantener la esclavitud, y las razones por las que hay que denunciar y condenar a fondo todo eso! Además, en la futura sociedad, todas las estatuas, monumentos, etc., que hayan quedado, que celebran semejantes horrores, serán retirados de toda posición de “honor”, y de las plazas públicas, parques, calles, etc. — y serán exhibidos en museos donde se les puede dar el trato correcto y condenatorio que se merecen. Eso es lo que se hará en la sociedad prevista en la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte, que establece las metas que tiene la revolución3.

Una vez más: La crucial importancia de un método y enfoque científico

Al hablar del hermoso levantamiento que ha estallado contra la supremacía blanca institucional y la brutalidad y asesinato policial, he enfatizado la importancia de un método y enfoque materialista dialéctico científico para distinguir entre lo bueno y lo malo, entre lo positivo y lo negativo, y para determinar lo que contribuye al avance de la lucha, y lo que no lo hace — tanto en términos más inmediatos como en relación con el objetivo fundamental de por fin abolir la opresión racista y toda opresión. Como escribí en aquel artículo, este método y enfoque materialista dialéctico científico subraya la importancia de identificar “qué es, en cualquier fenómeno dado (un sistema, un movimiento, una persona) lo más importante (el aspecto principal), lo que define la esencia de ese fenómeno en cualquier momento dado, y en general”, y también proporciona los medios para identificar lo más importante4.

Tomando los ejemplos de las rebeliones contra la esclavitud dirigidas por Nat Turner y John Brown, ese artículo también habla de la importancia de examinar las cosas en su contexto histórico apropiado y de determinar cuál era la contradicción principal que se enfrentaba en ese contexto histórico (el artículo cita el hecho de que estas rebeliones no se levantaban contra todos los sistemas y todas las formas de explotación y opresión sino contra lo que en ese entonces era la contradicción principal, que se trataba de la forma más importante de explotación y opresión que era necesario y posible abolir en aquel entonces: la esclavitud declarada).

Retomando la situación actual —donde, en conexión con el hermoso levantamiento contra la injusticia racial, y el terror policial como una concentración de esa, algunas estatuas y monumentos (y otros símbolos) asociados con la historia de Estados Unidos y figuras importantes en esa historia están en la mira— es de crucial importancia aplicar este método y enfoque materialista dialéctico científico, para distinguir entre lo bueno y lo malo y determinar qué hará avanzar, y en cambio qué hará retroceder, este levantamiento justo y su potencial de contribuir de manera importante a la lucha para poner fin a toda opresión. En primer lugar, hay que determinar si poner en la mira a tales cosas como estatuas y monumentos contribuye o no a la lucha. Donde, y en la medida en que, esto hace surgir en la conciencia pública preguntas importantes sobre la naturaleza de esta sociedad estadounidense y sobre la historia de Estados Unidos, preguntas que han estado silenciadas y suprimidas durante demasiado tiempo —y donde es principalmente correcto poner en la mira a ciertas personas y cosas— pues eso puede hacer una contribución positiva. Donde, por otro lado, poner en la mira a cosas como estatuas y monumentos llega al extremo en que desvía atención más que contribuye a lo que debe ser el punto de concentración y eje más importante de la lucha contra la injusticia racial y la movilización de las masas de personas en esta lucha —o donde se pone en la mira a ciertas personas y cosas cuando no se debe hacer—, pues esto tendrá un efecto negativo sobre la lucha.

Este último punto es muy importante: es crítico aplicar el método materialista dialéctico científico para determinar qué (cuáles estatuas, monumentos, etc.) son objetos legítimos de la lucha, y cuáles no lo son. Donde se pone en la mira a las personas o cosas cuyo aspecto más importante (principal y decisivo) es que son perpetradores de la(s) forma(s) principal(es) de la opresión en su tiempo, más de lo que son oponentes de esa opresión, pues en tales casos es correcto ponerlos en la mira. Donde, por otro lado, se pone en la mira a las personas o cosas donde el caso es lo opuesto —donde, en general, contribuían más a eliminar, en vez de perpetuar, las formas centrales de la opresión en su tiempo—, pues es incorrecto ponerlas en la mira y eso puede causar un daño real y socavar la lucha.

Todo eso puede ser complicado — y por eso con más razón es tan importante asumir y aplicar el método materialista dialéctico científico. Por ejemplo, como señalé en Breakthroughs (Abriendo Brechas), durante la Guerra Civil de Estados Unidos había más que unos pocos pueblos indígenas que tomaban posición con la Confederación esclavista; y, después de la Guerra Civil, había negros emancipados quienes, en el rol de los tristemente célebres “Soldados Búfalo”, participaron en la campaña concentrada de las fuerzas armadas estadounidenses para matar a grandes cantidades de indígenas, robar sus tierras y forzar a los que quedaran a vivir en “reservas” al estilo de campos de concentración5. Pero en estos casos hay que aplicar los puntos cruciales de método y enfoque que he venido enfatizando. En primer lugar, ¿cuál es el aspecto más importante (principal) de la historia del pueblo negro y de los indígenas, en su relación con Estados Unidos: los roles negativos como los que acabo de mencionar, o su experiencia general de la opresión horrenda y su lucha contra esa opresión?

Junto con esto, es necesario e importante examinar las cosas en términos de lo que es la contradicción decisiva (principal) que se enfrenta en el momento actual — y con cara al futuro: la necesidad y la posibilidad de llevar a cabo una revolución para deshacerse de toda opresión, de todas las personas en todas partes. Esto ofrece la posición fundamental desde la cual es posible unir a todas las diferentes luchas contra varias formas de opresión (en vez de que nos traben y nos pesen los conflictos y divisiones arraigados en las relaciones explotadoras del sistema actual, o incluso en el pasado).

Por supuesto, no sólo sería incorrecto, sino de hecho sería muy dañino, insistir en que las personas deban adoptar el método y enfoque materialista dialéctico científico antes de que se levanten en lucha contra la injusticia y la opresión ultrajantes. No, lo que se necesita, lo que se requiere crucial y urgentemente, es impulsar semejante lucha para que sea lo más poderosa que sea posible y además habilitarla para que contribuya lo más completamente que sea posible al objetivo fundamental de abolir toda opresión — lo que incluye la necesidad y la responsabilidad de aquellos que han tenido la oportunidad de aprender de este método científico y asumirlo, de que propaguen y diseminen amplia y audazmente, y que luchen constantemente para ganarse a un número creciente de personas a que ellas mismas lo asuman y lo apliquen. Esto fortalecerá la lucha en términos inmediatos, así como fortalecerá la base para desarrollar la lucha polifacética para poner fin a toda opresión, por medio de la revolución que tiene como propósito derrocar este sistema y hacer nacer el sistema mucho mejor, sobre la base de la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte.

En esa sociedad radicalmente diferente y mucho mejor, se aplicará el método y enfoque materialista dialéctico científico, de manera cabal, inclusive a la historia y el papel de diferentes personas y sucesos en la historia, para determinar si se deben defender y honrar, o si se deben derribar y condenar, desde la perspectiva de su posición en relación con la lucha a largo plazo, de los seres humanos en todas partes, contra la opresión y la injusticia, que por fin está avanzando al punto de esforzarse por la emancipación de toda la humanidad.

 

Bob Avakian (BA) es el pensador y líder político más importante en el mundo de hoy.

Éntrele a BA »


1. Vea Bob Avakian sobre: Un hermoso levantamiento: Lo bueno y lo malo, métodos y principios, que está disponible en revcom.us. [volver]

2. Se ponen al desnudo estas atrocidades monstruosas, generalizadas y continuas en la serie “Crimen Yanqui” en revcom.us, y en varios escritos y discursos de Bob Avakian — incluido su poderoso desenmascaramiento y denuncia de los linchamientos y la “venta de tarjetas postales de los linchamientos” en su discurso de 2003 Revolución: por qué es necesaria, por qué es posible, qué es, que está disponible en Obras escogidas de BA en revcom.us. [volver]

3. La Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte, de la autoría de Bob Avakian, está disponible en revcom.us. [volver]

4. Bob Avakian sobre: Un hermoso levantamiento: Lo bueno y lo malo, métodos y principios. [volver]

5. Breakthroughs (Abriendo Brechas): El avance histórico hecho por Marx, y el nuevo avance histórico del nuevo comunismo, Un resumen básico, de Bob Avakian, está disponible en revcom.us. [volver]