“Cuanto más yo le entrara a BA, más ganas tenía de salir de la cárcel”

Empezaré así. “Conocí” a BA incluso antes de conocerlo. Crecimos en la misma ciudad, en Berkeley, California. El Partido Pantera Negra se había iniciado en Oakland, que estaba justo al lado de Berkeley. Conocí a muchos de los miembros de base de los Panteras, una vez que se pusieron en marcha. Me decían lo que hacían: habían desarrollado esta organización y trataban de hacer una revolución para derrocar el sistema y poner fin a la opresión del pueblo negro. Hablaban sin tapujos del hecho de que el racismo va de la mano con el sistema capitalista, y que trabajaban para derrocar al sistema y no trabajaban dentro del sistema. Y me dejaron en claro que trataban de impulsar la revolución no sólo entre los negros, sino trataban de forjar apoyo para ella entre los blancos, es decir, un apoyo para ella entre los blancos, así como entre otras diferentes razas y nacionalidades. Y en ese contexto, siempre se mencionaba el nombre de BA. Era “Bob Avakian”.

Yo no lo había conocido todavía, yo no era un Pantera todavía, pero sabía de él. Eso es lo que decían, que ésta es la principal persona que los apoyaba cuando empezaron. Luego, cuando empecé a ir a los mítines de los Panteras, eso es lo que veía en el escenario con estos revolucionarios negros, militantes negros — BA estaría ahí mismo hablando con ellos sobre la liberación negra y la revolución, y apoyando a los Panteras.

Ingresando a los Panteras

Cuando ingresé a los Panteras — lo hice en Richmond, California, ésa es la rama en la que entré. BA, y la Unión Revolucionaria [UR] que él dirigía, también estaban ahí. Yo no lo sabía en ese momento, pero estaban en Richmond haciendo su trabajo político. Respondían al llamamiento de los Panteras y otros a llevar la política revolucionaria a los blancos pobres. BA habla de ello en su Autobiografía (hay pasajes de la Autobiografía disponibles en español aquí).

Richmond era una ciudad proletaria de diferentes razas y nacionalidades. Así que en Richmond, [a BA] lo veía pasar por la oficina para hablar con la dirección de los Panteras. A veces yo tenía cometidos en la Oficina Nacional de Berkeley y lo veía pasar por ahí conversando con algunos de los líderes nacionales y todo eso.

Recuerdo que en una ocasión fue en un colegio comunitario, el Colegio Contra Costa. BA se refiere a hacer trabajo ahí y los Panteras también hacían trabajo ahí. Fue en ese entonces cuando me encontré por primera vez con BA cara a cara. Y una de las cosas que realmente me impactó, porque hasta ese momento, nunca había conocido a nadie que fuera blanco que estuviera tan apasionado por ¡Libertad para Huey! Huey Newton y Bobby Seale fueron los dos fundadores del Partido Pantera Negra. Huey se enfrentaba a un cargo de homicidio por un tiroteo con la policía de Oakland y trataban de condenarlo a la cámara de gas. BA tenía puestos botones de “Libertad para Huey” por toda su ropa... fue muy impactante para mí. También tenía puestos botones de Mao Tsetung por todas partes.

Los Panteras estaban metidos en la popularización del Libro Rojo de Mao, pero BA estaba igual o más apasionado por Mao y la revolución. Yo no había conocido a nadie —a ningún blanco, para ser sincero— que estuviera tan apasionado por la liberación negra y la revolución comunista.

Luego descubrí que BA y yo teníamos algunos de los mismos amigos. Él habla de uno de estos amigos, Billy Carr, que también era amigo mío. Billy era un atleta muy bueno, y una persona muy agradable — era un poco mayor que yo. Billy terminó en “la vida” — yo también me metí en ella y medio idolatraba a Billy.

Pero Billy era un amigo de BA que él conocía muy bien. BA luchaba con Billy para que hiciera algo más con su vida. No le echaba la culpa a Billy por la situación en la que se encontraba, sino que le echaban la culpa al sistema y BA trataba de conseguir que Billy lo reconociera. Él realmente entendía y tenía un gran afecto por la gente como Billy en general. Cuando me di cuenta de eso y supe que BA tenía amigos genuinos como él, que tenían el potencial para hacer algo grande con su vida, esto me impresionó mucho — simplemente tengo que hablar muy directo al respecto.

Estudiar la revolución en la cárcel, ir contra la política de identidad

A principios de los años 1970, cuando me enviaron a la prisión federal, estos prisioneros revolucionarios (siete prisioneros conocidos como los Hermanos Leavenworth) lucharon conmigo para que leyera los escritos de BA. Dado que yo estaba muy enojado al igual que [otra persona en esta conversación] estaba comentando. Yo era altanero y estaba enojado, y nadie podía decirme ni mierda. Tenía una cierta actitud hacia los otros prisioneros: “Todos ustedes tratan de ganar un concurso de longevidad, pero tienen que estar aquí tratando de hacer la revolución”. De todos modos, algunas personas estaban luchando conmigo: “si realmente vas en serio, tienes que leer BA”. Lo primero que me hicieron leer fueron los números 5 y 6 de Red Papers [Cuadernos Rojos], ambos sobre la Cuestión Nacional Negra o la liberación negra. Sabía que BA los había escrito.

Ya había leído, estudiado y escuchado a Malcolm X, todos sus discursos/grabaciones una y otra vez. Había leído a Franz Fanon, Los condenados de la tierra. Había leído todas estas cosas de los Panteras y de sus líderes sobre esta contradicción —la opresión del pueblo negro— y cuál es la solución. Pero cuando leí los Red Papers 5 y 6, reconocí que nunca había visto este tipo de enfoque, este tipo de enfoque sistemático y científico que BA asumió para entender y analizar esta cuestión: desde la época de la esclavitud, pasando por la aparcería y el Jim Crow, hasta la migración a las ciudades urbanas, al entrar al proletariado aunque todavía enfrentaban la discriminación, la segregación y el terror policial — las implicaciones de todo eso para la revolución. El pueblo negro estaba ahora potencialmente en una posición más poderosa para contribuir a la revolución comunista para emancipar a la humanidad. Nunca había leído algo así.

Pero en ese momento algunas personas decían (al menos algunas personas que yo conocía — era una de las cosas que se circulaban en el movimiento en ese entonces): “no leas nada de ningún blanco que trate de contarte de la lucha del pueblo negro o de cualquier otro pueblo oprimido porque eso es social chovinismo”. Significa que están tratando de apoderarse de “tu” lucha. Están tratando de “apropiarse” de ella. ¡No! Si es cierto y científico, está llegando a la raíz del problema para que sea posible arrancar de raíz esta opresión y derrocarla.

Se escucha mucho de esto hoy en la jerga de la política de identidad — es privilegio de los blancos, racismo blanco, por lo tanto los blancos son automáticamente descalificados y no tienen nada que hacer aquí tratando de decirte lo que es real o no real. ¡Eso es una tontería! Es una forma de eludir la cuestión central: el que sea cierto o no lo que alguien dice, ¿lo dicho corresponde a la realidad o no? Es posible determinar eso asumiendo el enfoque científico basado en la evidencia.

Es una tontería a otro nivel. Yo conocía a BA, y sabía dónde se posicionaba su corazón.

Y luego, cuando empecé a leer sus escritos — llegué a conocer su método de pensar, su proceso de pensar, la manera en que abordaba la realidad. Cuando recibí ese folleto mientras estaba en prisión, Trabajo revolucionario en una situación no revolucionaria, pensé que constituía un dominio magistral del método materialista dialéctico — de entender la forma en que es posible transformar una cosa de una cualidad en un tipo de cualidad totalmente diferente. La manera en que es posible transformar una situación no revolucionaria en una situación revolucionaria.

Yo estaba en prisión y teníamos nuestro grupo de estudio marxista. Hacíamos comparaciones entre todas estas personas que se decían comunistas y líderes comunistas. Se tenía a distintas organizaciones — la Liga de Octubre, la Liga de Lucha Revolucionaria, el Partido Comunista de los Trabajadores, el Congreso de Trabajadores Negros. Se tenía a todas esas organizaciones, estaban en todas partes. Examinábamos a todas ellas, lo que decían en relación con lo que BA y la UR decían, así como comparábamos lo que decían con la forma en que Mao, Lenin y Marx adoptaron y aplicaron el método científico, su manera de abordar la realidad y quiénes de ese momento se acercaron más a ellos. Incluso en ese entonces, BA sobresalió.

El método que él estaba aplicando, aunque desde ese entonces lo ha desarrollado y ha hecho diferentes rupturas — pero podías ver, si lo buscabas, que se tenía una forma muy sistemática y científica de ir a las raíces de las cosas. No ponía ni decía algo simplemente porque fuera algo para hacer que la gente se sintiera bien, simplemente le decía la verdad a la gente, le gustara o no. Era algo que yo realmente apreciaba. Aplicó ese método a todo, incluida la opresión del pueblo negro y la manera en que se había cambiado a lo largo de los años.

Salir de la prisión e ingresar al movimiento

Cuanto más yo le entraba a BA, más ganas tenía de salir de la cárcel. Anteriormente, me importaba un carajo si saliera o no. Anteriormente decía: si sólo vivo cinco minutos más, lo haré bajo mis condiciones, ya sea que esté aquí dentro o fuera... ¡Carajo! Pero una vez que empecé a entrarle... quise salir. Quería conectarme con la dirección de BA. Quería conocerlo, quería conectarme con el Partido Comunista Revolucionario porque me pensaba: oye, tenemos al líder y a la dirección para realmente hacer la revolución que intentábamos hacer en los años 1960.

Cuando salí de la cárcel a fines de los años 1970, lo que ocurrió inmediatamente fue el caso de Bob Avakian y los acusados Mao Tsetung. Él era parte de una manifestación en Washington, D.C. que fue atacada despiadadamente por su defensa a Mao y a la revolución en China y por poner al descubierto el golpe de estado capitalista que se dio después de la muerte de Mao. El propio BA se enfrentaba a la posibilidad de pasar cientos de años en prisión. Dado que yo sabía que teníamos a algo especial aquí en términos de un líder, me ofrecí de voluntario de inmediato para ir a Washington, D.C. y ser uno de los voluntarios. Dije: no podemos permitir que nos arrebaten a BA. Iré a cualquier parte, haré cualquier cosa en el ámbito político, para impedir que eso suceda. Y 200 voluntarios fuimos a Washington, D.C. Fuimos allá para “Alborotar a Washington” políticamente — una vez más, BA habla de esto en su Autobiografía. Nos apasionaba eso, aunque justo en ese momento empezábamos a entender lo que teníamos en la dirección de BA.

Yo era nuevamente estrenado. Acababa de salir de prisión, mi libertad condicional acababa de terminar el día anterior y al día siguiente estaba en el avión rumbo a Washington, D.C. como voluntario. Así que me encontraba allá, y me parece que fue durante un discurso que BA acababa de dar a los voluntarios. Estoy de pie en la parte de atrás conversando con alguien, y él se me acerca a mí. Empieza a hablarme de algunas de las cosas que todos estábamos estudiando en ese entonces sobre la Bancarrota de la Segunda Internacional Comunista. Estudiamos por qué durante la época de Lenin, Lenin fue el único que dirigió a las masas a acometer la revolución. Tenían otros partidos que eran más grandes y contaban con mayor influencia, pero claudicaban y dirigían a la gente en diferentes países a empuñar las armas en la defensa de la maldita patria imperialista y necedades por el estilo, durante la Primera Guerra Mundial.

BA simplemente se acercó a mí caminando y empezó a conversar conmigo sobre todo eso y sobre algunas de las lecciones que deberíamos sacar de eso. Yo estaba un poco... Tengo que decir francamente que medio me sacó de onda que él se me acercara y me hablara. Pero BA era tan genuino, no tenía aires, de plano era tan genuino. Yo simplemente estaba conversando con él... aunque él es este líder muy avanzado de calibre mundial, cuando hablas con él es como si estuvieras hablando con tu mejor amigo, es como si estuvieras hablando con un amigo — así es como él me parecía a mí, lo cual, una vez más, realmente me llamaba la atención. Eso siempre me ha llamado la atención acerca de él.

Para volver a lo que yo estaba diciendo sobre Billy, el amigo de BA, incluida la cosa con los Panteras, cuando escucho a BA hablar de ello, él lo entiende mejor que yo. Estuve en los Panteras, pasé por ello, pero él lo entiende. Cuando fui a la cárcel, por eso yo estaba tan enfadado por lo que le había pasado a los Panteras. Pero BA tenía una comprensión racional y científica de por qué se escindieron y se apartaron del camino de la revolución. Una vez más, sin echarles la culpa, reconoció la represión brutal y asesina que enfrentaron — pero además, reconoció que no dieron el salto a abordar la revolución de manera científica.

Nadie en los años 1960 desarrolló una verdadera estrategia que pudiera dirigir a millones y millones de personas a derrotar y derrocar este sistema, con qué reemplazarlo, qué tipo de dirección necesitamos, en qué tipo de métodos y enfoque esa dirección tiene que basarse.

Así que es lo mismo que cuando hablaba de Billy o de esos jóvenes en Chicago cuando les mostramos los videocortos de BA a lo largo de los años. BA resuena cuando la gente lo oye, especialmente las masas básicas, así como otros. Cuando lo escuchan, resuena tan profundamente porque él entiende su situación, lo que están viviendo y cuál es la salida — mejor que uno mismo.

Es posible que estés viviendo y sufriendo de esta manera, pero es como ir al médico, a un buen médico. Tú eres la persona que sufre pero los médicos entienden mejor que ti cuál es la solución para acabar con ese sufrimiento mejor que ti. Porque él ha hecho el trabajo. La gente necesita explorar este trabajo y convertirse en seguidores de BA.

“Nunca ha habido un líder como éste”

Pero estas son algunas de las cosas que siempre me han llamado mucho la atención acerca de BA. Siempre me ha impactado a un nivel muy personal. Cada vez que pudiera hablar con él, y luego leer y estudiar sus obras, llama tanto la atención que nunca ha habido un líder como éste. Creo que es muy poco común. Especialmente cuando yo estaba en prisión, y en otras ocasiones, simplemente esperaba que pudiéramos tener a un líder que realmente pudiera dirigir a las masas a salir de esta mierda y realmente navegar a través de todos los giros, curvas y vaivenes. Porque en cualquier revolución siempre habrá dificultades, siempre habrá cosas no anticipadas que brotan, pero tenemos que contar con un método y enfoque que nos permita ser capaces de trabajar y resolver esas cosas y no dejar que eso nos desvíe del camino. Y eso es lo que veo con BA.

Cuando estaba en mi celda en la cárcel, solía pensar que iba a hacer alguna locura cuando saliera o que me iba a ir a China a vivir porque Mao todavía estaba con vida en ese entonces. Pero odiaba este sistema, odiaba lo que le hacía a las masas, no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo. Pero no creía que pudiéramos conseguir esa dirección a ese nivel de un Mao, un Lenin o un Marx. Luego empecé a darme cuenta de que la teníamos, la tenemos. Y ahora, se ha desarrollado más allá de lo que jamás había sido en la historia de la revolución comunista, porque BA ha hecho que esta ciencia sea mucho más cabal y consecuentemente científica, para que esté en sintonía con la realidad y su forma de ir cambiando y la manera en que ES POSIBLE cambiarla para emancipar a la humanidad.

Leía algunas cosas de la primera ola de la revolución mundial —Marx hizo el primer gran avance histórico en nuestra comprensión de la lucha por la emancipación humana— pero había claros límites y debilidades en la primera etapa del comunismo. A veces leía esas cosas y llegaba a una parte en que me decía, “ah, sí, ahora podemos relajarnos porque hay un reino de paz y armonía para siempre” — esa es una visión que se me venía a la mente. Pero yo nunca llegué de aprender eso de BA.

Por medio de esta revolución la humanidad puede superar las divisiones en grupos antagónicos — pero siempre habrá materia en movimiento, siempre habrá lucha, aunque no siempre sea antagónica, simplemente es así la realidad. Eso es lo que es tan refrescante, carajo. Porque cuando estaba en la cárcel, la gente hablaba... algunas de estas personas, eran elocuentes, habían estudiado el marxismo — pero era muy dogmático. Y yo los escuchaba hablar y me quedé boquiabierto porque decían que el desenvolvimiento de la historia está predeterminado, que el feudalismo sería negado por el capitalismo, y el capitalismo va a ser negado por el socialismo — y todo era una especie de resolución en una armonía de uno o dos pasos. Muy dogmático y tonterías por el estilo. Algo de eso ocurrió en esa primera etapa del comunismo, y BA se ha deshecho de eso con su nueva síntesis del comunismo. En ésta no encuentras nada de esa religiosidad, mantra religiosa y necedades semejantes, etc. Para mí, es por eso que creo que podemos hacerlo — con él, y con su dirección, debido a todo eso.

Bob Avakian a lo largo de los años 1969, 1979, 2003

vídeo en inglés

memoir-front.jpg

 

Lea
algunos pasajes en español de la autobiografía de Bob Avakian.

Escuche
a Bob Avakian leer en voz alta los primeros seis capítulos de su autobiografía.

Haga su pedido
del libro en inglés a Insight Press.

BAsics-3-16-tall-es.jpg

 

Sea un contribuidor recurrente y haga un donativo a Revcom.us — ¡Difunda BA y la revolución en este momento sin precedentes!

Gracias en gran parte a las generosas contribuciones económicas de los lectores, acabamos de poner en marcha una importante reconstrucción de la tecnología que impulsa el sitio web revcom.us.

La implementación de esta nueva tecnología proporciona una base para que revcom.us esté al centro de solucionar un problema con mucho en juego para la humanidad en este momento. Ese problema es: Tenemos —con la dirección de Bob Avakian (BA)— la visión, la estrategia y la dirección para la revolución real que la humanidad necesita tan desesperadamente. Pero lo que no tenemos son los miles de personas ahora que puedan atraer y activar a millones en el movimiento para la revolución en este momento poco común de la historia en que una revolución real es posible.

Ahora es necesario dar un nuevo salto en la recaudación de fondos para que revcom.us utilice la nueva tecnología y amplíe urgentemente el alcance e impacto del sitio. Ello, a su vez, requiere una comunidad ampliada en constante expansión, de contribuidores económicos recurrentes. ¡Únase a esa comunidad hoy mismo comprometiéndose a contribuir cada mes a revcom.us y a luchar con otros para que también hagan lo mismo!

SEA UN CONTRIBUIDOR RECURRENTE MENSUAL