De la sección "La epistemología y la moral, la verdad objetiva y necedades relativistas"

Pasaje de
EL NUEVO COMUNISMO

Excerpt from The New Communism by Bob Avakian

A continuación presentamos un pasaje de la obra de Bob Avakian, El Nuevo Comunismo. Aparte de los pasajes que ya se han posteado en revcom.us, de cuando en cuando publicaremos otros pasajes en revcom.us. Que estos pasajes sirvan para alentar e inspirar el mayor estudio de la obra en su conjunto, la que está disponible en su totalidad en español aquí, y está a la venta en forma de libro en inglés de Insight Press.

The New Communism cover
The New Communism cover

Este pasaje es de la sección titulada “Primera parte. Método y enfoque, el comunismo como una ciencia”.

Ahora, volvamos a la cuestión de la epistemología — y más específicamente, la epistemología y la moral. He señalado —y Lo BAsico26 también señala— que hay un punto donde la epistemología y la moral se encuentran27. ¿Qué quiere decir eso? Que, al llegar a comprender ciertas cosas, se presenta la pregunta: ¿Qué hace uno con lo que ha llegado a comprender? ¿Lo sigue, o se aleja de ello, o lo adultera, lo diluye y lo transforma en otra cosa? Estos son los puntos donde se encuentran la epistemología y la moral. Y esto no ocurre en una sola ocasión; ocurre repetidamente en la vida y de manera continua, para todos. Los retos se plantean repetidamente. Al ir aprendiendo de la vida y el mundo, ¿qué hace uno con lo que va aprendiendo?

Esto nos lleva de regreso a un enfoque científico de la verdad, en especial en la manera en que se plantea, una vez más, en oposición a las maneras erróneas de abordar el mundo — y, en particular, hablemos más acerca del relativismo. Este pulula por todas partes, y se promueve abiertamente, en especial en el ámbito universitario —tal vez yo tenga una “obsesión” al respecto, pero la tengo por una buena razón— se oyen esas necedades de que no solo no existe la realidad objetiva, sino también que la mera afirmación de que existe la realidad objetiva, y de que es posible llegar a conocerla, es un concepto “totalitario”. Si todavía no han escuchado esto, bueno, no tendrán que esperar mucho para escucharlo. Se encuentra por todas partes, de una u otra forma, pero es así particularmente en las universidades, en especial de la siguiente forma: “Hablar acerca de la verdad, pues eso es un concepto totalizante —no deja espacio para las ideas de otras personas, es totalitarismo, da susto—, eso es lo que condujo a todos los malos problemas del siglo 20, eso de que la gente hablaba y actuaba de esa manera, como si hubiera una realidad objetiva y hubiera una verdad que correspondiera a esa realidad objetiva”.

Sin embargo, para retomar lo que se mencionó antes, de hecho existe la realidad objetiva — y la verdad es de hecho un reflejo correcto o está en correspondencia con la realidad objetiva. La verdad es eso. Y sí, es cierto, nadie nunca puede conocer toda la verdad acerca de todo, y siempre debemos estar abiertos a la posibilidad de que lo que tomamos como la verdad acerca de cualquier cosa en particular tal vez no sea completamente correcto, o quizá resulte ser esencialmente erróneo. Pero no somos ni deberíamos ser agnósticos: “Ay, quién sabe qué es cierto, realmente no se puede determinar nada acerca del mundo real”. No. Nos basamos en el mundo real, interactuamos con el mundo real, comprobamos nuestras ideas en comparación con el mundo real y sacamos conclusiones científicas de eso, sobre la base de la evidencia y sobre la base de sintetizar, de aprender de los patrones en la realidad que surgen y pueden identificarse a partir de la acumulación de evidencia. Es muy importante que insistamos en ello.

De hecho, si uno lo reflexiona, todos los que son relativistas lo son hasta que algo realmente les importe. “No creo que nadie realmente puede determinar qué es la verdad objetiva, pero, fíjese que en las últimas semanas no me he sentido bien, por lo que fui al doctor. Y el doctor me dice: ‘Voy a hacerle algunos análisis’. Y luego se comunica conmigo y me dice: ‘Hicimos algunos análisis y resulta que usted tiene un problema en el riñón’. Pues bien, ¿quién es usted para decirme que tengo un problema en el riñón?”. Esa no es la manera en que las personas —ni siquiera los relativistas más fanáticos— actúan cuando algo realmente les importa. En ese caso, de repente, descubren que en verdad existe un mundo real y, de hecho, hay personas que lo entienden y tienen algo que decir sobre lo que se podría hacer para cambiarlo.

Este relativismo no es una manera correcta de abordar la realidad o de conocerla, y perjudica mucho cuando la gente insista en él. No es “totalitario” decir que la realidad objetiva existe, que podemos interactuar con ella y podemos transformarla. Podemos aprender acerca de ella, y sí, seguir aprendiendo, y seguir refinando lo que hemos aprendido, y quizás hasta descartar algunas cosas. Pero se acumulan conocimientos al actuar de esta manera, con este tipo de método y enfoque. Y no llegamos, y no llegaremos, a ninguna parte a la que hay que llegar negando y oponiéndonos a este enfoque de la realidad y la verdad.

He aquí otro ejemplo de cómo las personas son relativistas hasta que algo realmente les importe. La persona más relativista llega a ser madre o padre. Tiene un pequeño hijo. El hijo quiere cruzar la calle, justo en medio del tráfico. “Bueno, esa es tu realidad, Juanito o Elenita: si no crees que esos carros existan, no quiero obligarte a creer que sí”. ¡No! “Quédate aquí en la acera, no puedes caminar en frente de esos autos, esos autos son reales. Eso es cierto”. “Mami/papi eres una persona totalitaria”.

Tenemos que entender que esto no es una manera en que la gente puede o debe ir por el mundo real. Y tenemos que combatir en serio este relativismo, porque perjudica mucho: no sólo impide que las personas aborden y aprendan acerca del mundo, sino que impide que actúen contra las horribles atrocidades que se están dando. El relativismo las paraliza, les dice que no pueden tener certeza de nada, o que no les “incumbe”, debido a la política de identidad relativista. Le “incumbe” a otra persona hacer algo al respecto, y cómo se atreve a preocuparse y actuar ante algo que es de “mi propiedad”, de la opresión que me pertenece. Me dijeron que una persona fue a una universidad con uno de los afiches que muestran a todas las personas asesinadas por la policía, y alguien se le acercó y dijo: “No me gusta ese afiche, usted me hace sentir que no estoy a salvo”. Ah, ¡qué pena! ¿Y qué de las masas populares del mundo, que no están a salvo? ¿Y qué de las mujeres que no pueden ir por el mundo y estar a salvo? ¿Y qué de las masas populares en los barrios marginados de las ciudades, asesinadas a balazos por la policía y atormentadas y torturadas por el simple funcionamiento cotidiano de este sistema? ¿Y qué de lo que le pasa al medio ambiente? ¿Y qué de los niñitos cuyos madres y padres los envían desde América Central a cruzar la frontera, a solas, hacia Estados Unidos debido al caos que el imperialismo ha provocado en sus países, y quienes se topan con este horroroso tratamiento al llegar a Estados Unidos? ¿Y qué de todo eso, mientras usted trata de crear un pequeño refugio seguro para sí mismo, un pequeño lugar de privilegio en el que puede estar a salvo? ¿Y qué tal si entramos al mundo real y hablamos de lo que realmente está ocurriendo y de lo que hay que hacer? Basta ya de malditos lloriqueos, y hablemos de lo que realmente tiene que suceder para tener un mundo en que las masas populares pudieran sentirse a salvo y pudieran respirar.

 

26. Bob Avakian, Lo BAsico, de los discursos y escritos de Bob Avakian (RCP Publications, 2011). Se puede pedir en revcom.us. [regresa]

27. Lo BAsico 5:11  [regresa]

 

 


Índice

Introducción y orientación

Víctimas necias del engaño ajeno y propio

Primera parte. Método y enfoque, el comunismo como una ciencia

El materialismo versus el idealismo
Materialismo dialéctico
Con cuál modo de producción
Las contradicciones y dinámicas básicas del capitalismo
La nueva síntesis del comunismo
La base para una revolución
La epistemología y la moral, la verdad objetiva y necedades relativistas
El yo y un enfoque “consumista” de las ideas
¿De qué se tratará tu vida? — Elevar la vista de la gente

Segunda parte. El socialismo y el avance al comunismo:
Un mundo radicalmente diferente que podría haber, un camino hacia la verdadera emancipación

Las “4 Todas”

Más allá del estrecho horizonte del derecho burgués
El socialismo como un sistema económico y un sistema político — y una transición al comunismo
El internacionalismo
Abundancia, revolución y el avance al comunismo — Un análisis materialista dialéctico
La importancia del “concepto del paracaídas” — En este mero momento, y aún más a raíz de una revolución real
La Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte
   Núcleo sólido con mucha elasticidad basada en el núcleo sólido
Emancipadores de la humanidad

 

Tercera parte. El enfoque estratégico de una revolución real

Un solo enfoque estratégico general
Acelerar mientras se aguarda
Fuerzas para la revolución
La separación entre el movimiento comunista y el movimiento laboral, fuerzas impulsoras para una revolución
Liberación nacional y revolución proletaria
La importancia estratégica de la lucha por la emancipación de las mujeres
El Frente Unido bajo la Dirección del Proletariado
La juventud, los estudiantes y la intelectualidad
La lucha contra los modos de pensar pequeño burgueses, al mantener la orientación estratégica correcta
Los "dos máximos"
Los "5 Altos"
Las dos piedras angulares
De nuevo “Sobre la posibilidad de la revolución”
El internacionalismo — El derrotismo revolucionario
El internacionalismo y una dimensión internacional
El internacionalismo — Forjar otro camino
La popularización de la estrategia
Orientación fundamental

Cuarta parte. La dirección que necesitamos

El papel decisivo de la dirección
Un núcleo dirigente de intelectuales — y las contradicciones que esto supone
Una "pirámide" de otro tipo
La Revolución Cultural al interior del PCR
Es necesario que los comunistas sean comunistas
Una relación fundamentalmente antagónica — y las implicaciones cruciales de eso
El fortalecimiento del Partido — de manera cualitativa así como cuantitativa
Formas de organización revolucionaria, y el "Ohio"
Estadistas, y comandantes estratégicos
Métodos de dirección, la ciencia y el "arte" de dirigir
Trabajar desde "Sobre la posibilidad" hacia atrás —
   Otra aplicación del "núcleo sólido con mucha elasticidad basada en el núcleo sólido"