Crimen Yanqui - Caso # 95: El carnicero de Reagan comete el genocidio en Guatemala

Bob Avakian escribe que una de las tres cosas que tiene “que ocurrir para que haya un cambio duradero y concreto hacia lo mejor: Las personas tienen que reconocer toda la historia propia de Estados Unidos y su papel en el mundo hasta hoy, y las correspondientes consecuencias terribles”. (Ver "3 cosas que tienen que ocurrir para que haya un cambio duradero y concreto hacia lo mejor").

En ese sentido, y en ese espíritu, “Crimen yanqui” es una serie regular de www.revcom.us. Cada entrega se centrará en uno de los cien peores crímenes de los gobernantes de Estados Unidos, de entre un sinnúmero de sanguinarios crímenes que han cometido por todo el mundo, de la fundación de Estados Unidos a la actualidad.

La lista completa de los artículos de la serie Crimen Yanqui

600px_HiRes_GuatemalaAP502336358183.jpg

 

Mujeres indígenas ixiles fuera del tribunal el día después de que un juez ordenó la suspensión del juicio por genocidio contra el ex dictador de Guatemala el general Efraín Ríos Montt y el general José Mauricio Rodríguez Sánchez, 19 de abril de 2013. Foto: AP

EL CRIMEN: A principios de 1980, tras un golpe de estado del general José Efraín Rios Montt respaldado por Estados Unidos, el ejército guatemalteco destruyó sistemáticamente más de 600 aldeas indígenas mayas en las tierras altas del país. Setenta y cinco mil personas, en su inmensa mayoría mayas, se sacrificaron bajo el gobierno de Ríos Montt en este país pequeño y pobre de América Central. Los soldados les arrancaron el corazón a los niños, los cadáveres aún calientes, y los apilaron sobre una mesa para que lo vieran sus padres.

LOS CRIMINALES: Dos Comisiones de la Verdad —una patrocinada por la Iglesia Católica Romana y la otra por las Naciones Unidas— documentaron matanzas generalizadas, violaciones, tortura y actos de genocidio bajo el mandato de Ríos Montt. En 2013 enjuiciaron y condenaron de genocidio a Ríos Montt en la Ciudad de Guatemala, en particular por el asesinato de 1.771 indígenas Ixil. Un tribunal superior, compuesto en gran parte de aliados políticos de Ríos Montt, anuló su condena.

Estados Unidos nunca ha tenido que rendir cuentas para su papel de ninguna forma. La CIA entrenó, aconsejó y ayudó a dirigir a las fuerzas guatemaltecas que llevaron a cabo estas matanzas y les proporcionó “asistencia técnica”: equipo de comunicaciones, computadoras y armas especiales. Boinas Verdes instruyeron a los oficiales del Ejército de Guatemala en la Escuela de las Américas estadounidense en Panamá. Y cuando el genocidio en Guatemala amenazó con poner de relieve la naturaleza de Estados Unidos y su aliado, Estados Unidos subcontrató gran parte del trabajo sucio a Israel, cual país suministró el transporte a aldeas remotas, aviones de combate, entrenamiento militar, “asesores” y 10.000 rifles de asalto Galil.

Todo lo que hizo Ríos Montt lo orquestó, acogió, aprobó y respaldó Estados Unidos — con gusto morboso de parte del presidente Ronald Reagan. Al mismo tiempo que las masacres llegaban a ser un escándalo internacional, Reagan declaró que Ríos Montt fue “un hombre de gran integridad personal y compromiso”. Dijo que los activistas de derechos humanos difamaban a Ríos Montt. Reagan nunca fue llevado a juicio por su participación en estos y otros crímenes de lesa humanidad. En su lugar, lo promueven como uno de los presidentes estadounidenses más honrados y venerados de los tiempos modernos — elogiado por demócratas y republicanos por igual.

Ríos Montt era un favorito de los líderes de los fascistas cristianos en Estados Unidos —Pat Robertson y Jerry Falwell— quienes apoyaron enérgicamente a Reagan en su respaldo de la dictadura militar de Montt. Ríos Montt se hizo un ministro en la Iglesia Evangélica/Pentecostal de la Palabra con sede en California después de abandonar la Iglesia Católica en 1978. Robertson alabó a la “dirección ilustrada” de Montt y afirmó que el dictador insistió en “la honestidad en el gobierno”. Una semana después de que Montt tomó el poder, Robertson viajó a Guatemala para darle su primera entrevista que salió televisada en el programa The 700 Club de la Christian Broadcasting Network [Red Cristiana de Emisión]. Robertson estuvo en Guatemala tres días después del golpe y afirmó que la gente “bailaba de alegría en las calles, cumpliendo las palabras de [la Biblia].... Cuando los justos son las autoridades, el pueblo se alegra”.

LA COARTADA: Reagan afirmó que Rios Montt “enfrentaba un desafío brutal de guerrilleros armados y respaldados por otros de afuera de Guatemala”. Reagan llamó esta masacre genocida un esfuerzo para “restaurar la democracia y abordar las causas a raíz de esta insurgencia violenta” y “mejorar la calidad de vida de todos los guatemaltecos y para promover la justicia social”.

Los fascistas cristianos en Estados Unidos presentaron una coartada alternativa: Un pastor de la iglesia con sede en California a la que pertenecía Ríos Montt le dijo a un grupo que investigaba las atrocidades, “El ejército [de Guatemala] no masacra a los indios. Masacra a demonios, y los indios son poseídos por el demonio; son comunistas”.

EL MOTIVO: Después de emerger como potencia imperialista a finales de la década de 1800, Estados Unidos esclavizó a los pueblos de América Central, como Guatemala, en plantaciones y fábricas miserables. Estados Unidos declaró que América Central y México era su propio “patio trasero” para explotar y dominar política y militarmente mientras competía con opresores rivales.

El genocidio en Guatemala respaldado por Estados Unidos tenía como objetivo aplastar una insurgencia popular contra un régimen brutalmente opresivo, cual insurgencia podía amenazar la dominación estadounidense sobre Guatemala. Y era aún más urgente para los gobernantes de Estados Unidos debido a la influencia de su rival potencia imperialista, la Unión Soviética, en Guatemala y en las otras insurgencias en América Central, en un período en que las dos superpotencias imperialistas libraban una lucha furiosa y muy intensa por la dominación del mundo, lo que en ese momento amenazó con la verdadera posibilidad de una guerra mundial. En esta situación, Estados Unidos utilizó la tortura y el genocidio.

BAsics cover front

Lo BAsico, de los discursos y escritos de Bob Avakian   

Estos imperialistas hacen que el Padrino se parezca a Mary Poppins.

—Bob Avakian, Lo BAsico 1:7

EL REINCIDENTE: En 1954 Estados Unidos orquestó un golpe de estado en Guatemala que derrocó al presidente elegido, Jacobo Árbenz, porque su gobierno había nacionalizado las tierras ociosas en manos de la United Fruit —una corporación estadounidense— para distribuirlas a los campesinos. A finales de 1960, el Pentágono tenía hasta 1.000 soldados de las fuerzas especiales en Guatemala, llevando a cabo una contrainsurgencia masiva contra las guerrillas antigubernamentales. Formaron escuadrones de la muerte a instancia del jefe de la misión militar estadounidense en Guatemala. Durante décadas, los espasmos monstruosos de violencia patrocinados por el gobierno acabaron con la vida de 200.000 personas, más del 80 por ciento de ellas agricultores campesinos indígenas mayas.

Otros levantamientos populares en la década de 1980 contra los brutales regímenes centroamericanos también fueron ahogados en sangre por los imperialistas estadounidenses y los escuadrones de la muerte y terroristas patrocinados por Estados Unidos. En El Salvador, los regímenes respaldados por Estados Unidos de Roberto d’Aubuisson y José Napoleón Duarte mataron a más de 75.000 personas. Nicaragua sufrió cerca de 50.000 bajas durante la década de 1980 cuando las fuerzas militares contrarrevolucionarias, las “Contras”, financiadas en secreto por Reagan, lanzaron ataques terroristas con el fin de derrocar al gobierno sandinista que había derrocado al dictador pro Estados Unidos Anastasio Somoza en 1979.

Estos crímenes de lesa humanidad forman el telón de fondo de la desesperada situación actual en América Central que impulsa a la gente a arriesgar su vida para escapar de las condiciones infernales “hechas en Estados Unidos”.

Sea un contribuidor recurrente y haga un donativo a Revcom.us — ¡Difunda BA y la revolución en este momento sin precedentes!

Gracias en gran parte a las generosas contribuciones económicas de los lectores, acabamos de poner en marcha una importante reconstrucción de la tecnología que impulsa el sitio web revcom.us.

La implementación de esta nueva tecnología proporciona una base para que revcom.us esté al centro de solucionar un problema con mucho en juego para la humanidad en este momento. Ese problema es: Tenemos —con la dirección de Bob Avakian (BA)— la visión, la estrategia y la dirección para la revolución real que la humanidad necesita tan desesperadamente. Pero lo que no tenemos son los miles de personas ahora que puedan atraer y activar a millones en el movimiento para la revolución en este momento poco común de la historia en que una revolución real es posible.

Ahora es necesario dar un nuevo salto en la recaudación de fondos para que revcom.us utilice la nueva tecnología y amplíe urgentemente el alcance e impacto del sitio. Ello, a su vez, requiere una comunidad ampliada en constante expansión, de contribuidores económicos recurrentes. ¡Únase a esa comunidad hoy mismo comprometiéndose a contribuir cada mes a revcom.us y a luchar con otros para que también hagan lo mismo!

SEA UN CONTRIBUIDOR RECURRENTE MENSUAL