Los pájaros no pueden dar a luz cocodrilos, pero la humanidad puede volar más allá del horizonte

La dictadura —del proletariado— y la transición más allá de la dictadura

Primera parte:
REVOLUCIÓN Y EL ESTADO

Nota de la redacción: El siguiente texto es de una reciente charla de Bob Avakian. A continuación presentamos el séptimo pasaje de esa charla la cual está saliendo por partes en Revolución. La charla empezó a salir por partes en Revolución #218, 28 de noviembre de 2010. En preparación para su publicación, se ha revisado el texto y agregado las notas.

 

Los pájaros no pueden dar a luz cocodrilos, pero la humanidad puede volar más allá del horizonte

 

La dictadura —del proletariado— y la transición más allá de la dictadura

En términos de la dictadura del proletariado como una transición del capitalismo al comunismo a escala mundial, el Manifiesto de nuestro Partido discute —y esto es un punto muy importante— dos razones básicas de por qué la dictadura del proletariado es necesaria.

Primero, para ejercer la dictadura sobre los elementos de la clase explotadora, viejos y nuevos, y a la vez avanzar la revolución hacia el triunfo final del comunismo, en todo el mundo, con la realización de “las 4 todas” (la abolición de todas las diferencias de clase, de todas las relaciones de producción sobre las cuales esas diferencias de clase descansan, de todas las relaciones sociales que corresponden a esas relaciones de producción y la revolucionarización de todas las ideas que corresponden a esas relaciones sociales), la cual es el objetivo final de la dictadura del proletariado. Así que ésa es su primera función — ejercer la dictadura sobre los elementos de la clase explotadora, viejos y nuevos, y a la vez avanzar la revolución hacia el triunfo final del comunismo, el cual sólo se puede alcanzar a escala mundial.

Pero la segunda función también es muy importante: para defender y hacer cumplir los derechos del pueblo, aun con las desigualdades que pudieran existir en cualquier momento dado, mientras la meta es abolir y avanzar más allá de toda esa desigualdad social y todas esas relaciones de explotación y opresión — y la sociedad debe tener movimiento en esa dirección.

Y, de nuevo, se puede ver la esencia de esto encarnada en la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto). De eso habla directamente el “Preámbulo” de esa Constitución.

Pero para continuar brevemente sobre esta segunda función de la dictadura del proletariado, Mao de hecho hizo una declaración, a su manera típicamente provocadora, que aun a mil años desde ahora, en la sociedad comunista, los beneficios mal habidos todavía serán malos y usted todavía no podrá ir a la casa de su vecino y cogerse algo. Aún existirán cosas de consumo y uso personal, aunque se haya transformado radicalmente la idea de la propiedad. Pero seguramente en la sociedad socialista, por el mero hecho de que una doctora tenga un salario más alto que un maestro de escuela, digamos, o que un físico tenga un salario más alto que alguien que trabaja en otro sector de la economía — no se podrá sacar cosas de la casa del doctor o del físico y decir: “Estas cosas representan privilegios no justificados, usted no los puede tener, después de todo estamos por la igualdad”. La dictadura del proletariado en realidad refuerza el hecho de que usted no puede hacer eso — de hecho defiende cierta desigualdad, aunque la meta sea y el movimiento concreto deba ser avanzar más allá de esa desigualdad. Eso, una vez más, es una diferencia fundamental entre el punto de vista amplio del proletariado —no entendido en un sentido reificado ni en un sentido economista, sino entendido en el sentido de sus intereses más fundamentales y más grandes, de alcanzar “las 4 todas”— y, por otro lado, el punto de vista del pequeño burgués que quiere nivelar las cosas de inmediato para que pueda tener la oportunidad de sacar su propia tajada con mejores condiciones para sí mismo o para sí misma, en lo que sería la competencia de mercancías.

De vuelta a los pájaros y cocodrilos

Así que hemos vuelto a los “pájaros y cocodrilos”. Hemos vuelto a lo que planteó el Manifiesto de nuestro Partido, de que no se trata de “quiénes son Uds. para decir” — o en algún sentido abstracto, “¿a quién le toca decidir” cómo hacer las cosas? “¿Por qué le toca a su Partido decidir qué va a ser la Constitución?”. Bueno, habrá un sistema u otro — o habrá un levantamiento popular con la dirección necesaria que hace la revolución para crear un sistema totalmente nuevo, o caeremos en el mismo sistema caduco. Si llegamos concretamente a dirigir esa revolución y capacitar a las masas para lograrlo, no tenemos intenciones de abdicar ese liderazgo para que restauren el capitalismo en nombre de la igualdad. Es así de básico.

No estamos hablando de una visión estereotípica, ni siquiera la versión previa a la nueva síntesis, de la dictadura del proletariado. Estamos hablando de una visión emancipadora a un nivel completamente nuevo. Eso lo encarna el Proyecto de texto para la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte1. Pero de lo que estamos hablando es la dictadura del proletariado, y la dirección de la vanguardia que aplica la nueva síntesis.

Así que, como ilustra la metáfora de “pájaros y cocodrilos”, no se trata arbitrariamente de “quién tiene el derecho de decidir”, sino de qué es la verdadera dinámica de la realidad material que confrontamos y cuáles caminos del cambio existen. En realidad se trata de o lo uno/o lo otro, como he venido recalcando: o se trata de la toma del poder estatal por las masas populares dirigidas por una vanguardia de este tipo y luego el avance al comunismo en todo el mundo y la abolición final del poder estatal y de las vanguardias; o se trata de volver al capitalismo o perpetuar el capitalismo sin siquiera haber tenido una revolución en primer lugar. Ésas son las opciones. ¿Por qué es así? Porque así es la realidad, así ha evolucionado la sociedad humana. Lo único que hemos hecho es reconocerla y actuar en consecuencia.

Eso hace hincapié de nuevo en la importancia de tener un entendimiento materialista y de proceder desde donde nos encontramos, a donde nos ha llevado el desarrollo histórico de la sociedad humana (repito, no a donde “tuvo que llevar” sino que a donde ha llevado): cuáles caminos se hayan abierto de ahí para el cambio, de hecho para una profunda transformación y salto, en la sociedad humana y su interacción con el resto de la naturaleza.

Continuará

1. La Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto), publicada por el Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, dice en el “Preámbulo” que tiene “su base teórica en la ciencia del comunismo y los avances en el desarrollo de esa ciencia por medio de la nueva síntesis forjada por Bob Avakian”. Diversas charlas y escritos de Bob Avakian, y otras publicaciones del Partido, como Revolución y comunismo: Fundamento y orientación estratégicos; El comunismo: El comienzo de una nueva etapa, Un manifiesto del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos; y la Constitución del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, tratan esta nueva síntesis; y, como señala esta charla, la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto) es una aplicación viva de esa nueva síntesis. [regresa]

 

Anterior

Índice

Siguiente