Los pájaros no pueden dar a luz cocodrilos, pero la humanidad puede volar más allá del horizonte

Incorporando aspectos del utopismo — sobre una base materialista

Primera parte:
REVOLUCIÓN Y EL ESTADO

Nota de la redacción: El siguiente texto es de una reciente charla de Bob Avakian. A continuación presentamos el octavo pasaje de esa charla la cual está saliendo por partes en Revolución. La charla empezó a salir por partes en Revolución #218, 28 de noviembre de 2010. En preparación para su publicación, se ha revisado el texto y agregado las notas.

 

Los pájaros no pueden dar a luz cocodrilos, pero la humanidad puede volar más allá del horizonte

 

Incorporando aspectos del utopismo — sobre una base materialista

Ahora, habiendo machucado bastante contra el utopismo, quisiera decir algo sobre el otro aspecto de la contradicción. Lo más fundamental que hay que hacer es primero romper con el utopismo (y otros puntos de vista y enfoques no científicos) y dar el salto más allá de ello al comunismo científico, y de ahí seguir adelante sobre esa base. Eso es lo más esencial para poder cambiar concretamente el mundo y dirigir a otros a cambiar el mundo de manera consciente. Pero, al dar y consolidar firmemente ese salto, y al avanzar sobre esa base y ninguna otra, sobre ese cimiento y en ese marco hay otro salto que se puede y se debe dar: incorporar lo que se pueda incorporar del marco utópico al marco dialéctico materialista. Eso es, para repetir, una expresión de la diferencia entre la nueva síntesis y otros conceptos de lo que es el comunismo, e incluso algo de la teoría y práctica del pasado. Se veían en Mao unos aspectos de lo que me refiero aquí, pero ésta constituye precisamente más síntesis.

Tiene que ver con la contradicción que se planteó y con los escritos respecto a la contradicción, de que el mundo no puede quedar sin cambiarse en lo fundamental, pero por otro lado no queremos una sociedad y un mundo en que "se apaguen las luces" — que la revolución comunista no debe caracterizarse así, pero la gente la ha considerado así en el pasado, con cierta justificación. Necesitamos otra ruptura radical más allá de eso1.

Respecto a este principio de romper con el utopismo y de dar el salto más allá del mismo al comunismo científico y luego, sobre esa base, incorporar de lo utópico lo que se puede incorporar a un marco dialéctico materialista —y transformarlo en ciertas maneras—, podemos acordarnos de Woodstock, desde hace unos 40 años. Eso definitivamente fue un fenómeno utópico. Es significativo que en la película Taking Woodstock que recién salió, algo de eso se expresa bastante bien, tanto lo que podemos reconocer como el lado flaco del Woodstock original como también cosas muy positivas, incluido el hecho de que se juntaron ahí de 400.000 a 500.000 personas, lo equivalente a una ciudad mediana en Estados Unidos, durante cuatro días en condiciones horribles —lluvia y lodo, pocos baños, muchas incomodidades—, y sin embargo la gran mayoría de la gente se esforzaba para tener un etos de vivir en cooperación, aunque resultó "enrarecido" y, en última instancia, utópico. Las estadísticas del crimen ahí asombran en términos de lo que no ocurrió: aunque se cometieron unos cuantos crímenes, entre ellos unos violentos como la violación, lo extraordinario es que eran muy pocos. Si uno comparara aquellos cuatro días con cuatro días de la "vida normal" en cualquier ciudad mediana estadounidense, se le resaltaría una profunda y llamativa diferencia. No se trataba de manifestaciones superficiales, sino todo un etos.

Por supuesto, eso no pudo durar, y aquel utopismo no podía llegar hasta una nueva sociedad. Pero, ¿hay algo que aprender de eso? ¿Hay algo que se puede y se debe incorporar, sobre un fundamento materialista, de ese fenómeno u otros más recientes, como por ejemplo la experiencia de Burning Man cada año, en que la gente va al desierto y por unos cuantos días, se deshacen de sus "acostumbradas" formas de hacer las cosas y de relacionarse con otros? Eso también tiene claras limitaciones. Esos fenómenos son agudamente contradictorios, pero ¿hay cosas de las cuales se puede y debe aprender y que se puede y debe incorporar sobre una base materialista? Sí. Debemos tener una orientación positiva hacia ello — sobre una base materialista y sin adoptar el punto de vista utópico.

Eso tiene que ver con la idea de "muchos diferentes canales"2: el análisis de que el cambio se da por medio de muchos diferentes canales y no solamente directamente mediante la esfera política o solamente como una extensión del trabajo de la vanguardia. A veces esto abarca contradicciones agudamente sociales o directamente políticas, aunque se dé de formas que parezcan inesperadas. Por ejemplo, recuérdense del reciente escándalo sobre el caso de Shirley Sherrod, una negra cuyo padre fue asesinado hace años por racistas blancos en el Sur, y que hace poco fue despedida de su puesto en el Departamento de Agricultura después de que unos blogueros y comentaristas derechistas del Noticiero Fox tergiversaron burdamente unos comentarios que ella hizo en un discurso, y lanzaron toda una campaña en su contra por supuestos comentarios "racistas" sobre gente blanca. Eso creó bastante controversia e indignación, y en este caso cuando los métodos totalmente fraudulentos de los derechistas fueron desenmascarados, los atacantes derechistas se vieron obligados a retroceder, y la administración de Obama —que se había apurado a despedirla inmediatamente sin investigar la situación ni defenderla de esas viles calumnias— tuvo que pedirle disculpas. En ciertas condiciones, estas cosas podrían llevar a una crisis de legitimidad para la clase dominante. No estamos en una situación así en este momento, pero esta es una expresión de los "muchos diferentes canales". También lo son algunos otros fenómenos de que vengo hablando, que no son tan directamente políticos, como Woodstock hace décadas o Burning Man — u otras cosas que vemos en la esfera cultural, incluso cosas que se centran en experiencias y sentimientos personales pero que asumen un significado social más amplio.

Lo importante es tener una sensibilidad y una orientación —y una ciencia, en un sentido vivo— que encarna el entendimiento y enfoque correctos del significado o el posible significado de fenómenos de este tipo. Claramente esto tiene que ver con el fenómeno de que, como lo dijo Lenin, el comunismo brota de todo aspecto de la vida social. Tiene que ver con la aplicación del "núcleo sólido, con mucha elasticidad"3. Precisamente sobre esa base y mediante la aplicación de eso, se puede y debe tener una receptividad de chequear cosas y andar en búsqueda de cosas que podrían contribuir a hacer nacer un mundo nuevo aunque por sí solas nunca podrían llevar a ese nuevo mundo. Esa es otra contradicción que tenemos que tratar de una manera viva, si siquiera vamos a llegar hasta donde tenemos que llegar — y tenemos que llegar hasta donde tenemos que llegar.

Continuará

 

1. A principios de 2010, Bob Avakian llamó la atención a esta contradicción, de cambiar el mundo en lo fundamental sin "apagar las luces", e invitó a unas personas asociadas con el Partido o con responsabilidades relacionadas con el Partido a responder con sus ideas sobre esa contradicción. Se publicaron en línea 19 cartas de respuesta, con una Introducción, en febrero de 2010. Titulada "Una contradicción histórica: Cambiando el mundo en lo fundamental sin ‘apagar las luces’", esta publicación está en línea en revcom.us en forma de texto y Pdf. [regresa]

2. En "Hacer la revolución y emancipar a la humanidad", primera parte, en la sección "Libertad… y necesidad", se recalca lo siguiente:

"Pero fundamentalmente (y, se podría decir, debajo de todo esto) la libertad sí radica en el reconocimiento y la transformación de la necesidad. Lo importante es que ese reconocimiento y la capacidad de llevar a cabo esa transformación se da a través de muchos diferentes ‘canales’, y no está ligada de una manera positivista o reduccionista o lineal a la manera en que se presentan, en un momento dado, las principales contradicciones sociales. Si así fuera —o si así lo abordáramos—, liquidaríamos el papel del arte y de buena parte de la superestructura en general. ¿Por qué libramos batallas en la esfera de la moral? Porque en la superestructura hay iniciativa y autonomía relativas. Y cuanto más se le dé expresión correcta a eso, tanto mejor será la situación, en cuanto a la clase de sociedad que tengamos en un momento dado así como en términos de nuestra capacidad de reconocer la necesidad y llevar a cabo la lucha por transformar la necesidad". [regresa]

3. El "núcleo sólido, con mucha elasticidad" es uno de los principios clave encarnados en la nueva síntesis desarrollada por Bob Avakian. Como explica la Constitución del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos ("Apéndice: El comunismo como una ciencia"):

"En esta nueva síntesis desarrollada por Bob Avakian, en resumen, tiene que haber un núcleo sólido, con mucha elasticidad. Esto viene siendo, ante todo, un método y un enfoque que tienen muy amplia aplicación. Se basa en el análisis científico de que la realidad es, de hecho, real —y consta de formas particulares de materia en movimiento, cada una con una identidad específica— pero a su vez cada cosa particular se está moviendo, se está cambiando y está interactuando con otras cosas a diferentes niveles. Es necesario tener un firme conocimiento de los dos aspectos y cómo se influyen mutuamente, para conocer y transformar todas las esferas de la realidad y es de importancia fundamental para hacer las transformaciones revolucionarias en la sociedad humana….

"Es necesario trabajar para expandir el núcleo dirigente (que en sí está experimentando cambios a continuo) como también alentar la elasticidad al mayor grado que sea posible en un momento dado — mientras, a lo largo de todo esto, se mantiene claramente ‘en la mira el premio’ de la revolución y el comunismo.

"Aplicar a la sociedad socialista el enfoque del núcleo sólido con mucha elasticidad abarca la necesidad de tener un núcleo dirigente que se vaya expandiendo, que entienda claramente por qué se necesita la dictadura del proletariado y el objetivo de continuar la revolución socialista como parte de la lucha mundial por el comunismo, y que esté decidido a llevar a cabo esta lucha a través de todos los vaivenes, curvas y giros. A su vez, necesariamente habrá muchas diferentes personas y tendencias en la sociedad socialista que influyen en muchas diferentes direcciones — y a la larga todo eso puede contribuir al proceso de llegar a conocer la verdad y de llegar al comunismo. En ciertos momentos, este proceso se pondrá intenso, y la dificultad de abrazarlo todo —mientras que se dirija en amplio sentido todo el proceso hacia el comunismo— dará la sensación, como dice Avakian, de ir al borde de ser descuartizado, una y otra vez. Todo eso es difícil pero necesario, y es un proceso al que darle la bienvenida. Es la única manera de llegarle, la única manera de llegar al comunismo" (énfasis en el original).

Tal como se señaló anteriormente en esta charla, la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto) es una aplicación viva de la nueva síntesis, lo que abarca, como importante aspecto, el principio del "núcleo sólido, con mucha elasticidad". [regresa]

Continuará

 

Anterior

Índice

Siguiente