Reforma o revolución

Cuestiones de orientación, Cuestiones de moral

Nota de la redacción: Lo siguiente es un pasaje de un discurso dado por Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario, ante un grupo de militantes y partidarios del partido en 2005. Se ha redactado para la publicación aquí.

Este ensayo es del libro Lo BAsico, de los discursos y escritos de Bob Avakian.

Cuando uno ve la gran brecha que con frecuencia y hasta en general existe entre las condiciones y el sufrimiento de las masas y lo que se puede hacer para remediarlos, cuando se enfrenta eso una y otra vez, todos sienten un claro impulso que se expresa en términos morales: ¿cómo se puede cruzar de brazos ante ese sufrimiento? Tal como he reiterado en varias ocasiones, siento mucho respeto por los que se ofrecen para Médicos sin Fronteras y cosas por el estilo. Sin embargo, como consecuencia de fuerzas objetivas mayores, un tsunami de sufrimiento (hablando en sentido metafórico y a veces en sentido literal) abruma y aplasta a diario la labor que hacen y la ayuda que dan.

Cuando era joven, pensaba dedicarme a la medicina o al derecho, y no porque me interesara el dinero ni la oportunidad de jugar al golf. Sabía que muchos necesitaban atención médica y que las víctimas del sistema "de justicia" necesitaban abogados que de veras las defendieran. Pero con el tiempo caí en cuenta de esto: si bien podría ayudar a unas cuantas personas, y aun si me entregara cien por ciento, muchas más necesitarían de esos servicios (y de mucho más de lo que yo, y otros, podríamos hacer para ayudarlas), y así sería siempre, cada vez peor. Una vez que se capta eso, si uno es consecuente con sus propios principios, no puede mirarse al espejo y hacer menos de lo que entiende que se requiere.

Claro, esto tiene una dimensión moral. ¿Cómo es posible cruzarse de brazos mientras se muere gente de enfermedades curables en el tercer mundo, y a la mera vuelta de la esquina? ¿No debemos acudir de inmediato? Pero en última instancia la moral depende del punto de vista de clase y de cómo se entiende la realidad, lo que en la sociedad de clases, fundamentalmente y en última instancia, expresa un punto de vista de clase determinado. Hay una moral que no corresponde al reformismo ni se propone solamente atenuar la situación y sufrimiento de las masas ni aliviar algunos, y solamente algunos, de sus efectos. Esta moral se propone eliminar y abolir las causas del sufrimiento; esta moral corresponde a la conciencia revolucionaria de que, mientras siga en pie el sistema capitalista imperialista, no podemos eliminar el sufrimiento de las masas y, de hecho, empeorará.

No por eso digo que no tenga importancia tratar agravios específicos o que la resistencia popular a formas específicas de opresión no tenga importancia. Todo lo contrario. Marx recalcó esta verdad profunda: si las masas no se defienden, si no luchan contra la opresión (incluso sin llegar al punto de la revolución), las aplastarán y las reducirán a un montón de seres miserables incapaces de levantarse y luchar por una causa más elevada. Pero como punto de orientación fundamental, debemos captar firmemente que aun con los más heroicos y desinteresados sacrificios y los mejores esfuerzos, no es posible aliviar, ni mucho menos eliminar, el sufrimiento de las masas y las causas de ese sufrimiento en el marco de este sistema, y nuestra moral tiene que derivarse de eso.

Podemos trazar una analogía. Imaginemos que pudiéramos regresar varios siglos atrás, como en Un yanqui en la corte del rey Arturo. En este caso, volvamos a los tiempos de las pestes que diezmaron a enormes sectores de la población en Europa. En esos tiempos, lo único que sabían era poner en cuarentena a los enfermos. Una persona de buena voluntad quizá les ponía paños mojados en la frente a los agonizantes o hacía otra cosa para aliviar un poco el sufrimiento. Tal vez hacía lo que pudiera para que no se contagiaran los demás. Bueno, supongamos que como somos de estos tiempos, sabemos que la peste se puede curar con antibióticos si se dan a tiempo. Extendamos la analogía y supongamos que en esos tiempos había antibióticos. Claro, en esos tiempos no tenían ni antibióticos ni los conocimientos científicos para producirlos, pero supongamos que sí. Por ejemplo, supongamos que otros viajeros del tiempo llegaron desde nuestros tiempos con un montón de antibióticos que podían prevenir millones de muertes por la peste, pero monopolizaron la propiedad de los antibióticos y tenían grupos de mercenarios para vigilarlos. No querían repartirlos si no podían sacar buenas ganancias, los cobraban muy caros y la mayoría no podía comprarlos.

En esa situación, ¿qué sería mejor para la gente: seguir poniendo paños mojados en la frente de los enfermos, u organizar a las masas a asaltar la bodega de los antibióticos y repartirlos?

Esa analogía deja ver la diferencia esencial entre la reforma y la revolución, y nuestra moral se deriva de entender eso. Es muy duro ser testigo del sufrimiento de las masas y no poder eliminarlo de inmediato y, claro, debemos organizarlas a luchar contra la opresión y los agravios del sistema. Pero si de veras captamos dónde están "los antibióticos" (y quién los acapara y monopoliza y los convierte en maquinaria para sacar ganancias —en capital— y por qué las masas no pueden obtenerlos), tendríamos la responsabilidad de dirigir a las masas a alzarse a tomarlos y repartirlos.

Vuelvo a repetir: admiro la moral de los que quieren aliviar el sufrimiento (y quizá no ven más allá que eso). De ninguna manera debemos menospreciar a estas personas que hacen cosas como dejar agua en el desierto para los inmigrantes que cruzan la frontera desde México; debemos admirarlas y unirnos con ellas. Pero su labor no es la solución fundamental al problema del sufrimiento de los inmigrantes, ni elimina las fuerzas que los arrojan de sus países ni las demás penas y opresión de las masas por todo el mundo. Aunque admiro a los que se ofrecen para Médicos sin Fronteras y otras causas, si dicen: "No se puede hacer más que esto", tenemos que librar una lucha muy dura de principios con ellos, y a la vez unirnos con ellos y admirar su espíritu, porque objetivamente no es cierto que no se puede (ni se debe) hacer más, y plantearlo así le hace daño a las masas.

En términos fundamentales y estratégicos, es necesario definir el eje de nuestros esfuerzos: ¿contrarrestar los efectos y síntomas o atacar el problema de raíz y eliminar la causa? Por eso, uno se vuelve revolucionario: reconoce que hay que encontrar la solución completa porque si no, el sufrimiento continuará y empeorará. Eso es una de las cosas principales que hacen que las masas se acerquen a la revolución, aun antes de captar científicamente en toda su complejidad lo que significa y requiere. Al volverse comunista y tomar en cuenta más y más el mundo entero, y no solamente la parte donde se encuentra, se ve que el mundo entero tiene que cambiar, que hay que arrancar de raíz la opresión y explotación en todas partes para que ya no exista en ninguna parte.

Así que es necesario tener la misión de liberar esos antibióticos. No nos desviemos de eso, a pensar que lo mejor y lo más noble es aliviar la miseria y los síntomas, en vez de atacar el problema de raíz y abrir paso a una cura real y duradera. La cuestión de reforma versus revolución no es una noción trivial de "lo nuestro" versus "lo de otros"; es cuestión de qué se necesita para eliminar el horroroso sufrimiento en que vive la vasta mayoría de la humanidad todos los días, y de qué tipo de mundo es posible.

No somos revolucionarios porque está "de moda"; en verdad hoy ¡no está de moda en absoluto! En la época de los 60, en ciertos sectores, para los negros y otros sectores, dedicarse a la revolución era un "oficio legítimo": ¿A qué te dedicas? Soy médico. ¿A qué te dedicas? Soy basquetbolista. ¿A qué te dedicas? Soy revolucionario. Oficio legítimo. Conversando sobre el tema con un camarada de larga trayectoria, comentó que era más fácil en cierto sentido ser revolucionario en esos tiempos porque se gozaba de la "aprobación social", o sea, importantes sectores de la sociedad expresaban aprobación a los revolucionarios. Pero ahora no es así, y menos aun en el caso del revolucionario comunista: "¿Qué te pasa? ¿Estás loco?" [risas] Muchos responden así, como saben, o plantean argumentos teóricos para decir que no es posible o es una mala idea, un desastre o una pesadilla. Bueno, no hacemos esto por la aprobación social. Claro, en un sentido, es bueno tenerla, porque expresa elementos favorables de la sociedad y de cómo se ve la cuestión del cambio radical. Pero no lo hacemos porque queremos "aprobación social" ni dependemos de ella para hacerlo. Si no tenemos "aprobación social", tenemos que crearla, no para que la gente nos vea "con buenos ojos" en un sentido estrecho o personal, sino porque hay que transformar su modo de entender la realidad y de actuar para transformarla.

En fin, estamos hablando de una cuestión de orientación fundamental. No es simplemente que la revolución es más justa. "La reforma suena medio intranscendente, ¡pero lo revolucionario, eso es más justo!" [risas] No, eso no es el meollo del asunto. Es muy justo participar en Médicos sin Fronteras. Pero lo esencial es que la revolución corresponde a la realidad, a lo que se necesita para resolver las contradicciones que he señalado reiteradamente en este discurso (la contradicción fundamental del capitalismo y otras contradicciones que entraña y todos sus efectos en el mundo), para resolver esas contradicciones en aras de los intereses de las masas. Por eso somos revolucionarios, y precisamente revolucionarios comunistas, porque es el único tipo de revolución que brinda lo que se necesita, lo que el mundo reclama. En cuanto a nuestra orientación fundamental, tenemos que partir de eso.

Quién es Bob Avakian

Por Bob Avakian y el trabajo que ha hecho durante varias décadas, de sintetizar las experiencias positivas y negativas de la revolución comunista hasta hoy y de aprender de una amplia gama de experiencias de la humanidad, se ha desarrollado una nueva síntesis del comunismo — existen en realidad una visión y estrategia viables para una sociedad y mundo radicalmente nuevos y mucho mejores, y existe la dirección crucial que se necesita para hacer avanzar la lucha hacia ese objetivo.

Aprenda mucho más sobre Bob Avakian aquí.

BA Speaks: REVOLUTION—NOTHING LESS!
A film of a talk by Bob Avakian

Revolution Nothing Less cover 600

 

PayPal — ¡El modo más seguro y fácil de pagar en línea!
Pedirlo a RCP Publications,
PO Box 3486, Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
rcppublications@gmail.com
773-227-4066
(Descuentos para cantidades disponibles)

Conseguirlo en el Libros Revolución cercano
Juego de 3 discos. En total: 6 horas, 18 minutos
$ 15 (+ $ 3 envío)

© 2013 The Bob Avakian Institute.
Todos los derechos reservados
Productor: The Bob Avakian Institute
RCP Publications es un distribuidor autorizado

Revolution and Religion

 Revolution and Religion
Revolution and Religion Learn More