Crimen Yanqui Caso #44: El Sendero de Lágrimas, 1838-1839

Bob Avakian escribe que una de las tres cosas que tiene “que ocurrir para que haya un cambio duradero y concreto hacia lo mejor: Las personas tienen que reconocer toda la historia propia de Estados Unidos y su papel en el mundo hasta hoy, y las correspondientes consecuencias terribles”. (Ver "3 cosas que tienen que ocurrir para que haya un cambio duradero y concreto hacia lo mejor").

En ese sentido, y en ese espíritu, “Crimen yanqui” es una serie regular de www.revcom.us. Cada entrega se centrará en uno de los cien peores crímenes de los gobernantes de Estados Unidos, de entre un sinnúmero de sanguinarios crímenes que han cometido por todo el mundo, de la fundación de Estados Unidos a la actualidad.

La lista completa de los artículos de la serie Crimen Yanqui

Trail-of-Tears-900px.jpg

 

El Sendero de Lágrimas

EL CRIMEN:

En 1838 y 1839, unos 15.000 cheroqui y 2000 esclavos negros que les pertenecían fueron expulsados a la fuerza de las tierras cheroqui en Georgia y obligados a marchar unos 1300 kilómetros vigilados por los militares estadounidenses hacia su nuevo “Territorio Indígena” en lo que después sería Oklahoma. Se calcula que en esa marcha murieron entre 2500 y 4000 personas1. La marcha que duró 7 meses ha llegado a llamarse el Sendero de Lágrimas.

BAsics cover front

Lo BAsico, de los discursos y escritos de Bob Avakian   

En Estados Unidos hay gente de muchas diferentes nacionalidades, y uno de los factores clave para hacer la revolución en este país será el desarrollo de la lucha, inclusive entre los blancos, para confrontar y arrancar de raíz toda la historia de opresión de los negros, los puertorriqueños, los chicanos, los indígenas, los asiáticos y otros. Jamás se podrá hacer una revolución en este país sin que eso sea central y fundamental. Pero tampoco se podrá hacer una revolución sin una vanguardia que se base en un enfoque científico de estas cuestiones —y de toda cuestión decisiva—, una vanguardia en que todos contribuyen y debaten entre sí, sobre la base de esforzarse para aprehender ese enfoque científico, y que sobre esa base forcejean sobre lo que se requiere para hacer la revolución y transformar la sociedad y el mundo, y poner fin a toda la opresión.

—Bob Avakian, Lo BAsico 3:15

En 1829, después de unos 30 años de debate sobre cómo desalojar a los indígenas del sudoeste de Estados Unidos, el presidente Andrew Jackson presentó un proyecto de ley para desalojarlos y fue aprobado en 1830, y así empezó el desalojo2.

En 1833, un pequeño grupo de cheroqui, que se hicieron pasar ilegalmente como los líderes de la nación cheroqui, firmó un tratado de desalojo con Estados Unidos. El jefe cheroqui John Ross y 15.000 cheroqui firmaron una petición de protesta. La Corte Suprema de Estados Unidos rehusó aceptar sus demandas y ratificó el tratado en 1836, y les dio a los cheroqui dos años para migrar voluntariamente hacia el oeste.

En el otoño de 1838, el gobierno de Estados Unidos mandó a 7000 soldados a Georgia para desalojar a la fuerza a los cheroqui. A punta de bayoneta los metieron en una prisión militar, y no les permitieron llevarse la mayoría de sus pertenencias. Después de desalojarlos a la fuerza, los blancos en Georgia saquearon sus hogares.

Las salvajes condiciones de la marcha fueron descritas por John Ehle en su libro Trail of Tears: The Rise and Fall of the Cherokee Nation (El Sendero de Lágrimas: El auge y caída de la nación cheroqui):

Apenas había espacio en el vagón para los agotados y enfermos, una vez que se asentó la enfermedad. Para los ancianos, el caminar día tras día fue tortura, y los bebés se debilitaron. El esfuerzo excesivo no fue el principal enemigo, sino la enfermedad que cayó sobre los indios y negros débiles, agobiándolos. La disentería, la diarrea, y el catarro crónico del pecho afectaron a muchos. Fue raro que uno de los viajantes no tuviera calambres intestinos y otros dolores, y los alimentos que les daban… fueron baratos y carentes de variedad o nutrición….

Además, el sol les torturó día tras día. Y el frío de la noche hacia castañetear los dientes, y la lengua tartamudear3.

Un viajero blanco del estado de Maine describió lo que presenció:

Los encontramos en un bosque acampados para pasar la noche… bajo aguaceros y vientos fuertes. Con la lona como escudo ante la inclemencia del tiempo, y el suelo frío y mojado como lugar de descanso, tras el cansancio del día, pasaron la noche… muchos de los indígenas ancianos padecían extremadamente del agobio del viaje, y la resultante enfermedad…. Unos estaban bien enfermos, y nos dijeron que un anciano estaba dando sus últimos suspiros…. Los habitantes de donde los indios pasaron nos informaron que enterraban a catorce o quince de ellos cada vez que pararon4.

El presidente estadounidense Martin Van Buren resumió el horrendo desalojo final de los cheroqui en un increíble mensaje ante el Congreso: “Me da enorme placer poder informarles del traslado completo de la Nación Cheroqui hacia sus nuevos hogares al oeste del [rio] Misisipí. Las medidas que el Congreso autorizó con miras a resolver la controversia de larga data con ellos han tenido el efecto más feliz, y se han migrado aparentemente sin ninguna resistencia”5.

Trails_of_Tears_Wikipedia-600px.jpg

 

Mapa de las rutas de las expulsiones en el Sur (Crédito: Wikipedia, inglés)

El brutal desalojo a la fuerza de los cheroqui es solo una parte de lo que se debe saber sobre el Sendero de Lágrimas. En realidad, el Sendero de Lágrimas fue el desalojo al oeste de cinco tribus “civilizadas” de sus tierras natales en el sudeste: los choctaw de Misisipí, los seminolas de Florida, los chickasaw de Tennessee, los creek de Alabama, y los cheroqui de Georgia.

Fue durante el destierro de sus tierras natales de los choctaw a principios de los años 1830 cuando “se le citó a uno de los jefes choctaw (se cree que fue o Thomas Harkins o Nitikechi) que dijo que el dasalojo hasta ese punto había sido ‘un sendero de lágrimas y muerte’. La prensa del este citó ampliamente eso de ‘sendero de lágrimas’. Dentro de poco llegó a ser un término análogo a la destitución de cualquier tribu indígena y más tarde quedó grabado en el idioma de Estados Unidos por el salvaje desalojo de los cheroqui en 1838”6.

Se ha calculado que más de 12.000 choctaw o migraron o fueron desalojados a la fuerza y obligados a trasladarse al oeste, y que entre 2000 y 4000 de estos murieron durante el Sendero de Lágrimas.

Cuatro de las tribus firmaron finalmente tratados que resultaron en su destitución. Pero los seminolas se negaron a irse y opusieron resistencia, lo cual resultó en la Segunda Guerra Seminola en la que murieron 1500 soldados estadounidenses y 700 seminolas. En esa Segunda Guerra Seminola unos cimarrones negros combatieron al lado de los seminolas que los habían acogido7. Cuando terminó la guerra, enviaron a 3000 seminolas al oeste.

Un grupo de 300 indígenas creek también se negó a mudarse y luchó contra las milicias de Alabama y Georgia durante la Segunda Guerra Creek de 1836. Después de esa guerra, trasladaron a más de los creek.

Incluso los cheroqui tampoco se fueron voluntariamente. Se informó de cientos de ellos que se escaparon durante la primera etapa de la marcha8.

Después del desalojo, unos 9000 indígenas se quedaron en sus tierras natales del sureste, siendo el mayor grupo de ellos unos 7000 choctaw.

En total, entre1830 y 1842, Estados Unidos desalojó del sudeste a aproximadamente 60.000 indígenas y 2000 esclavos negros9. Se calcula que durante las marchas forzadas murieron entre 8000 y 16.000 de estos10.

Murieron a causa de varias enfermedades: cólera, malaria, viruela, pelagra, disentería, difteria, tifoidea, tuberculosis y neumonía.

Lea más sobre “El exterminio y el destierro de los pueblos indígenas”.

LOS CRIMINALES:

El presidente Andrew Jackson apoyó agresivamente e insistió en el desalojo de los indígenas del sureste. Obró por adoptar y ejecutar la Indian Removal Act (Ley de Traslado Forzoso de los Indios). A pesar del fallo de la Corte Suprema federal de que se protegieran los territorios y derechos de los cheroqui (el caso Nación cheroqui contra Georgia de 1830-1831), Jackson no respetó el fallo y apoyó las violentas actividades ilegales de las milicias justicieras del estado de Georgia que estaban expulsando de sus tierras a los cheroqui.

Entre 1814 y 1824, Jackson fue instrumental en negociar 9 de los 11 tratados que obligaron a las tribus del sureste a abandonar sus tierras maternas a cambio de tierra en el oeste.

Para 1837, la administración de Jackson había desalojado a 46.000 indígenas de sus tierras al este del rio Misisipí, y había forjado tratados que resultaron en el desalojo de otro tanto de ellos.

El presidente Martin Van Buren le siguió a Jackson. Se encargó de las fases finales del desalojamiento entre 1837 y 1841, y estuvo a cargo del desalojamiento de los cheroqui en 1838. Van Buren, que había servido de vicepresidente bajo Jackson, continuó las políticas de desalojo de Jackson durante su propia presidencia.

El general Winfield Scott que comandó a 7000 soldados que acorralaron a los cheroqui y los forjaron a marchar hacia el oeste11.

En 1828, la legislatura del estado de Georgia aprobó una resolución que le pedía al gobernador que le pidiera al presidente de Estados Unidos que expulsara de Georgia a todos los indígenas. El estado de Georgia “adoptó leyes que extendían el control de todos los territorios cheroqui dentro del estado. La nueva legislación dictaminó que todas las leyes cheroqui se volvieran sin efecto legal, y prohibió que una persona indígena diera testimonio contra una persona no indígena. Como resultado, grupos de personas no indígenas invadieron los territorios cheroqui, llevándose ganado y caballos, agrediendo a quienes opusieron resistencia, y apoderándose de las viviendas cheroqui”12.

LA COARTADA:

Andrew Jackson promovió la idea racista de que los indígenas eran niños que necesitaban tutela. Fomentó la idea de que su política de desalojo iba a salvar a los indígenas de los estadounidenses blancos que eran hostiles y querían apoderarse de sus tierras y su propiedad y cometer otros actos de genocidio contra ellos. En 1830, en su mensaje al Congreso, Jackson dijo que su política era “benévola”, afirmando:

Separará a los indios del contacto directo con los asentamientos blancos; los liberará del poder de los estados; les permitirá buscar la felicidad a su propia manera y bajo sus propias instituciones poco refinadas; retrasará el avance de su caída, que los está menguando en número, y tal vez logre que, bajo la protección del Gobierno y mediante la influencia de buenos consejos, se desprendan poco a poco de sus hábitos salvajes y se conviertan en una comunidad interesante, civilizada y cristiana….

¿Acaso se supone que el salvaje nómada tiene un apego más fuerte a su hogar que el cristiano sedentario y civilizado? ¿Que a él le aflija más abandonar las tumbas de sus padres que a nosotros las de nuestros hermanos e hijos? Bien considerada, la política del Gobierno General hacia el hombre rojo no sólo es liberal, sino generosa. [El hombre rojo] no está dispuesto a someterse a las leyes de los estados ni a mezclarse con su población. Para salvarlo de esa alternativa, o tal vez de la aniquilación total, el Gobierno General le ofrece amablemente un nuevo hogar, y se propone cargar con todos los gastos del traslado y asentamiento13.

EL VERDADERO MOTIVO:

A principios del siglo 19, Estados Unidos extendía su dominio más y más en el sureste del país. La conquista de terrenos para cultivar algodón y extender la esclavitud fue indispensable para el crecimiento de la economía del Sur y de Estados Unidos en general. Lo que estorbaba esa expansión era el hecho de que en esos territorios vivían los cheroqui, creek, choctaw, chickasaw y seminolas.

Además, en 1829 encontraron oro en la tierra de los cheroqui en Georgia, y por tanto los blancos que querían enriquecerse y el estado de Georgia lo consideraron necesario expulsar a los cheroqui.

La expulsión de los pueblos indígenas estaba entrelazada con la cuestión de los derechos de los estados. El estado de Georgia había organizado milicias y justicieros para expulsar a los cheroqui. Para respaldar el derecho de Georgia a hacerlo, Andrew Jackson propuso la Ley de Traslado Forzoso de los Indios, la que permitió un acuerdo entre quienes apoyaban al federalismo (apoyar al fallo de la Corte Suprema que había dictaminado que Georgia dejara de romper los tratados federales que daban el derecho de los cheroqui a sus tierras) y quienes apoyaban los derechos de los estados y las leyes de Georgia para desalojar a los cheroqui14.

Todos esos motivos eran parte de defender y fortalecer la supremacía blanca por medio de expulsar a los pueblos indígenas: “La mayoría de los estadounidenses, partidaria de Jackson, insistió fuertemente en la igualdad del hombre blanco, y aceptó por sentado el racismo…. Aunque se basaba en principios constitucionales y una auténtica preocupación paternalista, la justificación jacksoniana por la expansión territorial aceptó por sentado que los indios… eran pueblos inferiores”15.

 


Bibliografía escogida

Coates, Julia, Trail of Tears (El Sendero de Lágrimas), Greenwood, 2014.

Ehle, John, Trail of Tears: The Rise and Fall of the Cherokee Nation (El Sendero de Lágrimas: El ascenso y decaimiento de la nación cheroqui), Anchor Books, Doubleday, 1988.

Trail of Tears from Mississippi walked by our ancestors”, choctawschool.com.

Indian Removal” [Traslado de los Indios], Wikipedia (inglés)

Indian Removal Act” [Acta de Remoción India], Wikipedia (español)

Indian removal 1814 - 1858” [Traslado de indios 1814-1858], PBS

 


1. En Trail of Tears, Julia Coates escribe: “La creencia popular y muchos textos históricos dicen que durante el Sendero de Lágrimas murieron unos 4000 cheroqui. Pero nuevos estudios e investigación han explorado a fondo el tema y esa cantidad ‘parece sumamente dudosa…. Hoy se calcula que murieron entre 2000 y 2500 cheroqui, ya sea en los campamentos, durante la marcha, o después de llegar al Territorio Indio pero como resultado de las condiciones bajo las que marcharon. Sin embargo, los investigadores también señalan que no se podía responder por probablemente entre 1000 y 1500 personas” al llegar al Territorio Indio”.  [regresa]

2. “Indian Removal Act” [Ley de Traslado Forzoso de los Indios], Wikipedia (inglés).  [regresa]

3. Ehle, John, Trail of Tears: The Rise and Fall of the Cherokee Nation [El Sendero de Lágrimas: El auge y caída de la nación cheroqui].  [regresa].

4. Ehle, pág. 357-358.  [regresa]

5. Ehle, pág. 392.  [regresa]

6. Vea “Trail of Tears from Mississippi walked by our ancestors” [El Sendero de Lágimas de Misisipí que caminaron nuestros antepasados], choctawschool.com.  [regresa]

7. “Indian removal 1814 - 1858” [Traslado de indios 1814-1858], PBS.  [regresa]

8. Coates, pág. 118.  [regresa]

9. Los indígenas tenían esclavos. Ver “Pain of ‘Trail of Tears’ shared by Blacks as well as Native Americans” [Los negros compartieron con los pueblos indígenas el dolor del ‘Sendero de Lágrmas’] de Tiya Miles.  [regresa]

10. “Indian Removal Act” [Ley de Traslado Forzoso de los Indios], Wikipedia (español).  [regresa]

11. Ehle, pág. 325.  [regresa]

12. “Georgia, the Cherokee, and the Execution of Corn Tassel” [Georgia, los cheroqui, y la ejecución de Corn Tassel], nativeamericannetroots.net.  [regresa]

13. “Transcript of President Andrew Jackson’s Message to Congress ‘On Indian Removal’ (1830)” [Transcripción del mensaje del president Andrew Jackson al Congreso ‘Sobre el traslado de los indios’ (1830)], ourdocuments.gov.  [regresa]

14. Coates, pág. 182.  [regresa]

15. “Jacksonian Democracy” [La democracia jacksoniana], history.com.  [regresa]

Sea un contribuidor recurrente y haga un donativo a Revcom.us — ¡Difunda BA y la revolución en este momento sin precedentes!

Gracias en gran parte a las generosas contribuciones económicas de los lectores, acabamos de poner en marcha una importante reconstrucción de la tecnología que impulsa el sitio web revcom.us.

La implementación de esta nueva tecnología proporciona una base para que revcom.us esté al centro de solucionar un problema con mucho en juego para la humanidad en este momento. Ese problema es: Tenemos —con la dirección de Bob Avakian (BA)— la visión, la estrategia y la dirección para la revolución real que la humanidad necesita tan desesperadamente. Pero lo que no tenemos son los miles de personas ahora que puedan atraer y activar a millones en el movimiento para la revolución en este momento poco común de la historia en que una revolución real es posible.

Ahora es necesario dar un nuevo salto en la recaudación de fondos para que revcom.us utilice la nueva tecnología y amplíe urgentemente el alcance e impacto del sitio. Ello, a su vez, requiere una comunidad ampliada en constante expansión, de contribuidores económicos recurrentes. ¡Únase a esa comunidad hoy mismo comprometiéndose a contribuir cada mes a revcom.us y a luchar con otros para que también hagan lo mismo!

SEA UN CONTRIBUIDOR RECURRENTE MENSUAL