Aprendiendo de Bill Russell, reflexionando sobre la dirección de Bob Avakian

Bill Russell vs Wilt Chamberlain 1969 NBA playoffs

 

Bill Russell, izq., contra Wilt Chamberlain, en las eliminatorias de la Liga Nacional de Baloncesto de 1969.     AP

No sabía nada de Bill Russell, el gran jugador de baloncesto y activista de los derechos civiles, antes de leer sobre él en las páginas de revcom tras su fallecimiento. Después de eso, me puse a aprender de él. Por esa misma época, un amigo y camarada mío releyó el ensayo de Bob Avakian en Lo BAsico titulado “‘Un salto de fe’ y un salto al conocimiento racional: Dos saltos muy distintos, Dos concepciones del mundo y métodos radicalmente diferentes”, y nos pusimos a discutirlo juntos.

BAsics cover front

 

Estas dos cosas juntas me hicieron pensar más profundamente en la dirección comunista científico sin parangón que aplica Bob Avakian (BA), en el factor decisivo que su dirección supone para la capacidad de la humanidad de liberarse, y en la importancia de que todos los que queremos contribuir a ese proceso profundicemos consciente y continuamente nuestra capacidad de aplicar el mismo enfoque consecuentemente científico que pone de modelo BA, a la vez que conseguimos que se activen más y más personas para que hagan lo mismo.

Me explico.

Después de leer acerca de Bill Russell en revcom.us, me interesé por lo que había escrito también Kareem Abdul-Jabbar. Seguí los enlaces de los artículos de Abdul-Jabbar, luego algunos más, y más tarde escuché una vieja entrevista que Terry Gross le hizo a Russell. Como se indica en los artículos de revcom, Russell desempeñó un enorme papel en la lucha contra el racismo y la opresión a lo largo de su vida. Pero lo que más aprendí de Russell como jugador fue que no sólo era un atleta increíble, sino que siempre era el más inteligente en la cancha. Hacía “juegos mentales”. Un jugador estrella recordaba que hizo un tiro y Russell lo bloqueó. Volvió a intentarlo y Russell le volvió a bloquear. A la tercera vez, este chico falló el tiro porque estaba ocupado mirando a su alrededor para ver dónde estaba Russell. Mientras tanto, Russell había seguido su camino para sacar a otro jugador de su zona. Esto era típico.

Russell jugó en los Celtas de Boston de 1956 a 1969 y fue jugador-entrenador durante los últimos tres de esos años.

Al parecer, la gran rivalidad de aquella época era entre Wilt Chamberlain, que era un reboteador agresivo y un anotador récord, y Russell, que era el jugador de equipo por excelencia, más conocido por su dominio intelectual del juego. Vi una entrevista de los dos juntos. Russell fue extremadamente preciso a la hora de desglosar cómo enfocaba el juego contra Chamberlain. En cambio, Chamberlain fue mucho menos teórico y hasta le tomo el pelo a Russell por ser tan intelectual en sus respuestas.

Cuando Terry Gross le preguntó a Russell cómo entrenaba a su equipo cuando dirigía a los Celtas, Russell comenzó explicando un ejercicio en el que estiraban los brazos hacia los lados lentamente para identificar con precisión hasta dónde llegaba su visión periférica. Luego, ejercitaban los rebotes de rompimiento rápido, en los que él saltaba, cogía el balón y lo lanzaba a alguien con el color de la camiseta adecuado, que sabía exactamente hasta dónde llegaba el límite de la visión periférica de Russell. De este modo, Russell nunca tenía que girar la cabeza para mirar antes de pasar el balón. Esto les permitía ejecutar las jugadas de rompimiento hacia el cesto contrario más rápido que nadie. Los otros equipos no podían seguir su ritmo. Russell dijo que esto reducía el número de tiros que anotaba personalmente porque rara vez llegaba al otro extremo de la cancha antes de que sus compañeros hubieran anotado, normalmente en menos de seis segundos.

Terry Gross señaló que Russell es un increíble saltador, pero que Chamberlain era 13 centímetros más alto. Así que, ¿cómo controlaba a Chamberlain? Russell dijo que como él era zurdo y Chamberlain era diestro, Russell no tenía que estirar el brazo por su cuerpo para bloquearlo y eso le devolvía 7.5 centímetros. Luego explicó cómo se puede saltar más alto cuando se bloquea que cuando se tira, porque el salto se convierte en parte del tiro en salto, y se limita usando su poder para proyectarse hacia el tiro en salto. Eso le dio a Russell 7.5 cm adicionales. De repente, tenía una ventaja.

Sin embargo, Russell subrayó que nunca podría jugar con Wilt de la misma manera durante mucho tiempo, o éste captara la onda y lo superaría. Así que nunca intentó bloquear todos los tiros. A veces bloqueaba. A veces se acercaba para obligar a Wilt a ajustar su postura antes de tirar. Russell intentaba algo tan leve como forzar a Wilt a pivotar 5 centímetros, lo suficiente como para desviar el tiro de Wilt y hacerle fallar la mitad de las veces, pero no lo suficiente como para que Wilt se diera cuenta de por qué estaba fallando más de lo habitual. Esto se metía en la cabeza de Wilt y lo desconcertaba aún más. Ya se entiende la idea.

Del conocimiento sensorial al racional

Así que, ¿cómo está relacionado todo esto con el punto de partida, con el ensayo de Bob Avakian sobre la manera en que la gente aprende y conoce el mundo?

En su ensayo sobre “Dos saltos”, BA desmenuza la manera en que se puede dar un salto del conocimiento derivado del conocimiento sensorial (lo que uno puede ver literalmente o experimentar directamente) al conocimiento racional (identificar los “patrones” en lo que se percibe, el carácter esencial de las diferentes cosas y las dinámicas subyacentes que las mantienen unidas más allá de lo que es aparente externamente).

Un ejemplo de esto que da BA es la forma, para alguien que no está familiarizado con el juego, en que el fútbol americano al principio puede parecer que unos chicos se topan entre sí con trajes raros. Pero, tras observar durante un tiempo y reunir conocimientos sensoriales e identificar patrones, se puede dar un salto al conocimiento racional, a la comprensión de las reglas del juego y a la comprensión del juego en su conjunto.

Después de mostrar la manera en que se aplica en todos los ámbitos de la realidad, BA señala lo siguiente:

La profundización del conocimiento de la realidad, al dar el salto del conocimiento sensorial al conocimiento racional, a su vez, sienta la base para acumular mayores conocimientos sensoriales, analizarlos, sistematizarlos y dar más saltos del conocimiento sensorial al conocimiento racional, una y otra y una y otra vez. Los individuos, la sociedad y la humanidad en general, no acumulan conocimientos “de un solo golpe” sino por medio de un proceso constante. [las negritas y el subrayado son míos — Sunsara Taylor]

Al bregar con este ensayo de BA al mismo tiempo que aprendía sobre Bill Russell, me volví muy consciente de la cantidad de ciencia que Russell aportaba todo el tiempo a todo el juego. No se limitó a dar el salto de lo sensorial a lo racional una vez para comprender las reglas del juego... o a dar una serie de saltos adicionales para comprender ciertas estrategias y jugadas... sino que todo el tiempo estaba aplicando el marco completo de lo que entendía sobre el juego en su conjunto, sobre las diversas dinámicas, sobre los diferentes equipos en particular, sobre los diferentes jugadores en particular, sobre las diferentes jugadas en particular, y sobre la manera en que todo esto se articulaba y lo que era clave en un momento dado para conducir hacia su objetivo primordial de dirigir a su equipo a la victoria.

Ciertamente, en el momento, Russell estaba aplicando todo esto “reflexivamente”, pero su capacidad para hacerlo estaba arraigada en haberse interiorizado profundamente toda esa teoría y haber desarrollado la capacidad a un nivel muy alto para aplicarla mientras “pensaba sobre la marcha”.

Esto va en paralelo a la forma, en El Nuevo Comunismo, en que Bob Avakian desmenuza todo el trabajo y método científico que es la base sobre la que pudo pivotar en el momento en que algunos nacionalistas dogmáticos se colaron en un discurso que estaba dando en la década de 1970. Levantaron un mapa de los estados en los que se concentraban los negros para tratar de rebatir lo que BA estaba exponiendo sobre la manera en que la liberación del pueblo negro estaba ligada a la revolución comunista en Estados Unidos.

Pero, en lugar de dejarse despistar por esto, BA logró utilizar el mapa de ellos para desglosar aún más los cambios importantes en el lugar en el que vivían los negros en su mayoría —quienes se habían trasladado del campo rural, donde habían sido en su gran mayoría aparceros, a las ciudades y zonas urbanas, principalmente como trabajadores proletarios en ese momento— y argumentar aún más profundamente lo que esto realmente revelaba. En un momento dado, BA llegó a pedir a estos nacionalistas que exhibieran su mapa un poco más alto para poder desglosarlo más. Para captar el ejemplo completo, es necesario ir a leerlo en el Capítulo 4 de El Nuevo Comunismo (página 369) —y vale la pena— pero lo importante es que éste es un gran ejemplo del arte de la dirección comunista de muy alto nivel. Está lleno de elementos intangibles y de un cierto tipo de poesía, sobre la base de estar profundamente arraigado en la ciencia. Es un ejemplo de tremenda confianza y creatividad y audacia y verdadero optimismo sobre esa base científica.

Esto mismo se aplica a la dirección de Bob Avakian de forma continua.

Si uno repasa el Esbozo en la parte de atrás de El Nuevo Comunismo o su libro Breakthroughs (Abriendo brechas): El avance histórico hecho por Marx, y el nuevo avance histórico del nuevo comunismo. Un resumen básico, verá un desglose de todas las dimensiones importantes del nuevo comunismo que BA ha forjado. Cada una de ellas es importante en sí, pero tampoco son “estáticas”. No son simplemente “prueba” de que no es posible reformar el sistema y que hay que derrocarlo y reemplazarlo por un sistema diferente, aunque ciertamente lo demuestran.

Estos avances importantes también forman parte del marco teórico operativo que BA aplica de forma continua para analizar el mundo y la manera en que es posible cambiarlo. Todo esto es lo que ha posibilitado que él viera de manera inigualable la profundidad de la crisis en la que se encuentra este sistema hoy día y la manera en que esto ha suscitado escisiones al interior de la clase dominante las que no es posible resolver bajo los términos que han mantenido la articulación de este sistema durante casi 150 años. Esto es lo que ha posibilitado que él viera la explosividad de lo que se está desenvolviendo hoy de forma concentrada en la batalla en torno al derecho de las mujeres al aborto: si las mujeres serán esclavizadas o emancipadas. Esto es lo que ha posibilitado que él analizara que éste es un momento poco común en el que la revolución se vuelve más posible. Esto es lo que ha posibilitado que él trazara una hoja de ruta para arrancar algo verdaderamente emancipador —una revolución real— a esta situación que ahora mismo se está acelerando hacia algo terrible. Y estos son sólo algunos ejemplos.

En este sentido, es de tremenda importancia que todos los que queremos contribuir a la revolución que se necesita para emancipar a la humanidad, no sólo exploremos continuamente y profundicemos nuestra comprensión del nuevo comunismo que Bob Avakian ha forjado en todas sus dimensiones particulares y en su conjunto sintético, sino sobre todo que hagamos nuestro el mismo método y enfoque que él. Desarrollar continuamente nuestra capacidad de aplicar esta ciencia de forma viva, operativa y continua, hacerlo colectivamente y conseguir que se activen cada vez más olas de nuevos líderes revolucionarios capaces de hacer lo mismo.

Un último punto sobre Bill Russell. En 2001, cuando le entrevistó, Terry Gross le preguntó a Russell si todavía podía saltar. Russell explicó que su cuerpo ya no se mueve como antes, pero dijo: “Todavía salto. Salto de alegría”. Y explicó qué tan importante lo es nunca jamás dejar de saltar de alegría. Esto también se relaciona con la dirección de BA, y con el tipo de mundo y la belleza que creará la revolución por la que él está luchando.

Sunsara Taylor on: Learning About Bill Russell, Reflecting on Bob Avakian’s Leadership
From The RNL—Revolution, Nothing Less!—Show

If you look over the Outline at the back of The New Communism or his book Breakthroughs: The Historical Breakthrough by Marx, and the Further Breakthrough with the New Communism. A Basic Summary, you will see a breakdown of all the major dimensions of the new communism that BA has forged. Each of these is important in its own right, but they are also not “static.” They are not merely “proofs” that the system cannot be reformed and needs to be overthrown and replaced with a different system, though they certainly do prove this.

These breakthroughs are also part of the operational theoretical framework that BA applies in an ongoing way to analyzing the world and how it can be changed. All of this is what has enabled him to see in an unparalleled way the depth of the crisis this system is currently in and how this has given rise to splits within the ruling class that cannot be resolved on the terms that have held this system together for nearly 150 years. This is what has enabled him to see the explosiveness of what is being fought out today in a concentrated way around women’s right to abortion: whether women will be enslaved or emancipated. This is what has enabled him to analyze that this is a rare time when revolution is more possible. This is what has enabled him to lay out a road map for wrenching something truly emancipating—a real revolution—out of this situation that is right now accelerating towards something terrible. And these are but a few examples.

In this light, there is tremendous importance for all of us who want to contribute to the revolution necessary to emancipate humanity to not only continually dig into and deepen our grasp of the new communism that Bob Avakian has forged in all its particular dimensions and in its synthetic whole, but most of all to take up the same method and approach that he does. To continually develop our ability to apply this science in a living, operational and ongoing way, to do this collectively, and to increasingly bring forward waves of new revolutionary leaders capable of the same.

One final point about Bill Russell. Back in 2001, when she interviewed him, Terry Gross asked Russell if he can still jump. Russell explained how his body doesn’t move like it used to, but he said, “I still jump. I jump for joy.” He went into how important it is to never give up jumping for joy. This, too, relates to the leadership of BA, and to the kind of world and the beauty that the revolution he is fighting for will bring into being.

The New Communism cover

 

Tu apoyo económico para revcom.us hace que haya un mundo de diferencia.

El líder revolucionario Bob Avakian (BA) ha analizado que éste es uno de esos momentos poco comunes en los que la revolución y la meta de un mundo totalmente diferente se vuelven más posibles — y revcom.us juega un papel crucial en la preparación del terreno para la revolución.

Éste es el único sitio web que arroja luz sobre la realidad más profunda que hay detrás de lo que la gente enfrenta, y conecta la gente con la alternativa revolucionaria; es el único sitio web que destaca la obra y la dirección de BA.

Tu apoyo económico lo hace posible.