Los jacobinos de ayer, los jacobinos de hoy:
Un breve resumen

Los jacobinos de fines del siglo 18 en Francia eran revolucionarios democrático-burgueses que en lo fundamental eran una expresión del sistema ascendente del capitalismo. A pesar de las pretensiones “socialistas” que tengan, las personas que se llaman a sí mismas jacobinas hoy son reformistas democrático-burgueses y anti-revolucionarios cuyo efecto es contribuir a conservar el anticuado sistema del capitalismo-imperialismo, con todos los horrores que este sistema supone y refuerza.

Estos jacobinos de hoy día tergiversan burdamente la experiencia histórica del movimiento comunista — negando o ignorando sus logros muy positivos, dando un énfasis exagerado a sus deficiencias reales, en algunos casos serias, pero secundarias, y repitiendo como loros calumnias crasas contra el comunismo. Se oponen a la revolución que se necesita con urgencia, dirigida por el nuevo comunismo, para derrocar este sistema y establecer un sistema socialista auténtico, con el objetivo final de un mundo comunista, libre de toda explotación y opresión, a la vez que aborda la crisis ecológica y ambiental verdaderamente existencial, de una manera integral que tiene sentido, lo que es imposible hacer bajo el sistema del capitalismo-imperialismo.

Para repetir una vez más una verdad muy profunda:

No se puede crear una sociedad radicalmente diferente y emancipadora, que actúe para abolir toda opresión y explotación, sin romper el control violento de los capitalistas sobre la sociedad (la dictadura de la burguesía) y sin establecer una forma socialista radicalmente diferente de gobierno (la dictadura revolucionaria del proletariado). Y únicamente con este sistema socialista es posible brindar el apoyo más poderoso a la lucha revolucionaria en todo el mundo1.

Una visión panorámica y plano concreto para esta sociedad socialista radicalmente nueva y emancipadora, cuyo objetivo final es el comunismo, se establece en la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte, de mi autoría.

Para repetir, independientemente de las pretensiones “socialistas” que tengan, los jacobinos de hoy día permanecen confinados dentro de lo que Marx caracterizó de manera muy penetrante como “el estrecho horizonte del derecho burgués”, incluida su expresión como democracia burguesa. No buscan realizar la ruptura radical con todas las relaciones de propiedad tradicionales y con todas las ideas tradicionales que El Manifiesto Comunista llama a hacer. No representan una ruptura fundamental con lo que está representado y consagrado en la Constitución de Estados Unidos, con toda la horrenda explotación, opresión y destrucción que ésta ha institucionalizado y hecho posible, al día de hoy, en Estados Unidos y por todo el mundo.

 

1. Preguntas que surgen… y respuestas... Sobre una revolución y la necesidad de la dirección científica de Bob Avakian. Sobre la dictadura, la revolución que hace falta y lo que está por venir. Este artículo está disponible en revcom.us (énfasis en el original). [volver]