El Show RNL ¡Revolución, y Nada Menos!
Episodio 69, 9 de septiembre de 2021 Comentario de Andy Zee

El 20º aniversario del 11 de septiembre de 2001

A tan sólo dos días después del estreno de este episodio, el 11 de septiembre de 2021, habrán transcurrido 20 años desde que fundamentalistas islámicos fanáticos, que representaban la organización Al Qaeda, secuestraron varios aviones y estrellaron dos de ellos contra el World Trade Center, un masivo complejo de oficinas de 110 pisos en Nueva York. El centro fue destruido y casi 3.000 personas resultaron muertas. También atacaron al Pentágono, el cuartel general de las fuerzas armadas estadounidenses.

En respuesta, el presidente republicano George W. Bush declaró la guerra contra el gobierno de Afganistán, que había permitido que Al Qaeda se quedara en ese país. El gobierno afgano, encabezado por otro grupo fundamentalista islámico fanático, el Talibán, fue un estado teocrático altamente represivo que oprimía brutalmente a las mujeres y prácticamente las borraba de la vida pública y de la educación. Este mismo Talibán, tras 20 años de guerra y ocupación estadounidense, ahora ha regresado al poder con todo el horror que eso infligirá al pueblo de Afganistán. 

Hasta ahora, las conmemoraciones de los 20 años desde el 11 de septiembre han sido relativamente moderadas, centradas en la vida de las personas en Estados Unidos. Sospecho que ello tiene que ver con la derrota humillante de Estados Unidos tras dos décadas de lanzar su enorme arsenal militar contra uno de los países más pobres sobre la faz de la Tierra. Sospecho que con motivo de este 11 de septiembre, es probable que Biden trate de confundir y envenenar la mente de la gente en Estados Unidos alabando las supuestas intenciones nobles y justas de Estados Unidos a fin de controlar los daños por su derrota.

El atentado contra el World Trade Center en Nueva York sacudió a Estados Unidos y al mundo. Las imágenes del choque de un avión contra una torre y luego de otro avión contra su torre gemela, y el derrumbe de esas torres gemelas, símbolo del poderío financiero estadounidense, en nubes de polvo… hicieron añicos la invencibilidad estadounidense. Los gobernantes estadounidenses no pudieron permitir eso, y dentro de poco el presidente Bush se paró sobre los escombros y anunció la mal llamada “Guerra contra el Terror”. Ahora el rumbo fascista de enormes sectores de la sociedad estadounidense se intensificó con esteroides, desencadenando sed de sangre y la más repugnante venganza. Estados Unidos respondió a ese humillante golpe con una retribución masiva: una invasión al estilo de los gánsteres mafiosos con bombardeos y ocupaciones que se extendieron desde África al sur de Asia — con el campo de batalla principal en el Medio Oriente. 

Ya con esta conmemoración del 20º aniversario del 11 de septiembre —11/9—, los medios de comunicación, incluidos los medios progresistas, están enfocándose en lo que ello ha significado para la vida de los estadounidenses — inculcando en nuevas generaciones el dolor de aquellos días cuando la Ciudad de Nueva York quedó cubierta de polvo y la gente colgaba imágenes de los desaparecidos en Union Square, mientras miles de personas se reunían. 

Tres días después del atentado por los aviones, los revcom publicaron un comunicado que le dijo lo siguiente a la gente en Estados Unidos y todo el mundo:

A través del shock buscamos la verdad: los explotadores globales y los multiasesinos no tienen derecho de vengarse y solo causarán más destrucción e injusticia. Unir fuerzas con ellos, pedirles protección, solamente los espoleará a cometer más crímenes contra el pueblo de nuestro planeta.

Pronto, artistas se reunieron en Union Square y Times Square con letreros que decían, “Nuestro dolor no es un grito a favor de la guerra”. En 2002, Bob Avakian pronunció un discurso en el que identificó la nueva situación como un “hervidero de contradicciones” con el potencial de gran destrucción así como grandes trastornos, con el potencial de hacer avances para la revolución. Analizó los desafíos nuevos y más grandes, la nueva necesidad ante los gobernantes del imperio estadounidense, y su necesidad de dominar a regiones estratégicas del mundo — como el Medio Oriente. A poco tiempo de la invasión a Afganistán siguió la invasión —completamente ilegítima, injustificada e inmoral— a Irak por Estados Unidos.

Three young women with signs our grief is not a cry for war.

 

“Nuestro dolor no es un grito a favor de la guerra”.     Foto: Fred Askew

Como dije la semana pasada, estas guerras continuaron y resultaron en la pérdida de más de un millón de vidas.

Hoy, en este breve comentario, no voy a abordar la totalidad de ello, pero, en vista de que es probable que los medios de comunicación vayan a saturar a la población en Estados Unidos con toda una sarta de mentiras sobre lo “justa” que era/es la “Guerra contra el Terror” — y de lo “heroicos” que eran sus guerreros de Estados Unidos— yo, nosotros, quisiéramos sacar a la luz concisamente algo de la verdad de lo que era esta guerra.

Comenzamos con algo irreverente:

Vídeo en ingles.

Pero no sólo están contagiados de chovinismo pro estadounidense estos fascistas defensores de “Estados Unidos Ante Todo” en este videocorto de un rodeo los que, tan divertidamente, al principio se tragan la agitación pro estadounidense de Borat y después reculan ante la idea de que Estados Unidos no es el número 1. Enfrentamos una situación en que muchas personas que quieren un mundo justo están cegadas ante la realidad —porque aún no las hemos desengañado de la idea, de la mentira, que dice que Estados Unidos es en lo fundamental una fuerza para el bien en el mundo — los “buenos”.

La concentración general en la vida de los estadounidenses — en la forma de “Les agradecemos por su servicio”, “Honren al soldado, y no la guerra”, toda la obsesiva participación, por parte de demasiados tipos —principalmente chicos, pero no solamente ellos— en los varios videojuegos de “Call of Duty” [La llamada del deber], sin mencionar películas como El francotirador así como las películas pacifistas que tratan la tragedia del soldado estadounidense, dejan relativamente sin tocar la naturaleza de la bestia imperialista que los usa como carne de cañón.

Una Declaración, un Llamamiento a que se organice ahora para una revolución real, al describir el sistema en el que vivimos, dice claramente:

El sistema bajo el cual vivimos, el sistema del capitalismo-imperialismo, destruye vidas y pulveriza espíritus. Es la fuente de un sinfín de horrores para la mayoría de las personas en Estados Unidos y todo el mundo, y cada vez más amenaza a la existencia misma de la humanidad. Las fuerzas armadas estadounidenses no están cumpliendo un “servicio honorable” — y no son una fuerza “dura y valiente” a la cual la gente debe respetar.

Eso es importante en primer lugar porque la derrota de Estados Unidos en Afganistán y su eco de Vietnam señalan la realidad de que Estados Unidos no es invencible y lo que es su papel opresivo en el mundo. Y un número demasiado grande de nuestros jóvenes respetan y entran al ejército de Estados Unidos porque les encanta que es tan poderoso. Esta afirmación de la Declaración también tiene por objetivo desengañarlos de tales porquerías.

Algunos que pasan su juventud con el joystick de los videojuegos de Call of Duty pasan a sentarse en la CIA o en las bases militares de Estados Unidos disparando aviones no tripulados (drones) reales a personas reales. Barack Obama impulsó la guerra de los drones con muchos esteroides, al año 2020 ha habido más de 13.000 ataques con drones en Afganistán. Además de lo que cobran en términos de vidas y extremidades, los drones son instrumentos de terror — imagínense, en un cielo despejado les espían por satélite sin que se den cuenta, luego hay un zumbido y de repente los vaporizan. Sin advertencia, de modo que el terror cotidiano acecha por el paisaje. Mientras que los “guerreros estadounidenses” se sientan tranquilos ante sus monitores de juegos. No. Estados Unidos No es de los buenos.

Vídeo en inglés.

Con motivo de este aniversario del 11 de septiembre que lanzó esta guerra de terror por los intereses del imperialismo estadounidense que le ha costado muy duro a la gente del Medio Oriente —a millones de personas—, quiero poner una síntesis importante de Bob Avakian sobre la manera de entender el dinámica de las guerras en el Medio Oriente y en otras partes del mundo: En una importante discurso de 2006 Forjar otro camino —un título, que no es tan del pasado, es lo que debemos hacer y de qué son los revcom—, BA dijo lo siguiente:

Lo que vemos en contienda, con la jihad por un lado y McMundo/McCruzada [el imperialismo occidental en creciente globalización] por el otro, son sectores históricamente anticuados de la humanidad colonizada y oprimida contra sectores dominantes históricamente anticuados del sistema imperialista. Estos dos polos reaccionarios se oponen, pero al mismo tiempo se refuerzan mutuamente. Apoyar a uno u otro de esos polos anticuados, acabará fortaleciendo a los dos.

Esta es una formulación muy importante y crucial para entender muchas dinámicas que impulsan el mundo en este período, pero tenemos que tener en claro cuál de “los dos sectores históricamente anticuados” ha causado más daño y representa la mayor amenaza a la humanidad: los sectores dominantes históricamente anticuados del sistema imperialista, y en particular los imperialistas estadounidenses.

Lo BAsico 1:28

Para ilustrar ello, y revelar que el verso de Abiodun Estados Unidos es un terrorista no es simplemente retórica..., escuche esta denuncia de Bob Avakian en la película ¡EL RÉGIMEN DE TRUMP Y PENCE TIENE QUE MARCHARSE! En nombre de la humanidad, nos NEGAMOS a aceptar a un Estados Unidos fascista, Un mundo mejor ES posible:

Estados Unidos emprende guerras en África, Asia así como en el Medio Oriente, y afirma que está combatiendo para defender la civilización contra los yihadistas fundamentalistas islámicos asesinos y brutales. Pero, los imperialistas de Estados Unidos para nada no son menos brutales y asesinos, y la “civilización” de la que alardean se ha construido literalmente sobre la sangre y los huesos de la gente del mundo entero. ¿Por qué el fundamentalismo islámico es tal fuerza hoy? Fundamentalmente, por el funcionamiento del mismo imperialismo capitalista. Además del papel general del imperialismo en la creación de un terreno más favorable para estos fundamentalistas islámicos, las acciones de los imperialistas estadounidenses han impulsado más su crecimiento.

En los años 1980, de hecho Estados Unidos armó y apuntaló a Osama bin Laden y a otros fundamentalistas islámicos para golpear a la Unión Soviética en Afganistán. 

En 2003, Estados Unidos invadió a Irak violando el derecho internacional, a fin de derrocar al jefe de estado, Sadam Husein. Esta invasión se realizó bajo la cortina de mentiras de que Husein tenía armas de destrucción masiva. Esta invasión, y la ocupación de Irak por fuerzas estadounidenses que le siguió, causó cientos de miles de muertes, provocó conflictos sangrientos en la población iraquí y creó un terreno más fértil para las fuerzas fundamentalistas islámicas.

Y, lo mismo pasó en Libia. En la presidencia de Barack Obama, y con la insistente presión de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, Estados Unidos intervino en un conflicto en Libia en alianza con fuerzas opositoras al longevo régimen de Muamar el Gadafi. Con la caída de Gadafi —que se dio principalmente por el bombardeo masivo por Estados Unidos y sus aliados—, las rivalidades y conflictos internos en Libia se agudizaron y las fuerzas fundamentalistas islámicas cobraron fuerza.

Está también el caso de Irán: en 1953 la CIA fraguó un golpe de estado que derrocó un gobierno popular el que iba a nacionalizar el petróleo del país para poder desarrollar la economía iraní, en lugar de que Estados Unidos y el Reino Unido lo controlaran y lo saquearan. Este golpe de estado llevó al cha al poder y el pueblo de Irán sufrió décadas de tormento y tortura a manos del cha y su policía secreta. Y en este caso una vez más, estas acciones de Estados Unidos crearon un terreno más favorable para las fuerzas del fundamentalismo islámico, que en últimas tomaron el poder mediante una revolución que derrocó al cha en 1979.

Estos son tan sólo algunos ejemplos de los crímenes yanquis que se han cometido, y de la variedad de consecuencias que resultaron de esos crímenes, en países por todo el mundo. 

El vigésimo aniversario del 11 de septiembre ocurre en lo que se ha convertido en un momento POCO COMÚN EN EL QUE LA REVOLUCIÓN REALMENTE PODRÍA VOLVERSE POSIBLE, si lucháramos ferozmente con las masas de personas para ver que, de los horrores de hoy con el peligroso potencial para incluso cosas peores, también existe el potencial para algo realmente positivo: una revolución real para una sociedad radicalmente nueva y mucho mejor.

La otra cara del horror de las imágenes de las matanzas, de los ataques con drones, las enfurecedoras imágenes de mujeres obligadas a volver a usar el burka, es que existe un camino para salir de este mundo de atrasada opresión y destrucción — un avance histórico en la ciencia del comunismo, un avance histórico en la manera de conocer y cambiar el mundo que encierra el potencial de emancipar a toda la humanidad, un enfoque estratégico de una revolución que no está encerrada en el pasado sino que es para este momento de la historia, y existe una visión inspiradora y un plan concreto para una sociedad radicalmente nueva en la inspiradora Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte, de la autoría de Bob Avakian. En resumen, en una época de grandes peligros y a raíz de grandes horrores, también existe la posibilidad de algo mucho mejor.

Un ejemplo inspirador de ello, algo que me conmovió profundamente a mí y a todos nosotros aquí en El Show RNL — ¡Revolución, y Nada Menos!, es un pronunciamiento que acaba de salir en revcom.us de parte de un nuevo grupo que está iniciando un movimiento del nuevo comunismo de Afganistán, que se inicia así:

El JKNA (Movimiento Nuevo Comunista de Afganistán) es un núcleo iniciador — un grupo de hombres y mujeres comunistas revolucionarios que no podemos soportar lo feo y lo criminal que es el mundo actual. Nos hemos reunido para alzar nuestras voces, para decir primeramente: “¡No! Este mundo no es digno de ningún ser humano…”.

Explican por qué están emprendiéndolo:

…el camarada Avakian y su método de análisis científico y esclarecedor muestra cómo, en el contexto de esta crisis global, en medio de esta confusión e incoherencia que impregna todo el cuerpo del sistema capitalista mundial, existe la oportunidad de crear un nuevo camino, un camino que lleve a la revolución comunista. La ruindad de todas las alternativas probadas y comprobadas es más evidente que nunca.

Quiero concluir con un comentario sobre el 11 de septiembre y de la Guerra DE Terror de Estados Unidos con una cita de Bob Avakian:

Los intereses, objetivos y grandes designios de los imperialistas no corresponden a nuestros intereses; no corresponden a los intereses de la gran mayoría de los que viven en Estados Unidos ni de la abrumadora mayoría de los pueblos del mundo. Hay que entender las dificultades en que se han metido los imperialistas en aras de sus intereses, y hay que responder a ellas, pero no desde su punto de vista y sus intereses, sino desde el punto de vista de la gran mayoría de la humanidad y de la necesidad básica y urgente de un mundo diferente y mejor, de otro camino. 

Lo Basico 3:8

 

Forjar otro camino de Bob Avakian   

Sea un contribuidor recurrente y haga un donativo a Revcom.us — ¡Difunda BA y la revolución en este momento sin precedentes!

Gracias en gran parte a las generosas contribuciones económicas de los lectores, acabamos de poner en marcha una importante reconstrucción de la tecnología que impulsa el sitio web revcom.us.

La implementación de esta nueva tecnología proporciona una base para que revcom.us esté al centro de solucionar un problema con mucho en juego para la humanidad en este momento. Ese problema es: Tenemos —con la dirección de Bob Avakian (BA)— la visión, la estrategia y la dirección para la revolución real que la humanidad necesita tan desesperadamente. Pero lo que no tenemos son los miles de personas ahora que puedan atraer y activar a millones en el movimiento para la revolución en este momento poco común de la historia en que una revolución real es posible.

Ahora es necesario dar un nuevo salto en la recaudación de fondos para que revcom.us utilice la nueva tecnología y amplíe urgentemente el alcance e impacto del sitio. Ello, a su vez, requiere una comunidad ampliada en constante expansión, de contribuidores económicos recurrentes. ¡Únase a esa comunidad hoy mismo comprometiéndose a contribuir cada mes a revcom.us y a luchar con otros para que también hagan lo mismo!

SEA UN CONTRIBUIDOR RECURRENTE MENSUAL