Traducido de Counterpunch

¿Por qué la “izquierda” tacha de “rojillos” a De Pie Por el Derecho al Aborto en víspera de la destrucción fascista?

Nota de la redacción: Este artículo de Paul Street, historiador y autor, salió originalmente en inglés en Counterpunch.org el 1º de agosto. Revcom.us se responsabiliza de esta traducción al español.

Rise Up 4 Abortion Rights leads people across Brooklyn Bridge May 26, 2022 to stop overturning Roe v Wade

 

De Pie Por el Derecho al Aborto dirige a las personas a cruzar el puente de Brooklyn el 26 de mayo de 2022 para impedir la anulación de Roe contra Wade.     Foto: riseup4abortionrights.org

No hay nada nuevo en la historia de los Estados Unidos sobre la satanización calumniosa de aquellos que dan un paso al frente y luchan para hacer un mundo mejor desde abajo hacia arriba. Desde al menos los Molly Maguires (década de 1870) y los Mártires de Haymarket (década de 1880) hasta el ascenso de las Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes a fines de la década de 1930, el terror de McCarthy en la década de 1950 y la infame guerra de COINTELPRO del FBI contra los líderes negros y de la Nueva Izquierda durante las décadas de 1960 y 1970 hasta la descripción de Donald Trump de los manifestantes por George Floyd como “terroristas radicales de Izquierda que quieren destruir a nuestro país”, aquellos que lideran la lucha por el progreso han sido desde hace mucho tiempo objeto de difamaciones que alientan y justifican la represión.

Acusaciones difamatorias de “rojillo”  y acusación de “culto”

No obstante, es chocante y un poco extraño en 2022 ver una yihad anticomunista lanzada desde “la izquierda” (vea más abajo) contra una organización que ha estado luchando para defender algo comúnmente identificado con el liberalismo dominante: el derecho al aborto.

Me refiero a los recientes ataques contra Rise Up 4 Abortion Rights (RU4AR; De Pie Por el Aborto; De Pie), la organización que ha liderado la lucha contra la guerra fascista cristiana contra el derecho de las mujeres a controlar su propia vida reproductiva. Cada una de las acusaciones formuladas contra la organización es falsa y calumniosa, incluidas las afirmaciones absurdas e infundadas de malversación financiera, anti-transgenerismo, anti-gay, indiferencia ante la necesidad de servicios de aborto e indiferencia ante la difícil situación de las personas envueltas en el horror de la prostitución (lo que algunos progresistas liberales llaman ofensivamente “trabajo sexual”).

Ninguna de las afirmaciones falsas hechas contra RU4AR es más provocativa y escalofriante que la afirmación de que no es más que un “grupo de fachada” del Partido Comunista Revolucionario (PCR), que a su vez se describe como “un culto” bajo el hechizo de Bob Avakian.

La “evidencia” de esta acusación consta de los hechos de que una de las tres cofundadoras del grupo, Sunsara Taylor, es una lideresa abierta del PCR y seguidora de Avakian, y que los miembros del PCR (“revcom”) han sido visibles y vocales en las manifestaciones de RU4AR.

La afirmación de “fachada comunista” es un insulto ridículo a Taylor, quien no hace ningún esfuerzo por ocultar su política. Es una afrenta aún más grande para las otras dos estimadas fundadoras feministas de RU4AR, ninguna de las cuales es comunista revolucionaria y ambas son capaces de elegir aliados del movimiento con los ojos abiertos: la legendaria fundadora del Choices Women’s Medical Center [Centro Médico de Opciones para las Mujeres] Merle Hoffman y Lori Sokol, directora ejecutiva de Women’s e-News [e-Noticias de la Mujer].

Las acusaciones de “rojillo” y de culto son injustamente ofensivas también para las decenas de miles de ciudadanos activos y preocupados que han hecho suyos los llamados de RU4AR a la acción de masas y la desobediencia civil porque los llamados coinciden con su sentido de lo que se requiere en la batalla contra la esclavización femenina que es la maternidad forzada.

¿Es realmente sorprendente y problemático que los revcom hayan seguido a Taylor hacia RU4AR? De acuerdo con los escritos y discursos de Avakian durante décadas, el PCR ha colocado durante mucho tiempo y correctamente la lucha contra el patriarcado (junto con las luchas contra la supremacía blanca y contra el fundamentalismo cristiano) al centro de su lucha por una revolución socialista. Sería extraño que los revcom no hubieran hecho suya correctamente la lucha de RU4AR por el derecho al aborto.

La acusación de “culto” tiene sus raíces en una calumniosa identificación del liderazgo con la devoción servil a un solo individuo. ¿Los odiadores “de izquierda” contra RU4AR creen que JPMorgan Chase es un “culto de Jamie Dimon”? ¿Honestamente creen que los miembros del PCR continuarían siguiendo a Avakian si él se convirtiera en un nacionalista cristiano, partidario de Marine Le Pen, negacionista del cambio climático y/o rastafari que afirma que las vacunas contra el covid son “obra del diablo”? (Uno puede estar de acuerdo o en desacuerdo con la política y las teorías de Avakian, pero cualquiera que haya tenido algún contacto serio con el PCR marxista-leninista-maoísta sabe que la acusación de “culto” es ridícula y contraria al llamado consecuente de Avakian a que la gente estudie, se organice y se una ampliamente a través de líneas sectarias e ideológicas.)

Lo que hicieron los “feministas socialistas” y otros “repros de base” el día después de la caída de Roe

Quizás lo más curioso y aleccionador del ataque es que se ha dado inicial y principalmente desde “la izquierda”. Los atacantes anticomunistas al frente con sus acusaciones de “rojillo” han sido las revistas liberales y progresistas Jezebel y The Intercept, y 23 grupos “repros [derechos reproductivos] de base” liderados por el autodenominado “colectivo socialista-feminista interseccional” New York for Abortion Rights [Ciudad de Nueva York por el Derecho al Aborto] (NYC4AR).

Aquí hay algo para reflexionar: un día después de que la Corte Suprema de Estados Unidos hiciera añicos el derecho constitucional de las mujeres al aborto en el fallo Dobbs contra Jackson, NYC4AR no produjo ni difundió ninguna crítica a la decisión y ni un llamado a la resistencia de masas. No. Sacó y difundió un posteo elaborado en Instagram con todas las acusaciones ridículas e infundadas mencionadas anteriormente. Llamaba a clausurar a RU4AR, el único grupo que ha convocado a la gente a las calles para exigir el aborto legal a nivel nacional durante los últimos ocho meses, desde que la Corte Suprema conoció por primera vez los argumentos orales sobre Dobbs.

Así es la manera en que NYC“4AR” respondió al deshilachamiento de Roe contra Wade.

De verdad.

Aquí van los nombres de los grupos que firmaron el posteo de odio de NYC“4AR”, emitido un día después de Dobbs: Colectivo por la Justicia Reproductiva; Unidos Contra el Racismo y el Fascismo (Nueva York); Financiar el aborto, no a la policía; Collages Feministas (Nueva York); Grita Tu Aborto; Ayuda Mutua del Parque Washington Square; Conejitos de Hebilla (Texas); Mujeres en Resistencia (Nueva York/Nueva Jersey); Frente de Acceso al Aborto; Fondo de Libertad Reproductiva (Nueva Hampshire); El Fondo Jane (Massachusetts); Coalición de Derechos Reproductivos (Charlotte, Carolina del Norte); Tigres Por el Derecho a Decidir (Texas); Fondo de Aborto de Chicago; Fondo de Acción del Instituto Nacional de Salud Reproductiva; SWOP [Proyecto de Divulgación de Trabajador@s Sexuales] Brooklyn; Marcha Popular de Brooklyn; Partería Adelante; Activistas por el SMA [Aborto autogestionado]; Coalición Religiosa de Nuevo México Por el Derecho a Decidir Reproductivo; Red de Información de Mujeres de Nueva York (WIN-NY); Grupo de Trabajo Feminista Socialista de los Socialistas Democráticos de Estados Unidos de Chicago [DSA].

Piénselo: Se anuló Roe y un día después, 23 grupos “repros de base” (muchos respaldados por corporaciones e instituciones financieras financiadas por corporaciones), incluida una parte del capítulo de Chicago de DSA, se ven con sus nombres adheridos a un ataque al estilo de COINTELPRO contra el grupo que lideró una campaña de protestas a nivel nacional durante seis meses bajo el lema “Post-Roe, No, maldita sea!”, un ataque emitido por un grupo que de hecho se llama a sí mismo un “colectivo feminista socialista”.

¿Qué hiciste el día después de la caída de Roe, mi querido lector? Los miembros de RU4AR encabezaron mítines frente a la Corte con el coro “¡Que no siga en pie esta decisión, aborto legal a nivel nacional!” Literalmente, desde el momento en que se emitió el fallo, llamaron a revocarla y a que la administración y el Congreso de Biden usaran sus poderes para legalizar el aborto y hacerlo disponible en todos los estados del país.

¡Qué “culto comunista” de ellos!

El ataque en Instagram, troleando contra RU4AR a través de Internet (mediante la magia siniestra de los hashtags) como blanco sobre arroz, es seguramente uno de los episodios más sórdidos en la historia de lo que pasa por “la izquierda” en los Estados Unidos del siglo 21. Se llama hacer el trabajo de la derecha desde “el lado de babor”.

La derecha fascista apreció los artículos de ataque. La campaña de calumnias de los odiadores de “izquierda” contra RU4AR fue hecha suya por el neonazi Daily Caller y el zine de estado policial fascista Law Enforcement Today.

Otros interesados han incluido el sensacionalista pop-cultural Daily Beast y el fanzine masculinista de “cultura de varones” MEL Magazine, que orgullosamente incluye una sección audaz sobre “Vergas”.

Sin dejarse intimidar por la alianza con la extrema derecha, el estreameador socialista de Twitch” y “demócrata progresista” Hasan Piker, quien últimamente ha difundido repetidamente la afirmación vil y tarada de que RU4AR es un “grupo de odio anti-trans”, en tiempos recientes ha diseminado ataques de “rojillo” y avergonzamiento por “culto” contra RU4AR.

Al igual que COINTELPRO: fomentar divisiones entre progresistas y delatar a revolucionarios y radicales, al montarles trampas para la represión de los fascistas dentro y fuera del estado.

En vísperas de la consolidación fascista

Este ataque es especialmente temerario e insidioso debido al momento histórico en el que se desarrolla. Como RU4AR ha insistido en todo momento, la decisión de Dobbs es un ariete judicial al frente de una ofensiva fascista multifacética con el propósito de destripar lo que quede de la democracia burguesa y el estado de derecho en los Estados Unidos. La campaña difamatoria de “izquierda” contra RU4AR ocurre en medio del ataque sistémico más inaceptable contra la democracia estadounidense desde la Guerra Civil. Este es un momento peligroso sin precedentes, en que el centro liberal y moderado es incapaz de mantenerse. Los republifascistas están marchando hacia adelante a través del Estados Unidos “rojo” [republicano] y se preparan para tomar el poder nacional en las tres ramas en los próximos dos años y medio. El país está saturado de rifles de asalto y otras armas de fuego letales, peligrosamente concentrados en las manos de una derecha decidida y paranoica. Los ataques tales como los ataques lanzados hace poco contra RU4AR caen en la mano represiva del estado y la derecha. Ponen en riesgo vidas.

¿Así dedican sus energías en este momento los medios informativos, grupos e individuos liberales y de “izquierda” como el NYC4AR “feminista socialista”, los 23 grupos “repro”, el Grupo de Trabajo Feminista Socialista de los DSA de Chicago, Jezebel, The Intercept y Hasan Piker? ¿En serio?

Diez explicaciones

Lo que me lleva a la pregunta del millón: ¿POR QUÉ? ¿Qué demonios impelería a los escritores y “activistas” liberales y de “izquierda” a lanzar una yihad anticomunista contra una organización que ha estado luchando ferozmente para defender y expandir el derecho al aborto?

Aquí van diez razones básicas:

+1. Compromiso ideológico, organizativo, financiero y político con estrategias internas de cabildeo elitista y campañas electorales de los grandes partidos políticos: los mismos enfoques fallidos y de arriba hacia abajo que RU4AR denuncia correctamente como insuficientes e inadecuados, de hecho como complicidad. Detrás de este compromiso yacen temores de larga data de la clase profesional y liberal y su desconfianza de las masas y el cordón umbilical financiero que vincula a muchas ONG “repro” y “pro derecho a decir” con fundaciones corporativas cautivas que están vinculadas al Partido Demócrata imperialista y corporativo neoliberal, es decir, al ala vagamente liberal de la clase dominante, que no tiene interés en la misión de RU4AR de prender a las masas a marchar para desbaratar la actividad (gobierno) como de costumbre en las calles y plazas públicas. Como me dice un(a) activista líder de RU4AR en Chicago: “El compromiso de nuestros atacantes de ‘izquierda’ con un statu quo que se está pasando a la contrarrevolución” significa “perseguir a aquellos que se atreven a hacer frente al statu quo (De Pie) y hasta llamar a su derrocamiento (Revcom)”.

+2. Furia por haber sido denunciados por su rendición anticipada ante la anulación de Roe contra Wade. Como me dijo el(la) activista de Chicago la semana pasada: “Su tesis era ‘No podemos organizarnos para impedir que SCOTUS [Corte Suprema de Estados Unidos] haga lo que sea que vaya a hacer, solo podemos confiar en los demócratas’. De Pie tenía una narrativa muy diferente:

‘Ganamos el derecho al aborto mediante la lucha de masas, eso es lo que sacudirá a los poderes de arriba para que den un paso atrás en su asalto de odio a las mujeres. ¡Hagan preguntas sobre la legitimidad de sus instituciones! De Pie DESMINTIÓ toda la narrativa de los grupos ‘repros’ y pro derecho a decidir. Estuvo en el terreno desde el principio organizando a decenas de miles de personas para tratar de salvar a Roe, a partir del enero pasado”.

Por cierto. Si los grupos pro derecho a decidir de “izquierda” se hubieran unido a RU4AR, bien podrían haber ayudado a rescatar a Roe o al menos limitar significativamente el daño.

+3. Envidia. RU4AR ha desafiado el apaciguamiento del establecimiento “pro derecho a decidir” con gran talento y entusiasmo. Gracias en gran parte a las destrezas y la experiencia de sus voluntarios afiliados a revcom, RU4AR supo y sabe cómo organizar y montar acciones y mítines poderosos que llaman la atención. Demostró estas destrezas de manera militante, avergonzando tanto de palabra como de hecho a los “activistas pro aborto” que eligieron la sumisión, la pasividad y la política electoral cínica y la recaudación de fondos en lugar de una seria resistencia en el medio año previo a la revocación de Roe.

+4. Protección territorial: Temor de perder membresía y terreno de donativos a una organización nueva, militante y que llamaba la atención que emprendió correctamente acciones provocadoras directas junto con un reclutamiento popular dedicado para movilizar la oposición popular de masas al surgimiento de la era post-Roe que ahora nos está encima.

+5. Ciberanzuelos: la salaz propagación de conspiraciones atrae a los ojos y a los suscriptores. Acusar a RU4AR de “secuestrar” una causa liberal legítima al servicio de un misterioso “culto comunista” es un objeto brillante y brilloso, irresistible para algunos escritores y editores, inclusive o especialmente en algunos medios de “izquierda”.

+6. Ignorancia histórica y experiencial. Tal vez esto sea demasiado amable (probablemente lo sea), pero la era de McCarthy y COINTELPRO son recuerdos lejanos para la mayoría de las personas menores de 70 años. Me parece posible que algunos, si no muchos, de los odiadores a RU4AR tengan poca o ninguna idea de que están entrando en algunas ondas históricas muy feas al participar en una caza de brujas anticomunista. Para no exagerar con la línea de “perdónalos porque no saben lo que hacen”, pero es probable que también hayan tenido relativamente poca o ninguna exposición a pensadores y activistas marxista-leninistas serios como Avakian, Taylor y los revcom, algo que los hace propensos a narrativas al estilo paranoico sobre “comunistas debajo de tu cama”.

+7. No captan el terrible momento histórico. Los “activistas pro aborto de base” y los “socialistas democráticos” que atacan a RU4AR no entienden y en algunos casos desaprueban la observación de RU4AR y el PCR de que ahora nos enfrentamos a un sector fascista de la clase dominante que está creciendo y está en posición de volver al poder literalmente con venganza. Esta negación e indiferencia hacia el fascismo es parte de por qué no ven ningún problema en unirse temerariamente a la derecha (por ejemplo, el Daily Caller y Law Enforcement Times) para denunciar a los comunistas dentro del movimiento por el derecho al aborto.

+8. Falsa incapacidad “socialista” de comprender la necesidad de la revolución. La gente del PCR dentro y fuera de RU4AR de manera consecuente y (en la opinión cuidadosamente considerada de este autor) justamente denuncian el compromiso lamentablemente dócil de los “socialistas democráticos” con el reformismo incremental y económico — y su negativa a romper con el sistema subyacente y los partidos del capitalismo-imperialismo. Es cuestionable si los odiadores “socialistas” a RU4AR siquiera captan la crítica. Como me dice el/la activista de De Pie antes mencionado(a): “Los DSA están tan acomodados en el statu quo imperialista de los Estados Unidos y tan embarrados en la ‘lucha por una tajada más grande’ del botín del imperio que no pueden ver ninguna necesidad, ni hablar de posibilidad, de una revolución real. (No estoy seguro de que a ellos les importe o sepan ni menos entiendan la crítica a la socialdemocracia de parte del PCR y Avakian). Están demasiado ocupados siendo ‘realistas’ y así es su postura hacia la pérdida de Roe: ellos se están portando ‘realistas’ y De Pie es solo ‘exhibicionista’, en su pensar. Y ahora su posición no- o anti-revolucionaria se ha pasado a la contrarrevolución activa”.

+9. Identitarismo somnoliento “woke” (concienciado) por encima de todo: la afirmación completamente falsa de que RU4AR es anti-transgénero está íntimamente relacionada con la idea absurda de que se está “excluyendo” a las personas transgénero (que representan un minúsculo porcentaje de los embarazos) cuando RU4AR hace la observación obviamente correcta de que la guerra fascista cristiana contra el derecho al aborto es fundamentalmente una campaña patriarcal para profundizar la opresión y el control de las mujeres y las niñas. Eso es otro ejemplo de “Olimpiadas de opresión”, un giro nocivo en la política de identidad burguesa que afirma que “los hombres trans están más oprimidos que las mujeres y las niñas, por lo que tenemos que centrar ahí nuestra política”.

+10. Deseo de apropiarse de las tácticas de RU4AR y absorberlas en la pésima estrategia interna de arriba hacia abajo de los demócratas. Algunas fuerzas tradicionales “pro derecho a decir” ahora, después de Roe, está agitando el pañuelo verde, el símbolo latinoamericano del derecho al aborto popularizado en los Estados Unidos por RU4AR. También están resultando arrestados frente a la Corte Suprema, al igual que los activistas de RU4AR antes de la decisión de Dobbs. El truco tradicional aquí es tomar estas tácticas efectivas sin admitir que fueron obra pionera de una organización militante que incluía —¡qué horror!— a activistas comunistas y a una cofundadora comunista (Sunsara Taylor). Los grupos oenegeístas del establecimiento que ahora se visten de verde y participan en la desobediencia civil están tratando de asociar engañosamente su enfoque de “no hay nada que podamos hacer, vote por los demócratas sin importar quién” con un símbolo de resistencia real. Están tratando de tapar la claudicación del Partido Demócrata ante este asalto fascista a los derechos civiles y humanos básicos de las mujeres y las niñas.

Tal es la “lógica” grotesca y torturada detrás del lamentable espectáculo del vergonzoso ataque neo-macartista de “izquierda” contra la organización líder de derechos al aborto del país tras la decisión de Dobbs —una organización que no se habría formado si los grupos “pro derecho de decidir” afiliados al Partido Demócrata no hubieran decidido rendirse por adelantado— por favor consulte el llamativo editorial de Karen Attiah en el Washington Post “‘The Art of Losing the Abortion War,’ for Our Dear American Leaders” [“El arte de perder la guerra en torno al aborto’, para nuestros queridos líderes estadounidenses”) — al fin de Roe contra Wade.

El último libro de Paul Street es This Happened Here: Amerikaners, Neoliberals, and the Trumping of America (Londres: Routledge, 2022).

 

Tu apoyo económico para revcom.us hace que haya un mundo de diferencia.

El líder revolucionario Bob Avakian (BA) ha analizado que éste es uno de esos momentos poco comunes en los que la revolución y la meta de un mundo totalmente diferente se vuelven más posibles — y revcom.us juega un papel crucial en la preparación del terreno para la revolución.

Éste es el único sitio web que arroja luz sobre la realidad más profunda que hay detrás de lo que la gente enfrenta, y conecta la gente con la alternativa revolucionaria; es el único sitio web que destaca la obra y la dirección de BA.

Tu apoyo económico lo hace posible.