La Constitución de los Estados Unidos y la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte

Dos constituciones, dos sistemas diferentes, dos futuros diferentes para el pueblo afroamericano, Cuarta parte

Cuarta y última parte: Rompiendo las cadenas en una nueva sociedad socialista

La Constitución de los Estados Unidos es la obra de esclavistas y explotadores, que la redactaron, la debatieron y la ratificaron. Esta es una profunda verdad acerca de la historia de los orígenes de los Estados Unidos; no obstante, muchas personas sostienen que esa Constitución ha protegido y ampliado los derechos civiles y políticos del pueblo, y que sigue representando el fundamento jurídico y la visión política para superar las desigualdades y las injusticias existentes. Sin embargo, este mensaje, de que la Constitución de los Estados Unidos establece una visión y una base para llegar a una sociedad en que "todos son iguales", es una profunda MENTIRA y concretamente hace mucho daño. Desde su redacción y ratificación, esa Constitución ha proporcionado el marco y las justificaciones jurídicas para una sociedad asolada por profundas desigualdades y para la preservación de todo el sistema económico y social en que una cantidad relativamente pequeña de personas gobierna sobre una sociedad explotadora y mantiene ese dominio.

En 2010 el Partido Comunista Revolucionario publicó la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto)1. Este documento visionario, basado en la nueva síntesis del comunismo desarrollada durante décadas por Bob Avakian, proporciona el marco para toda una sociedad nueva y representa un marco para avanzar a un mundo comunista: un mundo en que las personas ya no estarán divididas en grupos sociales antagónicos, pero al contrario vivirán y trabajarán juntas en una comunidad de seres humanos en libre asociación en todo el planeta.

Estos artículos comparan y contrastan la Constitución de los Estados Unidos con la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto), en relación a la esclavitud, la opresión y la emancipación del pueblo afroamericano. Instamos a las y los lectores a discutir y estudiar estos artículos, a difundirlos y compartirlos entre amigos; a llevarlos a las aulas, comunidades y prisiones; y a enviarnos sus comentarios. Véase la introducción en Revolución #264; la primera parte en dos entregas, “Una unión de esclavistas” y “El preludio de una guerra civil” en #265 y #266; la segunda parte “La reconstrucción y la primera gran traición, 1867 a 1896” en #271; y la tercera parte “El campo de batalla sobre la educación segregada en los años 50 y 60 en #273 (véase las partes anteriores aquí). A continuación, la cuarta y última entrega.

Estos artículos han analizado rigurosamente lo que la Constitución de los Estados Unidos ha implicado para el pueblo afroamericano desde los comienzos del país. Han revelado algunas verdades importantes:

  • Los Estados Unidos proclama que se basa en el principio de que "todos los hombres nacen iguales". Pero en realidad este país lo fundaron invasores y fuerzas de ocupación que cometieron genocidio contra los pueblos que antes vivían en estas tierras. Luego esos colonos esclavizaron a millones de africanos secuestrados, para construir un país enriquecido y hecho un poder en gran parte debido a la mano de obra de esos mismos esclavos.
  • Los Estados Unidos desarrolló una Constitución y un sistema de leyes que se ha declarado un "modelo de la libertad" para que todo el mundo lo siga. No obstante, incorporado en esa Constitución y en sus leyes se encontraba el “derecho" de tener como propiedad a otros seres humanos, que eran esclavos sin derecho alguno.
  • Después de que la guerra de Secesión terminó por fin con la esclavitud, por décadas el linchamiento era común en el Sur. Grupos de hombres armados iban a la caza de ex esclavos y sus descendientes, y los colgaron de los árboles, los quemaron vivos, desmembraron los cadáveres y hasta vendieron entradas para ver estos espectáculos grotescos. De 1882 a 1930, se sabe que se lincharon a 3.386 víctimas negras (la mayoría hombres)2. Por todo el Sur, un sistema de denigración y opresión, que con el tiempo se llamara Jim Crow, se venía institucionalizando en las leyes de todo estado y municipalidad. De una manera legal, sistemática y violenta, purgaron a los negros de los padrones electorales, les prohibieron usar el transporte público, vivir donde querían vivir, entrar en los edificios públicos o usar instalaciones públicas, y miles de humillaciones más que dejaban una profunda huella en el tejido de la vida cotidiana.

Hoy los Estados Unidos tiene la mayor tasa de encarcelación en el mundo, y la mayor parte de la población carcelaria son negros y latinos. Se trata de una sociedad que priva a los jóvenes, cuyos antepasados eran esclavos negros, de una educación y trabajo dignos, pues el sistema no tiene lugar para ellos. Los acosa sin tregua la policía, el brazo armado del sistema que los oprime, y los jóvenes terminan encerrados por años en prisiones hacinadas, donde muchas veces las condiciones de aislamiento —que no son más ni menos que una tortura ilegal, inhumana e inmoral— los vuelven locos. Todo eso ocurre dentro del marco de la Constitución de los Estados Unidos y del sistema jurídico y la “justicia” derivados de esa Constitución.

Esta es la realidad de la historia estadounidense y de la sociedad estadounidense actual.

¿Una Constitución para qué clase de sociedad?

¿Por qué la Constitución de los Estados Unidos y las "leyes del país" han permitido estas atrocidades de forma sistemática? ¿Por qué la Constitución de los Estados Unidos y las "leyes del país" han perpetuado la condición de los negros como pueblo oprimido? Eso no se debe principalmente a unos jueces pro supremacía blanca o a unos legisladores racistas que redactan leyes racistas, aunque eso ha ocurrido y sigue ocurriendo. Pero se trata de algo mucho más fundamental: la Constitución de los Estados Unidos, las leyes basadas en ella, y todo el sistema jurídico represivo que hace cumplir esas leyes son un reflejo de la naturaleza misma de la sociedad estadounidense.

Como Bob Avakian ha escrito, las "[c]onstituciones, cuando hay una necesidad de ellas y juegan un papel indispensable, establecen el marco, los principios y las disposiciones básicos (o, para ir al grano, las 'reglas') sobre cómo puede y debe funcionar un gobierno, cómo se ejercerá el poder estatal"3.

Respecto a los Estados Unidos de América, su Constitución encarna las reglas básicas acerca de la forma de reforzar las relaciones económicas y sociales de explotación y opresión. El gobierno estadounidense ha funcionado sistemáticamente para proteger y expandir un sistema de derechos de propiedad que se basa en el hecho de que una pequeña clase capitalista, que explota a sus trabajadores asalariados, controla los medios para producir riqueza. Los llamados padres de la patria establecieron un sistema de gobierno al servicio del capitalismo y, por más de 70 años, la conservación de la esclavitud.

La continua opresión de pueblos enteros ha sido fundamental y es un rasgo definitorio esencial al tejido social del país. La historia del pueblo negro en este país es una historia en que la clase capitalista gobernante ha utilizado la Constitución de los Estados Unidos y las leyes derivadas de ella para desarrollar y mantener la supremacía blanca mientras intensifica la opresión del pueblo negro, aunque eso ha tomado formas y expresiones distintas y cambiantes.

Una constitución para una sociedad verdaderamente liberadora

Ahora examinemos lo que dice Avakian de que las constituciones establecen las "reglas" de la manera en que un gobierno puede funcionar y tiene que funcionar y la manera en que se ejercerá el poder estatal, y apliquémoslo a una sociedad totalmente distinta, a una sociedad socialista.

Examinemos la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto), que se basa en la nueva síntesis del comunismo de Avakian, con el fin de ver el tipo de sociedad para la cual esta Constitución da el marco institucional. Como dice la explicación preliminar sobre la naturaleza, el propósito y el papel de la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte, al comenzar:

La presente Constitución (Proyecto de texto) ha sido escrita con el futuro en mente. Tiene la intención de plantear un modelo básico, y los principios y las pautas fundamentales, para el carácter y el funcionamiento de una sociedad y un gobierno radicalmente diferentes a los ya existentes: la Nueva República Socialista en América del Norte, un estado socialista que encarnaría, institucionalizaría y fomentaría relaciones y valores radicalmente diferentes entre las personas; un estado socialista cuyo objetivo final y fundamental sería lograr, junto con la lucha revolucionaria por todo el mundo, la emancipación de toda la humanidad y el inicio de una época completamente nueva en la historia humana —el comunismo— mediante la abolición final de todas las relaciones explotadoras y opresivas entre los seres humanos y de los conflictos antagónicos destructivos que surgen de esas relaciones4.

Hoy SÍ ESTAMOS construyendo un movimiento para la revolución: una revolución que SÍ llevará ese documento visionario a la práctica. Así que es sumamente importante, emocionante y pertinente estudiar, discutir y debatir cuáles serán las reglas de un juego totalmente nuevo... y cómo servirán de guía para quienes dirigirán el nuevo poder estatal en qué hacer desde el Primer Día y más adelante.

Esta Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto) entraría en vigor en una sociedad en que las masas, dirigidas por su vanguardia, el Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos, habrían derrotado, abolido y desmantelado el estado capitalista imperialista de Estados Unidos. En su lugar habría nacido un nuevo estado revolucionario.

Las relaciones que forman la base de esta sociedad socialista se cambiarían radicalmente en comparación con las antiguas relaciones capitalistas. En lugar de que un grupito de capitalistas monopolicen la propiedad de la riqueza producida por la mano de obra de millones de personas, los medios de producir las necesidades materiales para la sociedad pasarían a ser propiedad pública del estado socialista, y la economía estaría al servicio del mejoramiento de la sociedad y de la humanidad, del avance de la revolución mundial y de la protección del medio ambiente.

Además, en una economía socialista se transformarían dramáticamente las relaciones entre las personas. Éstas ya no tendrían que enfrentarse unas contra otras en una lucha para la supervivencia en el nido de víboras capitalistas; al contrario, millones y millones de personas trabajarían en la producción que "se basa en las relaciones y valores del trabajo colectivo para el bienestar común y para los intereses de la humanidad del mundo y promueve esas relaciones y valores"5; y las esferas de consumo social se expandirían constante y conscientemente.

Por medio del proceso general de hacer la revolución y avanzar mediante olas de lucha y transformación hacia un mundo comunista, será posible superar los efectos y el legado de la opresión del pueblo negro y todas las relaciones de desigualdad social. La lucha en la sociedad socialista para desbrozar el suelo que engendra el capitalismo, transformar el modo de pensar de la gente, forjar nuevos valores y derrotar los intentos de lanzar una contrarrevolución: será una lucha compleja y prolongada, y el desenlace final no es cosa segura.

Desde el Primer Día: Superando los efectos y el legado de la opresión nacional

Sin embargo, con un nuevo poder estatal se puede lograr. Además, ¡las medidas y los cambios decisivos entrarán en vigor inmediatamente! La Constitución para la Nueva República Socialista da la dirección y el marco necesarios. Las fuerzas del orden de la vieja sociedad que habían brutalizado y denigrado a los jóvenes negros y latinos, que funcionaron como un ejército de ocupación, que lesionaron y asesinaron en nombre de la seguridad: al tomar el poder estatal, se habrían disuelto. Se crearán nuevas fuerzas de seguridad pública que protegerán las victorias de la revolución. Asegurarán la seguridad y los derechos del pueblo, incluido el derecho de responsabilizarse del rumbo de la sociedad. Estas nuevas fuerzas de seguridad pública ayudarán al pueblo a resolver disputas y problemas entre sí, en maneras no antagónicas.

De inmediato, se canalizarán recursos hacia los antiguos ghettos y barrios con el fin de proporcionar vivienda y servicios médicos, y centros culturales y de recreación. La gente tendrá la oportunidad de participar en labores con sentido que contribuyeran a la transformación global de la sociedad. Esta Constitución prevé una sociedad en que los arquitectos, urbanistas, ecólogos, artistas y otros profesionales se unirán a los jóvenes y los habitantes de esas zonas para solucionar los problemas y aprender el uno del otro y participar juntos en los grandes debates y luchas acerca de la manera de hacer que la sociedad avance y supere las cicatrices del pasado.

Respecto a la cuestión de eliminar la opresión nacional, el Preámbulo de la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto) dice:

La Nueva República Socialista en América del Norte es un estado multinacional y multilingüe que se basa en el principio de igualdad entre diferentes nacionalidades y culturas y uno de sus objetivos esenciales es eliminar por completo la opresión nacional y la desigualdad entre las nacionalidades, lo que fue una parte tan fundamental de los Estados Unidos de América imperialistas a lo largo de su historia. Es posible vencer y superar por fin las divisiones en la humanidad entre países y naciones y construir una comunidad mundial de seres humanos en libre asociación únicamente sobre la base de estos principios y objetivos. Esta orientación también está encarnada en las diversas instituciones del estado y el funcionamiento del gobierno en la Nueva República Socialista en América del Norte6.

Más adelante, la Constitución explica:

En vista de los atroces crímenes, la opresión y las injusticias perpetrados por la antigua clase dominante y gobierno de los Estados Unidos de América contra las diversas nacionalidades minoritarias, para plasmar la unión voluntaria y unidad creciente de los diversos pueblos en la Nueva República Socialista en América del Norte y para propiciar que los principios y objetivos establecidos en la presente Constitución tengan el efecto más poderoso, se proscribirá y se prohibirá la discriminación contra las nacionalidades minoritarias en todas las esferas de la sociedad, incluida la segregación en la vivienda, educación y otras áreas, y el gobierno central y el de otros niveles adoptarán y concretarán medidas y pasos para superar los efectos de la discriminación y segregación y el legado general de la opresión a la cual estos pueblos han estado sometidos7.

Y luego la Constitución agrega:

Como importante dimensión de esto, en las regiones (u otras zonas) con importantes concentraciones demográficas de las nacionalidades minoritarias quienes estuvieron oprimidas al interior de las fronteras de los antiguos Estados Unidos de América imperialistas, existirá el derecho de las personas de dichas nacionalidades a la autonomía en la forma de un auto-gobierno en el territorio, marco y estructura general de la Nueva República Socialista en América del Norte y la economía socialista unificada, sistema de leyes, fuerzas armadas y práctica de relaciones exteriores8.

La Constitución deja en claro que no se requerirá que el pueblo negro, los chicanos y otras nacionalidades anteriormente oprimidas vivan en tales regiones autónomas, aunque tendrán el derecho de vivir en éstas; pues se tratará de su propia elección. La Constitución para la Nueva República Socialista también deja en claro que todos los niveles del nuevo gobierno estarían trabajando para superar los efectos de la discriminación y la segregación y estaría promoviendo la integración y unidad entre las varias nacionalidades sobre la base de la igualdad. Se proporcionarán recursos y ayuda a las regiones autónomas.

Esta Constitución defiende el derecho del pueblo negro a la autodeterminación, hasta el derecho de separarse y formar una república independiente. La Constitución describe los procedimientos que facilitarían que el pueblo afroamericano decidiera esta cuestión sin la fuerza ni la coacción.

Se trata de una sociedad completamente distinta y una orientación completamente distinta para dirigir la sociedad. La Constitución de los Estados Unidos finge que existe igualdad, mientras que el sistema perpetúa la desigualdad. La Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto) representa una igualdad auténtica y al mismo tiempo reconoce que hay que tomar medidas particulares para corregir y superar los efectos históricos y las expresiones actuales de la desigualdad.

Enfrentar el legado del racismo y superar la desigualdad, junto con la lucha para arrancar de raíz el patriarcado y la opresión de la mujer, serán características definitorias de la nueva sociedad socialista.

La educación en la nueva sociedad socialista

Tomemos el ejemplo de la educación. Estamos en el año 2012 y la segregación sigue en vigor; como se señaló en la tercera parte ("El campo de batalla sobre la educación segregada en los años 50 y 60"), un tercio de todos los niños negros y latinos van a escuelas donde el estudiantado es del 90 al 100 por ciento negro y latino. Muchos de estos niños tienen que pasar por detectores de metales y aguantar el acoso de los guardias de seguridad para asistir a las clases. En muchas clases hay demasiados alumnos y una escasez de recursos, y a muchos de esos jóvenes a una temprana edad los dejan en el olvido.

Estamos en el año 2012 y la acción afirmativa, que supuestamente iba a darles oportunidades negadas por mucho tiempo a los negros y otras nacionalidades minoritarias y también a las mujeres, ha sido destripada por los tribunales, incluida la Suprema Corte, en nombre de una sociedad "que no vea el color de la piel". Pero considérese el siguiente hecho: en toda la nación en 2006, el 2.2 por ciento de los médicos y estudiantes de medicina eran negros, un porcentaje inferior al de hace 100 años9. Así que bajo el pretexto de llegar a "una sociedad que no ve el color de la piel", la discriminación contra el pueblo negro, es decir su opresión, sigue en marcha y tiene la aprobación jurídica de la Suprema Corte y de la Constitución de los Estados Unidos.

Contrastemos eso con la educación en la sociedad socialista. La Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto) explica que el nuevo sistema educativo ofrecerá un aprendizaje integral y general, además de la especialización, costeados por el gobierno. Un principio fundamental del sistema educativo será la promoción de la búsqueda de la verdad a donde ésta conduzca, con un espíritu de pensamiento crítico y curiosidad científica. Un propósito central del sistema educativo será: "capacitar a los estudiantes (y a los habitantes en general) para que conozcan profundamente la realidad y las bases de la opresión de pueblos enteros y la dominación y la opresión de la mujer en los antiguos Estados Unidos de América imperialistas y en todo el mundo donde las sociedades se han fundado sobre la explotación y las cuales las clases explotadoras han gobernado, y sobre esta base, para que lleguen a dedicarse profundamente y a participar activamente en la lucha para arrancar de raíz y eliminar todas esas relaciones de desigualdad y opresión"10.

La educación en la nueva sociedad socialista se orientará hacia: "superar, en la sociedad (y a la larga en el mundo) en su conjunto, el antagonismo relacionado a la división entre el trabajo físico y el trabajo intelectual, que está profundamente arraigado en el desarrollo de las sociedades caracterizadas por las relaciones explotadoras y opresivas y el que en sí representa una fuente potencial de tales relaciones, y se le prestará atención en todas las esferas de la sociedad"11.

A diferencia de la vieja sociedad capitalista la que denigraba y negaba la cultura y los idiomas de los oprimidos, la nueva sociedad socialista dará a luz algo muy extraordinario: un sistema educativo bilingüe (o multilingüe) y una sociedad entera que promueve el pensamiento crítico; la igualdad de culturas e idiomas; y el estudio concreto de la historia y las expresiones que queden de la opresión histórica de las nacionalidades minoritarias.

Se trata de una sociedad que considerará primero los intereses de la humanidad mundial e imbuirá a la gente de una conciencia y espíritu internacionalistas.

Piense la forma en que todo eso se opone diametralmente a lo que existe ahora en la sociedad estadounidense. Mire la situación en Arizona donde las autoridades están tratando de prohibir la enseñanza de estudios chicanos. Mire esta sociedad que les dice a los inmigrantes "Hablen inglés" y los regañan por hablar su propio idioma; o que discrimina a los negros por no hablar el llamado "inglés correcto".

Conclusión: Existe una salida de todo eso

No tenemos que vivir así. Las masas del pueblo negro y de otras nacionalidades oprimidas no tienen que aguantar los continuos horrores de Estados Unidos como el precio que hay que pagar para un mítico "progreso hacia la libertad" garantizada por la Constitución de los Estados Unidos. No, la Constitución de los Estados Unidos es, como la describió Bob Avakian, el "instrumento para imponer la explotación y opresión"12.

Pero existe una salida, un camino hacia adelante, una visión de una sociedad radicalmente diferente y mejor y una estrategia para alcanzarla. La Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto) es el marco jurídico-político para una sociedad verdaderamente emancipadora, donde las masas y su vanguardia aceptarían el reto de avanzar hacia un mundo en que resultarán superadas las divisiones entre las personas basadas en las nacionalidades, géneros y clases: un mundo en que las personas producirían para el bien común y para el mejoramiento del planeta y que participarían plenamente en la vida cultural, científica y política, en vez de un mundo en que millones de personas se rompen el lomo en trabajos que destruyen el cuerpo y quebrantan el espíritu, condenadas a vivir en una miseria y privación absolutas para el enriquecimiento de unos cuantos.

 

Notas

1. La Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte (Proyecto de texto), RCP Publications, 2010. Véase revcom.us/constitucionsocialista/index.html para pedir copias y leer la versión en línea. [regresa]

2. Africana: The Encyclopedia of the African and African American Experience—The Concise Desk Reference, de Kwame Anthony Appiah y Henry Louis Gates, Jr., Running Press, 2003.

Esas actividades asesinas, realizadas por chusmas y aplaudidas por familias enteras, gozaban de la protección de la Constitución de los Estados Unidos y sus leyes. [regresa]

3. Los pájaros no pueden dar a luz cocodrilos, pero la humanidad puede volar más allá del horizonte, primera parte: Revolución y el estado, de un discurso de 2010. [regresa]

4. Constitución (Proyecto de texto), p. i [regresa]

5. Obra citada, p. 82 [regresa]

6. Obra citada, p. 5 [regresa]

7. Obra citada, p. 53 [regresa]

8. Obra citada, p. 53 [regresa]

9. "AMA Apologizes for Past Racial Discrimination", de John Gever, MedPage Today, 7 de julio de 2008 [regresa]

10. Constitución (Proyecto de texto), pp 33-34 [regresa]

11. Obra citada, p. 33 [regresa]

12. Los pájaros no pueden dar a luz cocodrilos, pero la humanidad puede volar más allá del horizonte, primera parte [regresa]

Sea un contribuidor recurrente y haga un donativo a Revcom.us — ¡Difunda BA y la revolución en este momento sin precedentes!

Gracias en gran parte a las generosas contribuciones económicas de los lectores, acabamos de poner en marcha una importante reconstrucción de la tecnología que impulsa el sitio web revcom.us.

La implementación de esta nueva tecnología proporciona una base para que revcom.us esté al centro de solucionar un problema con mucho en juego para la humanidad en este momento. Ese problema es: Tenemos —con la dirección de Bob Avakian (BA)— la visión, la estrategia y la dirección para la revolución real que la humanidad necesita tan desesperadamente. Pero lo que no tenemos son los miles de personas ahora que puedan atraer y activar a millones en el movimiento para la revolución en este momento poco común de la historia en que una revolución real es posible.

Ahora es necesario dar un nuevo salto en la recaudación de fondos para que revcom.us utilice la nueva tecnología y amplíe urgentemente el alcance e impacto del sitio. Ello, a su vez, requiere una comunidad ampliada en constante expansión, de contribuidores económicos recurrentes. ¡Únase a esa comunidad hoy mismo comprometiéndose a contribuir cada mes a revcom.us y a luchar con otros para que también hagan lo mismo!

SEA UN CONTRIBUIDOR RECURRENTE MENSUAL