Crimen Yanqui: Caso #42: COINTELPRO — el FBI pone en la mira a la lucha por la libertad negra, 1956-1971

Bob Avakian escribe que una de las tres cosas que tiene “que ocurrir para que haya un cambio duradero y concreto hacia lo mejor: Las personas tienen que reconocer toda la historia propia de Estados Unidos y su papel en el mundo hasta hoy, y las correspondientes consecuencias terribles”. (Ver "3 cosas que tienen que ocurrir para que haya un cambio duradero y concreto hacia lo mejor").

En ese sentido, y en ese espíritu, “Crimen yanqui” es una serie regular de www.revcom.us. Cada entrega se centrará en uno de los cien peores crímenes de los gobernantes de Estados Unidos, de entre un sinnúmero de sanguinarios crímenes que han cometido por todo el mundo, de la fundación de Estados Unidos a la actualidad.

La lista completa de los artículos de la serie Crimen Yanqui

La opresión del pueblo negro, los crímenes de este sistema y la revolución que necesitamos

 

 

Número especial de Revolución 
Lea en español aquí | Descargar el PDF en inglés aquí

 

EL CRIMEN:

Entre 1956 y 1971, el FBI llevó a cabo un ilegal programa secreto que atacó sistemáticamente a los contrincantes políticos del sistema en Estados Unidos. El programa, conocido como COINTELPRO (siglas sacadas de “COunter INTELigence PROgram” — Programa de Contrainteligencia), sirvió para infiltrar, hostigar, desbaratar, calumniar, y asesinar o destruir a individuos y organizaciones. COINTELPRO atacó al movimiento de libertades civiles para negros, al movimiento de liberación negra, a comunistas, socialistas, independentistas, la Nueva Izquierda (estudiantes radicales, el movimiento antiguerra), y a activistas gay y ambientalistas.

El FBI era uno de las ramas del aparato represivo que el gobierno de Estados Unidos usó para aplastar a la oposición en la década de los años 1960 y principios de los 70. COINTELPRO fue la forma principal mediante el cual el FBI atacó a los disidentes y la oposición organizada. Fue desarrollado por el director del FBI, J. Edgar Hoover, a partir de varios programas que mantenían bases secretas de datos de personas que Hoover consideraba enemigos del Estados Unidos. Para 1970 esas bases de datos contenían 26.000 nombres1. Ward Churchill dijo que incluyeron a cualquiera “que lucha por la paz y justicia social en Estados Unidos”2.

Este programa secreto fue revelado a principios de los 1970 como resultado de unos activistas que allanaron una oficina del FBI en Media, Pennsylvania y dieron a conocer los documentos que encontraron3.

COINTELPRO es algo que usaron contra miles de personas que solo ejercían sus derechos democráticos y de la Primera Enmienda. Lo usaron contra quienquiera que, según Hoover, luchaba por efectuar cambios sociales y políticos: artistas, escritores, músicos, actores, abogados, maestros, estudiantes, médicos, académicos, líderes religiosos, librerías progresistas y políticas, activistas políticos y sus organizaciones.

BAsics cover front

Lo BAsico, de los discursos y escritos de Bob Avakian   

Nota de la redacción: En esta cita, Bob Avakian habla de los años 1960.

Los campos de batalla estaban claramente deslindados: entre los manifestantes contra la guerra y los estrategas de guerra del Pentágono; entre los Panteras Negras y J. Edgar Hoover; entre los negros, latinos, asiáticos e indígenas por un lado y el gobierno por el otro; entre las mujeres que se rebelaban contra su papel “tradicional” y los viejos hombres ricos de la clase dominante; entre la juventud con su nueva música en el sentido más amplio y los predicadores y curas que los acusaban de ser discípulos del diablo y destructores de la civilización. En esos tiempos tumultuosos, los que se rebelaban contra el orden imperante y las relaciones y tradiciones dominantes encontraron cada día más causa común y forjaron una poderosa unidad. Cada día más obtuvieron —y se merecieron— la iniciativa tanto moral como política, mientras que la clase dominante se atrincheraba y se desquitaba para defender su posición dominante, pero cada día más se le escapaba, y muy merecidamente, su autoridad moral y política.

—Bob Avakian, Lo BAsico 5:6

Pero a quien más Hoover ansiaba aplastar era el pueblo negro y su movimiento por los derechos iguales y la liberación.

Un memo del FBI, fechado 4 de marzo de 1968, estableció las medidas con que COINTELPRO pretendía poner fin a las luchas negras por los derechos civiles y por la liberación:

  1. Impedir la COALICIÓN de grupos militantes de nacionalistas negros… [que] podría ser el primer paso hacia un verdadero… [ejército negro revolucionario] en Estados Unidos, el inicio de una verdadera revolución negra.
  2. Impedir el SURGUIMIENTO DE UN “MESÍAS” capaz de unificar, y electrizar, al movimiento militante nacionalista negro.
  3. Impedir la VIOLENCIA de parte de los grupos nacionalistas negros… un objetivo del Programa de Contrainsurgencia es identificar a posibles buscapleitos y neutralizarlos antes de que ejerzan su potencial de violencia.
  4. Impedir que grupos y líderes de nacionalistas negros adquieran RESPECTABILIDAD, desacreditándolos ante tres sectores de la comunidad (la comunidad negra, la comunidad blanca / los liberales, y los radicales negros que siguen estos grupos).
  5. Una meta final debe ser impedir el CRECIMIENTO a largo plazo de organizaciones militantes negras, especialmente entre la juventud. Hay que elaborar tácticas específicas para impedir que estos grupos conviertan a la juventud4.

COINTELPRO puso a los negros bajo la lupa en todas partes — en sus tiendas, iglesias, aulas, bibliotecas, cantinas y restaurantes, y centros comunitarios. En particular los espiaban a los estudiantes negros, y mandaron espías a todas las universidades para vigilar sus actividades. En la universidad Swarthmore College, cado uno de los estudiantes negros estaba bajo vigilancia5.

Calumniar y amenazar a MLK

Martin Luther King Jr. (MLK) fue objetivo del FBI y el programa COINTELPRO desde 1957. En 1960 el FBI infiltró su organización la Southern Christian Leadership Conference (Conferencia Sureña de Dirección Cristiana).

Para 1964 el FBI temía que MLK había llegado a ser el “Mesías” negro y que no solo dirigía el movimiento en defensa de los derechos civiles, sino que “promovía una agenda de cambio social más fundamentalmente estructural”. El “problema de quitar a King (MLK) de la escena nacional” fue propuesto en un memo del FBI fechado 1 de diciembre de 1964, en el que el FBI indicó que quería trabajar con los grupos más conservadores de derechos civiles para desacreditar a King. Cuando se dio a conocer que King iba a recibir el Premio Nobel de la Paz, el FBI editó grabaciones de llamadas telefónicas interceptadas y micrófonos ocultos en hoteles, cortándolas y recomponiéndolas para dar la impresión de que King “había participado en una serie de rendez-vous ‘orgiásticas’ con prostitutas”. El FBI le mandó a King una carta anónima que dijo que pronto se darían a conocer las grabaciones, e insinuó que se suicidara como su única salida. La carta concluyó así:

Solo hay una salida para usted. Y usted sabe la que es. Tiene 34 días para hacerlo… Está acabado. No hay sino una salida para usted. Mejor que la tome antes de que su suciedad, abnormalidad y falsedad queden al descubierto ante la nación.

Por más de un año después de su asesinato en 1968, el FBI continuó, a través de COINTELPRO, los esfurezos para desacreditar a King6.

Fomentar riñas y perseguir a Malcolm X

Una de las principales tácticas de COINTELPRO era la de causar disputas entre grupos. Eso fue especificado por primera vez en un memo de 1966 que propuso causar una disputa entre el Partido Comunista, Estados Unidos y La Cosa Nostra (la mafia estadounidense de origen siciliano) que “causaría trastornos en ambos grupos al conseguir que cada grupo gaste energía, tiempo y dinero atacándose entre sí”7. El intento de causar esa disputa no dio los resultados que Hoover había previsto, pero llegó a ser una táctica de COINTELPRO que usarían brutalmente con más éxito contra el movimiento de liberación negra.

El FBI aseveró que el asesinato de Malcolm X en 1965 fue el resultado de un programa de COINTELPRO para crear una riña entre Malcolm X y la Nación del Islam (NOI, por las siglas en inglés). A pesar de que hasta hoy sigue siendo poco claro si las balas que mataron a Malcolm X fueron disparadas por alguien de la NOI o de un agente secreto del Departamento de Policía de Nueva York, un memo de COINTELPRO fechado 22 de enero de 1969 dice: “A lo largo de los años se ha dedicado mucho tiempo para planear y se ha tomado medidas, con la aprobación del Buró, con respecto a métodos a través de los cuales se podría desacreditar a la NOI ante la población negra en general o a través de los cuales se podría fomentar faccionalismo entre la dirección…. Se ha logrado crear disputas entre facciones — siendo el caso más notable el de MALCOLM X LITTLE”8.

Atacar al Partido Pantera Negra

En septiembre de 1968, Hoover determinó que el Partido Pantera Negra (BPP por las siglas en inglés), que había crecido a nivel nacional, fue la organización que podría unificar al movimiento de liberación negra. Un memo de COINTELPRO señaló al BPP: “Es indispensable que no solo aceleremos nuestra investigación de esta organización y que aumentemos la cantidad de informantes en la organización, sino que también tomemos medidas bajo el programa de contrainsurgencia para trastornar al grupo”. El memo pedía que fomentaran faccionalismo entre personas dentro y fuera del BPP y que lo hicieran parecer que unos miembros del BPP estaban colaborando con la policía.

Para principios de 1969, el BPP había crecido en todas las grandes ciudades de Estados Unidos. Su periódico contaba con una circulación de 250.000. Había forjado unidad con el Peace and Freedom Party (Partido de Paz y Libertad) y el Student Nonviolent Coordinating Committee (Comité Coordinador Estudiantil No Violento). Así que COINTELPRO se dedicó a destruir al BPP.

El 9 de enero de 1969, John Huggins y Alprentice “Bunchy” Carter, líderes del BPP en Los Ángeles, fueron asesinado por miembros de la US Organization (Organización Esclavos Unidos) durante una reunión en la Universidad de California en Los Ángeles para planear la creación de un Departamento de Estudios Negros. Las acciones de COINTELPRO contra el BPP son responsables de esos asesinatos. En un memo fechado 25 de noviembre de 1968, Hoover presentó el plan:

Para aprovechar al máximo las diferencias entre el BPP y la US así como para explotar todas las avenidas que llevarían a mayor disensión en las filas del BPP, las oficinas recipientes tienen instrucciones de presentar medidas de contrainsurgencia imaginativas y contundentes para paralizar al BPP9.

La oficina del FBI de Los Ángeles mandó un memo a Hoover que dijo:

…actualmente nos estámos preparando una carta anónima… que se enviará al BPP de Los Ángeles supuestamente de parte de un miembro de la organización “US” en la que se dirá que el grupo juvenil de la organización “US” sabe que el BPP tiene un “contrato” para matar a RON KARENGA, el líder de “US”, y que en represalia ellos, los miembros de “US”, han hecho planes para emboscar a líderes del BPP en Los Ángeles…. Se espera que esta medida contrainsurgente resulte en una vendetta entre “US” y el BPP10.

Después del asesinato de Huggins y Carter, las oficinas del FBI de Los Ángeles y San Diego prepararon y distribuyeron en la comunidad negra caricaturas incendiarias “atribuidas a ambos, la US y el BPP, en las que parece que ambos se ridiculizan el uno al otro de modo cruel”. Una de las caricaturas muestra a Karenga con una lista de quehaceres, con los nombres de Huggins y Carter tachados y el nombre del líder del BPP Bobby Seale el próximo en la lista11.

Durante 1969, Fred Hampton, el presidente del BPP del estado de Illinois en Chicago, obraba por forjar unidad entre el BPP y varias otras organizaciones — los Blackstone Rangers, los Mau Mau, los Young Lords, los Young Patriots, y SDS12. La sección de COINTELPRO en Chicago mandó una carta anónima a Jeff Fort, líder de los Blackstone Rangers, que dijo que Hampton había contratado a alguien para matarlo. La carta perjudicó mucho los esfuerzos de Hampton para forjar esta coalición de organizaciones políticas de toda la ciudad, pero no logró el mismo resultado que les había pasado a Carter y Huggins en Los Ángeles13.

Luego la sección de COINTELPRO en Chicago mandó a un agente secreto / provocador, William O’Neal, para infiltrar al BPP. Este llegó a ser guardaespaldas de Hampton y le dio al FBI y a la policía de Chicago un detallado croquis del apartamento de Hampton. Luego O’Neal y la policía de Chicago planearon una “redada en busca de armas” que se llevó a cabo el 4 de diciembre de 1969, cuando las fuerzas armadas del estado invadieron el apartamento de Hampton disparando escopetas y una ametralladora calibre .45. Asesinaron a Hampton mientras dormía y también asesinaron a Mark Clark. (Ver, Crimen Yanqui Caso #74: “El asesinato de Fred Hampton a manos del FBI y la policía de Chicago”, Revolución, 23 de noviembre de 2016).

Una semana después, el 11 de diciembre, el jefe de la sección de Chicago de COINTELPRO, Robert Piper, en un memo a la cede del FBI se atribuyó el mérito en buena medida de la exitosa operación al decir que el asalto no hubiera sido posible sin la información de inteligencia “no disponible de ninguna otra fuente” que proveyó el soplón, O’Neal14.

El FBI ha admitido que llevó a cabo 295 operaciones de COINTELPRO contra individuos y organizaciones negros. De estas, 233 fueron operaciones contra el BPP entre 1967 y 1971. El número total de fallecidos como resultado de estos salvajes e ilegales operaciones no se sabe, así como los años que los inocentes acusados falsamente por el FBI han tenido que pasar en la prisión15.

LOS CRIMINALES

Edgar Hoover, director del FBI: El principal blanco de Hoover fue el pueblo negro y sus organizaciones. El erudito legalista Randal Kennedy dijo que Hoover “consideró que la protesta contra el dominio blanco tendía a la traición”16.

El 15 de junio de 1969, Hoover declaró: “Sin duda alguna, el Partido Pantera Negra representa la mayor amenaza a la seguridad interna del país”; y prometió que 1969 sería el último año de existencia del partido.

En un memo fechado 16 de septiembre de 1970, Hoover dijo que el “propósito de la acción de contrainteligencia es trastornar [al Partido Pantera Negra] y es irrelevante si existen hechos para confirmar la acusación. Si existen hechos, eso ayuda al éxito de la propuesta, pero el Buró piensa… que se puede lograr los trastornos sin hechos que los respaldan”.

El FBI: A los agentes del FBI se les requería que consiguieran soplones para espiar a personas negras e infiltrar organizaciones negras. En Washington, D.C. se requería que cada agente consiguiera seis soplones negros. COINTELPRO fue tan ubicuo en la comunidad negra que Betty Medsger sugirió que en las comunidades negras de Filadelfia “en cualquier momento, quienquiera que un negro hubiera conocido podía haber sido soplón del FBI”17.

El gobierno de Estados Unidos: Hoover obtuvo permiso del Procurador General Robert Kennedy para interceptar “de modo limitado” las llamadas telefónicas de Martin Luther King. Otros presidentes también participaron en espionaje secreto y a menudo ilegal (ya sea directamente a través de COINTELPRO o no). Dwight Eisenhower autorizó espionaje de Eleanor Roosevelt y el magistrado de la Suprema Corte William O. Douglas. John Kennedy espiaba a personal del Congreso. Lyndon Johnson con frecuencia “averiguaba” quienes formaban parte del personal de Barry Goldwater. Richard Nixon espiaba a todo el mundo, entre ellos miembros de la Suprema Corte y el periodista de TV Marvin Kalb18.

LA COARTADA

COINTELPRO fue una operación secreta y encubierta de la que se suponía que nadie sabía aparte del FBI. Por tanto, no requería ninguna justificación pública; de hecho, esa alertaría a posibles blancos y perjudicaría la legitimidad y credibilidad de todo el sistema. Cuando se dieron a conocer los documentos de COINTELPRO, desenmascararon la mentira proclamada por Estados Unidos de que es un “bastión de la democracia”, en el que el pueblo tiene el derecho a expresarse, organizarse, disentir y protestar.

EL VERDADERO MOTIVO

Edgar Hoover resumió el objetivo de COINTELPRO en un memo al FBI en el que deletreó cómo aplicarlo contra el pueblo negro y las organizaciones negras:

El propósito de este nuevo programa de contrainteligencia es revelar, transtornar, despistar, desacreditar o de otra manera neutralizar las actividades de organizaciones y grupos de odio de nacionalistas negros, su dirección, voceros, miembros y partidarios, y contrarrestar su tendencia a la violencia y tumulto civil. Hay que vigilar de manera constante las actividades de estos grupos de interés de inteligencia para el Buró para poder estar en posición de aprovechar rápidamente toda oportunidad para la contrainteligencia y para inspirar acciones en las circunstancias merecidas. Hay que denunciar el pernicioso historial de esos grupos, su duplicidad, y sus maniobras engañosas ante el escrutinio del público donde semejante publicidad tendrá un efecto neutralizante. Hay que frustrar los intentos de estos grupos de consolidar sus fuerzas o reclutar seguidores nuevos o jóvenes. No se debe perder ni una sola oportunidad para explotar, con las técnicas de contrainteligencia, los conflictos organizacionales y personales de la dirección de los grupos y donde sea posible hay que intentar capitalizar los conflictos existentes entre las organizaciones negras en contienda. Cuando se presente la oportunidad de interrumpir o neutralizar a organizaciones nacionalistas negros de odio mediante la cooperación de contactos en la prensa local establecida o por medio de ese tipo de contacto con fuentes disponibles a la Sede del Gobierno [la oficina de Hoover], en todo caso se debe prestar mucha atención a la propuesta para asegurarse de que el grupo en la mira sea interrumpido, ridicularizado, o desacreditado a través de la publicidad y no simplemente publicado….

También se les advierte a ustedes que la naturaleza de este nuevo programa es tal que bajo ninguna circunstancia se deba dar a conocer la existencia del programa afuera del buró, y hay que tratar las operaciones y técnicas delicadas consideradas bajo el programa con la apropiada seguridad dentro de la oficina19.

Una carta a Revolución/revcom.us, “Una reflexión sobre las cochinadas — antes y ahora”, señala la necesidad que enfrentaban los gobernantes de este sistema, especialmente en la década de los 60 y principios de los 70, que les llevó a implementar COINTELPRO. Las lecciones de la carta siguen siendo pertinentes hoy día:

Los negros en Estados Unidos desafiaban sin tregua al sistema en muchas diferentes formas, tomaban acción política de masas y se alzaban en rebelión abierta, y se granjearon el apoyo y la solidaridad de cientos de millones de personas, literalmente, de todo el mundo. Esto puso a la clase dominante estadounidense a la defensiva políticamente y desmintió su pose como el “gran defensor de los derechos populares”. Si les fuera necesario aplastar a este movimiento abiertamente, lo harían sin pensarlo dos veces, como lo comprueban los cientos de ocasiones en que recurrieron al uso directo de la policía, dependencias federales, la Guardia Nacional e incluso el Ejército para reprimir a la gente. Pero preferían más encubrir su papel. ¿Por qué? Porque realmente les preocupaba perder la pose de líder de la democracia ante los ojos del mundo, así como perder la legitimidad dentro de Estados Unidos. En otras palabras, una razón por la cual necesitan utilizar programas encubiertos como COINTELPRO es precisamente para mantener al pueblo ciego ante la realidad de que esa democracia de la que tanto pregonan es esencialmente una dictadura de la clase capitalista imperialista.

COINTELPRO le causó graves daños al movimiento de liberación negra desde 1956 hasta 1971, pero no atajó la lucha de liberación negra, como quería Hoover. El Partido Pantera Negra, el movimiento de liberación negra y otros forjaron muchas cosas revolucionarias positivas, de las cuales es importante sacar lecciones. Bob Avakian (BA) emergió en esos años y trabajó estrechamente con el BPP. A lo largo de las décadas desde entonces, BA ha seguido avanzando y forcejeando con el entendimiento de lo que él describe como “El papel central de la cuestión nacional del pueblo negro, la relación central entre la liberación nacional y la revolución proletaria, en Estados Unidos”, como parte clave del nuevo comunismo que él ha forjado.

 


Bibliografía escogida

Libros

Churchill, Ward y Vander Wall, Jim, The COINTELPRO Papers [Los documentos de COINTELPRO], South End Press, 1990

Friedman, John S., ed., The Secret Histories: An Anthology [Las historias secretas: una antología], Picador, 2005

Jefferies-Jones, Rhodri, We Know All About You: The Story of Surveillance in Britain and America [Sabemos todo acerca de tú: La historia de la vigilancia en Gran Bretaña y Estados Unidos], Oxford University Press, 2017

Artículos

Churchill, Ward y Vander Wall, Jim, “COINTELPRO, FBI Counterintelligence, Covert Operations, Black Bag Jobs, Church Committee” [COINTELPRO, la contrainteligencia del FBI, las operaciones secretas, operaciones pérfidas, el Comité de (el senador) Church], The Freedom Archives

Wolf, Paul, “COINTELPRO: The Untold American Stories” [COINTELPRO: Las historias estadounidenses no contadas], Civil Liberties Defense Center

National Lawyers Guild, “Counterintelligence: A Documentary Look at America’s Secret Police,” Vol 1. The FBI’s Counterintelligence Operations Against: Black, Puerto Rican, Native American, and Chicano/Mexicano Movements” [La conrainteligencia: Un informe documental sobre la policía secreta de Estados Unidos, Tomo 1. Las operaciones de contrainteligencia del FBI contra: movimientos negros, puertorriqueños, indígenas y chicanos / mexicanos], 1980, archive.org

Leccion importante sobre cochinadas politicas: Como el COINTELPRO del FBI puso en la mira a grupos radicales”, Revolución, 24 de agosto de 2014

The FBI’s Covert Program To Destroy the Black Panther Party” [El programa secretro del FBI para destruir al Partido Pantera Negra], AssataShakur.com

Denton, Jack, “The FBI’s Long, Alarming History of Investigating Black Musicians”, revista Pacific Standard, 22 de noviembre de 2017

Davis, Joshua Clark, “The FBI’s War on Black-Owned Bookstores” [La guerra del FBI contra librerías de dueños negros], The Atlantic, 19 de febrero de 2018

COINTELPRO, Wikipedia, inglés

 


1. We Know All About You: The Story of Surveillance in Britain and America, Rhodri Jefferies-Jones, Oxford University Press, 2017, p. 130.  [regresa]

2. The COINTELPRO Papers, Ward Churchill and Jim Vander Wall, South End Press, Boston, 1990, p. xiv.  [regresa]

3. La noche del 8 de marzo de 1971, cuando el país estaba prestando atención a la primera pelea por el campeonato mundial de peso pesado entre Muhammad Ali y Joe Frazer, ocho activistas contra la guerra allanaron una oficina del FBI en Media, Pensilvania cerca de Filadelfia y se llevaron miles de documentos. Entre el material estaban historiales secretos de miles de ciudadanos. Buena parte eran chismes maliciosos sobre cosas como “anormalidades sexuales y mezcla de razas”, dos de los temas favoritos de J. Edgar Hoover. Bety Medsger del Washington Post recibió algunos de los archivos, y fue la primera que escribió sobre esto. Ella se dio cuenta que aparecía repetidamente la palabra “COINTELPRO”, pero no sabía qué significaba. El reportero Carl Stern de NBC averiguó lo que significaba la palabra y logró obtener más documentos a través de la Ley de Libertad de Información que desenmascararon la magnitud del alcance de COINTELPRO.  [regresa]

4. “The FBI Sets Goals for COINTELPRO” [El FBI establece metas para COINTELPRO], American Social History Project—Center for Media and Learning.  [regresa]

5. “When J. Edgar Hoover Lost and Freedom Won” [Cuando J. Edgar Hoover perdió y la Libertad salió ganando], entrevista a Betty Medsger por Mark Karlin, Truthout, 29 de enero 2014.  [regresa]

6. Churchill y Vander Wall, pp. 96-101.  [regresa]

7. Churchill y Vander Wall, pp. 42-43.  [regresa]

8. Churchill y Vander Wall, p. 102.  [regresa]

9. Churchill y Vander Wall, p. 130.  [regresa]

10. Churchill y Vander Wall, p. 132.  [regresa]

11. Churchill y Vander Wall, p. 131.  [regresa]

12. Blackstone Rangers o Black P. Stone Rangers fue una organización de las calles del barrio negro. Young Lords fue una organización puertorriqueña. Young Patriots fue una organización del barrio blanca. SDS (Students for a Democratic Society / Estudiantes por una Sociedad Demócrata) fue una organización estudiantil radical.  [regresa]

13. Churchill y Vander Wall, pp. 135-139.  [regresa]

14. Churchill y Vander Wall, pp. 139-141.  [regresa]

15. Churchill y Vander Wall, p. 164.  [regresa]

16. “J. Edgar Hoover: Racism and Power” [J. Edgar Hoover: el racismo y el poder], Frank Schneiger, 12 de febrero 2017.  [regresa]

17. “Just Being Black Was Enough to Get Yourself Spied on by J. Edgar Hoover’s FBI” [Simplemente ser negro era suficiente para que J. Edgar Hoover te espiara], Betty Medsger, The Nation, 22 de enero 2014.  [regresa]

18. “Domestic Spying, Blackmail, And Murder: Inside The FBI’s COINTELPRO” [Espionaje, chantaje y asesinato dentro de Estados Unidos: Al interior del COINTELPRO del FBI], Richard Stockton, 18 de abril 2017.  [regresa]

19. “COINTELPRO Revisited – Spying & Disruption” [COINTELPRO revisto — espionaje e interrupción], www.whatreallyhappened.com.  [regresa]

Sea un contribuidor recurrente y haga un donativo a Revcom.us — ¡Difunda BA y la revolución en este momento sin precedentes!

Gracias en gran parte a las generosas contribuciones económicas de los lectores, acabamos de poner en marcha una importante reconstrucción de la tecnología que impulsa el sitio web revcom.us.

La implementación de esta nueva tecnología proporciona una base para que revcom.us esté al centro de solucionar un problema con mucho en juego para la humanidad en este momento. Ese problema es: Tenemos —con la dirección de Bob Avakian (BA)— la visión, la estrategia y la dirección para la revolución real que la humanidad necesita tan desesperadamente. Pero lo que no tenemos son los miles de personas ahora que puedan atraer y activar a millones en el movimiento para la revolución en este momento poco común de la historia en que una revolución real es posible.

Ahora es necesario dar un nuevo salto en la recaudación de fondos para que revcom.us utilice la nueva tecnología y amplíe urgentemente el alcance e impacto del sitio. Ello, a su vez, requiere una comunidad ampliada en constante expansión, de contribuidores económicos recurrentes. ¡Únase a esa comunidad hoy mismo comprometiéndose a contribuir cada mes a revcom.us y a luchar con otros para que también hagan lo mismo!

SEA UN CONTRIBUIDOR RECURRENTE MENSUAL