Estados Unidos se retira de Afganistán:
El fin formal de una guerra salvaje de agresión imperialista

La semana pasada, Estados Unidos anunció que finalmente iba a retirar sus tropas de Afganistán después de 20 años de guerra1.

Afghani boy shows scars from shrapnel. wounds U.S. bombing

 

Ghulam muestra las cicatrices de las heridas de metralla recibidas durante el bombardeo estadounidense de una boda en Kakarak en julio de 2002 que dejó a 25 muertos.    Foto: AP

El presidente Biden la calificó de guerra “justa” cuando anunció la retirada para el 11 de septiembre de este año. Después de años de llamar a Afganistán la “guerra buena”, los tradicionales medios de comunicación, los órganos de propaganda de este sistema, trataron la noticia como el fin de un esfuerzo bien intencionado pero difícil y, hasta cierto punto, mal concebido por parte de Estados Unidos.

 

__________

Para agosto de 2016, la guerra ya había dejado 111.000 muertos y más de 116.000 lesionados. Además de este matadero, la guerra ha obligado a casi cinco millones de afganos a abandonar sus hogares.
__________

 

UNA DECLARACIÓN, UN LLAMAMIENTO A QUE SE ORGANICE AHORA PARA UNA REVOLUCIÓN REAL

 

Descargue las versiones del folleto (pdf)
Versión básica  |  Versión extendida

Pero, ¿cuál es la pura verdad? Que la guerra de Estados Unidos en Afganistán de 2001 a 2021, y sus intervenciones en las décadas anteriores y que condujeron a ella, han sido guerras salvajes y totalmente injustas de un imperio imperialista que han destruido la vida de literalmente millones de afganos y han devastado al país y la sociedad.

Biden llama a Afganistán una "guerra justa", que las tropas estadounidenses tienen "valor, valentía e integridad"? Lo más alejado de la realidad:

Afghanis peer in hole left by US airstrike

 

Los aldeanos afganos se paran cerca de un agujero en el techo de una casa en Kakarak, Afganistán, 3 de julio de 2002, después de que fuera alcanzada por una bomba estadounidense. Murieron veinticinco personas que celebraban una fiesta de bodas en la casa. Entre 2004 y 2018, Estados Unidos soltó más de 38.000 bombas sobre Afganistán.    Foto: AP


Los niños de una localidad observan a un miembro de las fuerzas especiales de Estados Unidos durante su incursión en una pequeña aldea agrícola en la provincia de Konar, al noreste de Kabul. Las fuerzas estadounidenses y sus clientes afganos aterrorizaron a la gente con tales redadas o registros domiciliarios en la noche. Foto: AP
Hospital in Afghanistan destroyed by U.S. airstrike

 

16 de octubre de 2015: Un empleado de Médicos sin Fronteras entra en los restos carbonizados del hospital de la organización después de que fuera alcanzado por un ataque aéreo estadounidense en Kunduz, Afganistán, con un saldo de 42 afganos muertos. Para agosto de 2016, la guerra ya había dejado 111.000 muertos y más de 116.000 lesionados.    Foto: AP

7-Afghanistan-2008-AP09080505156-600.jpg

 

Unos familiares observan a unos niños dejados muertos por un ataque aéreo estadounidense en Kandahar en 2009.     Foto: AP

Unos antecedentes resumidos: La guerra de sustitutos de Estados Unidos contra la Unión Soviética, 1979-1989

En diciembre de 1979, la Unión Soviética2 invadió a Afganistán. Su objetivo era apuntalar a un régimen amigo de la Unión Soviética. Estados Unidos, especialmente bajo el mandato del presidente Reagan, respondió durante la siguiente década financiando, armando y organizando a los muyahidines fundamentalistas islámicos reaccionarios (entre ellos Osama bin Laden y los futuros líderes del Talibán con su programa medieval y patriarcal3) en una despiadada guerra “de sustitutos”4 de una década de duración para “desangrar” a los soviéticos y matar a las fuerzas rusas.

El resultado: este baño de sangre reaccionario dejó entre 800.000 y 1.5 millones de afganos (junto con 15.000 soldados soviéticos) muertos, y obligó a cinco millones de afganos a huir del país. Y lo que es de igual de importancia, esto desempeñó un papel importante en el azuzamiento y la propagación de la plaga del fundamentalismo islámico reaccionario y del yihadismo en toda la región y el mundo, y contribuyó a allanar el camino para el ataque del 11 de septiembre de 20015.

Este ataque de 2001 contra las Torres Gemelas en la Ciudad de Nueva York y el Pentágono con aviones secuestrados cobró casi 3.000 vidas. La gente en Estados Unidos estaba conmocionada y de luto, y George W. Bush, el presidente de ese entonces, aprovechó la situación para emprender una serie de guerras y otras agresiones con el fin de darle a Estados Unidos el dominio de Medio Oriente y Asia central, una parte del mundo estratégicamente importante.

Afganistán fue la primera.

LoBAsico-1-28-555-es.jpg

 

Estados Unidos invade a Afganistán en octubre de 2001

A lo largo de las últimas dos décadas, diferentes sectores del imperialismo estadounidense han inventado media docena o más de justificaciones para su invasión y ocupación: vengarse del 11-S y evitar otro, acabar con el terrorismo, liberar a las mujeres, llevar la democracia, etc. En realidad, como Bob Avakian analizó en ese momento, se trataba de una guerra depredadora de un imperio imperialista que procuraba afianzar la dominación de Estados Unidos, y además que se fraguaba con el fin de enviar un mensaje gangsteril al mundo de que cualquier ataque a Estados Unidos se vengaría a un costo cientos de veces mayor, y de cara a una cierta necesidad, real y percibida, de “drenar el pantano” en el Medio Oriente y el sur de Asia de los fundamentalistas islámicos que odian y atacan a Estados Unidos, “rebautizada” como una “guerra contra el terror” global.

Justo después de esta invasión, Bob Avakian analizó en Los grandes retos de la nueva situación:

Estados Unidos tiene ambiciones de reconfigurar en esencia la situación mundial, reordenando la situación general, empezando por las zonas estratégicas en que están más inmediatamente afectadas: Asia central, el sur de Asia y el Medio Oriente, pero incluso más allá de ello, a escala mundial. Se trata de un “Hijo del Nuevo Orden Mundial” o “El Nuevo Orden Mundial 2.0” que ellos están trabajando para imponer a una escala mucho abarcador y mucho más profundo que lo que se propusieron hace una década con su guerra contra Irak. Se han propuesto un proyecto monumental con gigantescas repercusiones.

Y:

Como los capos de la Mafia —y precisamente eso lo son, a una escala monstruosa y mundial—, no pueden dar ni siquiera la apariencia de que alguien se les acercara y les diera un puñetazo en el ojo, y se salieran con la suya. Unos gángsteres de calibre mundiales que recorren el mundo, como ellos, si son explotadores globales con un aparato de matanza y destrucción en masa para imponer y ampliar todo eso, no pueden permitir ni siquiera la apariencia de que alguien los golpeara y se saliera con la suya.

American airbase Bagram prison with brutal barbed wire cage.

 

La base aérea estadounidense de Bagram, la base militar más grande en Afganistán, albergaba una enorme operación de prisión, interrogatorios y torturas. Formaba parte de una red de prisiones y centros de detención donde al menos 15.000 afganos han sido detenidos con poca o ninguna evidencia, brutalmente golpeados, torturados y en ocasiones asesinados.   

Afghani kids play in rubble from U.S. drone strike

 

Niños afganos juegan cerca de los escombros de una casa dañada después de que un avión no tripulado estadounidense se estrellara en Jalalabad, al este de Kabul, la capital de Afganistán. Para marzo de 2020, Estados Unidos ya había llevado a cabo más de 12.000 ataques con aviones no tripulados en Afganistán, con un saldo de miles de afganos muertos.     Foto: AP

¿Qué es lo que Estados Unidos llevó a Afganistán?

¡Una cantidad imponente de violencia, muerte, destrucción, sufrimiento y opresión! Entre 2004 y 2018, soltó más de 38.000 bombas, y para marzo de 2020, ya había llevado a cabo más de 12.000 ataques con aviones no tripulados.

Para agosto de 2016, la guerra ya había dejado 111.000 muertos y más de 116.000 lesionados. Además de este matadero, la guerra ha obligado a casi cinco millones de afganos a abandonar sus hogares.

Hoy, más de la mitad de los 35 millones de afganos siguen empobrecidos y casi la mitad ni tienen suficientes alimentos. La desnutrición crónica ha truncado el crecimiento de un alucinante 41% de los niños afganos menores de cinco años. La mitad de la población vive con menos de un dólar al día6. La guerra y la ocupación de Estados Unidos impulsaron el resurgimiento del Talibán y otras fuerzas fundamentalistas islámicas reaccionarias, y ahora, después de toda esta muerte y destrucción, la población afgana enfrentará los horrores más grandes que estos monstruos reaccionarios sin duda traerán.

17 year old victim of an acid attack in Afghanistan

 

12 de noviembre de 2008: Atifa Bibi, una colegiala afgana, se recupera en un hospital. Dos hombres le arrojaron ácido en Kandahar mientras caminaba hacia la escuela. Estos crueles ataques misóginos contra las mujeres afganas, a menudo por salirse de las severas normas patriarcales (por asistir a la escuela, por no ponerse un velo, por rechazar insinuaciones masculinas, etc.), están muy extendidos (más de 4.000 en 2015).    Foto: AP

Afghani people witness stoning of a woman

 

La mujer Rokhshana, de 19 años, fue brutalmente asesinado a pedradas en una aldea controlada por el Talibán en 2016 por no aceptar un matrimonio forzado y huir con otro hombre. La guerra imperialista de Estados Unidos azuzó el resurgimiento del Talibán y su fundamentalismo islámico patriarcal reaccionario.   

Algunos puntos a manera de conclusión a tener en cuenta:

  • Lejos de ser “todopoderosos” como les gusta jactarse, Estados Unidos, con toda su arrogancia y aires, fue militarmente desgastado y derrotado en Afganistán. Bob Avakian analizó previsoramente esta contradicción ya en 2006 en Forjar otro camino:

“[Estos] imperialistas saben invadir países y tumbar gobiernos, pero cuando se encuentran ante la necesidad de ocupar el país y ante una población movilizada en su contra, es otra dinámica y no es nada fácil. No ha sido tan fácil mantener el ‘orden’ e imponer los cambios que sus intereses dictan. No ha sido tan fácil imponer esto ‘desde arriba’ — que es la única manera en que una ocupación imperialista puede imponer cambios”. (Véase en Forjar otro camino, de Bob Avakian, un análisis adicional de las contradicciones y dificultades que enfrentaban los imperialistas estadounidenses en su “guerra contra el terrorismo” global centrada en Irak y Afganistán).

 

  • La guerra de Afganistán es, una vez más, una cristalización de lo que se dice acerca de las fuerzas armadas estadounidenses en UNA DECLARACIÓN, UN LLAMAMIENTO A QUE SE ORGANICE AHORA PARA UNA REVOLUCIÓN REAL de los Revcom:

    “Las fuerzas armadas estadounidenses no están cumpliendo un ‘servicio honorable’ — y no son una fuerza ‘dura y valiente’ a la cual la gente debe respetar. Hacen lo mismo alrededor del mundo, a una escala masiva, que la policía hace aquí: matando cobardemente y aterrorizando a la gente al servicio de los opresores más grandes del mundo, los gobernantes de Estados Unidos. Además, son una causa importante de la destrucción del medio ambiente”7.

¡ALTO a las guerras de imperio, ejércitos de ocupación y crímenes contra la humanidad

¡Revolución, Y Nada Menos!

Corto: “Libérese de la Gran Falsedad Tautológica”, de Bob Avakian

 


1. En la actualidad, Estados Unidos tiene a miles de contratistas y otros agentes en Afganistán además de las tropas que está retirando, y también ha planteado el fantasma de continuar su agresión militar con fuerzas apostadas fuera de Afganistán. Véase “How the U.S. Plans to Fight From Afar After Troops Exit Afghanistan”, New York Times, 15 de abril de 2021; “Afghanistan: Biden Vows to End Nation's Longest War by 9/11 After Decades of Bloodshed & Destruction”, Democracy Now!, 14 de abril de 2021.  [volver]

2. Desde 1917 hasta mediados de la década de 1950, la Unión Soviética (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, o la URSS) fue el primer estado socialista del mundo, lo que supuso un gigantesco avance para la humanidad. Sin embargo, tras la muerte de José Stalin en 1953, se restauró el capitalismo en la Unión Soviética. Para fines de la década de 1970, la Unión Soviética ya se había convertido en una potencia capitalista-imperialista, y estaba enzarzada en una feroz y reaccionaria rivalidad con Estados Unidos por el dominio mundial. La Unión Soviética se derrumbó en 1991.  [volver]

3. Osama bin Laden era miembro de una prominente familia de Arabia Saudita que se convirtió en un fundamentalista islámico fanático y se unió a los muyahidines para librar una guerra contra la Unión Soviética en Afganistán. Más tarde ayudó a formar el grupo yihadista Al Qaeda, se volvió en contra de Estados Unidos y ayudó a conjurar los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos. El Talibán son fundamentalistas islámicos, arraigados principalmente en el pueblo pashto de Afganistán, que también surgieron de la guerra de 1980-1988 contra la Unión Soviética y gobernaron en Afganistán durante la década de 1990 hasta que fueron derrocados por Estados Unidos en 2001-2002.  [volver]

4. Las guerras de sustitutos se refieren a las guerras en las que las partes enfrentadas, a menudo potencias mundiales rivales, no combaten entre sí directamente, sino por medio de fuerzas locales, especialmente en el tercer mundo, las que estas potencias financian, arman y a menudo dirigen.  [volver]

5. Crimen Yanqui Caso #24: La guerra de sustitutos de Estados Unidos contra la Unión Soviética en Afganistán, 1979-1988, revcom.us, 2 de marzo de 2019.  [volver]

6. Estados Unidos deja Afganistán tras matar a más de cien mil personas en su “guerra buena”, revcom.us, 13 de marzo de 2020.  [volver]

7. DE LOS REVCOM (REVCOM.US): UNA DECLARACIÓN, UN LLAMAMIENTO A QUE SE ORGANICE AHORA PARA UNA REVOLUCIÓN REAL.  [volver]

Sea un contribuidor recurrente y haga un donativo a Revcom.us — ¡Difunda BA y la revolución en este momento sin precedentes!

Gracias en gran parte a las generosas contribuciones económicas de los lectores, acabamos de poner en marcha una importante reconstrucción de la tecnología que impulsa el sitio web revcom.us.

La implementación de esta nueva tecnología proporciona una base para que revcom.us esté al centro de solucionar un problema con mucho en juego para la humanidad en este momento. Ese problema es: Tenemos —con la dirección de Bob Avakian (BA)— la visión, la estrategia y la dirección para la revolución real que la humanidad necesita tan desesperadamente. Pero lo que no tenemos son los miles de personas ahora que puedan atraer y activar a millones en el movimiento para la revolución en este momento poco común de la historia en que una revolución real es posible.

Ahora es necesario dar un nuevo salto en la recaudación de fondos para que revcom.us utilice la nueva tecnología y amplíe urgentemente el alcance e impacto del sitio. Ello, a su vez, requiere una comunidad ampliada en constante expansión, de contribuidores económicos recurrentes. ¡Únase a esa comunidad hoy mismo comprometiéndose a contribuir cada mes a revcom.us y a luchar con otros para que también hagan lo mismo!

SEA UN CONTRIBUIDOR RECURRENTE MENSUAL