Pasar al contenido principal

Del Partido Comunista de Irán (marxista leninista maoísta):

¡Revolución, y Nada Menos!

Revista Fuego No. 131
octubre de 2022

Nota de la redacción: Los voluntarios de Revcom.us se responsabilicen de traducir este posteo del Partido Comunista de Irán (marxista leninista maoísta) (CPIMLM.org).

Lea aquí la versión original en persa.

En los últimos días de septiembre, el mundo volvió a cambiar por dos importantes acontecimientos. Uno, el mundo se acerca más a una conflagración nuclear por la confrontación catastrófica entre las potencias imperialistas en Ucrania, y dos, el levantamiento sin precedentes en Irán que indica el comienzo de un proceso revolucionario que tiene el potencial de convertirse en una verdadera revolución.

El levantamiento de hombres y mujeres jóvenes a nivel nacional contra la ley del hiyab obligatorio del gobierno religioso fascista de la República Islámica es una sacudida que ha intensificado todas las principales fallas sísmicas de Irán y ha cambiado el terreno político, no solo en Irán, sino también en el Medio Oriente y el mundo.

La atención de millones de hombres y mujeres de todos los rincones del mundo se ha desplazado del “Irán nuclear” al entusiasmo por la liberación que brota de las masas. Ha despertado un apoyo tan amplio que ni siquiera los gobernantes de los gobiernos imperialistas pudieron quedarse callados. El nombre “Mahsa Amini” se repitió más de 100 millones de veces en Twitter, y muchos artistas y atletas de todo el mundo gritaron su nombre para dejar constancia indeleble del crimen de la masacre de la República Islámica en la memoria histórica de la humanidad.

En este momento único lleno de potencial revolucionario, queremos enfatizar algunos hechos importantes necesarios para comprender el alcance total de cómo se está configurando el futuro.

Primero: de aquí al aplastamiento y desmantelamiento total de la República Islámica, queda un largo y arduo camino por recorrer, lleno de altibajos. Sin duda, la República Islámica no se alejará simplemente de los golpes que amenazan a su propia existencia, y recurrirá a brutales atrocidades y represalias para salvar y rescatar su barco naufragado y hundido.

Segundo: el cambio positivo y permanente solo puede lograrse con “¡Revolución, y nada menos!” La realidad de la sociedad actual en Irán y el resto del mundo nos dice que para arrancar de raíz las fuentes del sufrimiento, esta revolución solo puede ser una revolución comunista. Esto se debe a que, en la era actual, la raíz de todas las penurias humanas, incluida la opresión de las mujeres que constituyen la mitad de la humanidad y que son aplastadas en las fauces del patriarcado, está entretejida en las relaciones de producción capitalistas. Por lo tanto, debemos establecer un nuevo poder estatal sobre las ruinas de la República Islámica, un estado radicalmente diferente al actual estado reaccionario, con su modo de producción capitalista. Y esto únicamente puede ser un estado socialista1.

Tercero: Para derrocar a la República Islámica y todo su aparato estatal, es necesario aplastar y desmantelar la columna vertebral militar del estado (guardianes de la revolución, basji, ejército, fuerzas policiales, etc.). No podemos apoyarnos simplemente en continuar con las protestas y la resistencia en las calles, aunque, por supuesto, las protestas son necesarias y han creado el punto de viraje actual. Nunca debemos hacernos ilusiones de que, incluso en esta situación difícil y compleja, podemos confiar en un “golpe de estado” de los militares, o confiar en la “ayuda” y el apoyo de parte de los imperialistas o fuerzas que están bajo el ala de los imperialistas, incluidos los estados regionales [en el Medio Oriente — Ndlr]. Las atrocidades que las potencias imperialistas y sus representantes han cometido en Siria, Afganistán e Irak están a la vista de todos. La injerencia e invasiones de los imperialistas siempre han causado terribles desastres, incluido el fortalecimiento del fundamentalismo islámico. Sólo un ejército revolucionario del pueblo, integrado por millones de hombres y mujeres conscientes y decididos a instaurar una nueva sociedad, puede hacer añicos la columna vertebral del estado y sus fuerzas armadas2.

La situación que se está perfilando tiene características específicas. La legitimidad de la teocracia ha sido destruida en las llamas del hiyab en llamas. Se han esfumado treinta años de esfuerzo continuo por parte de una parte importante de la clase dominante (reformistas) para intimidar y disuadir a la gente de hacer otra revolución. La gran ilusión de que sin una revolución, podemos obtener una medida de los derechos humanos y las relaciones se ha convertido en cenizas esparcidas. Pero la característica más estratégica es la poderosa demostración de que las mujeres son la piedra angular de la revolución comunista.

En una revolución acelerada, los factores decisivos son el carácter internacional de la lucha y el estado de ánimo de la gente, y ha habido grandes cambios en esos frentes. En el espacio de una semana, el entorno político y cultural general y las alineaciones en la sociedad cambiaron de maneras sorprendentes. Un sector importante de la clase media, a pesar de sus múltiples descontentos con el régimen, no se había levantado antes. Pero ahora ha comenzado a manifestar su oposición, incluso con declaraciones de sus representantes políticos y voceros.

Las comunidades acomodadas en ciudades importantes y los atletas y artistas famosos se han unido a las protestas. Incluso los atletas aduladores y los artistas famosos se han visto obligados a cambiar de bando. Cuanto más el régimen criminal ha reprimido a las masas, más ha crecido la ira de este grupo. Aquellos que eran indiferentes abandonaron su indiferencia de observadores imparciales y se activaron. Quemar el hiyab ha operado una transformación intelectual y cultural de proporciones históricas en la sociedad e indica que el equilibrio del poder político e ideológico está cambiando.

Hombres y mujeres jóvenes conocidos como “los ochenteros” (con edades entre 15 y 25 años) han demostrado un enérgico y profundo espíritu de resistencia, enviando un mensaje a todos de que una fuerza decisiva ha entrado en la batalla entre la revolución y la contrarrevolución. A escala internacional, mujeres por todo el mundo, y especialmente mujeres y jóvenes en el Medio Oriente, Afganistán y Turkiya [Turquía], ven en los acontecimientos en Irán una victoria contra el patriarcado tiránico en todas partes, y miles de artistas, científicos, activistas políticos y feministas de todo el mundo se consideran acérrimos partidarios de este levantamiento.

Estos cambios muestran el potencial para una revolución y oportunidades revolucionarias, ¡pero estos cambios todavía están lejos de ser una revolución! La revolución, o cambio fundamental, ocurrirá cuando el sistema contra el que nos hemos rebelado sea realmente derrocado y reemplazado por un sistema fundamentalmente diferente. Hay una gran diferencia entre un pueblo para el que este régimen le vale menos que una mota de polvo, que está harto de humillación y odio, y que en la médula de su ser quiere derrocarlo — y por otro lado, un pueblo que está tomando conciencia de las características básicas de un orden político, social y económico diferente, una sociedad más justa y fundamentalmente diferente, que se está organizando de acuerdo con un plan y una dirección, y que está decidido a luchar por ello.

La principal tarea para nosotros como comunistas revolucionarios es hacer nacer tal pueblo.

Al organizar y entrenar rápidamente a una fuerza de cientos de personas con la orientación científica del Nuevo Comunismo, y con base en el “Programa y Manifiesto de la Revolución Comunista en Irán”, levantaremos una fuerza capaz de liderar a millones de personas en una batalla que tendrá dimensiones histórico-globales, y que desafiará al viejo orden no solo en Irán sino en todo el Medio Oriente y el mundo.

Los hombres y mujeres jóvenes que han hecho avanzar este proceso hasta ahora pueden y deben convertirse en los líderes de tal revolución. Pero también necesitamos aclarar lo que significa una dirección. “Dirección” no significa este o aquel partido o una coalición de partidos. Es necesario que una dirección encarne el tipo de sociedad por la que luchamos, nuestra hoja de ruta para alcanzarla y la forma de organización que le corresponde y es necesaria para el tipo de sociedad que queremos construir.

¿Será una sociedad capitalista?

¿Cuál será la diferencia entre la República Islámica, frente a una república dominada por aquellos que anhelan la “democracia” o la “república”, ya se llamen a sí mismos “liberales”, “constitucionalistas” o “republicanos”? Ciertamente, necesariamente el patriarcado y la supremacía masculina persistirán y continuarán, aunque con formas diferentes a las de la República Islámica. La pobreza, el desempleo, la falta de un futuro digno, la destrucción del medio ambiente, las guerras devastadoras, serán parte integral de tal orden.

No queremos una sociedad así.

[Necesitamos] un sistema económico y político radicalmente diferente y mucho mejor, un sistema socialista, que se base en satisfacer las necesidades de la gente y en llevar adelante la lucha por un mundo comunista donde por fin se ponga fin, por todas partes, a la explotación, la opresión y la destrucción del medio ambiente que están integradas en este sistema del capitalismo-imperialismo. Cualquier cosa menos que esta revolución no lidiará para nada con la raíz de todos los problemas ni conducirá hacia la verdadera solución.

~ Bob Avakian, de “Algo terrible o algo verdaderamente emancipador: Crisis profunda, divisiones crecientes, la inminente posibilidad de una guerra civil — y la revolución que se necesita con urgencia, Una base necesaria, una hoja de ruta básica para esta revolución

No nos queda mucho tiempo para resolver el tema de la dirección. Porque además del aparato estatal gobernante, que todavía tiene su aparato militar represivo intacto y cuyo poder político e ideológico no se ha agotado, otras fuerzas reaccionarias están al acecho, con el objetivo de tomar el control de muchas de las fuerzas de seguridad e instituciones militares represivas existentes, y presentarle a la gente todo este paquete describiéndolo como “más justo”, ¡a fin de engañar a la gente! Nunca debemos olvidar que en 1979, la mayoría de la gente que salió a las calles sintió la urgente necesidad de una revolución. Pero una verdadera revolución nunca triunfó. En cambio, prevaleció el proceso contrarrevolucionario, que resultó en el reemplazo de un régimen reaccionario por otro régimen reaccionario.

Por eso nosotros, los comunistas revolucionarios, convocamos a cualquiera que no pueda tolerar la situación actual y esté enojado, a cualquiera que quiera luchar para librar a las mujeres de la esclavización del hiyab obligatorio y quiera luchar contra el patriarcado, a cualquiera que quiera enterrar por fin la teocracia gobernante en Irán, a cualquiera que odie la supresión y matanza de opositores políticos, la pobreza, el desempleo y la destrucción del medio ambiente. Además de estas personas, hacemos un llamado a aquellos que quieren un mundo en el que toda la humanidad esté libre de la subyugación al sistema capitalista, les decimos: si no son comunistas revolucionarios, ¡es necesario que se conviertan en uno para la revolución que es necesario para tener éxito!

_______________

NOTAS:

1. En cuanto al paisaje y el panorama general de esta sociedad, vea el documento “Constitución de la Nueva República Socialista de Irán (borrador propuesto)” en el sitio web de nuestro partido (cpimlm.org), así como una breve descripción de ese documento en el mismo número de la revista Atash y el artículo “Una breve descripción de la Constitución de la Nueva República Socialista de Irán”. [Éstos están disponibles en persa — Ndlr.] [volver]

2. En cuanto a la naturaleza y características de esta guerra, vea el documento “Estrategia para el camino de la revolución en Irán” en el sitio web de nuestro partido. (cpimlm.org), así como un resumen del mismo en este número de Atash y en el artículo “Del derecho a la defensa a la guerra revolucionaria”. [Éstos están disponibles en persa — Ndlr.] [volver]

DONATIVOS para revcom.us. 
DONATIVOS para la revolución.

Del genocidio en Gaza, a la creciente amenaza de una guerra mundial entre potencias nucleares, a la creciente devastación ambiental…, el sistema capitalista-imperialista que nos gobierna es un horror para miles de millones de personas por todo el mundo y está desgarrando el tejido de la vida sobre la Tierra. Ahora, la batalla total al interior de la clase dominante estadounidense, entre republicanos fascistas y demócratas criminales de guerra, está llegando a un desenlace —probablemente durante, o antes de, las venideras elecciones—, desgarrando a la sociedad como nunca antes había ocurrido desde la Guerra Civil.

Bob Avakian (BA), líder revolucionario y autor del nuevo comunismo, ha desarrollado una estrategia para hacer los preparativos para la revolución y para hacerla. Ha analizado científicamente que el presente es un momento poco común en el que una revolución real se ha vuelto más posible, y ha expuesto la visión panorámica, la base sólida y el plano concreto para “lo que sigue” en la Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte.

El sitio web revcom.us sigue y aplica esa dirección y es esencial para todo esto. Posteamos nuevos materiales de BA y seleccionamos el conjunto de su obra. Aplicamos la ciencia que él ha desarrollado para analizar y poner al descubierto cada acontecimiento clave en la sociedad, cada semana. Revcom.us postea la dirección oportuna de BA para los revcom (comunistas revolucionarios), incluidos sus despachos en las redes sociales que desglosan esto para la gente cada semana y a veces con más frecuencia. Actuamos como un eje que guía y conecta para el creciente movimiento revcom a nivel nacional: no sólo muestra lo que se está haciendo, sino aborda lo que está bien y lo que está mal y aprende rápidamente — y recluta gente nueva para lo que tiene que ser una fuerza en rápido crecimiento.

Digámoslo así: ¡no habrá revolución a menos que este sitio web no sólo “siga en marcha” sino que pase a alturas completamente nuevas!

Así que, ¿qué deberíamos dar para que 2024 sea nuestro año — un año de revolución?
¡Todo lo que puedas!
¡HAZ DONATIVOS AHORA a revcom.us y conéctate con BA y los revcom!

Tus donativos contribuyen a:

  • Promover a BA en las redes sociales y Las Entrevistas con Bob Avakian en El Show RNL — ¡Revolución, Nada Menos!
  • Fortalecer revcom.us como un sitio web accesible, seguro y robusto, capaz de ponerse a las alturas de las demandas extraordinarias de navegar en las tormentas y prepararse para la revolución en este año crucial sin precedentes.
  • Costear el trabajo para que los revolucionarios viajen a “puntos candentes” nacionales, donde contradicciones extremas están desgarrando el tejido de este país y creando la posibilidad de arrancar una revolución real a esta situación que se intensifica.
  • Ampliar el alcance y la cobertura de revcom.us
  • Imprimir y distribuir materiales clave de Revcom, incluida la Declaración y la Proclama.