Lo que hay que aprender —y lo que NO hay que aprender— del referéndum de Kansas sobre el aborto

Cuatro puntos de orientación

Kansas abortion-rights activists hold rally outside statehouse, Topeka

 

30 de julio, Topeka, Kansas. Cientos de personas ocuparon la sede del Gobierno del Estado de Kansas para protestar contra una enmienda que establece explícitamente que las mujeres no tendrían el derecho constitucional al aborto. Muchas mujeres dieron un paso al frente para contar sus propias historias personales, incluida una mujer que dijo que necesitaba un aborto cuando salió de una relación abusiva. Ese mismo día, en Lawrence, Kansas, 60 personas se reunieron delante del juzgado del condado de Douglas para marchar hacia el centro y protestar contra la enmienda. (Luego, el 2 de agosto, la enmienda fue derrotada en las urnas).    Crédito: Twitter @RosieRiveterDFW

El martes 2 de agosto los votantes de Kansas rechazaron por aplastante mayoría un anteproyecto de enmienda a la constitución del estado que habría abierto el camino a prohibiciones extremas contra el aborto. Esto es algo bueno. Significa que, al menos por ahora, las mujeres de todo Kansas y al menos algunos de los estados circundantes —en los que hace poco se prohibió el aborto cuando la Corte Suprema anuló las protecciones del aborto en todo Estados Unidos— podrán acceder a los abortos en Kansas. Pero es crucial que quienes apoyan el derecho fundamental de las mujeres al aborto saquen las lecciones correctas de esta experiencia y no las lecciones equivocadas. Teniendo esto en cuenta, aquí van cuatro puntos cruciales de orientación:

1 Existe una enorme reserva de potencial furia, compromiso y determinación entre muchos millones de mujeres y otras personas en toda la sociedad para luchar por el derecho al aborto y la liberación de la mujer.

Muchos millones de personas en toda esta sociedad están profundamente furiosas y aterrorizadas por el creciente asalto al aborto y el odio por las mujeres que lo impulsa. La energía y la pasión con las que muchas mujeres y otras personas hicieron campaña contra la enmienda de Kansas nos da una idea de la profundidad de la furia, la energía y el compromiso que sería posible desencadenar, y que se debería desencadenar con urgencia, en una lucha masiva en las calles para ganarnos de nuevo el derecho legal al aborto en todo el país.

2 “Argumentos taimados” —que ocultan la manera en que la lucha por el derecho al aborto concentra la cuestión de si las mujeres serán esclavizadas o emancipadas— ayudan a los odiamujeres y a los fascistas.

La revista The Economist resumió de forma concisa el enfoque adoptado por las fuerzas dominantes del Partido Demócrata y el establecimiento pro derecho a decidir:

La campaña pro derecho a decidir triunfó gracias a una estrategia inteligente. En lugar de lemas explícitamente en torno al aborto, enfatizó hizo la libertad personal y la privacidad. El anverso del principal folleto distribuido por Kansans for Constitutional Freedom [Personas de Kansas a favor de la Libertad Constitucional], el grupo que se opone a la enmienda y que se autotituló astutamente, se limitaba a decir “depende de nosotros mantener la libertad de la gente de Kansas”. Los anuncios de televisión instaban a los televidentes a “decir no a más control gubernamental”. Ashley All, de Kansans for Constitutional Freedom, el principal grupo que se oponía a la enmienda, dice que esos mensajes resonaron en un amplio grupo de votantes. “No sólo los progresistas”, explica All, sino también los conservadores y los libertarios “que simplemente no quieren que el gobierno se meta en sus asuntos”.

¡No! Una enorme parte de las razones por las que los fanáticos fascistas cristianos han logrado apoderarse de cada vez más terreno político, capturando cada vez más palancas del poder estatal hasta la Corte Suprema, y ahora están anulando las protecciones del aborto y prohibiendo el aborto en un número cada vez mayor de estados en todo Estados Unidos, es precisamente porque el Partido Demócrata y el “movimiento” pro derecho a decidir que ha sido subordinado servilmente a él, han evitado durante décadas hacerles frente frontalmente y alzarla voz en su contra por esclavizar a las mujeres.

Lo que se necesita, por el contrario, es una lucha a todo pulmón para que todas las mujeres tengan acceso en toda circunstancia que elijan al ABORTO LEGAL A SOLICITUD Y SIN PEDIR DISCULPAS. Tenemos que decir la verdad de que la maternidad obligatoria es la esclavización femenina y desencadenar la furia de las mujeres y de otros que se preocupan por la justicia para luchar con todo a nuestro alcance con un reconocimiento de lo que está en juego.

3 La lucha en torno al aborto no es momentánea ni superficial. No se trata tan sólo de quién saldrá ganando en uno que otro ciclo electoral. Está profundamente arraigada en la opresión de las mujeres y en la familia patriarcal, y éstas están profundamente arraigadas en el sistema del capitalismo-imperialismo bajo el que vivimos.

El período en que estaba en vigor Roe contra Wade, la decisión de la Corte Suprema que despenalizó el aborto en todo Estados Unidos en 1973 y que fue anulada el pasado mes de junio, coincidió con cambios muy profundos en la posición social de las mujeres en toda la sociedad y con cambios profundos en la familia como institución. Debido tanto a los grandes cambios económicos en el mundo y en Estados Unidos, como a la feroz lucha de las mujeres por su liberación, las mujeres se han incorporado a la vida pública y al trabajo de una manera inaudita hace unas pocas generaciones. Nada de esto habría sido posible sin el acceso al aborto y al control de la natalidad.

Sin embargo, como escribió Bob Avakian en su Declaración de Año Nuevo de 2021:

[E]s imposible eliminar la supremacía masculina dentro de los límites de este sistema. Esto es cierto porque la supremacía masculina ha estado entretejida profundamente en la trama de esta sociedad, y porque este sistema se basa en las relaciones de mercancías y explotación capitalistas —las cosas se producen para intercambiar (vender), mediante un proceso en el que trabajan masas de personas, a cambio de un sueldo o salario, para generar ganancias acumuladas por los capitalistas que contratan a esas personas y controlan su trabajo—, un sistema en el que la unidad familiar patriarcal sigue siendo un componente y requisito económico y social esencial, aunque está sometida a tensiones crecientes. Y el sector fascista de la clase dominante, durante varias décadas ya, ha llevado a cabo un ataque implacable a los derechos constitucionales, y ha movilizado a su base social de fanáticos fundamentalistas religiosos, para ejercer de manera forzosa y a menudo violenta la opresión patriarcal “tradicional” — con el asalto contra el derecho al aborto, e incluso al control de la natalidad, un gran eje de este intento de esclavizar en lo esencial a las mujeres. [las negritas al final son mías]

Esto debería contribuir a aclarar por qué el asalto fanático al derecho al aborto ha sido tan feroz como lo ha sido durante décadas: con bombardeos de clínicas, asesinatos de médicos, el hostigamiento y avergonzamiento de millones de mujeres delante de las puertas de las clínicas. Explica por qué no han permanecido en los márgenes, sino que se han encumbrado dentro del Partido Republicano y luego se han apoderado cada vez más de importantes palancas del poder estatal. Y arroja luz sobre por qué perder un referéndum electoral de vez en cuando no los aplacará ni hará que desvíen de su objetivo.

También señala por qué, en última instancia, para poner fin a la opresión de las mujeres y derrotar completamente este ataque fascista cristiano contra el aborto que está tan profundamente arraigado en esta sociedad, se requerirá una revolución total. Y por qué, incluso sin semejante revolución, millones de personas necesitan salir de los límites mortales de las elecciones de este sistema para librar una resistencia y lucha masivas y políticas para hacer retroceder este asalto.

4 Se avecina una resolución radical para las mujeres. Será una parte decisiva de la lucha por el futuro en general. El que sea esclavizadora o emancipadora dependerá de lo que nosotros hagamos.

Sean cuales fueren los reveses temporales o las derrotas locales que los odiamujeres fascistas cristianos sufran en el camino —y seamos claros que ahora, en un estado tras otro, principalmente están teniendo éxito en prohibir el aborto—, no van a ceder hasta que sean derrotados decisivamente, algo que se puede ver en el hecho de que, unos pocos días después de la votación en Kansas, Indiana aprobó una ley extremadamente represiva contra el aborto, lo que efectivamente eliminó ahí el derecho al aborto. En su Declaración de Año Nuevo, Bob Avakian citó una obra suya anterior:

La cuestión general de la posición y el papel de la mujer en la sociedad se presenta cada día más agudamente en las extremas circunstancias de hoy — esto es un polvorín en Estados Unidos hoy. No se puede concebir la resolución de todo esto salvo de la manera más radical y mediante formas extremadamente violentas. La cuestión que pende es: ¿será una resolución radical reaccionaria o una resolución radical revolucionaria, implicará reforzar las cadenas de esclavitud o destruir los eslabones más decisivos de esas cadenas y abrir la posibilidad de realizar la eliminación completa de todas las formas de dicha esclavitud?

Ya es hora de que todos los que se preocupan por las mujeres y por la justicia en general desechen las ilusiones y se preparen para la lucha. Que se zafen de los límites mortales de las elecciones de este sistema y de los términos claudicantes de los demócratas y del llamado “movimiento”. Que se desencadene la furia de las mujeres como una poderosa fuerza que se ponga de pie contra esta marea fascista y exija el aborto legal a solicitud y sin pedir disculpas en todo el país. Que se unan todos los que se puede unir en esta lucha desde muchas perspectivas diferentes, de pie juntos tal como está luchando De Pie Por el Derecho al Aborto. Y, que crecientes cantidades de personas alcen la vista y libren esta lucha como una parte organizada del movimiento para la revolución para que podamos romper verdadera y finalmente todas las cadenas.

Tu apoyo económico para revcom.us hace que haya un mundo de diferencia.

El líder revolucionario Bob Avakian (BA) ha analizado que éste es uno de esos momentos poco comunes en los que la revolución y la meta de un mundo totalmente diferente se vuelven más posibles — y revcom.us juega un papel crucial en la preparación del terreno para la revolución.

Éste es el único sitio web que arroja luz sobre la realidad más profunda que hay detrás de lo que la gente enfrenta, y conecta la gente con la alternativa revolucionaria; es el único sitio web que destaca la obra y la dirección de BA.

Tu apoyo económico lo hace posible.