A todos esos “progresistas” que piensan que Estados Unidos es moralmente superior a Rusia debido a que “nosotros” nunca invadiríamos a un país y nunca atacaríamos a civiles de una manera tan gratuita

LOS RETAMOS A APRENDER SOBRE YEMEN

Children sit around moldy bread at shelter in Yemen.

 

Miles de civiles yemeníes están atrapados en el distrito norte de Hajjah bajo batalla. En la imagen, unos niños sentados alrededor de un plato de pan enmohecido en un alberge.    Foto: AP

Estados Unidos es el campeón mundial de invasiones no provocadas de países. El Estilo de Guerra de Estados Unidos es famoso por la “muerte a distancia”: matanzas en masa e indiscriminadas de civiles por medio de aeronaves, artillería, aviones no tripulados o simplemente soldados “a toda máquina” (disparando armas automáticas) contra civiles, como solían decir en Vietnam.

“Yo conozco todo eso”, dices. Pero lo que está ocurriendo en Ucrania es diferente. Y eso ya es cosa del pasado”.

Pues bien, en realidad no “está bien”, pues a diario miles de millones de personas viven con las consecuencias de ese pasado1. Así veamos un solo, muy actual, ejemplo: la guerra respaldada por Estados Unidos en Yemen. La guerra de la que la mayoría de las personas en Estados Unidos ni siquiera están enteradas porque el 99 porciento del tiempo, la servil “prensa libre" de Estados Unidos reporta voluntariamente únicamente lo que está al servicio del imperialismo estadounidense.

Yemen es uno de los países más pobres del mundo. Está situado directamente al sur de Arabia Saudita, uno de los países más ricos del mundo y, de más importancia, es un aliado clave de Estados Unidos en la lucha por controlar al Medio Oriente, una parte económica y estratégicamente crucial del imperio estadounidense.

Más al norte se encuentra Irán, que compite con Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita por poder e influencia regional.

En 2014, un movimiento político-religioso conocido como los hutíes derrocó al gobierno corrupto e impopular respaldado por Arabia Saudita en Yemen. Los hutíes están ampliamente alineados con Irán, por lo que Estados Unidos y Arabia Saudita considera que un gobierno hutí en Yemen es intolerable. (Lea un análisis completo de la guerra en Yemen, con las disputas de la clase dominante estadounidense al respecto, en “Arabia Saudita escala la guerra genocida avalada por Estados Unidos en Yemen; Los gobernantes de Estados Unidos maniobran mientras 14 millones de yemeníes están al borde de la inanición” en revcom.us.)

Así que en 2015, Arabia Saudita, con total respaldo de Estados Unidos, juntó una coalición para un ataque e invasión militar a Yemen y la imposición de un gobierno “aceptable”. Aunque la coalición tiene más de una docena de miembros, el núcleo militar es el poderío aéreo saudita, más las fuerzas terrestres de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), reforzadas por decenas de miles de niños soldados tan jóvenes como 14 años de edad, reclutados principalmente en la empobrecida región sudanesa de Darfur, que realizan gran parte de los combates reales para la coalición saudita/EAU.

Yemen se convirtió rápidamente en la peor crisis humanitaria del mundo. Se estima que cerca de 400 mil personas han muerto directamente en combate o debido a la hambruna y las enfermedades causadas por la guerra en Yemen. Se informa que el setenta por ciento de estas muertes eran niños menores de cinco años.

Corto en inglés de Bob Avakian: “Libérese de la Gran Falsedad Tautológica”
(Para leer el texto en español, haga clic aquí.)

Y Estados Unidos está metido de lleno en la guerra en Yemen. A lo largo de tres administraciones (Obama2, Trump, Biden3), Estados Unidos ha suministrado miles de millones de dólares en apoyo militar; tan sólo en 2022, vendió 670 millones de dólares en misiles antitanque y otro armamento a Arabia Saudita. Se informa que comandos estadounidenses entrenan a las tropas sauditas y de los EAU; Boinas Verdes, agentes de inteligencia y aeronaves de vigilancia proporcionan e interpretan información para las acciones militares sauditas y de los EAU; los sauditas lanzan bombas de fabricación estadounidense desde aviones de fabricación estadounidense que se reabastecen en vuelo por medio de aeronaves estadounidenses. Un yemení le dijo sin pelos en la lengua a la PBS en 2018:

Los misiles que nos matan, de fabricación estadounidense. El avión que nos mata, de fabricación estadounidense. Los tanques, Abrams, de fabricación estadounidense. Me están preguntando: “¿Dónde está Estados Unidos [en esta guerra]?”. Estados Unidos es todo el paquete.

Para colmo, Estados Unidos ha proporcionado una tapadera política: ignorando, restando importancia o justificando las atrocidades sauditas y de los EAU. Esto ha sido tan flagrante que en septiembre de 2020, el New York Times informó que Estados Unidos estaba “haciendo maromas en busca de un escudo legal” contra la “potencial responsabilidad legal por ayudar e instigar crímenes de guerra”, en relación con “13.500 civiles [asesinados] en ataques selectivos”. El New York Times señaló que “los funcionarios estadounidenses han tenido pleno conocimiento del patrón de asesinatos indiscriminados, lo que los hace legalmente vulnerables”. Sin embargo, al día de hoy, nunca han dejado de prestar su apoyo militar y nunca han dejado de hacer pretextos para encubrir los crímenes sauditas.

Para captar el alcance de esta situación, lea el recuadro acompañante compilado a partir de una gama de fuentes.

Es vergonzoso que cualquiera siga cacareando y halando efusivamente acerca de Ucrania, e incluso que llame a que Estados Unidos “haga más”, pero sin decir nada, o quizá sin siquiera saber nada, acerca de Yemen. La pregunta que pende es: ¿te harás de la vista gorda ante esta situación, o te opondrás a toda opresión, sobre todo a la que “tus propios” gobernantes llevan a cabo o patrocinan?

Las promesas de Biden como excusa para los delirios propios liberales — ¡¡¡una “MENTIRA”!!!

En términos de la guerra y la catástrofe humanitaria en Yemen, en su primer discurso sobre política exterior, Biden prometió:

También estamos intensificando nuestra diplomacia para poner fin a la guerra en Yemen, una guerra que ha creado una catástrofe humanitaria y estratégica. Le pedí a mi equipo a cargo del Medio Oriente que garantice nuestro apoyo a la iniciativa liderada por las Naciones Unidas para imponer un alto el fuego, abrir canales humanitarios y restaurar las conversaciones de paz desde hace mucho inactivas.

... y para subrayar nuestro compromiso, hemos terminado todo el apoyo de Estados Unidos que estábamos dando para operaciones ofensivas en la guerra en Yemen, lo que incluye las ventas de armamento relevantes.

Los liberales que encontraron en tales promesas una razón para desactivar sus compases morales deben considerar los hallazgos del Brookings Institution, un instituto liberal de investigación estrechamente asociado con el Partido Demócrata. Si bien formulan su conclusión como una expresión de la “ingenuidad” de parte de Biden (¿de veras? ¡¿después de décadas como un agente de alto nivel de la clase dominante de Estados Unidos?!) y de la influencia de la industria armamentista (a diferencia de los intereses estratégicos reales de Estados Unidos), su informe concluye que, “la afirmación de Biden de que Estados Unidos pondría fin al apoyo para las operaciones ofensivas es una mentira”. (énfasis añadido)

En esencia, la definición de “operaciones ofensivas” de Biden se enmarcó y se implementó de tal manera que las genocidas incursiones aéreas de los sauditas y apoyadas por Estados Unidos contra Yemen se consideran operaciones “defensivas” porque las incursiones “respondían” a actos del otro bando en la guerra.

Además, Biden no dijo nada, ni mucho menos llamó, a que se levante inmediatamente el bloqueo saudita respaldado por Estados Unidos, que está literalmente matando de hambre a enormes cantidades de personas en Yemen al impedir la entrada de alimentos esenciales, combustible y medicamentos o al hacer estas necesidades prohibitivamente caras. Y, si bien esto se mantiene casi completamente en secreto, la propia marina de Estados Unidos en sí, y no solo los sauditas, está desempeñando un papel en imponer el bloqueo.

Así que, a pesar de las lágrimas de cocodrilo de Biden y el apoyo hipócrita de labios de preocuparse por el costo humano, “los intereses estratégicos de Estados Unidos” dictan que el autoproclamado “líder del mundo libre” continúe patrocinando los crímenes más horribles contra la humanidad.

BAsics 3-12 quotation in Spanish

 

Los crímenes de la guerra patrocinados por Estados Unidos en Yemen

Lo que sigue es una compilación de lo que ha causado la guerra patrocinada por Estados Unidos contra Yemen, librada principalmente por el aliado de Estados Unidos, Arabia Saudita (así como los Emiratos Árabes Unidos, (EAU) y otros aliados de Estados Unidos). Si te sientes intimidado por la larga lista de viñetas que siguen, recuerda que cada una de ellas arroja luz sobre los crímenes contra la humanidad que causaron gran sufrimiento y muerte a millones de personas inocentes, y que se llevaron a cabo en tu nombre, con el respaldo de tus gobernantes, y en su mayor parte, fueron acompañado de tu silencio.

2015-2016: Ataques a hospitales e infraestructuras civiles

Un informe de 2017 de Salvemos a los Niños es la fuente principal para el siguiente listado de crímenes de guerra durante los primeros 18 meses de la guerra:

  • A finales de 2015 y en 2016, los sauditas llevaron a cabo cientos de ataques aéreos contra Saná, la capital de Yemen, de 2.5 millones de habitantes, y sus alrededores. Además de los objetivos militares, los ataques alcanzaron “infraestructuras civiles, como zonas residenciales, escuelas, lugares de culto y centros médicos”. Durante al menos 18 meses, la electricidad sólo estuvo disponible en la ciudad entre 15 minutos y dos horas al día.
  • En abril de 2015, los ataques aéreos sauditas sobre Saná dañaron un centro médico e infraestructura civil: “al menos mil personas fueron atrapadas en la zona sin alimentos ni medicinas durante más de dos semanas”.
  • En mayo de 2015, los ataques aéreos sauditas dañaron el principal hospital público de Saná.
  • El 8 de mayo de 2015, el ejército saudita declaró que toda la ciudad de Sa’ada, de 800.000 de habitantes, era un “objetivo militar” y exigió que todos “se evacuaran antes de las 19 horas” de ese día.
  • En septiembre de 2015, el hospital infantil y de maternidad Al Sabeen, en Saná, resultó dañado por los ataques aéreos sauditas.
  • En octubre de 2015, la Organización Mundial de la Salud informó de que al menos 19 centros médicos de Saná habían resultado dañados por los ataques sauditas tan sólo en los últimos seis meses.
  • El 26 de octubre de 2015, las bombas sauditas destruyeron un hospital gestionado por Médicos Sin Fronteras (MSF, conocido en Estados Unidos como Doctors Without Borders) en la gobernación de Sa’ada. El hospital atendía a 200.000 personas, estaba claramente marcado como centro médico y había facilitado previamente a los sauditas sus coordenadas GPS*.
  • El 5 de enero de 2016, un ataque aéreo saudita alcanzó un centro de rehabilitación para ciegos en Saná.
  • El 10 de enero de 2016, un misil alcanzó otro hospital respaldado por MSF en Sa’ada, y dejó seis muertes, diez lesionados y 120.000 personas privadas de acceso al hospital. Dos semanas después, un cohete saudita alcanzó el mismo hospital.
  • En febrero de 2016, “los bombardeos alcanzaron el único hospital oncológico [en Taiz, una ciudad de 600 mil habitantes] y el hospital infantil, lo que los clausuró”.
  • En agosto de 2016, un ataque aéreo saudita contra el hospital Abs, gestionado por MSF, en la gobernación de Haijah, dejó 19 muertos y 24 lesionados. MSF retiró al personal de seis hospitales de la región como respuesta.

Salvemos a los Niños informa que, en 2016, la ONU incluyó a los sauditas (junto con los hutíes) en la lista de “perpetradores de graves violaciones contra los niños”, pero rápidamente retiró a Arabia Saudita de la lista “tras la presión ejercida por Arabia Saudita y sus aliados”. [Énfasis añadido].

Two Yemen refugee boys huddle in a dark cave

 

Hermanos yemeníes acurrucados, huyen de la violencia, en una cueva oscura sin ventilación,    Foto: ICRC/Ali Al Sonidar

2017: Bloqueos de la ayuda alimentaria y médica destinada a los niños

  • La BBC informa que a principios de 2017, la coalición saudita, que en ese momento controlaba el puerto de Hodeida, bloqueó la importación de suministros que Salvemos a los Niños utilizaba para tratar a los niños contra la diarrea, la malaria, el sarampión y la desnutrición. También se cita a los grupos de ayuda diciendo que “un bloqueo naval de facto impuesto por la coalición liderada por Arabia Saudita ha ‘restringido significativamente’ las importaciones de alimentos, medicamentos y combustible”.

2018: Tortura sexual desenfrenada en las cárceles controladas por los EAU: “Deseo la muerte todos los días y no la encuentro”

En junio de 2018, Associated Press (AP) publicó un informe sobre una “red oculta” de al menos 18 prisiones de tortura gestionadas por los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en Yemen. Entre los crímenes denunciados:

  • Cientos de detenidos yemeníes retenidos sin cargos fueron sodomizados con el pretexto de que escondían teléfonos móviles en sus cuerpos. AP informa de que “los hombres gritaban y lloraban. Los que se resistieron fueron amenazados por perros que ladraban y golpeados hasta que sangraron”.
  • Algunos prisioneros fueron grabados en vídeo mientras eran violados, y las grabaciones se utilizaron después para chantajear a las víctimas para que se convirtieran en informantes.
  • Una víctima dijo: “Me torturaron sin siquiera acusarme de nada. A veces deseo que me acusen de algo para poder confesar y acabar con este dolor. Lo peor de todo es que deseo la muerte todos los días y no la encuentro”.
  • Un padre de cuatro hijos dijo que a veces los gritos de las víctimas de la tortura son tan fuertes que puede sentir que su celda tiembla. “Va más allá de la imaginación”.
  • Al menos una de las prisiones de tortura se encuentra en una base de los EAU, donde tanto los prisioneros como los funcionarios de seguridad informan de la presencia de personal estadounidense. Los prisioneros le dijeron a la AP que los estadounidenses tenían que ser conscientes de lo que estaba ocurriendo, “porque han oído gritos o han visto señales de tortura”.
  • Confrontado con todo esto por la AP, un portavoz militar estadounidense afirmó que Estados Unidos no ha visto ninguna evidencia de abusos a detenidos en Yemen.

2018: Los ataques al puerto aceleran la hambruna y la epidemia de enfermedades

  • En 2018 las organizaciones de ayuda ya consideraban a Yemen como “la peor crisis humanitaria del mundo”, con 22 millones de personas que pasan hambre y un millón de casos de cólera.
  • La ciudad portuaria de Hodeida es normalmente el punto de tránsito del 70 al 80% de la ayuda alimentaria y humanitaria de Yemen que al menos podría aliviar el desastre. La propia Hodeida estaba bajo el control de los hutíes en ese momento, pero toda la ciudad estaba bajo sitio por los sauditas y los EAU, lo que estrangulaba el flujo de alimentos, medicinas y ayuda, tanto de entrada como de salida.
  • La ONU declaró que la propia Hodeida estaba “a la distancia de un ataque aéreo de una imparable” epidemia de cólera. En la zona de Hodeida viven 600.000 personas, de las cuales 300.000 son niños.
  • En junio, las fuerzas sauditas y de la EAU lanzaron un ataque concertado por aire y tierra contra Hodeida, con el pretexto de que querían “asegurar el flujo de ayuda humanitaria”. Las fuerzas hutíes se ofrecieron a entregar las operaciones portuarias a las Naciones Unidas, pero según informes, las fuerzas sauditas lo rechazaron y continuaron su ataque.
  • En julio, ¡los sauditas bombardearon la principal planta de agua y saneamiento de Hodeida!
  • El Comité Internacional de Rescate resumió que las afirmaciones sauditas y de los EAU sobre sus intenciones humanitarias eran “un truco publicitario con el objeto de desviar la atención del sufrimiento indebido que el ataque está causando”, y que “hay que ver su supuesto plan de ayuda... exactamente por lo que es: una justificación para lanzar un ataque que tendrá consecuencias catastróficas”.
  • El 17 de noviembre, The Guardian informó que el “mayor hospital público de Hodeida fue atacado tres veces en la última semana, lo que obligó a los pacientes —algunos de los cuales todavía estaban conectados a dispositivos médicos— a salir corriendo a la calle”.
Burned beds from Saudi Arabia airstrike on hospital in Yemen.

 

Camas incendiadas en un hospital yemení debido a un ataque aéreo saudita.    Foto: ICRC / Khaled al-Saeed

2018: El asesinato en masa de niños y otros civiles yemeníes

  • Revcom.us informa: el 9 de agosto, “un autobús lleno de niños regresaba de una excursión en Sada en el norte de Yemen. De repente, sin advertencia alguna, un avión de combate de Arabia Saudita lanzó un misil que obliteró el autobús. Partes de cuerpos quedaron desparramados por la calle llena de gente: 40 de los niños en el autobús masacrados y otros 56 heridos”.
  • El autobús fue destruido por una MK82, una bomba de 225 kilos guiada por láser fabricada por Lockheed Martin, vendida a los sauditas por Estados Unidos. Una bomba similar mató a 155 personas en un ataque saudita de 2016 en un funeral.
  • Los sauditas afirman que apuntaban a un “objetivo legítimo”: supuestamente, un lanzador de misiles. Pero el ataque se dio en medio de un mercado concurrido y no hay evidencia de que el “lanzamisiles” existiera. De hecho, este ataque fue tan sólo uno de al menos 50 ataques sauditas contra vehículos civiles en Yemen en tan sólo los primeros ocho meses de 2018.
  • Parece que Estados Unidos nunca ha admitido ni pedido disculpas por su papel en la matanza de niños escolares y nunca ha criticado en público a los sauditas por esta masacre.
  • Human Rights Watch informa que el Equipo de Evaluación Internacional Conjunto creado por la coalición saudita supuestamente para monitorear y reducir sus propios ataques contra civiles terminó por justificar 73 de los 75 ataques que “investigaron”.
  • El 12 de septiembre, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, certificó ante el Congreso que “los gobiernos de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos están llevando a cabo acciones demostrables para reducir el riesgo de perjudicar a civiles e infraestructuras civiles”.
  • La organización humanitaria internacional Oxfam denunció que la “certificación” de Pompeo no tiene ningún fundamento “en los hechos, en el código moral o en el derecho humanitario”, y dijo que Estados Unidos estaba “literalmente agravando la mayor crisis humanitaria del mundo”.
Eldery man stands in front of his home destroyed by Saudi Arabia airstrikes in Yemen.

 

Un señor mayor yemení se para delante de su hogar y comunidad destruidos por un ataque aéreo saudita.    Foto: ICRC/Ahmad Al Basha

2019-2022: “Escalada del conflicto... Millones de personas se enfrentan a riesgos”

  • En febrero de 2019, el organismo de ayuda de las Naciones Unidas dijo que “La escalada del conflicto desde marzo de 2015 ha agravado dramáticamente la crisis de protección en la que millones de personas se enfrentan a riesgos para su seguridad y derechos básicos”.
  • El 26 de marzo de 2019 un misil saudita mató a siete personas, entre ellas cuatro niños, en un hospital apoyado por Salvemos a los Niños en la zona rural del noroeste de Yemen. El New York Times señaló que, tras cuatro años de guerra: “A pesar de las repetidas promesas sauditas de respetar las prohibiciones de atacar a objetivos civiles, el conflicto ha visto repetidos ataques aéreos contra hospitales, mercados y reuniones públicas, como entierros y bodas”.
  • En septiembre de 2019, un ataque aéreo saudita alcanzó una universidad que se utilizaba como centro de detención, y dejó al menos 70 personas muertas y quizás hasta 100. Otras 60 resultaron heridas. Muchos eran combatientes capturados a las fuerzas sauditas y de la EAU; según se informa, algunos de ellos criticaban a los hutíes.
  • En marzo de 2020, el Proyecto de Datos de Yemen publicó un informe en el que se afirmaba que en los primeros cinco años de guerra, Arabia Saudita realizó al menos 20.624 ataques aéreos, y que al menos un tercio de ellos alcanzaron objetivos civiles. El informe también afirmaba que los centros médicos fueron bombardeados en 83 ocasiones.
  • En octubre de 2021, las Naciones Unidas retiraron sus observadores de derechos humanos de Yemen, ante las fuertes protestas de los grupos de derechos humanos. En febrero de 2022, el Consejo Noruego para los Refugiados informó de que la retirada había desencadenado “horribles violaciones”; que las muertes de civiles casi se habían duplicado; y que las muertes debido a ataques aéreos sauditas se habían multiplicado por 39.
  • También en octubre de 2021, el Programa Mundial de Alimentos informó de que 16.2 millones de yemeníes sufrían “inseguridad alimentaria” y que cinco millones estaban “al borde de la hambruna”.
  • Un artículo de Al Jazeera señala: “Los analistas han dicho que Yemen se enfrenta a un futuro sombrío, lo que aviva temores de que la violencia en curso quizá exacerbe una situación humanitaria ya grave”.
  • El 21 de enero de 2022, los ataques aéreos sauditas alcanzaron un centro de detención de los hutíes, que según se informa, albergaba a inmigrantes, en Sa’ada. Al menos 60 personas fueron asesinadas. MSF (Médicos Sin Fronteras) dijo que al menos 200 resultaron heridas y que “es imposible saber cuántas personas han sido asesinadas. Al parecer, fue un acto de violencia horrenda”.
  • El mismo día, los aviones sauditas derribaron el centro de telecomunicaciones de Hodeida que enlaza a Yemen con el Internet, lo que provocó “un colapso a nivel nacional de la conectividad al Internet”.

 

____________
* De rutina, MSF proporciona a las fuerzas de la coalición saudita las coordenadas GPS de sus hospitales para que los bombarderos sauditas sepan que se tratan de centros médicos y no de objetivos militares legítimos o legales. [volver]

_______________

NOTAS:

1. Lo que representa ese “pasado” lo explica Bob Avakian en otro artículo de este sitio, al comentar las interminables entrevistas a los “expertos” en los medios de comunicación:

De alguna manera, estos “expertos” son ignorantes del hecho (o deliberadamente ignoran el hecho) de que Estados Unidos ostenta con mucho el récord de injerencia violenta en los asuntos de otros países: Además de los continuos crímenes contra la humanidad llevados a cabo por Estados Unidos, tan sólo desde la Segunda Guerra Mundial, abarcando la matanza estadounidense de millones de civiles en Vietnam, y antes de eso en Corea, y los sangrientos golpes de estado que ha orquestado en Indonesia, Irán y otros lugares, en el período comprendido entre 1846 y el presente, Estados Unidos ha intervenido en los países de América del Sur y América Central —de manera militar, con golpes de estado de la CIA, o de otras maneras— en al menos 100 ocasiones, a costa de literalmente cientos de miles de muertes y una miseria sin fin para la gente de esos países.

De alguna manera, estos “historiadores ilustrados” han perdido de vista el hecho de que el país en el que viven (el “conocido y bueno Estados Unidos”) estableció, y expandió repetidamente, su territorio sobre la base de la violencia depredadora a escala masiva, inclusive “campañas militares” genocidas en contra de los pueblos indígenas de este continente (con el repetido rompimiento de los tratados en el proceso), y una guerra de agresión expansionista que resultó en el despojo de una enorme parte del territorio de México, a mediados del siglo 19, en gran parte con el propósito de expandir la esclavitud. Y, después de todo, Estados Unidos es un país en el que se declaró un “destino manifiesto” — para conquistar territorio “de mar a mar” (y más allá).

[volver]

2. Según Arms Sales in the Middle East: Trends and Analytical Perspectives for U.S. Policy, November 23, 2020 (Ventas de armamento en el Medio Oriente: Tendencias y perspectivas analíticas para la política de Estados Unidos, 23 de noviembre de 2020): “Las administraciones de Obama y Trump han dado aviso al Congreso sobre propuestas de ventas de armamento con un valor agregado potencial de más de $120 mil millones desde 2009 hasta el presente”. [volver]

3. Biden usó la obscena cercanía de Trump con la monarquía saudita como argumento de campaña y prometió que haría de Arabia Saudita un “paria” en el mundo. Los demócratas prometieron bloquear las ventas de armamento a los sauditas. Pero todo esto fue “trumpeado” por el “servicio” crucial que Arabia Saudita estaba realizando para el imperialismo estadounidense: el apoyo político y militar continúa al día de hoy. [volver]

Anuncio de la campaña de recaudación de fondos de verano de revcom.us

Tu apoyo económico para revcom.us literalmente puede importar con un mundo de diferencia.

El líder revolucionario Bob Avakian (BA) ha analizado que éste es uno de esos momentos poco comunes en los que la revolución y la meta de un mundo totalmente diferente se vuelven más posibles — y revcom.us juega un papel crucial en la preparación del terreno para la revolución.

Éste es el único sitio web que arroja luz sobre la realidad más profunda que hay detrás de lo que la gente enfrenta y conecta la gente con la alternativa revolucionaria; es el único sitio web que destaca, y entrena a la gente en, la obra y la dirección de BA.

Tu apoyo económico lo hace posible.