Reposteado de RiseUp4AbortionRights.org (De Pie por el Derecho al Aborto)

Lea esta declaración. Fírmela.  Compártala en las redes sociales.
Súmese a nosotr@s en la ciudad de Nueva York y por todo Estados Unidos por una Semana de Acción del 8 al 15 de Mayo:

¡NOS NEGAMOS A PERMITIR QUE LA CORTE SUPREMA DE ESTADOS UNIDOS NIEGUE LA HUMANIDAD DE LAS MUJERES Y DIEZME SUS DERECHOS!

HACEMOS UN LLAMADO A TODOS

A UNIRSE A NOSOTROS EN LA LUCHA POR:

¡ABORTO A SOLICITUD Y SIN PEDIR DISCULPAS!

Actualizado

Ya es hora de que todos los que creen que las mujeres y las niñas son seres humanos plenos, y no incubadoras, actúen para impedir un gran horror.

La Corte Suprema está en posición de destripar y muy posiblemente revocar la histórica decisión Roe contra Wade de 1973 que estableció el derecho de las mujeres al aborto. Posiblemente se emita una decisión para fines de la primavera.

Esto se suma a cientos de restricciones que ya efectivamente niegan este derecho esencial a enormes cantidades de mujeres. Esto podría provocar que más de 20 estados de inmediato prohíban o restrinjan severamente el aborto.

El ataque al derecho al aborto es parte de un programa fascista cristiano patriarcal que ataca tanto a la anticoncepción como a los derechos de las personas LGBTQ. Negar el derecho al aborto golpea a las mujeres pobres, y especialmente a las negras y otras mujeres de color, con consecuencias crueles, apretando las cadenas tanto de la supremacía blanca como de la subyugación de las mujeres.

Negar el derecho al aborto obliga a las mujeres a tener hijos en contra de su voluntad. ¡Esto provoca una violencia física, emocional, social y psíquica grotesca contra las mujeres al reducirlas a máquinas de hacer bebés! Impeler a las mujeres a tener embarazos no deseados y/o peligrosos secuestra sus cuerpos, su seguridad, sus vidas, su autonomía sexual, sus aspiraciones y logros, y sus relaciones de por vida al servicio de la dominación patriarcal.

La maternidad obligatoria constituye la esclavización femenina. Cuando las mujeres no son libres, nadie es libre.

Sin embargo, demasiados líderes a favor del derecho a decidir y políticos del Partido Demócrata predican un “realismo” de aceptar el destripamiento del derecho al aborto por parte de la Corte. Nos dicen que nos pongamos a aceptar el “largo recorrido” del proceso electoral o que nos concentremos en ayudar a las mujeres a inducir sus propios abortos. Cualquiera que sea su intención, ello equivale a claudicar de antemano ante la esclavización de las mujeres y a una pesadilla general para la humanidad.

Que no se acomode a la subyugación violenta de la mitad de la sociedad, ni se le acepte, ni se le reste importancia, ni se rinda ante ella. ¡HAY QUE DETENERLA!

Si dejamos esto en manos del Congreso, los tribunales y las legislaturas estatales y no llenamos las calles con personas decididas a detener esto, pues no habrá casi ninguna esperanza de detener este asalto. Pero si nosotros, con nuestras multitudes, nos pongamos de pie con un desafío imparable, pues habrá una posibilidad —no una certeza, pero una verdadera posibilidad— de que podríamos hacer retroceder este asalto y comenzar a cambiar toda la dinámica política en este país.

Nuestro único camino a seguir y nuestro mejor camino a seguir es resistir. Salirnos de los límites de la política “oficial” y llenar las calles con nuestra furia. Al cobrar fuerzas, en ciudades y pueblos pequeños, al unir a todos los que se pueda unir y al volver con más fuerza en protestas masivas continuas, sostenidas y no violentas. Al sacudir con nuestra determinación a toda la sociedad desde las calles hasta las artes y las ciencias. Al inspirarnos en las poderosas manifestaciones de mujeres y otras personas en todo el mundo contra la degradación patriarcal. Al cambiar toda la atmósfera política en toda la sociedad y lo que los odia-mujeres, desde la Corte Suprema hasta las legislaturas estatales y las calles, consideran que pueden hacer a sus anchas. Al ponernos de pie con valor y convicción para derrotar este asalto y a la vez al hacer que se acerque un futuro en el que las mujeres y todas las personas sean libres.

El 22 de enero, el aniversario de Roe contra Wade, comenzamos. Frente a las marchas triunfalistas y patriarcales por la “vida”, anunciamos al mundo que se está reuniendo una fuerza para derrotar esto por medio de la acción masiva, implacable y no violenta de personas de todos los géneros.

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, volvimos con creatividad y crecientes cantidades de personas en los pueblos pequeños y las grandes ciudades, llenando las calles de determinación seria y alegría rebelde. Despejamos la asfixiante atmósfera de claudicación ante una gran injusticia e impelemos a todos a tomar nota, inspirando a más personas a unirse a nosotros. Empezamos a organizarnos.

A partir de ahí, vamos movilizando a más personas y furia y claridad moral... con el objetivo de paralizar la sociedad y enérgicamente hacer que se tenga en cuenta nuestra demanda —de que las mujeres no sean obligadas a volver a una situación atrasada— y de que todas las instituciones en la sociedad actúen en consecuencia.

Firme esta declaración. Difúndala por todas partes. Haga donativos generosos. Utilice esta declaración para organizar redes crecientes por todo el país con personas de diferentes orígenes y géneros, credos y perspectivas políticas, unidas en nuestra inquebrantable negativa a permitir que las mujeres sean esclavizadas.

Si te preocupa la mitad de la humanidad que nace mujer... si recuerdas los días nefandos de las muertes por abortos clandestinos y las vidas truncadas... si figuras entre una de cada cuatro mujeres cuyas esperanzas y sueños —o incluso supervivencia— han dependido del acceso al aborto... si te niegas a heredar, o transmitir, un mundo que se precipita hacia atrás...

YA es hora de no detenernos ante nada. YA es hora de despertar a miles y pronto a millones de personas en la lucha para que podamos mirar a cada mujer y niña a los ojos con la promesa de palabras y hechos de que tendrán un futuro como seres humanos plenos. YA es hora de ponernos de pie, juntos, como si nuestra vida dependiera de ello — porque, de hecho, así es.

 

FIRME LA DECLARACIÓN AQUÍ.

Chantelle lee la Declaración De Pie Por el Derecho al Aborto (vídeo en inglés)

Entre los firmantes iniciales figuran:

Sunsara Taylor, copresentadora de El Show RNL — ¡Revolución, y Nada Menos!, presentadora/productora de Sólo queremos el mundo (WBAI y WPFW), co-iniciadora de RefuseFascism.org [Rechazar el Fascismo], lideresa del Viaje por la Libertad Pro Derecho al Aborto

Ruchira Gupta, periodista y cineasta ganadora del premio Emmy

Merle Hoffman, fundadora y directora ejecutiva de Choices Women’s Medical Center, autora de Intimate Wars: The Life and Times of the Woman Who Brought Abortion from the Back Alley to the Board Room

Lori Sokol, directora ejecutiva de Women’s eNews, autora de She Is Me: How Women Will Save the World

Sam Goldman, miembra del consejo editorial de RefuseFascism.org, presentadora del podcast de Rechazar el Fascismo

Otros firmantes

Rosanna Arquette, activist, actor, director, podcast host of “Radical Musings”
Susan Brownmiller, feminist author and activist
Sandra Cisneros, author
Joan Ditzion, Co-Founder of “Our Bodies Ourselves,” co-author of all editions, MSW
Chris Dos, ANTI-FLAG bass player. WHITE WIVES guitar player
Chelsea Ebin, Assistant Professor of Politics at Centre College, co-founder/fellow Institute for Research on Male Supremacism and fellow at the Centre for Analysis of the Radical Right
Nancy S. Erickson, Esq., author and advocate for survivors of domestic abuse, former law professor
Melissa Febos, author and Associate Professor at The University of Iowa
Frances Fisher, actress, activist 
Amy Gentry, novelist
Carol Giardina, author of Freedom for Women: Forging the Women’s Liberation Movement, 1953-1970
Lalah Hathaway, Grammy Award-winning singer 
Abeer Y. Hoque, writer and photographer
Morgan Hurd, gymnast; five-time world medalist and 2017 world all-around champion
Sikivu Hutchinson, author, playwright 
Robert Jones, Jr., author, The Prophets, Finalist for National Book Award
Robin D. G. Kelley, Professor and author 
Christine Lahti, actress, filmmaker 
Fran Luck, founder and Executive Producer of Joy of Resistance: Multicultural Feminist Radio, WBAI, New York
Kathy Najimy, actress, comedian, women’s rights activist
Katha Pollitt, writer, author of Pro: Reclaiming Abortion Rights
Refuse Fascism
Kathy Scarbrough
, co-editor Meeting Ground Online
Chaitali Sen, novelist
Nahid Shahalimi, Afghanistan author and founder/chairwoman of the Hope Foundation for Women and Children of Afghanistan
Heidi Sieck, Chief Empowerment Officer, #VOTEPROCHOICE
Mary-Helen Specht, novelist
Linda Stein, artist 
Gloria Steinem, author and feminist activist
Katea Stitt, Program Director, WPFW 89.3 FM in Washington, DC 
Paul Street, author 
(formerly Eve Ensler), playwright, author, activist, performer
Amee Vanderpool, Lawyer, writer, feminist
Lilly Wachowski, film director, writer, producer
Alice Walker, author 
Cornel West, author, activist, scholar
Barbara Winslow, historian, Associate Professor, School of Education at Brooklyn College
Alex Winter, filmmaker and actor
Rafia Zakaria, author of Against White Feminism: Notes on Disruption
David Zeiger, film director, writer and producer

 

FIRME LA DECLARACIÓN AQUÍ.

Correo electrónico: info@RiseUp4AbortionRights.org 
Teléfono: 974 655-8228

ejemplar de la declaración para imprimir aquí (en inglés)

abortion rights banner