Robert Mackey sataniza deshonestamente a Bob Avakian, borra la revolución y destroza la verdad:

¿THE INTERCEPT LO ACEPTARÁ?

Sunsara Taylor

 Sunsara Taylor   

Sunsara Taylor

The Intercept se describe a sí mismo como una “organización de noticias galardonada”. Sus políticas oficiales se inician así: “En The Intercept, nos esforzamos por imputar la responsabilidad que corresponda a los poderosos...”

Pero, en lugar de perseguir a “los poderosos”, en un artículo suyo del 14 de julio titulado “Activistas por el derecho al aborto llaman a un nuevo grupo que lidera las protestas un frente para un culto de extrema izquierda”, Robert Mackey hace lo contrario.

En su artículo, Mackey pone en su mira difamatoria al enemigo más implacable de los poderosos gobernantes de Estados Unidos y su sistema: el líder revolucionario Bob Avakian.

En otro lugar, Rise Up 4 Abortion Rights (RU4AR, De Pie Por el Derecho al Aborto, del que formo parte junto con otras personas desde perspectivas políticas muy diferentes) refuta a fondo los ataques sin principios y las mentiras calumniosas en su contra que Mackey presenta y a los que les da crédito1.

En este artículo, quisiera centrarme especialmente en la ausencia total de integridad periodística de Mackey en la forma en que pone en la mira a Bob Avakian y la revolución real y hacer pública mi demanda de que Intercept me permita un espacio para responder al artículo de Mackey en su sitio.

Cancelar a Bob Avakian a fin de borrar la revolución

A partir de su título y repetidamente en su artículo, Mackey presenta la cargada acusación de que Bob Avakian, y los Revcom que lo siguen, son un “culto”. Eso no es periodismo desapasionado. Todos saben que los cultos son espeluznantes, descerebrados y peligrosos. Todos saben que son depredadores.

El mensaje claro que se transmite es que no hay necesidad de examinar o considerar el tremendo conjunto de la obra muy seria, científica y continua que Bob Avakian ha realizado y que está realizando sobre preguntas como: ¿Por qué no es posible reformar el sistema en el que vivimos? ¿Por qué es necesario derrocarlo y cómo se podría hacer? (Por qué nos hace falta una revolución real y cómo concretamente podemos hacer la revolución) ¿Cuál es una visión concreta y alcanzable de una nueva sociedad que esté arrancando de raíz todas las formas de opresión y explotación después de que hagamos esa revolución? (Constitución para la Nueva República Socialista en América del Norte). Y otras preguntas. Por no hablar de la hoja de ruta que Bob Avakian ha trazado sobre la manera en que se podría arrancar una revolución al momento actual de profunda crisis, divisiones crecientes y la inminente posibilidad de una guerra civil. (Algo terrible, o algo verdaderamente emancipador: Crisis profunda, divisiones crecientes, la inminente posibilidad de una guerra civil — y la revolución que se necesita con urgencia, Una base necesaria, una hoja de ruta básica para esta revolución)

Qué tan cómodo que lo es para los poderosos que manejan el sistema que nos gobierna y otros que tienen un interés creado en mantenerlo en pie. ¡Qué tan fuera de sintonía con lo que la humanidad necesita y hasta con lo que The Intercept afirma ser!

Un método trumpista

Las políticas de The Intercept también enfatizan su compromiso con los “reportajes veraces y agresivos”.

Mackey es ciertamente agresivo, pero su artículo no busca conocer la verdad. Encontrar la verdad requiere pasar por el tamiz y seguir la evidencia a donde sea que conduzca.

Mackey ni siquiera finge ofrecer evidencia de su acusación difamatoria y aterradora de “culto”. Más bien, lo “mejor” que se le ocurre es que “mucha gente lo está diciendo”. En este caso, lo están diciendo muchos oportunistas “woke” (concienciados) del llamado “movimiento” que no hicieron absolutamente nada para movilizar a la gente para luchar contra la anulación del derecho al aborto. ¡Y qué!

El método de Mackey es trumpista.

Recuerde que, cuando se le desafió a Trump a comprobar una de sus muchas afirmaciones deshonestas, frecuentemente lunáticas y completamente peligrosas, con frecuencia recurría a la frase: “Mucha gente lo dice”. Por supuesto, muchas veces las teorías conspirativas fascistas lunáticas que Trump estaba impulsando las estaban diciendo... otros lunáticos y teóricos conspirativos fascistas. Pero, y esto era obvio para todos los pensadores críticos y periodistas serios de esos momentos, eso no tenía absolutamente ninguna relación con lo que esa gente decía que era la verdad.

¿Dónde está la integridad periodística de Mackey?

Borrar la revolución al servicio de cancelar a Bob Avakian

Las políticas de The Intercept enfatizan: “[I]nsistimos en que [nuestros articulistas] redacten de manera acertada sus reportajes; con métodos rigurosos, completos y éticos...”

Es obvio para cualquiera que visite honestamente el sitio web Revcom.us, o que examine cualquiera de los libros, artículos y discursos de Bob Avakian a lo largo de décadas al día de hoy, que nosotros, los Revcom y Bob Avakian, tenemos una misión primordial: hacer una revolución real y emancipar a la humanidad.

Estamos dedicados a hacer una revolución porque nos hemos convencido, sobre la base de un análisis profundo y la evidencia que está documentada en revcom.us, de que no es posible reformar el sistema del capitalismo-imperialismo en el que vivimos y que hay que derrocarlo para poner fin a las muchas formas de opresión y explotación que caracterizan a esta sociedad y nuestro mundo. Sobre esta base, como también está claro en nuestro sitio web, seguimos con orgullo y luchamos audazmente por la dirección y el nuevo comunismo que ha forjado Bob Avakian, porque Bob Avakian ha hecho grandes avances en forjar la estrategia, el enfoque científico, la visión y la dirección necesarios para semejante revolución que está en el camino hacia la verdadera emancipación.

No obstante, Mackey borra esta misión de revolución cuando afirma deshonestamente que los Revcom están “dedicados a difundir las ideas del ex radical de los años 1960, Bob Avakian”.

Eso es similar a afirmar que Anthony Fauci simplemente se dedica a realizar conferencias de prensa, mientras ignora y borra el evidente hecho de que Fauci se ha dedicado durante toda la vida a la salud pública y que al servicio de esa misión, ha celebrado muchas conferencias de prensa.

Es muy tenue la posibilidad de que lo dicho por Mackey sea un “error honesto” de su parte. Esta tergiversación hecha por Mackey acerca de las razones de los Revcom para promover a Bob Avakian (BA) es exactamente la misma tergiversación que se hace en los ataques sin principios contra BA que Mackey presenta en su artículo. También es la tergiversación exacta que se refuta de manera sustantiva en la misma sección de la declaración oficial de los Revcom que Mackey cita en su artículo.

De la respuesta oficial de los Revcom a los ataques:

Esta “coalición” trafica con la etiqueta ignorante e irresponsable de culto. En apoyo a su argumento, escriben que “el propio sitio web RevCom afirma que la única forma efectiva de lograr un cambio social es siguiendo a la dirección y las enseñanzas de Avakian”.

No. El sitio web Revcom afirma que la dirección de Bob Avakian, y el nuevo comunismo que él ha desarrollado, son absolutamente esenciales para hacer la revolución y emancipar a la humanidad, para romper todas las cadenas de este imperio capitalista-imperialista y su sistema, con su horrible división del planeta y sus relaciones sociales opresivas y conflictos antagónicos. Estos atacantes hablan de un vago “cambio social”, pero de lo que nosotros estamos hablando es de una revolución real, para la que estamos trabajando.

No obstante, cuando Mackey cita esta afirmación, lo hace de manera selectiva. Elimina exactamente el contraste entre “vago ‘cambio social’” y “una revolución real”.

De esta manera, Mackey intenta presentar la justificación de los Revcom de la importancia de la obra de BA, como más elogios vacíos y espeluznantemente descerebrados. O, como él lo expresó, “prodigando elogios a Bob Avakian hasta tal extremo que parece reforzar la acusación” de “culto”.

Mackey no solicitó comentarios

Las políticas de The Intercept enfatizan: “Buscamos ser justos en nuestra cobertura, lo que significa permitir que las personas y las instituciones tengan una ventana razonable para responder a las consultas de los reporteros antes de publicar una historia que contenga revelaciones significativas sobre ellos”.

No obstante, Mackey nunca se acercó a mí ni a ninguno de las otras muy públicas co-iniciadoras de Rise Up 4 Abortion Rights para solicitar comentarios, a pesar de que su artículo se centra en acusaciones deshonestas y extremadamente dañinas contra Rise Up 4 Abortion Rights.

Mackey tampoco se puso en contacto con los Revcom para solicitar sus comentarios, a pesar de que las acusaciones, las calumnias y las perversas tergiversaciones acerca de los Revcom, especialmente del líder revolucionario, Bob Avakian, eran un tema central de su artículo.

¿Dónde está la integridad periodística?

The Intercept redobla sus esfuerzos en torno al proceso deshonesto de Mackey

Les indiqué este problema a Mackey y sus editores en un correo electrónico donde hice la solicitud extremadamente razonable de espacio en su sitio web para responder de manera sustantiva a su artículo difamatorio. Al negar mi solicitud, Nausicaa Renner, editora de The Intercept en Washington, D.C., escribió: “Rob sí se comunicó con Rise Up 4 Abortion Rights para solicitar sus comentarios...”.

Se me ocurrió que Mackey podría haber sido tan deshonesto con la Sa. Renner como lo fuera con Rise Up 4 Abortion Rights. Tal vez solo le dijera que le había enviado una solicitud por correo electrónico a Rise Up, pero no lo que decía.

Así que le expliqué sin demora a la Sa. Renner que eso no es así. Mackey escribió a Rise Up 4 Abortion Rights una sola vez, el 27 de junio, con una solicitud extremadamente limitada y específica. Por nombre, especificó a una joven activista con la que esperaba que Rise Up lo pusiera en contacto, y explicó que era “un reportero de The Intercept que escribía sobre la respuesta a los comentarios virales de parte de” esa joven activista específica.

Obviamente, eso es muy distinto a comunicarse con las lideresas de Rise Up para obtener comentarios o con revcom.us.

Mientras respondía a la solicitud de Mackey de ponerse en contacto con la joven activista, una organizadora de Rise Up 4 Abortion Rights llamada Sam Goldman tomó la iniciativa de preguntarle a Mackey sobre el tema del artículo. Mackey volvió a insistir en que el artículo se centraría en el video viral y luego solo mencionó, en ese contexto, que su artículo abordaría, entre otras reacciones al video, los ataques a Rise Up.

Como es obvio, el artículo de Mackey muy definitivamente no se centra en los comentarios virales de la joven activista como afirma. Si bien su artículo menciona ese video, claramente se centra, como se indica en el encabezado y en la mayor parte del texto, en las afirmaciones y acusaciones infundadas, falsas y peligrosas formuladas contra Rise Up y los Revcom, especialmente Bob Avakian y yo. La mayoría de las mentiras y calumnias que citó precedieron al video viral, algunas de ellas por años.

Hasta ahora, la Sa. Renner ha ignorado mi carta de seguimiento que incluía el engañoso correo electrónico completo de Mackey del 27 de junio.

¿Dónde está la integridad periodística?

Conclusión

El artículo de Mackey no solo trabaja en contra de llegar a conocer la verdad, y entrena a los lectores de The Intercept en métodos que obran en contra de la verdad. El artículo de Mackey agrega el imprimátur de rigor periodístico de The Intercept a los peligrosos ataques macartistas que únicamente pueden contribuir a destruir movimientos y revolucionarios serios.

Es necesario que todos aquellos que se preocupan por la verdad y por el futuro, estén o no de acuerdo con los grupos particulares que están objeto de calumnias, denuncien de manera vigorosa esta actividad destructiva.

Ya le pedí a The Intercept que cumpla con las normas básicas de integridad periodística y con sus propias políticas declaradas brindándome espacio en su sitio para responder al artículo desmiente-verdades de Mackey.

Ahora, les pido que los muchos lectores de The Intercept que atentamente alzaron la voz contra la deshonestidad, ataques anticomunistas y fomenta-temores del artículo de Mackey del 14 de julio y otros, difundan esta respuesta mía por todas partes y sumen su voz a la mía para llamarle al The Intercept a darme espacio para responder.

Anuncio de la campaña de recaudación de fondos de verano de revcom.us

Tu apoyo económico para revcom.us literalmente puede importar con un mundo de diferencia.

El líder revolucionario Bob Avakian (BA) ha analizado que éste es uno de esos momentos poco comunes en los que la revolución y la meta de un mundo totalmente diferente se vuelven más posibles — y revcom.us juega un papel crucial en la preparación del terreno para la revolución.

Éste es el único sitio web que arroja luz sobre la realidad más profunda que hay detrás de lo que la gente enfrenta y conecta la gente con la alternativa revolucionaria; es el único sitio web que destaca, y entrena a la gente en, la obra y la dirección de BA.

Tu apoyo económico lo hace posible.