La “industrialización” de la explotación sexual, la globalización imperialista y el descenso al infierno

Actualizado

Este trabajo ahora está posteado con notas y referencias.

Este trabajo de investigación fue inspirado por el análisis de Bob Avakian sobre los importantes cambios socioeconómicos y luchas sociales a nivel mundial en los últimos 50 años, que influyen en los cambios de la estructura de clases y en la marcha de los acontecimientos político-ideológicos, especialmente en el ascenso del fascismo. Mi punto de partida particular es una sección de ese análisis más amplio:

La ruina de gran parte de la agricultura tradicional a pequeña escala en los países del tercer mundo y el dramático aumento de la población urbana ahí (así como en Estados Unidos y en algunos otros países imperialistas) en que grandes cantidades de personas no cuentan con posibilidades de encontrar trabajo en la “economía formal” — pues, todo eso también ha fomentado el crecimiento de una economía ilegal y de pandillas (y, particularmente en los países del tercer mundo, cárteles) sobre la base de esta economía ilegal, en particular el narcotráfico, pero también la trata de seres humanos, especialmente mujeres y niñas cruelmente victimadas en la prostitución, la “industria del sexo” y la esclavitud sexual literal. [énfasis agregado]1

Este documento examina las dimensiones y explora las dinámicas clave y los factores históricos que impulsan el crecimiento mundial de la prostitución y la trata de mujeres para la prostitución.

I. INTRODUCCIÓN: UNA NOTA ACLARATORIA

Women cower next to wall  in brothel in Bangladesh

 

Algunas muchachas en un burdel en Bangla Desh. De las 140 mil mujeres y niñas que son prostitutas en Bangla Desh, en su inmensa mayoría son víctimas de la trata y la esclavización.    Foto: Allison Joyce

La explotación sexual comercial de mujeres (y de niñas y niños) ha alcanzado proporciones masivas. Lo que se denomina eufemísticamente la “industria del sexo global” o el “comercio sexual global” se ha convertido en un segmento enormemente rentable de las economías nacionales individuales y de la economía imperialista mundial en su conjunto. La “industria del sexo” abarca la prostitución en burdeles, en la calle y con acompañantes; los clubs de striptease y los salones de masaje; la pornografía; la prostitución militar; y los sitios de “turismo sexual” mundial.

En esta economía mundial imperialista cada vez más integrada y desigual, las mujeres de los países empobrecidos del tercer mundo son atraídas con engaños y traficadas en los países imperialistas ricos; vendidas o secuestradas para la explotación sexual por militares y pandillas; y, como consecuencia del funcionamiento opresivo y distorsionado del desarrollo dominado por el imperialismo, son atraídas hacia la prostitución como estrategia de supervivencia.

La magnitud y el horror de esta explotación sexual están disfrazados por dos grandes factores, uno material y otro cultural-ideológico.

En el primer caso, se tienen los vehículos lícitos e ilícitos complejos y superpuestos de suministro, comercialización y monetización de la explotación sexual globalizada: los mecanismos de pago por Internet; los flujos de divisas hacia los gobiernos del Sur global procedentes de los “trabajadores del sexo” que están en otros países; las empresas de telecomunicaciones que proporcionan “entretenimiento” pornográfico; una industria internacional de “ocio hotelero” vinculada al “turismo sexual” en expansión y las compañías de aviación aérea que transportan a estos turistas; los bancos que prestan capital a estos sectores; los contrabandistas cuya “carga” sirve simultáneamente a las cadenas mundiales de suministro de mano de obra barata y a la explotación sexual comercial.

Al mismo tiempo, y este es el segundo factor que disfraza esta explotación, la degradación sexual y la subordinación violenta de las mujeres se ha normalizado cada vez más como una realidad de la vida económica y la cultura contemporáneas: como la moda, como la pornografía lucrativa, como la “educación sexual”, como el empleo. Y en el ámbito del discurso político-intelectual, la subyugación sexual se ha racionalizado venenosamente como una expresión de “opciones” y “agencia” individual por parte de las mujeres. La violación, la coacción sexual y la humillación sexual se integran en la categoría profesional de “trabajo sexual” y se disfrazan con ella.

Este documento parte del entendido que el “trabajo sexual” —ya sea declarado / autodeclarado como “consensuado” o “no consensuado”— es, en esencia, la degradación comercializada y la sumisión sexual organizada de las mujeres a la dominación masculina. El documento demuestra por qué eso es la realidad, y en el transcurso del análisis explora brevemente por qué el concepto del “trabajo sexual” es profunda y obscenamente nocivo y engañoso.

(Vea mas fotos)

II. DATOS CRUCIALES SOBRE LA EXPLOTACIÓN SEXUAL COMERCIAL EN EL MUNDO

India women sex workers waiting in front of brothel

 

Mujeres en un burdel en Calcuta, India, 2013.    Foto: AP

* Según estimaciones recientes, hay de 40 a 42 millones de prostitutas en todo el mundo, el 75% de las cuales tienen entre 13 y 25 años de edad2. El tráfico sexual es esencial en el suministro de mujeres para la explotación sexual comercial nacional e internacional. El tráfico sexual internacional se refiere a la esclavización de personas mediante el secuestro, la fuerza, la coacción, el fraude o el engaño, y el transporte de individuos a través de las fronteras de uno o más países.

La “industrialización de la prostitución” se refiere a la situación de que esta explotación se ha convertido en algo de gran escala, organizado y concentrado (tanto mediante empresas legales como criminales), y propensa a una “diseminación global generalizada3. La globalización imperialista, con su omnipresente “mercantilización de todo” —de las personas, las cosas, la naturaleza y las ideas— ha sido un catalizador del tráfico mundial de seres humanos... los que se llevan precio, son transportados y se venden.

Se puede hablar, tanto en el lenguaje de la economía política científica como en una metáfora contundente, de una “cadena de suministro” de mujeres y niñ@s para la explotación sexual y la esclavización.

* Para los años 1990, la explotación sexual comercial representaba entre el 2% y el 14% de la renta nacional de Las Filipinas, Malasia, Tailandia e Indonesia4. En Tailandia en los años 1990, se estima que de 200 mil a 800 mil “trabajadores del sexo” tenían menos de 18 años de edad5. (Debido al estatus “oficialmente” ilegal de la prostitución en la mayor parte del mundo, y a sus múltiples y a menudo brutalmente disfrazadas formas, por su naturaleza los datos tienen un valor estadístico limitado.)

* Para 2000, se calcula que había entre cuatro y seis millones de prostitutas en China, frente a unas 25.000 en 19856. El derrocamiento del socialismo y la restauración del capitalismo en China en 1976 y la consiguiente reestructuración capitalista del campo chino provocaron una polarización económica y social en las zonas rurales de China, con una pesada carga para las mujeres. Estos trastornos también contribuyeron a la migración más grande de la historia del campo a la ciudad. La prostitución en China se ha concentrado fuertemente en las zonas costeras de rápido crecimiento; y las mujeres migrantes de las zonas rurales son una importante fuente de suministro para la explotación sexual.

* Aproximadamente un 70% de las víctimas del tráfico sexual en todo el mundo se encuentran en Asia. Los países líder son India, China, Pakistán, Tailandia y Bangla Desh7.

* El colapso en 1990-1991 de las economías del antiguo bloque soviético (social-imperialista) abrió paso a una nueva e importante fuente de mujeres desesperadas que buscaban empleo... y se convirtieron en presas de los traficantes internacionales. Entre 1991 y 1998, unas 500.000 mujeres ucranianas fueron traficadas a países occidentales para su explotación sexual8.

* En Europa Occidental, se calcula que incluso antes de la reciente ola de migraciones en masa, un 65% de las prostitutas eran migrantes, muchas de ellas procedentes de África y Europa Central y del Este9. Nigeria y Ghana son dos de los países africanos importantes desde los que se trafica con jóvenes mujeres y niñas hacia Europa para su explotación sexual. Son vendidas muchas veces, pujadas en subastas, “preparadas” en campos de entrenamiento, quebradas física y psicológicamente, son reducidas al nivel de esclavas: propiedad de un tercero y controladas por un proxeneta.

* En 2016, el número total de víctimas detectadas de la esclavitud moderna / trata de personas se estimó en más de 40 millones de personas, de las cuales un 70% son mujeres y niñas. Unos 25 millones son víctimas de la trata para trabajos forzados y 15 millones para matrimonios forzados. En la categoría de trabajos forzados, unos cinco millones de seres humanos, el 99 por ciento de ellos mujeres y niños, son objeto de la trata (forzada) para la explotación sexual, de los cuales más de un millón son niños10. La trata o el tráfico de seres humanos se refiere al reclutamiento, traslado, transporte y albergue o a la recepción de seres humanos, por medio de la fuerza, el dolo o engaños, con la finalidad y propósito de explotarlos a fin de generar ganancias.

NOTA: En un futuro análisis, se abordarán las condiciones particulares que enfrentan las personas transgénero y no conformes con el género en los países imperialistas y del tercer mundo en relación con su vulnerabilidad al tráfico sexual y la violencia físico-sexual.

* El tráfico de personas, medido por ingresos, es la tercera actividad delictiva más grande del mundo (después de las drogas ilegales y la falsificación)11.

* El tráfico sexual es inmensamente rentable. La explotación sexual forzada generaba 99.000 millones de dólares anuales a principios de la década de 201012. Un académico asesor de la ONU en materia de esclavitud de hoy día estimó, en una entrevista de 2019 en el diario británico Observer, que el “rendimiento de las inversiones en el tráfico sexual” (una investigación enfurecedora con métricas enfurecedoras) es de aproximadamente mil por ciento, en comparación con los “menores rendimientos de la explotación” de la mano de obra traficada en la construcción, la agricultura o la minería. Tal rentabilidad está ligada al “hecho de que la víctima puede ser vendida hasta 20 veces al día, y así generar decenas de miles, si no cientos de miles, de dólares de ganancias por víctima”13.

* En 2018, se calcula que en Estados Unidos operaban 9.000 spas ilícitos. La “industria” de los salones de masaje ilícitos con un valor de 2.5 mil millones de dólares ha venido creciendo rápidamente en Estados Unidos14. Es una importante fuente de “demanda” de mujeres y niñas víctimas de la trata, tanto desde dentro de Estados Unidos como a nivel mundial. El total de víctimas de la trata hacia Estados Unidos no se conoce de forma fiable. Algunas estimaciones dan a entender que 50.000 mujeres y niños provenientes de Asia, América Latina y Europa del Este son llevados a Estados Unidos cada año y están obligados a trabajar como sirvientes o prostitutas15. Respecto a los salones de masaje ilícitos, la mayoría de las víctimas de la trata que se han reportado son de China y Corea del Sur16. Las jóvenes provenientes de Estados Unidos, que a menudo huyen de padres y familiares abusivos, salen atrapadas en las redes de trata.

(Vea mas fotos)

III. UN ANÁLISIS INICIAL DE LOS FACTORES ECONÓMICO-SOCIALES QUE IMPULSAN LA MARGINACIÓN Y LA DESESPERACIÓN DE LAS MUJERES EN EL TERCER MUNDO

Ugandan women, victims of human trafficking, lack proper papers

 

Algunas mujeres ugandesas, que carecían de documentos laborales en regla, fueron detenidas en el aeropuerto de Nairobi en Kenia. Fueron víctimas de una red de tráfico de personas en África oriental.    Foto: Institute for Security Studies

La subyugación sexual de las mujeres es una característica histórica y estructural de la sociedad explotadora, dividida en clases y patriarcal. Las formas particulares de esta subordinación de las mujeres y sus manifestaciones concretas en una división del trabajo en función del género están arraigadas en el modo de producción dominante que interactúa con la tradición, la cultura, la ley y la familia patriarcal.

No es posible entender la “industria global del sexo” contemporánea simple o principalmente como la continuación de la “práctica milenaria” de la prostitución en la sociedad patriarcal de hoy día. Más específicamente, esta forma de subyugación y degradación sexual de las mujeres ha sido profundamente configurada, masivamente amplificada y globalmente integrada por el funcionamiento del imperialismo tardío como sistema mundial de explotación en el que la división entre los países ricos opresores y los países pobres oprimidos es un rasgo que define la acumulación imperialista —con su saqueo de los recursos en el tercer mundo, la penetración de los mercados y la superexplotación de la mano de obra— y por factores socioculturales vinculados al sistema mundial del capitalismo-imperialismo.

 

A) Acaparamiento de tierras, pobreza rural y mujeres
Colombia women harvest flowers in a nursery for export to U.S. for Valentines Day

 

Una mujer colombiana cultiva rosas las que se exportarán a Estados Unidos.    Foto: AP

La socavación y la destrucción de las economías de subsistencia tradicionales en el tercer mundo —donde la gente cultiva y trabaja para satisfacer las necesidades de supervivencia de la familia y de la localidad— han tenido un inmenso impacto en las mujeres: como cuidadoras, como habitantes indígenas de la tierra desplazados, como migrantes que se desplazan del campo a la ciudad, de pueblos a ciudades, de ciudad a ciudad con oportunidades de empleo limitadas, y que entran en los flujos migratorios mundiales... voluntariamente en circunstancias desesperadas, o como víctimas de la trata. La pérdida de tierras de campesinos y agricultores ha sido un factor importante.

En la década de 2000-2010, más de 33 millones de hectáreas de tierras en el Sur global —aproximadamente el tamaño de Portugal— se vendieron a inversionistas extranjeros, tanto empresas como entidades estatales17. Este fenómeno se ha llamado “acaparamiento de tierras”.

Gran parte de este acaparamiento de tierras (definido como adquisición en gran escala) se ha convertido en plantaciones de escala industrial que producen cultivos comerciales, como el aceite de palma, la soja y otros cultivos alimentarios rentables, a menudo para la exportación. Algunos de estos “acaparamientos” son para cultivar biocombustibles (como la caña de azúcar), o para plantar árboles que sirvan de lucrativas “compensaciones” de carbono (se trata de una estafa que facilita que las empresas y países imperialistas sigan produciendo y quemando combustibles fósiles pero supuestamente “compensa” los daños plantando árboles en el Sur global que absorberán el carbono). Parte de este acaparamiento de tierras es simplemente una inversión especulativa para realizar adquisiciones con la expectativa de que el precio de la tierra suba.

NOTA: Dos tercios de estos acuerdos sobre tierras agrícolas de 2000 a 2010 se produjeron en países que sufren una grave inseguridad alimentaria18.

Durante la mayor parte de la segunda mitad del siglo 20, las inversiones de los gobiernos en el tercer mundo en presas y carreteras, la expansión de la industria y la extracción minera-mineral —con el respaldo financiero y el estímulo del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, que son instituciones financieras dominadas por el imperialismo— desempeñaron un papel líder en la expulsión de los campesinos de la tierra. La más reciente racha inexorable de acaparamiento de tierras representa una segunda ola de desplazamientos en masa en nombre del “desarrollo” en el Sur global.

La escasez de tierras se extiende a medida que muchos agricultores de subsistencia (que cultivan alimentos para el consumo familiar o productos para la venta que mantienen a los hogares) carecen de la propiedad legalmente reconocida (título de propiedad) de las tierras que han cultivado; otros campesinos y agricultores son desalojados a la fuerza con el aval del estado. Las mujeres han sido expulsadas de las actividades tradicionales de pesca y recolección. Al mismo tiempo, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial conceden préstamos a los países oprimidos que, por lo general, llevan aparejadas condiciones como la reorientación de la agricultura para que deje de estar orientada a las necesidades locales de subsistencia y se dedique a cultivos especiales para la exportación, flores cortadas, etc.

Todo ello ha tenido como consecuencia una marginación económica más grande de las mujeres rurales. Y estas fuerzas económicas trastornadoras, al interactuar con las relaciones preexistentes de subordinación femenina y las nuevas formas de discriminación de género, han supuesto nuevas cargas y presiones para las mujeres19.

La pobreza rural, la transformación orientada por la agroindustria y la ruina de la agricultura en pequeña escala (de lo que se hablará en la sección IV), las presiones ambientales sobre la tierra, el agua y los recursos, y los conflictos militares han alterado profundamente los patrones tradicionales de trabajo y familia y han impulsado las migraciones masivas de la humanidad fuera del campo del Sur global.

 

B) La prostitución y la economía urbana informal
Mumbai, India night slum street in "red light district"

 

Zona roja en Mumbai, India, 2013.    Foto: Wikimedia Commons

La prostitución, en sus formas legales e ilegales, como trabajo forzado o “voluntario”, es un elemento integral de la economía informal global de trabajo no regulado e irregular que es la forma dominante de empleo y supervivencia en los países oprimidos del Sur global.

La prostitución se encuentra en los cinturones de miseria y asentamientos informales, junto a los complejos de fábricas, las plantaciones agrícolas y en torno a los sitios turísticos en expansión (junto con los guías turísticos, los vendedores de drogas, los vendedores ambulantes y otros). Se sabe que las empresas mineras y madereras extranjeras han establecido zonas de prostitución como “servicio” para los trabajadores. Las zonas económicas especiales (o de procesamiento para la exportación) al servicio del capital extranjero han sido importantes centros de prostitución. En la actualidad existen en unas 4.000 localidades20.

En Mumbai, la segunda ciudad más grande de la India, las mujeres migrantes provenientes del campo venden servicios sexuales en burdeles y en la calle. Pero otro modo de “intercambio” habitual se manifiesta en los mercados laborales informales de jornaleros que ofrecen otras actividades generadoras de ingresos, como la construcción y el trabajo doméstico. La lucha de las prostitutas por alimentarse y por dar de comer a sus familias en las ciudades, por obtener acceso a albergue y a agua, se desarrolla en un ambiente de persecución policial y de implacable demolición de los asentamientos de paracaidistas21.

 

C) Migración, tráfico y prostitución
China young women detained after being smuggled in a sex traffic operation

 

Oficiales paramilitares en Xiamen, en el sureste de China, detienen a niñas y mujeres jóvenes que se encontraban entre las detenidas cuando se detuvo una operación de contrabando hacia Taiwán, 2003.    Foto: AP/Chinatopix

El destierro de las economías de subsistencia tradicionales en el tercer mundo y la “atracción” del empleo remunerado y los ingresos estables en determinadas regiones del mundo, especialmente en Europa Occidental y Norteamérica, han atraído a la mano de obra empobrecida hacia los flujos migratorios y el tráfico de personas. El contrabando no es lo mismo que la trata de personas, que implica el atrapamiento y la esclavización, aunque el contrabando de personas se solapa con la trata de personas.

La migración a través de las fronteras se ha convertido en algo esencial para las estrategias de supervivencia de las mujeres desplazadas desde las economías tradicionales por la agroindustria, la crisis climática, los conflictos regionales y locales y la pobreza extrema. Y estos flujos migratorios “hacen aumentar” la oferta de “potenciales esclavas sexuales” para ser explotadas a bajo costo.

(Hoy día, los contrabandistas facilitan un 90% de la migración “no oficial” hacia Europa Occidental y el cruce desesperado de las fronteras en busca de seguridad y una vida)22.

El trabajo que realizan en otros países los trabajadores migrantes provenientes del tercer mundo también genera remesas —una parte de sus ingresos— que envían a las familias en sus países de origen. Estas remesas contribuyen a mantener a flote a las economías del Sur global. El artículo El parasitismo imperialista y la recomposición social y de clases en Estados Unidos detalla el desproporcionado papel que desempeñan las remesas de los trabajadores migrantes e inmigrantes en la economía mundial imperialista actual, superando la inversión extranjera directa anual en las economías oprimidas23.

La intensa demanda y búsqueda de mano de obra barata en los países oprimidos del tercer mundo y proveniente de éstos es una fuerza impulsora del tráfico de seres humanos de hoy día. Esta demanda de mano de obra barata ha sido un gran impulso para las operaciones de los grupos delictivos organizados que llevan a cabo y “regulan” este tráfico. De hecho, no existe ninguna economía imperialista global de “cadena de suministro” sin flujos de mano de obra traficada: en la construcción, la industria manufacturera, la “hostelería”, la agricultura y la pesca. Las actividades económicas “legales” e “ilegales” están cada vez más entrelazadas en la economía mundial imperialista.

Piensen acera de este círculo vicioso en esta esfera de la explotación sexual: una mujer es reclutada en Tailandia para trabajar en otro país como empleada doméstica; luego es traficada hacia otros países y es coaccionada para realizar “trabajo sexual”... se convierte en una esclava. Aunque la mayor parte de sus “ingresos” por concepto de la prostitución se reparte a un proxeneta o un traficante, ella puede enviar algunos dineros a su familia en una aldea. En resumen, el dinero vuelve a entrar en la economía tailandesa y ayuda a apuntalar esta economía con, sí, su gran “sector de burdeles” (sobre el que se hablará en la sección IX).

Tal es la matriz del desarrollo dependiente dominado por el imperialismo.

(Vea mas fotos)

IV. PONEMOS LAS COSAS EN UNA PERSPECTIVA MÁS AMPLIA: DESPOJO, EXPULSIÓN Y POBLACIÓN “EXCEDENTE” EN EL TERCER MUNDO

India family displaced by flood shelters under a tarp by the road

 

Una familia se refugia por un camino en Assam, India, después de que las fuertes lluvias monzónicas provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra que desplazaron a millones de personas en India, Nepal y Bangla Desh, 15 de agosto de 2017.     Foto: AP

El crecimiento y la globalización de la “industria del sexo” tiene un “lado ofertista” esencial. Una enorme reserva de humanidad desplazada y desesperada, sobre todo en el tercer mundo (pero no sólo ahí), no se está absorbiendo en las estructuras de las economías formales del sistema imperialista mundial. Una economía formal se refiere a una paga y un horario establecidos y a cierto grado de reglamentación oficial de las condiciones de trabajo. Más bien, inmensos sectores de la humanidad oprimida están condenados a modos precarios de supervivencia. Exploremos esto más a fondo.

 

A) La separación entre los productores campesinos y los medios de producción

En los últimos 50 años, se ha venido produciendo una forma de hoy día de una (a menudo violenta) separación entre los trabajadores y los medios de producción... que ha devastado la vida de cientos de millones de habitantes del campo en el tercer mundo.

Este proceso de despojo ha estado vinculado a un proceso históricamente sin precedentes de urbanización vertiginosa y caótica en el tercer mundo y el surgimiento de “megaciudades”, con masivos tugurios y cinturones de asentamientos de paracaidistas habitados por migrantes provenientes del campo.

¿A qué se refiere “separación entre los trabajadores y los medios de producción”?

* Los trabajadores en cuestión son en su mayoría pequeños campesinos o agricultores que poseen o arriendan pequeñas parcelas de tierra — o que utilizan parcelas que son propiedad de la comunidad, o lo que se llama propiedad “consuetudinaria”.

* El principal medio de producción del que son separados (despojados) los campesinos-agricultores es la tierra, junto con los aperos asociados y el acceso al agua.

¿Cómo se lleva a cabo la separación entre los trabajadores y los medios de producción? El proceso de separación supone una combinación compleja de factores:

  • la introducción en el tercer mundo, a partir de los años 1950 y 1960, de una agricultura de gran escala, más altamente mecanizada y tecnológicamente avanzada, que incluye nuevas variedades de semillas híbridas, vinculada a importantes canales de comercialización nacionales e internacionales, lo que perjudica a los pequeños productores;
  • la competencia de parte de la agroindustria global e imperialista;
  • la vasta apropiación de tierras campesinas mediante el desarrollo de infraestructura imperialista y patrocinada por el estado (como la construcción de presas, carreteras e instalaciones de almacenamiento para la producción agrícola de gran escala, etc.);
  • el “acaparamiento de tierras” por parte de grupos de inversionistas privados internacionales, gobiernos de otros países y élites nacionales que convierten la agricultura local en producción industrial y de plantaciones, como el aceite de palma, y operaciones mineras;
  • la pérdida de derechos sobre el agua;
  • la presión y las políticas impuestas por las instituciones internacionales de “desarrollo” y de crédito, como el Banco Mundial, que imponen la apertura de los mercados a las exportaciones provenientes de los países imperialistas, lo que lleva a una situación en la que, por ejemplo, el maíz estadounidense se vende a menor precio y arruina la producción local de maíz mexicano… y a préstamos que requieren como condición recortes del apoyo financiero para los pequeños productores por parte de los gobiernos; y
  • la privatización de las semillas y los fertilizantes por medio de los “derechos de propiedad intelectual” que atan a los agricultores a la agroindustria imperialista.

El despojo de los pequeños campesinos y agricultores ha implicado métodos “legales” e ilegales de confiscación de tierras... la presión económica y la fuerza bruta. Los grandes terratenientes y los gobiernos locales, regionales y nacionales del tercer mundo despliegan fuerzas armadas y milicias, pandillas y sicarios; crean escrituras de propiedad formales que proporcionan una cobertura legal para la compra o la toma de posesión por la fuerza de las tierras las que las poblaciones campesinas locales y durante generaciones los pueblos tribales e indígenas han poseído y cultivado, pero sin escrituras privadas formales. Al mismo tiempo, la competencia entre los agricultores-campesinos hace que algunos obtengan ventajas en cuanto a productividad, extensión de las tenencias de tierras y capacidad de contratar mano de obra.

Aquí va una estadística reveladora: Incluso en 1983, la mayoría de los trabajadores del mundo seguían trabajando en la agricultura (en su inmensa mayoría en el Sur global). Pero para principios de la década de 2010, sólo el 25% de los trabajadores del mundo trabajaban en la agricultura24.

Lo siguiente es la realidad actual para los desplazados del Sur global: en ninguna parte se están creando nuevos trabajos fuera de la agricultura a la escala necesaria para absorber a aquellos que están resultado separados de la tierra.

 

B) No es lo mismo que lo que ocurrió durante la revolución industrial de los años 1700 y 1800

Este proceso de separación entre los trabajadores y los medios de producción no ha sido un simple calco de la experiencia de la expulsión de los campesinos de la tierra, como ocurrió durante varios siglos en Europa, y del desarrollo explosivo de la Revolución Industrial, centrada en Inglaterra, a finales del siglo 18 y en el 19. En esa época, se estaba dando un proceso de industrialización capitalista intensivo en mano de obra. La producción capitalista estimulaba el crecimiento de un nuevo proletariado agrícola e industrial procedente del campo. Y la producción fabril en masa, como los molinos de textiles de algodón en Inglaterra, con todas las horrorosas condiciones, estaba absorbiendo a grandes cantidades de nuevos proletarios.

Pero en las condiciones actuales de dominación imperialista, el desarrollo económico de los países oprimidos del Sur global está subordinado a las necesidades del imperialismo y está distorsionado por dichas necesidades, y además está altamente vulnerable (amarrado) a los altibajos de la economía imperialista mundial. Estos países no están “volviendo sobre los mismos pasos” de la anterior Revolución Industrial, que en sí era inseparable del comercio mundial de esclavos y de la conquista colonial, cuyas consecuencias aún se sienten en los países oprimidos.

En la actual economía capitalista mundial, no existe ninguna incorporación de grandes cantidades de los campesinos desposeídos y desarraigados del tercer mundo en los sistemas industriales de producción en masa. Grandes cantidades de aquellos que abandonan la agricultura —porque son obligados a dejarla o porque “eligen” irse en condiciones opresivas— no encuentran trabajos industriales y de servicios estandarizados. Se convierten en una población excedente. No se refiere a un “excedente” en el sentido de “sobrepoblación” debido a las altas tasas de natalidad o a la escasez absoluta de recursos, sino a un “excedente de humanidad” en relación con la demanda de mano de obra por parte del capitalismo para servir a la producción basada en las ganancias.

Llama la atención que en los últimos 40 años, se haya dado una gran expansión de la producción manufacturera en el tercer mundo. Esto está muy relacionado con la inversión extranjera y la externalización de la producción desde los países capitalista imperialistas. Esta es una característica que define la economía mundial imperialista contemporánea y es esencial para la rentabilidad del capital imperialista. Pero la nueva capacidad manufacturera en masa en el tercer mundo está concentrada en gran medida en un grupo de países. La inversión imperialista y la subcontratación, junto con la expansión de la capacidad industrial-manufacturera local, no han creado empleos para la gran mayoría de las poblaciones recientemente urbanizadas del tercer mundo25.

Lo siguiente es la tendencia histórica: A lo largo de la mayor parte del Sur global, el desplazamiento de gran escala de los habitantes de las zonas rurales hacia las ciudades no ha sido un movimiento de gran escala hacia la industria y los servicios en la economía formal con horarios y salarios establecidos, y que opera dentro de un determinado marco legal*.

Casi el 70% de los empleos en las regiones de bajos y medianos ingresos del mundo se encuentra en la economía informal de trabajos irregulares e inseguros (a menudo temporales), en su mayoría en autoempleo o jornaleros por día, sin horarios ni salarios establecidos, ni protecciones de seguridad y salud u otras normas oficiales. Las ocupaciones incluyen a vendedores ambulantes, obreros de la construcción, innumerables trabajos de servicios (reparación de teléfonos móviles), trabajadores domésticos, traperos y recicladores, y se solapan con actividades ilegales como el comercio de productos falsificados. En la India, el 80% de los empleos fuera de la agricultura es informal, y en África, el 85% de los empleos no agrícolas lo es.Más del 90% de la mano de obra informal del mundo se encuentra en el Sur global27.

 

C) Desplazamiento y expulsión

En Expulsiones: Brutalidad y complejidad en la economía global, Saskia Sassen desarrolla un análisis de una transición a escala mundial de un desarrollo capitalista-imperialista que “incorpora” a las masas de pobres y desarraigados en la actividad económica... a otro desarrollo, que se aceleró hacia fines del siglo 20 y continúa en el siglo 21, caracterizado por la “expulsión” masiva de personas de la tierra, el empleo y el hogar.

Sassen ve una dinámica global que vincula a:

las personas desplazadas [en el tercer mundo] para las cuales no hay hogar al que volver — su hogar se ha convertido en una zona de guerra, una plantación, una operación minera o un terreno muerto… [y] “un cambio equivalente en el Norte global, donde lo que hasta hace poco era el encarcelamiento como respuesta a un delito (tanto si el delito realmente se haya cometido como si no) se está convirtiendo ahora en el almacenamiento de personas [la encarcelación en masa]... en que Estados Unidos está en una vanguardia exclusivamente propia”. [traducción de revcom.us]

Continúa observando, y esto es particularmente relevante para el enfoque de este documento, que:

las expulsiones del hogar, de la tierra y del trabajo también han tenido el efecto de dar un espacio operativo en expansión a las redes criminales y al tráfico de personas, así como un mayor acceso a la tierra y a los recursos hídricos subterráneos a los compradores provenientes de otros países, ya sean empresas o gobiernos28. (La presentación de Sassen en Libros Revolución sobre el libro Expulsiones puede verse en inglés en: https://vimeo.com/108811541.)

 

D) Planeta de ciudades miseria

Este es el título de un libro de Mike Davis que ofrece un análisis vital para entender el fenómeno que nos ocupa. El capítulo final se inicia con un llamativo pasaje tomado de la novela Texaco de Patrick Chamoiseau: “Un proletariado sin fábricas, ni talleres, ni trabajo, y sin jefes, en el embrollo de oficios esporádicos, ahogándose en la supervivencia y llevando una existencia como un camino entre las brasas”. El “embrollo de oficios esporádicos” es la “economía informal”. Texaco es el nombre del asentamiento de paracaidistas de la capital de la isla caribeña de Martinica29.

No se puede exagerar la ferocidad, la velocidad y el dolor de lo que está ocurriendo. La proporción de la población mundial que vive en ciudades pasó del 34% en 1960 al 47% en 2000 y al 56% en 2020. Más del 75% de la población urbana mundial vive en las ciudades del Sur global. Para 2015, el 40 por ciento de la expansión urbana mundial ocurría en barrios marginales; en el África subsahariana, más del 60 por ciento de la población vive en barrios marginales. En 2019, más de mil millones de personas, es decir, casi 1 de cada 7 personas en el planeta, vivían en barrios marginales urbanos y en los llamados “asentamientos informales” que rodean a las zonas urbanas —con pésima alcantarilla, agua contaminada y pocos servicios de salud—, sobre todo en las megaciudades del Sur global y sus alrededores30.

Esta migración de los desplazados del campo a las ciudades... esta migración que a menudo continúa desde un país del tercer mundo hasta otro... y hasta los países imperialistas — está estrechamente relacionado con la “globalización de la prostitución”.

 

E) Y el calentamiento global

La economía, la sociedad, la política y la revolución para un mundo radicalmente diferente y mucho mejor están inextricablemente vinculadas con la crisis ambiental planetaria. El calentamiento global están ejerciendo efectos desproporcionados en la agricultura del tercer mundo — sequías y desertificación. Intensifica las tensiones ambientales en las ciudades, los barrios marginales y los asentamientos de paracaidistas del Sur global. Agrava las dinámicas de la expulsión, las migraciones en masa y el surgimiento de una “humanidad excedente”.

(Vea mas fotos)

V. A CONTINUACIÓN, ESCUCHAMOS LAS HISTORIAS DE AYE Y MARY DE SU DESCENSO AL INFIERNO... Y DE LA PESADILLA QUE ENFRENTAN LOS REFUGIADOS ROHINGYA

Rohingya woman who escaped trafficking sits on a bed

 

Esta mujer rohingya de 17 años de edad escapó en barco hacia Myanmar desde una de las llamadas “aldeas burdeles” de Bangla Desh.    Foto: AP

► Aye sólo tenía 14 años cuando una mujer se acercó a su familia en Myanmar. Les dijo que Aye podía trabajar en Bangkok. Los padres de Aye, que vivían en la extrema pobreza, les dieron permiso a ella y a su hermana para viajar a Tailandia y aprovechar la oportunidad de trabajar. Al llegar, las entregaron inmediatamente a un grupo de hombres que las vendieron al dueño de un burdel.

Los padres de Aye no supieron nada de ella durante tres años... hasta que la encontraron durante una redada en un burdel. La habían mantenido cautiva en el quinto piso del burdel, con otras 100 mujeres: obligadas a trabajar desde el mediodía hasta las dos de la mañana, forzadas a servir entre 12 y 20 hombres a diario. A cada muchacha le daban una camiseta con un número; veían la televisión mientras esperaban que llamaran a su número. Una pared de cristal separaba a las mujeres y las niñas de los hombres hasta que éstos pagaran los 6 dólares que les correspondían por pasar 30 minutos con la muchacha de su elección. Las mujeres y niñas recibían un dólar al día por su “trabajo”31.

► Mary era una prometedora estudiante de secundaria del estado nigeriano de Edo. Soñaba con ir a estudiar en la universidad. Tenía 16 años cuando una mujer se acercó a su madre y le ofreció llevar a la adolescente a Italia para que encontrara trabajo. La familia de Mary la presionó para que aceptara la oferta, con la esperanza de que esto les ayudara a salir de la pobreza. Mary terminó por ser víctima de la trata de personas para la prostitución: tres años en los que la obligaron a vender su cuerpo, soportó palizas y amenazas con pistola y la forzaron a ver la brutal degradación (zanahorias introducidas violentamente en las vaginas) de muchachas aún más jóvenes como una lección objetiva de lo que ocurriría si se resistiera.

Fue finalmente repatriada a Nigeria tras una redada. Pero la familia de Mary la rechazó. Eso fue hace 20 años. Hoy, la situación es mucho peor. Las pandillas se aprovechan del caos de la crisis migratoria, “vendiendo” más mujeres, y niñas cada vez más jóvenes, en la esclavitud sexual. Mary reflexiona que estas jóvenes ahora son más conocedoras de qué cosa les depara que ella lo era... pero no saben el trauma que sufrirían si alguna vez salieran de ahí, como ella hizo32.

► Una joven refugiada rohingya que huye de Myanmar cruza a la vecina Malasia. Forma parte de los cientos de miles de personas que han sido perseguidas, satanizadas y expulsadas de Myanmar. En un campamento justo en el interior de Malasia, ella y otras niñas fueron vendidas al principio para matrimonios forzados. Pero al cabo de cierto tiempo, sus “esposos” las venden a otros hombres. Algunas acaban como trabajadoras domésticas o en régimen de servidumbre. Los traficantes, que les prometen salarios más altos, atraen con engaños a algunas de estas adolescentes y jóvenes a la prostitución forzada. Otras mujeres rohingya son forzadas a trabajar en la industria del marisco de Tailandia. Esta industria depende fuertemente de la mano de obra barata y esclava, y en ella las mujeres están expuestas a condiciones de trabajo que ponen en peligro su vida y a un trato sexualmente abusivo. La industria sirve al sector alimentario minorista de Estados Unidos.

Otros refugiados acaban en Bangla Desh, que es ahora el principal destino para los rohingya, donde viven aproximadamente un millón, incluidos cientos de miles que huyeron en décadas anteriores. Su condición de apátridas y la imposibilidad de encontrar trabajo legalmente hacen que las mujeres y las niñas sean especialmente vulnerables al tráfico sexual. Algunas acabarán en una de las llamadas “aldeas burdeles” de Bangla Desh, donde se sumarán a mujeres y adolescentes bangladesíes, algunas de tan solo 13 años.

La prostitución es legal en Bangla Desh. El flujo constante de mujeres y niños víctimas de la trata hacia la industria de la prostitución hace que las niñas sean desechables para quienes ganan dinero con ellas. Algunas de las jóvenes se desaniman tanto que no pueden continuar: se cortan, se suicidan (una al mes) en la aldea burdel más grande del país. Las mujeres tienen prohibido enterrar a los muertos en los cementerios públicos, por lo que estas prostitutas han construido cementerios privados para hacer frente a la situación... y realizar funerales improvisados33.

A medida que se profundiza la globalización imperialista, surgen nuevas rutas de tráfico sexual: mujeres mexicanas a ciudades fronterizas entre Estados Unidos y México; niñas de Nepal a la India; mujeres de Nigeria a Italia; mujeres de Asia a pueblos mineros australianos.

(Vea mas fotos)

VI. UNA NOTA SOBRE LAS RACIONALIZACIONES DEL “TRABAJO SEXUAL” Y EL DESCENSO AL INFIERNO

19-year-old woman from Bangladesh who was trafficked when she was 9

 

Mujer joven bangladesí que fue traficada cuando tenía 9 años y vendida a un burdel cuando tenía 13.   

Hay que entender y afirmar claramente que el “trabajo sexual”, en contra de sus muchas racionalizaciones, incluidas las que emanan de ciertas corrientes del feminismo y de la política de identidad “concienciada”, no es simplemente un “trabajo” de un tipo especial. No es sólo una forma más atroz de “comercio”. La trata para la prostitución no es una variante de la “migración por trabajo”. No es así cuando se tiene en cuenta lo que de hecho se hace a los cuerpos de las mujeres, incluso al ser forzadas e iniciadas en la prostitución por medio de las violaciones y las violaciones tumultuarias por parte de proxenetas y traficantes, con todos los efectos físicos y psicológicos que eso conlleva. Ser víctima de la trata para la prostitución es “la experiencia de ser utilizada sexualmente por muchos hombres a diario, sin poder rechazar ninguna práctica ni a ningún varón, mientras está bajo el control de los capataces y sin recibir ningún pago hasta que se salde una deuda putativa, inventada por el traficante y aumentada a diario para los artículos personales”34. Y existe, entre los exponentes del paradigma del “trabajo sexual” para la prostitución global, un punto ciego imperio-chovinista: la negativa a tener en cuenta los horrores de esto en el tercer mundo.

A menudo se argumenta en defensa del “trabajo sexual” que, sí, puede ser degradante... pero también lo son todo tipo de trabajos bajo el capitalismo. En respuesta a esto, revcom.us publicó un artículo que señala el problema con ese argumento:

Definitivamente es cierto que hay muchos trabajos en este mundo que son realmente degradantes y sumamente explotadores. Esta es una parte importante de por qué necesitamos una revolución; es una locura total y es innecesario que la vida de tantas personas se desperdicie de esta forma.... Por otra parte, cuando un hombre compra a una mujer o a una niña en la prostitución o la pornografía... lo que está comprando es su esclavización y degradación sexual... Él está pagando por la experiencia de poder despreciar, violar, golpear, insultar y humillar a una mujer. [énfasis agregado]35

Otra línea de argumentación de los defensores del “trabajo sexual” es que la transacción por medio de la cual una mujer intercambia su cuerpo con los hombres con fines de placer sexual —ya sea como prostituta en la calle, acompañante de “alta gama” o artista— de hecho es una forma de “agencia” femenina... de “elección” en un mundo de comercio globalizado y autopromoción. Según este punto de vista, la realidad que opera es que se está haciendo una elección consciente. Se trata de una especie de engaño y autoengaño.

Como se ha demostrado en este análisis, fuerzas económico-sociales más amplias establecen y delimitan el abanico de “opciones” que tienen las mujeres, especialmente las empobrecidas y desarraigadas del planeta. Y el funcionamiento de la acumulación imperialista y el tejido social del patriarcado condicionan estas opciones. Y como explica Bob Avakian de forma contundente en el artículo “Sobre lo que uno elige... y cambios radicales”, la gente elige, pero eso “no quiere decir que han elegido tener esas elecciones36.

Un ensayo que rechaza las racionalizaciones “basadas en elecciones” del “trabajo sexual” hace la importante observación de que la prostitución es “creada por una relación y no por la voluntad individual... [es decir,] sin comprador sexual masculino y mujer prostituida, no hay prostitución”37.

El reconocimiento de la naturaleza intrínsecamente opresiva de la prostitución y manifestando solidaridad con la justa demanda por la despenalización de las prostitutas no es, sin embargo, el fin del asunto...

Hay que eliminar y es posible eliminar la explotación sexual y la opresión de las mujeres únicamente por medio de la revolución comunista para derrocar este sistema y arrancar de raíz toda explotación y opresión. Dicho de otro modo, realizar y continuar esta revolución de forma consciente y colectiva para romper radicalmente con todas las relaciones de propiedad tradicionales y con todas las ideas y valores tradicionales es la “agencia”, la agencia liberadora, lisa y llanamente.

(Vea mas fotos)

VII. EL TRÁFICO SEXUAL COMO COMPONENTE CRÍTICO DE LA ECONOMÍA ILÍCITA MUNDIAL QUE HA DADO UN AUGE EN LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS

Nigerian woman trafficked to Burkina Faso goldmine stares at village of tents

 

Una mujer nigeriana traficada a Burkina Faso y obligada a prostituirse en la ciudad minera de oro de Secaco, camina a través de un campamento de tiendas donde las mujeres viven y son obligadas a tener relaciones sexuales con hasta 30 hombres por noche.    Foto: AP/Sam Mednick

Examinemos un tema crítico de análisis: la globalización imperialista ha facilitado una especie de “arquitectura global” que no sólo entreteje las redes de suministro de mano de obra globales legales e ilegales, sino que también hace borrosas las diferencias entre ellas. En cualquier número de industrias legales, las economías ilícitas circulan alrededor de ellas y hacia ellas, como la pesca, el cobalto, la minería del oro y el comercio de la madera. En el ámbito de las finanzas, la banca “legítima” se desangra hacia la banca “en las sombras” y del lavado de dinero.

La economía ilícita global está valorada en 2.2 millones de millones de dólares38.

Según el estudio The Global Illicit Economy: Trajectories of Transnational Organized Crime [La economía ilícita global: Trayectorias de la delincuencia organizada transnacional]: “El opaco sistema bancario mundial que se desarrolló a principios del nuevo milenio ha permitido que las ganancias legales e ilegales se combinen para crear depósitos multimillonarios de activos intocables, a la vez que refuerza el poder y la influencia de los actores que los utilizan”39. Y las herramientas de la tecnología digital y del comercio digital han servido a la vez para avalar y camuflar microactividades ilícitas y economías de escala ilícitas — las drogas, el armamento, el tráfico de personas. Los pagos a los traficantes pueden realizarse sin dejar rastro de la transacción.

Todo esto se ha exacerbado debido a la pandemia de la Covid-19:

Décadas de globalización y liberalización del comercio han creado enormes disparidades de riqueza y poder. Antes de la pandemia del coronavirus, las oportunidades para trabajar en la economía legal ya estaban disminuyendo. Como resultado de la pandemia, la situación se ha agravado aún más, especialmente para aquellos que trabajan en la economía informal... Estas condiciones crean espacios para que las economías ilícitas se expandan y ofrezcan servicios y empleen (a menudo de forma coercitiva) a un número cada vez más grande de personas40. [traducción de revcom.us]

Como ya se ha comentado, las caóticas tendencias urbanizadoras del desarrollo económico del tercer mundo bajo la dominación imperialista interactúan con la incapacidad de la economía formal para ofrecer empleo. En los barrios marginales y los asentamientos urbanos informales, el estado no es capaz de ofrecer gobernanza, servicios y seguridad. La demanda de agua, y de carbón vegetal para calentar los hogares y para utilizarse como combustible para cocinar, así como otras necesidades esenciales, no pueden satisfacerse en la atmósfera económica no regulada. En este vacío, los grupos criminales y las pandillas locales suelen intervenir — y cooptar cada vez más los mercados no regulados. En algunos casos durante la pandemia de la Covid-19, las pandillas han estado imponiendo cuarentenas sanitarias.

La economía ilegal clandestina crece y ofrece ese “espacio alternativo” para la generación de empleo y de ingresos. La prostitución es un componente importante de esta floreciente economía “alternativa”. Las pandillas y los grupos criminales, que atraen a los jóvenes y a las personas extremadamente marginadas, se multiplican y se ramifican en otras actividades, entrelazándose con contrabandistas y traficantes de migrantes, y con la “industria del sexo” global.

VIII. SEXO, SIRVIENTAS Y EL PROCESAMIENTO PARA LA EXPORTACIÓN... Y EL AUMENTO DEL “TURISMO SEXUAL”

China young women sex workers serve the tourism industry

 

Mujeres en un burdel en Macao, China, un gran centro del “turismo sexual”, promovido como “Las Vegas del Oriente”.   

A) Cómo las mujeres en el tercer mundo se mueven para incorporarse a la economía formal y para dejarla

Un ensayo de investigación de 2001, Sex, Maids, and Export Processing: Risks and Reasons for Gendered Global Production Networks [Sexo, sirvientas y el procesamiento para la exportación: riesgos y razones para las redes de producción global por género] explora la manera en que, durante las últimas tres décadas, grandes cantidades de mujeres en el tercer mundo han sido atraídas hacia los tres sectores citados en el título de este estudio... y la manera en que se han desplazado entre éstos41.

La subcontratación imperialista de la producción ha estimulado el crecimiento de las zonas de procesamiento para la exportación, que para su rentabilidad y competitividad, dependen de las mujeres como trabajadoras superexplotables. No obstante, la “carrera hacia el fondo” —la búsqueda cada vez más intensa del imperialismo de mano de obra más barata— resulta en cambios y reubicaciones constantes y competitivos de la producción. Una primera ola de la manufactura subcontratada de prendas de vestir y otros bienes de consumo en Taiwán, Corea del Sur, Singapur, etc., dio paso a una segunda ola centrada en otras zonas, como Bangla Desh y China — y llevó a la clausura de muchas de estas fábricas.

El empleo en fábricas con subcontratación o externalización es a la vez agotador y precario. Ello aumenta la vulnerabilidad de las trabajadoras y sus familias. Al mismo tiempo, la imposición por parte de las instituciones financieras imperialistas de la austeridad y el reajuste estructural, que se inició en la década de 1980 y continúa en diversas formas hasta el día de hoy —con los consiguientes recortes y privatización de los servicios básicos— ejerce una presión más fuerte sobre las mujeres para que junten los medios para mantener a flote sus hogares.

Algunas de estas mujeres en las fábricas regresan al hogar o a los sectores informales de trabajo, incluido el servicio doméstico y la prostitución — o emigran para sumarse a estos sectores en otros países. Pero tras convertirse en prostitutas, muchas mujeres resultan atrapadas... obligadas a permanecer en este trabajo por estigma, deudas acumuladas con “patrocinadores” (a menudo traficantes) y organizaciones criminales que les impiden escapar de esta situación.

 

B) El caso de Dongguan en China
China women sleep at their factory workstations

 

Mujeres trabajadoras, exhaustas en sus puestos de trabajo, en una fábrica en Dongguan, China, que fabrica cámaras web y otros equipos para Microsoft.     Foto: The National Labor Committee

La ciudad de Dongguan se encuentra en el corazón del delta del río Perla, la masiva zona de manufactura de productos para la exportación situada en la costa sur de China, frente a Hong Kong. En la primera década de este siglo, Dongguan llegó a ser conocida como la “Ámsterdam del Este”, con unas 300.000 prostitutas en la ciudad. Aunque oficialmente era ilegal, según algunas estimaciones, la prostitución representaba el 10% de los ingresos y el empleo de la ciudad.

El papel de la mano de obra migrante interna era crítico. Cientos de miles de mujeres procedentes del interior rural pobre de China habían acudido a la costa en busca de trabajos mejor pagados en las maquiladoras de manufactura con mano de obra barata en ciudades de rápido crecimiento como Dongguan. Un 90% de las prostitutas en Dongguan originalmente habían buscado trabajo en estas fábricas, pero no pudieron conseguirlo o descubrieron que estos trabajos no eran lo que a estas mujeres les habían dicho que serían42.

La prostitución se convirtió en el trabajo de la oportunidad y la compulsión en tales circunstancias. Había demanda para estas “trabajadoras del sexo” entre los trabajadores migrantes masculinos que también habían llegado desde el interior, aunque en cantidades mucho más grandes que las mujeres; y había demanda para estas prostitutas entre los empresarios que acudían a esta ciudad costera para hacer negocios.

A medida que el auge de las exportaciones de China se ralentizaba a causa de la recesión mundial de 2007-2009 y que China se orientaba hacia las manufacturas más avanzadas y menos intensivas en mano de obra —y con la contracción de las oportunidades de empleo para las mujeres—, más mujeres buscaban trabajo como prostitutas. Los propietarios de burdeles y los traficantes tenían una creciente reserva de mujeres desesperadas a las que atraer y engañar. El gobierno puso en marcha medidas represivas drásticas, pero la industria no desapareció; simplemente cambió sus métodos de funcionamiento... y Dongguan sigue siendo la “ciudad del pecado” de China según el exultante lenguaje de las guías de “turismo sexual” en el Internet.

 

C) El turismo sexual global y el papel formativo de las fuerzas armadas estadounidenses genocidas
U.S. GI walks past South Vietnam brothel

 

Un soldado raso de Estados Unidos camina por un burdel en Vietnam del Sur durante la guerra de Vietnam. En los diez años (1965-1975) de la guerra genocida de Estados Unidos en Vietnam, entre 400.000 y 500.000 mujeres y niñas vietnamitas se volvieron prostitutas.   

Del libro acertada y provocadoramente titulado y extremadamente valioso análisis de Sheila Jeffreys, La industria de la vagina: La economía política de la comercialización global del sexo:

La prostitución militar fue un vector muy importante en la globalización e industrialización de la prostitución a fines del siglo 20. Las fuerzas armadas industrializadas masivas del siglo 20 entendieron que la prostitución era necesaria para su estado de preparación militar... La prostitución militar a una escala similar a la escala que emplearon los japoneses [la prostitución y esclavización sexual en masa de las mujeres en los años 1930 y 1940 en los países y territorios ocupados por el imperialismo japonés] formó parte de los regímenes militares de descanso y recreación de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial en todo el sudeste asiático. Constituyeron la base de las enormes industrias del sexo y del tráfico de mujeres que se desarrollaron en Corea, Tailandia y las Filipinas, y se convirtieron en sectores tan importantes de sus economías. Por su magnitud, puede considerarse que la prostitución militar dio el pistoletazo de salida para un aspecto crucial de la globalización de la prostitución, la explotación sexual de un proletariado sexual de mujeres y niños de los países pobres por parte de los miembros de naciones ricas occidentalizadas..... Después de que la prostitución militar provocara la industrialización de la prostitución en un país, las mujeres y niñas locales se convirtieron en la materia prima de la industria global del sexo, que no sólo fueron prostituidas en las industrias locales y del turismo sexual en sus países de origen, sino que fueron traficadas para la prostitución en todo el mundo43. [traducción de revcom.us]

La serie Crimen Yanqui de revcom.us tiene una entrega, “La guerra de Estados Unidos en Vietnam y la subyugación sexual de las mujeres”, que documenta la creación de una “enorme economía de burdeles” en Vietnam del Sur. En los diez años (1965-1975) de la guerra genocida de Estados Unidos, unas 400.000-500.000 mujeres y niñas vietnamitas se convirtieron en prostitutas44.

La explotación sexual al servicio de los soldados estadounidenses se hizo más organizada, “industrializada”, al propagarse a Tailandia. Esto se plasmó en un pacto entre Estados Unidos y Tailandia fraguado por el secretario de Defensa Robert McNamara en 1967. A cambio de ayuda económica, el gobierno tailandés aceptó proporcionar servicios de descanso y recreación sexual para los soldados estadounidenses que estuvieran de licencia temporal — dándole así al “turismo sexual” en Tailandia tanto un aval oficial como un impulso externo45. ¡Todo ello en una década de trabajo de matar a dos millones de vietnamitas!

El tráfico sexual durante las guerras sigue siendo una “tradición” de las fuerzas armadas estadounidenses: por ejemplo, en la “zona verde” de Estados Unidos de Bagdad, tras la invasión de Irak en 2003 por Estados Unidos, mujeres de Bielorrusia, China e Irán fueron traficadas por subcontratistas estadounidenses para trabajar como prostitutas46.

Al mismo tiempo, la prostitución militar a una escala en masa ha tenido su propio “efecto multiplicador”. Existe una conexión muy clara entre el “auge” de la prostitución militar durante la guerra de Vietnam, las bases militares de Estados Unidos en el este y el sudeste de Asia y el posterior desarrollo del “turismo sexual” en esa región. Como elabora Jeffreys:

El desarrollo de la industria del turismo sexual en Asia a partir de la década de 1970 fue considerablemente favorecido por el trabajo de base realizado por la prostitución militar estadounidense. Se inició en los mismos lugares en los que se había desarrollado la prostitución para servir a los soldados estadounidenses en el descanso y la recreación, como Tailandia, las Filipinas y Corea, y se desarrolló al extremo que generaba una proporción sustancial del PIB en esos países. De hecho, los gobiernos de los países pobres han desarrollado deliberadamente el turismo sexual como medio para obtener divisas...

El turismo de prostitución no sólo se ha desarrollado en los países y lugares de Asia que albergaban la prostitución militar. Es una parte de la industria de la prostitución que se está desarrollando en todas las zonas donde los hombres, como individuos o en grupos, viajan por diversión, por negocios, por eventos deportivos o por asambleas políticas. Pueden ser turistas que visitan especialmente con el propósito de prostituir a las mujeres, o para utilizar los casinos ya que el uso de la prostitución está integralmente conectado con esta actividad, o hombres de negocios visitantes, o entusiastas del deporte masculino que prostituyen a las mujeres como parte ordinaria de la experiencia del viaje. Hay destinos de turismo de prostitución en el mundo rico, como Ámsterdam y el estado estadounidense de Nevada. También hay países pobres que han utilizado el turismo de prostitución como una herramienta para desarrollar sus economías y colocar a las mujeres locales en el mercado como un recurso a explotar, sin tener experiencias profundas de prostitución militar, como Jamaica47. [énfasis añadido; traducción de revcom.us]

De hecho, a fines de los años 1970, Jamaica recibió préstamos del Fondo Monetario Internacional, préstamos a cambio de “reformas de política”. Esas “reformas” estipulaban que la economía jamaicana se reorientara hacia las necesidades del mercado mundial imperialista. Primero, se hizo con un impulso hacia la manufactura orientada a la exportación. Esa efímera iniciativa se derrumbó ante la competencia de zonas de producción aún más baratas. Lo que le siguió fue la promoción del turismo —la “mercantilización del paraíso” en el Caribe y el sudeste asiático— con la oferta del cuerpo femenino “exótico” y “sumiso”.

La autora de origen jamaicano Nicole Dennis-Benn (que habló en Libros Revolución) capta algunas de las consecuencias humanas en su novela Here Comes the Sun [Aquí viene el sol]. En sus comentarios sobre la novela y las elecciones que hacen sus personajes, ha señalado:

La movilidad ascendente en Jamaica es extremadamente difícil, y por eso muchos jamaicanos de clase trabajadora se van. Pero aquellos que se quedan tienen que encontrar la manera de sobrevivir. En mi novela, Margot tuvo que complementar su escaso salario como empleada de hotel con la prostitución. En un país como Jamaica en que el turismo es nuestro principal ingreso, nuestra población marginada lo aprovecha. No se trata de que los hoteles utilicen sus ganancias para mejorar las cosas para nosotros y nuestra sociedad48. [traducción de revcom.us]

Veámoslo a un nivel de abstracción más alto. Cantidades crecientes de gobiernos del tercer mundo han empezado a ver el turismo internacional (con el “atractivo” implícito de un acceso fácil al sexo comercial), con las presiones de los inversionistas imperialistas y las instituciones financieras internacionales, como una forma de crecimiento económico, como una “actividad estratégica de desarrollo”.

Muchas mujeres jóvenes, excluidas de los sectores que requieren ciertas habilidades, junto con niños que se enfrentan a condiciones desesperadas, buscan empleo en el sector informal del turismo. Y en muchos países oprimidos, “el turismo del sector informal es inseparable de la industria del comercio sexual de mujeres y niños”. El capital occidental —las cadenas hoteleras, las empresas de aviación y navieras, y la lista continúa— obtiene enormes beneficios de esta importante “industria global” que existe y prospera gracias a la subyugación y degradación sexual de las mujeres.

El “turismo sexual” es también un rasgo de los países imperialistas. La “cadena de suministro” (la “materia prima” global) para la prostitución legalizada y semilegal en estos países abarca en su centro a las prostitutas provenientes de otros países. En los Países Bajos, donde la “industria del sexo” es una importante “atracción turística” en la capital, Ámsterdam, se calcula que entre el 60 y el 75% de las prostitutas del país son migrantes49.

 

D) Prostitución comercial

Si la prostitución se normaliza en el tercer mundo, en las formas que se analizan aquí, sobre todo el “turismo sexual”, adquiere nuevas dimensiones, cada vez más normalizadas, en los lugares de concertación y de entretenimiento empresarial de los países imperialistas. De Tokio a Shanghái, de Londres a ciudades en Estados Unidos como Atlanta (que se apoya en gran medida en las convenciones comerciales), la “prostitución comercial” ha crecido enormemente y se ha convertido en un elemento central en la “formación de redes de contactos en los negocios” a nivel internacional.

Este segmento de la “industria del sexo” abarca la prostitución abierta, los clubs de striptease y los salones de masaje, así como los centros mundiales del “turismo sexual”. Funciona como un modo especial y excluyente de vinculación masculina en la búsqueda del comercio. Encarna y refuerza el privilegio masculino en todos los niveles de la jerarquía empresarial. Varios estudios sobre “el techo de cristal” señalan estos repugnantes rituales como un importante impedimento a las posibilidades de las mujeres profesionales de obtener acceso a las “redes sociales informales” necesarias para progresar en sus carreras50.

(Vea mas fotos)

IX. LA CULTURA PARÁSITA, LA REAFIRMACIÓN VIOLENTA DEL PRIVILEGIO MASCULINO Y LA PROSTITUCIÓN GLOBALIZADA

El análisis de este documento de investigación se ha centrado principalmente en el “lado [cadena] ofertista” de la “industria del sexo” mundial. Pero, ¿qué hay del lado de la “demanda”, la (creciente) demanda de sumisión y degradación sexual de las mujeres — y su puesta en práctica en innumerables formas? ¿Qué ha influenciado y configurado esto? Es una pregunta que merece una investigación más completa y una síntesis más profunda en sí y de por sí. Lo que sigue son algunas reflexiones preliminares y marcadores para posterior investigación.

Una estudiosa australiana de la globalización y la prostitución pone una pregunta provocadora. Ella escribe:

La pobreza, el desplazamiento y la desesperación de las mujeres se citan habitualmente para explicar la prostitución, así como el tráfico que organiza el comercio... Pero, paralelamente a estos fenómenos globales, ¿qué es lo que ha causado que cantidades crecientes de hombres prostituyan a las mujeres con mayor frecuencia en los últimos cincuenta años, si consideramos que la industria global del sexo ha florecido durante este periodo? En otras palabras, ¿qué ha acelerado la demanda por la prostitución entre los hombres... qué ha causado que surja la moda entre los hombres de que comprar el sexo quizá se considere razonable, incluso deseable?51 [traducción de revcom.us]

No nos encontramos, como señala correctamente esta académica, ante algún impulso sexual masculino biológico “esencialista”, o ante alguna “demanda latente de prostitución” que permanece latente en los hombres. Y ella tiene razón cuando observa que el “comercio sexual banal de mujeres y niños en el contexto de la vida cotidiana de los hombres como consumidores es una realidad del siglo 21 que los movimientos antiesclavistas de género de los siglos 19 y 20 no han podido impedir”52. Su uso del término “banal” es, por supuesto, para destacar la rutinización, esa normalización, de la explotación y violencia sexual contra las mujeres.

Bob Avakian ha proporcionado las herramientas analíticas con las que explorar y comprender esto. Es el arquitecto del único tipo de revolución, una revolución guiada por el nuevo comunismo, con la que podemos transformar esto radicalmente. El nuevo comunismo toma la liberación de la mujer como cuestión central y piedra de toque de la revolución del siglo 21 para emancipar a la humanidad de toda opresión y explotación.

¡A romper TODAS las cadenas!

 

Vivimos en un mundo en el que se chocan entre sí “dos sectores anticuados”: la economía y la cultura anticuadas y las capas dominantes del sistema imperialista; y los fundamentalismos reaccionarios, que reflejan la perspectiva de los sectores históricamente anticuados en la humanidad colonizada y oprimida53. La pornografía se encuentra con el velo: la deshumanización de la mujer en una forma medieval y moderna.

Vivimos en un mundo de parasitismo y privilegio extremos en los países base del imperialismo, de consumismo desperdiciador, tóxico y adormecedor, incluido el “entretenimiento sexual” chillón; un mundo de “turismo sexual” como “industria de crecimiento” en el tercer mundo.

En tantos sentidos, como ha subrayado Avakian, las fuerzas económicas subyacentes y los profundos cambios y luchas socioculturales han sometido a la familia patriarcal, y a las relaciones patriarcales en general, a enormes tensiones54. Los lazos y roles sociales tradicionales se han fracturado, tanto en los países imperialistas como en los países oprimidos. Las mujeres campesinas se han convertido en trabajadoras asalariadas superexplotadas en las fábricas de ropa y aparatos electrónicos de las zonas de procesamiento para la exportación en el tercer mundo. En Estados Unidos, las mujeres que en generaciones anteriores habrían sido esposas y amas de casa a tiempo completo ahora completan estudios en las universidades en mayor número que los hombres. Los hogares han cambiado: receptores duales de salarios y sueldos, encabezadas por mujeres, junto con los desafíos culturales a las tradiciones de género.

Pero estos cambios económicos y sociales siguen estando contenidos y limitados dentro del caparazón (y el blindaje) de las relaciones económicas, sociales e ideológicas imperantes, de la organización patriarcal de la sociedad. Esto se aplica de formas distintas pero profundamente interrelacionadas tanto en los países imperialistas como en los países oprimidos, en parte importante debido a los procesos de globalización imperialista y sus expresiones culturales.

Bajo esta luz, algunos puntos adicionales de reflexión para investigaciones posteriores:

El “revanchismo masculino” en respuesta al socavamiento y la erosión de las formas tradicionales y antes estables de control patriarcal sobre las mujeres — y una sentida “pérdida de estatus masculino” en el hogar, el trabajo y la sociedad en general. La violencia contra las mujeres, incluida la violación y la violación tumultuaria, desempeña un papel integral en la reafirmación del privilegio, el derecho y la posición de los hombres... y como “castigo” a aquellos que lo amenazan.

* La producción en masa, la propagación y el consumo de pornografía a escala mundial... el enorme papel del tráfico sexual en esta industria mundial... y de la pornografía en la “educación”, la socialización y la habituación de los jóvenes y los hombres en general a lo que es aceptable, incluso valorado — el reforzamiento de la extrema mercantilización y cosificación de las mujeres.

Bob Avakian ha trazado un paralelismo contundente entre la pornografía y las “postales del ahorcado”: las postales con imágenes gráficas de linchamientos de hombres negros a principios del siglo 20 que se vendían como “recuerdos” de sádicos castigos y mutilaciones55. Al igual que esas postales, la pornografía perpetra, racionaliza y se deleita en la violencia contra personas reales.

Existen múltiples estudios de investigación que muestran que la pornografía es una fuente primaria de información sobre el sexo para las personas jóvenes, y que los varones jóvenes en particular que ven la pornografía en el Internet consideran que la presentación del sexo en el Internet es “realista”56. Olvídese del consentimiento, la intimidad y la igualdad.

Otro hecho relevante: Estados Unidos ha sido el líder en la producción mundial, la proliferación y la “normalización” mundial de la pornografía y sus tropos dominantes: misoginia, violencia sexual, racismo y conquista sexual neocolonial. La industria mundial de la pornografía genera unos 90.000 millones de dólares al año, y Estados Unidos alberga un 60% de los sitios web de pornografía del mundo57.

El papel del Internet en la amplificación del comercio mundial de mujeres y niños: para el “turismo sexual” y los centros de sexo en Estados Unidos y Europa Occidental, para la “prostitución comercial”, las agencias de escoltas-prostitución nacionales, las “citas compensadas”, etc. La ciberconectividad ha “estimulado” la demanda y el acceso a los locales de sexo comercial. De hecho, el Internet es el principal medio por el que se suministra pornografía a los hombres, especialmente en los países imperialistas. Y, de no menos importancia, la cibertecnología facilita la prostitución y el tráfico sexual... y su encubrimiento.

~~~~~~~~~~

El horror, el horror...

A romper las cadenas. ¡A desencadenar la furia de las mujeres como una fuerza poderosa para la revolución!


* A menudo se mencionan Taiwán y Corea del Sur como “milagros de desarrollo” y una primera ola de “países de reciente industrialización” que otros países del tercer mundo podían emular. Pero estos países son casos especiales. El desarrollo económico-industrial de Taiwán y Corea del Sur tras el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945 es inseparable de su papel estratégico como estados de “las líneas del frente” en la confrontación de la guerra fría de Estados Unidos en Asia, especialmente apuntada contra la China revolucionaria dirigida por Mao. Taiwán y Corea del Sur fueron construidos como “estados clientes” neocoloniales privilegiados con acceso especial a ayuda, préstamos e inversiones extranjeros y acceso al mercado estadounidense. Se convirtieron en lugares favorecidos para la reubicación de inversiones industriales por parte de empresas transnacionales estadounidenses y japonesas. Y este desarrollo económico-industrial de alta velocidad tuvo su eje en la salvaje represión llevada a cabo por estos estados clientes contra sus propias poblaciones26. [volver]

1. “DECLARACIÓN DE AÑO NUEVO DE BOB AVAKIAN: Un año nuevo, la necesidad urgente de un mundo radicalmente nuevo — Para la emancipación de toda la humanidad, enero de 2021”, www.revcom.us, énfasis agregado. [volver]

2. Este cálculo de 40 a 42 millones aparece en los estudios integrales de la prostitución global producidos por la Fundación Scelles con sede en París; Catherine Goldmann, Current Assessment of the State of Prostitution, 2013 (París: Scelles Foundation), p. 5. [volver]

3. Una teorización de la prostitución global en tanto sometida a las fuerzas de la “industrialización” se halla en Kathleen Barry, The Prostitution of Sexuality (Nueva York: NYU Press, 1996). [volver]

4. Organización Internacional del Trabajo, “Sex Industry Assuming Massive Proportions in Southeast Asia”, boletín de prensa, 19 de agosto de 1998. [volver]

5. Brian M. Willis, Barry S. Levy, “Child prostitution: global health burden, research needs, and interventions”, The Lancet, Vol. 359, 20 de abril de 2002, p. 1417; Patricia D. Levan, “Curtailing Thailand’s Child Prostitution Through an International Conscience”, American University International Law Review, Vol. 9, No. 3 (1994), pp. 869-870. En 2007, se estimaba que un 40 por ciento de las prostitutas de Tailandia tenían menos de 18 años de edad; vea Ecpat, Global Monitoring Status of Action against Commercial Sexual Exploitation of Children, Country report of Thailand, 2011, p. 13. [volver]

6. VIH and AIDS Data Hub for Asia-Pacific, China: Sex Work and HIV/AIDS 2010, Tabla 1, p. 2. [volver]

7. Organización Internacional del Trabajo, Global Estimates of Modern Slavery: Forced Labor and Forced Marriage (Ginebra: 2017). [volver]

8. Organización Internacional para las Migraciones, Information Campaign Against Trafficking in Women from Ukraine-Research Report (Ginebra: 1998). [volver]

9. PICUM, Safeguarding the Human Rights and Dignity of Undocumented Migrant Sex Workers (Bruselas: 2019), p. 9. [volver]

10. Global Estimates of Modern Slavery, pp. 9-11; se hallan otros datos y análisis en Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, “Resumen ejecutivo”, Global Report on Trafficking in Persons, 2020 (Nueva York: 2020). [volver]

11. Channing May, Transnational Crime and the Developing World (Washington, D.C.: Global Financial Integrity, 2017), Tabla X1. [volver]

12. Organización Internacional del Trabajo, Profits and Poverty: The Economics of Forced Labor (Ginebra: 2014), Tabla 2.1, p. 13. [volver]

13. Citado en Corinne Redfern, “The Living Hell of Young Girls Enslaved in Bangladesh’s Brothels”, Guardian, 6 de julio de 2019; vea también, Siddharth Kara, Modern Slavery: A Global Perspective (Nueva York: Columbia University Press, 2017). [volver]

14. Polaris Project, “Hidden in Plain Sight: How Corporate Secrecy Facilitates Human Trafficking in Illegal Massage Parlors”, abril de 2018, p. 1. [volver]

15. Cesar Chelala, “Child Trafficking: A Global Scourge”, The Globalist, 16 de julio de 2019. [volver]

16. Cara Kelly, “13 Sex traffficking statistics that explain the enormity of the global sex trade”, USA Today, 30 de julio de 2019. [volver]

17. Kate Geary, Our Land Our Lives: Time Out on the Global Land Rush, (Oxford, R.U.: Oxfam International, 2013). La organización de defensa de los pequeños agricultores GRAIN.org mantiene una base de datos del acaparamiento de tierras en el mundo. Vea también, Saskia Sassen, Expulsiones: Brutalidad y complejidad en la economía global (España: Katz Editores, 2015), capítulo 2, “El nuevo mercado global de tierras”. Un análisis del despojo de tierras, la resistencia y el conflicto se halla en The Journal of Peasant Studies, incluido el número especial “The New Enclosures: Critical Perspectives on Corporate Land Deals” (Vol. 39, No. 3-4, 2012) con artículos sobre el acaparamiento de tierras en África; y el número especial “Rural Land Dispossession in China and India” (Vol. 47, No. 6, 2020). Sobre Tailandia, Camboya y Myanmar, vea Local Act Thailand, “Land Grabbing and Impacts to Small-Scale Farmers in Southeast Asia Sub-Region” (abril de 2015). [volver]

18. Geary, Our Land Our Lives. [volver]

19. Vea, por ejemplo, Michael Levien, Gender and Land Dispossession: A Comparative Analysis (Nueva York: UN Women, 2017). [volver]

20. UNCTAD, Enhancing the Contribution of Export-Processing Zones to the Sustainable Development Goals (Nueva York: United Nations Publications, 2015), Prefacio. [volver]

21. Para leer un estudio de investigación desde la perspectiva de la calle, vea Svati P. Shah, Street Corner Secrets: Sex, Work and Migration in the City of Mumbai (Durham: Duke University Press, 2014). [volver]

22. Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, “Migrant Smuggling FAQs”, 2018. [volver]

23. Raymond Lotta, “El parasitismo imperialista y la recomposición social y de clases en Estados Unidos de los años 1970 al presente: Una exploración de las tendencias y los cambios”, www.revcom.us, 2 de abril de 2021. [volver]

24. Aaron Benanav, “Automation and the Future of Work-2”, New Left Review 120, Nov.-Dic. 2019, p. 119. [volver]

25. Se halla un importante análisis de las diferencias con la Revolución Industrial en: C. Scherrer, “Superfluous Workers: Why SDG 8 [Sustainable Development Goals] Will Remain Elusive”, en M. Kaltenborn, et al. (dirs.), Sustainable Development Goals and Human Rights, Tomo 5 (Springer: 2020); y D. Rodrik, “Premature Industrialization”, Journal of Economic Growth, Vol. 21, No. 1 (2016). Los países con temprana industrialización capitalista encabezados por Inglaterra también tuvieron una “válvula de escape” históricamente importante: la emigración en masa (después de 1815) a América del Norte y a otras partes para absorber el excedente de trabajadores y moderar las tensiones y conflictos sociales y económicos. [volver]

26. Vea, George Aseniero, “South Korean and Taiwanese Development: The Transnational Context”, Review (Fernand Braudel Center), Vol. 17, No. 3 (verano de 1994); Martin Hart-Landsburg, Korea: Division, Reunification, and U.S. Foreign Policy (Nueva York: Monthly Review Press, 1998). [volver]

27. Organización Internacional del Trabajo, “More than 60 percent of the world’s employed are in the informal economy”, boletín de prensa, 30 de abril de 2018. [volver]

28. Sassen, Expulsiones, pp. 16, 89 de la edición en inglés; vea también “Conclusión”. [volver]

29. Mike Davis, Planeta de ciudades miseria (Madrid: Akal, 2014). [volver]

30. Datos sobre ciudades: Naciones Unidas, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, 2018 Revision of World Urbanization Prospect (Nueva York, 2018); United Nations Statistics Division, “Sustainable Cities and Communities” (Nueva York: Naciones Unidas, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales); UN Population Division, “World Urbanization Prospects”, revision de 2018; David Satterthwaite, “An Urbanizing World”, International Institute for Environment and Development (Londres), 9 de abril de 2020. [volver]

31. Se cuenta la historia de Aye en Kathryn Farr, Sex Trafficking: The Global Market in Women and Children (Nueva York: Worth Publishers, 2005). [volver]

32. La historia de Mary es de Adaobi Tricia Nwaubani, Kieran Guilbert, “Migrant Crisis Fuels Sex Trafficking of Nigerian Girls To Europe”, Thomson Reuters Foundation, 31 de mayo de 2016. [volver]

33. Vea Chris Buckley y Ellen Barry, “Rohingya Women Flee Violence Only To Be Sold Into Marriage”, The New York Times, 2 de agosto de 2015. Se cuentan de manera conmovedora las experiencias de las muchachas víctimas de la trata en las “aldeas burdeles” de Bangla Desh en Redfern, “The Living Hell of Young Girls Enslaved in Bangladesh’s Brothels”; vea también, Tania Rashid, “Inside the Bangladeshi Brothels Where Rohingya Girls Are Suffering”, PBS NewsHour Report, 26 de abril de 2018. [volver]

34. Sheila Jeffreys, “Prostitution, Trafficking, and Feminism: An Update on the Debate”, Women’s Studies International Forum, 32 (2009), p. 319. [volver]

35. Sunsara Taylor, “Preguntas sobre el ‘porno feminista’, la naturaleza de la verdad, el ‘trabajo sexual’ y el socialismo encontradas en una universidad de humanidades”, www.revcom.us, 2 de abril de 2014. [volver]

36. El pasaje original de “Sobre ‘Lo que uno elige’… y cambios radicales”, se halla en Bob Avakian, “Más sobre ‘Lo que uno elige’... y cambios radicales”, www.revcom.us, 3 de febrero de 2013. [volver]

37. “Discourse Surrounding Prostitutional Propaganda Online: An Analysis”, en Sexual Exploitation: New Challenges, New Answers, quinto informe global (París: Scelles Foundation, 2019), p. 5. El término explotación sexual se aplica a la gama de actividades que abarca del “trabajador sexual” remunerado y “auto empleado” al niño secuestrado víctima de la trata transfronteriza para ser un esclavo sexual en un burdel. [volver]

38. Pamela Coke-Hamilton, “Illicit Trade Endangers the Environment, the Law, and the Sustainable Development Goals” (Ginebra: UNCTAD, 18 de julio de 2019). [volver]

39. Global Initiative Against Transnational Crime, The Global Illicit Economy: Trajectories of Transnational Organized Crime (Ginebra: marzo de 2021), p. 31. [volver]

40. Global Illicit Economy, p. 36. [volver]

41. Jean Pyle, “Sex, Maids, and Export Processing: Risks and Reasons For Gendered Global Production Networks”, International Journal of Politics, Culture, and Society, Vol. 15, No. 1 (2001). [volver]

42. Palash Ghosh, “Prostitution Thriving in China: The Dark Underbelly of Economic Prosperity”, International Business Times, 7 de mayo de 2013. [volver]

43. Sheila Jeffreys, La industria de la vagina: La economía política de la comercialización global del sexo (México: Paídos, 2012), pp. 107, 119 de la edición en inglés. Jeffreys (pp. 118-19) analiza el sistema de prostitución establecido para servir a las fuerzas armadas estadounidenses en Las Filipinas tras la Segunda Guerra Mundial y la imposición de las bases militares estadounidenses ahí. Las fuerzas armadas estadounidenses institucionalizaron chequeos médicos en torno a las bases de la fuerza aérea y armada de Estados Unidos a fin de facilitar la prostitución y los “pueblos de prostitución” que se desarrollaron alrededor de las bases). [volver]

44. “Crimen Yanqui #8: La guerra de Estados Unidos en Vietnam y la subyugación sexual de las mujeres”, www.revcom.us, 10 de marzo de 2021. [volver]

45. Sobre el acuerdo de 1967 entre Estados Unidos y Tailandia, vea Emily Nyen Chang, “Engagement Abroad: Enlisted Men, U.S. Military Policy and the Sex Industry”, Notre Dame Journal of Law, Ethics & Public Policy, Vol. 15, No. 2 (2001), pp. 40-41. [volver]

46. Debra McNutt, “Privatizing Women”, Counterpunch, 11 de julio de 2007. [volver]

47. Jeffreys, La industria de la vagina, pp. 130-132 de la edición en inglés, énfasis agregado. [volver]

48. Island Outpostings, “Interview: Nicole Dennis-Benn's Debut Novel is a Love Letter to Jamaica”. [volver]

49. Anna Tokar, et al., “‘I don’t want anyone to know’: Experiences of obtaining access to HIV testing by Eastern European, non-European Union sex workers in Amsterdam, the Netherlands”, PloS One, 15(7), 7 de julio de 2020. [volver]

50. Vea, por ejemplo, Sheila Jeffreys, “The Sex Industry and Business Practice: An Obstacle to Women’s Equality”, Women’s Studies International Forum, Vol. 3, No. 3 (mayo de 2010). Jeffreys cita estudios que muestran que el 40 por ciento de lo que se gasta en los clubs de striptease en los grandes mercados de Estados Unidos es para fines empresariales. [volver]

51. Caroline Norma, “Globalization and Prostitution”, entrada en Global Encyclopedia of Public Administration, Public Policy, and Governance (Springer International Publishing, 2018); énfasis agregado. [volver]

52. Norma, “Globalization and Prostitution”. [volver]

53. Vea Bob Avakian, “De Forjar otro camino: Bob Avakian sobre los dos ‘sectores históricamente anticuados’”, www.revcom.us, 5 de diciembre de 2015. [volver]

54. Vea Bob Avakian, Declaración de Año Nuevo de 2021; y Raymond Lotta, El parasitismo imperialista y la recomposición social y de clases, Sección 6, que está disponible en www.revcom.us. [volver]

55. “Más postales del ahorcado — Los horrores perpetrados contra la mujer bajo este sistema”, de la Edición de muestra: ¡A romper TODAS las cadenas! Bob Avakian sobre la emancipación de la mujer y la revolución comunista., pp. 7-9, que está disponible en www.revcom.us. [volver]

56. Maggie Jones, “What Teenagers are Learning From Online Porn”, The New York Times, 7 de febrero de 2018; Peggy Orenstein, “If You Ignore Porn, You Aren’t Teaching Sex Education”, The New York Times, 24 de junio de 2021; Sandra Laville, “Most boys think online pornography is realistic, finds study”, The Guardian, 14 de junio de 2016. [volver]

57. NBC News, “Things are Looking Up in America's Porn Industry”, 20 de enero de 2015; Felix Richter, “60 Percent of Porn Websites are Hosted in the U.S.”, Statista, 21 de agosto de 2013. [volver]

Sea un contribuidor recurrente y haga un donativo a Revcom.us — ¡Difunda BA y la revolución en este momento sin precedentes!

Gracias en gran parte a las generosas contribuciones económicas de los lectores, acabamos de poner en marcha una importante reconstrucción de la tecnología que impulsa el sitio web revcom.us.

La implementación de esta nueva tecnología proporciona una base para que revcom.us esté al centro de solucionar un problema con mucho en juego para la humanidad en este momento. Ese problema es: Tenemos —con la dirección de Bob Avakian (BA)— la visión, la estrategia y la dirección para la revolución real que la humanidad necesita tan desesperadamente. Pero lo que no tenemos son los miles de personas ahora que puedan atraer y activar a millones en el movimiento para la revolución en este momento poco común de la historia en que una revolución real es posible.

Ahora es necesario dar un nuevo salto en la recaudación de fondos para que revcom.us utilice la nueva tecnología y amplíe urgentemente el alcance e impacto del sitio. Ello, a su vez, requiere una comunidad ampliada en constante expansión, de contribuidores económicos recurrentes. ¡Únase a esa comunidad hoy mismo comprometiéndose a contribuir cada mes a revcom.us y a luchar con otros para que también hagan lo mismo!

SEA UN CONTRIBUIDOR RECURRENTE MENSUAL